desfibrilador

Grandes superficies, estaciones de tren o bus y centros educativos tendrán que instalar desfibrilador

Las superficies comerciales de más de 2.500 metros cuadrados, las estaciones de trenes y autobuses en poblaciones de más de 25.000 habitantes y centros educativos deberán disponer de desfibriladores, según ha acordado este martes el Consejo de Gobierno de Aragón, que ha aprobado el nuevo decreto que regula el uso de este dispositivo fuera del ámbito sanitario.

Los desfibriladores automatizados externos (DEA) tendrán que instalarse, asimismo, en aeropuertos, centros de ocio, deportivos y piscinas con un aforo igual o superior a 300 personas; centros de trabajo con más de 250 trabajadores; residencias de más de 200 plazas; hoteles de más de 100 plazas y en una patrulla de las policías locales en los municipios que las tengan, ha informado el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

Como novedad, hasta ahora sólo se consideraban competentes para utilizar estas herramientas a los médicos y enfermeros y al resto de personas solo si recibían formación específica para su uso fuera del ámbito sanitario. Ahora se incluyen los Técnicos en Emergencias Sanitarias, dando cumplimiento así al compromiso adquirido con este colectivo.

Respecto al resto de personas no relacionadas con el ámbito sanitario, el decreto establece que deberán estar formadas a través de las entidades acreditadas en Aragón, que deben seguir un programa específico cuyo temario se detalla también en el decreto.

Posibilidad de uso por cualquier ciudadano en caso de urgencia

Queda recogido en el Decreto el Mapa Autonómico de ubicación de desfibriladores fuera del ámbito sanitario de Aragón y su regulación, y se contempla que puedan ser incluidos en él los desfibriladores dependientes de los Ministerios de Defensa e Interior; se simplifica la documentación de comunicación de disponibilidad de desfibriladores y se incluye la declaración responsable firmada; y se ajusta la dotación material mínima a lo más básico e indispensable.

Se recoge la posibilidad de que se puedan instalar DEAS en la vía pública o en lugares a la intemperie, así como en vehículos de transporte público.

En caso de emergencia, si no existiera personal entrenado disponible para el uso del desfibrilador, el decreto recoge que cualquier ciudadano podrá utilizar cualquier dispositivo de la red, siguiendo las instrucciones de los servicios de emergencias, con independencia de la ubicación y de la propiedad o titularidad de los aparatos.

Desfibriladores en dependencias de la DGA

Por otro lado, el Gobierno de Aragón sacará a licitación antes de finales del mes de febrero un Acuerdo Marco para homologar el suministro –mediante arrendamiento y servicio de gestión integral– de una serie de desfibriladores destinados a dependencias de la Administración de la Comunidad Autónoma y entes públicos adheridos.

El objeto de este acuerdo es definir las características técnicas que deberá reunir el alquiler y gestión integral de equipamientos asociados con la cardio protección. Contempla tres lotes diferenciados por provincias, con una duración de dos años y una posible prórroga de otros dos. Las tres modalidades incluyen el suministro-alquiler de maletines de oxigenoterapia y reanimación y mantenimiento integral de todo el equipamiento.

Los equipos podrán colocarse en vitrina homologada, con conexión al Sistema de Emergencias 112 y sin instalación en vitrina ni conexión con el 112.

Los desfibriladores deberán incluir un programa pediátrico y un sistema de ayuda al diagnóstico, así como mensajes de voz o escritos para realizar la RCP en adultos y niños; un sistema de autotest ‘automátic’ del equipo con una frecuencia diaria y, además, la memoria interna deberá poder registrar y almacenar como mínimo los primeros 15 minutos del evento.

Ayuntamientos adheridos

Las empresas licitadoras deberán estar autorizadas para impartir la formación oficial tanto inicial como continuada que acredita para el uso de los desfibriladores al personal no médico ni de enfermería.

Como criterios de adjudicación se prevén entre otros, el precio del alquiler mensual del equipo en las modalidades previstas, así como de la formación inicial y continuada, individual o por grupos.

Las empresas y entidades que van a formar parte del Acuerdo Marco de Homologación del suministro son los departamentos del Gobierno de Aragón y sus organismos autónomos, el ITA, el Instituto Aragonés del Agua, el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud, las empresas públicas Suelo y Vivienda de Aragón, Expo Zaragoza Empresarial, el Parque Tecnológico Walqa o el Centro de Estudios de Física del Cosmos.

También se adhieren trece ayuntamientos de la Comunidad: Villastar, Pastriz, Altorricón, Ainsa, La Puebla de Alfindén, Montanuy, Bonansa, Maluenda, Alcubierre, San Mateo de Gállego, Ansó, Monroyo y Torre de Arcas.

Todos los campos municipales de fútbol tendrán desfibrilador en unas semanas

Cada uno de los 28 campos municipales de fútbol de Zaragoza contarán, antes de final de año, con un desfibrilador. El Ayuntamiento de Zaragoza ha sacado a licitación el contrato para adquirir estos aparatos de reanimación cardíaca con los que ya cuentan los centros deportivos municipales, y que a partir de ahora estarán también disponibles en los campos de fútbol.

La Concejalía de Vivienda y Deporte ha abierto el procedimiento para la compra de los desfibriladores, por un presupuesto de licitación de 58.427,42 euros (IVA incluido), que engloba la compra de los 28 desfibriladores junto a otros tantos maletines de reanimación -que incluyen botella de oxígeno y mascarillas, entre otros materiales-, y 11 cursos de formación oficiales para 88 alumnos y alumnas.

Estos cursos estarán dirigidos fundamentalmente al personal de los clubes que gestionan los campos de fútbol, para que estén capacitados a la hora de afrontar una situación de parada cardiorespiratoria.

Salvar vidas

Con esta iniciativa, el Ayuntamiento de Zaragoza logra el objetivo que se puso en marcha hace más de un año, para dotar a los equipamientos deportivos de la ciudad de estos dispositivos que, en ocasiones, pueden salvar la vida de una persona. Actualmente la legislación aragonesa no contempla su obligatoriedad, aunque sí lo recomienda para zonas de gran afluencia de público.

La iniciativa ha sido impulsada por el Servicio de Instalaciones Deportivas de la mano de los clubes de fútbol de la ciudad y con la especial colaboración de la Asociación Española contra la Muerte Súbita (AEMS).