deuda

El Ayuntamiento lleva a los tribunales el cómputo de la deuda del tranvía impuesto por Hacienda

El Ayuntamiento de Zaragoza va a interponer un recurso contencioso administrativo contra el Ministerio de Hacienda por incluir la deuda del tranvía en el cómputo total, lo que actualmente impide al Consistorio acudir a financiación externa para realizar inversiones.

El Ayuntamiento lleva este asunto a los tribunales después de que la secretaría general de Financiación Autonómica y Local del Ministerio de Hacienda no haya admitido el requerimiento previo presentado por el Consistorio el pasado 22 marzo.

En este documento se exigía al Ministerio que rectificara el cómputo por “no ajustarse a Derecho”, explica el Ayuntamiento en un comunicado.

Fuentes municipales insisten en que Hacienda ha cambiado los criterios de cálculo y ha elevado la deuda municipal de la ciudad hasta los 189 millones de euros al incluir en ella toda la deuda del tranvía.

El Consistorio recuerda que durante los últimos diez años esta deuda del tranvía no había computado y que el Ayuntamiento es socio minoritario de la sociedad mixta Zaragoza que gestiona el tranvía, al poseer “sólo el 20 % del accionariado”.

El Ayuntamiento modifica su plan de reducción de deuda para poder hacer inversiones

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado este martes una modificación del plan de reducción de deuda para llegar al final de 2019 con un endeudamiento por debajo del límite legal del 110 por ciento, después de que Hacienda imputara como deuda los 189 millones de la línea 1 de tranvía.

Con esta propuesta, se pasan 21 millones de euros del remanente de tesorería a la amortización de créditos, con lo que se podían pedir hasta 27 millones de euros al Fondo de Impulso Económico (FIE) para pagar sentencias condenatorias.

Con estos datos, finalizaría 2019 con un 109,96 por ciento de deuda, cuatro centésimas por debajo del 110, límite legal para acceder al FIE y poder realizar inversiones.

No obstante, el consejero municipal de Economía, Fernando Rivarés (imagen superior), ha matizado que la previsión es que este año no será necesario pedir más de 8 millones para pagar sentencias, por lo que la cifra de endeudamiento final sería más holgada.

Rivarés ha planteado esta modificación “por responsabilidad”, ha asegurado, para dar margen de maniobra al gobierno que salga de las urnas el próximo 26 de mayo.

Críticas de la derecha

Desde el PP y Ciudadanos han afeado al equipo de gobierno esta modificación cuando los grupos de izquierda rechazaron la elaboración de un nuevo plan de reducción de deuda el mes masado.

Así, a juicio de la popular María Navarro, todo esto denota que la gestión económica de la izquierda ha sido “nefasta” para la ciudad y ha apuntado que el plan es insuficiente porque este año se reducirán los ingresos por la nueva bonificación a la plusvalía mortis causa y por la pendencia judicial del Ayuntamiento, de más de 200 millones de euros.

Por su parte, Sara Fernández (Cs) ha considerado que este plan va “muy justo” y que se podían haber planteado más medidas para reducir la deuda.

Frente a ellos, los otros dos grupos de la bancada de la izquierda (PSOE y CHA) han sumado sus votos a los de ZeC para sacar adelante el expediente.

El socialista Javier Trívez ha sostenido que esta medida es positiva con independencia de cuál sea el próximo gobierno de la ciudad.

El portavoz de CHA, Carmelo Asensio, ha apoyado la propuesta por ser un “mal menor”, aunque ha solicitado al consejero que muestre que el plan tiene “el ok” del Ministerio para no llevarse sorpresas como con la imputación de la deuda del tranvía.

El Ayuntamiento prevé rebajar su deuda amortizando créditos y reduciendo inversiones

El Ayuntamiento de Zaragoza va a dedicar 21,1 millones de los 25 millones del remanente de tesorería, inicialmente previstos para inversiones financieramente sostenibles, a amortizar deuda y sanear la situación económica municipal, lastrada después de que el Ministerio de Hacienda le haya imputado los 189 millones de deuda del tranvía. Además, al estar prorrogado el presupuesto de 2018 no se solicitarán los 23 millones de créditos bancarios previstos en el proyecto de 2019. El objetivo es que la deuda municipal a final de año esté por debajo del 110% de su capacidad económica, límite legal que impide solicitar préstamos o acudir al Fondo de Impulso Económico (FIE) estatal que permitiría afrontar pagos de sentencias contrarias al Ayuntamiento, como la de FCC u otras.

Las medidas se inscriben dentro de un reajuste del plan de deuda municipal, que permitiría dejar el nivel de endeudamiento el 31 de diciembre en un máximo del 109,96% y que ahora, tras la imputación de la deuda del tranvía, se sitúa en un 116,9%, lo que impide al Consistorio acudir a financiación externa para inversiones.

El concejal de Hacienda, Fernando Rivarés (ZeC), ha presentado este martes 15 de abril el citado plan, que contempla un cambio drástico en la política económica del gobierno municipal de ZeC, donde en ningún caso se preveía destinar a amortización de deuda los fondos del remanente de tesorería, previstos inicialmente para inversiones.

El cambio se aplica, según Rivarés, “por un ejercicio de responsabilidad, para que el próximo Ayuntamiento que surja de las elecciones no esté hipotecado por la cuantía de la deuda y la imposibilidad de acudir a créditos o al FIE”.

Finanzas bloqueadas

El concejal de Economía ha insistido en que la imputación de la deuda del tranvía es “injusta y una aberración contable”, por lo que seguía adelante la previsión de su gobierno de acudir a los tribunales para tratar de rebatir la decisión de Hacienda.

Pero la resolución de ese hipotético contencioso “puede tardar tres años y entre tanto la situación financiera del Ayuntamiento no puede estar bloqueada”, ha indicado el concejal de ZeC.

Rivarés ha esgrimido un correo electrónico de responsables de la Hacienda estatal en el que se da el visto bueno al plan de reajuste de deuda porque “las previsiones son correctas, prudentes y se asume íntegramente la deuda del tranvía” (imagen superior de zaragoza.es)

Con ese respaldo de las autoridades estatales, Rivarés ha contactado con los grupos de PSOE y CHA para tratar de garantizarse su apoyo al reajuste del plan de deuda en el Pleno del próximo día 30 de abril. A ese respecto ha indicado que CHA ya le ha mostrado su buena disposición, mientras sigue pendiente el pronunciamiento del PSOE.

Próximo presupuesto

A partir de la hipotética aprobación plenaria, el reajuste se pondría en marcha de forma que la próxima Corporación, en torno al mes de septiembre, pueda pergeñar un nuevo presupuesto para 2019 en el que no se contemplaría la captación de préstamos externos con destino a inversiones para no elevar el nivel de deuda y porque “no tendría mucho sentido pensar en inversiones para tres meses de ejercicio presupuestario”, ha matizado Rivarés.

El nuevo presupuesto sí que podría solicitar fondos del FIE para hacer frente a las sentencias condenatorias que implican pagos millonarios por parte del Ayuntamiento zaragozano, así como hacer frente a la deuda del tranvía, porque ambos conceptos se han tenido en cuenta en los cálculos de los actuales responsables municipales en sus planes de reducción de la deuda.

A ese respecto, Rivarés ha precisado que el máximo que puede solicitar al FIE la Corporación zaragozana son 27 millones de euros pero para hacer frente a las necesidades actuales bastaría con pedir 11 millones.

Rivarés precisa que a FCC se le tienen que pagar menos de 10 millones y se hará con una revisión de la deuda

El consejero municipal de Economía y Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha precisado que a FCC, que gestiona la contrata de limpieza viaria, habrá que abonarle menos de 10 millones de euros por las revisiones de precios de los años 2011 a 2013 a las que varias sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) condena al consistorio a pagar a la multinacional. El Tribunal Supremo ha inadmitido los recursos municipales y ahora el Consistorio ha de hacer frente a los pagos mediante un reajuste de la deuda municipal.

Rivarés ha desmentido que sean 50 millones tal y como había indicado la empresa FCC que, según Rivarés, había hecho un cálculo de la proyección que supondrían esas revisiones de precios a partir de 2014 y sobre las que se ha mostrado partidario de hacer un plan negociado de pagos con FCC “como se he hecho con otros pufos”.

En rueda de prensa, Rivarés ha explicado que son tres sentencias. La primera es de una revisión de precios de mano de obra de 2009 que condena al Ayuntamiento a pagar 181.0000 euros, que “no es problema porque se paga del Fondo de Contingencia del Ayuntamiento”.

La segunda sentencia atañe a la revisión de precios de 2010 y 2011 y obliga a pagar 6 millones de euros más intereses, que se tiene que abonar íntegra; y la tercera sentencia es de los años 2012 y 2013 y condena al pago de 10,8 millones de euros, que ya está pagada, más intereses, que están pendientes de abonar.

Pagos de menos de 10 millones

De esta forma, se tendría que pagar los 6 millones con sus intereses de la segunda sentencia y los intereses de la tercera que ascienden a un millón de euros aproximadamente, lo que sumaría menos de 10 millones de euros, ha calculado Rivarés.

“Se pagarán cuando las sentencias sean firmes y falta mes o mes y medio y se abonarán de dos formas” ha subrayado el concejal. Se propondrá un reajuste del plan de reducción de deuda que se consultará con el Ministerio de Hacienda, que permita bajar a finales de este año el nivel de endeudamiento al 109 por ciento.

Al llegar a ese nivel de endeudamiento se permitirá pedir dinero del Fondo de Impulso Económico (FIE) para pagar los “pufos del pasado” así como pedir préstamos bancarios a un interés del 0,4 por ciento y eliminar los préstamos actuales del 1,3 por ciento. “Se amortizará mucha deuda y se seguirá en los límites legales del endeudamiento para pedir préstamos bancarios”.

Críticas al Tribunal Supremo

Asimismo, ha matizado que el Tribunal Supremo al inadmitir los recursos del Ayuntamiento sobre las sentencias del TSJA a estas revisiones de precios que pide FCC “lo que está diciendo es que no opina sobre quien tiene la razón y no entra en la versión del TSJA”. “El Supremo desaparece como tribunal de apelación y eso es grave”.

Ha recordado que en otras sentencias sobre revisiones de precios de mano de obra, pero de la anterior contrata de autobús urbano, Tuzsa, el TSJA dio la razón al Ayuntamiento y evitó que la hacienda municipal desembolsara 12 millones de euros.

Rivarés ha criticado la forma en cómo se pleiteaba en anteriores mandatos en los que “se dio patada para adelante pero si se hubieran pagado las sentencias, hubiera sido infinitamente menor la cuantía porque la ciudad se habría evitado intereses”.

Críticas a anteriores gestores municipales

Al respecto, ha señalado que esta corporación ha pagado más de 105 millones de euros en sentencias condenatorias y el anatocismo (intereses sobre intereses) de 34 millones de euros.

Asimismo, ha considerado que cuando FCC cobre el pago de estas sentencias el Gobierno de Zaragoza “da por hecho que aumentará el sueldo de la plantilla de FCC que está congelado desde 2009” y se ha preguntado si lo hará después de diez años.

Ha observado que cuando FCC reclame las revisiones de precios a partir de 2014 afectará a las próxima legislatura y la siguiente hasta el 2027 y “es un drama para la ciudad y tiene responsables porque son sentencias de impagos de 2009 a 2014”.

El Supremo rechaza 2 recursos del Ayuntamiento y confirma la deuda municipal de 50 millones con FCC

El Tribunal Supremo ha inadmitido por “falta de fundamentación suficiente” dos recursos presentados por el Ayuntamiento de Zaragoza contra las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Aragón que obligaban al consistorio a revisar los precios del contrato de limpieza con FCC y confirmarían una deuda de 50 millones.

La Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo, mediante dos providencias de 28 de marzo de 2019, inadmite sendos recursos interpuestos por el Ayuntamiento, por lo que se confirman las sentencias del 25 de junio de 2018 dictadas por la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA que le obligan a revisar la mano de obra del contrato de limpieza viaria y recogida desde el año 2009 hasta la actualidad.

Según ha informado la empresa en un comunicado, las dos providencias del Supremo han sido comunicadas este jueves a las partes y se sitúan en la misma línea de la providencia dictada por el mismo órgano a mediados de marzo.

Se confirmaría así, según FCC, una deuda del Ayuntamiento con la empresa superior a los 50 millones de euros al aplicar la regularización anual pertinente entre los años 2009 y 2018, así como la correspondiente a 2019.

FCC añade que el impago de esta deuda genera unos intereses diarios de cerca de 3.000 euros y confía “en la responsabilidad de todos” para buscar una solución ante esta situación.

El Ayuntamiento inicia el contencioso contra Hacienda por cargarle la deuda del tranvía

El consejero municipal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés, ha anunciado que presentará un recurso contencioso-administrativo contra el Ministerio de Hacienda en la Audiencia Provincial si dentro de un mes no se ha respondido al requerimiento registrado este viernes ante la Delegación del Gobierno en Aragón en el que se pide que Hacienda retire los 189 millones de euros del tranvía de la deuda del Consistorio.

Rivarés ha explicado que este requerimiento contra la resolución del Ministerio Hacienda es una medida previa a la interposición del recurso contencioso-administrativo por la “absurda imputación de la deuda del tranvía de 189 millones que no corresponde al Ayuntamiento”.

En rueda de prensa, ha explicado que cuando una administración denuncia a otra la legislación exige presentar un requerimiento de aviso explicativo y un mes después si la administración demandada no contesta, o contesta de forma no satisfactoria, se interpone ante la Audiencia el contencioso-administrativo.

En el escrito, de 17 folios, constan cuatro requisitos que el Consistorio le reclama a la Hacienda estatal.

Primer paso hacia los tribunales

En el primero se pide anular la decisión del 6 de marzo en la que se acuerda imputar la deuda “que no es del Ayuntamiento”; luego se solicita suspender el acto administrativo; que todas las acciones que haya generado en planes de saneamiento se retrotraigan y deje sin efecto la comunicación cursada; y el último se detalla que es un paso previo a la interposición del contencioso-administrativo, “que se pondrá en el plazo de un mes si no se responde de forma satisfactoria en el plazo”, ha dejado claro Rivarés.

El concejal ha añadido que no esperan respuesta satisfactoria por parte de Hacienda, por lo que ha dado por seguro la presentación del recurso contencioso-administrativo por parte del Ayuntamiento, “la presentación de este requerimiento es nada más que el primer paso hacia los tribunales”, ha explicado Rivarés (en la foto superior de zaragoza.es, el concejal de Hacienda (dcha) informa sobre el recurso, en compañía del portavoz de ZeC, Pablo Muñoz).

El Supremo confirma que el Ayuntamiento deberá pagar más de 50 millones de deuda a FCC

El Tribunal Supremo ha inadmitido a trámite el recurso formulado por el Gobierno de Zaragoza en Común y que ratifica la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón por el que la ciudad deberá pagar las revisiones de precios de la contrata de limpieza con FCC, que superan los 50 millones de euros.

Según la providencia del TS que ha hecho pública la empresa FCC, no se aprecia interés casacional por la falta de fundamentación, y condena en costas al Ayuntamiento.

El contenido sobre el que versa la deuda es la solicitud que realiza FCC, en la que se reclama que en sus revisiones de precios se tengan en cuenta las variaciones de la mano de obra y de las toneladas de basura recogida, revisiones que, según la empresa, no se producen desde 2009.

Tensiones de tesorería

Con esta decisión, las tres sentencias del TSJA tienen plenos efectos y aplicada la regularización anual entre los años 2014 y 2018 y la que corresponda de 2019, la cifra superaría los 50 millones de euros, según FCC.

La empresa alega que las tensiones de tesorería generadas a raíz de los impagos del actual equipo de Gobierno en los diferentes contratos que gestiona FCC, ya sea en el de limpieza y recogida de basuras como en el de parques y jardines, donde la deuda asciende a 5 millones de euros, “son muy difíciles de asumir por una compañía como FCC”.

Alega que el abono de esas cantidades es “fundamental para la estabilidad laboral de las personas que prestan servicio en la ciudad de Zaragoza”.

El Ayuntamiento irá a los tribunales si Hacienda no cede con la deuda del tranvía

El Ayuntamiento de Zaragoza acudirá a los tribunales si no llega a un acuerdo con el Ministerio de Hacienda sobre el cómputo de la deuda del tranvía, que desde Madrid estiman en 190 millones de euros, frente a los 84,7 del Consistorio.

Así lo ha anunciado este miércoles el consejero municipal de Economía, Fernando Rivarés, en una rueda de prensa para informar sobre la reunión en Madrid entre representantes del Ministerio de Hacienda y personal técnico del Ayuntamiento.

Tal y como ha explicado Rivarés, después del encuentro al que han asistido por parte de la capital aragonesa la directora general de Economía, el interventor y el tesorero, los representantes del Ministerio han manifestado que en los próximos días enviarán un comunicado por escrito al Ayuntamiento de Zaragoza.

Pero si la respuesta no es “satisfactoria”, es decir, no da la razón a las cuentas del Consistorio o bien se produce un silencio administrativo, el concejal ha advertido de que recurrirán a los tribunales.

El futuro, condicionado

“Así que a mediados de abril, si esto no cambia, vamos al juzgado contra el Ministerio. Porque no es el presupuesto del 2019 y no es mi consejería ni nuestro Gobierno: es Zaragoza en los próximos diez años”, ha dicho en cuanto a los condicionantes que puede suponer la imputación, a sus ojos “falsa y errónea”, de la deuda que estipula el Gobierno central.

Una imputación de la deuda del tranvía que eleva a un nivel de endeudamiento y que hace que rebase el límite legal consentido. Esto supone, entre otras consecuencias, la imposibilidad de pedir préstamos bancarios.

“Como dejamos a 30 de diciembre del 2008 el nivel de endeudamiento en el 90 % y el legal es el 110 %, sumando los 84 millones de euros que reconocen el interventor y el tesorero, el nivel queda en 101 %, 9 puntos por debajo del nivel legal”, ha completado.

Enmiendas al presupuesto

Una condición que hace que el presupuesto sea “perfectamente posible” para Rivarés, quien ha manifestado que este viernes la comisión de Economía está en condiciones de aprobar el presupuesto.

De hecho, ha recordado que dará el visto bueno a todas las enmiendas de CHA y a un centenar de las 220 presentadas por el PSOE, a la par que ha subrayado que ese presupuesto es necesario desde enero.

Y ha reprochado que el presupuesto del Consistorio haya sido prorrogado por “un capricho partidista” en lo que ha considerado como una “operación política” del PSOE con la deuda del tranvía.

El PSOE pide la retirada del presupuesto y la dimisión de Rivarés

El PSOE pedirá la retirada del presupuesto de 2019 de la comisión extraordinaria de Economía y Cultura prevista para el 15 de marzo, que debe votar el apoyo a las cuentas, después de que la comunicación del Ministerio de Hacienda al Consistorio de la capital aragonesa confirme que, contando con los pagos pendientes del tranvía, se rebasa el límite legal de la deuda y no se puede acudir a créditos de los bancos.

Los socialistas han asegurado que se ha creado una “situación de especial gravedad” en el Ayuntamiento de Zaragoza y han instado al consejero de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, a que “dimita” y a “pedir disculpas a los ciudadanos por tramitar el presupuesto consciente de que se asentaba sobre mentiras”.

El concejal de Economía del PSOE, Javier Trívez (foto superior), ha mostrado su “indignación” por “las maniobras” del consejero Rivarés para sacar adelante un presupuesto a sabiendas de que no iba a cumplir con los requisitos que marca el Ministerio de Hacienda y por lo tanto a sabiendas de que era “un engaño en toda la regla” a los ciudadanos de Zaragoza.

Un presupuesto “imposible”

Trívez ha reiterado su desacuerdo con el apunte de la deuda contable del tranvía, y por eso ha recordado que desde finales de 2015 reclamó a Rivarés que actuase ante el Ministerio de Hacienda para que las tesis del Banco de España que obligan al cómputo íntegro de la deuda no progresasen.

“Al final, la realidad demuestra que el consejero de Economía de la quinta ciudad de España es un bluf, que ha confeccionado un presupuesto imposible de ejecutar, que se apoya en 31,5 millones de créditos que no puede pedir, y que dejan a la ciudad sin inversiones y con el mismo encefalograma plano con que ZeC la ha mantenido estos cuatro años en los que a pesar de tener dinero no ha sabido ejecutarlo”, ha señalado.

El PSOE ha destacado que ha tratado de buscar soluciones para que las entidades sociales no se vieran perjudicadas ni con la prórroga ni con los retrasos que se derivan de la composición de las instituciones tras una cita electoral, que presentó 219 enmiendas al presupuesto por valor de 32,4 millones para “tratar de acomodarlo mínimamente a la realidad de la ciudad”.

Hacienda cifra ahora en 189 millones la deuda del tranvía y condiciona presupuesto municipal

Una nueva carta del Ministerio de Hacienda establece que Zaragoza debe abonar 189 millones de euros por la deuda del tranvía y no los 84 millones que corresponden a la subvención del billete, como así trasladó el Ministerio el pasado 8 de noviembre. Si esto se hace firme, impediría al Ayuntamiento recurrir a préstamos externos para realizar inversiones y por tanto pondría en entredicho todo el proyecto de presupuesto municipal elaborado por ZeC.

El consejero de Economía y Hacienda, Fernando Rivarés, ya ha anunciado que de confirmarse la postura estatal tomarían otras medidas, como elaborar un plan de reducción de deuda.

En la reunión del 8 de noviembre, el Ministerio y la Intervención, tal y como ha recordado Rivarés, acordaron que “en todo caso” la parte de la deuda que habría que imputar al Ayuntamiento sería “la parte de riesgo que asume el Consistorio”, que es el 20% de su participación en la Sociedad Mixta Los Tranvías de Zaragoza y que es “exactamente la subvención del billete”. Ahora, la misiva de la Subdirección General de Relaciones Financieras de las Entidades Locales sostiene lo contrario.

Nueva reunión

Rivarés ya ha pedido una reunión con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para aclarar esta carta que comprometería a Zaragoza durante los próximos 23 años que quedan de contrato de tranvía, así como todos los proyectos de inversión, valorados en su conjunto en más de 20 millones de euros, porque todos requieren de financiación externa. Sería así, al menos, hasta que se aprobara el plan de reducción de la deuda al que tendría que recurrir el Gobierno de Zaragoza.

“Ni siquiera el ministro Montoro, del PP, trató de esta manera a los zaragozanos”, ha sentenciado Rivarés, quien no se explica que el Ministerio “incumpla su palabra y no esté dando por buena la cifra que debe computar como deuda según los técnicos de Intervención y Tesorería del Ayuntamiento, tal y como dijo el propio subdirector general que haría en noviembre”.

El consejero tiene claro que esta decisión responde únicamente a criterios políticos y que obedece, además, a motivos electorales del Partido Socialista. “La mentira política del Gobierno de Pedro Sánchez viene diez años después del tranvía y no entendemos nada”, ha aseverado Rivarés, quien ha hecho hincapié en que “técnicamente el trabajo y los informes son impecables y políticamente no encuentro otra explicación que no sea una decisión política de acoso y derribo”.

Sigue la tramitación del presupuesto

Según Rivarés, el PSOE de Pedro Sánchez “no soporta que en Zaragoza se hayan hecho las cosas bien y pretenden atarnos de pies y manos para que esta ciudad no avance”. Algo, ha reiterado el consejero, que “no van a conseguir”.

En este sentido, lo que también ha dejado claro Rivarés es que el gobierno de Zaragoza seguirá la tramitación del presupuesto conforme lo previsto y mantiene el objetivo de aprobar las cuentas en la comisión del 15 de marzo con el respaldo del Partido Socialista y de Chunta Aragonesista.

“Cuando se tenga que acudir a los bancos para pedir financiación externa, ya se verá cómo se hace”, ha apuntado el consejero.

CHA pide una junta de portavoces

El portavoz del grupo municipal de Chunta Aragonesista en el Ayuntamiento de Zaragoza, Carmelo Asensio, ha solicitado una Junta de Portavoces extraordinaria y urgente presidida por el alcalde, Pedro Santisteve, para que explique el contenido de la carta enviada por el Ministerio de Hacienda, que obliga a contabilizar toda la deuda del tranvía en la contabilidad municipal, exceptuando el IVA.

“No entendemos la respuesta del Ministerio, especialmente después de las conversaciones mantenidas para que el Ayuntamiento sólo contabilice como deuda la parte que subvenciona del billete del tranvía”, ha lamentado el portavoz aragonesista tras conocer la noticia.

Carmelo Asensio ha anunciado, además, que solicitará un informe de intervención para conocer qué incidencia puede tener el dictamen en la tramitación de las cuentas para este año, que se encuentran en pleno proceso de negociación, para saber si puede seguir tramitándose.

“Nuestro objetivo fundamental sigue siendo que Zaragoza tenga Presupuesto en 2019. La ciudad no puede pararse”, ha recalcado.