día mundial

El Galacho de Juslibol se suma al Día Mundial de los Humedales

Este domingo, 3 de febrero, el Galacho de Juslibol celebrará el Día Mundial de los Humedales. Bajo el lema “No estamos indefensos ante el cambio climático” busca destacar el papel fundamental de los humedales frente al cambio climático, recordando que pueden ser una solución natural por su efecto amortiguador.

Los humedales son uno de los entornos más productivos del mundo, alojan una importante diversidad biológica y proporcionan el agua y los recursos de las que dependen innumerables especies de plantas y animales.

Sin embargo, el 64% han desaparecido del planeta desde 1900 y en España, el 80% de los hábitats de agua dulce están en un estado de conservación desfavorable.

Visitas guiadas

Para tratar de llamar la atención sobre esta problemática, desde las 10.30 y hasta las 13.30 horas, se desarrollarán visitas guiadas por el Galacho de Juslibol centradas en la importancia de los humedales y se realizará un taller de construcción de cajas nido para aves insectívoras, muy abundantes en estos ecosistemas.

Además, la situación de este Galacho es especial, ya que la crecida ordinaria del pasado fin de semana ha dejado un paisaje excepcional. Es otra manera de poder disfrutar de este emblemático paisaje a las puertas de Zaragoza.

Acceso

A la salida del barrio de Juslibol existe una barrera para evitar el paso a vehículos privados a motor, por lo que a partir de este punto es necesario hacer el camino a pie o en bicicleta.

Para llegar al barrio y continuar por este camino, se puede utilizar el tranvía o la línea 43 del autobús urbano. En caso de usar el coche particular, se recuerda que hay escaso espacio para aparcar.

Puente simbólico a orillas del Ebro en apoyo a los refugiados

Centenares de personas se han congregado este martes 20 de junio a orillas del río Ebro para formar un puente simbólico de manos entrelazadas en apoyo a las personas refugiadas con motivo de su Día Mundial.

Un total de 72 asociaciones, organizaciones no gubernamentales, movimientos solidarios, sindicatos y partidos políticos han suscrito el manifiesto que se ha leído en la capital aragonesa, frente a la cadena humana que ha atravesado el Puente de Santiago y que se ha prolongado por el Paseo Echegaray y Caballero hasta alcanzar el histórico Puente de Piedra.

La meta, recoge el manifiesto, es que las personas refugiadas “no caigan en el olvido cuando desaparezcan de los informativos y la agenda política inmediata”.

Entre las peticiones que se han escuchado figuran “establecer vías de acceso legales y seguras para las personas que se ven obligadas a huir de sus países de origen”, que la Unión Europea y España “cumplan con su responsabilidad de acogida” y que se establezca “una estructura sólida de apoyo en los países de acogida”.

“Necesitamos que se nos acepte. Son cosas que no están en nuestras manos si nos toca huir y no tenemos otra opción más que solicitar asilo”, ha relatado Rosana Maraona, que llegó a Zaragoza en el año 2016 como refugiada desde Honduras.

Maraona forma parte de los 214 refugiados que han llegado a Zaragoza en tres años a través del Programa Estatal de Acogida, 63 de ellos en el 2017, y que son atendidos en la ciudad por Cruz Roja, Accem y CEPAIM.

Participantes en la cadena por los refugiados

Defender los derechos humanos

“La sociedad civil está empujando porque se cumpla el derecho de asilo y el derecho internacional de acogida y en estas situaciones tenemos que estar próximos a la gente y a la defensa de valores que son los derechos humanos”, ha expresado el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, que ha formado parte de la cadena humana en la que también han estado presentes otros representantes políticos.

Para él, Zaragoza es “ciudad de refugio y de acogida” y está haciendo un “buen trabajo pese a la tristeza de que el Gobierno central haga caso omiso al compromiso de traer a 16.000 refugiados”, ha matizado el primer edil.

“En 98 días se acaba el plazo de la Unión Europea para hacer la acogida de la última crisis de refugiados. En este momento el Estado español tiene una de las medias más bajas de acogida en una Europa que ya de por sí está acogiendo un porcentaje muy bajo, un 20 %, y España solo un 7 %”, ha aseverado uno de los portavoces de las organizaciones congregadas, Jesús Paz, integrante de la plataforma Zaragoza Acoge-Bienvenidxs Refugiadxs.

Por ello, ha continuado Paz, “ciudadanos de a pie” se han reunido hoy para “exigir al Gobierno que cumpla con sus compromisos internacionales” ya que no solo se trata de una cuestión moral, ha considerado el portavoz, sino de una “cuestión de igualdad con personas que son nuestras coetáneas y que podrían haber nacido aquí o en cualquier otro sitio”.