dignidad

Los jubilados exigen pensiones dignas blindadas por ley y alertan sobre la exclusión de la soledad

Más de mil personas del colectivo de mayores se han manifestado esta tarde del lunes 1 de octubre por el centro de la ciudad para defender el sistema público de pensiones y para reivindicar unas jubilaciones dignas, cuyas cuantías estén aseguradas por una ley y por la propia Constitución.

La manifestación ha coincidido con la celebración del Día Internacional de los Derechos de los Mayores, a la que se ha sumado el colectivo de jubilados zaragozanos de forma reivindicativa y ruidosa con una marcha que ha partido desde la Glorieta Sasera hasta la plaza del Pilar.

José Luis Cabello, portavoz de la Coordinadora de Pensionistas Aragoneses, ha subrayado que la situación actual “no garantiza una vejez digna” a miles de personas en el Estado español, pese al reciente acuerdo suscrito por las diferentes fuerzas políticas dentro del Pacto de Toledo para que las pensiones se revaloricen de acuerdo con el incremento del IPC.

Pancarta que encabezaba la manifestación, azotada por el cierzo

Acuerdo de mínimos

Respecto a ese compromiso, Cabello ha dicho que se trataba de un “acuerdo de mínimos, que ya veremos cómo queda cuando se tenga que plasmar en el Congreso. Siempre dejan una puerta abierta para que el Gobierno de turno pueda retocar las pensiones a su antojo”.

El representante de los pensionistas ha insistido en que las jubilaciones deben blindarse por ley, “cumpliendo el mandato de la Carta Social Europea” y garantizando su incremento para mantener el poder adquisitivo de los mayores.

Respecto a la propuesta sobre pensiones del Consejo Europeo, Cabello ha alertado de que favorece su privatización.  “Esto es una guerra entre el capital financiero, el FMI, la propia Bruselas, que está propiciando la privatización y, por otro lado, la ciudadanía”, que “si tiene la fuerza suficiente para presionar a sus Gobiernos” conseguirá mantener este sistema público de prestaciones, pero “si la gente se deja avasallar y los Gobiernos se dejan convencer por Bruselas, no tendremos nada que hacer”, ha dicho el portavoz.

Aportación del capital

A juicio de José Luis Cabello, “el mecanismo para mantener el sistema público de pensiones es que no solamente aporten los trabajadores, sino también los grandes capitales”, lo que “es lógico” porque “se está sustituyendo la mano de obra” por la tecnología y “habrá que buscar una manera de que ese reparto de la riqueza, que ya no llega tanto vía salarios, llegue de otra forma”. Ha advertido de que “si no, se queda en manos de unos pocos”.

La manifestación de pensionistas, a la que también se han sumado jóvenes y personas de mediana edad, ha discurrido con toda normalidad.

Los manifestantes no han dejado de entonar consignas como “Los borbones nos roban las pensiones”,  “En el sillón no defiendes tu pensión” o la más coreada, un clásico ya en las demostraciones de los jubilados: “Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden”.

Poner coto a la soledad de los mayores

Por otro lado, distintas voces, procedentes del ámbito sanitario, social y vecinal, han propuesto la participación de toda la sociedad para combatir la soledad, el “mayor fenómeno de exclusión social” de España al que están sometidas muchas personas mayores y también jóvenes en riesgo de exclusión.

Ésta es una de las conclusiones que se han expuesto este lunes 1 de octubre en una jornada organizada por la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ) con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores y que ha puesto el foco en la soledad, un problema de difícil solución, según han comentado, y que requiere la implicación del entorno más cercano.

Y una realidad, además, sobre la que la FABZ lleva advirtiendo durante muchos años, independientemente de que ahora haya saltado a la agenda política tras las muertes de personas en soledad ocurridas este pasado verano, ha recordado la vicepresidenta de la comisión de mayores de la FABZ, María Luisa García.

En una ciudad como Zaragoza, la marcha de la población más joven a los barrios nuevos ha provocado que, en los distritos más consolidados, como Torrero, Las Fuentes o San José, existan edificios enteros, incluso manzanas, donde sólo residen personas de edad avanzada, es decir vecinos que no tienen cerca a otros más jóvenes, a los que acudir en una situación de emergencia o cuando necesitan apoyo.

“Son los vecinos los primeros que conocen la situación en la que se encuentra el resto, junto a los médicos y los enfermeros”, ha resaltado.

Concienciación social

Por ello, desde la federación proponen como solución concienciar a la sociedad, en concreto, al entorno más cercano de estas personas mayores, como puede ser el comercio de proximidad donde habitualmente compran o la comunidad de vecinos. En definitiva, generar lazos y crear comunidad para combatir esa soledad.

Pero sin olvidar el apoyo de la administración autonómica y local, donde exigen una mayor conexión entre los servicios sanitarios, los servicios sociales y el movimiento social. “Tenemos que ser correa de transmisión entre todos”, ha subrayado.

De la misma opinión es Rosa Magallón, médico de Familia en el Centro de Salud del Arrabal de Zaragoza y concejal de IU en Utebo, quien ha asegurado a Efe que ahora mismo falta trabajar de manera “coordinada” entre todos los agentes de la sociedad.

“Tiene que haber una visión más amplia, que incluya también, por ejemplo, el área de actividad física o el urbanismo, porque la accesibilidad es un factor importante de aislamiento y a veces la solución puede ser poner un ascensor”, ha indicado.

Algo más que servicios

Durante este encuentro, ha participado también el coordinador de la Asociación de Gerentes de Servicios Sociales, Gustavo García, quien ha insistido que la soledad, el “mayor fenómeno de exclusión social de España”, según el informe anual elaborado por esta asociación, no sólo se soluciona con servicios sociales.

Estos pueden atender las necesidades básicas de la población, mediante soluciones como la teleasistencia o sistemas domóticos, pero no combaten el aislamiento al que se ven sometidas muchas personas, que no tienen ningún tipo de relación social.

En este sentido, ha puesto el foco también en la soledad que viven las personas acompañadas, por ejemplo, en una residencia. “Allí están bien atendidos, les saluda el trabajador social, el terapeuta, y con mucho cariño sí, pero igual que hacen a los demás, y todos necesitamos vínculos afectivos, el contacto con la gente mas cercana”, ha explicado a Efe.

Por eso, ha propuesto la labor de voluntariado y la buena vecindad como medidas para paliar ese aislamiento. En definitiva, crear comunidad y generar un entorno “más humano”. “Se trata de cambiar la sociedad, que la estamos deshumanizando, y eso, al final, nos pasa factura a todos”, ha concluido.

Una manifestación histórica reclama dignidad para las mujeres

Zaragoza ha sido esta tarde de un histórico 8 de marzo ‘tomada’ por la revolución feminista. Una manifestación de tintes épicos por su volumen y por su pluralidad, con mayoría femenina pero con la presencia de muchos hombres, ha expresado de forma contundente la determinación de toda la sociedad para otorgar derechos y dignidad a las mujeres. Las previsiones más optimistas de las organizadoras de la huelga feminista se han visto totalmente desbordadas por una movilización de decenas de miles de personas (probablemente más de 100.000). Una de esas riadas humanas de las que la ciudad no tenía noticia desde las ya lejanas reivindicaciones por el autogobierno o contra el trasvase del Ebro. El clamor para cambiar los parámetros de convivencia ha tomado las calles de Zaragoza, de Aragón y de todo el Estado español y se ha expresado con tal contundencia que puede que ya sea imparable.

La plaza del Pilar atestada al final de la manifestación

La masiva demostración ciudadana de esta tarde ha sido tan grande que sus ecos deberían apropiarse de hogares, empresas, instituciones, leyes, tribunales… Zaragozanas y zaragozanos, apoyaran o no la huelga feminista, han querido dejar clara su determinación de que las cosas han de cambiar y que las mujeres no pueden estar sometidas ni un minuto más a la marginación laboral, social o familiar.

La marcha morada que ha tomado el centro de la ciudad, como muestra la foto superior de @acminguell, ha culminado una histórica jornada de movilización feminista, marcada por el éxito desde el principio de un día que, sin incidentes, pero con contundencia, ha desgranado minuto a minuto, plaza a plaza, sector a sector, un deseo inapelable de que la igualdad es la forma en que quiere vivir y organizarse una ciudadanía harta de dejar a un lado a la mitad de sus componentes.

La demostración cívica ha dejado extasiadas a las organizaciones que desde hace meses venían organizando la movilización, pero que ahora sienten una responsabilidad todavía mayor de llevar a buen puerto la oleada social que reclama dignidad y derechos para las mujeres.

La cabecera de la marcha, con todo el paseo Independencia lleno de gente

Continuidad

La portavoz de la Asamblea 8M en Zaragoza, Ana Lázaro, calificaba la jornada al inicio de la manifestación como “un éxito a todos los niveles” que les obliga a dar continuidad al movimiento por instaurar modos de convivencia feministas. “La revolución ha comenzado hoy”, ha sentenciado.

Por eso, a lo largo de este mes de marzo se reunirán las asambleas sectoriales de los diversos frentes que ha tenido la movilización (estudiantil, consumo, laboral) para culminar con una asamblea global en la que se analizará lo ocurrido, la respuesta ciudadana a sus demandas y las medidas a adoptar en adelante para verlas consumadas.

La portavoz feminista se expresaba con emoción porque “no esperábamos tanta gente” y explicaba que antes de la marcha se había decidido retirar las pancartas de los grupos involucrados en la movilización para que una veintena de mujeres representantes de todos ellos sostuvieran una sola tela enorme con fondo morado en la que se leía el lema de la jornada: “Si nosotras paramos, se para el mundo”, un frase “en la que nos vemos representadas todas”, subrayaba Lázaro.

Los grupos representativos de partidos políticos y sindicatos, que iban ataviados con sus banderolas y estandartes representativos, han respetado las directrices de la organización y se han quedado a la cola de la manifestación, para que no hubiera duda de que ninguna organización capitalizaba una marcha en la que había gente de toda condición y edad, marchando al ritmo alegre de la mayoría femenina.

Porque a partir de las cinco o seis primeras filas de manifestantes, reservadas para mujeres puesto que ellas eran las protagonistas del evento, empezaban a aparecer varones de todas las edades, los más mayores, por delante, los más jóvenes, por detrás, que se sumaban sin rubor a los incesantes cantos de lemas como: “mujeres unidas jamás serán vencidas”, “que viva la lucha de las mujeres”, “fuera ya el techo de cristal” o “queremos empleo, trabajo ya tenemos”.

En la manifestación no han faltado tampoco los mensajes sarcásticos

Esperanza

Y es que si el problema de la marginación femenina son los hombres, la manifestación de esta tarde en Zaragoza ha sido todo un signo de esperanza de que las cosas van a cambiar a mejor, por la implicación que han mostrado los varones con sus compañeras de viaje en la vida hacia la consecución de una sociedad más feminista y liberada por fin del recalcitrante y violento machismo.

A la cita multitudinaria no ha faltado casi nadie. Representantes de organizaciones que no secundaban la huelga se han dejado ver desde el principio por la cabecera de la marcha, para dejar claro su compromiso con una ola social que, en algunos casos, les ha arrollado.

También grupos de mujeres pertenecientes a colectivos laborales, como el nutrido de compañeras periodistas, que previamente habían protagonizado por la mañana un acto reivindicativo con lectura de manifiesto incluida.

Tampoco ha faltado a la cita el presidente de Aragón, Javier Lambán, que rondaba también por los prolegómenos del acto, después de que en los últimos días haya acentuado su implicación con el 8M en vista de su éxito sin paliativos.

Mucho más discretos, pero más imbricados en el movimiento que hoy ha tomado la ciudad, el país y el Estado, se les ha visto mezclados con las y los manifestantes al enorme artista Kase O, que no dejaba de ser requerido para fotos y autógrafos, y al alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, que marchaba al final de la enorme riada humana, mezclado entre la gente y acompañado de amigas y amigos.

Riada humana

Entre unos y otros, la marcha, tranquila y sobria en buena parte de sus tramos, era jalonada por ruidosos grupos de chicas muy jóvenes que no cesaban en sus consignas reivindicativas, acompañadas de bailes y percusiones varias: “Mujeres p’aquí, mujeres p’allá, feminismo p’alante, machismo p’atrás”, o también otros más severos como “machistas, cabrones, a los tiburones”, para culminar meneando a centenares de acompañantes más próximos (mujeres y hombres) al grito de “que bote, que bote, machista el que no bote”.

Las y los que botaban lo hacían a las 20:30 h desde el punto donde hora y media antes había comenzado la manifestación, mientras en ese momento llegaba la cabecera de la marcha a la plaza del Pilar, su punto final.

Entre el principio y el final de la manifestación, una riada humana atestaba las calzadas del paseo Independencia, del Coso, de César Augusto y de paseo Echegaray.

Lo dicho, un día y una manifestación históricos que no han de ser un recuerdo, sino el comienzo hacia una vida más digna, para las mujeres, pero también para los hombres.

Las mujeres impulsan una huelga para el 8 de marzo con la que reivindicar su libertad y su dignidad

El movimiento feminista asegura que tiene infinidad de razones para hacer un llamamiento a todas las mujeres del Estado a participar en la huelga convocada el 8 de marzo próximo, Día Internacional de la Mujer, orquestada como una forma de hacer visibles todas las injusticias y discriminación a la que se ven sometidas.

Justa Montero es una de las portavoces de la coordinadora de asociaciones de mujeres que han participado en Zaragoza en un encuentro estatal para preparar la huelga del 8 de marzo, que tiene carácter internacional y que este domingo 14 de enero ha sido presentada públicamente por primera vez en la capital aragonesa.

Montero ha explicado que hay “infinidad” de motivos para que la huelga feminista pare todas las ciudades y los pueblos de España, y ha detallado algunos: la determinación de las mujeres de no seguir estando amenazadas por las violencias machistas, sea cual sea el espacio en el que éstas se expresen; la exigencia de que la sociedad crea su palabra, y la reivindicación de poder vivir libres, para lo que es necesario cambiar las ideas, los comportamientos y las leyes.

Las mujeres, además, quieren “ser dueñas de su cuerpo y de su vida” y que este derecho sea garantizado por el Estado y respetado por la sociedad sin que la iglesia “se meta”.

Más allá de un paro laboral

Exigen respeto con todas las opciones sexuales y que se eliminen los estereotipos y la discriminación de homosexuales, lesbianas y transexuales, así como que el trabajo de los cuidados sea realmente considerado como una responsabilidad social que implica la participación de los hombres, pero también la del Estado, que debe de acabar con los recortes que limitan la vida de las mujeres, que son quienes generalmente se ocupan de estas tareas.

Finalmente, con la huelga se pretende llamar la atención sobre el cambio “radical” sobre el concepto de “trabajo necesario” y las condiciones en las que trabajan las mujeres, con discriminación salarial y segmentación, ha dicho Montero.

La huelga, ha precisado, va más allá de una mera convocatoria laboral, sino que pretende poner de manifiesto que las mujeres participan “en todos los espacios de la vida” y que siguen siendo responsables de los trabajos que sirven para cubrir las necesidades básicas de la sociedad, como la educación, la sanidad, o la dependencia.

Por eso, la huelga tendrá cuatro vertientes: de los trabajos de cuidados, laboral, de consumo y estudiantil en colegios, institutos y universidades.

“Sin nosotras, ni se produce ni se reproduce, se para el mundo”, ha enfatizado Montero, quien ha hecho un llamamiento a toda la sociedad a participar en esta huelga porque “nadie puede mirar hacia otro lado”.

Acción de resistencia

Va a ser “un hito”, ha vaticinado, y no será “cosa de un día”, sino que dará inicio a una “acción de resistencia” y formulará una propuesta de “cambio real” porque las mujeres, ha recordado, “nunca” han cejado en sus empeños. “Nos sabemos muchas y fuertes”, ha insistido Montero.

En este sentido, Julia Cámara, de la coordinadora de Zaragoza, ha explicado que el proceso no acabará el 8 de marzo, y que se ha acordado en las jornadas de este fin de semana convocar otro encuentro estatal en primavera para evaluar la convocatoria y crear ya estructuras permanentes de coordinación del movimiento feminista.

La coordinadora estatal, ha explicado Montero, está hablando ya con los sindicatos para ver cómo se materializa su apoyo a la convocatoria de la huelga, conversaciones que en algunos casos están más avanzadas que en otros.

Ha mostrado su deseo de que las centrales sindicales estén “a la altura” de las circunstancias, se den cuenta de la “trascendencia” de esta convocatoria y presten al movimiento feminista su “apoyo activo”.

Las mujeres migrantes se han sumado también a la convocatoria, según ha dicho en la rueda de prensa la peruana Elizabeth Cordero, quien ha insistido en que después de mucho tiempo “invisibilizadas”, ahora se sienten “parte” de un trabajo “de igual a igual”. “Diversas y juntas somos invencibles y podemos parar el mundo”, ha concluido.