director

El Opel Corsa eléctrico costará unos 30.000 euros, el doble que el de combustión

El director general de la planta de Opel PSA en Figueruelas, Antonio Muñoz Codina, ha anticipado este jueves que el Corsa eléctrico “no costará menos del doble que el mismo térmico”, es decir que los que llevan motor gasolina o diésel. Teniendo en cuenta que el precio del modelo de combustión supera los 15.000 euros, el coste del eléctrico no bajaría de los 30.000 euros. El Director ejecutivo de Opel, Michael Lohscheller, confirmó la pasada semana que el próximo día 4 de junio se producirá la presentación internacional del Opel Corsa eléctrico, que tendrá un precio “muy atractivo”.

Las palabras del máximo mandatario de Opel contrastan con las del responsable de la planta de Figueruelas, donde está previsto que se fabrique el nuevo modelo libre de emisiones contaminantes.

Las apreciaciones de Muñoz Codina concuerdan por contra con las recientes informaciones publicadas en Francia respecto al precio de otro modelo eléctrico del grupo PSA, el Peugeot e-208, muy similar al Corsa, en las que se señalaba que el precio del citado modelo rondará los 30.000 euros sin subvenciones.

El director de la planta de PSA en Figueruelas, ha advertido sobre la fortaleza del sector automovilístico en España, en el transcurso de una jornada sobre la transformación del sector de automoción, que se ha celebrado este jueves 16 de mayo en la Cámara de Comercio de Zaragoza.

Muñoz Codina ha indicado en referencia a la fabricación de modelos eléctricos que “tenemos el orgullo de poder decir que albergamos la tecnología disponible”, pero ahora “necesitamos clientes que compren esos vehículos y estén dispuestos a pagar el precio doble por tener el mismo coche”.

Rentabilidad

A esto ha añadido que las empresas deben tener en cuenta cuántos vehículos eléctricos quieren vender para poder respetar las emisiones a las que están obligados por Europa, porque si necesitan comercializar muchos deben prever cuántos clientes van a comprar, teniendo en cuenta el coste: “Un Corsa eléctrico no costará menos del doble que el mismo térmico”, ha sentenciado.

Muñoz Codina ha dejado claro que el mix energético tiene que hacerlo posible el cliente aún sabiendo que la red de infraestructuras para el eléctrico es todavía insuficiente. “Para que funcione esta transición hacia una movilidad sostenible, los eléctricos, que hoy apenas representan el 1% de las ventas, lleguen al 8 o 10% del total del mercado”.

Por su parte, José Manuel Arreche, directivo de Volkswagen, ha indicado que en Noruega las ventas de eléctricos el año pasado alcanzaron el 30%, porque llevan 15 años con políticas de estímulo de esta tecnología.

En el caso de Volkswagen, ha apuntado que están trabajando en el lanzamiento de un coche eléctrico para 2020 del que pretenden vender 300.000 unidades a un precio de 30.000 euros, es decir, similar al apuntado por Muñoz Codina para el Corsa.

Presentación del eCorsa

Opel indicó la pasada semana que el mismo 4 de junio, cuando se presente el Corsa eléctrico (al que se denominará eCorsa), se abrirán las reservas para que los interesados en ser uno de los primeros en recibir una unidad del nuevo modelo pueda ponerse a la cola.

El Director ejecutivo de Opel, Michael Lohscheller confirmó así mismo que la llegada del Corsa eléctrico se producirá a lo largo del mes de diciembre de este año.

El Corsa eléctrico contará con un nuevo diseño en el que se ha trabajado con intensidad la reducción de pesos, y que le ha permitido reducir hasta 108 kilos las cifras de la actual generación.

En el aspecto mecánico todo hace indicar que PSA usará la misma propuesta que en el DS 3 Crossback, algo que supondrá la instalación de un motor de 100 kW (136 CV) y una batería de 50 kWh, que en el caso del DS le proporcionan una autonomía de 320 km, pero que en el Corsa seguramente sea algo más debido a sus características menos SUV, y su menor peso, lo que posiblemente le permita llegar a una cifra cercana a los 350 km.

Pacto por la industria del automóvil

La jornada sobre la transformación del sector automovilístico ha sido organizada por UGT Aragón y el acto ha sido clausurado por la ministra de Industria, Reyes Maroto.

Dicho sindicato ha pedido un pacto por la industria que salvaguarde un empleo estable y de calidad en el sector que da trabajo en Aragón a 25.000 personas.

“Ayudas al achatarramiento, ayudas para un plan de formación, la reducción de la jornada laboral a 32 horas y 4 días a la semana, jubilación anticipada, un plan de electrificación, el mantenimiento del contrato de relevo” son algunas de las 15 propuestas que ha detallado Jordi Carmona, secretario del sector automovilístico en UGT Fitca.

Dichas propuestas deberían incorporarse al acuerdo estratégico del automóvil que, en su opinión, “no es la panacea ni lo que nos hubiera gustado, pero es el marco general en el que debemos de movernos”.

Por su parte, la consejera de Economía del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, ha anunciado la próxima convocatoria de las ayudas a la industria auxiliar para innovar y que contará con 12 millones de euros en los próximos tres años.

La menor cobertura del desempleo y los bajos salarios disparan el IAI

Joaquín Santos, en la comisión de Derechos Sociales de las Cortes

El descenso en los niveles de cobertura del desempleo y la precarización laboral están incrementando las solicitudes del Ingreso Aragonés de Inserción (IAI). En la actualidad, 7.628 familias perciben esta prestación económica por parte del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), cuyo director, Joaquín Santos, ha comparecido en la comisión de Derechos Sociales de las Cortes y ha precisado también que los solicitantes de la ayuda son en estos momentos 9.961, un 1.400% más desde que se creara hace 24 años.

Santos ha subrayado que la crisis económica y las políticas estatales aplicadas para afrontarla han producido un “profundo deterioro de las condiciones de vida” de muchos aragoneses, cuyo territorio ha visto cómo se ampliaban las desigualdades y aumentaba la pobreza y la exclusión social. El director del IASS ha asegurado que la práctica totalidad de los actuales perceptores del IAI, “estaban en una situación normal en 2007”.

Ante las preguntas de diputadas de los distintos grupos parlamentarios, Santos ha subrayado que “estamos ante un problema estructural de pobreza y desigualdad, que no se soluciona con el IAI ni con la renta social”. Y ante la sugerencia de la diputada del PP Ana Martín de hacer frente a la crisis social mediante la creación de empleo y la reactivación económica, Santos se ha mostrado de acuerdo, pero ha puntualizado que las políticas estatales a ese respecto han supuesto la generación de ese problema estructural de pobreza, debido a una reforma laboral que deteriora las condiciones laborales de los trabajadores y reduce sus salarios, a una baja cobertura del desempleo, a una fiscalidad que no es progresiva y a la falta de ingresos por parte del Estado para atender las políticas sociales.

Derecho subjetivo

El director del IASS ha reconocido que se está produciendo una recuperación económica, pero al mismo tiempo un descenso en la cobertura del desempleo, “que ha bajado del 55% al 47% de los parados y cada punto de descenso se traduce en un millón y medio de euros más que se debe sufragar a través del IAI”. Además, Santos ha insistido que, efectivamente, hay más empleo, “pero los salarios son mucho más bajos y hay personas que se ven obligadas a recurrir al IAI pese a tener empleo”.

Frente a esta situación el director del IASS ha subrayado que el actual Gobierno ha recuperado el carácter de derecho subjetivo que se otorgó al IAI en 2011, algo que, a su entender, no fue respetado en la legislatura 2011-2015 de PP-PAR.

El esfuerzo actual se ha traducido, según Santos, en que las solicitudes del IAI se resuelven en el plazo de un mes (en la anterior legislatura la demora llegó a ser de nueve meses), y además se han elevado las prestaciones, que ahora se encuentran en 472 euros al mes, la mínima, y en 707 euros al mes, la máxima.

Sede del Instituto Aragonés de Servicios Sociales

Presupuesto

A ello ha añadido que se está ultimando una herramienta informática para los usuarios particulares y para las administraciones locales y comarcales, de modo que puedan gestionar con mucha más rapidez y seguridad las solicitudes de las prestaciones, además de que permitirá reducir los plazos de concesión y un seguimiento continuo de la prestación.

Respecto a las dificultades financieras para hacer frente al IAI, que la interventora del Gobierno de Aragón ha cifrado en cuatro millones de euros, el director del IASS ha subrayado que “el IAI es un crédito ampliable y cuando hacemos los presupuestos nos basamos en predicciones, para posteriormente ajustar la financiación a las necesidades”. Pero ante la pregunta de las diputadas de dónde iba a salir el dinero para sufragar el IAI, Santos se ha limitado a señalar que “la seriedad en la gestión presupuestaria consiste en poner el dinero donde hace falta ponerlo”.