drogas

La Policía Local detecta un incremento en el consumo de drogas entre conductores

La Policía Local de Zaragoza ha detectado un aumento en el consumo de drogas entre conductores en los controles de la última campaña llevada a cabo esta semana, con el triple de positivos que los registrados el año pasado.

Según ha informado el ayuntamiento, la Policía Local ha realizado entre el 3 y el 9 de junio una nueva campaña para el control de la tasa de alcohol y presencia de drogas en conductores en coordinación de la Dirección General de Tráfico (DGT) que se suma a las que se llevan a cabo a lo largo de todo el año.

Durante este período se han realizado un total de 1.520 pruebas de alcoholemia con 24 denuncias administrativas por positivos, ocho más que en la campaña de 2018 y siete con denuncia penal (tres más que un año antes).

En cuanto a drogas, han resultado positivas las 12 pruebas realizadas: 10 han conllevado denuncia administrativa (el pasado año, por estas mismas fechas, fueron 3) y se han denunciado 2 delitos penales (el año pasado fue 1).

Sanciones

El ayuntamiento recuerda que únicamente se somete a la pruebas de drogas a los conductores que, incluso habiendo dado 0 en alcohol, presentan signos de encontrarse bajo el efecto de alguna sustancia.

Las sanciones, en el caso de una denuncia administrativa (tasa de alcohol en sangre superior a 0,5 gramos por litro o de alcohol en aire espirado superior a 0,25 miligramos por litro) pueden alcanzar los 1.000 euros y suponer la retirada de entre 4 y 6 puntos del carnet.

Si la tasa de alcohol en aire espirado es superior a 0,60 miligramos por litro o la tasa de alcohol en sangre de más de 1,2 gramos por litro, se considera delito, por lo que la pena prevista es de prisión de tres a seis meses y, en cualquier caso, la retirada del carnet por hasta cuatro años.

La Policía Local de Zaragoza insiste en que el alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales y que su presencia en la conducción, dependiendo de su tasa, multiplica entre 2 y 15 el riesgo de sufrir un accidente.

El consumo de alcohol, tabaco y cannabis desciende entre los jóvenes aragoneses

El consumo de alcohol, tabaco y cannabis entre los jóvenes aragoneses menores de 18 años ha descendido en los últimos seis años. Así se desprende de las conclusiones del II Plan Autonómico sobre Drogodependencias 2010-2016, que ha presentado este lunes el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya. El consejero ha subrayado las limitaciones económicas en este periodo para prevención y asistencia por los recortes. En 2012, el presupuesto se redujo a la mitad.

El consumo de sustancias adictivas en Aragón se ha contenido en los últimos seis años y la prevalencia prácticamente se ha equiparado a la media española, aunque en casos como el tabaco se ha observado una ligera feminización, sobre todo en las edades más jóvenes.

El periodo analizado, como ha recalcado el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ha estado marcado por la crisis económica y los recortes presupuestarios, que en materia de prevención han pasado de 1.312.537 euros en 2010 a los 651.198 en 2016 y en asistencia de 2.786.173 a 1.937.500 euros y una de cuyas consecuencias ha sido el cierre de la comunidad terapéutica de El Frago.

Resultados de los que en el departamento de Sanidad se sienten “relativamente satisfechos”, porque en este periodo no ha aumentado el consumo de drogas y se contiene la edad de inicio en el consumo, de acuerdo con las edades que se observan en quienes acuden a los centros de tratamiento, que es más frecuente entre los 21 y 40 años.

Más chicas fumadoras

La evaluación del plan recoge también el resultado de la encuesta Estudes en estudiantes de 14 a 18 años entre los años 2008-2014, en la que se observa una disminución del consumo de alcohol y un ligero incremento del cannabis así como del tabaco, adicción esta última en la que se detecta un mayor consumo en la población femenina, mientras que en el cannabis la mayor prevalencia es en los chicos.

En concreto, el consumo de alcohol en los 30 días anteriores a la realización de la encuesta descendió de forma notable del 2012 (80,4%) al 2014 (69,7%), convergiendo las cifras de Aragón y el conjunto de España. Asimismo, si en el 2008 el 44,1 % de los jóvenes aseguraba haberse emborrachado alguna vez en el último mes, este porcentaje se redujo al 34% en el 2014.

Un descenso que es más acusado en el consumo de tabaco, que pasa del 40 % al 27 % de los chicos en este mismo periodo de tiempo y del 41 al 30 % en el caso de las aragonesas. En el caso del cannabis, el porcentaje pasa del 34,6 % al 21,9 % en el caso de los chicos y del 23,6 % al 16 % en el caso de las mujeres.

No obstante, el director general de Salud Pública, Francis Falo, ha insistido en la necesidad de tomar estos datos “con prudencia” porque son “muchos” los factores y ámbitos que intervienen.

Menos educación y más precariedad: más consumo

Desde el Gobierno de Aragón también son conscientes de que “nunca” se acabará con las adicciones”, de ahí que lo que se planteen son áreas de mejora de cara a la elaboración del tercer plan sobre drogodependencias, que en este caso deberá ser concordante con el Plan de Salud Mental e incorporar la atención a las poblaciones más desfavorecidas.

En este sentido, el director general de Salud Pública ha reconocido que aunque los consumos no se realizan “de forma homogénea en todos los sectores sociales”, sí que se observa que en los ámbitos donde hay menor educación, menor nivel de renta y situaciones laborales precarias los consumos son más altos.

Falo ha incidido asimismo en la necesidad de abordar el nuevo plan desde la perspectiva de género, dados los diferentes patrones de consumo entre hombres y mujeres y mejorar la implicación de la sociedad y las familias en aspectos preventivos que no son problemáticos, y dar un nuevo impulso al trabajo de las entidades locales.

Pero también en la necesidad de mejorar los recursos para orientarlos “a quienes más lo necesitan” y de la coordinación de los servicios sociales, así como de aquellas sustancias que no son tan prevalentes, con consumos por debajo del 5 %, “lo que no es fácil”, han reconocido.

Policía Local cursa 17 denuncias en 900 controles alcohol

La Policía Local ha tramitado 17 denuncias derivadas de los 886 controles de alcohol y drogas realizados durante la campaña de seguridad vial del puente del 15 de agosto, que se ha desarrollado entre los días 11 al 15 pasados.

De las pruebas realizadas, 15 resultados positivos correspondieron a controles de alcoholemia, y 2 más a pruebas de control de drogas, ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

Entre ambos, se han tramitado 17 denuncias por las correspondientes infracciones, es decir, que se dieron resultados positivos en el 1,91 por ciento de los casos.

Los resultados detallados revelan que las pruebas de alcoholemia realizadas ascienden a 886, de las que 15 han sido positivas y se han contabilizado 10 denuncias administrativas; además se han gestionado 5 denuncias penales de las que una es por el delito de negarse a someterse a la prueba.

En el ámbito de las drogas se han realizado 4 pruebas de las que dos han sido positivas y se ha tramitado 1 denuncia administrativa y otra penal.

En el caso de las drogas, la Policía Local sólo somete a estas pruebas a aquellos conductores que dan negativo en alcohol pero que, por su comportamiento, se observa en ellos alguna sintomatología que presuntamente pudiera indicar el uso de sustancias estupefacientes.

Campaña contra alcohol y drogas al volante

Coincidiendo con el puente festivo, la Policía Local de Zaragoza colabora en una nueva campaña especial que pone en marcha la Dirección General de Tráfico sobre control de la tasa de alcohol y presencia de drogas en conductores, y que se llevará a cabo entre los días 11 al 15 de agosto.

Según datos facilitados por la DGT, el alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales. Su presencia en la conducción, dependiendo de su tasa, multiplica entre 2 y 15 el riesgo de sufrir un accidente. La única tasa segura es 0,00mg/l.

No sólo está relacionado con una mayor accidentalidad, sino que también repercute en una mayor mortalidad al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas. Con una tasa de alcoholemia de 1.5g/l, la tasa de incidencia de accidentes de gravedad mortal es aproximadamente 200 veces mayor que cuando se trata de conductores que no han ingerido alcohol.

Bajar del 1% de casos

Igualmente, el alcohol supone un riesgo para los peatones, como usuario de la vía que comparte con los demás el espacio público. Bajar del 1% los positivos de alcoholemia en los controles es uno de los objetivos prioritarios de la DGT.

Aunque el porcentaje de positivos detectados ha descendido de una forma notable en el ultimo decenio, pasando del 5,1% al 1,6%, la DGT tiene entre sus objetivos prioritarios conseguir bajar del 1% los positivos de alcoholemia en los controles preventivos aleatorios. En este sentido hay que señalar que el aumento de los controles preventivos es uno de los factores que está favoreciendo un cambio de comportamiento de los ciudadanos sobre este tema, de ahí la importancia de la participación de los Ayuntamientos en este tipo de campañas.

Por otra parte, conducir después del consumo de sustancias psicoactivas es un hecho frecuente en España, alcanzando el 17% de los conductores españoles. Aparte del alcohol, casi un 11% de personas conducen tras haber consumido alguna sustancia que puede afectar la capacidad para una conducción segura. El cannabis y la cocaína son las dos sustancias más frecuentemente halladas.