Echenique

Podemos condiciona el pacto con IU y CHA a uno previo en autonómicas y municipales que incluya Zaragoza

Unidas Podemos ha condicionado este martes el pacto con IU Aragón y Chunta Aragonesista (CHA) para concurrir a las elecciones generales del 28 de abril a un acuerdo previo de las tres formaciones de cara a las autonómicas y municipales del próximo 26 de mayo que incluya Zaragoza.

La dirección federal de la formación morada ha recibido la propuesta planteada por IU Aragón y CHA este mismo martes, pocos días antes de que el viernes finalice el plazo de registro de candidaturas ante la Junta Electoral Central.

Este mismo martes se ha celebrado una reunión entre el secretario federal de Organización de la formación morada, Pablo Echenique, y su homólogo de IU, Ismael González, después de que tanto el coordinador general de IU Aragón, Álvaro Sanz, y el presidente de CHA, José Luis Soro, se hayan mostrado favorables al acuerdo tripartito con Podemos de cara a los comicios generales (en la foto superior, el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, con la portavoz del partido, Noelia Vera).

Tras el encuentro, fuentes de la Secretaría de Organización que dirige Pablo Echenique han subrayado a Europa Press que es “terriblemente difícil” cerrar un acuerdo en un plazo de tiempo tan breve, aunque se han mostrado favorables a analizar la propuesta si existe un acuerdo previo de cara a los comicios autonómicos y municipales del 26 de mayo.

En este sentido, desde Podemos han remarcado que “no parece sensato” buscar una acuerdo estatal “in extremis’ en vez de hacer “todos los esfuerzos para que haya un acuerdo en Aragón. Asimismo, la formación morada considera que ese pacto tripartito debe incluir también la candidatura de Zaragoza.

Un juzgado ratifica la sanción a Echenique por la situación laboral irregular de su asistente

El Juzgado de lo Social número 2 de Zaragoza ha ratificado la sentencia que la Tesorería General de la Seguridad Social impuso en abril de 2017 al secretario general de Organización de Podemos, Pablo Echenique, por la contratación irregular de un asistente personal, y declara que sí que existió relación laboral especial por cuenta ajena entre ellos. El juzgado confirma la existencia de “relación laboral especial por cuenta ajena” entre el político y el trabajador entre marzo de 2015 y abril de 2016, así como la sanción de 1.039 euros.

La sentencia, dictada por la jueza Itziar María Ochoa el pasado 10 de enero, estima la demanda interpuesta por la Seguridad Social contra Echenique y declara que esta relación era laboral, a los efectos de alta y cotización del asistente, Eduardo P.S., en el sistema general de empleados del hogar de la Seguridad Social.

La infracción que reconoce la jueza se refiere al periodo entre marzo de 2015 y abril de 2016 en el que Eduardo P.S., según la sentencia, acudía de lunes a sábado, y algún domingo, una hora por la mañana al domicilio del número dos de Podemos para ayudarle a levantarse, asearse y vestirse, pero nunca fue dado de alta en la Seguridad Social.

El precio de los trabajos estaba fijado en once euros por hora, que Echenique abonaba en efectivo.

Relación laboral por cuenta ajena

La demanda se formuló de oficio por parte de la Seguridad Social con el objetivo de que se declarase esta relación laboral por cuenta ajena, a lo que Echenique alegó en su día que esta se enmarcaba en un supuesto de arrendamientos de servicios y que no se daban las condiciones necesarias para considerar esta relación como laboral por cuenta ajena.

En un tuit publicado este martes tras conocer la sentencia, Echenique asegura su intención de recurrirla y mantiene que la ley de dependencia estatal y la orden aragonesa que regula las prestaciones del sistema para la atención a la dependencia posibilitan que los asistentes profesionales pueden “funcionar como autónomos”.

“La sentencia no atiende a esta legislación que puede afectar a miles de familias. Por eso, la recurriré”, apunta Echenique.

El secretario de Organización de Podemos ha mantenido que siempre creyó que su asistente estaba dado de alta en el régimen de autónomos de la Seguridad Social y que, por lo tanto, había contratado a un profesional autónomo, pero la sentencia rebate “dichas creencias” acerca de la “no laboralidad” de la relación, en tanto en cuanto no se aportaron facturas por la prestación de estos servicios “ni consta documento alguno que avalase dicha naturaleza no laboral”.