Ecodes

Cada aragonés desperdicia 147 kilos de comida al año

Contribuir a la construcción de una sociedad más sostenible, integrada, justa y eficiente. Este es el objetivo del Código de Buenas Prácticas frente al Desperdicio Alimentario que hoy han firmado Ecodes, el Consulado General del Reino de Marruecos en Tarragona, Lleida y Aragón y el Gobierno de Aragón por iniciativa de la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios. Según un estudio encargado por el departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, los aragoneses han reducido entre 2015 y 2017 los kilos de comida que desperdician por persona y año en un 11%, pasando de 165 a 147.

Los encargados de rubricar el acuerdo de colaboración han sido la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto; la cónsul general del Reino de Marruecos en Tarragona Lleida y Aragón, Saloua Bichri y el director de Ecodes, Víctor Viñuales. ha estado presente la directora general de Protección de Consumidores y Usuarios, Ros Cihuelo.

La consejera ha señalado que este código se elaboró para evitar el desperdicio alimentario porque, ha dicho, “mientras tenemos una parte del mundo con problemas de alimentación, el desperdicio alimentario en el mundo desarrollado es grande”. Por ello, ha recordado que se planteó este código para concretar la colaboración entre las diferentes administraciones y el sector privado, siempre trabajando los objetivos de desarrollo 2030.

Pero, ha apuntado, “para concienciar a la sociedad hay que concretar este tema, tanto a nivel individual de los ciudadanos como en la relación con entidades, empresas y sectores, y un ejemplo de ello es la firma de hoy”.

Código de buenas prácticas

El código de buenas prácticas se compone de una serie de puntos, entre ellos establecer alianzas entre las administraciones públicas, el sector privado y la sociedad civil en la lucha frente al desperdicio alimentario; trabajar en línea con el “ODS 12: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles” y concretamente la meta “de aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos”.

Además, el código pretende facilitar las relaciones de colaboración entre los diferentes actores de la cadena alimentaria de manera que se facilite la gestión del desperdicio alimentario; ayudar a otras entidades a luchar frente al desperdicio alimentario compartiendo información, experiencias de éxito y buenas prácticas que puedan ser referencia para entidades homólogas de cada sector.

Acciones e iniciativas

Y finalmente, este código también busca introducir acciones e iniciativas para la lucha frente al desperdicio alimentario en nuestras organizaciones y memorias anuales; visibilizar y poner en valor a lucha contra el desperdicio alimentario como palanca para el cambio cultural; y trabajar en la comunicación, sensibilización y formación hacia el consumidor de las mejores prácticas para luchar frente al desperdicio alimentario.

Poner en común las iniciativas, recursos y puesta en realidad de las buenas prácticas de la entidad, en la página web consumoresponsable.org con objeto de implicar en estos compromisos al mayor número de consumidores, empresas y entidades.

Tras la firma del convenio, se ha entregado a los responsables (de origen marroquí) de 5 establecimientos ubicados en Aragón de diplomas de adhesión a este código de buenas prácticas.

Adhesiones

El Código de Buenas Prácticas se puso en marcha en 2018, año en el que se adhirieron al mismo 12 empresas y entidades. En el transcurso de 2019 ya lo han hecho otras 14, ascendiendo a un total de 32 con el consulado de Marruecos y los cinco adheridos de origen marroquí.

Además de promover el código, Gobierno de Aragón y Ecodes impulsaron una “Guía de buenas prácticas frente al desperdicio alimentario” en la que se describe el escenario, las causas, la problemática y se ofrecen consejos para los ciudadanos sobre diferentes cuestiones vinculadas a este tema: hábitos en la planificación de la compra, almacenaje y conservación de los alimentos, programación de electrodomésticos…

Cerca de 22.000 familias se acogen al nuevo bono social eléctrico

Cerca de 22.000 familias se han acogido ya en Aragón al nuevo bono social eléctrico, aprobado el pasado 5 de octubre en el Consejo de Ministros, que ofrece un descuento en la factura de la electricidad para los consumidores en situación de vulnerabilidad, de acuerdo a los datos ofrecidos hoy por la compañía Endesa.

Así lo ha explicado a los medios el director territorial de Endesa en Aragón, Ignacio Montaner, durante el acto de firma de un convenio de colaboración con el Gobierno autonómico y la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes) para reducir la pobreza energética en los hogares de la comunidad.

Los usuarios que deseen acceder a esta línea de ayudas disponen hasta el próximo 31 de diciembre para cumplimentar la solicitud ya que el Gobierno estatal ha prolongado el plazo y, en caso de resultar beneficiados, podrán percibir de forma retroactiva el descuento de los próximos meses.

Además de la aplicación del bono eléctrico, las familias en situación de vulnerabilidad también pueden acogerse a la Ley de Pobreza Energética en Aragón, que tiene como objetivo impedir que se produzcan cortes eléctricos en los hogares de la comunidad que alcanzan situaciones de máximo riesgo.

Evitar cortes de luz

En lo que va de año, el Gobierno autonómico ha destinado más de 396.000 euros a financiar 5.298 facturas impagadas, mientras que en todo 2017 la inversión de este área ha ascendido a casi un millón de euros y ha permitido abonar más de 7.000 recibos de la luz.

“En una comunidad con un clima como el nuestro es fundamental que no se produzcan cortes de suministro”, ha defendido la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, quien ha vaticinado que la inversión pública de este área aumentará cuando llegue el invierno.

Precisamente, el convenio que han firmado hoy las tres instituciones recoge un paquete de actuaciones en los hogares con mayor riesgo de sufrir pobreza energética para mejorar sus hábitos de consumo y alcanzar una mayor eficiencia.

La instalación de bombillas de bajo consumo, reguladores de agua caliente, placas para concentrar la temperatura de los radiadores o dispositivos para evitar que el calor se escape por las parte inferior de las puertas son algunas de las soluciones que incluye este programa colaborativo.

Financiación

La iniciativa cuenta con una financiación de 50.000 euros que aportará el Gobierno de Aragón y otros 25.000 euros, que destinará a la compañía Endesa.

“Este año también vamos a contemplar las actuaciones más complejas que afectan a la estructura de los hogares”, ha señalado el director general de Fundación Ecología y Desarrollo, Víctor Viñuales, quien ha destacado la dificultad de adecuar algunas las viviendas que han sido alquiladas por otras familias.

Para llevar a cabo los trabajos de identificación de los hogares vulnerables y el diagnóstico energético, se va a poner en marcha un programa de formación que permitirá a los trabajadores del departamento de Derechos Sociales adquirir las competencias necesarias, a través de una herramienta online.

Los profesionales aconsejarán a los usuarios en riesgo sobre cuáles son los contratos que se adecuan mejor a su tipo de consumo o sobre algunos hábitos negativos como descongelar el pan en el horno que suponen un incremento en su factura de la luz.

Para el director de Ecodes, este tipo de acuerdos no solo permiten trabajar en el ámbito local, sino también diseñar una estrategia común que permita reducir la pobreza energética a escala global y cumplir con los desafíos marcados en el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, firmado en 2016.

Ecodes lanza una nueva plataforma de ahorro de energía

Ecodes ha reformado su plataforma www.niunhogarsinenergia.org en la que se proponen distintas herramientas, consejos de ahorro energético y se exponen las distintas ayudas y programas estatales y locales para evitar la pobreza energética.

Según ha informado Ecodes, la iniciativa busca ayudar al conjunto de la población a ahorrar energía, dinero en la factura de la luz y el gas así como emisiones de CO2, en el marco de la semana contra la pobreza energética.

Durante la presentación de la renovación de la página de Internet, bajo el patrocinio de Albia, representantes de Ecodes han destacado que en la web se alojan herramientas prácticas, recursos para reducir la factura del suministro eléctrico, hábitos de consumo responsable, ayudas o programas relacionados con la pobreza energética para población vulnerable.

Además, la web incluye el cuestionario ‘on line’ de acceso libre ‘Quiero ahorrar’ con datos de la situación y características de la vivienda que de forma inmediata plantea tres informes personalizados sobre los hábitos de consumo, las medidas de microeficiencia y optimización de contratos de energía.

Impulso de programas

Asimismo, la iniciativa busca transferir conocimiento a Ayuntamientos, empresas o entidades sociales que quieran impulsar programas de voluntariado corporativo, visitas a hogares o puntos de atención. La tecnología utilizada es de datos abiertos para poder compartir los datos de forma anónima y agregada.

El programa “Ni un hogar sin energía” que Ecodes lanzó hace cinco años ha puesto en marcha iniciativas de acción directa y presencial como la Red de Voluntario contra la Pobreza Energética — Fuel Poverty Group en Zaragoza y Sevilla–, en colaboración con Ecoserveis y ABD, donde se desarrollan talleres, puntos de atención y visitas a hogares, proyectos de voluntariado corporativo.

Estas acciones se han desarrollado en 17 ciudades de toda España con empresas como Endesa, Leroy Merlin o Mapfre, así como campañas de información con puntos de atención y visitas a hogares con el apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza el Ayuntamiento de San Fernando de Henares o el Gobierno de Aragón.

A través de estos proyectos, Ecodes ha llegado en este lustro a casi 900 familias vulnerables y se ha alcanzado un ahorro anual medio por familia de 151 euros que suman un total de 132.336 euros al año y un retorno social y ambiental de la inversión de más de tres euros por cada euro invertido.

El cambio climático tiene efectos devastadores sobre la salud

El informe “Cambio Climático y Salud” del Instituto DKV de la Vida Saludable y Ecodes asegura que el cambio climático tiene más efectos sobre al salud de las personas en situación de pobreza, las mujeres y los niños. La presentación del Observatorio de salud y medio ambiente de DKV se enmarca dentro del ciclo sobre salud y medio ambiente que se desarrolla en la Torre DKV de Zaragoza entre el 15 de noviembre y el 10 de diciembre. Fuentes de energía renovables, mayor eficiencia energética o producción de alimentos y movilidad sostenibles se postulan como algunas de las medidas imprescindibles para luchar contra este gran problema de la humanidad.

Este análisis explica el impacto del cambio climático en la salud y su relación con la pobreza, la equidad de género y la infancia, abordando sus consecuencias sociales negativas y revisando qué medidas son necesarias para hacer frente a estos impactos, así como qué puede hacer la ciudadanía para formar parte de la solución.

La relación entre el cambio climático y la salud es “clara”. Las enfermedades que causan mayor número de muertes en el mundo, la neumonía, el infarto cerebral y los problemas cardiovasculares, están directamente relacionadas con efectos ambientales resultantes del cambio climático como son el aumento de temperaturas agravadas por la alta contaminación y la mala calidad del aire, las olas de calor, la falta de acceso a agua o los eventos climáticos extremos como inundaciones o sequías.

En la actualidad, más de 700 millones de personas viven en pobreza extrema y no pueden cubrir sus necesidades básicas relacionadas con la salud, la educación, la alimentación, el acceso al agua, la vivienda y el suministro de energía. Entre ellos, el 75 por ciento depende de la agricultura y de la economía rural para sobrevivir, sectores altamente sensibles a los impactos del cambio climático.

Así, la injusticia del cambio climático queda de manifiesto: los que más sufren los impactos del calentamiento global son aquellos que menos han contribuido al problema.

En el caso de las mujeres, el hecho de que queden excluidas de la toma de decisiones en muchas partes del mundo y su limitado acceso a recursos financieros y materiales son dos de las razones que explican su mayor vulnerabilidad al impacto del cambio climático.

Impacto en la infancia

Además, el cambio climático afecta especialmente a la infancia. Amenaza la supervivencia, el desarrollo, el acceso a la alimentación, a la educación y a la sanidad de los niños a nivel global.

Los impactos en su salud son significativos: enfermedades por deshidratación e infección, muerte, hambruna y otros efectos sociales colaterales como el trabajo infantil, la separación familiar, las víctimas de conflictos y del tráfico y la trata de personas, o la reducción de las horas de escolarización.

En el mundo hay 150 millones de menores que viven en condiciones de sequía extrema y 500 millones en zonas de riesgo de inundaciones extremas.

Por otra parte, 4 de cada 5 enfermedades, lesiones y muertes atribuibles al cambio climático son sufridas por menores. Las razones detrás de esta vulnerabilidad tienen que ver con su menor desarrollo biológico, mayor consumo energético y metabólico y su ausencia en la toma de decisiones.

Medidas necesarias

El cambio climático es un problema global para el que solo sirven soluciones globales que cuenten con todos los actores implicados. “Luchar contra el cambio climático es trabajo de todos: gobiernos, empresas y ciudadanía”, han subrayado DVK y ECODES.

“Cumplir con el Acuerdo de París pasa por que todos los países descarbonicen sus economías. Para ello deben hacer uso de fuentes de energía renovable y niveles de eficiencia energética mayores a los actuales”, han señalado.

Además, se deben poner en marcha medidas que hagan sostenible tanto la agricultura como la producción de alimentos. La reducción de la deforestación y asegurar una movilidad sostenible para todos “deben ser otras de las medidas a reforzarse”.

También hay que mejorar la adaptación de todos los países “a los ya evidentes impactos del cambio climático, reforzando los sistemas de protección social y aumento los sistemas de alerta temprana y la gestión de los desastres”.

Compromiso social e individual

A nivel empresarial y organizacional se tiene que trabajar en la educación sobre el cambio climático, tanto en sus causas como en sus impactos, “es crucial ampliar el conocimiento sobre los modelos económicos que promueven negocios sostenibles e implementar desde las administraciones públicas, incentivos que apoyen estos modelos sobre todo en las regiones que se encuentran en mayor situación de riesgo a nivel mundial”.

“Frenar el cambio climático no solo depende de gobiernos y de empresas: todos tenemos mucho que aportar”, han advertido, para remarcar que “desde la acción individual hasta las acciones colectivas, existen multitud de herramientas a disposición de todos para hacerlo; no hay excusa para no actuar”.

Además de la presentación del referidos informe, este ciclo cuenta con varias actividades como la exposición de viñetas sobre el cambio climático “El cambio climático no tiene gracia” o la proyección del documental “Olas Limpias”, dirigido por Inka Reichert, que narra la historia de un grupo de surfistas que luchan contra la contaminación ‘invisible’ que hay en el mar.

Plan para paliar la pobreza energética en 600 hogares

El Gobierno de Aragón, Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes) y Endesa han establecido este martes 24 de octubre una alianza para identificar y ayudar a un máximo de 600 hogares aragoneses vulnerables ante la pobreza energética.

El ejecutivo autonómico aportará 50.000 euros y Endesa otros 25.000 para que Ecodes pueda poner en marcha este proyecto piloto que tiene como objetivo disminuir el índice de pobreza energética en Aragón a través de la optimización del consumo eléctrico.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto; el director de Ecodes, Víctor Viñuales; y el director territorial de Endesa en Aragón, Ignacio Blanco, han firmado en Zaragoza un convenio para trabajar con estas familias aragonesas, derivadas al programa por los Servicios Sociales.

El proyecto “Atención directa a hogares vulnerables para hacer frente a la pobreza energética en Aragón” se centrará en recomendaciones de hábitos eficientes de consumo de energía, implementación de medidas de eficiencia energética y recomendaciones para optimizar los contratos de energía.

Evitar los cortes

Tal y como ha apuntado la consejera, este convenio se enmarca en las actuaciones derivadas de la ley aragonesa para la reducción de la pobreza energética y se une a otras medidas como el pago de facturas ante el riesgo de corte de suministro, del que ya se han beneficiado en lo que va de año unos 7.000 hogares con una inversión del Gobierno de 1,5 millones de euros.

En este sentido, Broto ha hecho énfasis en la “apuesta presupuestaria importante para que no haya cortes” pero ha diferenciado que el nuevo plan se basa en identificar a 600 familias a las que se enseñará “a utilizar racionalmente la energía”.

Por ello, el proyecto incluye la identificación de los hogares vulnerables, el diagnóstico energético con hábitos de consumo recomendables a cada familia y la optimización de las condiciones de contratación prevista.

Enfoque social y medioambiental

El responsable de Ecodes ha señalado que la iniciativa pone el acento en el ahorro en los hogares y los hábitos de los consumidores, aportando una serie de medidas “básicas que puedan instalarse en cualquier vivienda”.

Viñuales ha destacado el “enfoque social y medioambiental de proyecto”, ya que servirá para “ayudar a personas concretas” vulnerables a padecer esta pobreza energética y “ayuda a resolver uno de los grandes problemas de la humanidad que es el cambio climático”.

Endesa, por su parte, aportará 25.000 euros que Ecodes destinará a la compra de material para contribuir a la “microeficiencia” y que se hará llegar a las familias identificadas en el proyecto piloto.

El director territorial de la compañía del sector eléctrico ha aplaudido la continuidad de este proyecto para reducir la pobreza energética y que une a la empresa con la sociedad civil, representada por Ecodes, y al Gobierno de Aragón.

Plan contra la pobreza energética, que afecta a más de 7.000 hogares

El Consejo de Gobierno de Aragón ha aprobado este martes un convenio de colaboración entre el Ejecutivo territorial y la Fundación Ecología y Desarrollo para la ejecución de un proyecto piloto contra la pobreza energética en Aragón, que en la actualidad podría afectar a más de 7.000 hogares.

El índice de pobreza energética para Aragón se estructurará a través de la ponderación de distintas variables, medidas empíricamente, que proporcionan el grado de intensidad de pobreza energética certificada en hogares.

Dentro de las actuaciones que se llevarán a cabo en este proyecto piloto se encuentran la caracterización de los hogares, intervenciones de bajo coste, elaboración de un índice de pobreza y matriz de inversiones y auditorías energéticas.

El Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales destina para la financiación del proyecto 50.000 euros con cargo a la subvención nominativa destinada a la Fundación Ecología y Desarrollo prevista en el presupuesto de gastos del Instituto Aragonés de Servicios Sociales.

Por su parte, la Fundación desarrollará las actuaciones del Proyecto ‘Atención Directa a hogares vulnerables para hacer frente a la Pobreza Energética en Aragón’ para contribuir al cumplimiento del presente convenio y destinar la cuantía aportada por la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón a los fines propios de este proyecto.

Situación de vulnerabilidad

El estudio de pobreza energética en Aragón detectó que había 7.222 hogares en situación de vulnerabilidad energética a finales del 2013 en Aragón, de los cuales 1.301 fueron los que necesitaron ayuda para poder pagar los suministros energéticos debido a una situación de pobreza energética certificada por los Servicios Sociales de la comunidad Autónoma.

A partir de estos datos, se realizó un estudio sobre una muestra representativa de 769 hogares en situación de pobreza energética certificada.

El análisis estadístico descriptivo, llevado a cabo a través de encuestas anónimas, permitió definir los principales factores que determinan en parte la pobreza energética en los hogares aragoneses, además de la principal causa del fenómeno claramente identificada en el muy bajo nivel de ingresos, y que pueden resumirse en las características edificatorias de la vivienda, las instalaciones disponibles en la vivienda, las características y hábitos de los hogares y los costes energéticos, es decir, los importes totales de los recibos.

Entre los principales resultados del estudio, quedó patente la opinión mayoritaria de que resultaría necesaria la ejecución en Aragón de una acción piloto dirigida directamente a los hogares donde el problema ligado a la pobreza energética sea más acuciante en la actualidad, al objeto de intervenir y llevar a cabo mejoras urgentes en la vivienda o en los hábitos de las personas que lo ocupan para mejorar su situación.

La DGA, primer gobierno del Estado que se compromete por el clima

El Gobierno de Aragón se ha convertido este viernes 23 de junio en el primer Ejecutivo del Estado español en adherirse a la Comunidad #PorElClima, que implica un compromiso decidido en la lucha contra el cambio climático. El presidente aragonés, Javier Lambán, y el consejero de Desarrollo Rural y sostenibilidad, Javier Olona, han hecho pública la adhesión, refrendada también por Víctor Viñuales, director de Ecodes, entidad promotora de la iniciativa.

En el perfil público de la plataforma se muestran las acciones climáticas de la Administración aragonesa hacia el objetivo de París, para la rebaja del calentamiento global. Entre ellas, destacan varios aspectos como la revisión en 2018 de la estrategia aragonesa de cambio climático, con la puesta en marcha de nuevas medidas, o la medición de la huella de carbono e implementación de acciones concretas de reducción de emisiones por parte de las diferentes departamentos del Gobierno aragonés.

En su adhesión, el presidente Lambán ha destacado la necesidad de adquirir un compromiso radical y necesario para frenar el cambio climático. “El cambio climático está aquí. Y tenemos que ponernos todos y todas ya, y de manera intensa, a actuar para combatir el calentamiento global. El Gobierno de Aragón se compromete con esta causa y prioriza la toma de medidas para afrontar el reto y, también, movilizar la acción por el clima”.

Graves afecciones

Por su parte, Victor Viñuales ha puesto el énfasis en la necesidad de que todos los actores, públicos y privados, se pongan a trabajar en esta dirección con sentido de urgencia. “Vemos como el cambio climático está cada vez más presente en nuestras vidas, con graves afecciones en la salud de las personas, en la salud del planeta, en la economía y en el conjunto de elementos de los que depende nuestro bienestar. El tiempo se acaba y es hora de actuar. Pese a posiciones incompresibles como las de Trump, el mundo tiene que seguir comprometido con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y con el Acuerdo de París.”

La Comunidad #PorElClima agrupa a todos los actores (administraciones públicas, empresas, entidades sociales, ONG, ciudadanía…) que asumen su cuota de responsabilidad en la generación del cambio climático y actúan para cumplir el Acuerdo de París para frenar el calentamiento global.