ecologistas

Colectivos ecologistas reclaman el desmantelamiento del azud

Diversas organizaciones ecologistas abogan por el desmantelamiento del azud del Ebro en Zaragoza para garantizar una calidad del agua para los vecinos de la capital aragonesa y la cuenca hidrográfica.

En una nota de prensa, el portavoz de Amigos de la Tierra en Aragón, José Antonio Domínguez, subraya las consecuencias negativas que elementos como el Pabellón Puente que se construyó para la Exposición Internacional de 2008 o el azud para una concesión hidroeléctrica que nunca se llevó a cabo, han supuesto para el flujo natural del río.

Así, explica que la acumulación de fangos impiden la movilización de sedimentos y retiene los aportados por el Huerva, lo que influye en la salud del ecosistema con “consecuencias negativas” para la calidad del agua y para la salud de las personas, sumado a los recursos económicos que requieren el mantenimiento de estas infraestructuras.

Critica además que el mantenimiento del azud se apoye en la necesidad de aprovechar la inversión realizada pero no se diga nada “de la realizada en los embarcaderos del Canal Imperial, nunca utilizados” ni de otros instalados en el Ebro de los que “los propios piragüistas han declarado su inutilidad”, según Domínguez.

Los ecologistas, entre los que figuran también la asociación naturalista de Aragón Ansar y VoluntaRíos Aragón, creen necesario “caminar” hacia el desmantelamiento del azud, si bien, apoyan las medidas provisionales que “acompañadas de un seguimiento científico adopten las resoluciones definitivas”.

RAPA y Ecologistas preparan acciones judiciales contra el Plan de Depuración y el ICA

La Red de Agua Pública de Aragón (RAPA) y Ecologistas en Acción van a pedir ante el Gobierno de Aragón la nulidad del Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración de las Aguas (PASD), que anularía igualmente el Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA). Si su solicitud no prospera, acudirán a los tribunales.

Esta nueva acción para intentar frenar el impuesto autonómico que estas organizaciones consideran injusto ha sido presentada por los miembros de RAPA Maribel Torrecilla (presidenta) y José Ángel Oliván; el representante de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ), Óscar García; y el presidente de Ecologistas en Acción en Aragón, José Ángel Moncallola.

El proceso comenzaría con una solicitud de revisión de oficio del decreto del 2009 por el cual se aprobó la revisión del PASD y que deberá valorar el Consejo Consultivo de Aragón en un plazo de 6 meses.

Si la solicitud fuera desestimada, RAPA y Ecologistas en Acción acudirán al Juzgado de lo Contencioso Administrativo de forma conjunta, ya que los ecologistas se pueden acoger a la justicia gratuita por su labor a favor del medioambiente.

Causas de nulidad

Las causas de nulidad que recoge el documento que van a presentar se basan en que el plan incumple la Directiva de Hábitats porque “existía la obligación de realizar previamente la adecuada evaluación, cosa que no se hizo”, argumentan, y en que incumple igualmente la Directiva de Evaluación Ambiental Estratégica, al tener “efectos significativos en el medio ambiente”.

En tercer y último lugar, desde RAPA y Ecologistas en Acción manifiestan que tampoco cumple la Directiva Marco del Agua al no realizarse el análisis coste-eficacia y de conformidad con el principio de que “quien contamina paga”.

Para RAPA y Ecologistas en Acción la “omisión de este análisis coste-eficacia” provocó en la aplicación del PASD la sobrestimación de los caudales de aguas residuales, la “tendenciosa opción por la depuración intensiva”, el favorecimiento de la gestión privada y sobrecostes que “han hecho inviable su sostenibilidad económica”.

“Tendenciosa e insostenible”

En conclusión, la presidenta de la RAPA ha hecho énfasis en que esta revisión del PASD del 2009 es “obsoleta, tendenciosa, insostenible económicamente y ambientalmente y socialmente ineficaz” (en la foto superior, imagen de la rueda de prensa de RAPA este martes 22 de marzo).

José Ángel Oliván ha recordado que ya están empezando a llegar las cartas certificadas a los usuarios que no pagaron el recibo del ICA, unos 100.000, a los que ha instado a “que mantengan la moratoria de pago y recurran” mediante las hojas de recurso que proporcionan desde la misma organización.

Asimismo, la Red de Agua Pública de Aragón ha anunciado un acto para protestar contra el ICA y la gestión actual de las aguas el próximo 23 de abril en Fabara (Zaragoza), pueblo que ha mantenido un “modelo de gestión de su depuración alternativo”.

Grupos ecologistas reclaman a la CHE la extinción de la concesión del azud y su desmantelamiento

Varios grupos ecologistas de Aragón han presentado este miércoles 21 de febrero en la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) la solicitud de la extinción concesional del azud del Ebro que fue otorgada al Ayuntamiento de Zaragoza para la explotación hidroeléctrica. Las organizaciones naturalistas consideran que el embalse no ha servido para su fin, causa problemas medioambientales y debe ser desmantelado.

José Antonio Domínguez, miembro de Amigos de la Tierra Aragón, ha explicado a los medios que esa explotación hidroeléctrica “nunca” se ha construido. “Han pasado los plazos prudenciales y por lo tanto el azud no tiene sentido que esté obstaculizando el río y ocasionando problemas ambientales”, ha destacado.

Por su parte, el delegado de SEO Birdlife en Aragón, Luis Tirado, ha comentado que cuando en un río se pone un azud, un embalse o una presa se interrumpe el flujo natural de los ríos, lo que conlleva problemas.

Aunque, según ha explicado, algunos resultan necesarios para el abastecimiento o regadíos, es “importante” que tengan un fin industrial y no un uso recreativo como ocurre en este caso.

Problemas por embalsar

También ha apuntado que si no se producen crecidas los galachos no se limpian de sedimentos y, por lo tanto, no se regeneran los carrizos o hábitats.

“Muchísimas especies de invertebrados dependen de este régimen hídrico al que están perfectamente acostumbrados y cuando un río se embalsa estos seres vivos desaparecen. Algunos se adaptan, pero la mayoría no”, ha indicado.

Tirado ha comentado que si la CHE hubiera hecho un programa de vigilancia ambiental se podrían haber detectado problemas de los diferentes grupos de seres vivos que habitan y haber tomado soluciones.

Por otra parte ha destacado que en el Plan de la cuenca del Ebro se prevén desmantelar, según ha expresado, “un montón de azudes que se han identificado como innecesarios”.

Por ello, solicitan a la CHE que actúe ante los problemas ambientales que generan los azudes en los ecosistemas y ríos mediterráneos y que sirva como “ejemplo a seguir para muchos otros azudes de la cuenca del Ebro”.

Calidad del agua

Por último, uno de los miembros de VoluntaRios y Ansar, Mariano Merida, ha destacado que la solicitud de la eliminación del azud no sólo está centrada en el funcionamiento y la calidad del ecosistema de los seres vivos, sino que la cuestión de la calidad del agua es primordial para las personas y para la cuenca en el valle medio del Ebro y ha indicado que el azud “le quita esa calidad” al agua.

“Hay que tener en cuenta que los flujos lo que permiten es la autodepuración de las aguas, el cortar y el embalsar las aguas hace que precisamente esas aguas entren en problemas de calidad”, ha concluido.

Jornada de debate sobre los ríos en las ciudades y el azud del Ebro

Expertos investigadores de España reflexionarán sobre los ecosistemas fluviales urbanos y aportarán una visión científica sobre el azud del Ebro en Zaragoza, en un encuentro que tendrá lugar este miércoles, 15 de noviembre, bajo el lema: “¿Qué ríos urbanos queremos para nuestras ciudades?”

Esta sesión, que se desarrollará en dos mesas de trabajo en el Centro Joaquín Roncal, está organizada por el Centro Ibérico de Restauración Fluvial y la Fundación Nueva Cultura del Agua con el apoyo de otras organizaciones ecologistas y medioambientales.

Durante esta jornada abierta al público, se abordarán también las repercusiones que tienen infraestructuras como el azud sobre el funcionamiento ecológico de los ríos.

Todo ello con el objetivo de aportar elementos que ayuden a la toma de decisiones sobre las actuaciones en los ríos y el futuro del azud de Vadorrey, indica la organización en una nota de prensa.

Debate

Sobre este asunto, el profesor Pedro Brufao de la Universidad de Extremadura analizará las consideraciones jurídicas sobre la gestión de los ríos en tramos urbanos; Natalia Funés, de Ecologistas en Acción hablará de la experiencia del río Manzanares en Madrid y Pao Fernández del World Fish Migration abordará la gestión de los azudes en el ámbito estatal e internacional.

Después, habrá un debate moderado por el presidente de la Asociación de Periodistas de Aragón, José Luis Trasobares.

Antes de este bloque dedicado al azud, tendrá lugar una mesa de debate centrado en los ríos a su paso por las ciudades.

Amigos de la Tierra, ANSAR, COAGRET, Federación de Barrios de Zaragoza, GEOFORO, WWF, Ecologistas en Acción, SEO-Birdlife y VoluntaRíos son otras de las organizaciones que colaboran en este foro.

Piden paralizar obras en plaza Europa porque aparece suelo contaminado

Información de AraInfo

Vecinos del barrrio de La Almozara y miembros de Ecologistas en Acción han presentado una solicitud este viernes 11 de agosto en el Ayuntamiento de Zaragoza para que se paralicen las obras en el entorno de la proyectada torre de 23 alturas en la plaza Europa, puesto que con las excavaciones han aflorado suelos contaminados por la antigua empresa química que durante décadas funcionó en esa zona del barrio.

Las citadas entidades solicitan la paralización de los trabajos mientras no se puedan acometer sin riesgo para los trabajadores y vecinos del barrio.

También reclaman al Ayuntamiento para que emprenda acciones de aislamiento de la zona, eliminación de los suelos ya dispersados por las calles y viviendas del área e inicie un expediente de evaluación por parte del Departamento de Medio Ambiente y el Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza para calibrar la dispersión actual, además de eliminar la exposición a los suelos contaminados.

Permiso con condiciones

El pasado 3 de marzo, el Ayuntamiento de Zaragoza emitía el permiso condicionado para la urbanización de las calles Sierras de Vicort y Río Guadiana, que dotará de comunicación con avenida La Almozara y dará acceso al futuro Skyline 2020 que la inmobiliaria Ebrosa pretende elevar con 20+3 alturas en el último solar libre de la plaza Europa.

El condicionado de la licencia fue exigente, como no puede ser otro en el contexto en el que se enclava, área de contaminación de la antigua industrial Química de Zaragoza, zona inundable o suelos contaminados. El permiso otorgado definía la necesaria evaluación de riesgos y la puesta en funcionamiento de un protocolo de aislamiento de las zonas de excavación, si aparecían suelos contaminados.

No era extraño que aparecieran por el lugar en el que está, pues la Confederación Hidrográfica del Ebro lleva alertando los últimos 10 años sobre dicho problema, y emitió en 2010 un informe solicitando al Ayuntamiento que definiera un protocolo de riesgos para el barrio de La Almozara – los suelos que aparecen en la zona tienen “altos contenidos en Arsénico, Antimonio, Plomo y Cobre y en menor proporción se detectan también Cobalto, Mercurio, Molibdeno y Zinc”, además de las aguas altamente ácidas (pH 3) que aparecieron en las edificaciones frente al futuro emplazamiento de la macrotorre hace unos años-. Esta es la herencia de haber sido una zona industrial y haber vivido alrededor de la Industrial Química de Zaragoza, que dio nombre al barrio y cuya herencia persiste latente bajo los edificios de La Almozara.

En el condicionado del permiso se indicaba que en caso de aparecer, deberían acometerse medidas de aislamiento de los suelos, prevenir el contacto de dichos suelos con los trabajadores y vecinos de la zona, además de acometer un protocolo de actuación que delimitara la zona y no permitiera que el viento dispersara los polvos contaminantes por toda la zona.

Un camión traslada tierras del polémitoc solar en obras de La Almozara. Foto: AraInfo

Inicio de las obras y aparición de “piritas”

El pasado 30 de julio se iniciaron las obras en las calles Río Guadiana y Sierra de Vicort, y los suelos contaminados no han tardado en aparecer.

La Asociación de Vecinos Río Ebro de la Almozara y Ecologistas en Acción instan al Ayuntamiento para que acometan el inicio del protocolo, mientras los polvos se dispersan por toda la zona, no se conoce el destino de los camiones cargados de suelos contaminados que salen todos los días, y los vecinos se preguntan por qué tienen polvos rojos en sus casas o porqué aparecen manchando los coches aparcados en la calle Sierra de Vicort.

La peligrosidad era conocida, fue alertada por la CHE y también por las asociaciones de barrio, ecologistas y algunos vecinos que solicitaron ser parte interesada en el procedimiento de urbanización de la calle.

Todos ellos vieron con buenos ojos que por fin se urbanizaran las dos calles y que se realizaran estrictos requerimientos que evitaran la dispersión de los suelos contaminados por el barrio.

Pero mayor fue la sorpresa cuando las obras se iniciaron sin avisar a los vecinos o a las asociaciones del barrio, y dos días después del inicio se confirmó la aparición de las “piritas” (escorias de fundición de la antigua industrial Química).

 

La Audiencia Nacional anula el proyecto de construcción del contestado embalse de Biscarrués

Cabecera de la manifestación en Zaragoza contra el embalse ahora frustrado por la Justicia

La Audiencia Nacional ha anulado el proyecto de construcción del embalse de Biscarrués, en el río Gállego (Huesca), porque la obra afectaría “significativamente la ecología del río” y no cuenta con los estudios medioambientales y de interés público pertinentes. Los jueces paralizan  de momento (la sentencia es recurrible ante el Supremo) un proyecto que habría cercenado la vida social y económica de la comarca de La Galliguera, dependiente en gran medida del río en estado natural y en torno al que han surgido numerosas iniciativas que de forma directa e indirecta dan trabajo a unas 500 personas.

En dos sentencias, recurribles ante el Tribunal Supremo, la Sala de lo Contencioso estima los recursos contra el embalse de tres municipios afectados (Biscarrués, Murillo de Gállego y Santa Eulalia de Gállego) y cinco asociaciones ecologistas, que denunciaban una obra destinada a aumentar el regadío del Alto Aragón y que habría inundado parte de los tres términos municipales y anegaría el río Gállego.

El proyecto del embalse de Biscarrués cuenta desde hace años con una firme oposición por parte de numerosas entidades sociales y políticas, además de la de los habitantes de La Galliguera, quienes recientemente protagonizaron una multitudinaria manifestación de protesta en Zaragoza.

El tribunal considera que con esta obra se vulnera la directiva europea del agua aprobada en el año 2000 y concluye que no tiene “estudios sobre el impacto en las masas de agua afectadas por el embalse” ni existen las “evaluaciones necesarias” acerca de “la declaración de impacto medioambiental”.

Proteger la salud, la seguridad y el medio ambiente

El proyecto, que afecta a espacios naturales protegidos de la Red Natura 2000 y a especies protegidas, está presupuestado en unos 100 millones de euros y fue aprobado por la Dirección General del Agua del Ministerio de Medio Ambiente el 14 de febrero de 2012 en una resolución que ahora anula la Audiencia Nacional.

“Nos encontramos ante una presa de 45 metros de altura, lo que rompe la continuidad del río, afectando a su ecología. Y el embalse de 14 kilómetros de longitud, aunque se señale que la mayoría del tiempo sea solo de 5,7 kilómetros, cambiará significativamente la ecología del río, que pasaría de ser un sistema de agua corriente a ser un depósito”, exponen los jueces.

El tribunal explica que antes de aprobar la construcción se tenía que haber hecho un estudio concreto y no solo “una mera declaración en abstracto” sobre el interés público de la obra, que se tendría que basar en un análisis “científico detallado y específico de ese proyecto”.

Según los jueces, no existe además un “informe de viabilidad económica, técnica, social y ambiental, así como un estudio específico de la recuperación de costes y las correspondientes revisiones previstas en la ley”.

En este sentido, aluden a la premisa impuesta por la Comisión Europea de que el interés público se cumple cuando el cambio en las masas de agua es necesario para proteger valores fundamentales para la vida de los ciudadanos como la salud, seguridad y el medio ambiente.

Tractor y manifestantes contra el embalse de Biscarrués en Huesca

Deterioro del río

Uno de los motivos que han impulsado la construcción del embalse es, según recogen las sentencias, la sequía del 2005 que generó “90 millones de euros” en pérdidas. Además, se fijó como objetivos del proyecto evitar las inundaciones y “aumentar la disponibilidad de agua de regadío” mediante una reserva adicional.

Sin embargo, el tribunal cree que, “a pesar de las medidas correctoras previstas por la promotora y las impuestas por la declaración de impacto ambiental”, la construcción del embalse generaría un “deterioro” en algunas masas de agua del río.

Según los jueces, la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto “no contiene todos los estudios y evaluaciones necesarios antes de decidir acerca de la evaluación de deterioro del estado de las masas de agua superficiales afectadas”.

La sentencia califica de “muy contundente” un informe en el que se expone que la DIA “no aporta medidas para asegurar el cumplimiento de los objetivos medioambientales para masas de agua”.

Y añade que “los caudales de mantenimiento previsto” no se adaptan a los procedimientos y metodología pertinentes, ni se ha tenido en cuenta las instrucciones fijadas por la Instrucción de Planificación Hidrológica, “para fijar los caudales máximos, mínimos y tasas de cambio”.

Por todo ello, el tribunal declara “nulas” las resoluciones recurridas que pretendían sacar adelante el proyecto del embalse de Biscarrués en tanto que “infringen” la legislación española y la directiva europea.

Satisfacción entre los ecologistas por la sentencia

Las principales organizaciones ecologistas han expresado su satisfacción por la sentencia de la Audiencia Nacional que anula la construcción del embalse de Biscarrués.

Las organizaciones Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han “celebrado” el fallo en ese sentido de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, que anula el anteproyecto de construcción y la declaración de impacto ambiental del embalse de Biscarrúes.

En una breve nota de estas cinco organizaciones conservacionistas se señala que la decisión de la Audiencia Nacional ha surgido tras la interposición de recursos por parte de las cinco organizaciones y de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos.

“Las organizaciones están estudiando el fallo para determinar en qué medida afecta al actual proyecto de construcción del embalse y publicarán sus valoraciones en cuanto sea posible”, señala la nota que han enviado a los medios de comunicación.

PP, PSOE y C’s declinan informes técnicos y exigen la reparación del azud en el Pleno municipal

La derecha municipal y el PSOE han vuelto aliarse para votar juntos en el pleno una moción del PP que reclama la reparación inmediata del azud del Ebro en Zaragoza, una de cuyas compuertas lleva averiada 20 días. Mientras la izquierda representada por ZeC y CHA apuesta por escuchar primero a los técnicos y valorar los efectos en el río en estos nueve años de presencia del azud, antes de tomar una decisión sobre su mantenimiento o supresión, PP, PSOE y C’s consideran que hay que repararlo ya sin atender a valoraciones técnicas.

Unas valoraciones técnicas y sociales que son muy diversas, como ha quedado de manifiesto en las ocho intervenciones de especialistas y representantes de asociaciones que han precedido en el pleno al debate de los grupos políticos, en una sesión que había levantado gran expectación ciudadana.

Así, mientras el representante vecinal de Vadorrey y otras asociaciones ciudadanas de la Margen Izquierda, Pablo Polo, alertaba de la pérdida de agua, especies piscícolas y avícolas, de una barrera contra los mosquitos, de la abundancia de macrofitos y de vertidos fecales en la zona con las últimas lluvias debido a la avería del azud, otro representante vecinal, que también hablaba en nombre de asociaciones de la Margen Izquierda, apostaba por un río sin trabas, “un río vivo”, lo que refrendaba otro representante vecinal de Torrero, que habló también en nombre de Coagret (Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases), y subrayó que al efecto negativo del bajo caudal del Ebro en verano se había sumado el azud, empeorando la calidad del río.

Discrepancias técnicas

En el lado técnico, mientras el geógrafo y responsable de Expo 2008 Francisco Pellicer aseguraba que el azud estaba refrendado por no menos de diez estudios técnicos, que su tecnología garantiza el respeto a la dinámica del río y que no causa retención de sedimentos, el representante de un grupo de organizaciones ecologistas José Ángel Moncayola aseguraba que informes de la CHE ya habían alertado de que el azud alteraba el río y empeoraba su calidad, que el azud es contrario a los postulados de la directiva europea del agua y que perjudica la salud del Ebro, la de los habitantes de Zaragoza y merma la calidad de las riberas.

Frente a este último argumento, Pellicer y otras voces partidarias de la represa alertaron de que el nivel del agua que genera el azud es la referencia para todo el plan de recuperación de riberas, por lo que su eliminación ponía en peligro la sostenibilidad de los márgenes del Ebro a su paso por Zaragoza.

Su postura chocaba con la de ecologistas y grupos de la izquierda municipal, quienes defienden la existencia de graves afecciones ambientales en el río y sus riberas por efecto del azud, propiciando las sedimentaciones, los macrofitos o la proliferación de especies tan molestas como la mosca negra.

El representante vecinal Pablo Polo y los portavoces de PP, PSOE y C’s coincidían en argumentar que la voluntad de ZeC era eliminar el azud incluso antes de la avería de la compuerta. A este respecto, Polo y la concejal socialista Marta Aparicio reducían el coste de la reparación a entre 3.000 y 8.000 euros, y no los 65.0000 valorados por el gobierno de ZeC. Además, el representante vecinal ha asegurado que cuatro días antes de que se hiciera pública la avería, en el Ayuntamiento ya se conocía el fallo de la instalación.

Reparación vs. reflexión

En el terreno político, el concejal del PP Pedro Navarro ha tachado a ZeC de ir en contra de la opinión ciudadana, que a su juicio reclama la reparación del azud. Tanto él, como Aparicio (PSOE) como Casañal (C’s) han argumentado que “cuando una infraestructura se avería, lo primero que hay que hacer es repararla”.

A ese respecto, el concejal de CHA Carmelo Asensio ha puntualizado que “no se trata de reparar porque sí; se trata de reparar lo que sea útil para la ciudad”. Para determinar esa utilidad o los perjuicios del azud, Asensio ha insistido en que unos informes técnicos deberían precisar las afecciones de la instalación en la dinámica del río.

El aspecto medioambiental es también prioritario para Zec. La concejala de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas, lo ha dejado bien claro: “el gobierno municipal tomará una decisión sobre el azud primando el buen estado ecológico del río y apostando por un río vivo”. En este sentido, la edil defiende, en coincidencia con CHA, que “hay que reflexionar sobre lo que ha supuesto el azud para la ciudad en estos nueve años”.

Esa reflexión que precederá a la toma de decisiones se desarrollará en la mesa técnica convocada para el viernes 7 de julio por los responsables municipales zaragozanos.