Elena Gioner

Impulso a la participación y compromiso con la transparencia, un camino de “no retorno”

La consejera municipal de Participación, Transparencia y Gobierno Abierto, Elena Giner, ha valorado la acción de gobierno en su área esta legislatura, donde se han sentado bases para continuar un camino “de no retorno”, a pesar de que “ha costado mucho” porque el clima político no era el apropiado.

En un encuentro con periodistas para hacer balance de la legislatura, Giner ha destacado los avances en una participación “no meramente estética” con proyectos como los presupuestos participativos, la vinculación de Etopia a las necesidades de la ciudadanía, la cuestión de género como eje transversal de todos los servicios y el camino hacia un nuevo modelo policial.

Aspectos, sobre todo el relativo a la Policía Local, en los que le hubiera gustado llegar a más consensos, ha reconocido, pero que ha achacado a que la oposición se ha dedicado a politizar cuestiones técnicas.

“He hecho todo lo que he podido para llegar a consensos en muchas cosas”, ha asegurado la consejera, quien ha lamentado que la legislatura haya sido tan “complicada” y que la acción política no se haya basado en “convencer” sino en “negociar”.

Para el futuro mandato, para el cual no ha confirmado si se postulará para repetir en las listas de ZeC, ha marcado dos retos: aprobar el Reglamento de Participación, para lo que ya hay un trabajo “ingente”, y abordar los límites entre los distritos.

En el ámbito de la participación ciudadana, ha apostado por “bajar el listón” del número de gente que participa y centrarse en pensar “dónde” y “en qué” quiere hacerlo.

Mayor apoyo

En ese sentido, ha abogado por un mayor apoyo a procesos participativos que el propio tejido impulse.

En cuanto al modelo policial, que incluye la creación de una unidad de mediación o la reconversión de la Unidad de Apoyo Operativo (UAPO) en la Unidad de Refuerzo Flexible (URF), Giner ha subrayado que, si bien no ha sido posible acordarlo con el resto de grupos políticos, sí que se ha pactado con los sindicatos.

El nuevo modelo, a su juicio, tendrá continuidad porque “no es nada raro” y hay acuerdo a la hora de modernizar la Policía Local, por lo que “nadie va a venir a desmodernizarla”.

Por otro lado, ha reivindicado el aumento presupuestario que ha experimentado su área en esta legislatura, en la que ha pasado de contar con 12,9 millones a los 15,9 que recoge el proyecto de cuentas de 2019, un 23 por ciento más.

Un incremento que es todavía superior en las partidas para los barrios y sus entidades, que tienen ahora un 49 por ciento más y se reparten de acuerdo a criterios objetivos, o en la Policía Local, que ha aumentado su dotación en un 48 por ciento.