emisiones

Más de un centenar de solicitudes en sólo cinco días en el programa de movilidad sin emisiones

Desde el pasado lunes, cuando se abrió la convocatoria del Programa Moves, se han presentado 111 solicitudes para estas ayudas que permiten incentivar la compra de vehículos de energías alternativas, instalar infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos e implantar sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas.

Más de la mitad de las solicitudes (58 de las 111 registradas hasta esta mañana de viernes 12 de julio) son para financiar infraestructuras de recarga, 50 para la compra de uno de estos vehículos y las tres restantes, para sistemas de préstamos de bicicletas, han informado fuentes del Gobierno de Aragón en un comunicado.

El plazo de presentación concluirá cuando se agote el presupuesto disponible o el 31 de diciembre de este año.

Estas 111 solicitudes se han registrado de forma telemática y se irán analizando para comprobar si cumplen todos los requisitos de la convocatoria hasta agotar el presupuesto previsto para cada actuación.

Hasta 1,2 millones de ayudas en Aragón

Diseñadas por el Ministerio para la Transición Ecológica y cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), estas ayudas cuentan en Aragón con un presupuesto de 1.264.570 euros asignado por el Gobierno central.

El Gobierno de Aragón, en colaboración con el Consejo Aragonés de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Servicios, es el encargado de gestionar la convocatoria de estas ayudas.

El Ministerio para la Transición Ecológica publicó las bases reguladoras de este programa de ayudas estatal que promueve la movilidad basada en criterios de eficiencia energética, sostenibilidad e impulso del uso de energías alternativas y las Comunidad Autónomas son las encargadas de realizar la correspondiente convocatoria de ayudas para cada territorio.

En el caso de Aragón, el Consejo de Gobierno aprobó el pasado 21 de mayo el convenio con el Consejo Aragonés de Cámaras y la autorización del gasto plurianual destinado a este programa.

En concreto, el presupuesto del Programa Moves se repartirá en tres ejercicios: 289.522,05 euros en 2019 y 487.524,28 euros tanto en 2020 como en 2021.

La ciudad cuenta con un nuevo protocolo de actuación ante episodios de alta contaminación

La ciudad de Zaragoza cuenta desde este viernes 26 de abril con un protocolo de actuación ante episodios de alta contaminación por dióxido de nitrógeno que establece, en función de la gravedad, medidas informativas, de promoción del transporte público o de restricción de tráfico rodado al centro de la ciudad. La iniciativa se incluye en la Estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático de Zaragoza (ECAZ 3.0), que prevé reducir las emisiones de CO2 en un 40%, los residuos domésticos que llegan al vertedero en un 50% y la concentración de NO2 en un 60%, todo ello respecto a los niveles de 2005.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha apuntado que el objetivo de este protocolo es el de establecer los niveles de actuación ante posibles episodios de contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno, así como las medidas a adoptar en cada situación.

En declaraciones a los medios de comunicación Santisteve ha aclarado que en Zaragoza “el nivel de alerta establecido en la legislación para este contaminante no se ha visto superado en ninguna de las estaciones de la red de control”.

El protocolo recoge distintas actuaciones. Habrá un sistema de alertas de salud ambiental con recomendaciones que se dirigirán a toda la población y se deberán establecer medidas de minimización de la exposición de la población a esta contaminación atmosférica.

Restricción de tráfico

También habrá información sobre medidas informativas de restricción del tráfico y promoción del transporte público, medidas de refuerzo del transporte público

En el nivel más la alto, las medidas serían de restricción del tráfico, que se tomarían al activarse el protocolo. Éstas se llevarían a cabo en la Zona Cero, delimitada por las siguientes calles: paseo de Echegaray y Caballero, Paseo María Agustín, Paseo Pamplona, Paseo de la Constitución, Paseo La Mina, Calle Asalto y Calle Alonso V.

El Gobierno de Zaragoza ha aprobado este protocolo que está incluido dentro de uno de los documentos de planificación estratégica que serán clave para el futuro de la ciudad: la Estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático de Zaragoza (ECAZ 3.0).

Santisteve ha destacado que los objetivos de la ECAZ son la lucha y la adaptación frente al cambio climático, la mejora de la calidad del aire y la salud y la eficiencia y reducción en el uso de los recursos.

Su misión, ha añadido, son reducir las emisiones de CO2 en un 40%, reducir los residuos domésticos que llegan a vertedero en un 50% y reducir la concentración de NO2 en un 60%, todo ello respecto a los niveles de 2005.

Otro autobús eléctrico en pruebas, esta vez sin pasajeros

La empresa adjudicataria del autobús urbano de Zaragoza, Avanza-Zaragoza, está probando un nuevo modelo de vehículo cien por cien eléctrico, aunque en esta ocasión, no transporta pasajeros.

El vehículo, modelo ECITY L 12 de la marca Alfabus, con un motor eléctrico ECAR TQSL100A-6/380 es una unidad estándar de 12 metros de longitud, con 3 puertas, que cuenta entre otras características con una batería de 354 kWh, y un tiempo de carga de aproximadamente 6 horas.

Su interior, climatizado, dispone de espacio para más de 80 pasajeros, ha detallado la empresa Avanza-Zaragoza en una nota de prensa.

Ensayos

Esta prueba forma parte de un plan pionero en España, mediante el cual el Grupo Mobility ADO-Avanza está testando en Zaragoza hasta siete modelos de autobuses diferentes de tecnología eléctrica, durante 2018: BYD, Irizar (2 modelos diferentes 1ª y 2ª generación), King Long, Volvo híbrido eléctrico, Alfabus y Vectia (híbrido escalable a eléctrico).

De esta forma se podrá concluir cuáles se adaptan mejor a la configuración de la ciudad, “suponiendo un paso más en la clara apuesta de Avanza y el Ayuntamiento de Zaragoza por las energías limpias para el transporte público”, señala la empresa.

Esta medida se enmarca en la apuesta por la renovación de flota con energías limpias manteniendo el compromiso del Ayuntamiento y de Avanza Zaragoza de adquirir únicamente autobuses híbridos o eléctricos.

Ya funcionan las placas fotovoltaicas que alimentarán los buses urbanos eléctricos

En las cocheras del autobús urbano se han instalado 280 paneles solares fotovoltaicos en la azotea del edificio principal para aprovechar de esta manera la energía solar, que ya han entrado en funcionamiento. La potencia eléctrica generada servirá como apoyo a la red de suministro habitual, cubriendo una parte del consumo de las instalaciones y minimizando de esta manera las emisiones totales del consumo eléctrico general.

La energía también podrá usarse para recargar los autobuses, además de ser aprovechada para el suministro del propio edificio, según ha informado el Ayuntamiento en una nota de prensa (en la foto superior de zaragoza.es, alcalde, Pedro Santisteve, y la concejala de Movilidad, Teresa Artigas, visitan la nueva instalación eléctrica con técnicos de Avanza).

En paralelo a esta actuación, el equipo de gobierno municipal va a estudiar diversas actuaciones para mejorar la eficiencia energética de estas instalaciones, como la instalación de luminarias LED, sustitución de la caldera de calefacción por una de gas natural u otras modificaciones en la climatización.

Nuevo bus eléctrico

La puesta en marcha de generación de energía sostenible en las cocheras coincide que la incorporación a la flota del transporte urbano de un nuevo autobús en pruebas con tecnología cien por cien eléctrica, que ha empezado a funcionar este jueves para estar de pruebas durante algunos meses.

Este es el segundo vehículo de la marca Irizar que prestará servicio a modo de prueba en la flota del transporte urbano de Zaragoza. En concreto, esta unidad, modelo ieBUS de 12 metros de longitud, cuenta entre otras características con una batería mejorada fabricada en España, de 360 kWh, y cargador de 100 kW.

Su interior dispone de capacidad para un total de 72 pasajeros, 28 sentados y 44 de pie, así como un espacio acondicionado para dos sillas de ruedas y rampa eléctrica en la puerta central.

Plan experimental

Esta prueba forma parte de un plan pionero en España, mediante el cual el Grupo Mobility ADO-Avanza está testando en Zaragoza hasta siete modelos de autobuses diferentes de tecnología eléctrica, durante 2018.

De esta forma se podrá concluir cuáles se adaptan mejor a la movilidad de la ciudad, dentro de los planes de Avanza y el Ayuntamiento de Zaragoza para que el bus urbano se mueva mediante energías limpias.

La Policía Local dispondrá por primera vez de coches híbridos

El Ayuntamiento de Zaragoza ha adjudicado la adquisición de 10 coches híbridos para la Policía Local. Será la primera vez que este Cuerpo disponga de vehículos híbridos para la prestación de servicio. No se trata de patrullas, sino de coches sin distintivos exteriores dedicados a control y vigilancia.

La empresa ganadora de este concurso es Artal Vehículos Zaragoza S.L., que suministrará 10 Toyota Auris por un precio total de 229.000 euros IVA incluido (en la imagen superior, un vehículo como los seleccionados para la Policía Local). El plazo de entrega es de 30 días naturales a partir de la adjudicación, según una nota de prensa del Ayuntamiento.

Entre las características técnicas que se exigía a estos vehículos figura el hecho de ser coches híbridos no enchufables (gasolina-eléctrico) con una potencia mínima de 135 CV. Su consumo urbano no debe superar los cuatro litros a los 100 kilómetros y su nivel de emisión de gases deberá estar conforme a la Norma Euro 6.

Aunque en anteriores concursos para la adquisición de vehículos policiales se establecían mejoras de puntuación para aquellos que acreditaran su condición de híbridos o ecológicos, hasta ahora no se habían presentado a las licitaciones vehículos con dichas características.

Primera adquisición de este tipo

Esta ha sido, sin embargo, la primera ocasión en la que la Policía Local adquiere, específicamente, vehículos híbridos para su servicio, atendiendo así a criterios de sostenibilidad y de ahorro de combustible, subraya el Consistorio en su comunicado.

Entre los accesorios que deberán incorporar figuran 2 linternas idénticas a las utilizadas por la Policía Local y sus correspondientes cargadores instalados en el vehículo; dosificador de cinta de balizamiento con guía-soporte; antena para el sistema Tetra de comunicaciones de Policía Local; y sirena policial y luz de prioridad portátil homologados.

Los vehículos también deben permitir la colocación de todos los elementos necesarios para el desempeño de la labor a la que van destinados, tales como emisora de comunicaciones, ordenador, etcétera.

Al tratarse de vehículos automáticos, se impartirá una formación teórico-práctica para su conducción de un mínimo de una hora, para un número de entre 60 y 80 personas, en horario a establecer por Policía Local.

El Ayuntamiento comprará cuatro buses eléctricos en 2019

El Ayuntamiento de Zaragoza comprará cuatro autobuses eléctricos en 2019, después de que concluyan a final de año las pruebas de cinco modelos de este tipo de vehículos menos contaminantes, que se sumarán a los 43 autobuses híbridos que ya circulan por la ciudad.

El tercer modelo de autobús eléctrico, un Vectia, lo ha probado este martes 3 de julio el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, y la concejal de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas, acompañados del director de Avanza Zaragoza, Juan Abel Arias.

El Vectia es un híbrido escalable a eléctrico lo que supone que puede funcionar en modo eléctrico en mayor proporción que otros híbridos. Con una pequeña modificación del motor es convertible a eléctrico al cien por cien (en la foto superior, el bus en la parada de plaza del Pilar).

Este vehículo circulará durante seis meses en la línea 38, que es la elegida para realizar las pruebas de estos nuevos vehículos, como el modelo K9 UB de la marca BYD, de 12 metros, que tiene una batería de 324 kilowatios por hora y un tiempo de carga de 4,25 horas.

Pruebas en verano

El Irizar eléctrico convencional, fabricado en el País Vasco, es un modelo ampliamente testado y estará en pruebas dos meses durante el verano.

Después del verano, se iniciará la segunda fase de pruebas. El primero en llegar será el King-Long, de 12 metros de largo, que rodará por la ciudad durante seis meses a partir de octubre.

También después del verano en cuanto salga al mercado se podrá testar el Irizar i2, un modelo de 12 metros que estará en pruebas un trimestre.

Reducción de emisiones

Artigas ha recordado que estas adquisiciones van en la línea de cumplir los objetivos de 2030 fijados en la Cumbre de París sobre Cambio Climático de 2015, que pasan por reducir un 40 por ciento las emisiones de CO2, y un 60 por ciento las de dióxido de nitrógeno que es la que genera el tráfico de vehículos.

“La idea es probar e incorporar las nuevas tecnologías a la movilidad de Zaragoza con el objetivo de habilitar una línea totalmente eléctrica con carga en la terminal o con pantógrafos de carga en las terminales”.

Tanto Artigas, como Juan Abel ha reiterado que no está decidido qué línea de autobús será la elegida para que todos los autobuses sean eléctricos. “Los cinco modelos de autobuses eléctricos se probarán en la línea 38 y también en otras para extraer conclusiones que ayuden en la decisión final”.

Por su parte, el director de Avanza Zaragoza, Juan Abel Arias ha contado que los eléctricos de carga nocturna podría ir en cualquier línea, pero “no se ha planteado, sino que de momento se prueba la tecnología”.

El alcalde Santisteve y la concejala Artigas, junto a directivos de Avanza durante el viaje de prueba del bus eléctrico. Foto: zaragoza.es

Renovación de la flota

El Gobierno de Zaragoza acordó hace un año la compra extraordinaria de autobuses pasando de 62 a 92 millones de euros de inversión a los largo de la contrata y que supondrá pasar de comprar 191 a 253 vehículos. Los últimos autobuses con motor de gasoil se compraron en 2016 y todas las nuevas adquisiciones será como mínimo de híbridos o eléctricos.

De esta forma la media de edad de la flota de Avanza Zaragoza se reduce al pasar de los 9,83 años a finales de diciembre de 2016 a los 8,7 años.

Además, el Ayuntamiento y la concesionaria han acordado avanzar en el origen de la energía renovable que impulsa estos vehículos por lo que se redactará un proyecto de instalación de paneles solares en las cocheras que además de recargar los autobuses permitirá su uso para el suministro del propio edificio.

En paralelo, se estudiarán diversas medidas para mejorar la eficiencia energética de este inmueble, como la instalación de luminarias led, sustituir la caldera de calefacción por una de gas natural u otros modificaciones en la climatización.

Línea 2 del tranvía

Artigas ha subrayado que el tranvía y el autobús “deben estar interconectados” y el Gobierno de Zaragoza en Común “apuesta porque la línea 2 del tranvía no implique una reducción proporcional del autobús”, sino que se “compaginen” ambos medios de transportes “para tener una red más potente que favorezca la intermodalidad en la ciudad”.

Sobre la deuda de la línea 1 del tranvía, Artigas ha señalado que se construyó sobre unas previsiones de usos que, a veces, “no llegan al número de viajeros estimados y produce pérdidas”, para desmentir que la cifra sea de 20 millones de euros.

Al respecto, ha abundado en que el Gobierno de Aragón “tiene que abonar la deuda contraída con el Ayuntamiento de Zaragoza para asumir su parte en la construcción de la línea 1” y que ronda los 39 millones de euros según el Consistorio, aunque el Ejecutivo autonómico lo ha cifrado en 8,7 millones de euros.

La Universidad reducirá un 40% las emisiones, y el consumo de energía y agua un 10% más para ser sostenible

Abastecerse íntegramente de energías renovables, reducir un 40 % las emisiones de CO2 y el consumo de energía y de agua un 10 % más son los objetivos que la Universidad de Zaragoza espera alcanzar con su Plan de Desarrollo para el año 2030, un deseo que pone de manifiesto el “fuerte compromiso” que tiene la institución con la sostenibilidad.

El vicerrector de Prospectiva, Sostenibilidad e Infraestructuras, Francisco Serón, ha informado este jueves 14 de junio de estos objetivos y ha destacado la reducción del 20 % de consumo eléctrico, del 24 % de agua y del 12 % de gas natural que ya ha experimentado el campus aragonés gracias a las diferentes acciones de gestión y uso de tecnologías que llevan desarrollando desde 2011 (en la foto superior, miembros de la Oficina Verde universitaria, encargada de impulsar el camino hacia la sostenibilidad).

Con una inversión de 800.000 euros anualmente desde 2016, la Universidad de Zaragoza pretende transformarse en un entorno “sostenible y saludable” trabajando en cinco líneas de acción principales: la movilidad, la energía, el agua, las compras verdes y la acción académica.

Concretamente, Serón ha subrayado la importancia de apostar por “la búsqueda de la eficiencia energética de las instalaciones universitarias”, así como por las energías renovables, con el objetivo de “alcanzar la autoproducción de renovables que cubran un 2 por ciento de su demanda y de tal manera que el campus aragonés se abastezca solo de electricidad procedente de esta fuente natural.

Gráfica del consumo de electricidad en la Universidad de Zaragoza. Fuente: Oficina Verde Unizar

Reducir el consumo de energía

En esta línea, una de las propuestas de la Universidad de Zaragoza para monitorizar y desarrollar estrategias que reduzcan el consumo de energía de los edificios es el proyecto SmartCampus, una herramienta de gestión inteligente de los espacios que permite trasladar los consumos energéticos y de agua de todos los edificios de forma transparente y visual, según ha explicado.

En el marco del consumo de agua, la institución académica destinará anualmente 30.000 euros a la implantación de xerojardinería porque “el campus verde y el césped son muy caros a causa del riego continuo que necesitan”, ha apuntado Serón. En este sentido, otros 22.000 euros de las inversiones estarán encaminadas a trasformar los sistema de riego o mejorar las instalaciones de distribución del agua.

Por otro lado, el campus aragonés busca potenciar el tránsito peatonal y el desplazamiento en bicicleta, así como incentivar el uso del transporte público o el coche eléctrico, un plan estratégico que estará dotado con más de 115.000 euros.

Gráfica del consumo de gas en la Universidad. Fuente: Oficina Verde Unizar

La nueva facultad de Filosofía como símbolo

En contraste con la adecuación a estas premisas de los edificios más antiguos del campus, Serón ha situado el nuevo edificio de la Facultad de Filosofía como “ejemplo y símbolo” del compromiso de la Universidad de Zaragoza, pues en su construcción se han tenido en cuenta todos los ejes estratégicos que conforman el Plan de Desarrollo para alcanzar la sostenibilidad.

Asimismo, para avanzar en esta senda sostenible, Serón ha recalcado la necesidad de “formalizar más el concepto de sostenibilidad en el ámbito universitario” ya que, a su juicio, aunque hay actividades que la promueven, “no hay planes de estudio que recojan aspectos relaciones con el desarrollo sostenible”.

Por esta razón, ha considerado que “los profesores deben integrar, de forma reglada o no, el concepto de sostenibilidad” para concienciar a los estudiantes, que ven el mundo desde una óptica diferente y son más proclives a tomar postura y a actuar.

Veto a coches contaminantes para bajar un 50% las emisiones en 2030

Restricciones de tráfico para vehículos contaminantes, incentivos tributarios a vehículos limpios, promoción del transporte colectivo con bus gratuito en picos de contaminación, reducciones de las emisiones industriales de CO2, son algunas de las 40 medidas contempladas en la Estrategia de Cambio Climático, Calidad del Aire y Salud (ECAZ 3.0), que pretende reducir en 2030, respecto a 2005, un 40% de las emisiones de CO2, un 60% las de NO2 y un 50% los residuos. El plan incide de forma especial en el ámbito de la salud para disminuir la mortalidad derivada del cambio climático, que en Zaragoza se confirma con las variaciones extremas de las temperaturas y con la incidencia en dolencias cardíacas del óxido de nitrógeno (NO2) que emiten los coches.

Pese a que las cifras de Zaragoza no son alarmantes, la ciudad registra unos niveles de contaminación y de generación de residuos que deben ser corregidos. Como ha subrayado Jesús de la Osa, del Instituto de Educación Ambiental, “los beneficios para la salud actuando contra el cambio climático son enormes. Además, nuestra salud depende más de determinantes sociales y ambientales que de un buen sistema sanitario”.

De la Osa ha añadido que hay 53 muertes al año en Zaragoza relacionadas con las temperaturas extremas (de 36ºC o más a -2ºC o menos) agudizadas por el cambio climático y también mortalidad por dolencias cardíacas influenciadas por la contaminación ambiental, aunque en Zaragoza no se ha detectado mortalidad por ozono, de acuerdo con los resultados del estudio desarrollado por el Instituto de Salud Carlos III.

Reducir emisiones

Ese punto de partida de reducción de emisiones y preservación de la salud ha guiado la elaboración de la Estrategia de Cambio Climático, Calidad del Aire y Salud (ECAZ 3.0), en el que han participado numerosos técnicos de diversos estamentos municipales, así como de la Fundación Circe y del Instituto de Salud Carlos III. Su contenido ha sido presentado este lunes 4 de junio por la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza, Teresa Artigas, acompañada de responsables técnicos en la confección de la estrategia. El documento será presentado en público este martes 5 de junio, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambientes.

La directora de la agencia municipal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Carmen Cebrián, ha explicado que en 2005 se realizó un primer inventario de emisiones y se fijó el objetivo de reducir un 30% hasta 2015 las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

La meta no se alcanzó pese a que los sectores con influencia municipal redujeron las emisiones en un 18%. Sin embargo, la industria, responsable del 50% de las emisiones de CO2, incrementó la polución en ese periodo, debido a la crisis y a las políticas estatales “que han truncado algunas aspiraciones”, precisaba Cebrián, quien indicaba, por contra, que el compromiso europeo de reducción de emisiones en la Agenda 2020 “se va a cumplir” en ámbitos municipales.

Ahora, el ECAZ 3.0 busca llegar a acuerdos con la Cámara de Comercio para restringir esas emisiones industriales, al tiempo que contempla la aplicación de restricciones de tráfico a vehículos contaminantes, con posible establecimiento de zonas acotadas en el centro de la ciudad (posibles peajes urbanos), establecimiento de días de transporte gratuito en picos de contaminación alta para reducir los coches en la calle, así como impulso al vehículo eléctrico (en Aragón en lo que va de año apenas se han matriculado 50 vehículos de este tipo), aparcamientos disuasorios o peatonalización de calles.

La concejala de Medio Ambiente no ha querido precisar cuáles serán esas medidas que se contemplarán también en el borrador del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), que estará listo a finales de este mes de junio, pero parece confirmado que se pondrá fecha límite a la circulación de determinados vehículos diésel, además del establecimiento de incentivos tributarios y de otro tipo para vehículos eléctricos.

Medidas preventivas

En todo caso, la estrategia persigue de forma preferente el establecimiento de medidas preventivas, antes que coercitivas. A ese respecto juega un papel determinante el sistema de resolución de calidad del aire (PREOZ), que permite determinar con 48 horas de antelación la evolución de los niveles de contaminación en la ciudad, y por tanto, la adopción de medidas correctoras.

Unas medidas que se orientarán sobre todo a la preservación de la salud, amenazada no tanto por la aparición de picos eventuales de alta contaminación, como por la exposición continuada a entornos contaminados, aunque no registren niveles demasiado elevados. “Queremos que la exposición a la contaminación sea mínima”, ha precisado De la Osa.

El responsable del Instituto de Educación Ambiental ha destacado también que la estrategia ECAZ 3.0 se va a dirigir sobre todo a las personas, “su éxito depende en un ciento por ciento de las personas”. Por ello la ECAZ prevé también acciones de educación, sensibilización, comunicación y participación, con las que se pretende asegurar una reducción de emisiones y residuos de un 5%.

Esas acciones, en combinación con el resto de medidas en ámbitos tan variados como el diseño de las calles y de los edificios, el impulso a las infraestructuras verdes, la mejora del alumbrado público, el impulso a las energías renovables, la promoción de la alimentación saludable y sostenible, entre otras, pretenden alcanzar los ambiciosos objetivos de reducir un 40% el CO2, un 50% los residuos y un 60% las emisiones de NO2, que los expertos consideran “asumibles”.

La empresa del bus urbano se adhiere al ECAZ 3.0

La concesionaria del servicio de transporte público de autobús urbano, Avanza Zaragoza, anuncia su adhesión a la Estrategia de
Cambio Climático, Calidad del Aire y Salud de Zaragoza (ECAZ 3.0), establecida por el Ayuntamiento con motivo del Día Mundial del Medioambiente.

Entre los objetivos fijados en la ECAZ 3.0 se encuentran la reducción tanto de emisiones de CO2 como de concentración de NO2 en la atmósfera.

Uno de los ejes de actuación fijados para conseguirlo es la movilidad urbana para lo que Avanza Zaragoza conjuntamente con el Ayuntamiento, “sigue firme en su compromiso con la movilidad sostenible y el uso de tecnologías limpias”.

Para ello, apuesta por la renovación de la flota con autobuses seguros, saludables y menos contaminantes como los híbridos, (son 42 los que circulan actualmente por la ciudad) y realizando hasta 6 pruebas con vehículos de movilidad eléctrica a lo largo de este año.

El modelo que se está probando actualmente, un vehículo híbrido escalable a eléctrico de la marca Vectia ha sido parametrizado para que, en su recorrido por zonas sensibles cuidadosamente elegidas, funcione en modo eléctrico, consiguiendo alcanzar el cero por ciento de emisiones contaminantes a la atmósfera hasta en un 60 por ciento del recorrido de su línea.

Avanza Zaragoza apuesta por una movilidad segura, saludable, accesible a todos y eficiente, que contribuya a lograr los objetivos de sostenibilidad medioambiental que queremos para Zaragoza, ha subrayado la empresa en una nota de prensa.

Un autobús híbrido se incorpora en pruebas al transporte urbano

La flota del autobús urbano de Zaragoza contará a partir de este miércoles 9 de mayo con un nuevo modelo híbrido, escalable a eléctrico, en la línea con el compromiso con la movilidad sostenible y las tecnologías limpias, la próxima semana se unirá a la flota del transporte urbano un nuevo autobús eléctrico.

En este caso se trata de un autobús de la marca Vectia (modelo Veris.12 Hibrido) con modo dual de conducción (modo híbrido y modo 100% eléctrico). Este vehículo, con una modificación en sus sistemas, podría escalarse además a autobús 100% eléctrico, ha señalado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa (en la foto superior, el modelo Veris.12 en pruebas en Sabadell).

El vehículo es de 12 metros con piso bajo integral y, entre otras prestaciones, cuenta con un freno regenerativo y recuperación de la energía cinética, apagado de motor en paradas e inicio de la marcha en modo eléctrico 100%, señala el Consistorio.

La previsión municipal es que este autobús sea programado para que circule por determinadas zonas de la ciudad en modo 100% eléctrico, eliminando así todas las emisiones contaminantes.

El vehículo, que dispone de rampa eléctrica como el resto de la flota de Avanza Zaragoza, circulará en pruebas durante seis meses.

Plan de mejora de la flota

Esta prueba forma parte de un plan, mediante el cual se testarán en Zaragoza hasta seis modelos de autobuses diferentes de tecnología eléctrica durante 2018, antes de que el Ayuntamiento y Avanza puedan elegir la mejor opción de transporte en autobús para la ciudad.

La iniciativa forma parte de las medidas adoptadas después de que el pasado 7 de julio de 2017 aprobara el gobierno municipal la compra extraordinaria de vehículos para la flota de bus urbano, pasando de 62 de inversión a 92 millones a lo largo de la vida de la contrata. De esta manera, se ha pasado de comprar un total de 191 buses a 253, de manera que la flota total se va a rejuvenecer considerablemente, asegura el Ayuntamiento.

Los últimos buses con motor gasoil se compraron en 2016. A partir de ahora, todos van a ser como mínimo híbridos o eléctricos.

El Ayuntamiento compra 39 vehículos eléctricos para su flota

El Gobierno de Zaragoza ha aprobado la inversión de 1,3 millones de euros para adquirir 50 vehículos de uso municipal de los que 39 serán eléctricos enchufables, catalogados como ‘cero emisiones’ y que supone un importante “plan renove” de la flota municipal, ha manifestado el consejero municipal de Economía y Cultura, Fernando Rivarés.

“Todos están homologados por criterios de funcionalidad y ecología que sustituirán a los más obsoletos, algunos de 23 años de antigüedad y con 140.000 kilómetros de media” realizados, ha informado Rivarés.

En rueda de prensa, ha avanzado que los primeros 23 vehículos llegarán a los dos meses de formalizar el contrato y el resto en enero del próximo año, 2019.

De los 39 vehículos eléctricos enchufables, 20 son turismos de la marca Kia modelo Soul Eléctrico con Chademo (fotografía superior), siendo el Adjudicatario Autosalduba; 17 furgones de 5 plazas de la marca Peugeot modelo Partner Tepee; y 2 furgones de 2 plazas de la marca Peugeot modelo Partner furgón siendo el Adjudicatario de estos furgones Carza S.A.

El resto de vehículos son furgonetas con motor térmico de la marca Peugeot 2 del modelo Boxer Furgón 333 L2H1 1.6 BLUEHDI 110; uno del modelo Boxer Caja Cabina 335 L3 BHDI 130; cuatro Expert Furgón Pro 1.6 BLUEHDI 95 Standar; y cuatro Expert Doble Cabina Eco Pro 1.6 BLUEHDI 95 Estándar, siendo el adjudicatario de estas furgonetas Carza.

Flota anticuada

Dadas sus especiales necesidades y características, los vehículos destinados a la Policía Local y al Cuerpo de Bomberos no se encuentran incluidos en esta licitación y se considerarán en otra convocatoria.

Estos vehículos van a sustituir a otros muy antiguos y contaminantes de la flota del Ayuntamiento de Zaragoza, uno matriculado en el año 1994 (24 años de antigüedad), dos matriculados en el año 1995 (23 años de antigüedad) once matriculados en el año 1997 (21 años de antigüedad), 3 matriculados en el año 1998 (20 años de antigüedad), trece matriculados en el año 1999 (19 años de antigüedad) careciendo muchos de ellos de aire acondicionado, airbag de copiloto y de dirección asistida.

Los nuevos vehículos van a ir destinados a 20 servicios del Ayuntamiento, entre ellos Alcaldía, Arquitectura, Conservación de Infraestructuras, Dirección y Organización y Medio Ambiente, ha desglosado Rivarés.