energía

La DGA paga facturas por valor de 3 millones de euros a 8.500 familias

El Gobierno de Aragón ha pagado en estos últimos cuatro años facturas por valor de 3 millones de euros para evitar el corte de suministro eléctrico a los hogares de más de 8.500 familias vulnerables, una medida que abarca a todos los municipios aragoneses y que, con la colaboración de Endesa, quiere continuar impulsando.

Para ello, la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales en funciones, María Victoria Broto y el presidente de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP), Luis Zubieta, han firmado este miércoles un nuevo convenio de colaboración con Endesa que tendrá una duración de un año.

Ningún hogar sin suministro

Broto ha insistido en que desde el comienzo de la legislatura, y antes de la firma del primer convenio marco en enero de 2016 y de la aprobación de la Ley de Pobreza Energética en noviembre del mismo año, el compromiso del Ejecutivo fue garantizar que ningún hogar se quedara sin suministro de luz o de gas por impago de las facturas, algo que, según Broto, se ha conseguido.

El de hoy es el tercer convenio que se suscribe con la compañía eléctrica en los mismos términos que los anteriores. La única novedad es que Endesa ampliará los plazos a dos meses para tramitar las ayudas desde el momento en el que las familias reciben la notificación de corte de suministro por impago.

En los últimos años, y gracias a estos convenios de colaboración, los servicios sociales de las comarcas y los ayuntamientos de las tres provincias aragonesas han aprendido a gestionar estas ayudas de forma más “eficiente” y con “más rigor”, ha señalado Broto.

En la legislatura, el Ejecutivo ha pagado facturas por valor de 3 millones de euros a 8.514 familias en situación de vulnerabilidad, cumpliendo ese compromiso adquirido por el departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales.

Casi mil beneficiarios

Hasta el 30 de abril de 2019, el número de consumidores vulnerables que se han beneficiado asciende a 955 con un importe de 416.313 euros.

La mayoría de esas facturas corresponden a hogares de la capital aragonesa, pero esta medida abarca también a todos los municipios de la Comunidad.

Desde la FAMCP, su presidente, Luis Zubieta, ha agradecido a Endesa su “sensibilidad” con este problema social en el que los servicios sociales de los ayuntamientos “trabajan a fondo”. “No podemos permitir que en el siglo XXI haya familias que se queden sin energía ni calefacción”, ha recalcado.

Por su parte, el director genera de Endesa, Ignacio Montaner, ha transmitido el “compromiso fiel” de la compañía para garantizar el suministro de gas y electricidad a las familias que tienen dificultades y ha resaltado la ampliación de los plazos para facilitar la gestión.

Vulnerabilidad

Del convenio firmado este miércoles se podrán beneficiar las personas titulares de contratos de suministros de electricidad y gas en su vivienda habitual suscritos con alguna de las comercializadoras de Endesa, sean o no beneficiarios del bono social, residentes en Aragón que cumplan con las condiciones para ser declarados clientes en situación de vulnerabilidad o especial vulnerabilidad o que tengan la consideración de clientes vulnerables severos en riesgo de exclusión social.

Las empresas comercializadoras de Endesa remitirán semanalmente a la Secretaría General Técnica del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales el listado actualizado de los puntos de suministro de electricidad a los que se haya requerido el pago.

Además, Endesa se compromete a organizar conferencias sobre el contenido de la factura eléctrica y la mejora en los hábitos de consumo; charlas informativas a los técnicos de los servicios sociales para explicar los requisitos necesarios para la concesión del bono social e impulsar la mejora en los hábitos de consumo y reuniones de seguimiento de la actividad, emanada de este convenio, con las administraciones.

Alcaldes de Zaragoza, Barcelona y Pamplona exigen que la energía sea un derecho y no una mercancía

Los alcaldes de Barcelona, Zaragoza y Pamplona, Ada Colau, Pedro Santisteve y Joseba Asiron, respectivamente, han exigido este miércoles en el primer Congreso Transición Energética y Ciudad que la energía sea “un derecho social y no una mercancía”.

Los tres alcaldes, que forman parte de los denominados “ayuntamientos del cambio”, han subrayado la necesidad de articular acuerdo políticos para revertir el modelo energético de las ciudades y garantizar que todas las familias tengan acceso a la energía limpia.

“Ahora tenemos un modelo de producción que genera dependencia en nuestra economía y un oligopolio que gestiona ese recurso básico con un interés avaricioso generando pobreza energética”, ha denunciado Colau durante el evento, que se ha llevado a cabo en el Campus Diagonal-Besòs de Barcelona y en el que también han participado regidores de Madrid, Valencia y Cádiz (en la imagen superior Santisteve, Colau y Asiron, en el centro de la tertulia).

Por eso, “la urgencia” de esta transición “es evidente”, ha exclamado.

Colau ha lamentado la “corrupción estructural” y las “puertas giratorias” de las grandes empresas energéticas y ha recordado los “obstáculos” que tuvo durante los primeros años de su mandato porque “el oligopolio no aceptaba que llegara alguien a cambiarle las reglas del juego”.

Santisteve aboga por un “frente común de alcaldes”

En la misma línea, Santisteve ha abogado por un “frente común de alcaldes” y ha enfatizado la obligación de los municipios de “recuperar para la ciudadanía el control de los bienes básicos”, como la energía, el agua, la movilidad de la ciudad o los datos abiertos. Y ha precisado: “todo de lo que dependa nuestro futuro”.

En palabras del regidor de energías renovables y cambio climático del consistorio de Valencia, Berto Jaramillo, uno de los objetivos principales es evitar “que sólo se pueda poner una placa solar o comprar un coche eléctrico quien se lo pueda pagar”.

Sin embargo, tal como ha señalado Santisteve, “hay que meter en la cabeza de la gente que, en el futuro, no habrá tantos coches eléctricos como los hay de gasolina y diesel, por lo que habrá que ir hacia otros modelos de transporte colectivo y abaratar el coste del transporte público”.

Justamente la concienciación de la ciudadanía es una pieza clave para que cuajen este tipo de políticas energéticas dado que, como ha indicado Asiron, “son medidas que no tienen un reembolso inmediato”.

Por ello, en su opinión, es crucial la interacción con los ciudadanos para que sea la sociedad, junto a los ayuntamientos, los que construyan alternativas al modelo energético actual.

“Ningún cambio real ha partido de las instituciones”, ha afirmado la segunda teniente de alcalde de Cádiz, Ana Fernández, quien ha insistido en que los consistorios están “asumiendo a pulmón” los temas de eficiencia energética.

“Los ayuntamientos estamos dando la cara sin tener las competencias ni los recursos económicos”, ha aseverado para agregar que “esto tiene que cambiar”.

Las instituciones, un freno

Algo más crítico se ha mostrado Santisteve al respecto: “las instituciones no están pensadas para el cambio ni para la transformación social” por sus “entramados burocráticos, inercias, prácticas y legislación”.

En una tónica parecida se ha expresado también el regidor del área de economía y hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Jorge García Castaño, quien ha ironizado con la discrepancia de agendas a nivel local y estatal.

“Los ayuntamientos tenemos una misma agenda común, hablamos del agua, la energía, los residuos, la alimentación o la movilidad, pero mientras las ciudades hablamos de esto, la política nacional habla de la caza, los toros, el aborto, la ley del matrimonio igualitario, los belenes”, ha dicho.

Este congreso, que se ha celebrado en un campus universitario, es el reflejo de cómo la agenda política sobre el cambio climático y la energía limpia se ha filtrado en la comunidad estudiantil.

Sin ir más lejos, el próximo 15 de marzo el movimiento internacional Youth For Climate ha organizado una huelga escolar para reivindicar una mayor acción política en estos asuntos y varias ciudades europeas, entre ellas Barcelona, ya han mostrado su apoyo.

Los carriles bus aumentan un 40% y el Ayuntamiento ahorra 16 millones en luz esta legislatura

La concejal de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Teresa Artigas, ha presentado el balance de todas las acciones y proyectos desarrollados a lo largo de esta legislatura y ha informado de que en este periodo el consistorio ha ahorrado 16 millones de euros gracias a medidas de mejora energética. También ha informado de que los carriles bus han aumentado un 40% en este periodo.

En rueda de prensa, se ha referido al esfuerzo realizado en proyectos de incremento de la eficiencia en edificios municipales, con 51 intervenciones de reducción del consumo y la certificación como cien por cien renovable de la energía que consume el Ayuntamiento, así como a los avances hacia la compra directa de energía por parte del consistorio, que estará en marcha a lo largo de este primer trimestre de 2019.

Según ha dicho Artigas, esos 16 millones de euros equivalen a un año de consumo actual de energía en el Ayuntamiento ya que la factura eléctrica municipal ha pasado de los 22 a los 16,8 millones entre 2015 y 2018. La estimación para 2019 es de 16 millones de euros.

Otros de los ámbitos en los que ha incidido ha sido la movilidad sostenible y ha aportado del dato de que a pesar de la reactivación de la actividad económica, el transporte privado en coche se ha incrementado menos de un 0,9 por ciento, frente al transporte público, que ha aumentado más de un tres por ciento entre 2014 y 2018.

En concreto, ha comentado que el autobús urbano lo ha hecho un 3,05 por ciento, recuperando un nivel de uso “casi similar” a antes de la puesta en marcha del tranvía, mientras que este último ha incremento su uso el 3,7 por ciento, algo que supone “la consolidación” del transporte público, ha afirmado Artigas.

Carriles bus

La concejal de Medio Ambiente y Movilidad ha precisado, igualmente, que en esta legislatura los kilómetros en carriles bus han aumentado un 39 por ciento, pasando de los 8,3 a los 11,6, “un impulso inédito en la historia de la ciudad”, incrementándolos en “avenidas relevantes” y que ha incidido en la mejora de la puntualidad que ha pasado del 80 al 84 por ciento entre 2015 y 2018.

También ha dicho que en 2019 habrá 66 autobuses híbridos y entre cuatro y seis eléctricos, lo que supone casi un 25 por ciento de la flota. En este punto, ha comentado que en febrero “debería estar listo” el estudio y la propuesta sobre qué modelo de autobús eléctrico es más adecuada para Zaragoza y en qué líneas se podría implantar.

Asimismo, ha recordado que se ha rejuvenecido la edad media de la flota que ha pasado de los 9 a 6,4 años de antigüedad, mientras que la edad máxima media de los vehículos también ha bajado de 17,2 a 15,2 años entre 2013 y 2017.

Artigas ha mencionado las mejoras de accesibilidad mediante rampas, plataformas o pantallas de información en paradas, así como la inminente puesta en marcha de la gratuidad del bus hasta los 8 años y ha remarcado que todo esto se ha hecho “sin subir el precio del billete”.

Por lo que respecta a los carriles bici, el número de kilómetros es un 14 por ciento superior, al pasar de los 116 a los 133, un ámbito en el que Artigas ha aclarado que “la prioridad no ha sido la cantidad, sino la calidad”.

Según ha relatado, se han ejecutado trazados que atraviesan el centro de la ciudad y la conectan con zonas que hasta ahora no tenían estas infraestructuras ciclistas algo que ha contribuido a reducir el tráfico en hasta un 15 por ciento en algunas zonas del centro, tales como Constitución o Sagasta.

Una ciudad sostenible

La concejal de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento ha considerado que con estas y otras medidas “hemos sentado las bases para construir la Zaragoza sostenible del futuro”.

En este sentido, ha recalcado que la prioridad ha sido que el diseño urbano “tenga una visión integrada, que las necesidades de movilidad se prevean antes de hacer intervenciones urbanísticas, y que a su vez condicionan a éstas y que la preocupación por el medio natural y la calidad del aire formen de la planificación urbanística y de la movilidad”.

Con esta finalidad, se han elaborado los cuatro grandes planes y estrategias para el diseño urbano del futuro: la Estrategia de Calidad del Aire y Contaminación de Zaragoza (ECAZ 3.0), el Plan Director de la Infraestructura Verde, el Plan de Movilidad Urbana y Sostenible y la Estrategia de Alimentación Sostenible y Saludable, con el objetivo de alcanzar “un modelo de desarrollo saludable a nivel de ciudad y de las personas que la habitan”.

Cerca de 22.000 familias se acogen al nuevo bono social eléctrico

Cerca de 22.000 familias se han acogido ya en Aragón al nuevo bono social eléctrico, aprobado el pasado 5 de octubre en el Consejo de Ministros, que ofrece un descuento en la factura de la electricidad para los consumidores en situación de vulnerabilidad, de acuerdo a los datos ofrecidos hoy por la compañía Endesa.

Así lo ha explicado a los medios el director territorial de Endesa en Aragón, Ignacio Montaner, durante el acto de firma de un convenio de colaboración con el Gobierno autonómico y la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes) para reducir la pobreza energética en los hogares de la comunidad.

Los usuarios que deseen acceder a esta línea de ayudas disponen hasta el próximo 31 de diciembre para cumplimentar la solicitud ya que el Gobierno estatal ha prolongado el plazo y, en caso de resultar beneficiados, podrán percibir de forma retroactiva el descuento de los próximos meses.

Además de la aplicación del bono eléctrico, las familias en situación de vulnerabilidad también pueden acogerse a la Ley de Pobreza Energética en Aragón, que tiene como objetivo impedir que se produzcan cortes eléctricos en los hogares de la comunidad que alcanzan situaciones de máximo riesgo.

Evitar cortes de luz

En lo que va de año, el Gobierno autonómico ha destinado más de 396.000 euros a financiar 5.298 facturas impagadas, mientras que en todo 2017 la inversión de este área ha ascendido a casi un millón de euros y ha permitido abonar más de 7.000 recibos de la luz.

“En una comunidad con un clima como el nuestro es fundamental que no se produzcan cortes de suministro”, ha defendido la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, quien ha vaticinado que la inversión pública de este área aumentará cuando llegue el invierno.

Precisamente, el convenio que han firmado hoy las tres instituciones recoge un paquete de actuaciones en los hogares con mayor riesgo de sufrir pobreza energética para mejorar sus hábitos de consumo y alcanzar una mayor eficiencia.

La instalación de bombillas de bajo consumo, reguladores de agua caliente, placas para concentrar la temperatura de los radiadores o dispositivos para evitar que el calor se escape por las parte inferior de las puertas son algunas de las soluciones que incluye este programa colaborativo.

Financiación

La iniciativa cuenta con una financiación de 50.000 euros que aportará el Gobierno de Aragón y otros 25.000 euros, que destinará a la compañía Endesa.

“Este año también vamos a contemplar las actuaciones más complejas que afectan a la estructura de los hogares”, ha señalado el director general de Fundación Ecología y Desarrollo, Víctor Viñuales, quien ha destacado la dificultad de adecuar algunas las viviendas que han sido alquiladas por otras familias.

Para llevar a cabo los trabajos de identificación de los hogares vulnerables y el diagnóstico energético, se va a poner en marcha un programa de formación que permitirá a los trabajadores del departamento de Derechos Sociales adquirir las competencias necesarias, a través de una herramienta online.

Los profesionales aconsejarán a los usuarios en riesgo sobre cuáles son los contratos que se adecuan mejor a su tipo de consumo o sobre algunos hábitos negativos como descongelar el pan en el horno que suponen un incremento en su factura de la luz.

Para el director de Ecodes, este tipo de acuerdos no solo permiten trabajar en el ámbito local, sino también diseñar una estrategia común que permita reducir la pobreza energética a escala global y cumplir con los desafíos marcados en el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, firmado en 2016.

El Ayuntamiento adapta sus normas para la compra directa de energía

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado este lunes 23 de septiembre -con los votos favorables de ZeC, Ciudadanos y CHA, la abstención del PSOE y el no del PP- la modificación de la figura de los anticipos de caja para que sea posible la compra directa de energía.

Con esta medida, además de controlar el proceso, el Gobierno de ZeC espera comprar directamente energía que tenga un certificado cien por cien renovable.

Del mismo modo, se pretende ahorrar los 2 millones de euros que se llevaba hasta ahora la comercializadora que acude en nombre del Ayuntamiento al mercado eléctrico, cuyo contrato vence este mes de noviembre, que se convertirían ahora en 90.000 al año, que es el coste de tener un representante en el mercado, para lo que ya se ha sacado un pliego.

ZeC ha recabado el voto a favor de Ciudadanos, cuya portavoz, Sara Fernández, ha considerado que se trata de un paso necesario para un proceso que, no obstante, si no funciona, pedirá que se revierta (en la imagen superior de Europa Press, a la izquierda, los cuatro integrantes del grupo de C’s durante el pleno).

Del mismo modo, ha matizado que la reducción de costes al prescindir de la comercializadora “no es así de fácil”, ya que hay que sumar más gastos, y ha reclamado que el resto de pasos se den con tiempo y pasen por comisión para que los aprueben los grupos municipales.

Desde CHA, Carmelo Asensio también se ha mostrado favorable a aprovechar una de las ventajas de la liberalización del mercado eléctrico y optar por la compra directa, que es “más que razonable”, aunque ha advertido de que va a requerir de mucho esfuerzo por las enormes fluctuaciones de precios que se producen en el mercado de la luz.

Críticas socialistas y del PP

Por contra, el concejal socialista Javier Trívez se ha mostrado crítico con el proyecto municipal de compra directa de energía y ha acusado a Ciudadanos de “romper el equilibrio” al votar a favor e inclinar la balanza en favor del Gobierno.

Ha considerado que no era necesario esta modificación a solo tres meses de que culmine el actual ejercicio presupuestaria y lo ha tachado de “burla” por entender que ZeC lo plantea porque está pensando en una prórroga de las cuentas para “jugar a comprar energía”.

El portavoz del PP, Jorge Azcón, ha sostenido que votar este punto era una “irresponsabilidad máxima” y ha señalado a Ciudadanos y CHA por apoyarlo y, sobre todo, a los socialistas por su abstención, a quienes ha afeado la falta de coherencia entre su discurso y su voto.

Ha asegurado que, con el voto del PP, no va a permitir a ZeC comprar energía en “la bolsa de la energía” y que comience a hacer “experimentos”.

Rivarés se defiende atacando

El responsable municipal de Economía, Fernando Rivarés, ha respondido al portavoz popular, a quien ha dicho que a quienes no darían nada los ciudadanos es a ellos, porque luego montan “tramas” con el dinero de los españoles, y ha instado a buscar un “broker” de su partido con un máster en la Universidad Rey Juan Carlos.

En resumen, ha acusado por su voto en contra al PP de abogar por “mejor no tocar a las eléctricas”, que forman “el cotarro de los poderosos”.

No obstante, ha aclarado que, si en algún momento del proceso algo sale mal, se puede revertir perfectamente, pero se ha mostrado confiado en que no va a suceder así.

El Ayuntamiento se ahorrará dos millones anuales con la compra directa de energía

El Ayuntamiento de Zaragoza ultima los trámites para realizar la compra directa de energía en el mercado energético mayorista, lo que podría suponer un ahorro para las arcas municipales de en torno a dos millones de euros al año al eliminar la figura intermediaria de la empresa comercializadora. Los planes municipales se concretarán en los próximos meses y se espera que a principios de 2019 pueda iniciarse la compra directa de energía.

En la actualidad el Ayuntamiento de Zaragoza consume en sus 1.800 puntos de suministro unos 120 Gw/año, lo que supone un gasto de unos 18 millones de euros, aunque este año es previsible que la factura se rebaje hasta los 16,5 millones, según ha apuntado la concejala de Medio Ambiente, Teresa Artigas.

La edil ha subrayado que a lo largo de la legislatura se ha reducido en cuatro millones la factura anual energética del Ayuntamiento, además de que todas las fuentes de energía de que se nutren las instalaciones municipales están certificadas como de origen renovable.

Artigas ha subrayado que la incorporación del Ayuntamiento como consumidor directo de energía y comprador autorizado en el mercado mayorista se inscribe dentro de los planes municipales de que la Corporación “sea ejemplar en cuanto al ahorro de consumo de energía para luchar contra el cambio climático, además de que su origen sea de fuentes renovables”.

Modificación presupuestaria

Para que el Ayuntamiento de Zaragoza pueda acceder al mercado mayorista energético debe modificar las bases de ejecución del presupuesto de este año, de forma que disponga de liquidez inmediata todas las semanas para acceder a la compra de energía, cuya cuantía se calcula día a día y cuyos pagos deben efectuar los consumidores directos en el plazo de dos días.

Para ello se llevará a la próxima comisión de Economía la propuesta de modificación de las citadas bases de ejecución del presupuesto, de forma que se habilite la figura de anticipo de caja. Este sistema le permitirá al Gobierno municipal disponer de dinero efectivo para hacer frente a los pagos de la energía adquirida de forma directa puesto que podrá disponer de 12 millones de euros al año para destinar la adquisición de energía.

En la actualidad, el Ayuntamiento de Zaragoza adquiere la energía que consume a través de un intermediario, que es la comercializadora de Gas Natural, ganadora del concurso convocado en su día. Esa gestión le cuesta unos tres millones de euros anuales.

Ahorro notable

En cuanto se constituya como consumidor y comprador directo de energía, esa factura se reducirá a tan solo 90.000 euros anuales, que son los que deberá abonar a la entidad que habrá de representarle en el mercado mayorista de energía, tal y como obliga la reglamentación.

En noviembre se prevé tener listo el pliego de condiciones para convocar el concurso para la designación de representante y en esas mismas fechas los responsables municipales quieren tener listos todos los trámites para iniciar la compra directa de energía.

La gestión de compra directa de energía se desarrollará de forma virtual durante uno o dos meses hasta ajustar todo el operativo.

La concejal de Medio Ambiente ha subrayado que en paralelo al proceso para la compra directa de energía, el Ayuntamiento continúa con el operativo para dotar a edificios municipales con placas fotovoltaicas de producción de energía solar limpia.

A este respecto ha indicado que el centro cívico Esquinas del Psiquiátrico, el CDM Pepe Garcés o los edificios de Bomberos y Policía, que funcionan las 24 horas y son los que más energía consumen, se encuentran entre las prioridades municipales para dotarlos cuanto antes de medios de autoconsumo energético.

Viviendas ecoeficientes y sostenibles para democratizar el bienestar

 Un Planeta mejor, una ciudad más saludable, con unos habitantes más sanos y felices, requieren de casas confortables y de calidad. La construcción o rehabilitación de edificios ecoeficientes y sostenibles es la vía para conseguirlo y desde el gobierno municipal y Zaragoza Vivienda están comprometidos con que la capital aragonesa siga en la vanguardia de la construcción respetuosa con el medio ambiente y generadora de mayor bienestar para sus usuarios.

Cuando vayamos a comprar una casa o rehabilitemos la que ya tenemos, seguramente buscaremos confort, ahorro energético, salubridad y revalorizar la vivienda, en el caso del arreglo, o que mantenga una buena tasación en el tiempo, en el caso de la compra. Pues esas son justamente las ventajas que ofrecen las viviendas autosuficientes.

La sociedad municipal Zaragoza Vivienda lleva más de diez años orientando el fomento de las rehabilitaciones hacia la consecución de este tipo de hábitats y su obra nueva se centra ya en exclusiva en la edificación eficiente, un ámbito en el que Zaragoza se encuentra en la vanguardia del Estado español gracias sobre todo a la decidida apuesta municipal por una clase de viviendas que dentro de dos años serán obligatorias por ley.

Trabajos de rehabilitación integral del edificio de viviendas sociales de la calle Tellería, en el barrio Oliver

Características

Pero, ¿qué es una vivienda ecoeficiente y sostenible? Son casas que requieren un bajo gasto energético para mantenerlas calientes en invierno y frescas en verano. Con una buena rehabilitación, se pueden conseguir rebajas en la factura de electricidad y gas de entre un 25-70%. En obra nueva puede llegarse hasta un 90% respecto a construcciones convencionales.

Son casas que además generan una muy baja emisión de dióxido de carbono (CO2) y otras partículas a la atmósfera, gracias a su mejor aislamiento y a la reconversión de sus sistemas de calefacción-refrigeración, que no utilizan combustibles fósiles.

Como tercera característica definitoria, las viviendas autosuficientes utilizan para su funcionamiento energía proveniente de fuentes renovables y la incorporación de materiales respetuosos con el medio ambiente.

Además, estas viviendas aportan una ventaja adicional muy importante: garantizan mayor salud para sus habitantes. La continua renovación del aire y su permanente filtrado proporcionan una atmósfera mucho más limpia y por tanto más saludable para quienes la disfrutan.

Los aspectos clave sobre las propiedades de este tipo de domicilios lo facilitan tres de las técnicas responsables de poner a Zaragoza Vivienda en punta de lanza de las nuevas edificaciones que pretenden ser más confortables para su usuarios, así como más respetuosas con el medio ambiente. La licenciada en Filosofía y Letras responsable de Proyectos Europeo y de Innovación; la arquitecta técnica responsable de la ejecución de los proyectos bioclimáticos; y la arquitecta que coordina el diseño y gestión de programas de ayudas para el fomento de la rehabilitación privada.

Viviendas ecoeficientes del grupo Andrés Casamayor, del barrio de Las Fuentes

Algo más caras, pero mucho más rentables

Estas profesionales de Zaragoza Vivienda confirman que estos nuevos criterios constructivos encarecen entre un 5% y un 10% las nuevas promociones de vivienda social diseñadas “para alcanzar máximos estándares de aislamiento, como los que se propone Zaragoza Vivienda, donde pretendemos conseguir edificios de emisiones casi cero”, matiza la arquitecta técnica.

Pero, ¿merece la pena gastar más por este tipo de viviendas? La respuesta es contundente: sí, tanto por interés y compromiso personal (mayor confort, ahorro energético, contribución a la lucha contra el calentamiento del Planeta), como por puro pragmatismo, porque dentro de dos años la Directiva europea 31/2010/UE que define estas construcciones será de obligado cumplimiento en el Estado español, como por la oportunidad de vivir en un entorno más saludable.

Además, la mayor inversión que requiere un piso de esas características se amortiza a los 5-6 años de haberlo adquirido por rebaja en el gasto de energía. A partir de ahí, es todo ahorro.

La necesidad de transformar el parque de viviendas en residencias eficientes y sostenibles la justifica un dato elocuente: el parque inmobiliario es el responsable del 40% de las emisiones de CO2 en la Unión Europea, según datos recogidos en la .   Directiva 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética.

Por el compromiso con la lucha contra el cambio climático, la actual corporación municipal y Zaragoza Vivienda han querido adelantarse a las exigencias normativas y promueven y rehabilitan viviendas con criterios ecológicos y de respeto medioambiental desde hace tiempo.

“En los bloques con más de 30 años de antigüedad es difícil conseguir una reducción casi total de emisiones, pero la demanda de calefacción puede rebajarse un 50% si se mejora el aislamiento de fachadas y cubiertas, así como con el cambio de carpinterías a unas verdaderamente estancas”, explica la arquitecta.

Consumo ‘casi nulo’

Zaragoza Vivienda ha llevado a cabo, con el apoyo de fondos europeos, la rehabilitación con criterios medioambientales de un edificio de pisos sociales del Casco Histórico.

La sociedad municipal está ahora inmersa en un bloque de 53 viviendas de la calle Maestro Tellería del barrio Oliver. Allí la actuación es más ambiciosa, puesto que se trata una rehabilitación integral que persigue limitar el consumo de las viviendas a 25 Kw·h/m²año, muy por debajo de las estimaciones que creen que se podrían marcar para los edificios de ‘consumo casi nulo’.

Esa denominación ‘consumo casi nulo’ es la utilizada en la Directiva europea y, aunque todavía no se conocen los que serán sus parámetros exactos, se estima que quedarán por debajo de los 40 Kw·h/m² de demanda máxima anual de energía.

La pauta será obligatoria dentro de dos años para todas las viviendas de nueva construcción, pero el bloque residencial de vivienda social que está rehabilitando Zaragoza Vivienda en el barrio Oliver la cumplirá antes de que acabe este año.

Una rehabilitación que se realiza con las casas habitadas, por lo que es muy importante la labor previa de información, concienciación y preparación de los vecinos, que deben asumir un periodo de obras de en torno a siete u ocho meses.

Las promociones nuevas son todavía más ambiciosas. “Nuestro objetivo es aproximarnos lo más posible al criterio marcado ‘passivhaus’ (casa pasiva), que es de 15 kilovatios por hora y metro cuadrado al año, es decir, esperamos ser mucho más exigentes que de la incipiente normativa de emisiones casi cero”, señala la responsable del programa.

Un ambicioso plan

Esas pautas marcadas por los parámetros ‘passivhaus’ son las que rigen en el ambicioso Plan de Vivienda 2018-23 recientemente presentado por el concejal de Vivienda, Pablo Híjar. Un proyecto con un presupuesto de 72 millones de euros, que espera lograr la financiación del banco Europeo de Inversiones (BEI), y que prevé grandes mejoras medioambientales respecto a la construcción convencional.

El plan contempla la construcción de 308 nuevas viviendas sociales con criterios passivhaus y sostenibles, lo que se traduciría en una reducción de emisiones de CO2 de 238.742 KgCO2/año, similar a lo que absorberían 24.000 árboles en un año, y una reducción de demanda energética de 777.362,98 kWh/año, equivalente a un ahorro monetario de 119.000 euros, sólo en demanda de calefacción.

El ambicioso plan también proyecta la rehabilitación de 842 viviendas sociales con los mismos criterios, lo que se traduciría en una reducción de emisiones de 1.359.844,14 KgCO2/año (lo que absorberían 140.000 árboles en un año) y una gran reducción de demanda energética, que rebajaría la factura por calefacción en 533.000 euros y la refrigeración en 29.000 euros.

Las funcionarias de Zaragoza Vivienda defienden con entusiasmo el plan en cuya elaboración han participado activamente y respaldan su excelencia técnica. Ahora hace falta que el Pleno municipal le dé el visto bueno para que el BEI otorgue a su vez los créditos preferentes para que arranquen las obras. “Confiamos en que salga adelante además de ser un proyecto de ciudad, es una necesidad social y una exigencia de Europa, por encima de intereses políticos”, subrayan las técnicas.

A eso añaden que la iniciativa ha generado una gran expectativa en el sector de la construcción zaragozano, para el que “supondría un gran revulsivo, además de que generaría miles de puestos de trabajo”, subrayan.

Operarios trabajando en el aislamiento de la fachada de un edificio zaragozano para transformarlo en ecoeficiente y sostenible

Ya no es lo alternativo, sino la alternativa

Ese sector privado es otro de los ámbitos en el que se mueve la acción reformadora de los estándares de edificación promovidos desde Zaragoza Vivienda. La arquitecta de Zaragoza Vivienda explica que desde 2009 se están aplicando criterios medioambientales y sostenibles en la concesión de ayudas para las rehabilitaciones de edificios privados subvencionadas desde la sociedad municipal.

La arquitecta incide también en el sensible aumento de las cuantías dedicadas a este fin: “de 1,8 millones hace tres años hemos pasado a los 3,6 millones de este ejercicio”, lo que supone que en la actualidad 10 edificios, o lo que es lo mismo, 166 viviendas de la ciudad se estén transformando,, a los que esperan sumarse más de 20 edificios pendientes de comenzar obras este año, gracias a estos fondos, para ser bioclimáticas. “Y eso que se han quedado solicitudes fuera, porque en estos momentos todavía el presupuesto no alcanza para cubrir todas las demandas”, precisa la técnica.

La tendencia demuestra que la sociedad zaragozana está dando grandes pasos para apoyar el giro medioambiental que experimenta la construcción, las casas en las que vivimos. “El cambio se produce con algo más de lentitud entre las empresas constructoras, pero a nivel de profesionales de la construcción y sus colegios se está produciendo una reconversión vertiginosa y masiva”, asegura la aparejadora.

El mundo de la arquitectura y de la construcción debe dar respuesta a la exigencia del respeto ambiental y a la demanda ciudadana de mayor confort, seguridad, ahorro y salud. A ese respecto, las técnicas de Zaragoza Vivienda observan la acuciante necesidad de que las nuevas generaciones de profesionales estén concienciados y reciban formación profunda en estas materias..

Al mismo tiempo, las tres subrayan que debe generalizarse este método constructivo por el carácter social y solidario de la edificación y rehabilitación ecoeficientes y sostenibles. Las técnicas lo explican de forma gráfica: “las personas que acuden a la vivienda social o a las ayudas para rehabilitación son de baja capacidad adquisitiva. Estas casas les permiten vivir de forma confortable con una gasto mínimo en energía, que es la principal factura de las viviendas”. Es decir, la nueva arquitectura ayuda a democratizar el confort y el bienestar de la ciudadanía.

Así que para ellas, y deberíamos opinar lo mismo el resto, este camino hacia unas viviendas mejores y más sanas no tiene retorno. Por eso hacen suya una frase del zaragozano Víctor Viñuales, presidente de Ecodes, que al referirse a la nueva arquitectura sentenció con acierto: “Ya no es lo alternativo, es la alternativa”.

 

 

CHA propone 39 medidas medioambientales para el entorno metropolitano

El primer borrador del programa marco local metropolitano aprobado recientemente por el Comité de Redolada de CHA-Zaragoza incluye 39 medidas concretas en materia de políticas de medio ambiente y sostenibilidad para la capital y su entorno, con la vista puesta en los programas electorales de las elecciones municipales de 2019.

El presidente del Ligallo de Redolada de CHA-Zaragoza, Jorge Marqueta, explica en una nota que entre las medidas propuestas destacan cuestiones como el apoyo a la implantación de la Agenda 21 local y los procesos de economía circular para actuar decididamente en la cuestión de los residuos y su reutilización, el fomento del uso de nuevas tecnologías constructivas y energéticas como placas solares y el desarrollo de políticas públicas para establecer mecanismos de ahorro de agua.

También sobre técnicas de bioconstrucción con propuestas específicas para impulsarlas en lo que dependa directamente de los gobiernos municipales, en sus equipamientos y proyectos, así como establecer mecanismos de apoyo para este tipo de iniciativas a toda la ciudadanía, con criterios de sostenibilidad y progresividad.

Consumo energético

Además, desde CHA proponen en este borrador impulsar planes de evaluación de consumo energético, fomentar las denominadas “compras verdes” para dar ejemplo de cuidado y respeto por el medio ambiente, la mejora de las condiciones de los derechos de los animales y la actuación decidida en zonas verdes con el fomento de las especies autóctonas, más adaptadas a las condiciones del entorno y por tanto más sostenibles.

CHA, asimismo, propone poner en marcha medidas para la reducción del consumo de agua con medidas de eficacia de riego, actuaciones para minimizar el impacto acústico, el respeto al dominio público hidráulico con actuaciones sostenibles en las zonas de ribera o crear la Delegación específica de Medio Ambiente en los organigramas municipales de aquellos ayuntamientos del entorno metropolitano que todavía no la tengan como manera de mostrar el compromiso público con estas políticas.

Ahora se iniciarán dos procesos participativos paralelos en los que el partido recogerá aportaciones sectoriales desde los roldes y las collas y aportaciones territoriales desde los Ligallos de Lugar.

También se convocarán varias reuniones para que los militantes puedan participar, en principio en el Actur, en San José, en Delicias y en las localidades de Cuarte de Huerva y Utebo.

Zaragoza,Barcelona,Cádiz, Madrid y Pamplona se unen para promover la transición energética

Zaragoza, Barcelona, Cádiz, Madrid y Pamplona se han unido para impulsar la transición energética con una declaración conjunta y un vídeo que ya se está difundiendo por redes sociales (y en la parte superior de este artículo) con el objetivo de explicar sus proyectos y sumar más ciudades a este cambio de modelo energético, según han informado desde el Ayuntamiento de la capital aragonesa.

Las iniciativas a favor de la energía verde, eficiente y las buenas prácticas públicas “demuestran que otro modelo energético es posible” y Zaragoza, junto con Barcelona, Cádiz, Madrid y Pamplona, hace un llamamiento público por ese nuevo modelo energético y de suministro de electricidad verde y local.

Cambio de modelo

Barcelona, Cádiz, Madrid, Pamplona y Zaragoza son ejemplo de este nuevo cambio de modelo, ya que todas ellas contratan energía verde, hacen frente y trabajan para revertir las situaciones de pobreza energética y promueven el autoconsumo, el ahorro y la eficiencia.

Barcelona y Pamplona han creado una comercializadora pública de electricidad; Cádiz ya dispone de una comercializadora semipública que da servicio a más del 80 % de la población; Madrid tiene un contrato de suministro que garantiza que la empresa solo comercialice energía de origen 100 % renovable y Zaragoza comprará energía directamente al mercado mayorista.

Pobreza energética

“El modelo energético que se ha desarrollado hasta ahora es perjudicial para el medio ambiente y las personas, ya que está basado en el uso de combustibles fósiles que generan emisiones contaminantes y son responsables del cambio climático”, destacan desde la Corporación zaragozana, e inciden en que la generación de electricidad está centralizada, lo que genera una fuerte dependencia del exterior.

“Esto hace que el sistema sea ineficiente y contribuye a la pobreza energética” y por eso, añaden desde el Ayuntamiento de Zaragoza, algunas ciudades apuestan por liderar un cambio de modelo basado en las energías renovables, el ahorro, la eficiencia, la gestión de la demanda y una generación local, distribuida, que ponga en el centro la ciudadanía y asegure el acceso a la energía a todas las personas.

La Universidad reducirá un 40% las emisiones, y el consumo de energía y agua un 10% más para ser sostenible

Abastecerse íntegramente de energías renovables, reducir un 40 % las emisiones de CO2 y el consumo de energía y de agua un 10 % más son los objetivos que la Universidad de Zaragoza espera alcanzar con su Plan de Desarrollo para el año 2030, un deseo que pone de manifiesto el “fuerte compromiso” que tiene la institución con la sostenibilidad.

El vicerrector de Prospectiva, Sostenibilidad e Infraestructuras, Francisco Serón, ha informado este jueves 14 de junio de estos objetivos y ha destacado la reducción del 20 % de consumo eléctrico, del 24 % de agua y del 12 % de gas natural que ya ha experimentado el campus aragonés gracias a las diferentes acciones de gestión y uso de tecnologías que llevan desarrollando desde 2011 (en la foto superior, miembros de la Oficina Verde universitaria, encargada de impulsar el camino hacia la sostenibilidad).

Con una inversión de 800.000 euros anualmente desde 2016, la Universidad de Zaragoza pretende transformarse en un entorno “sostenible y saludable” trabajando en cinco líneas de acción principales: la movilidad, la energía, el agua, las compras verdes y la acción académica.

Concretamente, Serón ha subrayado la importancia de apostar por “la búsqueda de la eficiencia energética de las instalaciones universitarias”, así como por las energías renovables, con el objetivo de “alcanzar la autoproducción de renovables que cubran un 2 por ciento de su demanda y de tal manera que el campus aragonés se abastezca solo de electricidad procedente de esta fuente natural.

Gráfica del consumo de electricidad en la Universidad de Zaragoza. Fuente: Oficina Verde Unizar

Reducir el consumo de energía

En esta línea, una de las propuestas de la Universidad de Zaragoza para monitorizar y desarrollar estrategias que reduzcan el consumo de energía de los edificios es el proyecto SmartCampus, una herramienta de gestión inteligente de los espacios que permite trasladar los consumos energéticos y de agua de todos los edificios de forma transparente y visual, según ha explicado.

En el marco del consumo de agua, la institución académica destinará anualmente 30.000 euros a la implantación de xerojardinería porque “el campus verde y el césped son muy caros a causa del riego continuo que necesitan”, ha apuntado Serón. En este sentido, otros 22.000 euros de las inversiones estarán encaminadas a trasformar los sistema de riego o mejorar las instalaciones de distribución del agua.

Por otro lado, el campus aragonés busca potenciar el tránsito peatonal y el desplazamiento en bicicleta, así como incentivar el uso del transporte público o el coche eléctrico, un plan estratégico que estará dotado con más de 115.000 euros.

Gráfica del consumo de gas en la Universidad. Fuente: Oficina Verde Unizar

La nueva facultad de Filosofía como símbolo

En contraste con la adecuación a estas premisas de los edificios más antiguos del campus, Serón ha situado el nuevo edificio de la Facultad de Filosofía como “ejemplo y símbolo” del compromiso de la Universidad de Zaragoza, pues en su construcción se han tenido en cuenta todos los ejes estratégicos que conforman el Plan de Desarrollo para alcanzar la sostenibilidad.

Asimismo, para avanzar en esta senda sostenible, Serón ha recalcado la necesidad de “formalizar más el concepto de sostenibilidad en el ámbito universitario” ya que, a su juicio, aunque hay actividades que la promueven, “no hay planes de estudio que recojan aspectos relaciones con el desarrollo sostenible”.

Por esta razón, ha considerado que “los profesores deben integrar, de forma reglada o no, el concepto de sostenibilidad” para concienciar a los estudiantes, que ven el mundo desde una óptica diferente y son más proclives a tomar postura y a actuar.