feminista

Un libro para pasear por los barrios con perspectiva de género

El Ayuntamiento de Zaragoza ha editado “Paseos por la Zaragoza de las mujeres”, un libro que recoge dieciséis itinerarios (uno por cada distrito urbano de la ciudad más otro que incluye todos los barrios rurales) para “sentir y vivir la ciudad desde un punto de vista feminista”.

El libro se plantea como una continuación del callejero “La Zaragoza de las Mujeres”, que el Consistorio reeditó en 2018, y de las rutas programadas en 2016 que recorrieron los barrios de la ciudad con una perspectiva de género, ha señalado este jueves en rueda de prensa la jefa del Servicio municipal de Igualdad, Ana Gaspar.

Esta obra “busca las huellas de las mujeres de las placas y de las actuales” porque son ellas quienes “configuran” el espacio urbano, ha resaltado Concha Gaudó, una de las autoras del libro junto a Gloria Álvarez, Cristina Baselga, Carmen Romeo, Inocencia Torres y Aurora Verón, encargada de la parte gráfica.

La mayoría de transeúntes son mujeres

Gaudó ha asegurado que la mayoría de los transeúntes son mujeres porque “sus múltiples actividades las llevan a la calle”, pero tradicionalmente han estado alejadas de los puestos de decisión que han diseñado la ciudad.

Aunque es necesario reivindicar un modelo de ciudad adaptado a las necesidades de las mujeres, ha dicho Gaudó, la autora también ha subrayado que Zaragoza “invita a ocupar las calles” y pasearlas, “la mejor medida de seguridad”.

El libro se entiende como una guía didáctica en la que cada sugerencia de recorrido aparece señalada en un plano pero también incluye una explicación histórica de la génesis y evolución del barrio, los hitos del mismo y los servicios, monumentos y elementos más destacados, todo desde una perspectiva de género.

Además, se da voz a mujeres escritoras y se recogen las reflexiones y miradas de las autoras, así como una serie de actividades para conocer los diferentes barrios.

Investigación

“Paseos por la Zaragoza de las mujeres”, ha reconocido Gaudó, es resultado de una investigación “exhaustiva” en la que han consultado cientos de documentos pero, sobre todo, han paseado por Zaragoza porque, ha añadido, “para conocer la ciudad hay que andar”.

La concejala en funciones de Educación e Inclusión del Consistorio zaragozano, Arantxa Gracia, ha remarcado la importancia de estas iniciativas porque en la ciudad “todo educa” y la Administración debe trabajar para conseguir una Zaragoza “más empoderada”.

El libro se puede conseguir a través de la web municipal o en la caseta del Ayuntamiento en la Feria del Libro, que se inaugura este viernes, por donde pasarán las autoras los viernes 31 de mayo y 7 de junio para firmar la obra y comentarla con sus lectores.

Miles de estudiantes reclaman un nuevo tipo de educación feminista “para cambiarlo todo”

La manifestación estudiantil del 8 de marzo en Zaragoza, Día Internacional de la Mujer, ha arrancado este mediodía dejando atrás muchas aulas vacías, según las organizadoras, con miles de jóvenes acompañadas por madres, abuelas o compañeros de clase reclamando una educación feminista “para cambiarlo todo”.

En un ambiente festivo y pacífico, la manifestación ha salido de la plaza San Francisco, junto al campus universitario, para concluir en la plaza del Pilar, donde las mujeres se reunirán para comer y preparar las actividades de la tarde que culminarán con la convocatoria general a las 19 horas, a la que esperan que se sumen muchas más.

Las manifestantes han coreado diferentes variantes del clásico “no es no” y han portado distintas pancartas con lemas que evidencian el machismo que aún existe en la sociedad, como “queremos derechos, no flores”, “no son muertes, son asesinatos” o “durante la mayor parte de la historia anónimo fue una mujer”.

Educación feminista

Una de las portavoces de la Asamblea 8M de Estudiantes, Elisa Gracia, ha explicado a Efe que esa educación feminista “para cambiarlo todo” debe incluir la historia y la ciencia hecha por mujeres, ya que esta invisibilización es otra forma de violencia.

Una educación feminista que solo tiene cabida en el marco de la educación pública, ha añadido.

Así, ha instado a romper con la actual división jerarquizada de los estudios y del trabajo y avanzar hacia un mundo en el que el futuro profesional no esté determinado por el género.

En el día a día, ha denunciado que en la universidad se han dado situaciones de abuso por parte de quienes detentan la autoridad, como profesores o responsables de prácticas y, pese a que hay un protocolo al efecto, faltan herramientas para materializarlo.

Ha abogado por un cambio de la normativa que haga posible compaginar el trabajo con los cuidados, que libere las aulas de violencias sexistas y que aborde un cambio en los planes de estudios.

Las manifestantes han portado numerosos carteles reivindicativos

Apoyo desde los institutos

Aunque la manifestación ha salido del campus universitario de San Francisco, ha destacado el apoyo recibido también desde los institutos.

Alba Pedro, investigadora en el campo de la Ingeniería Informática, ha declarado que “el patriarcado se va a acabar” y ha animado a aquellas que no se han sumado todavía a la movilización, porque hay “muchas formas de lucha”.

“Que nos escuchen, que seguro que se sentirán reconocidas en muchas cosas que decimos”, ha dicho Pedro, quien se ha dirigido también a los hombres, ya que “estos cambios son para todos”.

Ha resaltado también la desigualdad en el acceso a una disciplina técnica como la suya, en la que, por ejemplo, de los 15 alumnos que tiene en prácticas ninguna es chica.

Para ello, ha apostado por empezar desde más pequeños, con visibilización y referentes femeninos.

Machismos en las aulas

Desde el ámbito de la enseñanza secundaria, una profesora de Filosofía de instituto que se presenta como “La de Filo” ha relatado a Efe los ejemplos de machismos y micromachismos que se siguen dando hoy en día en las aulas.

“Se admite como normal la violencia entre ellos”, ha protestado, a lo que ha añadido que es habitual que no se respete el turno de palabra de las chicas o lo cotidianos que son entre los adolescentes los insultos que hacen referencia a la sexualidad como “puta”, “zorra”, etc.

Una distribución sexual que llega hasta el mismo patio de recreo, ha asegurado, con los chicos ocupando el centro del mismo mientras ellas quedan relegadas “a las esquinas” y “se les vapulea” cuando intentan acceder a esa parte central.

Por último, ha denunciado que el feminismo está “muy mal visto” desde buena parte del profesorado, hasta el punto de que la han llegado a llamar “feminazi” por difundir la convocatoria de este 8M.

El 8M obtiene el apoyo municipal con los votos de ZeC, PSOE y CHA

La izquierda y la derecha del Ayuntamiento de Zaragoza no han conseguido ponerse de acuerdo en una moción de apoyo a la huelga feminista prevista para el 8 de marzo, que finalmente ha sido aprobada sólo con el apoyo de ZeC, PSOE y CHA. La moción, propuesta en el Pleno por Zaragoza en Común, no ha conseguido recabar los votos del Partido Popular y Ciudadanos, que a pesar de mostrarse a favor de la igualdad entre hombres y mujeres, no han coincidido con el texto redactado. En cualquier caso, al contar con los votos de la mayoría que representa el bloque de izquierdas, se ha dado luz verde al apoyo de esta huelga general y su desarrollo en la corporación.

Con el texto, se aprueba también la puesta a disposición para la huelga de medios municipales y que la bandera feminista ondee en el balcón del Ayuntamiento, como símbolo de apoyo a la lucha de las mujeres.

Puntos de la moción

El primer punto de la moción, presentada por Zaragoza en Común, ha contado con la abstención del Partido Popular y el voto en contra de Ciudadanos. Por su parte, Partido Socialista y Chunta Aragonesista, la han respaldado.

El segundo punto de la moción, que buscaba el apoyo a las trabajadoras municipales que se quieran sumar a la huelga para denunciar las condiciones laborales discriminatorias de las mujeres, ha contado con el rechazo de PP y Cs y el apoyo de ZeC, PSOE y CHA.

En tercer lugar, se ha aprobado facilitar, con todos los medios materiales, personales y de difusión las manifestaciones, concentraciones, actividades y actos que convoquen desde la Asamblea 8M. un punto que ha contado con la abstención de Cs, el voto en contra del PP y el apoyo de ZeC, PSOE y CHA.

Finalmente, el Pleno ha aprobado enarbolar la bandera feminista en el Ayuntamiento como símbolo de apoyo a la lucha de las mujeres. Lo ha hecho, eso sí, con la abstención del PP y CS.

Respuesta contundente

La concejal delegada de Educación e Inclusión, Arantza Gracia, ha hecho hincapié en que la huelga feminista “pone encima de la mesa la contradicción capital”. “No podemos dejar fuera las denuncias que desde los medios de comunicación se están haciendo en las calles y barrios”, ha manifestado.

Las mujeres, ha argumentado Gracia, ganan sólo entre el 60 y el 75%del salario de los hombres en trabajos de igual valor. La misoginia, ha agregado, “recorre la cultura y la ciencia en todos sus ámbitos”. Por todo ello, ha animado a toda la sociedad a salir a las calles.

El portavoz municipal de Chunta Aragonesista, Carmelo Asensio, ha asegurado que su grupo secundará la huelga general, así como todas las movilizaciones que se convoquen en torno al 8-M. Este año, “tiene que superar la respuesta de 2019”, ha destacado el edil de CHA, quien considera necesaria “una respuesta contundente ante la inmoralidad que sufren las mujeres”.

La concejal de Ciudadanos Cristina García ha hecho hincapié en las dificultades que tienen las mujeres “para irrumpir en el mundo laboral, para ganar credibilidad, para ser reconocidas por sus capacidades o conciliar la vida familiar con la vida laboral”. Pero al final, ha dicho García, las mujeres “vamos avanzando con fuerza y desde las instituciones hay que trasladar el mensaje”.

Batalla justa

La socialista Lola Campos considera que esta es “la cuarta ola del feminismo” que representa “una batalla justa e histórica, necesaria y buena para todos” porque es “un instrumento para mejorar la sociedad”, tal y como ha manifestado.

En el 8M, ha insistido Campos, “tiene cabida la brecha laboral, las agresiones sexistas, la desigualdad y el racismo”. Y esto “lo hemos dicho otros años pero ahora somos más porque la historia está de nuestra parte”, ha concluido.

La concejala del Partido Popular Patricia Cavero ha pedido eliminar “de una santa vez” las “expresiones machistas, independientemente del color político” que ha escuchado en las sesiones plenarias.

Cavero ha acusado a los grupos de izquierdas de buscar la confrontación. En este sentido, ha manifestado que la lucha por la igualdad “es de toda la sociedad, de hombres y mujeres”.

La manifestación contra la violencia machista derriba un muro simbólico contra el patriarcado

La capital aragonesa ha sido este domingo uno de los puntos neurálgicos de la lucha contra la violencia machista. Zaragoza se ha sumado a las manifestaciones convocadas a las 12.00 horas en todo el país con motivo del Día Internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres, un acto de carácter reivindicativo al que han acudido cientos de personas.

Una vez más las mujeres han salido a la calle bajo el lema ‘Contra las violencias machistas, lucha feminista’, pero esta vez lo han hecho “más empoderadas” si cabe para reclamar igualdad y para denunciar los “89 feminicidios” que se han producido este año en España, dos de ellos en Zaragoza.

La concentración, convocada por la Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza, ha comenzado en la plaza España al mediodía (imagen superior de Iker G. Izagirre con manifestantes junto al muro de cartón derribado).

Allí se han concentrado mujeres y hombres ataviados con prendas moradas y con pancartas donde se podía leer ‘Disculpen las molestias, nos están matando’, ‘Sin nosotras, el mundo se para’, ‘La calle, la noche, también son nuestras’ o ‘Somos el grito de las que ya no tienen voz’.

Pancartas que recogían en parte las reivindicaciones que hoy se han escuchado alto y fuerte en el centro de la capital aragonesa, donde se ha derribado un muro con cajas de cartón que plasmaban las distintas violencias machistas.

Muro derribado

Durante el acto ha sido derribado un muro simbólico “contra el patriarcado” para poner de manifiesto que sólo la “lucha de las mujeres”, con la implicación de toda la sociedad, podrá derruirlo también en la realidad.

El muro de cajas de cartón reflejaba las distintas desigualdades que viven las mujeres a diario. Una a una, las que han ejercido como portavoces han ido derribándolo, tirando al suelo las cajas con lemas como “brecha salarial”, “cultura de la violación” o “canon de belleza dañino”.

Una vez derribado el muro, una de ellas ha exclamado: “¡ojalá fuera tan fácil derribar este muro “invisible” y “eficaz” en la realidad!”, algo que, ha añadido, conseguirán con la lucha feminista, con la unión de las mujeres que en este 2018 han demostrado que están “más empoderadas” y “hartas de tanta desigualdad”.

Pancarta en la manifestación crítica contra el comportamiento de la justicia ante la violencia machista. Foto: Aragón Digital

Implicación de los hombres

Después, Nieves Boj, de la coordinadora, ha leído el manifiesto con el que se ha criticado la falta de avances en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, la precariedad laboral que sufren las mujeres, y su efecto en la brecha salarial de las pensiones, o la falta de seguridad en los puntos de encuentro, donde una mujer fue asesinada por su expareja en Zaragoza.

Han reclamado, además, la implicación de los hombres; que el humor no sea refugio de mensajes humillantes y una educación afectivo-sexual a todos los niveles basada en la reciprocidad y no en la dominación para evitar la “cultura de la violación” que tan integrada, ha dicho, está en la sociedad.

Para ello, han apelado a la responsabilidad de todos los partidos políticos y más presupuesto para implantar medidas. “Basta de excusas, nos están matando”, ha ahondado.

En esta ocasión, se ha puesto especial énfasis en la “justicia patriarcal” y en la falta de perspectiva de género en la judicatura. “La Manada lleva toga demostrando que la violencia contra la mujer sale barata”, ha comentado.

También se han visto pancartas en este sentido, como ‘Contra la justicia machista, lucha feminista’ y hasta una persona ataviada con el mazo y la toga de juez subida a unos zancos.

Superviviente de la violencia machista

Entre los asistentes, se encontraba Laura, una superviviente de violencia machista y madre de tres niños, miembro de la asociación Somos. “Estamos aquí y eso ya es mucho, pero nos sentimos aisladas, incomprendidas, nos rehuyen y no nos ayudan, cada día es una lucha”, ha manifestado.

Cerca de ella se encontraba Eva Borja, de 18 años, una joven comprometida con la lucha feminista que cree que las mujeres deben estar hoy en día “más unidas que nunca”. Aunque, según ha reconocido, ha sufrido acoso en las calles, sobre todo por la noche, es optimista, porque “el feminismo está calando”.

Más curtida en esta lucha está Teresa, quien a sus 63 años, lleva “toda la vida” reivindicando los derechos de la mujer. “Estoy aquí porque soy mujer, por solidaridad”, ha aseverado.

Tras la lectura del manifiesto, la concentración ha cantado al unísono ‘Ista, ista, ista, Zaragoza Feminista’ y se ha dirigido hacia la plaza Paraíso, por el paseo Independencia.

Tras la pancarta ‘Contra las violencias machistas, lucha feminista’ se encontraban las diputadas de IU y CHA, Patricia Luquin y Carmen Martínez. También ha asistido la directora del Instituto Aragonés de la Mujer (IAM), Natalia Salvo, o el presidente de CHA, José Luis Soro.

Una manifestación histórica reclama dignidad para las mujeres

Zaragoza ha sido esta tarde de un histórico 8 de marzo ‘tomada’ por la revolución feminista. Una manifestación de tintes épicos por su volumen y por su pluralidad, con mayoría femenina pero con la presencia de muchos hombres, ha expresado de forma contundente la determinación de toda la sociedad para otorgar derechos y dignidad a las mujeres. Las previsiones más optimistas de las organizadoras de la huelga feminista se han visto totalmente desbordadas por una movilización de decenas de miles de personas (probablemente más de 100.000). Una de esas riadas humanas de las que la ciudad no tenía noticia desde las ya lejanas reivindicaciones por el autogobierno o contra el trasvase del Ebro. El clamor para cambiar los parámetros de convivencia ha tomado las calles de Zaragoza, de Aragón y de todo el Estado español y se ha expresado con tal contundencia que puede que ya sea imparable.

La plaza del Pilar atestada al final de la manifestación

La masiva demostración ciudadana de esta tarde ha sido tan grande que sus ecos deberían apropiarse de hogares, empresas, instituciones, leyes, tribunales… Zaragozanas y zaragozanos, apoyaran o no la huelga feminista, han querido dejar clara su determinación de que las cosas han de cambiar y que las mujeres no pueden estar sometidas ni un minuto más a la marginación laboral, social o familiar.

La marcha morada que ha tomado el centro de la ciudad, como muestra la foto superior de @acminguell, ha culminado una histórica jornada de movilización feminista, marcada por el éxito desde el principio de un día que, sin incidentes, pero con contundencia, ha desgranado minuto a minuto, plaza a plaza, sector a sector, un deseo inapelable de que la igualdad es la forma en que quiere vivir y organizarse una ciudadanía harta de dejar a un lado a la mitad de sus componentes.

La demostración cívica ha dejado extasiadas a las organizaciones que desde hace meses venían organizando la movilización, pero que ahora sienten una responsabilidad todavía mayor de llevar a buen puerto la oleada social que reclama dignidad y derechos para las mujeres.

La cabecera de la marcha, con todo el paseo Independencia lleno de gente

Continuidad

La portavoz de la Asamblea 8M en Zaragoza, Ana Lázaro, calificaba la jornada al inicio de la manifestación como “un éxito a todos los niveles” que les obliga a dar continuidad al movimiento por instaurar modos de convivencia feministas. “La revolución ha comenzado hoy”, ha sentenciado.

Por eso, a lo largo de este mes de marzo se reunirán las asambleas sectoriales de los diversos frentes que ha tenido la movilización (estudiantil, consumo, laboral) para culminar con una asamblea global en la que se analizará lo ocurrido, la respuesta ciudadana a sus demandas y las medidas a adoptar en adelante para verlas consumadas.

La portavoz feminista se expresaba con emoción porque “no esperábamos tanta gente” y explicaba que antes de la marcha se había decidido retirar las pancartas de los grupos involucrados en la movilización para que una veintena de mujeres representantes de todos ellos sostuvieran una sola tela enorme con fondo morado en la que se leía el lema de la jornada: “Si nosotras paramos, se para el mundo”, un frase “en la que nos vemos representadas todas”, subrayaba Lázaro.

Los grupos representativos de partidos políticos y sindicatos, que iban ataviados con sus banderolas y estandartes representativos, han respetado las directrices de la organización y se han quedado a la cola de la manifestación, para que no hubiera duda de que ninguna organización capitalizaba una marcha en la que había gente de toda condición y edad, marchando al ritmo alegre de la mayoría femenina.

Porque a partir de las cinco o seis primeras filas de manifestantes, reservadas para mujeres puesto que ellas eran las protagonistas del evento, empezaban a aparecer varones de todas las edades, los más mayores, por delante, los más jóvenes, por detrás, que se sumaban sin rubor a los incesantes cantos de lemas como: “mujeres unidas jamás serán vencidas”, “que viva la lucha de las mujeres”, “fuera ya el techo de cristal” o “queremos empleo, trabajo ya tenemos”.

En la manifestación no han faltado tampoco los mensajes sarcásticos

Esperanza

Y es que si el problema de la marginación femenina son los hombres, la manifestación de esta tarde en Zaragoza ha sido todo un signo de esperanza de que las cosas van a cambiar a mejor, por la implicación que han mostrado los varones con sus compañeras de viaje en la vida hacia la consecución de una sociedad más feminista y liberada por fin del recalcitrante y violento machismo.

A la cita multitudinaria no ha faltado casi nadie. Representantes de organizaciones que no secundaban la huelga se han dejado ver desde el principio por la cabecera de la marcha, para dejar claro su compromiso con una ola social que, en algunos casos, les ha arrollado.

También grupos de mujeres pertenecientes a colectivos laborales, como el nutrido de compañeras periodistas, que previamente habían protagonizado por la mañana un acto reivindicativo con lectura de manifiesto incluida.

Tampoco ha faltado a la cita el presidente de Aragón, Javier Lambán, que rondaba también por los prolegómenos del acto, después de que en los últimos días haya acentuado su implicación con el 8M en vista de su éxito sin paliativos.

Mucho más discretos, pero más imbricados en el movimiento que hoy ha tomado la ciudad, el país y el Estado, se les ha visto mezclados con las y los manifestantes al enorme artista Kase O, que no dejaba de ser requerido para fotos y autógrafos, y al alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, que marchaba al final de la enorme riada humana, mezclado entre la gente y acompañado de amigas y amigos.

Riada humana

Entre unos y otros, la marcha, tranquila y sobria en buena parte de sus tramos, era jalonada por ruidosos grupos de chicas muy jóvenes que no cesaban en sus consignas reivindicativas, acompañadas de bailes y percusiones varias: “Mujeres p’aquí, mujeres p’allá, feminismo p’alante, machismo p’atrás”, o también otros más severos como “machistas, cabrones, a los tiburones”, para culminar meneando a centenares de acompañantes más próximos (mujeres y hombres) al grito de “que bote, que bote, machista el que no bote”.

Las y los que botaban lo hacían a las 20:30 h desde el punto donde hora y media antes había comenzado la manifestación, mientras en ese momento llegaba la cabecera de la marcha a la plaza del Pilar, su punto final.

Entre el principio y el final de la manifestación, una riada humana atestaba las calzadas del paseo Independencia, del Coso, de César Augusto y de paseo Echegaray.

Lo dicho, un día y una manifestación históricos que no han de ser un recuerdo, sino el comienzo hacia una vida más digna, para las mujeres, pero también para los hombres.

Luisa Broto, vicealcaldesa y feminista ante el 8-M: “Todos y todas dependemos de todos y todas”

La vicealcaldes Luisa Broto es ya todo un símbolo de la pujanza de las mujeres en la transformación de la sociedad zaragozana. Con su sonrisa permanente y su entrega profesional se ha erigido en puntal de la Corporación del cambio y un buen referente para la movilización feminista del 8-M, que promueve desde hace tiempo y en la que participa con un paro total hasta en las redes sociales, porque “soy feminista” y porque “hay que cambiar el mundo” con una reorientación fundamental en dos ámbitos: “la educación y los valores”.

-Supongo que para las 24 horas el 8-M

-Desde luego. Soy feminista e inicio la movilización a las 00:00 horas con la huelga de consumo. A las 10:00 horas participaré en una asamblea en la plaza del Pilar, con almuerzo auspiciado por CGT. A las 12:00 h acudiré a la manifestación estudiantil. A las 14:30 h participaré en la comida popular de plaza del Pilar y a las 19:00 h estaré en la manifestación principal. Eso, entre otras cosas. Tampoco estaré activa en Twitter, en Facebook o en otras redes sociales.

-¿Qué espera de esta movilización?

-Está siendo ya un éxito porque se ha adherido y está participando muchísima gente. De lo que se trata ahora es de que tenga un largo recorrido para conseguir de veras la igualdad. El movimiento feminista en Zaragoza ha demostrado que está muy vivo. Además, está muy involucrada mucha gente joven que percibe el cambio de manera convencida.

-¿Qué papel deben jugar los hombres?

-La huelga no debe apartar a los hombres de la lucha por la igualdad. El capitalismo nos atraviesa a todas y a todos. Se trata de luchar contra un sistema injusto y los hombres también deben participar en esa acción.

-Algunas voces críticas dicen que esta es una movilización por y para las mujeres blancas de las clases medias del mundo desarrollado

-Por supuesto, hay que valorar esa crítica, porque es cierto que muchas mujeres involucradas, sobre todo, en el ámbito de los cuidados no pueden hacer huelga por sus condiciones laborales, sociales y familiares. Las que podemos parar debemos reivindicar la mejora de su situación y visibilizarla.

-¿Y cree que es ofensivo que tengan que colgar un mandil en la ventana en apoyo a la huelga aunque no puedan sumarse a ella?

-No, no creo que sea ofensivo. Es una forma de expresar su adhesión a la movilización. Es verdad que a todas nos gustaría poder hacer huelga, pero se puede mostrar la adhesión a la movilización de otras maneras, por ejemplo, yendo a la manifestación principal de la tarde.

-¿Qué es lo que debe cambiar para que las mujeres no tengan que hacer otra huelga?

-Las grandes transformaciones deben llegar por la vía de la educación y por un cambio profundo en nuestros valores, en apostar por las personas y por la vida. Esto es fundamental. Yo creo que ya se ha empezado a conseguir. Sobre todo en el aspecto del acceso al mundo laboral, aunque queda mucho por hacer, pero se ha avanzado. Afortunadamente en Zaragoza hay mucha población joven que lo tiene claro y asume que debe propiciarse una transformación profunda de nuestras conciencias y de la sociedad.

-¿Debería ir ese cambio de la mano de la filosofía del cuidado que encarnan las mujeres?

-Sí, el cuidado atraviesa toda la vida, primero cuando somos niños; pero si nos vamos a otro país, necesitamos también cuidados; por supuesto, cuando nos hacemos mayores. Tenemos que ser conscientes de que somos interdependientes, todos y todas dependemos de todos y todas. Los cuidados no sólo atañen a las mujeres. Los seres humanos nos debemos reconocer como interdependientes. Así seremos más sensibles con el cuidado de la vida, con el hecho de cuidarnos unos a otros. Y así se valorará en su justa medida el trabajo de las personas que cuidan a otras personas.

-Un mundo en que nos cuidamos mutuamente, eso es hermoso…

-Sí, así es. Si ponemos en el centro de nuestras vidas el cuidado, entendido en su más amplia acepción, si lo valoramos en su justa medida, si las administraciones ponen los medios para garantizarlo, conseguiremos ser personas viviendo con dignidad. Eso es lo que reivindicamos el 8-M: dignidad e igualdad.

La Universidad de Zaragoza traslada la celebración del Día de la Mujer para respetar la huelga

La Universidad de Zaragoza traslada su jornada de celebración del Día de la Mujer para respetar la convocatoria de huelga prevista para el 8 de marzo. El Observatorio de Igualdad de Género, del Vicerrectorado de Cultura y Proyección Social, ha organizado una sesión el viernes día 9 en Paraninfo para analizar una de las principales causas de la brecha salarial, la falta de corresponsabilidad, y el miércoles 7, en Huesca, revisará los fundamentos del lenguaje inclusivo.

El Observatorio quería profundizar en una de las principales causas de la brecha salarial, la falta de corresponsabilidad en la conciliación en la sociedad actual. Aunque no es la única ya que la atención a dependientes y al cuidado del hogar sigue siendo una tarea básicamente femenina, aseguran desde la UZ. “Las mujeres copan los empleos precarios y los trabajos a tiempo parcial, quedándose fuera de los complementos salariales por disponibilidad. También la falta de oportunidades para acceder a cargos directivos y de responsabilidad, donde los sueldos son más elevados, está en el origen de la diferencia de sueldos por sexo”, añaden.

Conciliación

La jornada de Zaragoza, titulada “Conciliación corresponsable: reorganización de tiempos de vida personal y de trabajo”, será inaugurada por la vicerrectora de Cultura y Proyección Social, Yolanda Polo Redondo, y la directora del Instituto Aragonés de la Mujer, Natalia Salvo Casaús, y la directora del Observatorio de Igualdad de Género, Pilar Arranz Martínez, a las 11 de la mañana en la sala Pilar Sinués.

Durante tres horas se revisará el marco jurídico de la conciliación, se repasarán las medidas más efectivas y se analizarán las causas de la brecha salarial, además de barajar las medidas que pueden ayudar a erradicarla.

Ruth Vallejo, decana de la Facultad de Estudios Sociales de la Universidad de Zaragoza; Ángel Dolado, juez de Juzgado de Familia nº 6 de Zaragoza; Pilar Maldonado, de la Oficina de transversalidad de género del Ayuntamiento de Zaragoza y Valle García de Novales, Secretaria General de la Asociación Directivas de Aragón, serán los protagonistas de una jornada para celebrar el día Internacional de la Mujer.

Feminismo “íntimo” para luchar contra el nuevo machismo

La periodista y escritora feminista Cristina Fallarás considera que la empoderación femenina pasa por una asunción “íntima” de su propia realidad por parte de la mujer, de reconocerse como objeto de agresión y dominio por parte del machismo imperante, que ha calificado como “de propiedad sobre nuestro cuerpo”, para a partir de ahí hacerle frente.

Por eso es tan importante, a su juicio, que las mujeres cuenten los casos en que han sido agredidas, intimidadas, y por ello ha alabado el movimiento “Me too”, que respalda a las mujeres y les invita a que denuncien las agresiones que han sufrido.

Además, ha alertado sobre lo que ha denominado como “feminismo burocrático” frente la “lucha real” que deben desarrollar las mujeres dentro de un “feminismo de clase”.

Fallarás ha incidido especialmente en esta idea durante el coloquio organizado por Podemos Zaragoza, y denominado #CirculoFeminismos, en el que ha participado este sábado 11 de noviembre.

La periodista ha identificado el ‘feminismo burocrático’ con la complacencia de determinados entornos administrativos y de partidos políticos con sus iniciativas por la igualdad, “pero que escudándose en eso dejan de lado la lucha real”, ha asegurado Fallarás.

Revisar la acción del machismo en la intimidad

Frente a esa actitud pasiva, ha colocado lo que ella denomina como el “feminismo íntimo”. “Debemos revisar en nosotras mismas, en nuestra intimidad más profunda, cómo ha incidido el machismo en nuestra vida, que no tiene que ver con la inteligencia ni con la economía, sino con el cuerpo, con nuestro cuerpo, que es violentado y apropiado”, ha asegurado Fallarás

Para ilustrar su razonamiento ha contado un caso propio en el que, siendo periodista, un político al que conocía por su actividad profesional le mandó de madrugada una foto suya exhibiendo el pene e incitándola a mantener relaciones. “Lo primero que pensé -ha enfatizado- fue en mi posible culpa, en si yo había podido propiciar de alguna forma ese comportamiento, cuando es simplemente una agresión”.

Fallarás considera que si las mujeres no cuentan, no hacen públicas las agresiones que han sufrido, “lo cual es doloroso, no es fácil, es un acto de valentía”, no podrán luchar contra la violencia machista latente y factible porque “no se puede luchar contra algo si antes no se identifica”.

Mujeres que mandan

La periodista y escritora feminista ha desmitificado también la presencia de las mujeres al frente de los medios de comunicación o de instituciones y partidos como remedio a la opresión hacia las propias mujeres. “Yo no me alegro porque la Botín esté al frente de un banco, ni porque la Botella haya mandado en Madrid. Hay una manera de hacer que no tiene porqué ser femenina. Se parece más la gestión de Santisteve a la de Carmena, que la de Botella”, ha precisado.

Una forma de hacer que ella identifica como una lucha “de clase”, una de cuyas expresiones es la denuncia de las agresiones “que casi todas hemos sufrido y sufrimos”.

Esa actitud colectiva, que Fallarás considera que las mujeres “adoptamos por sororidad”, es fundamental a su juicio para luchar contra un machismo que se expresa incluso jaleando por redes sociales a agresores, “identificándose unos hombres con otros, a los que no conocen, que han infringido dolor” (ha puesto ejemplos de ello) y ha insistido en que ante esa actitud nueva y peligrosa del machismo debe oponerse el relato femenino de las agresiones.