gobierno municipal

El Gobierno local PP-Cs descarta continuar con los estudios de la línea 2 del tranvía por ser “inviable”

La vicealcaldesa y consejera municipal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández, ha considerado, sobre la línea 2 del tranvía que cubriría el trazado este-oeste de la ciudad, que “si no se pueda afrontar la obra, no tiene ningún sentido seguir gastando dinero en estudios de viabilidad porque no la tiene”.

Sara Fernández ha recordado que los dos partidos del equipo de gobierno PP-Ciudadanos ya habían alertado de que se gastaba el dinero del Ayuntamiento de “forma innecesaria en el estudio de viabilidad porque es inviable dada la situación económica de la ciudad”.

Al respecto, ha apuntado que este mes de agosto se han conocido varias sentencias judiciales condenatorias al Ayuntamiento de Zaragoza sobre las contratas municipales que agravan la situación económica.

“Hemos descubierto que la situación económica es aún es peor de la esperada y deja a las arcas municipal de tal forma que hace inviable la línea 2 del tranvía”.

Reorganizar el bus urbano

En declaraciones a los medios de comunicación, Sara Fernández ha apuntado que se analizarán los estudios realizados hasta la fecha y “si un día se retoma, ya hay unos estudios previos”.

La vicealcaldesa se ha decantado por “reforzar” la comunicación entre el este y el oeste de la ciudad “con otro medio de transporte de alta capacidad diferente al tranvía y que requiera menos inversión económica. Algo a lo que se pueda hacer frente”.

A su parecer, la reorganización de las líneas de autobús es un “compromiso de este gobierno”, al argumentar que “no se hizo bien” en su momento, desde que se construyó la línea 1 del tranvía.

“Esa es una asignatura pendiente que se llevará a cabo porque la reorganización de las líneas de autobús se reivindica por ambos partidos desde hace años y habrá otras opciones, como el ‘tranbús’ u otro medio de transporte de alta capacidad”.

Santisteve: “el gobierno municipal está basado en la mentira”

El portavoz del grupo municipal de Zaragoza en Común (ZeC) y exalcalde de la ciudad, Pedro Santisteve, ha asegurado que el nuevo equipo de gobierno PP-Ciudadanos con el apoyo de Vox “está basado en la mentira, el ocultamiento y el incumplimiento entre ellos mismos”.

Santisteve ha argumentado esta apreciación al señalar que “primero los pactos del PP con Vox son secretos y luego se dan a conocer, pero el PP los romper porque se ha aliado con Ciudadanos”, ha resumido. “Si esa es la tónica a futuro generará grandes inestabilidades en lugar de dar a conocer el modelo de ciudad y las inversiones en los barrios”.

En rueda de prensa, Santisteve ha criticado que el alcalde, Jorge Azón, haya dado “carta blanca a la extrema derecha” y ha reiterado su preocupación por “el desprecio a la autonomía local cuando se pacta en hotel de Madrid el reparto de áreas y eso preocupa por lo que supondrá a futuro”.

La prioridad, “el reparto de sillones”

A su parecer, la prioridad del gobierno municipal apunta a un “reparto de sillones” y en “contentar” a Vox como la asistencia a la celebración del Día Corpus Christi en la Basílica del Pilar “cargándose el principio de aconfesionalidad del Estado y además se ven las fracturas del gobierno al no ir Ciudadanos”.

Santisteve ha abundado en que a ZeC le preocupa la “inestabilidad y la desconfianza” que generará a futuro las “tres derechas” y ha criticado la “ausencia de modelo de ciudad y de prioridades que la ciudad reclama” y lo ha atribuido a que es un gobierno “débil, lleno de contradicciones y sin proyecto de ciudad”.

Sobre una posible entrada de Vox en el gobierno municipal PP-Ciudadanos, el portavoz de ZeC ha opinado que “el problema es como se juega con la ciudad, como se genera incertidumbre y se vislumbra inestabilidad”. Su impresión es que el alcalde “está a la espera de lo que digan dos concejales porque depende del apoyo de Vox” y se ha preguntado si eso mismo opina Ciudadanos.

Auditoría

Tras apremiar al nuevo equipo de gobierno a que se pongan a trabajar en lugar de criticar al anterior gobierno, ha avanzado que desde ZeC harán una defensa de la gestión y de las conquistas sociales del anterior gobierno.

“Las cuentas son transparentes y con ir o la web tendrían los datos y el encargar al interventor una auditoria cuando ha dado por buenas la cuentas creo que no hay nada que ocultar”.

De esta forma ha criticado que PP-Cs hayan acordado encargar a la Intervención una auditoría económica y de gestión del 2018.

Asimismo, ha recordado que el traspaso de poderes “fue modélico” como dijo el propio Azcón y en caso de que le falte algún dato le ha instado a pedirlo. “Podría haber pedido aclaraciones porque la mano estaba tendida y no se ha reunido con ninguno de los concejales de ZeC”.

La Intervención hará la auditoría de las cuentas municipales, que estará lista en septiembre

La Intervención municipal realizará “un exhaustivo informe sobre la situación económico financiera del Ayuntamiento de Zaragoza” en el año 2018. La decisión ha sido adoptada este miércoles 26 de junio por el equipo de gobierno PP-Cs en su primera reunión tras la toma de poder. La portavoz gubernamental, María Navarro (PP) ha informado de que se planteará a los restantes grupos municipales que respalden esta iniciativa, “que nos gustaría sacar por unanimidad”. El gobierno municipal espera disponer de la radiografía de las cuentas del pasado año en el mes de septiembre.

Navarro ha subrayado que con la auditoría se pretende obtener información precisa sobre “el endeudamiento, las sentencias judiciales pendientes de pago, las deudas con otras administraciones, las facturas pendientes con los proveedores, la situación del personal municipal o cuestiones relacionadas con la contratación pública” (en la imagen superior, el anterior alcalde, Pedro Santisteve, traspasa documentación relacionada con el estado de las cuentas del Ayuntamiento a los nuevos mandatarios municipales).

Con los datos extraídos de la auditoría sobre 2018, el gobierno municipal pretende iniciar la elaboración del presupuesto municipal para 2020, puesto que para este año descarta elaborar un plan financiero, “que cuando tuviéramos listo apenas daría tiempo a aplicar”, ha precisado Navarro.

Hasta la finalización del ejercicio, el Ayuntamiento seguirá funcionando con el presupuesto prorrogado de 2018, aunque es probable que tenga que aplicarse alguna modificación de crédito más, puesto que según ha explicado la portavoz del gobierno municipal “hay servicios como transporte, limpieza o recogida de basuras que están infradotados”.

El gobierno municipal también ha acordado este martes el nombramiento de la mayor parte de los nuevos coordinadores de área municipales, casi todos ellos funcionarios del propio Ayuntamiento.

Primera grieta en pacto de derecha municipal: Vox critica que la forma del Gobierno costará 230.000 € más

El concejal del grupo municipal de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza, Julio Calvo, ha criticado que la nueva estructura del Gobierno municipal anunciada por el alcalde, Jorge Azcón, supondrá 230.000 euros anuales más en remuneraciones por el aumento de cinco a ocho consejeros de área. Es la primera grieta que abren los ultraderechistas en el pacto con PP y Cs, que ha posibilitado la formación de gobierno a estos dos últimos partidos gracias a los votos de Vox en la investidura.

La última corporación presidida por el alcalde socialista, Juan Alberto Belloch, tenía cuatro consejeros de área y la presidida por Pedro Santisteve (ZeC) contaba con cinco, mientras que en la nueva se incrementa en tres para llegar a ocho.

Julio Calvo se ha cuestionado la necesidad de algunas de estas áreas o que el conjunto de las competencias que van a desarrollar algunas de ellas merezca tal nivel orgánico. “Más bien, parece que se trata de remunerar de forma paritaria y ciertamente generosa al mayor número de miembros del equipo de gobierno de ambos partidos, PP y Ciudadanos”.

Sobrecarga de reuniones

En declaraciones a Europa Press, Julio Calvo ha considerado que la estructura del Gobierno municipal “no es adecuada, es más cara, replica a la del Ejecutivo autonómico y no es el camino para bajar la deuda y los gastos”. “Ese es el planteamiento de Vox y puede ser discutible, pero creo que es coherente”.

Calvo ha recordado que el programa de Vox propone una “paulatina devolución de competencias al Gobierno central para evitar duplicidades”.

Ha expuesto que aunque no es necesario, suele ser habitual que haya tantas comisiones plenarias como áreas de gobierno. En tal caso, ha avanzado que habrá una “notable sobrecarga” de reuniones de las comisiones plenarias (en la imagen superior, Julio Calvo (Vox), a la izda, se saluda de forma efusiva con Jorge Azcón (PP), en la sesión inaugural de la legislatura en que se nombró alcalde a éste último).

Por el contrario, si se decidiera prescindir de alguna de ellas, se “revelaría la falta de relevancia de las mismas y lo superfluo e innecesario de su creación”.

Competencias solapadas

Julio Calvo ha observado que muchas áreas responden a la prestación de las llamadas “competencias impropias” por parte del Ayuntamiento; que ya son prestadas por otras administraciones que las tienen como propias y con las que en muchas ocasiones se incurre en solapamientos y duplicidades que incrementan gastos y restan eficiencia en la gestión.

Al respecto, ha citado las de innovación y empleo o las que se engloban genéricamente como “asuntos sociales”, ejercidas todas ellas por el Gobierno de Aragón.

Como ejemplo ha expuesto que el actual organigrama del Ejecutivo autonómico en funciones cuenta con un departamento de Innovación, Investigación y Universidad; otro departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales; un Instituto Aragonés de Servicios Sociales; un Instituto Aragonés de la Mujer; un Instituto Aragonés de la Juventud; un Instituto Aragonés de Empleo; y un Instituto Aragonés de Fomento.

“Todos ellos tienen su réplica en la estructura del Ayuntamiento de Zaragoza que sostiene con los impuestos públicos organismos municipales que desarrollan unas competencias que ya ejerce el Ejecutivo autonómico”.

El concejal de Vox ha defendido la idea de “una competencia, una administración”, al entender que es la “única forma de poder reducir la deuda sin incrementar impuestos y sin reducir la prestación de servicios o la inversión en nuevas infraestructuras”.

Simplificar la Administración

Calvo ha considerado que ese proceso de simplificación administrativa y reducción de duplicidades “debe ser acometido de forma dialogada con las otras administraciones implicadas, de forma extraordinariamente prudente y cuidadosa”, hasta lograr que sea sólo una instancia administrativa la que ejerza una competencia determinada.

Ha aclarado que no se trata de desmantelar servicios públicos, sino de que se presten de forma más eficiente para avanzar en la “administración única”, ha apostillado. “Además todos los ciudadanos tienen derecho a recibir iguales prestaciones independientemente del respaldo financiero de cada institución”.

Para corroborar estas declaraciones, Julio Calvo ha reproducido un párrafo del programa electoral de Vox que reza: “en cualquier caso, el Ayuntamiento de Zaragoza no dejará de prestar los servicios que hasta ahora viene prestando, muy especialmente en el área de asistencia social, mientras no se garantice su asunción plena por otra administración competente”.

“Sólo una vez abordada, de forma paulatina, responsable y prudente, la devolución negociada de las competencias impropias, garantizando que no desparece, disminuye o empeora su prestación a los ciudadanos, será posible abordar una rebaja impositiva. Cualquier propuesta de disminución de la presión fiscal que no contemple una reducción previa de los gastos de gestión municipal es inviable”.

Ha concluido al indicar que la actual estructura municipal, que eleva a la categoría política y administrativa de “consejerías de área” la gestión de competencias impropias, “parece discurrir en sentido opuesto a los planteamientos de Vox”.

ZeC lamenta que PP y Cs soslayen sostenibilidad e igualdad

Zaragoza en Común (ZeC) ha criticado que la estructura del nuevo Gobierno municipal de la capital aragonesa propuesta por PP y Cs no afronta los retos de futuro en materia de sostenibilidad y reducción de la desigualdad que tiene la ciudad.

La portavoz adjunta de esta plataforma ciudadana, Luisa Broto, ha lamentado que las áreas de Infraestructuras y Urbanismo, encargada del planeamiento urbano, aparezcan separadas y, además, desgajadas de Movilidad y Medio Ambiente.

Ello supone para esta formación dar “un paso atrás”, ya que en Europa son áreas que se están trabajando en conjunto para construir ciudades más modernas, accesibles, respirables y hechas a escala humana, según apunta en un comunicado.

Asimismo, denuncia que la mejora de los derechos sociales deje de ser la punta de lanza de la acción de gobierno en favor de una visión del turismo y la cultura a medida de los capitales privados, según cree que se interpreta del hecho de que el área de Derechos Sociales pierda su nombre -por el de Acción Social y Familia- y deje de estar vinculada a la Vicealcaldía.

Para ZeC se relega también en el nuevo organigrama el área de Participación Ciudadana, que actualmente aparece aislada después de haber estado integrada junto a Transparencia y Gobierno Abierto en la etapa anterior que presidía esta plataforma.

Azcón elude precisar cómo se va a incorporar Vox a su gobierno

El nuevo alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón (PP), sigue echando balones fuera sobre la forma en que Vox se va a incorporar al gobierno de la ciudad. El mandatario conservador asegura que todavía no se ha tomado la decisión, pero ha reiterado que los ultraderechistas no formarán parte de la junta de gobierno municipal.

Ese hecho no impediría que Vox asumiera alguna concejalía, pero Azcón no ha querido ser más preciso este lunes, poco después del traspaso de las competencias municipales, y mucho menos en presencia de la vicealcaldesa de Cs, Sara Fernández, que sigue pretendiendo ocultar el compromiso de su formación con los neofascistas.

Azcón sí que ha confirmado que los dos concejales de Vox presidirán dos juntas de distrito, dos organismos que, ha recordado, forman parte del gobierno de la ciudad dentro del área de Participación Ciudadana (en la imagen superior, reunión del grupo municipal del PP y de sus asesores este lunes en dependencias municipales).

Vox quiere algo más

Pero ya el pasado sábado el portavoz ultraderechista, Julio Calvo, anunció que estos días iban a mantener conversaciones con el recién constituido gobierno municipal para determinar su participación en el mismo, al margen de las juntas de distrito, algo que el nuevo alcalde no ha desmentido.

No obstante, Azcón ha insistido en que en los ayuntamientos las decisiones más importantes se toman en el Pleno, que también es Gobierno, y que la oposición forma parte asimismo de los consejos de administración de las sociedades municipales.

Del mismo modo, ha señalado que en muchos municipios o en instituciones como la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) la oposición asume responsabilidades de gobierno.

Azcón quiere incluir a Vox en su gobierno y traslada la propuesta a los mandos de Cs y de los ‘ultras’

El recién elegido alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha trasladado este domingo la decisión de si Vox entra a formar parte del Gobierno de la ciudad a las direcciones nacionales de Ciudadanos y del propio partido ultraderechista, que son los que asesoran a los concejales de ambos grupos.

Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios durante su visita al monolito del último alcalde zaragozano del PP, el fallecido Pepe Atarés, que ha sido su primer acto oficial desde su investidura (imagen superior de Aragón Digital).

Azcón ha confiado en que las direcciones nacionales de Ciudadanos y de Vox acaben poniéndose de acuerdo, porque “cuatro años son muy largos” y ya tienen experiencia de dialogar con los concejales de Zaragoza en Común (ZeC).

En este sentido, ha subrayado que conoce al líder municipal de Vox, Julio Calvo, dado que compartieron puesto en la bancada popular entre 2011 y 2015, y que “no es ningún extremista”, como sí lo eran algunos de los miembros del Gobierno saliente de ZeC.

“Yo no sé cómo serán otros concejales de Vox en otras ciudades, pero lo que sé es que conozco a Julio Calvo, que estos días he estado hablando mucho con él y no me ha dicho ninguna cosa que no pueda defender cualquier persona con sentido común”, ha remachado.

Relación fluida con Vox

En todo caso, el nuevo alcalde de Zaragoza ha recalcado que, sea cual sea la composición del futuro organigrama de gobierno, con Calvo y con Vox van a tener una relación “fluida” y “de diálogo”.

No van a hacer “cordones sanitarios” a los dos ediles de la formación dirigida por Santiago Abascal para no “hacer el juego a la izquierda” y, por tanto, hablarán con ellos como con el resto de grupo e incluso antes, ya que han sido determinantes en su investidura.

Los populares, en definitiva, apostarán por que haya diálogo, por ser flexibles y por preocuparse más por sumar que por otro tipo de cuestiones, ha señalado.

El organigrama del futuro Gobierno de Zaragoza se cerrará esta próximo semana para no tardar mucho en ponerse a trabajar porque “las legislaturas pasan volando”.

PP, Cs y Vox acuerdan un gobierno municipal de ultraderecha, que presidirá el conservador Azcón

Vox Zaragoza ha informado que, finalmente, se ha desbloqueado la situación del gobierno municipal en Zaragoza y han llegado a un acuerdo con PP y Ciudadanos, para que Jorge Azcón sea el próximo Alcalde de la capital aragonesa con un equipo con presencia de ultraderechistas. Desde la formación neofascista han expresado su “satisfacción” una vez que se ha podido desbloquear las negociaciones con la formación naranja de tal forma que los votantes de Vox estarán representados en el gobierno municipal de Zaragoza. El acuerdo ha sido negociado en Madrid por los dirigentes estatales de las tres formaciones políticas.

Este viernes, el concejal de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza, Julio Calvo, advirtió a Ciudadanos de que no iban a aceptar más “cordones sanitarios” y puso sobre la mesa, para apoyar al candidato popular, Jorge Azcón, como alcalde de la ciudad, su entrada en el gobierno municipal.

En este sentido recordaron que los votos de los dos concejales de Vox son determinantes para que Azcón pueda ser alcalde, que se sumarían a los de los 8 ediles del PP y a los 6 de Ciudadanos, después de que estas formaciones firmasen un acuerdo para la gobernabilidad de la ciudad, a expensas de la decisión que finalmente ha adoptado Vox tras el acuerdo alcanzado.

El pacto entre esas tres fuerzas de la derecha significa que los neofascistas dispondrán de algún área de gestión en el Ayuntamiento de Zaragoza, lo que supone un trágala para Cs, que se había opuesto desde el principio a que Vox formara parte del gobierno municipal e insistía ayer mismo por la tarde, por boca de su candidata a la alcaldía, Sara Fernández, en que el pacto era “a dos” entre Cs y PP.

Pero finalmente parece que se han impuesto de nuevo las órdenes emanadas desde los órganos centrales de los partidos en Madrid y en Zaragoza habrá un gobierno ultraderechista (en la imagen superior de Europa Press, representantes de Vox y PP durante la reunión que han mantenido esta madrugada en Madrid para alcanzar acuerdos municipales en todo el Estado español).

Concesiones mínimas

No obstante, poco antes de iniciarse el pleno de constitución de la nueva Corporación zaragozana, el concejal de Vox Julio Calvo ha declarado que el acuerdo con PP y Cs contempla que su grupo presidirá dos juntas de distrito municipales.

Si se confirmara ese extremo, la concesión de populares y liberales para lo consecución de un acuerdo con los ultraderechistas habría sido mínima, porque la distribución de las presidencias de distritos se hace habitualmente en función de la representatividad de los grupos en el Ayuntamiento, independientemente de si forman parte del gobierno o no.

Es decir, si esta legislatura se aplica el sistema aplicado en anteriores periodos legislativos, PSOE, ZeC y Podemos también presidirán alguna junta de distrito.

No e descarta que el pacto de gobierno de la derecha contemple la concesión de otras responsabilidades de gobierno a Vox una vez iniciada la legislatura.

Pacto negociado y dispuesto desde Madrid

La formación ultraderechista en Zaragoza ratifica así el anuncio realizado a nivel estatal por Vox tras asegurar hoy que ha cerrado un pacto con el PP y “con el acuerdo de Ciudadanos” para formar gobiernos de coalición e impedir ayuntamientos de izquierdas en toda España, incluida la ciudad de Zaragoza, en los que obtendrá concejalías en gobierno en proporción a sus resultados.

Según este partido, el pacto ha sido firmado por su secretario general, Javier Ortega Smith, y el del PP, Teodoro García Egea, “con el acuerdo de Ciudadanos”.

Unas horas antes de que Vox confirmar el pacto, García Egea ya lo había avanzado a través de su cuenta en Twitter: “Hay acuerdo, en horas tendremos gobiernos por la libertad en toda España”.

En el caso de Madrid, el acuerdo situará al candidato del PP. José Luis Martínez Almeida en la alcaldía y a la candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, como vicealcaldesa.