herencia

Derecha y PSOE quitan el impuesto de plusvalía a las viviendas más caras de la ciudad que se hereden

Los grupos municipales de PP, PSOE y Cs han forzado con su mayoría de votos en el Pleno de este martes 30 de abril a que se elimine el impuesto de plusvalía también a las viviendas más caras de la ciudad que se reciban en herencia y sean primera residencia de los afectados. La medida incluye también la aplicación de una bonificación del 20% para segundas viviendas igualmente heredadas. La propuesta ha sido tachada de “injusta y reaccionaria” por parte de ZeC y CHA, que se han opuesto a la iniciativa del PP, y han acusado a este grupo, a socialistas y a liberales de “regalar millones de euros a los más ricos de la ciudad”.

La modificación de la ordenanza fiscal que regula el impuesto de plusvalía supone extender la bonificación del 95 por ciento a todas las viviendas en caso de herencias por ‘mortis causa’, en lugar de limitar esa deducción a las de valor catastral inferior a 150.000 euros.

El consejero municipal de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, ha criticado que la medida supondrá bonificar a sólo 234 viviendas, según los informes de técnicos municipales, “que son palacios”, porque si el valor del suelo supera los 150.000 euros el valor de mercado es muy superior. “Supongo que el PP conocerá a los propietarios de esas viviendas y tomará café en sus salones”, ha aseverado.

A su parecer, se trata de una medida “injusta y reaccionaria bajar los impuestos a los más ricos”. Se ha preguntado cómo se compensa esa merma de recaudación que puede influir negativamente en la prestación de servicios públicos, ha afeado que es una propuesta para el 1 por ciento de la población y ha preguntado para quiénes trabajan los grupos que respaldan esta propuesta.

Equidad fiscal y social

El portavoz del grupo municipal de CHA, Carmelo Asensio, ha dicho que es una propuesta “injusta” desde el punto de vista de la equidad fiscal y social. Ha dicho que haber propuesto eliminar la plusvalía a todas las herencias supondrá dejar de ingresar 23 millones de euros al año y “¿con qué se financian los servicios sociales?”, se ha preguntado.

Ha diferenciado que no es lo mismo heredar la primera vivienda de los padres que las segundas o terceras y con la bonificación anterior del 95 por ciento a las viviendas de valor catastral inferior a los 150.000 euros se llegaba al 99 por ciento de las herencias.

Además ha considerado que es una “torpeza hacerlo ahora” porque está pendiente una modificación de la ley estatal de haciendas locales que afectará al impuesto de plusvalía y “se aplicarán compensaciones a los ayuntamientos que lo sigan cobrando a los más ricos, pero si ya no se cobra, Zaragoza no tendrá compensación alguna”.

Dificultades para pagar

La portavoz del grupo municipal de Cs, Sara Fernández, ha dicho que es una “injusticia” aunque afecte a pocos ciudadanos para precisar que en la actualidad no se considera la situación fiscal del heredero que es quien paga el impuesto y en ocasiones no pueden hacer frente a los pagos de la casa donde viven.

El concejal del grupo municipal del PSOE, Javier Trívez, ha aseverado que los socialistas defienden aumentar las bonificaciones fiscales en vivienda habitual en herencias por ‘mortis causa’ y ha observado que esta propuesta “está plenamente justificada” porque hay que considerar la situación fiscal de quien hereda.

La concejal del grupo municipal del PP, María Navarro, ha aplaudido que saliera adelante una propuesta que los populares han reclamado desde hace tres años y es la primera vez que cambia una ordenanza fiscal mediante una proposición normativa.

Ha explicado que se elimina que la bonificación se aplique al valor catastral tope de los 150.000 euros porque la vivienda es la mayor inversión de los ciudadanos y además se bonifica el 20 por ciento la segunda vivienda adicional porque “es un beneficio a los zaragozanos”.

A su parecer, es de justicia porque la plusvalía ‘mortis causa’ supone una “triple imposición”, ya que se suma al impuesto de sucesiones y al IBI, y ha subrayado que “no se puede sacrificar a los zaragozanos con impuestos sobre la principal inversión de sus vidas”.

El Ayuntamiento reformará el impuesto de plusvalía por herencia

El Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado este viernes 16 de noviembre abrir un proceso de reforma de la plusvalía por herencia de la vivienda. La Comisión de Economía ha impulsado una propuesta normativa del Partido Popular que plantea ampliar las bonificaciones en todos los casos. Zaragoza en Común considera que esta propuesta solo favorece a los “casoplones” de los ricos.

La concejal del Partido Popular, María Navarro, defiende que la plusvalía en los casos de herencia se cobre con un 95% de bonificación en todos los supuestos, lo que podría traducirse en que todas las herencias acaben siendo bonificadas, más de 10.000 recibos cada año.

El responsable de Economía, Fernando Rivarés, ha calificado como “electoralista” y como una “barbaridad” la propuesta y alertaba de que podría suponer entre cinco y seis millones de euros menos de ingresos para el Ayuntamiento.

“Lo que están proponiendo es que dediquemos dinero público a subvencionar la herencia de casoplones en esta ciudad y si nos sobrara el dinero, nos lo podríamos pensar dos veces. Pero como no nos sobra, decimos que no”, ha sostenido.

Mejoras en el impuesto

El concejal del Partido Socialista Javier Trívez considera necesario establecer mejoras en este impuesto. “Creemos que se puede mejorar, ya que hay posibilidades en esa política que ha habido de incremento de bonificaciones para vivienda habitual, se pueda aumentar más”, ha apuntado.

La portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández, es partidaria de suprimirlo y ha anunciado que presentará varios votos particulares para aumentar la extensión de la bonificación, no sólo a cónyuges, sino a parejas de hecho, incluir a víctimas del terrorismo y de la violencia de género y pasar de 5 a 15 años la vivienda habitual deshabitada por gente en residencias.

El portavoz de Chunta Aragonesista, Carmelo Asensio, cree que este impuesto es necesario porque es una cuestión de “justicia social” y de “equidad”.

Los grupos municipales tendrán ahora quince días para presentar sus votos particulares a la propuesta.