imagen

El alcalde escribe al arzobispo para recordarle que Zaragoza no puede asociarse al legado franquista

El alcalde, Pedro Santisteve, ha enviado una carta al arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora, para expresarle su “contrariedad” por la aparición el pasado lunes de una bandera de Falange en la columna de la Virgen del Pilar, en la Basílica, y subraya por ello que la ciudad “no puede asociar su imagen al triste legado del franquismo”.

“Me veo obligado como alcalde a trasladarle mi contrariedad por lo sucedido, toda vez que la Basílica del Pilar forma parte del patrimonio común de la ciudad, independientemente de que su gestión corresponda a la Iglesia católica”, escribe el alcalde en la carta.

Patrimonio de Zaragoza

El hecho, para el regidor, adquiere más gravedad si se tiene en cuenta que la acción por la que la bandera de Falange apareció junto a la Virgen del Pilar de la Basílica se produjo la víspera de un día como el 20 de noviembre, “fecha elegida por diferentes grupos y organizaciones de ideología franquista para ensalzar la figura del dictador y de su régimen”.

Santisteve, además de destacar el valor de la Basílica como emblema del patrimonio de Zaragoza, recuerda que el templo, al igual que la catedral de La Seo o las iglesias de La Magdalena o Santiago el Mayor, “pertenecen a la ciudadanía, independientemente de las creencias más íntimas”.

Añade el alcalde que Zaragoza “no puede asociar su imagen al triste legado del franquismo ni permitir que en espacios de esta proyección pública se exhiban estos símbolos y sirvan para ensalzar la figura del dictador”.

Daño a la sensibilidad común

El Cabildo Metropolitano de Zaragoza ha lamentado este martes en rueda de prensa que un signo “tan universal de concordia y reconciliación” como es la Virgen del Pilar haya sido motivo para avivar viejos rencores y ha pedido perdón.

Santisteve, en nombre del gobierno municipal, se congratula en la carta por “la pronta retirada de dicho manto” y por la “petición de disculpas a la sociedad zaragozana y aragonesa”.

Y concluye con el deseo de que “hechos de este tipo” no se produzcan de nuevo por el “daño” que generan en la imagen de Zaragoza y en la “sensibilidad de una gran mayoría” de vecinos y vecinas.

Esta es la carta completa remitida por el primer edil zaragozano:

Nuevos buses turísticos ‘conducidos’ por Goya

Los nuevos autobuses turísticos de Zaragoza difunden la imagen de una ciudad cultural, inquieta, viva y con genio apoyada en la figura del pintor aragonés y genio universal, Francisco de Goya, que comenzarán a circular este próximo sábado, 10 de marzo.

Rosa fucsia combinado con morado y azul turquesa con toques de verde intenso y amarillo lima son los colores elegidos para estos tres nuevos vehículos serigrafiados con el logotipo “Zaragoza tiene mucho genio”, que acompaña a la imagen de Goya en la parte frontal.

“La intención era renovarlos por tiempo de utilización, por concepto y por la visibilización con el nuevo mensaje a lanzar”, ha sintetizado el consejero municipal de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, durante la presentación de los tres vehículos.

En declaraciones a los medios de comunicación ha recordado que en función del contenido del Plan estratégico de turismo 2018-20 se ha ideado este diseño con los colores “más modernos y provocadores para dar la idea de una ciudad de cultura urbana, moderna y contemporánea”, ha enumerado.

“Son muy visibles y trasladan una imagen de Zaragoza urbana y contemporánea”, ha reiterado para detallar que estos vehículos son parte del contrato con la empresa Avanza –adjudicataria del autobús urbano– dentro de la nueva flota recién comparada.

Perfil de los usuarios

Tres de esos vehículos del contrato con el Grupo Avanza se dedican para este uso turístico, que están operativos desde las 10.30 hasta las 20.00 horas y en periodos especiales como verano y Semana Santa casi las 24 horas.

“La finalidad es que atraiga el perfil de usuario que más nos interesa y que más vamos a conseguir: el de fin de semana, urbano y europeo demandante de cultura, entre 25 y 55 años, que no busca solo museos sino vida callejera y una metrópoli que le atraiga las 24 horas del día”, ha expuesto.

Rivarés ha contado que el bus turístico ha llegado al millón de usos desde que hace 20 años se implantara en Zaragoza y ha aportado el dato de que en 2017 se han registrado casi 49.000 usos, que es un 7 por ciento más que el año anterior.

“Aspiramos a que 2018 vaya a más porque hay ideas nuevas como el recorrido y la atención personalizada dentro con cinco idiomas y se estudia incluir nuevas lenguas”, ha avanzado.

Otros usos

Además, ha indicado que se intentará vincular su uso provisional con otros usos estables y ciertos festivales para que el bus turístico forme parte del proyecto cultural y la iniciativa ayude a dinamizar el bus turístico y el discurso de cultura de calidad que la ciudad ofrece, ha abundado.

Otras novedades pasan por el cambio del recorrido para que algunas paradas sean algunas como la del museo Pablo Serrano y además están las rutas Zaragoza nueva, Zaragoza monumental, Zaragoza clásica y la Zaragoza de las riberas.

Rivarés ha informado de que los usuarios estarán acompañados por guías turísticos de calle, pero “si se consigue desembarazar el contrato porque la falta de quorum en el patronato no permite firmar convenio con la Universidad de Zaragoza”, aunque ha confiado en que no haya problemas.

El precio del billete es de 8 euros las 24 horas, excepto los menores de 5 años que viajan gratis y se reduce a la mitad para personas con discapacidad, desempleados, jubilados y estudiantes.