ingreso

Más de 21.500 personas se han beneficiado este año del IAI

Un total de 21.553 personas se han beneficiado este año, hasta el mes de julio, del Ingreso Aragonés de Inserción, un dato que contabiliza tanto a los titulares de la ayuda como a los miembros de sus familias.

Según ha informado el Gobierno de Aragón, el balance de la gestión que hace el gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Joaquín Santos, es optimista, ya que se mantiene la gestión al día y se confirma una leve tendencia a la baja en cuanto al número de solicitudes.

Los datos confirman este hecho, ya que el número de perceptores en los meses de enero a julio han oscilado entre 7.000 y 7.178.

Lo mismo sucede en el caso de las solicitudes: “En el primer semestre de 2017 bajaron las solicitudes en un 5% respecto al mismo periodo del año anterior y en el primer semestre de este año han bajado un 2% respecto a 2017”, asegura Santos (en la foto superior, junto a la consejera de Derechos Sociales, Mariví Broto).

Así, el número de perceptores registrados en junio de 2018 (7.058) es un 9% inferior al registrado el año pasado (7.688).

Menos solicitudes, más perceptores diferentes

Este dato contrasta con la comparativa entre los meses de junio de 2017 y 2016 en la que se registró un 12% de aumento de perceptores.

Otro de los datos significativos es que, a pesar del descenso de solicitudes, ha aumentado el número de perceptores diferentes, siendo constantes las altas y bajas en el sistema.

Desde el IASS han relacionado esta situación con las circunstancias del mercado de trabajo y han apuntado que los titulares de las ayudas las cobran durante menos tiempo, algo positivo ya que es síntoma de que se está avanzando en la descronificación de la pobreza.

De esta manera, hasta el mes de julio se han registrado 7.795 perceptores del IAI diferentes.

En cuanto al apartado presupuestario, este año asciende a 52 millones de euros, tres millones más que el año pasado.

La Universidad de Zaragoza contará con 6.544 plazas de nuevo ingreso el próximo curso

La Universidad de Zaragoza contará con 6.544 plazas de nuevo ingreso para las titulaciones de grado en el curso 2018-2019. Así lo ha aprobado el Consejo de Gobierno de la institución, que se ha celebrado este lunes.

La modificación más relevante es el aumento en nueve plazas de nuevo ingreso para la titulación de grado de Ingeniería Informática, que pasa de 90 a 99 plazas. Este acuerdo deberá pasar ahora al Gobierno de Aragón para su ratificación y los datos pueden variar si la Conferencia General de Política Universitaria (compuesto por los gobiernos autonómicos y el Ministerio de Educación) lo considera necesario.

Proyecto europeo sobre el colectivo LGTB

Además, en el Consejo de Gobierno se han tratado otros temas. Uno de ellos es la participación de la Universidad de Zaragoza en un proyecto europeo que estudiará la situación del colectivo LGTB en la institución y en las otras cuatro universidades españolas que también han sido seleccionadas para este asunto.

Asimismo, la vicerrectora de Estudiantes, Ángela Alcalá, ha destacado la importancia de esta selección, de la que se sienten “muy orgullosos”.

“Es un trabajo que ya se empezó en la UZ”, ha resaltado Alcalá, que ha explicado que desde la institución ya trabajan “para hacer un procedimiento de las personas trans” y van a intentar también que salgan cursos de especialización porque, ha añadido, “nos lo demandaron los estudiantes y es algo que debemos conocer dada la situación”.

Nuevo máster de idioma español

La Universidad de Zaragoza ha dado a conocer también que pondrán en marcha un nuevo máster universitario en español para lengua extranjera, que hasta ahora se impartía como un curso, un nuevo estudio oficial profesionalizante para quienes deseen dedicarse a la enseñanza del español como segunda lengua en el mundo, o que quieran elaborar materiales destinados a dicha enseñanza, o que aspiren a trabajar en ámbitos de transmisión formativa y divulgativa del español como segunda lengua en todo el mundo.

El alumno que curse esta titulación, además de la formación troncal, podrá elegir entre especializarse en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación; en la evaluación del conocimiento del español o en formación del estudiante para la enseñanza de la civilización y la cultura hispánicas.

Según recoge la memoria, los perfiles idóneos serían estudiantes de titulaciones de Filología Hispánica, Estudios Hispánicos, Traducción e Interpretación, y grados afines. Si el español no es su lengua materna, al matricularse el alumno deberá acreditar el nivel B2.

Además, la UZ ha incorporado la modalidad online para el grado en Gestión y Administración Pública, que hasta el momento solamente contemplaba la opción de semipresencial o presencial.

Aragón Press

Primeras operaciones de cáncer de mama sin ingreso hospitalario y sin extirpar el órgano

El Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza ha realizado las dos primeras intervenciones quirúrgicas de cáncer de mama con radioterapia intraoperatoria sin necesidad de ingreso hospitalario.

En las operaciones, llevadas a cabo el pasado 31 de mayo, los cirujanos extrajeron el tumor sin extirpar la mama, tras lo que, en el mismo quirófano, los especialistas en Oncología Radioterapia administraron la radioterapia directamente en el lecho del tumor, lo que evita que estas pacientes tengan que recibir posteriormente sesiones en el acelerador de electrones.

Una vez finalizada la intervención quirúrgica, las pacientes pasaron a una zona de despertar y el mismo día fueron dadas de alta y regresaron a sus domicilios, informan fuentes del Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

Según las explicaciones de la cirujana Carmen Casamayor, recogidas en la nota, este nuevo planteamiento precisa una adecuada selección de las enfermas y experiencia en los profesionales involucrados, además de que para llevar a cabo este proyecto ha sido precisa la destacada implicación del servicio de Anestesia, entre otros.

Además, las mujeres han sido sometidas a los mismos tratamientos de las operaciones de cáncer de mama habituales, como la técnica del ganglio centinela de Medicina Nuclear y el control por parte de Anatomía Patológica.

Según María José Sangrós, de Medicina Nuclear, la técnica empleada permite localizar qué ganglios linfáticos (situados en la axila habitualmente) pueden estar afectados o no por el tumor.

Los médicos nucleares localizan estos ganglios, los cirujanos los extraen y los anatomopatólogos, en este caso la facultativa Beatriz Eizaguirre, lo analizan, lo que evita vaciamientos axilares innecesarios, establecer un valor pronóstico y determinar la actitud terapéutica a seguir.

Personal sanitario del hospital Servet que ha participado en las intervenciones. Foto: DGA

Apoyos de otros especialistas

Todas estas intervenciones deben desarrollarse con el apoyo de Radiodiagnóstico y de Anestesia.

Así, la radióloga Silvia Cruz dio apoyo con una prueba ecográfica in situ para, entre otras acciones, corroborar que la sonda que hay que introducir en el lecho de tumor para administrar la radioterapia se realice de forma adecuada, mientras que la administración de la radioterapia estuvo planificada por el físico Sergio Lozares y supervisada por la oncóloga radioterápica Reyes Ibáñez.

Por su parte, el anestesista Javier Martínez Andreu explica que es preciso reducir la ansiedad propia de una operación quirúrgica de estas características, dar seguridad a la paciente, minimizar los efectos de la agresión quirúrgica -sobre todo control del dolor- y aminorar los efectos secundarios de la anestesia (somnolencia, náuseas y vómitos).

Actualmente ya se realiza en muchos centros cirugía de mama sin ingreso, pero el objetivo del Servet es ofrecer este tratamiento completo dada la posibilidad de aplicar la radioterapia intraoperatoria de mama, según explica Reyes Ibáñez, jefe de sección de Oncología Radioterápica del área genital y mama.

Este tipo de radioterapia se puede administrar en el propio quirófano, siguiendo unas indicaciones muy concretas del tipo o tamaño del tumor, y evita que la mujer tenga que volver posteriormente a radioterapia para someterse a sesiones del acelerador (alrededor de 20 por mujer).

Otras de las ventajas de la cirugía sin ingreso es una mayor satisfacción de la afectada, una nueva relación médico-paciente basada en autonomía de la mujer, y una disminución del impacto psicológico de la enfermedad en la usuaria.

La cirugía sin ingreso requiere la participación de la paciente y un cambio en su actitud frente a la enfermedad, con el objeto de incrementar su participación en la toma de decisiones.