inundaciones

Activada la alerta por riesgo de inundaciones debido a la crecida ordinaria del río Ebro

El Gobierno de Aragón ha desactivado este viernes 25 de enero el Plan Territorial de Protección Civil de Aragón (PLATEAR) en fase de alerta y ha activado el Plan Especial de Protección Civil por Riesgo de Inundaciones (PROCINUN) en fase de preemergencia –equivalente a alerta- ante la previsión de una crecida ordinaria del Ebro.

La activación del PROCINUN –cuya regulación está en proceso de modificación y pasará a denominarse PROINAR- se ha declarado de acuerdo con la información facilitada por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) sobre el actual episodio de riesgo de inundación, informan fuentes del Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

En la fase de preemergencia o alerta actual se comunica la situación a los ayuntamientos de las localidades de la Ribera del Ebro, incluida Zaragoza capital, pero en principio no se prevé que sea necesario adoptar más medidas pasando a otra fase ya que la previsión de la avenida tiene carácter ordinario (en la imagen superior, el Ebro este viernes en las inmediaciones de Calahorra).

Punta de la crecida, el domingo

Según la última actualización hecha pública por la CHE, en Castejón de Navarra esta mañana se esperaba una crecida ordinaria de entre 1600 y 1900 m³/s (6.40-6.90m) que se mantendría hasta el final del sábado.

La punta de esta avenida está previsto que llegue a Zaragoza a primera hora del domingo con un caudal aproximado de 1.526,6 metros cúbicos por segundo, mientras que en estos momentos se presenta un volumen de 622,6 y una altura de 2,42 metros.

El episodio de nevadas, frío y viento que hizo activar el PLATEAR el martes todavía afectaba este viernes a carreteras en Aragón, aunque ya no ha sido necesario suspender rutas de transporte escolar como en días pasados.

En la provincia de Huesca permanece cerrado a causa de la nieve el paso fronterizo del Portalet y otro tramo de la carretera A-136, de Biescas a Francia, por Sallent de Gállego, del kilómetro 24 al 27, así como toda la carretera SC-H02 de Sallent de Gállego a Formigal.

Vídeo de este viernes en que se comprueba el gran caudal del Ebro a su paso por Logroño:

Caen tormentas por todo Aragón y en el Pirineo pueden ser muy fuertes

La tormenta de este miércoles llegando a Calanda. Foto: Juanma Bernad

El Gobierno de Aragón ha activado el Plan Territorial de Protección Civil de Aragón (Platear) en fase de alerta debido a las previsiones de que en toda la Comunidad se produzcan este miércoles y el jueves 8 y 9 de agosto lluvias y tormentas intensas.  Las previsiones apuntan a que las precipitaciones pueden ser muy fuertes en el Pirineo, donde hay alerta naranja.

El martes por la tarde ya se produjeron tormentas fuertes, algunas acompañadas de granizo, en amplias zonas del Pirineo oscense (en la foto superior de Daniel Yeste @danitonski, granizo caído en una tormenta en el Valle de Benasque, con La Maladeta al fondo).

Imagen del tornado que se ha formado en las cercanías de Alcañiz. Foto: Meteo Aragón

En la tarde del miércoles también han sido frecuentes las tormentas. En Zaragoza ha llovido unos minutos, en torno a las 20 horas, con escasa intensidad.

Pero en zonas como el Bajo Aragón han descargado fuertes tormentas, en algunos casos acompañadas de granizo, como puede observarse en el vídeo de más abajo que muestra la tormenta en la localidad de Castelserás. El granizo ha causado daños en la agricultura, sobre todo en el melocotón de Calanda.

Además, en las inmediaciones de Alcañiz se ha producido un tornado que ha cruzado parte de la comarca del Bajo Aragón, hacia Urrea de Gaén..

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha emitido aviso de nivel amarillo por lluvias y tormentas a partir de las 14.00 horas, aunque el mayor riesgo comenzará la próxima madrugada en el Pirineo oscense, donde se ha elevado el aviso al nivel naranja desde las 00.00 horas.

El nivel naranja significa que se esperan tormentas muy organizadas y generalizadas y, además, es posible que se puedan registrar lluvias localmente muy fuertes, vientos localmente muy fuertes, granizo superior a 2 cm, rayos y posibles inundaciones.

En concreto, en la zona pirenaica se esperan entre 30 y 40 litros en una hora y 80 litros en 24 horas.

Fuertes precipitaciones en el norte el jueves

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) anuncia para este jueves chubascos y tormentas fuertes en la mitad norte e incluso muy fuertes en el Pirineo durante la primera mitad del día en el tercio norte cielo nuboso o cubierto con lluvias y chubascos generalizados, que pueden ser fuertes o muy fuertes en el Pirineo de Huesca.

A partir de la tarde, se abrirán claros en el tercio norte. En el resto poco nuboso sin descartar alguna nube de evolución con algún chubasco aislado en la Ibérica occidental.

Temperaturas en descenso, más acusado en las máximas del cuadrante noroeste. Oscilarán entre 27 y 16 grados en Huesca, entre 33 y 14 en Teruel y entre 28 y 17 en Zaragoza.

Viento flojo a moderado de sur, sureste y este de madrugada, tendiendo a noroeste moderado en el Valle del Ebro, y flojo en el resto.

Previsiones para próximos días

El viernes 10 de agosto se prevé cielo poco nuboso con intervalos matinales de nubes bajas y nubosidad de evolución diurna en el Pirineo e Ibérica, donde serán probables chubascos dispersos.

Temperaturas mínimas en descenso; máximas en descenso en el sur de Huesca y Teruel y sin cambios o en ascenso en el resto. Viento del noroeste flojo, con intervalos de moderado en el valle del Ebro al principio tendiendo a variable flojo.

El sábado, 11 de agosto habrá predominio de cielo poco nuboso, con intervalos de nubes bajas matinales y nubes de evolución diurna en zonas de montaña. Chubascos con tormenta por la tarde en la Ibérica este de Teruel que serán probables también en el Pirineo.

Temperaturas en ascenso. Viento variable flojo tendiendo a sureste flojo con intervalos de moderado.

El domingo, 12 de agosto el cielo estará poco nuboso con intervalos de nubes altas y nubes de evolución diurna generalizados con probables chubascos y tormentas.

Temperaturas en ascenso, especialmente las mínimas. Viento variable flojo.

Avisos a ayuntamientos, comarcas y campamentos

Respecto a la activación del Platear en fase de alerta, se identifica con la existencia de informaciones procedentes de servicios de previsión y alerta o de los servicios ordinarios de intervención que, por evolución desfavorable, pudieran generar una emergencia en la que haya que aplicar medidas de protección civil.

Protección Civil ha alertado a todos los alcaldes, presidentes de comarcas, cuerpos operativos y directores de las acampadas activas en el territorio aragonés que pueden verse afectados por este episodio para que extremen las precauciones.

Y se ha enviado a los municipios una serie de consejos básicos de autoprotección, entre ellos mantenerse informados a través de los medios de comunicación de las predicciones meteorológicas y del estado de la situación, permanecer en casa, revisar la vivienda y limpiar las bajantes y canalizaciones, mantenerse alejado de alambradas, verjas y objetos metálicos, evitar el uso de bicicletas y motos, cerrar las ventanas para evitar corrientes de aire que puedan atraer rayos, o desconectar los aparatos eléctricos para evitar que sean dañados por subidas de tensión.

En el caso de estar en el exterior, se recomienda evitar permanecer en lo alto de las colinas, no se refugiarse bajo árboles y alejarse de las zonas bajas de laderas y, si empieza a llover de forma torrencial, pensar que pueden producirse inundaciones y se tomen medidas.

Un experta de la CHE cuestiona la limpieza global del Ebro para prevenir daños de inundaciones

La jefa del Área de Hidrología y Cauces de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), María Luisa Moreno, ha considerado este jueves 26 de abril que limpiar el cauce del río podría ser una solución para algún tramo “puntual”, pero no una medida global para todo el cauce para prevenir los daños de las crecidas y ha aconsejado tener “sentido común” en los usos que se autorizan en las zonas próximas al río.

Así lo ha afirmado la también coordinadora de los trabajos para la redacción del vigente Plan de Gestión de Riesgo de Inundación de la Cuenca del Ebro (PGRIEbro) en rueda de prensa momentos antes de participar en las XXII Jornadas de Derecho de Aguas, organizadas por la CHE y la Universidad de Zaragoza y que se desarrollan hasta este viernes en Ibercaja Patio de la Infanta.

En la presentación de estas jornadas han participado también el catedrático de Derecho Administrativo de la UZ, Antonio Embid, el catedrático de Derecho Financiero y Tributario, Ismael Jiménez, y el jefe del Servicio de la Oficina de Planificación Hidrológica de la Confederación y coordinador de los trabajos del Plan Especial de Actuación en situación de Alerta o Eventual Sequía, Rogelio Galván.

Ante la reiterada petición de los alcaldes de la ribera para que se acometa una limpieza en el cauce, Moreno ha advertido de que la gestión integral del río “tiene muchas partes”, la limpieza se tendría que combinar con otras medidas y es necesario que las acciones se acuerden desde el consenso y la cooperación, ha sostenido (en la foto superior de Europa Press, Moreno muestra una foto para avalar sus declaraciones).

Terreno del río

Ha asegurado que, desde los años 50, se ha ido ganando terreno al río y ha instado a tener “sentido común” a la hora de determinar los usos que se autorizan junto al cauce.

Ha desmentido, asimismo, “mitos muy importantes” como que cada vez con menos caudal se inundan más hectáreas, al defender que la información que se recoge ahora en las estaciones de aforo y gracias a la tecnología es mucho más precisa que la que existía antes y, además, ha apuntado que las zonas inundables suponen centenares de metros, más allá del cauce.

En todo caso, María Luisa Moreno y Antonio Embid han diferenciado entre una limpieza puntual de elementos que hayan podido caer al cauce de un dragado, que no está autorizado y no sería una solución global, sino solo puntual para algunos tramos, remarcando que es necesario mantener y conservar en buen estado los cauces.

Sequía e inundaciones

El catedrático de Derecho Administrativo, Antonio Embid, ha recordado que en estas jornadas se tratan aspectos cruciales en la gestión del agua y este año se ha elegido abordar los fenómenos extremos y “un tema fundamental como la sequía y las inundaciones”, una programación que se diseñó el pasado mes de septiembre y que ha coincidido con la reciente crecida extraordinaria del río Ebro y con un periodo de sequía que ha afectado a la Comunidad.

Embid ha comentado que la sequía y las inundaciones son fenómenos “muy diferentes, pero con una problemática que les une”, dado que ambos son fenómenos hidrológicos extremos que responden a “deficiencias en la gestión” y el uso del territorio y ha comentado que, en ambos casos, la sequía y riadas que han afectado a España y a la Cuenca del Ebro se producirán “con mayor intensidad en el futuro” y las jornadas pretenden planificar las estrategias necesarias para afrontar estas situaciones.

La jefa del Área de Hidrología y Cauces de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), María Luisa Moreno, ha coincido en indicar que las inundaciones son episodios naturales “de alta frecuencia” y, con el paso de los años, se han tomado medidas para conocer sus efectos y poder prevenirlos, en la medida de lo posible.

En 2016 se aprobó el Plan de Gestión de Riesgo de Inundaciones, con una vigencia de seis años, un documento que contempla la evaluación preliminar del riesgo de inundación, de mapas de riesgo y peligrosidad y la compilación de una veintena de medidas que incumben a todos los afectados para reducir afecciones.

Medidas

Entre las medidas se incluyen las de carácter preventivo, relacionadas con la ordenación urbanística; de protección, como la mejor gestión de los embalses o de las defensas con las motas; de preparación, para ofrecer una información “lo más ajustada posible” que permita hacer un correcto seguimiento de la riada y, por último, un conjunto de acciones que permitan “volver a la normalidad lo antes posible” y tener “lecciones aprendidas” de cada episodio, porque todas las avenidas “son diferentes y todas nos enseñan algo”, ha dicho Moreno.

El objetivo es que cada vez “seamos menos vulnerables, estemos menos expuestos y se reduzca la peligrosidad”, aunque la protección absoluta frente a las crecidas no es posible. Ha remarcado que el conjunto de medidas responde a la fórmula de que el riesgo de inundaciones es la multiplicación de la peligrosidad, la vulnerabilidad y la experiencia.

Es necesario conocer la magnitud del fenómeno, qué usos se le han dado a las zonas cercanas al cauce o que se utilizan como áreas de inundación, y recurrir a las acciones posibles para prevenir daños, como la mejor gestión de los embalses, que pueden “hacer hueco” con antelación para recibir en un momento dado un repunte en el caudal.

Moreno ha asegurado que las medidas de protección y prevención adoptadas tras la riada de 2015 “han sido eficaces”, dejando zonas de inundación controlada y llanuras de inundación que han permitido laminar la avenida, entre otras acciones.

Los regantes piden pantanos y dragados

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) ha reclamado más medidas estructurales como obras de regulación, limpieza de cauces y riberas para reducir los efectos de las inundaciones y prevenir los efectos del cambio climático que provocarán más episodios extremos.

Según el Gobierno de Aragón, la última crecida en el Ebro ha dejado daños en el ámbito agrario por unos 25 millones de euros después de las inundaciones provocadas por la sequía seguida de intensas nevadas.

El presidente de FENACORE, Andrés del Campo, incide en la necesidad de mantener una actitud proactiva y anticiparse a las situaciones de crisis, para minimizar las consecuencias económicas negativas.

Del Campo ha calificado de “verdadero drama” la situación del Ebro, donde la regulación “apenas” permite retener entre un 25 y un 30 por ciento de las crecidas y añade que solo se controla el caudal aguas abajo del embalses de Mequinenza (Zaragoza), mientras que aguas arriba solo se controla un tercio del volumen”.

En el caso del Guadiana, el presidente de FENACORE ve un “claro ejemplo” de eficacia porque cuenta con un conjunto de infraestructuras de regulación y almacenamiento que además de garantizar los recursos necesarios para el riego y el abastecimiento, permite que los caudales vertidos en épocas de crecidas no produzcan daños aguas abajo.

La DGA cubrirá el 100% de los daños de la riada, cifrados en 25 millones

Los daños de la última crecida extraordinaria del Ebro en el ámbito agrario ascienden a 25 millones de euros. El episodio se ha saldado con 14.000 hectáreas de cultivo afectadas y la muerte de casi 900 animales. Ante esta situación, el Gobierno de Aragón se ha comprometido a completar las indemnizaciones de los seguros agrarios hasta el cien por cien.

Así lo ha indicado el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, este jueves en declaraciones a los medios de comunicación, después de mantener un encuentro con los representantes de organizaciones agrarias.

Los 25 millones de euros en pérdidas ha señalado que son relativos al ámbito agrario, en cultivos y en infraestructuras, tanto privadas de explotaciones agrícolas como en redes de riego. Ha mencionado que ha habido unas 19.000 hectáreas inundadas, 14.000 pertenecientes a cultivos.

“En cuanto a la ganadería, hemos gestionado, con absoluta colaboración ejemplar por parte de los ganaderos, el traslado de 50.000 animales correspondientes a 62 granjas”, ha explicado Olona. No obstante, en cinco de ellas no fue posible extraer los animales trasladarlos y fueron atendidos en las propias instalaciones.

El consejero Olona, tras la reunión mantenida con los agricultores. Foto: Europa Press

Animales muertos

“Toda esta gestión de este número tan elevado de los animales ha contado con una actuación por parte de los ganaderos ejemplar, por nuestra parte hemos hecho lo que teníamos que hacer, poner a disposición todos los medios”, ha relatado.

Ha precisado que hubo problemas sólo en una granja de Villafranca, en la que había 2.400 cerdos que quedaron atrapados y murieron 94 animales. Ha mencionado que este percance no es atribuible al ganadero, “que hizo todo lo que tenía que hacer y más”, sino al propietario de los animales, “una empresa con la que ya se han tomado las actuaciones pertinentes por parte de este Departamento”.

Ha sido el Departamento de Desarrollo Rural el que este miércoles se ha tenido que hacer cargo de la extracción y traslado de estos animales. “Ha sido un punto negro”, ha aseverado.

También han muerto 200 ovejas del pastor Manuel Lázaro, quien también falleció en el municipio de Codos, el día 12, cuando fue arrastrado por el río Grío al intentar salvar su rebaño. Por otra parte, murieron 600 lechones en una granja a consecuencia de la crecida del río Arba.

“Los datos más abultados de muertes de ganado no han sido en realidad en la riada del Ebro, sino que han sido en la riada del Arba y del Grío”, ha puntualizado.

Complemento a los seguros

El consejero de Desarrollo Rural ha asegurado que el compromiso del Ejecutivo autonómico es complementar “al cien por cien” las indemnizaciones del seguro agrario. Es decir, “cualquier déficit o cualquier limitación que el seguro agrario no cubra en cuanto a daños en cultivos y en ganados los vamos a cubrir desde el Gobierno”.

Además, ha remarcado que habrá ayudas para la reparación de infraestructuras agrícolas, tanto de los propios agricultores como colectivas de las comunidades de regantes. Aunque se trata de infraestructuras que no sean objeto de seguro sí que se va a exigir a sus beneficiarios que tengan seguro (en la foto superior de Cadena Ser, tierras inundadas por el Ebro a su paso por Pina).

“Queremos potenciar y defender la política de seguro, por lo que los que quieran ser indemnizados nos tienen que mostrar que cuentan con seguro agrario”, ha aseverado Olona. Respecto al presupuesto, ha apuntado que el Gobierno de Aragón está pidiendo que colabore el Ejecutivo central.

Limpieza del cauce del río

Las organizaciones representantes de los ganaderos que han asistido a este encuentro han coincidido en reivindicar la limpieza del cauce del río Ebro para evitar crecidas de estas dimensiones.

De esta forma, el secretario general de Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA-COAG), José Manuel Penella, ha agradecido la celeridad de esta reunión y ha observado que ha habido más coordinación con las administraciones que en otras ocasiones. Ha destacado la buena labor que han realizado los ganaderos, a excepción de lo ocurrido en Villafranca, hecho que ha calificado de “inaceptable”, en referencia a los 94 lechones ahogados.

“Damos el año agrícola por perdido, en junio no se puede iniciar un año agrícola, hay que indemnizar la totalidad de los cultivos y estamos de acuerdo en que sea para los que están asegurados, ya que los agricultores han tenido tiempo para asegurar desde la riada de 2015”, ha opinado. También ha solicitado la excepcionalidad de la Política Agraria Común (PAC) y su adelanto.

Falta de presupuesto

El secretario general de la Asociación de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) en Aragón, Ángel Samper, ha remarcado su preocupación sobre que haya suficiente presupuesto para complementar los seguros. “Sin dinero no podemos obrar con acontecimientos de forma natural, hay que buscar recovecos dentro de la estructura financiera”, ha lamentado.

Asimismo, ha incidido en que hay que regular los ríos para que “acontecimientos ordinarios no se conviertan en extraordinarios”. De esta forma, ha reivindicado la importancia de los embalses para frenar las avenidas.

Crítica a las administraciones

El presidente de la Asociación Regional de Agricultores y Ganaderos de Aragón (ARAGA), Jorge Valero, ha subrayado que “cada vez el río está peor” porque no se limpia. “Nos han comentado que están los embalses entre el 80 y 90 por ciento de la capacidad y están abriendo compuertas porque está la nieve todavía en el Pirineo”.

Ha agregado que desde ARAGA no le gusta que se hablen de ayudas en el caso de las crecidas: “Son indemnizaciones, porque las administraciones, que son las responsables de que el río esté en condiciones, no han hecho bien su trabajo”.

El Gobierno del Estado estudia medidas por las inundaciones

El Gobierno del Estado analizará este viernes en la reunión del Consejo de Ministros medidas urgentes para las zonas afectadas por el desbordamiento del río Ebro. Así se lo ha trasladado personalmente el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, al presidente de Aragón, Javier Lambán, durante el encuentro que han mantenido en el Palacio de la Moncloa.

Precisamente, la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, ha abordado este asunto durante la reunión de la Comisión de Secretarios y Subsecretarios de Estado.

En este encuentro semanal que preside Santamaría se ha analizado un informe sobre el estado de desbordamiento del río Ebro que será elevado al Consejo de Ministros de este viernes con el fin de tomar las decisiones necesarias en materia de actuaciones sobre las zonas afectadas por la crecida del Ebro.

Lambán pide un plan de 80 millones

El propio Mariano Rajoy ha informado después al presidente aragonés, en la reunión que ambos han mantenido en Moncloa (foto superior de Europa Press), que el Consejo de Ministros abordará ese estudio de medidas urgentes para las zonas afectadas por el desbordamiento del río Ebro.

Javier Lambán ha pedido al presidente del Gobierno de España que se declare la zona de “urgente actuación” con una dotación presupuestaria suficiente. “Ha sido una catástrofe natural con efectos totalmente devastadores, que ha puesto en riesgo la vida de personas, que ha estado a punto de inundar pueblos, nos ha obligado a evacuar personas mayores y discapacitados, y has anegado en torno a 19.000 hectáreas”, ha descrito.

Para Lambán es “fundamental” ponerse manos a la obra para que ningún agricultor resulte damnificado, reponiendo estructuras agrarias “destrozadas” y también ha considerado urgente acometer la limpieza en las orillas y el cauce del río Ebro, con un plan integral de reparaciones con el objetivo de que los cascos urbanos sean “inabordables ante cualquier crecida” y que ha cifrado en al menos 80 millones.

Este encuentro entre Rajoy y Lambán ha estado presidido por la “cordialidad” y como prueba de ello el presidente autonómico ha regalado a Mariano Rajoy espárragos de “los pocos que han quedado en la ribera del Ebro”, tras las inundaciones provocadas por la riada.

La punta de la crecida del Ebro llega sin causar graves afecciones

La punta de la crecida del Ebro llega a la capital aragonesa este domingo. Al tratarse de un pico muy lento el caudal puede estar en relativo ascenso durante toda la jornada, según han informado fuentes de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). Por ahora, la avenida no ha causado graves afecciones en la ciudad.

Por la mañana, la punta de la crecida ya se encontraba en Alagón y entrando en la capital aragonesa (en la foto superior, el río a la altura del puente de Santiago y al fondo la arboleda de Macanaz completamente inundada).

Como es un crecimiento muy lento y muy mantenido, el río puede tener una tendencia relativamente ascendente durante toda la jornada. De esta forma, puede estar subiendo pero en un caudal muy similar.

La avenida extraordinaria ha pasado este sábado por la Ribera Alta anegando miles de hectáreas pero sin afectar al casco urbano de las localidades ribereñas. Por su parte, en la Ribera Baja ya se han roto varias motas a la espera de la punta de la crecida.

El Pilar reflejado en el agua que inunda la ribera del Ebro. Foto: Eduardo Ferrando

Sin graves afecciones

La punta de la crecida del río Ebro ha llegado sin causar graves afecciones, aunque se mantienen las recomendaciones de seguridad hechas a la ciudadanía de no acercarse al cauce.

Así lo ha asegurado a los medios de comunicación el consejero de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza, Alberto Cubero, tras tomar parte en una reunión del Plan Municipal de Protección Civil convocada para analizar la actual situación de la avenida e informar de las medidas adoptadas.

Cubero ha explicado que dispositivo establecido por el Plan Municipal de Protección Civil está funcionando con “normalidad” y haciendo frente a las incidencias que se producen en los puntos más conflictivos del cauce a su paso por la capital aragonesa.

Ha asegurado que la punta de la crecida, que se mantendrá a todo lo largo de este domingo, alcanzará un máximo de 2.200 metros cúbicos por segundo, un volumen inferior a la avenida del año 2015, y ha subrayado todas las medidas que adoptadas para paliar sus efectos “están funcionando adecuadamente”.

Respecto a las afecciones, ha informado que en el Tercer Cinturón (Z-30) permanecen cortados los carriles en dirección sur a la altura del barrio de Vadorrey debido al anegamiento provocado por la crecida.

Además, permanece cerrado el acceso a Vadorrey desde el Tercer Cinturón, por lo que es necesario desplazarse desde el acceso del Marqués de La Cadena.

En consecuencia, el edil ha instado a la ciudadanía a no utilizar el Tercer Cinturón para circular por esta zona de la ciudad y a buscar recorridos alternativos para llegar a sus destino por otros itinerarios.

Barrio de Alfocea

Por otra parte, continúa habilitado el transporte mediante convoyes escoltados en el barrio rural de Alfocea a través del campo de maniobras de San Gregorio, al estar cortada la carretera de acceso por la crecida.

Los convoyes, escoltados por vehículos de la Guardia Civil en su tránsito por el campo de maniobras para evitar posibles peligros, circulan hasta Avenida Academia General Militar y están integrados por entre 10 y 12 vehículos todo terreno, con capacidad para transportar a 28 personas en cada viaje.

Además, se ha facilitado a los vecinos de este barrio los horarios de salida y regreso a la población para que ajusten el servicio a sus necesidades.

 

La crecida extraordinaria del Ebro ha inundado miles de hectáreas en la zona aguas abajo de la capital aragonesa, y aunque los caudales de las distintas estaciones del río tienden a descender o estabilizarse (la situación puede variar en cuestión de horas), los esfuerzos se están centrando en poblaciones como Pina de Ebro.

Imagen de la crecida en Alagón. Foto: DPZ

500 Ha anegadas en Alagón

El alcalde del municipio zaragozano de Alagón, José María Becerril, ha subrayado que la punta de la riada del Ebro ya ha pasado por la localidad, anegando 500 hectáreas de campos, pero sin afectar al casco urbano.

Becerril ha explicado a Europa Press que los vecinos están “muy tranquilos” porque la cresta de la crecida ya ha pasado”. No obstante, ha subrayado que en Alagón tienen preparado “un plan de emergencia” por si fuese necesario evacuar a vecinos de otros municipios “como Cabañas de Ebro”, más cercano al río.

“Tenemos el dispositivo preparado por si tuviésemos que alojar a vecinos de otros municipios, pero esperamos que no sea necesario”, ha dicho el alcalde de Alagón.

Tranquilidad en Torres de Berrellén

Por su parte, la alcaldesa de Torres de Berrellén, Mercedes Trébol, ha comentado que también están “muy tranquilos” porque el municipio está “resguardado” y no creen que “la riada vaya a ocasionar muchos problemas”.

“Por lo que hemos visto en los pueblos aguas arriba es una crecida muy rara, por lo que no podemos saber si la punta ya ha pasado o no porque se trata de unos centímetros”, ha afirmado Trébol, al tiempo que ha hecho hincapié en que “la coordinación ha sido estupenda este año”.

Asimismo, ha declarado que en la localidad se había construido una mota alternativa que no van a “necesitar”, pero que les hace estar “más tranquilos”.

Rescate en Fuentes de Ebro

Especialistas de la Guardia Civil han rescatado este domingo a un vecino de Fuentes de Ebro que se había quedado atrapado en su propiedad debido a la crecida del río Ebro a su paso por su población.

Según fuentes de la Diputación de Zaragoza, el rescate de esta persona se ha llevado a cabo en un helicóptero de la Guardia Civil dado que los accesos a la referida parcela estaban impracticables y no era posible la utilización de vehículos de tierra.

En estas labores han colaborado, asimismo, efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) del Instituto Armado con base en Zaragoza.

El Ebro pasa por Zaragoza a casi cuatro metros de altura y el pico máximo llegará el domingo

El río Ebro a su paso por Zaragoza cuenta con un caudal de 1.324,26 metros cúbicos por segundo, según datos del Sistema Automático de Información Hidrológica de la Cuenca Hidrográfica del Ebro (SAIH Ebro) de las 16.00 horas, y con una altura de 3,94 metros.

Aguas arriba, en Castejón (Navarra), el río ha sobrepasado los 2.000 metros cúbicos, por lo que la avenida ya es extraordinaria en esa localidad. En concreto, el caudal es del 2.130 metros cúbicos por segundo y alcanza una altura de 7,15 metros.

La jefa del Área de Hidrología y Cauces de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), María Luisa Moreno, ha explicado en declaraciones a Europa Press que el caudal que pasa por Castejón tarda en llegar a la ciudad de Zaragoza entre dos y tres días y siempre es más reducido “por el efecto natural de la laminación del agua, que se sale por las márgenes”.

Por eso, puesto que la previsión es que la punta de la avenida llegue a Castejón el viernes a primera hora de la mañana, a la capital aragonesa lo hará el domingo. Ha añadido que el primer pueblo ribereño de la Comunidad, Novillas, recibirá los máximos de caudal unas seis horas después que en Castejón, es decir, ese mismo viernes por la tarde.

La jefa de área no ha querido aventurar los caudales máximos porque todavía “hay que ajustar” las previsiones, si bien ha dicho que esta crecida extraordinaria “va a tener un escenario parecido” a las que tuvieron lugar en 2003 y en 2015 (en la foto superior de Europa Press, el Ebro a su paso por Zaragoza este jueves 12 de abril).

Ha añadido que la punta máxima pude durar varias horas en un mismo punto y ha comentado que el agua estará alta varios días. También ha indicado que la precipitación “prácticamente ha cesado” y ha aconsejado hacer seguimiento a través de la web del SAIH Ebro.

Crecidas extraordinarias e inundaciones

La página del Sistema Automático de Información Hidrológica de la Cuenca Hidrográfica del Ebro indica que durante las últimas 72 horas se han registrado precipitaciones con acumulados de entre 40 y 120 litros por metro cuadrado en la mayor parte de la cuenca del Ebro, siendo más importantes en las cuencas del Arga, Ega, Zadorra, Irati y Arbas y la cota de nieve ha oscilado en torno a los mil metros de altitud.

Esto hace que se hayan registrado crecidas importantes en el alto Ebro, Zadorra, Ega, Arga, Irati, Arbas, Gállego, Alcanadre, Leza, Cidacos, Huerva y Jalón, algunas de ellas carácter extraordinario.

No obstante, no se esperan precipitaciones importantes en la cuenca del Ebro durante los próximos días y en las cuencas del Gállego, Alcanadre, Irati y Arba la tendencia de los caudales es descendente en todos sus tramos.

Por su parte, la tendencia es ascendente en los tramos bajos del Zadorra, Arga, Ega, Aragón y Jalón, siendo ya descendente en sus tramos altos. La mayoría de estas crecidas serán de carácter extraordinario.

En el eje del Ebro, la tendencia es ascendente desde su nacimiento a su desembocadura y se esperan desbordamientos en los tramos bajos del Arga y del Aragón y en el tramo del Ebro comprendido entre la desembocadura del Aragón y Mequinenza.

La avenida extraordinaria del Ebro llega este viernes a Aragón y podría obligar a evacuar poblaciones

La Comunidad aragonesa se prepara para recibir una avenida extraordinaria del Ebro a partir de este viernes, que podría obligar a evacuar poblaciones. En Zaragoza capital, la punta máxima se prevé para el domingo y podría rondar los 2.500 metros cúbicos por segundo.

Así lo han explicado el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, y la directora general de Justicia e Interior del Ejecutivo autonómico, María Ángeles Júlvez, tras participar en la segunda reunión del Centro de Coordinación Operativa con motivo de esta riada, en la sede del 112 Aragón.

Júlvez ha precisado que la crecida llegará a Novillas, primer municipio ribereño del Ebro en la Comunidad, “no antes de las tres de la tarde” de este viernes por lo que “tenemos 24 horas para que toda la planificación se haga de forma tranquila, ordenada y no genere más alarma social de la necesaria”.

Por su parte, el consejero de Presidencia ha indicado que se ha activado el nivel 2 de emergencia, que implica solicitar a la Delegación del Gobierno en Aragón que esté activada la Unidad Militar de Emergencias (UME), igual que el resto de medios de todas las Administraciones, local, autonómica y del Estado, en este último caso a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Consecuencias como la riada de 2015

Guillén ha indicado que “las cosas han ido a peor” y esta avenida extraordinaria “va a tener consecuencias similares a la 2015” por lo que “el nivel de alertar de las poblaciones afectadas tiene que ser máximo, como ya está en las Administraciones”.

El consejero ha detallado que “lo duro va a empezar la noche del viernes y continuará hasta el domingo, que es cuando la punta máxima de la crecida llegará a la ciudad de Zaragoza”.

Guillén ha señalado que “hay riesgo para poblaciones y todas las evacuaciones que se tengan que hacer se harán de manera coordinadora a través del 112”. Con esta finalidad, se va a celebrar este jueves, a las 18.00 horas, una reunión con los alcaldes de los 30 municipios ribereños del Ebro en Aragón.

Al respecto, la directora general ha apuntado que los municipios que más preocupan son los tres primeros, Novillas, Boquiñeni y Pradilla (en la foto superior de Aragón TV, su caso urbano amenazado por la riada). Asimismo, ha dicho que este jueves se van a iniciar las evacuaciones de granjas y de ganado de explotaciones próximas al cauce y que “pueden correr peligro”.

Colaboración ciudadana

Por lo que se refiere a las poblaciones, ha comentado que se abordará en la reunión con los alcaldes ya que los acuerdos que se adopten derivarán en acciones “que tienen que ser coordinadas”.

El consejero ha incidido al respecto en la necesidad de que haya “coordinación absoluta” entre todas las Administraciones, al tiempo que ha pedido “toda la colaboración posible” de la ciudadanía y de los afectados porque “no hay que alarmar, pero viene una riada grave”.

Guillén ha precisado que esta tarde se van a aportar a los alcaldes de los municipios de aguas arriba y aguas abajo del Ebro “todas las explicaciones oportunas” y también se analizarán las acciones que se han de desarrollar “para salvaguardar a las personas, los bienes y las infraestructuras de los municipios”. Ha añadido que el Centro de Coordinación Operativa se volverá a reunir este viernes.

La directora general de Justicia e Interior del Ejecutivo autonómico ha explicado que la CHE ha trasladado que las motas aguas abajo del Ebro “no presentan problemas”. El organismo de cuenca las está supervisando.

Precipitaciones

Asimismo, el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón se ha puesto en contacto con la CHE “para prestar la ayuda que necesaria con los medios propios, si hay que reforzar”, y también la Diputación Provincial de Zaragoza “está en ello”, ha relatado Júlvez.

Igualmente, ha comentado que en Aragón ha dejado de llover y se prevé que este viernes no se acumulen más de 10 litros por metro cuadrado, si bien en Navarra pueden alcanzarse los cien, y aunque parte sea en la vertiente cantábrica, habrá aportaciones a la Cuenca del Ebro y el suelo ya “está saturado de agua” por lo que “la laminación es poco eficaz”.

La directora general ha precisado que en los ríos Arbas el caudal está “de bajada” y el río Jalón “puede aportar algo, pero mínimamente”, mientras que el río Gállego “no ha rebasado la mota de los 400 metros”, si bien de forma preventiva se evacuó una urbanización que está próxima al cauce. También ha señalado que esta será una avenida extraordinaria “relativamente rápida”.

Una cuarta borrasca para el fin de semana pone en jaque a Aragón

Tres borrascas consecutivas en una semana y una cuarta que se espera para el fin de semana ha puesto en jaque a las carreteras aragonesas y a toda la cuenca hidrográfica del Ebro y ha obligado a la administración autonómica a activar la fase de Emergencia Nivel 1 del Plan Territorial de Protección Civil.

Un nivel que implica, como ha explicado el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, activar todos los medios naturales y personales de las distintas administraciones y alertar a la ciudadanía para evitar cualquier riesgo innecesario.

No obstante, ha advertido en una rueda de prensa con motivo de la reunión del Centro de Coordinación Operativa (CECOP), de que “alerta no significa alarmar a la ciudadanía” sino que todos los medios estén coordinados y pedir “prudencia para evitar riesgos”.

El problema de este temporal, que en forma de nieve está provocando incidencias en más de cuarenta tramos de la red de las carreteras de las tres provincias, es la “incertidumbre” de las predicciones meteorológicas, por lo que las previsiones del Gobierno de Aragón solo sirven “para este momento”, ya que se desconoce la evolución de cara al fin de semana.

El río Arba de Luesia desbordado en la localidad de Ejea de los Caballeros. Foto: José Antonio Jaca

Cortes de carreteras por las riadas

Así, la situación actual en la cuenca del Ebro es de “avenida ordinaria”, con una crecida prevista para el fin de semana de unos 1.500-1.700 metros cúbicos por segundo y debido a la nueva borrasca ya se ha comunicado que no será posible la acampada que unos 2.500 scouts tenían previsto celebrar en el Parque del Agua el fin de semana.

A consecuencia de la crecida de los ríos Arba de Biel y Alba de Luesia se ha tenido que cortar la carretera en Ejea donde coinciden ambos cauces, y aunque la cresta está prevista a las 14.30 horas, volverá a subir, según ha apuntado la directora general de Interior, María Ángeles Julvez, quien también ha incidido en la rápida crecida del río Gállego, que alcanzará un caudal de 500 metros cúbicos por segundo y causará incidencias en la desembocadura en Zaragoza.

El Gobierno de Aragón está pendiente por tanto de saber “cómo va a regular Navarra”, del desembalse de Yesa y de si suben las temperaturas, ha subrayado Vicente Guillén.

Problemas por la nieve en numerosas vías

Respecto a las carreteras, los mayores problemas se están localizando en la provincia de Teruel, debido a que la cota de nieve ha bajado a los 800 metros de altitud y la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha subido de 20 a 30 centímetros los espesores previstos en Gúdar, Javalambre, Maestrazgo y Jiloca.

Las carreteras de Teruel presentan 26 incidencias y está cortada el tramo entre la Virgen de la Vega y Alcalá de la Selva y por un accidente la A-23 en Ferreruela de Huerva. Son, fundamentalmente, cruces de camiones por la nieve, ha apuntado Julvez.

En esta provincia todavía se necesitan cadenas para circular, y está prohibido para camiones, articulados y autobuses, en las carreteras de la red nacional A-23 de Caminreal a Ferreruela y N-234 entre Calamocha y San Martín del Río, así como en Andorra; desde Alcalá de la Selva hacia Allepuz y hacia Cedrillas, desde este municipio hasta Corbalán y de Torrijas a Arcos de las Salinas.

También en Mosqueruela, de Ponzondón a Orihuela del Tremedal, de la Puelba de Valverde a Camarena de la Sierra, en Celadas y a la altura de Crivillén.

En Teruel hay nivel amarillo en Monreal del Campo, Villa Franca del Campo y en Caminreal por congestión de camiones así como entre Escucha y Mezquita de Jarque, de Cañada de Benataduz a Montoro de Mezquita y en Andorra.

Nevada en Cariñena, a sólo 590 metros del altura, en la mañana de este miércoles. Foto: Víctor Lorente

Dificultades de circulación

En la provincia de Zaragoza debido a la congestión, sobre todo de camiones, se ha tenido que cortar la A-1504 en Codo (Zaragoza), el tramo de Daroca a la autovía y la N-234 en Villafeliche y aunque se ha reabierto el puerto de Paniza en la A-23, las condiciones de circulación son difíciles debido al embolsamiento de camiones.

En Huesca siguen cortadas por riesgo de aludes el Parque Nacional de Ordesa y de Panticosa a Baños de Panticosa y en Tormos por inundaciones y se necesitan cadenas entre Roda de Isábena y Bonansa y de Guillué a Campodarbe.

Además, en la comarca de Sobrarbe se han registrado accidentes por meteorología adversa en Campodarbe, Abizanda y Escalona.

Según la Aemet, en las últimas 24 horas entre las precipitaciones más destacables se encuentran los 45,4 litros de Castejón de Valdejasa, los 41 en Sopeira, 35,6 en Almudévar, 34,4 en Daroca, 33,4 en Zaragoza, 32,4 en Leciñena, 31,8 en Ejea de los Caballeros y 30,6 en Quinto.

Cortes de suministro eléctrico

Por otro lado, unos 3.000 clientes han sufrido este miércoles, 11 de abril, cortes en el suministro eléctrico a causa del temporal de nieve y lluvia que afecta a Aragón. Las principales incidencias han tenido lugar en el sur de la provincia de Zaragoza y el norte de la de Teruel, todas ellas a causa de la nieve.

Fuentes de Endesa han informado a Europa Press de que sobre las 17.30 dos líneas de media tensión están fuera de servicio, una de ellas es la de Calatayud-Monzón, con 700 clientes sin suministro en los municipios zaragozanos de Acered, Alarba, Atea y Castejón de Alarba.

La segunda línea sin suministro es la de Santa Eulalia-Ojos Negros, en la provincia de Teruel, donde hay 1.700 clientes sin suministro en Monreal del Campo.

En el primer caso, la reparación no podrá realizarse hasta este jueves por lo que se van a enviar seis grupos electrógenos a la zona para facilitar el suministro, han apuntado desde la compañía eléctrica.

Igualmente, se va a enviar otro grupo electrógeno a Belsué, en la provincia de Huesca, donde hay 14 clientes afectados de la línea Monrepós-Arguis, desde las 8.00 horas.

Otras incidencias ya están resueltas, como la ocurrida en una línea de media tensión en el entorno de Daroca (Zaragoza), que ha afectado a unos 2.000 clientes.

Problemas por la nieve

Además, en Luna, también en la provincia de Zaragoza, ha tenido lugar una avería entre las 5.00 y las 13.00 horas, aproximadamente, que ha sido la de mayor duración y ha dejado sin suministro a unos 200 clientes. En este caso, varios chopos han caído sobre la línea Marracos-Barluenga, que ha sido preciso retirar y reparar después.

Desde Endesa han explicado que el origen de la mayoría de las incidencias se debe a la presencia de nieve sobre los apoyos y líneas eléctricas y han aclarado que los tiempos de reposición se han alargado por los problemas de desplazamiento y de acceso de los técnicos a los lugares afectados.

Llega la punta de la crecida del Ebro y se temen nuevas subidas

La punta de la crecida del Ebro llega este miércoles de madrugada a la capital aragonesa. Tras anegar más de 1.000 hectáreas de cultivo en las localidades zaragozanas de Pradilla, Novillas y Boquiñeni, alcanzará una  altura máxima de 3,75 metros y en torno a 1.200 metros cúbicos por segundo de caudal, según ha informado este martes la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). A última hora de la tarde, el sistema de control de caudal del Ebro, el SAIH, se encontraba en 1.171,04 metros cúbicos por segundo.

Tras atravesar la Ribera Alta, el caudal máximo se aproxima a Zaragoza y a los municipios cercanos. En Utebo, su alcalde Miguel Dalmau, ha señalado que alrededor de las 16.00 horas los metros cúbicos por segundo “eran de 1.147”, pero que a última hora de la tarde de este martes “ya había alcanzado su cauce normal” y se encontraba entre 1.200 y 1.300.

Lo mismo ha ocurrido en Gallur donde por la mañana la altura del río ha superado los seis metros y, por la tarde, según ha informado el Consistorio ya iba “de bajada”.

Las únicas afecciones sufridas por los municipios han tenido lugar en las parcelas más cercanas al río. Según ha informado la CHE, se trata de una avenida “ordinaria” que ha anegado los mismos terrenos que el año anterior. De esta forma, ha realizado un llamamiento a la calma para los propietarios de los huertos de los munipios de la Ribera Baja que se sitúan más expuestos.

La crecida del río Ebro ya ha dejado atrás los pueblos de Novillas, donde 500 hectáreas de campos se han visto afectadas. También en Boquiñeni, un total de 300 han sido anegadas y, según su alcalde, José Ayesa, las horas de crecida han discurrido tal y como habían esperado. Aun así, ha señalado que es la segunda vez que se llenan de agua estos terrenos agrícolas y que es probable que pierdan sus cultivos.

Repuntes de caudal

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) no descarta que los nuevos repuntes de caudal que se esperan para mañana en algunos cauces como el Arga, Arba y Alcanadre tengan carácter extraordinario, si bien se incide en la alta incertidumbre que existe sobre las predicciones meteorológicas.

La crecida se desplaza por el Ebro y alcanza Zaragoza al final de la jornada de este miércoles o en la madrugada, con un caudal próximo a los 1.200 metros cúbicos por segundo (en la foto superior de Europa Press, estado del río en la tarde del miércoles).

En el resto de la cuenca los caudales presentarán tendencia descendente, salvo en el Aragón, donde se ha mantenido un caudal próximo a 600 metros cúbicos por segundo durante todo el miércoles, aunque descenderá de cara a mañana.

Además de repuntes de caudal en algunos cauces, la CHE, según las últimas previsiones, tampoco descarta la posibilidad de que se genere una nueva punta en el Ebro de magnitud superior a la actual, aunque un factor favorable es que las bajas temperaturas no permitirán escorrentías importantes en los afluentes pirenaicos.

Estado de los afluentes

No obstante, el organismo de cuenca recomienda no asignar un alto grado de fiabilidad a los caudales previstos en esta predicción y permanecer atentos a la evolución de las predicciones meteorológicas e hidrológicas durante los próximos días.

En estos momentos, solo está en preaviso el río Aragón en Caparroso (Navarra), con 558,8 metros cúbicos por segundo.

El resto de la cuenca, incluido el Jalón en Calatayud que por error se dado como alerta roja, presenta un estado normal, aunque con tendencia de subida en el caudal de los ríos desde Logroño, así como el Irati y Aragón en Navarra.

En Zaragoza, la crecida del Ebro presentaba este miércoles al mediodía un volumen de agua de 1.157 metros cúbicos por segundo y una altura de 3,58 metros.

Según los pluviómetros de la CHE en los ríos de cabecera, el río Ullivarri ha recogido en las últimas 24 horas 15 litros por metro cuadrado de precipitaciones; 16,2 el Ema y 13,6 el Arga.