Joaquín Santos

Los trámites para solicitar la dependencia se simplifican para resolverlos en menos de seis meses

El Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) ha modificado el procedimiento para el reconocimiento de la situación de dependencia y el acceso a las prestaciones por dependencia, con el objetivo de que dentro de año y medio el proceso se solvente en menos de seis meses (plazo máximo marcado por la legislación), cuando en la actualidad la gestión en Zaragoza se prolonga más de ocho meses.
La medida entrará en vigor el 10 de junio y supone una simplificación de los trámites, que serán más rápidos y ágiles y se desarrollarán íntegramente por vía informática.
A partir de ese día ya no será necesario personarse físicamente para informarse sobre los requisitos para solicitar la prestación, que se hará por teléfono o telemáticamente, lo que permitirá reducir los plazos del procedimiento, así como también la documentación requerida.
El gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Joaquín Santos, y el jefe del servicio de Coordinación de la Gestión de las Prestaciones, Óscar Embid, han presentado el contenido de la orden que ha salido publicada en el Boletín Oficial de Aragón este lunes 13 de mayo (imagen superior de Gobierno de Aragón).
El anterior procedimiento implicaba que los usuarios acudieran a los centros de servicios sociales primero para recibir orientación e información, posteriormente para presentar la solicitud y parte de la documentación y después para elaborar el plan individual de atención (PIA) y presentar el resto de la solicitud, lo que hacía que el procedimiento se demorarse sin posibilidad de acortar plazos, como ha explicado Óscar Embid.
Todo más fácil y rápido
El nuevo procedimiento se inicia con la petición de cita por teléfono (en adelante también por vía telemática), bien en los centros de servicios sociales o, en el caso de la ciudad de Zaragoza, en la Dirección Provincial del IASS. En esa llamada se le dará cita al solicitante y se le informará tanto del procedimiento como de la documentación que debe llevar para la entrevista con el trabajador social.
En la entrevista con el trabajador social se unifican los principales trámites: información y orientación, formalización de la solicitud, aportación de toda la documentación, indicación de las preferencias de servicios o prestaciones del solicitante e informe social sobre las mismas.
A continuación, un trabajador del IASS acude al domicilio del solicitante para llevar a cabo la valoración del grado de dependencia.
Y finalmente el solicitante recibe en su domicilio la resolución de dependencia y de los servicios o prestaciones que se le reconocen (bien en una resolución única o en dos resoluciones simultáneas).
Más intervención de los profesionales
La nueva orden flexibiliza las posibilidades de intervención de los profesionales del sistema de servicios sociales, que podrán intervenir en cualquier fase del procedimiento para emitir informes adicionales, observaciones o cualquier otra iniciativa que estimen oportuno.
El nuevo reglamento contempla que todo el procedimiento se tramitado por vía telemática, aunque este método no se aplicará de forma inmediata. Desde el 10 de junio, cuando entra en vigor, los expedientes seguirán haciéndose en papel. Pero desde ese momento y de forma progresiva se irá incorporando hasta su totalidad la tramitación informática para cuya implantación total no hay fecha concreta, según ha subrayado Óscar Embid.
La aportación de documentación en el procedimiento también se reduce. Si el usuario da permiso y gracias a la tramitación telemática, el IASS podrá consultar datos en poder de todas las administraciones necesarios para completar la solicitud (DNI, prestaciones públicas, catastro, agencia tributaria…) sin que el usuario deba entregar la documentación. Asimismo, se elimina la necesidad de algunos documentos que se venían exigiendo.
Los expedientes de dependencia, por la propia situación de las personas dependientes, suelen experimentar un gran número de modificaciones, bien por su situación personal o familiar, “que exigen una rápida respuesta por parte de la Administración”, ha precisado Embid.
Por ello, la orden introduce dos alternativas a la tramitación ordinaria: La modificación directa por parte del IASS en todos aquellos supuestos que no conlleven una modificación sustancial del régimen de la prestación que disfruta el usuario y la actualización de los datos en el expediente informático sin necesidad de modificar el PIA (plan individualizado de atención).
Garantías para los usuarios
El nuevo reglamento introduce también dos medidas con importantes repercusiones económicas para los beneficiarios: señala que solo se procederá a la disminución del grado cuando exista una mejoría real de la situación del dependiente (en el 2012 el Gobierno estatal endureció los baremos lo que provocó la reducción de los grados sin que el usuario hubiera mejorado).
Asimismo, la orden también establece que la revisión del PIA no podrá suponer una disminución de las prestaciones económicas que recibe el usuario cuando no se produzca una variación del grado ni de las condiciones de la prestación. Esta medida se lleva a cabo porque, las reducciones de prestaciones aprobadas en 2012 por el Estado conllevaban, en algunos supuestos de revisión de grado de dependencia, que pese a operarse un cambio en éste las prestaciones se reducían.
Por último, la orden publicada este lunes contempla que dado el gran volumen de solicitudes que se registran en la ciudad de Zaragoza (en torno al 43% del total de Aragón), será la Dirección Provincial de Zaragoza del IASS la que se encargue de toda la tramitación y no los centros de servicios sociales municipales.
Dos procesos en uno
El director del IASS, Joaquín Santos, ha explicado gráficamente que la implantación del nuevo sistema suponía “fundir en un solo proceso lo que ahora se hace en dos fases. Por un lado, se realiza la valoración de la persona que ha solicitado la prestación por dependencia. Por otro lado, ayuntamientos y comarcas revisan el expediente para hacer una propuesta de prestación. Ahora, esos dos procesos se funden en uno solo, con evidente beneficio para los usuarios”.
La medida supondrá incrementar las dotaciones materiales y humanas del IASS, “que asumirá más competencias”, ha indicado Santos, quien no ha querido precisar la cuantía presupuestaria que podrían suponer esos refuerzos.
Santos sí ha concretado que los planes del IASS apuntan a que en el plazo de 18 meses “podamos ponernos al día”, lo que significaría que la totalidad de los expedientes fueran tramitados dentro del plazo legal máximo de seis meses.
En la actualidad, en Teruel ya se está cumpliendo ese plazo, “en Huesca se está muy próximo a conseguirlo”, pero en Zaragoza la gestión se prolonga entre ocho meses y un año, ha indicado Santos.
Reducir las listas de espera
El responsable del IASS ha insistido en la necesidad de reforzar las capacidades de los servicios sociales en Aragón porque se produce un incremento paulatino de las solicitudes para prestaciones por dependencia (un 16% más a lo largo de la presenta legislatura), debido al envejecimiento de la población y al ‘efecto llamada’ por la mejora de las prestaciones y la agilización de las concesiones.
Santos ha informado de que actualmente hay 30.321 personas atendidas, 13.554 más que al inicio de la legislatura, si bien el mayor número de solicitudes, 7.130, se han recibido en el último año.

Actualmente 6.730 personas se encuentran en lista esperando la resolución, lo que supone un 54 % menos.

En el siguiente gráfico se resume el nuevo procedimiento para solicitud de prestaciones por dependencia:

El IASS contrata a 19 valoradores para tratar de aliviar las listas de espera de dependencia

El director gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Joaquín Santos, ha explicado este miércoles 28 de noviembre que la plantilla fija de valoradores que elaboran los programas individualizados de atención de personas dependientes se ha incrementado en ocho personas (un 33 por ciento) y que, además, se ha contratado a otras diecinueve para acabar con la lista de espera, que ha subido especialmente en el último año.

Santos ha comparecido ante la Comisión de Ciudadanía y Derechos Sociales de las Cortes, a petición del PAR, para hacer balance de la actuación del IASS en materia de dependencia.

Ha precisado que en los cuarenta meses de trabajo bajo su responsabilidad, el número de personas atendidas ha subido en 11.708, siendo Aragón la segunda comunidad autónoma en porcentaje de incremento, duplicando la media estatal.

En Aragón el aumento de personas atendidas ha sido desde 2015 de un 12,79 % frente a la bajada del 5,92 % en el conjunto de España.

El director del IASS, Joaquín Santos, durante su comparecencia en las Cortes. Foto: cortesaragon.es

Esfuerzo

Se trata de un “inmenso esfuerzo”, y más teniendo en cuenta que se partía, según ha dicho Santos, de unos datos “horrorosos”, en tanto en cuanto “más de la mitad de las personas con derecho estaban sin prestación”.

Según sus datos, hay 6.260 personas en lista de espera de un PIA (Programa Individual de Atención), frente a los 14.883 del inicio de la legislatura, lo que supone una reducción de 8.623 (un 60 %) y eso a pesar de la “tendencia al alza” de la demanda, con más de 7.000 expedientes de solicitud abiertos, casi la mitad en el último año.

Para Santos, este incremento de la demanda se puede deber a las mayores expectativas de las personas de recibir una prestación o un servicio, lo que obligó a establecer en febrero un “plan de choque” que derivó en la contratación de estas 19 nuevas personas.

El director general del IASS ha destacado que la mejora en la cobertura se debe a que dos de cada tres nuevas prestaciones se han correspondido con servicios y no son ayudas económicas, lo que ha conseguido elevar del 48 al 61 por ciento la proporción de prestaciones de servicios.

Más servicios

De hecho, Santos ha recordado que cuando el PSOE llegó al Gobierno solo se podía elegir cinco de las nueve prestaciones de servicios previstas en la ley, y no había posibilidad de acceder a la teleasistencia, a la ayuda a domicilio, a las estancias nocturnas y a la promoción de la autonomía personal (PAP).

Este Gobierno las ha puesto en marcha “todas”, con 3.500 ayudas a domicilio, 500 en los PAP (el 6 % de las personas reconocidas con grado uno), 2.200 en los programas de teleasistencia y un servicio de estancia nocturna que ha cubierto todas las plazas en Zaragoza y se ha extendido ya a las otras dos capitales de provincia.

Dentro de los programas PAP, ha dicho, se han puesto en marcha equipos de trabajo en veinte centros de día y hogares de mayores que alcanzan al 70 % de la población, y también los denominados Cuidarte, para el apoyo emocional a cuidadores, con más de 2.500 personas atendidas.

Santos ha insistido en que el anterior Gobierno de España no cumplió, ni siquiera reconocía, el compromiso de aportar a las comunidades autónomas el 50 % del coste de la dependencia, y solo transfería el 15 % (31 millones de euros), con lo que la administración autonómica tenía que completar el resto.

Ha insistido, finalmente, en que va a seguir exigiendo “lo mismo” al actual Ejecutivo central.

Más de 21.500 personas se han beneficiado este año del IAI

Un total de 21.553 personas se han beneficiado este año, hasta el mes de julio, del Ingreso Aragonés de Inserción, un dato que contabiliza tanto a los titulares de la ayuda como a los miembros de sus familias.

Según ha informado el Gobierno de Aragón, el balance de la gestión que hace el gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Joaquín Santos, es optimista, ya que se mantiene la gestión al día y se confirma una leve tendencia a la baja en cuanto al número de solicitudes.

Los datos confirman este hecho, ya que el número de perceptores en los meses de enero a julio han oscilado entre 7.000 y 7.178.

Lo mismo sucede en el caso de las solicitudes: “En el primer semestre de 2017 bajaron las solicitudes en un 5% respecto al mismo periodo del año anterior y en el primer semestre de este año han bajado un 2% respecto a 2017”, asegura Santos (en la foto superior, junto a la consejera de Derechos Sociales, Mariví Broto).

Así, el número de perceptores registrados en junio de 2018 (7.058) es un 9% inferior al registrado el año pasado (7.688).

Menos solicitudes, más perceptores diferentes

Este dato contrasta con la comparativa entre los meses de junio de 2017 y 2016 en la que se registró un 12% de aumento de perceptores.

Otro de los datos significativos es que, a pesar del descenso de solicitudes, ha aumentado el número de perceptores diferentes, siendo constantes las altas y bajas en el sistema.

Desde el IASS han relacionado esta situación con las circunstancias del mercado de trabajo y han apuntado que los titulares de las ayudas las cobran durante menos tiempo, algo positivo ya que es síntoma de que se está avanzando en la descronificación de la pobreza.

De esta manera, hasta el mes de julio se han registrado 7.795 perceptores del IAI diferentes.

En cuanto al apartado presupuestario, este año asciende a 52 millones de euros, tres millones más que el año pasado.

Más de 20.000 dependientes han comenzado a recibir atención por parte del IASS esta legislatura

El Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) ha incorporado al sistema de atención a la dependencia a 20.646 personas en lo que va de legislatura, llegando a una cifra histórica de personas atendidas, un total de 26.706, a fecha de 31 de mayo de 2018.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, y el gerente del IASS, Joaquín Santos, han hecho balance de la gestión del sistema de atención a la dependencia en la Comunidad en esta legislatura y han dado a conocer algunos nuevos datos (foto superior de Gobierno de Aragón).

María Victoria Broto ha destacado estas buenas cifras que demuestran “que se puede mejorar la economía, crear empleo y, a la vez, avanzar en el estado de bienestar y de atención a las personas”, ha informado el Ejecutivo autonómico en una nota de prensa.

El gerente del IASS ha desgranado los datos en lo que se refiere al sistema de la dependencia en Aragón y ha explicado que, con fecha de 31 de mayo, hay 10.029 personas más atendidas que al inicio de la legislatura.

No obstante, ha matizado que, según los datos del IASS, a estas habría que sumar más de 10.000 que también se han incorporado al sistema ocupando las vacantes dejadas por los fallecidos.

La lista de espera en Aragón en materia de dependencia se ha reducido en 8.000 personas, lo que supone un 55 por ciento menos que en la pasada legislatura, según información aportada por el Gobierno estatal.

Más solicitudes

Desde el Ejecutivo autonómico han precisado que el alto número de concesiones de prestaciones y servicios ha motivado que el número de solicitudes se haya incrementado en 5.000 en lo que va de legislatura. De esta forma, en la actualidad hay 6.870 personas en lista de espera.

Analizando los diferentes tipos de prestaciones que reciben los dependientes, en el caso de la teleasistencia son 1.161 las que la reciben según los datos del sistema operativo SISAAD, del Gobierno central.

Asimismo, el Programa de Promoción de la Autonomía Personal atiende a 534 personas –dependientes leves y moderados–, mientras que son 2.995 los beneficiarios de la ayuda a domicilio para dependientes.

A ellos hay sumar las 1.530 personas que están en centros de día, 3.862 las que reciben atención residencial, 5.354 las que perciben una prestación vinculada al servicio y 12.073 los que cobran una prestación por cuidados en el entorno familiar.

Santos ha destacado que las prestaciones por cuidados en el entorno familiar suponen menos del 33 por ciento del incremento de personas atendidas y que se ha dado prioridad a la creación de servicios, con dos servicios por cada prestación por cuidados en el entorno familiar, algo que repercute en la creación de empleo y que beneficia en mayor medida a las mujeres del medio rural.

Nuevos servicios

Broto y Santos han anunciado dos nuevos programas que se pondrán en marcha este verano y que completan la prestación de los servicios para la autonomía de las personas previstos en el Catálogo de Servicios Sociales.

El primer de ellos es el Servicio de Prevención de la Dependencia que está dirigido a personas en situación de fragilidad o de alto riesgo de dependencia.

Será un servicio de proximidad por el que estas personas recibirán la misma atención que reciben los usuarios del programa de Promoción de la Autonomía Personal: terapia ocupacional, habilitación, estimulación cognitiva, promoción, mantenimiento y recuperación de la autonomía funcional, formación en autocuidados y atención social.

El objetivo final es mejorar su calidad de vida a través de su bienestar físico y emocional. Estas personas recibirán una atención mínima de tres horas semanales y tiene un coste de 40 euros mensuales, que representa el 25 por ciento del coste real de la plaza.

Tendrán derecho a este servicio las personas que cumplan al menos uno de los siguientes criterios: tener más de 80 años, aquellos que presenten situaciones clínicas que produzcan pérdida funcional –artrosis, artritis, enfermedades neuronales degenerativas, insuficiencias cardiacas o circulatorias, ictus–, aquellos mayores que vivan solos o con falta de apoyo social, o los mayores que hayan estado hospitalizados recientemente o estén polimedicados.

El segundo servicio que se va a poner en marcha es el de formación a los cuidadores de personas en situación de dependencia, que consiste en proporcionarles una formación integral desde un enfoque interdisciplinar que les permita alcanzar una mejor competencia en el desarrollo de sus tareas cotidianas de atención a sus familiares.

Podrán recibirlo aquellos cuidadores de personas que perciban la prestación por cuidados en el entorno familiar o aquellos que lo soliciten.

La menor cobertura del desempleo y los bajos salarios disparan el IAI

Joaquín Santos, en la comisión de Derechos Sociales de las Cortes

El descenso en los niveles de cobertura del desempleo y la precarización laboral están incrementando las solicitudes del Ingreso Aragonés de Inserción (IAI). En la actualidad, 7.628 familias perciben esta prestación económica por parte del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), cuyo director, Joaquín Santos, ha comparecido en la comisión de Derechos Sociales de las Cortes y ha precisado también que los solicitantes de la ayuda son en estos momentos 9.961, un 1.400% más desde que se creara hace 24 años.

Santos ha subrayado que la crisis económica y las políticas estatales aplicadas para afrontarla han producido un “profundo deterioro de las condiciones de vida” de muchos aragoneses, cuyo territorio ha visto cómo se ampliaban las desigualdades y aumentaba la pobreza y la exclusión social. El director del IASS ha asegurado que la práctica totalidad de los actuales perceptores del IAI, “estaban en una situación normal en 2007”.

Ante las preguntas de diputadas de los distintos grupos parlamentarios, Santos ha subrayado que “estamos ante un problema estructural de pobreza y desigualdad, que no se soluciona con el IAI ni con la renta social”. Y ante la sugerencia de la diputada del PP Ana Martín de hacer frente a la crisis social mediante la creación de empleo y la reactivación económica, Santos se ha mostrado de acuerdo, pero ha puntualizado que las políticas estatales a ese respecto han supuesto la generación de ese problema estructural de pobreza, debido a una reforma laboral que deteriora las condiciones laborales de los trabajadores y reduce sus salarios, a una baja cobertura del desempleo, a una fiscalidad que no es progresiva y a la falta de ingresos por parte del Estado para atender las políticas sociales.

Derecho subjetivo

El director del IASS ha reconocido que se está produciendo una recuperación económica, pero al mismo tiempo un descenso en la cobertura del desempleo, “que ha bajado del 55% al 47% de los parados y cada punto de descenso se traduce en un millón y medio de euros más que se debe sufragar a través del IAI”. Además, Santos ha insistido que, efectivamente, hay más empleo, “pero los salarios son mucho más bajos y hay personas que se ven obligadas a recurrir al IAI pese a tener empleo”.

Frente a esta situación el director del IASS ha subrayado que el actual Gobierno ha recuperado el carácter de derecho subjetivo que se otorgó al IAI en 2011, algo que, a su entender, no fue respetado en la legislatura 2011-2015 de PP-PAR.

El esfuerzo actual se ha traducido, según Santos, en que las solicitudes del IAI se resuelven en el plazo de un mes (en la anterior legislatura la demora llegó a ser de nueve meses), y además se han elevado las prestaciones, que ahora se encuentran en 472 euros al mes, la mínima, y en 707 euros al mes, la máxima.

Sede del Instituto Aragonés de Servicios Sociales

Presupuesto

A ello ha añadido que se está ultimando una herramienta informática para los usuarios particulares y para las administraciones locales y comarcales, de modo que puedan gestionar con mucha más rapidez y seguridad las solicitudes de las prestaciones, además de que permitirá reducir los plazos de concesión y un seguimiento continuo de la prestación.

Respecto a las dificultades financieras para hacer frente al IAI, que la interventora del Gobierno de Aragón ha cifrado en cuatro millones de euros, el director del IASS ha subrayado que “el IAI es un crédito ampliable y cuando hacemos los presupuestos nos basamos en predicciones, para posteriormente ajustar la financiación a las necesidades”. Pero ante la pregunta de las diputadas de dónde iba a salir el dinero para sufragar el IAI, Santos se ha limitado a señalar que “la seriedad en la gestión presupuestaria consiste en poner el dinero donde hace falta ponerlo”.