listas de espera

Las Unidades del Dolor en Aragón trabajan bajo mínimos mientras crecen las listas de espera

Las unidades de dolor de los hospitales aragoneses se encuentran en una situación “crítica” por falta de medios y especialistas, lo que ha provocado un aumento en la lista de espera y, por ende, un deterioro de la salud de estos pacientes que requieren un diagnóstico precoz para su recuperación.

Así se ha puesto de manifiesto en el XVI Congreso de la Sociedad Española del Dolor que se celebra este jueves en el Palacio de Congresos de Zaragoza con la participación de cerca de mil científicos y expertos procedentes de distintos puntos de España.

El dolor crónico, que afecta en Aragón al 17 % de la población, es decir a 225.000 aragoneses, puede estar asociado a otras patologías como el cáncer o la artritis, o manifestarse en forma de cefaleas, fibromialgia, lumbalgia o dolor de espalda mantenido en el tiempo.

La comunidad científica reconoce este tipo de dolor como un grave problema de salud pública debido al impacto que tiene en la vida del paciente.

Más recursos

Pero falta una mayor concienciación por parte del sistema sanitario, que conlleve un aumento de los recursos, ha explicado en rueda de prensa el presidente de la Sociedad Española del Dolor (SED), Juan Antonio Micó.

De hecho, desde esta organización aseguran que el tratamiento del dolor supondría un ahorro considerable para el Sistema Nacional de Salud, ya que el coste anual del dolor no tratado “alcanza los 20.000 millones de euros al año”.

Pero pese a ser uno de los principales motivos por el que los pacientes acuden al médico, las unidades de dolor en España no están lo suficientemente dotadas para atender estos casos, que además van en aumento debido al envejecimiento de la población.

De los más de 830 hospitales que hay en España, sólo existen 180 unidades de dolor, y no todas tienen los mismos recursos, ha detallado Micó.

Aumenta la lista de espera

En Aragón la situación de estas unidades es “insostenible”, según la presidenta del Comité Organizador del Congreso y médico especialista de la unidad del dolor en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza.

Rodrigo ha explicado que en esta unidad la lista de espera ha pasado de un mes a un año y medio en tan solo diez meses, debido a una reducción de plantilla del 50 %.

De los cuatro médicos especialistas que atendían esta unidad ahora sólo hay dos médicos. “Uno se ha jubilado y otro tiene una baja larga que no se ha cubierto”, ha relatado Rodrigo.

Aunque se volviera a una plantilla de cuatro médicos se tardaría tiempo en absorber la lista de espera generada durante este tiempo, ha añadido.

Falta de personal

La situación es similar en el resto de unidades del dolor, a excepción de la del Hospital Universitario Miguel Servet donde la demora no ha aumentado.

En el Hospital Royo Villanova sólo hay un especialista, mientras que en Teruel la jubilación del médico que llevaba esta unidad dejó a la provincia sin esta especialidad. Ahora se ha vuelto a poner en marcha, pero es “volver a comenzar de nuevo y sin que haya consulta todos los días”, ha lamentado.

Mientras, en Huesca sólo hay un rehabilitador a “tiempo parcial”, ha puntualizado.

Rodrigo ha insistido en las consecuencias que esta lista de espera tiene para los pacientes, ya que el tratamiento precoz favorece la recuperación. “No es lo mismo tratar un dolor lumbar de diez años que cogerlo con tiempo”, ha indicado.

Reorganizar los equipos

Las reivindicaciones de los médicos para estas unidades se centran sobre todo en crear equipos multidisciplinares, formados por distintos especialistas, desde anestesistas, psiquiatras, terapéuticas y rehabilitadores, para tratar el dolor de una forma integral.

Exigen también que estas unidades no dependan de otros servicios hospitalarios, sino que sean independientes para poder gestionar sus recursos, y que los médicos que trabajan en ellas lo hagan a tiempo completo.

La falta de recursos en estas unidades del dolor ha llevado a los pacientes afectados a crear una plataforma y a pedir amparo al Justicia de Aragón. E

Centenares de personas marchan en defensa de la Sanidad pública

Centenares de personas se han manifestado este jueves 25 de abril para defender la sanidad pública, denunciar su situación «precaria» en Aragón y reclamar medidas que, sobre todo, eliminen las listas de espera. Las organizaciones convocantes de la marcha aseguran que existen recursos suficientes, pero “no se están gestionando bien”.

Eso ha llevado a una precarización de la profesión agravada durante los años de la crisis, “y lo peor es que no hay intención de los gobiernos por solucionarlo”, comentaba María Isabel Monserrat, de la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública.

Los manifestantes se han concentrado a las puertas del Paraninfo para marchar luego por paseo Independencia, portando pancartas con lemas como “Gobierne quien gobierne, la Sanidad Pública se defiende”, “Nuestra Salud no es un negocio” o “Stop privatizaciones”. A lo largo del recorrido han proferido consignas contra el presidente Lambán y la consejera de Sanidad, Pilar Ventura. «No se enteran de nada», aseguraron.

Listas de espera

El acto, convocado por la Mesa Aragonesa de la Salud y al que también concurrieron otros colectivos como los pensionistas o la plataforma de afectados contra iDental, ha hecho hincapié en las listas de espera en Aragón. «Son un problema endémico, que va repitiendo año tras año, y que también lleva a derivar pacientes a centros privados para poder ir reduciendo la demora quirúrgica», añadió Monserrat.

“Si los quirófanos funcionaran mañana y tarde, no haría falta que se sacaran a operar fuera para que se lucren entidades que nada tienen que ver con Sanidad”, añade Montserrat. En este sentido, piden el fin de los conciertos de la sanidad pública con la privada.

Sanidad, el pasado miércoles, contestó a los datos aportados por estos colectivos en relación a las listas de espera y aseguraron que su evolución durante la legislatura «ha sido favorable», así como que son «necesarias».

Por otro lado, las asociaciones manifestantes también exigieron eliminar el copago y cualquier tipo de exclusión sanitaria, así como asegurar la entrada inmediata del paciente en la lista de espera o una mejora en las condiciones laborales de los facultativos sanitarios.

Movilización ciudadana en defensa de la sanidad pública y sus profesionales

Varios colectivos se manifestarán este jueves, 25 de abril, en defensa de la sanidad pública y de sus profesionales bajo el lema ‘¡Gobierne quien gobierne la sanidad pública se defiende! Las listas de espera matan’. La movilización se iniciará a las 19.00 horas en la plaza de Aragón y finalizará en la plaza del Pilar en Zaragoza.

La manifestación ha sido convocada por la Mesa Aragonesa de la Salud, que conforman la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública de Aragón (ADSPA), CAVAragón, CGT Sanidad, la Comisión de Salud de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ), el Foro de presidentes de los Consejos de Salud de Zona, la Plataforma por la Salud Mental y la Plataforma contra la privatización de la sanidad en Aragón.

En representación de estos colectivos, han dado a conocer los detalles de este acta convocatoria Yolanda Lorente (CGT), Isabel Monserrat, Ana Núñez y Carmen Sánchez, quienes han alertado del deterioro progresivo de la sanidad pública mientras la privada se expande y lo han vinculado a que se esté “empujando” a los ciudadanos a contratar seguros privados y al futuro de las pensiones, ha dicho Núñez.

Núñez ha observado que se ha destinado en el último mes 2,5 millones para derivar pacientes a la sanidad privada y reducir así las listas de espera, estimando que es “un arma electoral”, pero no una medida efectiva para garantizar una sanidad pública dado que responde a una “privatización intencionada”. “Con la salud no se juega”, ha dicho tajante.

Listas de espera

En Aragón, 2017 finalizó con 19.818 personas esperando a ser operadas, de las que 1.696 superaban los seis meses; mientras que en 2018 esa cifra se redujo un 2,2 por ciento, con 19.391 personas en total en la lista de espera, de las que 1.864 llevaban más de seis meses. Hace dos años, el 4 por ciento de esas intervenciones se derivaron a la privada, el 5 por ciento en 2018 y en algunas especialidades la espera puede llegar a ser de años, alertan.

Asimismo, “ha habido casos puntuales” de pacientes que no han querido operarse en la privada y a quienes se ha sacado de la lista de espera para situarles en el último lugar, ha asegurado Carmen Sánchez.

Según Yolanda Lorente, el deterioro de la sanidad pública responde a un “expolio continuado” que trasvasa recursos a la privada y a la “falta de personal”. En atención primaria “no se está fidelizando” al personal, se promueven contratos “precarios”, existe una sobrecarga de trabajo y no se atiende al paciente “como se debería”. Además, como la atención primaria “no funciona como es debido, se sobrecarga la atención especializada”, ha continuado Lorente.

Medio rural

La situación en el medio rural “es desastrosa”, ha señalado Isabel Monserrat, para sostener que si la sanidad “no llega a todos los lugares y es universal, para todos los ciudadanos, no tendremos una sanidad pública decente”.

Mientras tanto, según los datos de estos colectivos, entre 2006 y 2015 los beneficios del sector de la sanidad privada aumentaron un 42 por ciento. Actualmente representa el 29 por ciento del gasto sanitario total, su volumen de negocio crece cada año un 4 por ciento y la partida pública de conciertos representa el 26 por ciento de su facturación.

La privada posee el 57 por ciento de los hospitales y el 33 por ciento de las camas, realiza el 29 por ciento de las intervenciones quirúrgicas, atiende el 23 por ciento de las urgencias y dispone del 56 por ciento de las resonancias magnéticas, del 48 por ciento de las tomografías para detectar tumores y del 36 por ciento de los TAC (pruebas de contraste).

Recortes y falta de especialistas

En estos mismos años, se han producido “recortes” en hospitales públicos, mencionando que la suspensión de actividad vespertina en el Clínico supuso retrasar cien intervenciones semanales. No se fomentan las plazas fijas y las plantillas estables, sino que “reina la temporalidad laboral y los contratos eventuales, faltan recursos materiales y profesionales”, han asegurado, indicando que la media de enfermeros por cada mil habitantes es de 5,3 y faltan especialistas en zonas como Teruel, Alcañiz, Jaca o Barbastro.

En atención primaria, la lista de espera alcanza la semana y existe también una saturación en las jornadas de trabajo de los profesionales, que impide ofrecer una atención “de calidad” al paciente. Han alertado también de la aplicación de copagos en sectores como los pensionistas, los enfermos crónicos, pluripatológicos y las personas en situación administrativa irregular. En algunos de estos casos, los pacientes renuncian a los tratamientos prescritos por no poder asumir su coste.

Lorente ha advertido también de los determinantes de la salud, como el amianto que ha causado 40 muertes de trabajadores en Aragón o las 93.000 muertes anuales en España por contaminación y elementos químicos.

Dotaciones

Estos colectivos exigen, por todo ello, una “dotación suficiente” en los presupuestos de las distintas administraciones que ponga fin a la sobrecarga laboral y que garanticen una atención de calidad al paciente; crear un turno de tarde en los hospitales y posibilitar el rendimiento de los centros públicos al cien por cien; establecer garantías y plazos para la atención y asignar y entregar un código al paciente que garantice su entrada inmediata en la lista de espera.

También, democratizar y dotar de una transparencia “absoluta” al sistema de salud en cuanto a sus datos, actividad, gastos, calidad y adjudicaciones; establecer la incompatibilidad para que los profesionales públicos trabajen en la privada y tengan una dedicación “absoluta” a la sanidad pública.

Reclaman que se controle el gasto farmacéutico privado, que se elimine el copago y cualquier tipo de exclusión sanitaria, así como que se prohíban los conciertos y las fórmulas de colaboración público-privada, dedicando los recursos cien por cien al sistema público.

Ana Núñez ha detallado que esta es la cuarta jornada de lucha estatal en defensa de la sanidad pública y ha aseverado que “la pelea solo se ganará en la calle, entre trabajadores y afectados”, por lo que ha animado a asistir a la manifestación este jueves en Zaragoza.

El IASS contrata a 19 valoradores para tratar de aliviar las listas de espera de dependencia

El director gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Joaquín Santos, ha explicado este miércoles 28 de noviembre que la plantilla fija de valoradores que elaboran los programas individualizados de atención de personas dependientes se ha incrementado en ocho personas (un 33 por ciento) y que, además, se ha contratado a otras diecinueve para acabar con la lista de espera, que ha subido especialmente en el último año.

Santos ha comparecido ante la Comisión de Ciudadanía y Derechos Sociales de las Cortes, a petición del PAR, para hacer balance de la actuación del IASS en materia de dependencia.

Ha precisado que en los cuarenta meses de trabajo bajo su responsabilidad, el número de personas atendidas ha subido en 11.708, siendo Aragón la segunda comunidad autónoma en porcentaje de incremento, duplicando la media estatal.

En Aragón el aumento de personas atendidas ha sido desde 2015 de un 12,79 % frente a la bajada del 5,92 % en el conjunto de España.

El director del IASS, Joaquín Santos, durante su comparecencia en las Cortes. Foto: cortesaragon.es

Esfuerzo

Se trata de un “inmenso esfuerzo”, y más teniendo en cuenta que se partía, según ha dicho Santos, de unos datos “horrorosos”, en tanto en cuanto “más de la mitad de las personas con derecho estaban sin prestación”.

Según sus datos, hay 6.260 personas en lista de espera de un PIA (Programa Individual de Atención), frente a los 14.883 del inicio de la legislatura, lo que supone una reducción de 8.623 (un 60 %) y eso a pesar de la “tendencia al alza” de la demanda, con más de 7.000 expedientes de solicitud abiertos, casi la mitad en el último año.

Para Santos, este incremento de la demanda se puede deber a las mayores expectativas de las personas de recibir una prestación o un servicio, lo que obligó a establecer en febrero un “plan de choque” que derivó en la contratación de estas 19 nuevas personas.

El director general del IASS ha destacado que la mejora en la cobertura se debe a que dos de cada tres nuevas prestaciones se han correspondido con servicios y no son ayudas económicas, lo que ha conseguido elevar del 48 al 61 por ciento la proporción de prestaciones de servicios.

Más servicios

De hecho, Santos ha recordado que cuando el PSOE llegó al Gobierno solo se podía elegir cinco de las nueve prestaciones de servicios previstas en la ley, y no había posibilidad de acceder a la teleasistencia, a la ayuda a domicilio, a las estancias nocturnas y a la promoción de la autonomía personal (PAP).

Este Gobierno las ha puesto en marcha “todas”, con 3.500 ayudas a domicilio, 500 en los PAP (el 6 % de las personas reconocidas con grado uno), 2.200 en los programas de teleasistencia y un servicio de estancia nocturna que ha cubierto todas las plazas en Zaragoza y se ha extendido ya a las otras dos capitales de provincia.

Dentro de los programas PAP, ha dicho, se han puesto en marcha equipos de trabajo en veinte centros de día y hogares de mayores que alcanzan al 70 % de la población, y también los denominados Cuidarte, para el apoyo emocional a cuidadores, con más de 2.500 personas atendidas.

Santos ha insistido en que el anterior Gobierno de España no cumplió, ni siquiera reconocía, el compromiso de aportar a las comunidades autónomas el 50 % del coste de la dependencia, y solo transfería el 15 % (31 millones de euros), con lo que la administración autonómica tenía que completar el resto.

Ha insistido, finalmente, en que va a seguir exigiendo “lo mismo” al actual Ejecutivo central.

4.200 personas esperan atención a domicilio y 967 teleasistencia, pese al aumento de las prestaciones

Un total de 4.200 personas están a la espera de recibir ayuda a domicilio y otras 967 personas aguardan para contar con el servicio de teleasistencia. Pese al incremento presupuestario municipal para atender estos servicios, las listas de espera se mantienen constantes en los últimos años por un incremento de la demanda, que los responsables municipales atribuyen al aumento de personas que viven solas, sobre todo mayores, y que otras muchas se apuntan en el registro nada más jubilarse, pese a que no necesiten cuidados, por motivos de previsión.

La vicealcaldesa de Derechos Sociales, Luisa Broto, ha subrayado este martes 20 de febrero en la Comisión de Derechos Sociales que no se está produciendo un incremento de población dependiente, sino que la persistencia de las esperas tiene que ver sobre todo “con un efecto llamada generado por la prestación de esos servicios para personas dependientes”.

La responsable municipal ha destacado que el incremento presupuestario para estas prestaciones es de 4,2 millones (1,4 millones de origen municipal y 2,8 millones correspondientes a la encomienda de gestión suscrita con el IASS). “La dotación financiera no lo es todo, pero pone de manifiesto una voluntad política decidida para tender esta demanda social”, ha indicado Broto.

Una demanda que pese al incremento de medios humanos y materiales para atenderla sigue generando una amplia lista de espera. La vicealcaldesa ha precisado que durante el año 2017 se han registrado 7.326 usuarios de atención a domicilio, un servicio en el que están dadas de alta 5.960 personas (algunas con varios miembros atendidos). En total se han producido 1.371 asistencias más que en 2016.

En lo que respecta a teleasistencia, la demandaron 11.340 personas el pasado año (8.997 familias inscritas), lo que representa un incremento de 1.189 personas más.

Listas de espera constantes

En cuanto a listas de espera, Broto ha explicado que su cuantía no se reduce y sigue siendo de 4.200 personas respecto a la asistencia a domicilio, cuando en 2015 la cola era de 4.500 usuarios, mientras la de teleasistencia se cifra en 967 personas, similar igualmente a ejercicios precedentes.

La vicealcaldesa ha precisado que la lista es mucho mayor en asistencia domiciliaria porque la prestación de ese servicio exige de una valoración previa por parte de técnicos especializados, lo que dilata su prestación efectiva, mientras que la teleasistencia se presta de forma automática en cuanto la demanda alguna persona dependiente.

La situación existente “no nos deja contentos”, ha puntualizado la vicealcaldesa, quien ha insistido en la voluntad de su gobierno de reducir el listado. Algo que no se produce, según interpreta Broto, porque la demanda se incrementa por “el efecto llamada ocasionado precisamente por la correcta prestación de estos servicios” y porque “muchas personas en cuanto cumplen 65 años y se jubilan, se inscriben en la solicitud de atención domiciliaria o teleasistencia porque saben que hay cola y por previsión quieren estar apuntadas para ser atendidas cuanto antes, pese a que quizá no necesitan todavía atención”.

En cuanto al tiempo medio de concesión de las ayudas, que ha demandado quien ha formulado la pregunta, el concejal de CHA Carmelo Asensio, la vicealcaldesa se ha excusado y ha dicho que no podía facilitar los datos relativos al tiempo medio de respuesta porque variaba mucho de un barrio a otro.

En este sentido ha precisado que los distritos de Delicias, San José y Las Fuentes, por población y envejecimiento de la misma, registran mayor demanda de atención y por tanto las listas de espera son mayores y la concesión de ayudas se demora más.

Personas solas

El mantenimiento de las listas de espera de atención a domicilio se explica también por el incremento de personas mayores que viven solas y buena parte tienen algún grado de dependencia, una circunstancia sobre la que también ha preguntado el edil aragonesista Carmelo Asensio en relación con las medidas que prevé el equipo de gobierno para afrontar esta realidad.

La vicealcaldesa Broto ha confirmado que en Zaragoza se está produciendo un descenso en el número de hogares y en paralelo un incremento de hogares formados por una sola persona.

La responsable municipal ha insistido en que era una tendencia a nivel mundial y que se está consolidando también en nuestra ciudad, por lo que exige aplicar políticas concretas.

En ese sentido, Broto ha indicado que su gobierno apuesta por las acciones sociales que fomenten “barrios más cercanos, con mayor convivencia entre sus vecinos gracias a la promoción del comercio de proximidad, de los centros de convivencia y en general por constituir una ciudad más amigable”.

También se ha referido al programa experimental “Nos gusta hablar” que se ha puesto en marcha en el centro de mayores de Santa Isabel para fomentar la conversación y el intercambio de pareceres y experiencias.

Asimismo se ha referido al incentivo de proyectos concretos en centros comunitarios para “luchar contra la soledad no sólo a base de juegos de mesa”.

Por su parte, Carmelo Asensio ha sugerido poner el acento en propuestas habitacionales que representen “proyectos de convivencia que eviten los hogares unipersonales con personas mayores”. A este respecto ha destacado el proyecto de viviendas comunitarias emprendido en Las Fuentes y ha abogado por extender acciones de ese tipo en los demás barrios de la ciudad.