meteorología

Regresa el tiempo invernal con bajada intensa de temperaturas, lluvia y cierzo fuerte

La primavera se altera de nuevo. Las temperaturas prácticamente veraniegas de los últimos días en Zaragoza van a dar paso a partir de este viernes a una situación meteorológica más parecida al invierno, con caídas de temperaturas de hasta 15º. Esta madrugada se espera que lleguen las lluvias por el oeste, que darán paso a cierzo fuerte (70-80 km/h), mientras en el Pirineo volverá a nevar, con precipitaciones de hasta 30 cm de nieve.

Las lluvias al norte de Aragón y al oeste de las provincias de Huesca y Zaragoza se espera que lleguen a partir de las 22:oo h de este jueves, con precipitaciones que en algunas zonas vendrán acompañadas de tormentas.

Las previsiones apuntan a que en zonas de las Cinco Villas se podrán llegar a acumular localmente hasta 20-25 mm en menos de una hora, mientras que en el Pirineo las precipitaciones serán también intensas.

Como el frente viene acompañado de una fuerte bajada de temperaturas, en los próximos días regresa la nieve al Pirineo. Por encima de los 1.500 metros se podrán acumular unos 5-10 cm de nieve nueva, aunque en zonas altas y expuestas al norte se podrán llegar a depositar localmente hasta 30 cm.

La nueva situación meteorológica que llega para los próximos días contrasta con el tiempo de cielos despejados y temperaturas estivales de las últimas jornadas. En el observatorio del aeropuerto de Zaragoza se ha registrado este jueves 16 de mayo una temperatura superior a los 30 grados, según informa Meteo Aragón (en la imagen superior de Aemet-Aragón, las nubes llegando a Zaragoza en la tarde del jueves).

Bajada de temperaturas

Las previsiones para Aragón de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) anuncian para el viernes, en la mitad norte del territorio, nuboso o cubierto con precipitaciones, con probabilidad de que sean localmente fuertes y viento del noroeste moderado a fuerte, con rachas muy fuertes en la franja suroriental. Hay aviso amarillo.

En la mitad sur de Aragón se esperan intervalos nubosos con precipitaciones, menos probables e intensas y más dispersas cuanto más al sur, remitiendo durante la tarde.

La cota de nieve en el Pirineo y Sistema Ibérico bajará a 1.600 o 1.800 metros. Las temperaturas experimentarán un acusado descenso, localmente moderado en las máximas.

Por capitales de provincia las temperaturas oscilarán entre los 7 grados de mínima y 14 de máxima de Huesca, los 4 y 15 de Teruel y los 10 y 17 de Zaragoza, es decir, la máxima prevista en la capital aragonesa será en torno a la mitad de la registrada este jueves, lo que significa una bajada de 14-15 grados.

Predicción para los próximos días

Día 18 (sábado): En el tercio norte, nuboso con lluvias y en el resto, intervalos nubosos más abundantes por la tarde con probabilidad de chubascos ocasionalmente con tormenta en la Ibérica. Cota de nieve entre 1.400 y 1.600 metros, subiendo por la tarde a 1.800 metros. Temperaturas mínimas en descenso y máximas en ascenso. Viento del oeste flojo a moderado, sobre todo en el valle del Ebro.

Día 19 (domingo): Nuboso con precipitaciones en el Pirineo y la Ibérica y sin descartar en el resto. Cota de nieve entre 1.800 y 2.000 metros. Temperaturas sin cambios importantes. Viento del noroeste flojo a moderado en el valle del Ebro y flojo en el resto.

Día 20 (lunes): En el Pirineo, nuboso sin descartar precipitaciones débiles. Cota de nieve entre 1.800 y 2.200 metros. En el resto, poco nuboso aumentando de sur a norte a nuboso. Temperaturas mínimas sin cambios y máximas en ascenso. Viento del noroeste flojo, con intervalos de moderado en el valle del Ebro

La primavera será cálida y seca como el invierno

El invierno en Aragón ha sido cálido, aunque matizado por las importantes heladas registradas en puntos altos de Teruel, y seco en cuanto a precipitaciones, y así es probable que sea la primavera, según las proyecciones con las que trabaja la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

A las 22.58 horas de hoy entra en la península el equinoccio de primavera y por este motivo el delegado territorial de la Aemet, Rafael Requena, ha comparecido en rueda de prensa en Zaragoza para presentar el balance de lo que ha sido el invierno y del actual año agrícola desde el 1 de septiembre hasta el 28 de febrero y avanzar lo que puede ser el próximo periodo estival.

En Aragón el balance de las temperaturas en el conjunto de los tres pasados meses ha sido de 0,8 grados por encima de la media del periodo de referencia (1981-2010), con valores que han oscilado entre los -0,2 grados de Barbastro y los 3 de más de Torla-Ordesa.

Diciembre fue muy cálido, 1,5 grados más que la medida de dicho periodo, debido a las nieblas y al efecto de inversión térmica asociado, que elevó las temperaturas a mayor altitud.

Enero fue frío, -0,6 grados por debajo de lo normal, también consecuencia de los periodos de nieblas en el somontano oscense y las fuertes heladas en puntos de Teruel, con medias en la primera quincena del mes que alcanzaron hasta los -11,9 grados registrados en la estación de Fortanete-Dehesas; los -11,2 grados de Linares de Mora-Cespedosa; los -10,1 en Fortanete o los -8,5 de Alcalá de la Selva-Virgen de la Vega.

Febrero cálido

Febrero fue cálido, 1,5 grados por encima de la media, con tendencia a muy cálido en los Pirineos, con anomalías entre las que destacan los 3,8 grados de más de Fanlo-Refugio de Góriz, y las efemérides de temperatura máxima absoluta registradas en Huesca (22,3 grados, 1,3 más que los que se marcaron en 1943) y en Zaragoza, 25,5 grados frente a los 22,5 de máxima de 1950.

El invierno fue además seco, ya que llovió un 52 % menos que en el periodo de referencia (61 litros menos) y con anomalías de hasta un 95 % menos de precipitaciones en Sarrión y un 5 % más en La Almunia.

Diciembre en general fue seco, y muy seco en el Pirineo oriental, con un porcentaje global de precipitación de un 58 % menos; enero también fue en general seco, con un 27 % menos de lluvia, aunque fue húmedo en el Pirineo occidental y muy seco en el sur de Teruel, y febrero muy seco, con un 79 % por debajo de lo normal de media, e incluso extremadamente seco en Huesca o Caspe (99 % menos).

Sin embargo, el balance del año agrícola ofrece un balance positivo de un 9 % más y han sido las precipitaciones recogidas en la mitad sur las que han contribuido a que el comportamiento sea normal, entre las que destacan el 69 % más de lluvia recogida en Castellote, mientras que en zonas del Norte como en Aragüés del Puerto ha caído un 45 % menos.

Año hidrológico

En el año hidrológico (desde el 1 de octubre hasta el 12 de marzo) la cuenca hidrográfica del Ebro se encuentra entre las tres en las que la precipitación acumulada está por encima de la media, aunque en este caso apenas un 1 % más frente al 34 % por encima de la media recogido en la del Pirineo Oriental, mientras que en las del Norte y Noroeste ha sido un 3 %; en el resto los valores han sido inferiores.

Para abril, mayo y junio hay una mayor probabilidad de que la temperatura alcance valores superiores a los normales en toda España de acuerdo al periodo de referencia y también hay una mayor probabilidad de que la precipitación sea inferior.

Sin embargo, Requena ha mostrado un proyecto de probabilidades basado en cinco modelos meteorológicos, entre ellos el británico y el de Meteofrance, que augura que en la zona Este de España el cómputo total de precipitaciones podría estar por encima, aunque en este caso, basado en el periodo de referencia 1981-2010, mientras que en el Este no se esperan diferencias significativas.

De cara a los próximos 8 días, las predicciones deterministas tampoco anuncian precipitaciones aunque los mapas probabilísticos del Modelo Europeo de predicciones a corto plazo fijan “algún escenario” de lluvias a partir del lunes, y temperaturas “en consonancia” con las del mes de marzo para esas fechas.

Una cuarta borrasca para el fin de semana pone en jaque a Aragón

Tres borrascas consecutivas en una semana y una cuarta que se espera para el fin de semana ha puesto en jaque a las carreteras aragonesas y a toda la cuenca hidrográfica del Ebro y ha obligado a la administración autonómica a activar la fase de Emergencia Nivel 1 del Plan Territorial de Protección Civil.

Un nivel que implica, como ha explicado el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, activar todos los medios naturales y personales de las distintas administraciones y alertar a la ciudadanía para evitar cualquier riesgo innecesario.

No obstante, ha advertido en una rueda de prensa con motivo de la reunión del Centro de Coordinación Operativa (CECOP), de que “alerta no significa alarmar a la ciudadanía” sino que todos los medios estén coordinados y pedir “prudencia para evitar riesgos”.

El problema de este temporal, que en forma de nieve está provocando incidencias en más de cuarenta tramos de la red de las carreteras de las tres provincias, es la “incertidumbre” de las predicciones meteorológicas, por lo que las previsiones del Gobierno de Aragón solo sirven “para este momento”, ya que se desconoce la evolución de cara al fin de semana.

El río Arba de Luesia desbordado en la localidad de Ejea de los Caballeros. Foto: José Antonio Jaca

Cortes de carreteras por las riadas

Así, la situación actual en la cuenca del Ebro es de “avenida ordinaria”, con una crecida prevista para el fin de semana de unos 1.500-1.700 metros cúbicos por segundo y debido a la nueva borrasca ya se ha comunicado que no será posible la acampada que unos 2.500 scouts tenían previsto celebrar en el Parque del Agua el fin de semana.

A consecuencia de la crecida de los ríos Arba de Biel y Alba de Luesia se ha tenido que cortar la carretera en Ejea donde coinciden ambos cauces, y aunque la cresta está prevista a las 14.30 horas, volverá a subir, según ha apuntado la directora general de Interior, María Ángeles Julvez, quien también ha incidido en la rápida crecida del río Gállego, que alcanzará un caudal de 500 metros cúbicos por segundo y causará incidencias en la desembocadura en Zaragoza.

El Gobierno de Aragón está pendiente por tanto de saber “cómo va a regular Navarra”, del desembalse de Yesa y de si suben las temperaturas, ha subrayado Vicente Guillén.

Problemas por la nieve en numerosas vías

Respecto a las carreteras, los mayores problemas se están localizando en la provincia de Teruel, debido a que la cota de nieve ha bajado a los 800 metros de altitud y la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha subido de 20 a 30 centímetros los espesores previstos en Gúdar, Javalambre, Maestrazgo y Jiloca.

Las carreteras de Teruel presentan 26 incidencias y está cortada el tramo entre la Virgen de la Vega y Alcalá de la Selva y por un accidente la A-23 en Ferreruela de Huerva. Son, fundamentalmente, cruces de camiones por la nieve, ha apuntado Julvez.

En esta provincia todavía se necesitan cadenas para circular, y está prohibido para camiones, articulados y autobuses, en las carreteras de la red nacional A-23 de Caminreal a Ferreruela y N-234 entre Calamocha y San Martín del Río, así como en Andorra; desde Alcalá de la Selva hacia Allepuz y hacia Cedrillas, desde este municipio hasta Corbalán y de Torrijas a Arcos de las Salinas.

También en Mosqueruela, de Ponzondón a Orihuela del Tremedal, de la Puelba de Valverde a Camarena de la Sierra, en Celadas y a la altura de Crivillén.

En Teruel hay nivel amarillo en Monreal del Campo, Villa Franca del Campo y en Caminreal por congestión de camiones así como entre Escucha y Mezquita de Jarque, de Cañada de Benataduz a Montoro de Mezquita y en Andorra.

Nevada en Cariñena, a sólo 590 metros del altura, en la mañana de este miércoles. Foto: Víctor Lorente

Dificultades de circulación

En la provincia de Zaragoza debido a la congestión, sobre todo de camiones, se ha tenido que cortar la A-1504 en Codo (Zaragoza), el tramo de Daroca a la autovía y la N-234 en Villafeliche y aunque se ha reabierto el puerto de Paniza en la A-23, las condiciones de circulación son difíciles debido al embolsamiento de camiones.

En Huesca siguen cortadas por riesgo de aludes el Parque Nacional de Ordesa y de Panticosa a Baños de Panticosa y en Tormos por inundaciones y se necesitan cadenas entre Roda de Isábena y Bonansa y de Guillué a Campodarbe.

Además, en la comarca de Sobrarbe se han registrado accidentes por meteorología adversa en Campodarbe, Abizanda y Escalona.

Según la Aemet, en las últimas 24 horas entre las precipitaciones más destacables se encuentran los 45,4 litros de Castejón de Valdejasa, los 41 en Sopeira, 35,6 en Almudévar, 34,4 en Daroca, 33,4 en Zaragoza, 32,4 en Leciñena, 31,8 en Ejea de los Caballeros y 30,6 en Quinto.

Cortes de suministro eléctrico

Por otro lado, unos 3.000 clientes han sufrido este miércoles, 11 de abril, cortes en el suministro eléctrico a causa del temporal de nieve y lluvia que afecta a Aragón. Las principales incidencias han tenido lugar en el sur de la provincia de Zaragoza y el norte de la de Teruel, todas ellas a causa de la nieve.

Fuentes de Endesa han informado a Europa Press de que sobre las 17.30 dos líneas de media tensión están fuera de servicio, una de ellas es la de Calatayud-Monzón, con 700 clientes sin suministro en los municipios zaragozanos de Acered, Alarba, Atea y Castejón de Alarba.

La segunda línea sin suministro es la de Santa Eulalia-Ojos Negros, en la provincia de Teruel, donde hay 1.700 clientes sin suministro en Monreal del Campo.

En el primer caso, la reparación no podrá realizarse hasta este jueves por lo que se van a enviar seis grupos electrógenos a la zona para facilitar el suministro, han apuntado desde la compañía eléctrica.

Igualmente, se va a enviar otro grupo electrógeno a Belsué, en la provincia de Huesca, donde hay 14 clientes afectados de la línea Monrepós-Arguis, desde las 8.00 horas.

Otras incidencias ya están resueltas, como la ocurrida en una línea de media tensión en el entorno de Daroca (Zaragoza), que ha afectado a unos 2.000 clientes.

Problemas por la nieve

Además, en Luna, también en la provincia de Zaragoza, ha tenido lugar una avería entre las 5.00 y las 13.00 horas, aproximadamente, que ha sido la de mayor duración y ha dejado sin suministro a unos 200 clientes. En este caso, varios chopos han caído sobre la línea Marracos-Barluenga, que ha sido preciso retirar y reparar después.

Desde Endesa han explicado que el origen de la mayoría de las incidencias se debe a la presencia de nieve sobre los apoyos y líneas eléctricas y han aclarado que los tiempos de reposición se han alargado por los problemas de desplazamiento y de acceso de los técnicos a los lugares afectados.

Llega la punta de la crecida del Ebro y se temen nuevas subidas

La punta de la crecida del Ebro llega este miércoles de madrugada a la capital aragonesa. Tras anegar más de 1.000 hectáreas de cultivo en las localidades zaragozanas de Pradilla, Novillas y Boquiñeni, alcanzará una  altura máxima de 3,75 metros y en torno a 1.200 metros cúbicos por segundo de caudal, según ha informado este martes la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). A última hora de la tarde, el sistema de control de caudal del Ebro, el SAIH, se encontraba en 1.171,04 metros cúbicos por segundo.

Tras atravesar la Ribera Alta, el caudal máximo se aproxima a Zaragoza y a los municipios cercanos. En Utebo, su alcalde Miguel Dalmau, ha señalado que alrededor de las 16.00 horas los metros cúbicos por segundo “eran de 1.147”, pero que a última hora de la tarde de este martes “ya había alcanzado su cauce normal” y se encontraba entre 1.200 y 1.300.

Lo mismo ha ocurrido en Gallur donde por la mañana la altura del río ha superado los seis metros y, por la tarde, según ha informado el Consistorio ya iba “de bajada”.

Las únicas afecciones sufridas por los municipios han tenido lugar en las parcelas más cercanas al río. Según ha informado la CHE, se trata de una avenida “ordinaria” que ha anegado los mismos terrenos que el año anterior. De esta forma, ha realizado un llamamiento a la calma para los propietarios de los huertos de los munipios de la Ribera Baja que se sitúan más expuestos.

La crecida del río Ebro ya ha dejado atrás los pueblos de Novillas, donde 500 hectáreas de campos se han visto afectadas. También en Boquiñeni, un total de 300 han sido anegadas y, según su alcalde, José Ayesa, las horas de crecida han discurrido tal y como habían esperado. Aun así, ha señalado que es la segunda vez que se llenan de agua estos terrenos agrícolas y que es probable que pierdan sus cultivos.

Repuntes de caudal

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) no descarta que los nuevos repuntes de caudal que se esperan para mañana en algunos cauces como el Arga, Arba y Alcanadre tengan carácter extraordinario, si bien se incide en la alta incertidumbre que existe sobre las predicciones meteorológicas.

La crecida se desplaza por el Ebro y alcanza Zaragoza al final de la jornada de este miércoles o en la madrugada, con un caudal próximo a los 1.200 metros cúbicos por segundo (en la foto superior de Europa Press, estado del río en la tarde del miércoles).

En el resto de la cuenca los caudales presentarán tendencia descendente, salvo en el Aragón, donde se ha mantenido un caudal próximo a 600 metros cúbicos por segundo durante todo el miércoles, aunque descenderá de cara a mañana.

Además de repuntes de caudal en algunos cauces, la CHE, según las últimas previsiones, tampoco descarta la posibilidad de que se genere una nueva punta en el Ebro de magnitud superior a la actual, aunque un factor favorable es que las bajas temperaturas no permitirán escorrentías importantes en los afluentes pirenaicos.

Estado de los afluentes

No obstante, el organismo de cuenca recomienda no asignar un alto grado de fiabilidad a los caudales previstos en esta predicción y permanecer atentos a la evolución de las predicciones meteorológicas e hidrológicas durante los próximos días.

En estos momentos, solo está en preaviso el río Aragón en Caparroso (Navarra), con 558,8 metros cúbicos por segundo.

El resto de la cuenca, incluido el Jalón en Calatayud que por error se dado como alerta roja, presenta un estado normal, aunque con tendencia de subida en el caudal de los ríos desde Logroño, así como el Irati y Aragón en Navarra.

En Zaragoza, la crecida del Ebro presentaba este miércoles al mediodía un volumen de agua de 1.157 metros cúbicos por segundo y una altura de 3,58 metros.

Según los pluviómetros de la CHE en los ríos de cabecera, el río Ullivarri ha recogido en las últimas 24 horas 15 litros por metro cuadrado de precipitaciones; 16,2 el Ema y 13,6 el Arga.

La Semana Santa empezará con frío y algunas precipitaciones

La Semana Santa comenzará con temperaturas más estabilizadas, además de con precipitaciones abundantes. Así lo ha asegurado el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Aragón, Rafael Requena, quien cree que “a mediados de Semana Santa podrían volver las lluvias y alguna que otra borrasca, aunque confía en acabarla con mejores temperaturas”, algo que dice, “todavía no se puede confirmar”. En Zaragoza, desde este martes y hasta el fin de semana persistirá el cierzo, dejando una sensación térmica de frío y las precipitaciones volverán el viernes con una mayor intensidad hasta el domingo.

El balance del año agrícola en Aragón deja un trimestre con un comportamiento térmico que ha estado por debajo de lo normal, en concreto tres décimas menos que el año pasado.

Las precipitaciones si que han sido abundantes en el norte del país, con una especial incidencia en Huesca, dejando un sur de Aragón más seco de lo normal. Ha sido diciembre, con un mes árido y seco, durante el que más han sufrido las cosechas, con lluvias muy débiles, que pudieron recuperarse con un enero y febrero muy húmedos.

Frío y lluvia

Diciembre ha registrado un comportamiento muy frío, incidiendo especialmente con un promedio de -0,9 grados en Zaragoza, -1 grados en Huesca y -0,3 grados en Teruel. Sin embargo, enero ha sido un mes inusualmente cálido y húmedo, con temperaturas muy altas en Zaragoza (con un promedio de 8,7 grados) y algo más bajas en Huesca y Teruel (con un promedio de 6,8 y 5,6 respectivamente).

El mes de febrero ha vuelto a ser muy frío y húmedo, dejando temperaturas mínimas que han oscilado entre los -1,5 grados en Zaragoza o los -1,9 en Teruel. Huesca llegó a registrar mínimas de -2,1 grados.

Además, las nevadas han sido persistentes en prácticamente todos los puntos de Aragón, con un porcentaje de precipitación de un 182%, lloviendo de forma abundante sobre todo en Huesca y la zona de los Pirineos.

Por el momento, la tendencia de este marzo, abril y mayo, según Rafael Requena,es que ” registremos temperaturas más elevadas”, mientras que la posibilidad de precipitaciones continuará estable, con un 33% en casi todo Aragón.

Nieve, viento y frío reciben a la primavera en Aragón

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado la alerta amarilla por nevadas para este lunes en las tres provincias aragonesas. La nieve será relevada por el viento el martes, día en que llega la primavera. La semana se inicia con frío y bajas temperaturas en Aragón.

Según informa la Aemet en su página web, desde las 6.00 horas del lunes y hasta el final de la jornada se podrán acumular espesores de hasta 5 centímetros por encima de los 800-1.000 metros en el Pirineo.

Estos mismos espesores se podrán alcanzar en la Ibérica zaragozana y en Albarracín y Jiloca, Gúdar y Maestrazgo, también por encima de los 800-1.000 metros a partir del mediodía.

Hasta 4 centímetros de espesor podrá dejar la nieve en las Cinco Villas por encima de los 600-800 metros a partir de las 6.00 horas y 2 en centro de la provincia de Huesca desde las 9.00 horas.

La nieve dejará paso al viento el martes en la comunidad, donde estará activado el aviso amarillo por rachas que podrán alcanzar los 80 kilómetros por hora en todo el territorio y que será naranja en el Pirineo desde el mediodía porque podrán llegar a los 100 kilómetros por hora.

Este martes el cierzo soplará como no lo ha hecho en todo el invierno

Vientos fuertes

Además en el Pirineo se mantendrá el aviso amarillo por nevadas que podrán acumular mayores espesores, hasta 8 centímetros, principalmente en la divisoria y en cualquier cota, durante todo el día.

En el resto de la provincia de Huesca los vientos podrán llegar a los 80 kilómetros por hora entre las 6.00 y las 18.00 horas y en las provincias de Zaragoza y Teruel entre las 6.00 y la medianoche.

Este martes, 20 de marzo, tendrá lugar el equinoccio de primavera que, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, dará entrada a la nueva estación a las 17.15 horas. Pero el invierno no da tregua a la llegada de la primavera en Aragón

Como consecuencia de la nieve y el viento, habrá heladas y un descenso de las temperaturas en todo el país.

Sobre todo se notará en las máximas, que alcanzarán los 15 grados en Zaragoza y en la provincia oscense, y los 14 grados en Alcañiz. Aunque cuando más se notará el frío será a últimas horas de la noche con mínimas de hasta -2 y -3 grados en distintos puntos de Aragón.

Nevada veraniega en el Pirineo, con espesores de hasta 20 cm.

En el refugio de #Bachimaña (#Huesca), esta pasada noche se han acumulado unos 4 cm. de nieve.Vídeo de Alberto Martin.

Publicado por Meteo Aragón en Domingo, 10 de septiembre de 2017

Las previsiones meteorológicas se han cumplido y las bajadas temperaturas de este fin de semana en el Pirineo han dado origen a la primera precipitación de nieve de la temporada. Este lunes 11 de septiembre, en que podrían repetirse las borrascas, buena parte del Pirineo oscense ha amanecido con un manto blanco por encima de 2.000 metros de altitud.

Las nevadas han sido significativas en zonas como Truchas, en la estación invernal de Astún, en el valle del Aragón, o como La Renclusa, en el valle de Benasque, donde en algunos puntos se han registrado hasta 20 centímetros de nieve, lo cual no es nada habitual en esta época del año, todavía veraniega.

En el vídeo de Alberto Martín que ilustra esta información puede apreciarse la nevada caída en el refugio de los ibones de Bachimaña (2.200 mts), en la zona de Panticosa, donde la temperatura mínima ha caído a 0,3º C. En otros puntos como Cap de Llauset (Benasque), los termómetros han bajado hasta los -3º C.

Predicciones

Este lunes en el Pirineo el cielo estará nuboso o cubierto con precipitaciones débiles. En la Ibérica, intervalos nubosos disminuyendo a poco nuboso. En el resto, cielo poco nuboso. La cota de nieve se mantiene alrededor de los 2.000 m subiendo a últimas horas. Temperaturas mínimas en descenso; máximas con pocos cambios. En el sur, viento del noroeste moderado a fuerte; en el resto, noroeste flojo a moderado.

En Zaragoza, por el contrario, la situación meteorológica de este lunes es mucho más apacible que la del fin de semana al haber amainado el cierzo.

Las previsiones apuntan a que en la montaña oscense seguirá haciendo frío hasta el miércoles, mientras en el resto de Aragón las temperaturas han comenzado a recuperarse ya este lunes.