mosca negra

Dos máquinas sulfatadoras para controlar la plaga de mosca negra

El Ayuntamiento de Zaragoza ha incorporado dos máquinas sulfatadoras para controlar en las orillas del río Ebro la plaga de mosca negra y mosquito y así conseguir la extinción de sus larvas.

La consejera municipal Servicios Públicos, Natalia Chueca, ha comprobado esta mañana el funcionamiento de las máquinas que ayudan a combatir esta plaga de manera más eficaz y que permiten acometer el tratamiento con un biocida ecológico que no afecta a la flora ni a la fauna.

“Es el mismo producto que se utiliza en toda Europa porque es ecológico y es el único que extingue totalmente la larva de mosca negra”, ha explicado Chueca.

Estas máquinas, según la concejala, permitirán “ir optimizando” el trabajo hasta conseguir ser “más autónomos” en esta lucha que afecta de manera directa a la ciudadanía por tener como consecuencia picaduras “bastante incómodas y dolorosas”.

Con estos equipos, los técnicos del Instituto municipal de Salud Pública no tendrán que introducirse en el río para realizar este trabajo que ya se lleva a cabo en el barrio de Juslibol, la zona Expo y el puente de Piedra y a los que próximamente se sumará La Cartuja (en la imagen superior de zaragoza.es, un operario sulfata en las inmediaciones del puente de Piedra).

Muestreos y tratamiento

Para este procedimiento, el técnico del instituto de Salud Pública Emilio Martínez ha especificado que van a utilizar sesenta litros de biocida que, aunque varían y dependen del tiempo de su aplicación, también cuentan con la valoración de la distancia de efectividad que tiene el producto a lo largo del río.

Aunque el tratamiento empieza este martes 9 de julio con la incorporación de las máquinas, desde el mes de mayo este organismo realiza muestreos en el Ebro y el Gállego cada 15 días.

El objetivo es hacer frente a la mosca negra, que este verano ha repuntado como consecuencia del poco caudal del río por las escasas lluvias y la presencia de gran cantidad de algas fluviales.

Según los últimos datos del boletín epidemiológico del Gobierno de Aragón, los servicios sanitarios de la comunidad han atendido 6.339 casos de picaduras de mosca negra o mosquito, un 21,6 % más que el año pasado en las mismas fechas (5.212) pero inferior al 2017 que contaba con 11.512 atenciones.

La mosca negra empieza a atacar y vecinos del Arrabal piden la retirada de algas del Ebro

La Asociación Vecinal Tío Jorge Arrabal de Zaragoza exige la retirada de las algas existentes en el cauce del Ebro, donde la presencia de macrófitos es masiva desde hace más de un mes, así como el mantenimiento del río y las riberas para evitar la proliferación de la mosca negra.

Denuncia esta asociación en un comunicado que la proliferación de estas algas es alarmante a lo largo del tramo urbano del Ebro, tanto por su número como por su volumen, y recuerda que su presencia es el lugar idóneo para la cría de la mosca negra.

El río está “plagado” de larvas, lo que hace presagiar un aumento considerable de la población de mosca negra, sin que el Ayuntamiento haya fumigado ni tomado medidas en el cauce, que ya han empezado a picar a los vecinos.

De hecho, el volumen de picaduras está llevando a la saturación de los Centros de Salud del barrio y los servicios de urgencias sanitarias, advierten.

Amenaza para el Mercado Medieval

Por todo ello solicitan que, con carácter urgente, se tomen las medidas oportunas para erradicar la mosca negra, con la eliminación de todas las algas en el tramo urbano del Ebro, para el que reclaman un mantenimiento del mismo modo que lo requieren los parques.

La asociación recuerda que en 2012, ante una situación similar, se trajo de Valladolid una máquina especializada que segó las algas y evitó las molestias y patologías médicas derivadas de las picaduras de la mosca negra (imagen superior de Aragón Digital), por lo que reclaman que se traiga nuevamente un aparado de esas características antes de la realización, entre el 14 y 16 de junio, del Mercado Medieval que congrega a más de 100.000 personas a ambas orillas del río.

Tratamiento contra la mosca negra en el Ebro y en el Huerva

El Instituto Municipal de Salud Pública (IMSP) del Ayuntamiento de Zaragoza, en colaboración con el Cuerpo de Bomberos, ha realizado el habitual tratamiento contra la mosca negra en el término municipal.

Los técnicos han cubierto el recorrido las riberas del Ebro, desde Juslibol hasta el Azud de Vadorrey, y las del Huerva, para aplicar el tratamiento, consistente en la aplicación de un biocida que afecta exclusivamente a las larvas de mosca y mosquito e impide su proliferación, ha informado el Consistorio en una nota de prensa.

Este método es una alternativa ecológica que se utiliza en Zaragoza desde 2011 de manera frecuente en esta época con el fin de prevenir las mordeduras del insecto, las cuales provocan unas reacciones alérgicas muy molestas.

Abundancia de mosca negra este año

La falta de lluvias y de avenidas que hayan limpiado el cauce, sumado a la abundancia de algas fluviales, pueden ser factores que influyan en una mayor abundancia de estos simúlidos este año.

Las medidas de control emprendidas este año han utilizado hasta la fecha 260 litros del compuesto mencionado, 200 en el río Ebro y 60 litros en el río Huerva.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha informado de que, a medida que se acerque el verano, se completarán controles periódicos para vigilar la persistencia de estas larvas, por lo que no se descarta repetir el tratamiento a lo largo de la temporada estival.

Según apuntan los responsables del IMSP, no se aconseja la nebulización de productos para fumigar zonas habitadas, por lo que el tratamiento más efectivo para combatir esta plaga en la ciudad de Zaragoza es aplicar en zonas del río este bacilo.