noviembre

El Mercado Central abrirá en noviembre con 2,7 millones de ahorro en el presupuesto de obra

El Mercado Central de Zaragoza abrirá al público a finales de noviembre y estará a pleno rendimiento para la campaña de Navidad, una vez que finalicen en septiembre las obras de rehabilitación de este edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC), situado en el casco histórico de la ciudad. La rehabilitación costará finalmente 12,8 millones, con un sensible ahorro respecto a los 15,5 millones inicialmente previstos.

El resultado será un nuevo espacio donde el comercio de proximidad convivirá con cuatro nuevas zonas de restauración situadas en la rotonda de las entradas laterales de la nave del mercado.

Por ahora, se ha ejecutado un 87 % de las obras, por lo que está previsto que todos los trabajos finalicen en septiembre, si bien la apertura no será en octubre, para las Fiestas del Pilar, como se indicó en un principio. “Era muy difícil llegar a ese plazo”, ha reconocido el arquitecto municipal, José Antonio Aranaz.

A partir de ahí, comenzará un proceso para acomodar a los detallistas en el interior con el objetivo de que el Mercado Central abra sus puertas a finales de noviembre. En total, son 79 puestos, de los cuales nueve están todavía sin adjudicar.

El mejor proyecto del gobierno anterior

El consejero de Urbanismo y Equipamientos del Consistorio, Víctor Serrano, quien ha visitado junto a los arquitectos y técnicos municipales las obras, ha asegurado que se sacará a licitación un nuevo concurso para adjudicar los puestos que actualmente quedan libres.

Serrano ha confiado en que la apertura del edificio anime a otros comerciantes a sumarse a este proyecto, que ha sido, a su juicio, el “mejor” de todos los promovidos por Zaragoza en Común (ZeC) en el anterior mandato.

“Lo quiero subrayar, ha sido el mejor proyecto del Gobierno anterior y, en ese sentido, hay que ser generosos; cuando las cosas se hacen bien hay que reconocerlas”, ha manifestado.

En la recta final de las obras, los trabajos se centran en el cerramiento de vidrio en las zonas de las puertas de acceso y en la colocación de las puertas automáticas y ascensores acristalados.

También se han iniciado las terminaciones de obra de los diferentes puestos y las instalaciones de climatización, redes de comunicaciones y de control y seguridad.

Por debajo del presupuesto previsto

La rehabilitación del mercado central supondrá finalmente una inversión de 12,8 millones de euros, por lo que se sitúa por debajo del presupuesto inicial, que alcanzaba los 15,5 millones de euros, ha puntualizado Aranaz.

El arquitecto municipal ha detallado que la mayor dificultad con la que se han encontrado en el transcurso de las obras ha sido el estado de conservación en el que se encontraba el forjado del suelo, lo que les que llevó a cambiarlo completamente cuando en el proyecto inicial sólo estaban previstos algunos retoques.

“Eso, además de un buen susto, nos obligó a rehacer todo el forjado, pero finalmente ha sido más rápido y más seguro, y ha estabilizado el edificio”, ha aclarado.

Al mismo tiempo, en el exterior del mercado, se está llevando a cabo la urbanización del entorno a cota cero para dar prioridad al peatón. “El peatón dominará el espacio”, ha señalado Aranaz, quien ha aclarado que habrá un horario limitado para el paso de vehículos de carga y descarga.

Por otro lado, en cuanto al mercado provisional que se ubicó junto al Mercado Central, el Ayuntamiento de Zaragoza no ha decidido todavía su nueva ubicación. Esta estructura fue diseñada para que pudiera trasladarse fácilmente a otros puntos de la ciudad.

Las viviendas públicas del edificio de la antigua Imprenta Blasco estarán listas en noviembre

Las obras de rehabilitación del edificio donde se ubicaba la Imprenta Blasco avanzan a buen ritmo. De hecho, los trabajos de recuperación del edificio, en el que se habilitarán un total de 26 viviendas públicas destinadas a alquiler, acabarán en la fecha inicialmente calculada. Las previsiones apuntaban a concluir los trabajos en los primeros meses de 2020, pero el calendario que se maneja en estos momentos indica que los plazos podrían adelantarse a noviembre de 2019, cumpliéndose así los cálculos iniciales.

Este proyecto, ligado al de la recuperación de la antigua Imprenta Blasco, incluye la reutilización de las cuatro plantas del edificio para su destino original, el uso residencial, efectuando las modificaciones y actualizaciones necesarias para cumplir con las exigencias actuales, tanto funcionales como normativas, y conseguir la rehabilitación y modernización de todas las plantas.

Se están habilitando siete apartamentos en cada una de las tres primeras plantas y cinco más en la cuarta. La superficie media útil de cada vivienda, que tienen 1 ó 2 dormitorios, es de algo más de 45 metros cuadrados.

Piso piloto

En este momento ya está toda la estructura rehabilitada y las viviendas, en su mayor parte, cuentan con la tabiquería ejecutada.

Se ha habilitado una vivienda piloto, con los revestimientos y acabados ya colocados, al objeto de poder apreciar el resultado final de los apartamentos.

Las instalaciones se encuentran en ejecución y queda por actuar en zonas comunes del edificio: ascensor, escalera, patio central distribuidor a viviendas y cuartos eléctricos y de calderas.

El presupuesto total de estos trabajos, que realiza la UTE “Imprenta” (MLN SAU), es de 2,1 millones de euros.

El segundo tramo del carril bici de Sagasta se iniciará en noviembre y funcionará antes de fin de año

Las obras de instalación de la segunda fase del carril bici de Paseo Gasta, entre la avenida Goya y el parque Pignatelli, comenzarán en el mes de noviembre para que la infraestructura viaria esté lista para su uso antes de fin de año. Los servicios técnicos municipales ya tienen listo el proyecto, que contempla la implantación de un carril bidireccional pegado al bulevar, como el de la primera fase, y cuya ejecución supondrá la eliminación de un carril de circulación de vehículos a motor.

El segundo tramo del carril bici de Sagasta tendrá las mismas características que el que ya funciona desde agosto entre avenida Goya y plaza Paraíso, es decir, doble dirección de circulación con separación de vial ciclista respecto al carril a motor mediante protectores de goma, los popularmente denominados armadillos.

La implantación de este segundo tramo requerirá la realización de algunas obras de carácter menor, según señalaron fuentes del departamento municipal de Movilidad.

En concreto, se prevé instalar una isleta en el cruce de Sagasta con Camino las Torres para facilitar los giros en una y otra dirección, además de una actuación en el punto final del tramo, en la confluencia con la plaza Diego Velázquez, para que el nuevo carril empalme con el camino interior del parque Pignatelli mediante un enlace ubicado unos metros por encima del actual paso de peatones que da acceso a la citada zona verde.

Un carril afectado durante las obras

Durante la realización de los trabajos de instalación del nuevo tramo de carril bici no se producirán especiales afecciones en la circulación habitual de paseo Sagasta, a excepción de la eliminación del carril izquierdo (dirección Torrero), que además quedará definitivamente dedicado a la circulación ciclista, pero durante las obras los otros dos carriles permanecerán expeditos.

Respecto a esos carriles destinados a vehículos a motor, las fuentes consultadas señalaron que el proyecto no prevé ninguna modificación en cuanto a las condiciones actuales de uso de los mismos, de forma que serán accesibles a todo tipo de vehículos, sin que se reserve al carril derecho para el bus urbano.

La puesta en marcha del segundo tramo del carril bici de Sagasta supondrá la conexión ciclista del barrio de Torrero con el centro de la ciudad, una medida demandada desde hace tiempo por los vecinos del citado distrito.

Además, este nuevo vial ciclista conectará la zona sureste de la ciudad con los carriles bici de Camino las Torres, avenida Goya y paseo Constitución, con lo que se generará un importante anillo ciclista.

 

Harinera ZGZ acoge once proyectos en régimen de residencia

Danza inclusiva, arte textil, diseño gráfico, grabados o arquitectura social. Son algunos de los once proyectos culturales que se van a incorporar próximamente a Harinera ZGZ como residentes y que han sido seleccionados mediante convocatoria pública por un comité de valoración.

Los residentes se instarán a partir de noviembre en las plantas primera y segunda de Harinera ZGZ, cuyas obras de rehabilitación y adecuación quedarán completadas próximamente. Ahí desarrollarán sus proyectos durante un periodo de uno a dos años, en función de la opción escogida en la solicitud por cada uno.

Se trata de la primera vez que la sociedad municipal Zaragoza Cultural pone en marcha una convocatoria de residencias para este espacio de cultura comunitaria. A ella se presentaron 21 candidaturas, de las que el comité de valoración ha seleccionado los proyectos de la Asociación Materias Primas, promotora del proyecto de danza inclusiva Pares Sueltos; la Asociación Mottainai, colectivo cuyas actividades giran en torno al arte textil; La Dársena, estudio de diseño responsable y comunicación; y Nemesio Javier Mata, artista centrado en la investigación de técnicas de grabado no tóxico.

También se incorporarán como residente la Orquesta Escuela, iniciativa que impulsa la accesibilidad universal de la música desde el aprendizaje comunitario; Lina Monaco, arquitecta especializada en diseño social y fabricación digital; La Paletería, propuesta centrada en la construcción a través del reciclaje de palets; María Romero, artista plástica que desarrollará su proyecto Puertas en los ríos; Laura Guarnieri, artesana que trabaja con el modelado y el audiovisual; Laura Cailloux, diseñadora gráfica; y Pixel y Pincel, proyecto dedicado al stop-motion y al desarrollo de la creatividad tanto con niños como con mayores.

Contraprestación

Además de desarrollar sus proyectos culturales, creativos o comunitarios, estos creadores y colectivos impulsarán durante su período de residencia otras iniciativas que reviertan al barrio y a la ciudad, a modo de contraprestación.

Así pondrán en marcha una biblioteca de instrumentos musicales dirigida a personas con pocos recursos, talleres didácticos de artes plásticas para la infancia, de creación audiovisual, de construcción y reciclado, iniciativas de aprovechamiento creativo de residuos y excedentes industriales o intervenciones colectivas en el espacio urbano, entre otras muchas. Todas ellas estarán abiertas a la participación y se incorporarán a la programación de Harinera ZGZ.

Las iniciativas seleccionadas contribuirán a partir del mes de noviembre, y con la apertura de dos nuevas plantas del edificio, “a seguir invitando a la ciudadanía a participar activamente, producir su propia cultura y llenar de vida este espacio de cultura comunitaria del barrio de San José”, señalan desde Harinera ZGZ.

El proyecto de residencias de Harinera ZGZ se suma a las residencias del Centro de Danza y el Auditorio puestas en marcha este año por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, que amplía de esta forma su oferta de espacios en los que producir y desarrollar proyectos culturales, atendiendo una antigua reivindicación de colectivos y agentes culturales de la ciudad, ha precisado el Consistorio.