objetivos

La ciudad se compromete con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

El Ayuntamiento de Zaragoza ha suscrito este viernes una declaración institucional, con la unanimidad de todos los grupos, para seguir la hoja de ruta de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

Y es que, las ciudades desempeñan un papel clave en la consecución de los diecisiete ODS, a través su concreción y desarrollo a nivel local, ha subrayado el Consistorio a través de una nota de prensa.

Además existe un objetivo específico para las ciudades y municipios: que los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

Programas, proyectos y acciones

Desde el Ayuntamiento han señalado que ya existen políticas públicas, estrategias, programas, proyectos y acciones municipales que caminan en la dirección de alcanzar estos objetivos de sostenibilidad social, ambiental y económica.

Y han puesto como ejemplo las estrategias de Cambio Climático, Calidad del Aire y Salud, Impulso del Consumo Responsable o Alimentación Saludable y Sostenible.

Asimismo, han citado planes como el Plan Director de la Infraestructura Verde de Zaragoza, el de Ciudadanía Diversa y Cultural, el de Movilidad Urbana Sostenible o el de Lucha contra la Pobreza Infantil.

Ahora, con esta declaración institucional, el Consistorio se compromete a trabajar por la consecución de los ODS en 2030, dentro de las competencias municipales y mediante alianzas con las instituciones, entidades y personas.

Puntos clave de la hoja de ruta

El Ayuntamiento desgrana en su nota informativa las acciones más importantes dentro de la hoja de ruta prevista hacia el desarrollo sostenible.  Los puntos claves de dicha hoja de ruta serán:

  • Considerar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los 17 ODS como marco y enfoque estratégico para la sostenibilidad en todas las esferas de la ciudad de Zaragoza.
  • Elaborar y difundir diagnósticos del grado de desarrollo de los ODS en la ciudad de Zaragoza a lo largo del tiempo.
  • Realizar un análisis de las acciones, planes, programas, estrategias y políticas públicas municipales desde la Agenda 2030 y su relación con los 17 ODS. ‘Nos ponemos las gafas de la Agenda 2030 y los #ODS desde las ciudades y municipios’
  • Alinear, revisar y reconducir todas esas políticas, estrategias, programas, planes y acciones para que se integren de manera explícita con la Agenda 2030 y se relacionen y respondan a ella.
  • Establecer instrumentos técnicos y políticos para la coordinación entre las áreas y servicios municipales en materia de Agenda 2030 y ODS.
  • Establecer la responsabilidad específica de las distintas áreas municipales en la implementación de cada uno de los ODS, según su naturaleza.
  • Realizar formación y capacitación al personal municipal en materia de ODS.
  • Desarrollar programas de sensibilización con la ciudadanía en materia de ODS.
  • Fomentar la implicación y la participación de la ciudadanía y de todos los agentes y sectores sociales, en una visión de los ODS de abajo a arriba.
  • Comunicar las acciones realizadas para implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los ODS en la ciudad.
  • Realizar la evaluación, seguimiento y actualización en continuo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, en Zaragoza a través de los indicadores de sostenibilidad de la ciudad, reorientándolos y complementándolos con los indicadores propuestos en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y sus documentos de desarrollo.

Los votos de la izquierda dan luz verde al II Plan de Igualdad

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado, con los votos de PSOE, CHA y Zaragoza en Común (ZeC) y el rechazo de PP y Ciudadanos (Cs), el II Plan de Igualdad 2018-21, que contiene 235 medidas y 4,5 millones de euros para cuatro años de los que este ejercicio contará con 1,9 millones.

La concejal de Educación e Igualdad, Arantza Gracia, ha explicado que este documento es fruto de un largo proceso participativo de aportación de ideas de numerosos colectivos y entidades y ha enfatizado que la finalidad es “empoderar a la mujer” y además el Plan tiene “vocación de continuidad” (en la imagen superior de Europa Press, una de las sesiones mantenidas por la concejala y técnicas de su departamento con representantes de colectivos implicados en el plan).

Gracia ha apuntado que el texto incorpora nuevas líneas estratégicas como son la diversidad afectivo sexual y las relaciones con los hombres y además amplía la violencia de género a todas las violencias machistas. “Es ambicioso y marca un tránsito para que Zaragoza sea más igualitaria y más respetuosa”.

CHA ha tildado de “interesante” el proceso participativo y los talleres de los que se han aceptado el 80 por ciento de las propuestas. Tiene 1,9 millones de presupuesto para 2018 que es el mismo de 2017 y a su parecer es “poca chicha presupuestaria”. Ha reclamado conocer cómo se ejecutarán las partidas porque de este año hay más de la mitad sin ejecutar, cerca de un millón de euros.

La concejal de Ciudadanos, Cristina Gracia, ha reconocido que tiene un trabajo de elaboración “muy importante” con la implicación de muchos colectivos, pero es “difuso y poco concreto”. A su parecer, no se trata de un plan de igualdad porque “no participa, ni se implica el hombre y en muchas ocasiones lo excluye” y ha pedido conocer qué significa “nuevas masculinidades”.

“Frentista” con el hombre

La concejal del grupo municipal del PSOE, Lola Campos, ha calificado de “difuso y confuso” el Plan que es “totalmente desequilibrado y no compagina las auténticas competencias municipales”.

De las 125 medidas nuevas algunas son reiteraciones sin corregirse y tiene poca dirección y orden político, ha observado. En algunos aspectos es “frentista” con el hombre, pero ha estimado que “es mejor tener un mal plan, que no tenerlo”.

El concejal del grupo municipal del PP, Ángel Lorén, ha compartido las críticas del PSOE, pero con la diferencia de que los populares lo votan en contra. “Estamos a favor de un plan de igualdad que fomente lo que nos une y no lo que nos separa entre hombres y mujeres, que aborde la brecha salarial, la conciliación y el trato que no se recoge en el Plan”.

Lorén ha precisado que “ser hombre o mujer no es cuestión de ideología, sino de derechos que se reconocen con el trato y la retribución salarial” .

Gracia ha dicho quedarse “ojiplática” de las intervenciones del resto de grupos. Ha defendido que el Plan “es realista para ejecutar con el personal que hay en la actualidad y el presupuesto será progresivo”. Se ha mostrado convencida de que “todo” se podrá poner en práctica.

Objetivos del plan

Este II Plan de Igualdad recoge 26 objetivos generales y 235 medidas concretas, distribuidas en ocho líneas estratégicas: Comunicación y Cultura para la Igualdad; Cuidados y Corresponsabilidad; Formación y Empleo; Empoderamiento y Participación; Violencia de género y violencias machistas; Diversidad afectivo sexual LGTTBIQ; Vivienda y Espacio Urbano; y Hombres.

El contenido del Plan pivota además sobre seis principios rectores que marcan, de forma transversal, todo el documento: respeto a los derechos humanos; enfoque de interseccionalidad; respeto a la diversidad y a la diferencia; enfoque del Mainstreaming y la transversalidad de género como estrategia prioritaria; sostenibilidad de las políticas; y transparencia y rendición de cuentas.

Del presupuesto global de 4.473.090 euros, la dotación parte de 1.099.510,00 euros en 2018, presupuesto actual del Servicio. La misma cantidad está prevista para 2019, y se proyecta un incremento progresivo para 2020, con 1.124.535 euros, y para 2021, con 1.149.535 euros.

Medidas previstas

Entre las 235 medidas del Plan para el periodo 2018-202 figuran las novedosas de cada ámbito. Así en comunicación y cultura para la Igualdad se prevé la creación de una Escuela de Pensamiento Feminista, que incluya todos los feminismos y contemple la interseccionalidad. Medida que se pone en marcha este año con las I Jornadas Internacionales de Feminismo, que se van a celebrar el 8 y 9 de noviembre.

En cuidados y corresponsabilidad se busca fomentar en los barrios de redes autogestionadas de cuidado para personas solas y familias monomarentales. En el área de formación y empleo se atenderá a los derechos básicos laborales y los recursos para su defensa en coordinación con sindicatos y organizaciones empresariales.

El empoderamiento y la participación conlleva la realización de acciones que visibilicen a las mujeres con diversidad funcional. Mujeres empoderadas.

Novedades

En el apartado de violencia de género y violencias machistas se recoge la creación de una base de datos común entre IAM y Ayuntamiento que facilite la coordinación que ya existe entre ambas Administraciones. Así como talleres y cursos para aprender a detectar las distintas violencias machistas en las redes.

En la diversidad afectivo sexual. LGTTBIQ, que es de nueva creación, se acometerán acciones de sensibilización y visibilización, junto a actuaciones dirigidas a resolver sus necesidades.

Se cambiará el nombre de la web de ‘Mujer’ a ‘Igualdad’ para facilitar que todas las personas se sientan parte. Así como la Inclusión del Ayuntamiento de Zaragoza en la red internacional ‘Rainbow Cities’.

En el séptimo apartado, titulado vivienda y espacio urbano, se incorporan nuevas viviendas tuteladas y viviendas de emergencia para proteger y atender a las víctimas de violencia de género.

También recoge elaboración y publicar un estudio sobre puntos negros de la ciudad (zonas inseguras para las mujeres en determinadas horas) con la posterior elaboración de un plan para su erradicación.

En último ámbito se ciñe a los hombres con la realización de campañas informativas y actividades sobre nuevas masculinidades en la línea de los cursos sobre este aspecto que se han incluido en la oferta de este año.

Estrategia para impulsar Economía Social con casi cincuenta acciones

El Ayuntamiento de Zaragoza ha presentado este lunes 22 de octubre su primera estrategia de impulso a la economía social con el horizonte puesto en el periodo 2018-2022, que servirá como marco global que aglutine todas las medidas y objetivos en este ámbito.

Con esta estrategia, elaborada a través de un proceso participativo en el que han colaborado las entidades del sector, se pretende marcar las líneas a seguir en un ámbito en el que ya se están haciendo “muchísimas cosas”, ha indicado en rueda de prensa la concejala de Educación e Inclusión, Arantza Gracia.

Para ello, se contemplan un total de 23 objetivos y 47 acciones concretas, estructuradas en seis ámbitos de intervención: interlocución y participación política, sensibilización y visibilización, consumo responsable, formación, redes e intercooperación y emprendimiento y empresa.

Entre las acciones programadas a corto plazo destacan la participación de las entidades representativas de estas empresas en órganos económicos y sociales como Ebrópolis, el Consejo de Ciudad o el Observatorio de la Contratación Pública.

Contratación

Otra de las medidas será la formación al equipo técnico y político del Ayuntamiento sobre economía social y contratación pública responsable, con hincapié en los servicios que realizan asesoramiento para el emprendimiento y en aquellos que gestionan los fondos públicos de ayuda a las empresas de la ciudad.

En este sentido, Gracia ha resaltado la importancia de formar a los técnicos municipales en la elaboración de pliegos para que las empresas de economía social se puedan presentar a ellos en igualdad de oportunidades, por ejemplo, rebajando las exigencias de solvencia económica, que estas compañías y las pymes no pueden satisfacer de la misma manera que las grandes.

También se va a elaborar un mapa común de entidades que facilite a la ciudadanía el conocimiento de este sector y de sus diferentes iniciativas, que vendrá junto con un plan de comunicación que contemple acciones dirigidas tanto al interior como hacia el exterior.

Asimismo, se creará la Comisión para el Fomento de la Economía Social, un órgano asesor y consultivo compuesto por representantes de los grupos municipales, técnicos de las diferentes áreas implicadas y por la Asociación Aragonesa de Economía Social (CEPES).

Objetivos

En cuanto a los objetivos de la estrategia, se resumen en cuatro grandes ejes: revitalizar la economía social de la ciudad, destacando las prioridades de generación de empleo estable y de calidad, la inserción social o la sostenibilidad empresarial; informar y difundir sus valores y compromisos; establecer un marco de referencia para su impulso con un componente de una mayor innovación y apoyo en capital humano; y dar a conocer la economía social y solidaria, sus principios y su aportación al desarrollo local.

La concejala ha subrayado el papel relevante de la economía social a la hora de mitigar los desequilibrios del mercado, ya que son las que mejor resisten los embates de la crisis, de mantener a la gente trabajando en el territorio y generar un desarrollo endógeno y riqueza dentro del propio entorno, por lo que son las más difíciles de deslocalizar.

La economía social supone un 10 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) y un 12,5 por ciento del empleo de toda España, con un 80 por ciento de contratos indefinidos y casi la mitad de los trabajadores por debajo de los 40 años, ha explicado.

Así, en los últimos ocho años se han creado 29.000 empresas de economía social y 190.000 puestos de trabajo, de los que 128.000 han recaído en personas con algún tipo de discapacidad o en riesgo de exclusión social.

Ayudas y subvenciones

Gracia ha señalado también que el Gobierno de ZeC está trabajando con la economía social, por ejemplo, con el aumento en un 55 por ciento de las ayudas al emprendimiento social, la creación de una línea para mantener y consolidar el empleo creado, subvenciones para ayudar a la capitalización de estas empresas, un laboratorio de innovación social de la mano de la Universidad o el convenio con Atades en materia de agroecología.

Además, ha destacado los 150.000 euros en subvenciones al empleo verde, sector donde tiene mucho que decir la economía social.

Por su parte, el presidente de CEPES Aragón, Felipe Gómez, ha apuntado que uno de cada tres aragoneses está relacionado de algún modo con la economía social, lo que habla “muy bien” de una sociedad civil que “se preocupa por resolver sus problemas”.