oportunidad

El movimiento ciudadano ve en el Plan de Vivienda, una “oportunidad histórica” para la sostenibilidad

Hasta 33 organizaciones del movimiento social, vecinal y profesional zaragozano han suscrito un manifiesto para que se lleve adelante el Plan de Vivienda 2018-2023, dotado con 72 millones de euros, la mitad de los cuales serían financiados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI). La iniciativa ciudadana insufla presión a los grupos políticos municipales que deben aprobar en Pleno el proyecto, que supondría un importante impulso a la rehabilitación y construcción de viviendas sostenibles, un gran ahorro energético reductor de emisiones contaminantes y la creación de unos 1.300 puestos de trabajo.

El acuerdo de estas entidades (reproducido íntegramente al final de este artículo), que ha sido presentado este martes 4 de diciembre a la opinión pública, es “un magnífico ejemplo de cooperación interasociativa, de democracia deliberativa para trasladar nuestra opinión a los poderes públicos y que estos puedan tomar mejores decisiones”, ha destacado el director de la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), impulsora del manifiesto, y tratar de conseguir “que no se pierda esta oportunidad histórica”.

Los firmantes del documento señalan que el Plan de Vivienda 2018-2023 elaborado por el gobierno municipal de ZeC es una buena herramienta para tratar de “garantizar el acceso a una vivienda digna y asequible, así como reducir las emisiones de gases efecto invernadero asociados a la vivienda” y que Zaragoza se incorpore en materia de construcción a la lucha contra el cambio climático, “el principal reto de la humanidad”.

Representantes de algunas de las organizaciones firmantes del manifiesto

Edificios contaminantes

La profesora Belinda López Mesa, de la cátedra de Vivienda de la Universidad de Zaragoza, ha explicado que la construcción y funcionamiento de los edificios en que vivimos ocasionan el 40% de las emisiones de CO2 en Europa, por la producción de materiales empleados en la construcción, por el desarrollo de las obras y por la producción de calor y frío, además de la iluminación de los inmuebles.

Las directivas europeas marcan que esas emisiones deben reducirse progresivamente hasta un 90% en el año 2050. A este respecto, López Mesa ha subrayado que los productos de la edificación “son muy longevos” por lo que en 2050 “la mayor parte de los edificios de Zaragoza serán los mismos de ahora”, lo cual supone que su mejora en eficiencia y sostenibilidad pasa indefectiblemente por una “rehabilitación profunda de la edificación”.

En este punto ha hecho mención de un significativo dato: el de la tasa de rehabilitación, es decir, la velocidad a la que se remodelan los inmuebles para convertirlos en sostenibles. Esa tasa en países europeos avanzados se encuentra en la actualidad en un 2%, lo cual significa que en 2050 estarán rehabilitados más del 90% de los edificios en esos territorios.

Sin embargo, la tasa actual de remodelación en el Estado español se sitúa en un 0,08%, es decir, 25 veces por debajo de la media europea, lo que se traduce en que la rehabilitación total de inmuebles en nuestro territorio tardará a ese ritmo nada menos que 1.250 años.

Oportunidad “fantástica”

Frente a esta abrumadora realidad, el Plan de Vivienda municipal 2018-2023  prevé rehabilitar 842 edificios del parque de alquiler social de Zaragoza Vivienda a un ritmo de un 8,33%, lo que supondría que en 12 años serían todos ellos sostenibles y eficientes. “Es una oportunidad histórica, fantástica, no se puede decir que no a este plan”, ha sentenciado la profesora universitaria.

Adicionalmente, el Plan de Vivienda contempla la construcción de 318 nuevas viviendas eficientes para dedicarlas al alquiler social, “dirigido a las clases más vulnerables”, con el añadido que el desarrollo global del plan se prevé que suponga la creación de 1.300 puestos de trabajo. “Por todo ello manifestamos nuestro apoyo a esta iniciativa”, ha indicado López Mesa en el transcurso de la presentación del manifiesto con presencia de varias decenas de representantes de las organizaciones firmantes.

Precisamente, Vicente Morán, representante del Colegio de Arquitectos, una de las entidades que lo suscriben, ha destacado que el plan incidía en vivienda pública, “y eso es bueno porque la acción de la Administración debe servir de estímulo”. Pero ha insistido en que a partir de ahí el esfuerzo debía centrarse en la rehabilitación del mayoritario parque privado de viviendas, para cuyo desarrollo las entidades públicas deben establecer ayudas y herramientas apropiadas.

Por su parte, Eduardo Viñuales ha precisado que el manifiesto va a ser entregado a todos los grupos municipales, de los que esperan “que lo tengan en cuenta” para resolver la aprobación del plan en el último Pleno del año, requisito imprescindible para llevarlo adelante y para que se materialice la financiación por parte del BEI.

Este es el manifiesto completo y las organizaciones firmantes del mismo:

MANIFIESTO A FAVOR DEL PLAN DE INVERSIONES
2018-2023 DE ZARAGOZA VIVIENDA

Las entidades abajo firmantes queremos expresar nuestro más firme apoyo al Plan de
Inversiones 2018-2023 promovido por Zaragoza Vivienda, por constituir una prueba inequívoca
del compromiso del Ayuntamiento con la sostenibilidad y la garantía de acceso a una vivienda
digna. Todas nosotras consideramos fundamental que la Administración sea pionera tanto en
el cumplimiento de las exigencias que en materia de energía nos marca Europa, como en
relación con las condiciones de dignidad con las que han de contar las viviendas.

Dos de los grandes retos a los que se enfrentan las ciudades europeas son el acceso a la
vivienda y la lucha contra el cambio climático.

Una vivienda digna, a un precio asequible y en un entorno seguro constituye una necesidad y
un derecho de carácter fundamental, según la Comisión Europea.

El aumento de la temperatura del planeta, como consecuencia de las emisiones a la atmósfera
de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad humana, está provocando variaciones
en el clima que amenazan la supervivencia de nuestra flora y fauna. Todos los sectores
productivos contribuyen a ello, incluida la edificación. En los edificios se consume energía para
cubrir las necesidades de calor, frío e iluminación. También se utilizan sistemas de
refrigeración que necesitan gases fluorados para su funcionamiento. Las fugas de estos gases o
los consumos de combustibles fósiles para producción de energía generan emisiones de gases
de efecto invernadero. Es necesario mejorar energéticamente el parque existente.
Garantizar el acceso a una vivienda digna y asequible, así como reducir las emisiones de gases
de efecto invernadero asociados a la vivienda, constituyen dos retos considerables en los
países europeos.

Sobre el derecho al acceso a la vivienda y el mantenimiento de
dicho derecho en España

En el siglo pasado en España las actuaciones públicas se centraron en el fomento de la
propiedad a través de la vivienda protegida, por lo que no se generaron parques de alquiler
social significativos como sí ocurrió en algunos otros países de Europa.

Sobre la reducción de gases de efecto invernadero de la vivienda en
España

España y Europa han asumido compromisos de reducción de gases de efecto invernadero del
parque edificatorio muy exigentes a corto, medio y largo plazo, concretamente para los años
2020, 2030 y 2050, que culminan en una reducción del 90%. En 2050, el parque residencial
existente será muy parecido al actual por la elevada longevidad de los edificios. Por ello, las
actuaciones de rehabilitación energética son fundamentales para reducir los consumos
energéticos de la edificación y sus emisiones asociadas.

Para alcanzar esos objetivos, los diferentes países miembros están poniendo en marcha
políticas de rehabilitación, consiguiendo a través de las mismas diferentes tasas anuales de
rehabilitación energética del parque (entiéndase como velocidad de rehabilitación), que están
siendo medidas por Europa. España tiene una de las tasas más bajas, con un 0,08% en 2014.
Los países con tasas más altas rondan el 2%.

Sobre el Plan de inversiones 2018-2023 de Zaragoza Vivienda

El Plan de inversiones 2018-2023 de Zaragoza Vivienda incluido en el Proyecto de financiación
“Zaragoza energy efficient social housing”, que cuenta con la aprobación del Banco Europeo de
Inversiones, representa una gran oportunidad para la ciudad de Zaragoza en materia de acceso
a la vivienda y de reducción de gases de efecto invernadero del parque residencial. El Plan
hace una apuesta firme por el aumento del parque municipal de alquiler social y por la
rehabilitación energética del existente, proponiendo la creación de 308 nuevas viviendas de
alquiler social y la rehabilitación energética de 842 viviendas existentes, que representan el
50% del parque actual.

Este Plan de inversiones 2018-2023, propone una tasa anual de rehabilitación para el parque
municipal de vivienda de alquiler social de Zaragoza del 8,33%, muy elevada en comparación
con las tasas europeas anteriormente señaladas. Hemos de apostar por ello. Por la salud del
planeta, que es la de todos, y también por la salud de las personas que residen en estas
viviendas que podrán tenerlas en temperatura de confort durante más tiempo y a menor
“precio ambiental”.

La apuesta del Plan de Inversiones 2018-2023 por el aumento del parque de alquiler social de
Zaragoza es una apuesta por el derecho al acceso a la vivienda, por el mantenimiento de dicho
derecho, y por el cuidado de la función pública de la vivienda subvencionada. La propuesta de
generación de 308 viviendas es muy deseable. Debemos apoyarla y esperar que en futuros
planes pueda seguir aumentándose, ya que no solamente tiene un efecto positivo para las
personas que acceden a las mismas sino que también favorece la pluralidad de las formas de
acceso a la vivienda.
Además la cifra de inversión de esta operación asciende a 72 M€, y alcanza los 80M€ si
sumamos el valor del suelo cuyo titular es Zaragoza Vivienda. Esto supone una creación de
empleo estimada en 1.300 puestos de trabajo.
A modo de conclusión
Dado que el Plan de inversiones 2018-2023 de Zaragoza Vivienda redundará positivamente en
el derecho al acceso a la vivienda y el mantenimiento de dicho derecho de los ciudadanos
zaragozanos, en la reducción de gases de efecto invernadero que amenazan la salud de
nuestro planeta y en la creación de empleo en Zaragoza, las siguientes organizaciones y
entidades manifiestan públicamente su apoyo a dicho Plan.

Las organizaciones aquí firmantes somos de tipo muy diverso, lo que muestra el interés del
Plan desde muchas perspectivas diferentes. Pedimos asimismo al conjunto de la sociedad el
apoyo concreto a este Plan, que consideramos que camina en la buena dirección y debe
continuar creciendo en el futuro.
Zaragoza, noviembre 2018

ENTIDADES QUE SUSCRIBEN EL MANIFIESTO (por orden alfabético)
− Aldeas Infantiles SOS
− Asociación Argelina Emir Abdelkader
− Asociación de Promoción Gitana de Zaragoza
− AVV Lanuza Casco Viejo
− AVV Las Fuentes
− AVV Puente Santiago-Actur
− Cáritas Diocesana de Zaragoza
− Cátedra Zaragoza Vivienda de la Universidad de Zaragoza
− CEOE-Federación de Empresas de la Construcción
− Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Zaragoza
− Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón. Demarcación de Zaragoza
− Colegio Profesional de Trabajo Social de Aragón
− Comisiones Obreras
− ECODES
− El Ganchillo Social
− Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza
− Fundación Adunare
− Fundación Atención Integral al Menor
− Fundación CIRCE
− Fundación Down
− Fundación El Tranvía
− Fundación Federico Ozanam
− Fundación Picarral
− Fundación Rey Ardid
− Fundación SER MÁS
− Kairós S. Coop. Iniciativa Social
− Observatorio Ciudad 3R
− Plataforma de Edificación Passivhaus
− Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza
− Rehabilita Aragón
− Stop Desahucios
− Unión General de Trabajadores de Aragón
− Unión Vecinal Cesaraugusta