perjuicio

PP, PSOE y Cs fuerzan el recurso a la sentencia de Torre Village y dan un balón de oxígeno a los promotores

PP, PSOE y Cs han forzado con sus votos en el Pleno de este lunes 25 de marzo que el Ayuntamiento de Zaragoza recurra ante el Tribunal Supremo la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) por la que se anula el Plan Especial municipal que permite la construcción del centro comercial Torre Village. La decisión de derecha y socialistas supone un balón de oxígeno para los promotores del outlet, que podrán seguir con las obras al menos hasta que el Supremo decida sobre la admisión del recurso municipal. Los mismos grupos han aprobado también un voto particular del PSOE para modificar el Plan de Ordenación Urbana (PGOU) de forma que encajen los usos comerciales previstos en el área de Torre Village.

Mientras los defensores del recurso alegaban que debe presentarse para defender los intereses municipales porque la sentencia del TSJA no es firme, sus detractores, ZeC y CHA, alertaban de  un hecho incuestionable y es que la decisión da pie a los promotores a continuar con el desarrollo del proyecto pese a que éste se desarrolle en base a una decisión municipal (auspiciada también por PP, PSOE y Cs) que ha sido declarada ilegal por el TSJA, lo cual entraña el peligro de que cuando el Supremo se pronuncie ya esté prácticamente hecho el centro comercial y éste deba ser admitido por la vía de los hechos.

El portavoz de ZeC, Pablo Muñoz, ha asegurado al respecto que derecha y PSOE lo que pretenden es “que sea imposible aplicar la sentencia del TSJA por la fuerza de los hechos, porque el centro esté ya construido, como ocurrió con el hipermercado de la plaza Utrillas, que no se pueda pensar siquiera en pagar indemnizaciones a los promotores porque las tiendas ya estén en funcionamiento” (en la imagen superior facilitada por Torre Village, estado de las obras del centro comercial).

Informe del letrado

Tanto Muñoz como Asensio (CHA) han insistido además en que no tenía sentido plantear el recurso de casación ante el Supremo porque habitualmente el tribunal rechaza solicitudes de este tipo en casos de litigios urbanísticos juzgados por los tribunales superiores, como ha señalado el letrado municipal en su informe sobre la sentencia de Torre Village.

En ese informe del responsable jurídico municipal también se indica que si continúan las obras se producirá un importante perjuicio patrimonial para el Ayuntamiento porque en caso de que se rechace el recurso o el Supremo avale la sentencia del TSJA, si el Consistorio quiere aplicarla debería afrontar costosas indemnizaciones por paralizar un centro ya construido y quizá en funcionamiento.

Pese a las advertencias del letrado municipal, PP, PSOE y Cs han persistido en recurrir la sentencia del TSJA, como ya hicieran en la gerencia de Urbanismo celebrada hace escasos días.

La decisión de recurrir la sentencia contra el Plan Especial municipal impulsado por los citados grupos que permitía la construcción del centro comercial de Torre Village supone que la sentencia del TSJA dejará de tener efectos jurídicos hasta que se resuelva el citado recurso y por tanto se paralizan las decisiones ya adoptadas por el gobierno municipal de ZeC de suspender las licencias de obras en los terrenos de la antigua Pikolin, puesto que dicha suspensión se adoptaba en base a la sentencia del TSJA.

Por tanto, los promotores seguirán solicitando licencias y ejecutando obra hasta la resolución definitiva del Supremo, ya que sus peticiones se ampararán en el Plan Especial municipal que permite el desarrollo del proyecto, que sigue vigente al recurrirse la sentencia en su contra.

El expediente, votado por PP, PSOE y Ciudadanos frente a la posición contraria de ZeC y CHA, al igual que en la Comisión de Urbanismo del miércoles pasado, incluye también un voto particular del Grupo Socialista para modificar el PGOU para que quepan los usos comerciales en los terrenos donde se ubicaba la antigua fábrica de Pikolín, en la carretera de Logroño

Asociaciones vecinales alertan del “daño irreparable” para entidades sociales por falta de presupuesto

La Federación de Asociaciones de Barrio de Zaragoza (FABZ) y la Unión Vecinal Cesaraugusta han alertado del daño, “irreparable en algunas ocasiones”, que la falta de presupuesto municipal genera entre las múltiples entidades sociales, asociaciones vecinales, deportivas, culturales, de discapacitados y ampas, entre otros colectivos.

Ambas entidades han recordado que todos los grupos municipales son conscientes de ese daño que causaría la ausencia de presupuesto en el Ayuntamiento de Zaragoza para este ejercicio, por lo que les han instado a los 31 concejales a “algo tan sencillo como que se sienten para hablar sobre el presupuesto municipal”.

Labor social amenazada

El presidente de la Unión Vecinal Cesaraugusta, José Luis Rivas, y el presidente de la FABZ, Manuel Arnal, han recordado que el pasado 1 de febrero dieron lectura, durante el pleno municipal (foto superior), a un manifiesto consensuado entre 13 las federaciones y coordinadoras de entidades que representan al tejido social y vecinal de la ciudad.

En su intervención, José Luis Rivas, en representación de cerca de quince colectivos y entidades sociales, aportó el dato de que estos organismos sociales atienden a más de 100.000 personas y la falta de presupuesto “pondría en riesgo dicha intervención inabarcable por los servicios públicos”.

Rivas relató que el trabajo se hace por técnicos y profesionales y no tener presupuesto “obligaría a carecer de ellos y el tercer sector genera miles de empleos que no pueden ser sustituidos por voluntarios”.

Incomprensible

Por ello, instó a que todos los grupos actúen de forma “responsable” con la ciudadanía y aprueben los presupuestos que den continuidad a las acciones de las entidades sociales.

“Ni comprendemos ni compartimos que el acuerdo en este asunto no haya sido posible cuando a lo largo de esta legislatura se ha llevado una línea continuista”.

Rivas abundó en que aprobar los presupuestos garantizará una “mínima estabilidad ante la incertidumbre en la que las personas más vulnerables estarían en peligro y se socavaría el tejido social”.

Finalmente, exigió al Gobierno de ZeC la ejecución de las partidas presupuestarias en los tres primeros meses del año y la convocatoria de todas las subvenciones al abundar en que “afecta a todo el tejido asociativo de Zaragoza y no solo a las entidades”.