Plan de Vivienda

El Plan de Vivienda 2018-2023 decae con los votos de PP, PSOE y Cs pese al respaldo social y profesional

Los votos en contra de PP, PSOE y Cs han dado la puntilla al Plan de Vivienda 2018-2023, al desautorizar la operación de financiación del citado Plan por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI), que aportaría la mitad de los 72 millones en que se había presupuestado el proyecto para financiar construcción y rehabilitación de vivienda social con criterios sostenibles. ZeC y CHA han sido los únicos que han apoyado el proyecto en el Pleno municipal de este lunes 18 de marzo, pese a que la iniciativa cuenta con un amplio e ideológicamente diverso respaldo por parte de entidades sociales y profesionales de la ciudad. El alcalde Santisteve ha acusado a la oposición de querer impedir que ZeC impulsara el Plan “por encima de los intereses de la ciudad”.

Precisamente los representantes de algunas de esas organizaciones han sido los primeros en intervenir como paso previo al debate del punto del orden del día relacionado con el Plan de Vivienda para reclamar a los grupos políticos que aprobaran la recepción del crédito del BEI, lo contrario, ha señalado alguno de ellos, “sería imperdonable”.

En la misma línea se ha expresado el concejal de Vivienda, Pablo Híjar (ZeC), quien tras recordar algunos de los datos más destacados del proyecto (72 millones de inversión para construir 308 nuevas viviendas y rehabilitar otras 832 con criterios de ahorro de energía y sostenibilidad medioambiental), ha insistido en el “esfuerzo” del gobierno municipal por alcanzar un acuerdo con los demás grupos. Pero el PP rechazó desde el inicio la propuesta y PSOE y Cs “no han trasladado ni una sola propuesta”, ha relatado Híjar.

Un plan necesario

El concejal de ZeC ha subrayado la “pluralidad” del apoyo al Plan otorgado por 33 entidades zaragozanas, el compromiso de ZeC por la negociación, su concesión a ampliar las líneas del proyecto tal y como le reclamaba la oposición, incluyendo una línea de rehabilitación para viviendas privadas. “Era fácil llegar a un acuerdo”, ha sentenciado Híjar, pero ha lamentado que “la izquierda descarte la posibilidad” de llevar adelante una iniciativa “muy necesaria para la ciudad”.

También el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, ha destacado lo necesario del Plan “porque llevamos muchos años sin inversiones destacadas en materia de vivienda” y por tanto la ciudad necesita rehabilitar y ampliar el parque social, así como modernizar el parque privado de vivienda.

Asensio ha señalado que el Plan podía propiciar un nuevo modelo de ciudad en materia de urbanismo y la dinamización del sector de la construcción y su reorientación hacia modelos sostenibles.

El PSOE propone 2.000 viviendas nuevas

Pero la intervención del otro grupo de la bancada de la izquierda, el PSOE, ha dejado claro que el Plan iba a decaer y que los socialistas sumaban de nuevo sus votos a los de PP y Cs, lo mismo que el pasado viernes propició con su abstención y el rechazo de la derecha que la ciudad se quedara sin presupuesto este año 2019.

La concejala socialista Lola Campos ha recriminado la gestión en materia de vivienda por parte de ZeC y ha vuelto a insistir en que el Plan no era el adecuado, para señalar que la propuesta del PSOE era mucho más ambiciosa y realizable, “donde se contempla la construcción de 2.000 nuevas viviendas sociales a coste cero” y “la rehabilitación de mil viviendas privadas”, todo ello en medio de los abucheos y las protestas de parte del público asistente a la sesión.

Campos, como ya había denunciado anteriormente la portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández, ha insistido en que no tenía sentido traer este punto del orden del día al Pleno porque la aprobación del crédito del BEI exigía como condición previa la aprobación del presupuesto municipal, que fue rechazado el pasado viernes. Por ese motivo, Fernández ha acusado a ZeC de no pretender “mas que un gesto electoral a costa de la oposición y de los zaragozanos”.

La representante de Cs ha insistido en que había tiempo para dar el visto bueno al crédito del BEI hasta noviembre y se ha comprometido a “traer un plan de vivienda en condiciones” para esas fechas.

Por su parte, el concejal del PP Pedro Navarro ha insistido en el carácter electoralista de la iniciativa del gobierno municipal, al que ha acusado de incapacidad para llegar a acuerdos con otras fuerzas en este y en otros asuntos.

Críticas del alcalde a la oposición y nueva concejala

En su réplica, Híjar ha acusado a la opòsición de estar votando en contra de una importante inversión para la ciudad “que cuenta con un gran consenso social” y de estar planteando “unas discrepancias que no existen en la calle”.

El alcalde, Pedro Santisteve, ha querido cerrar la sesión para reprochar a los grupos de derecha y al PSOE su actitud, frente a la voluntad negociadora de su gobierno.

“Les pedimos propuestas, pero pero no han aportado ninguna”, ha asegurado Santisteve, quien ha sostenido que la voluntad de esos grupos era “evitar que ZeC implementara el Plan de Vivienda y por eso lo han retrasado, dejando a un lado los deseos y las necesidades de la ciudad. Ahora les viene muy bien como excusa la paralización del presupuesto gracias a la maniobra del Gobierno central del PSOE con la deuda del tranvía del PSOE”, ha sentenciado el alcalde.

Por otro lado, como primer punto del orden del día de la sesión plenaria de este lunes se ha procedido a la toma de posesión de la nueva concejala de ZeC Adriana Caridad, en sustitución de la dimitida Teresa Artigas (La foto superior de zaragoza.es recoge el momento en que la nueva edil promete su cargo).

La número 9 de la lista electoral de Zaragoza en Común (ZeC), Adriana Caridad, ha tomado posesión de su escaño como concejal en el Ayuntamiento zaragozano “por imperativo legal” y sin renunciar a sus “valores feministas y republicanos”.

Con voz firme, Adriana Caridad ha prometido su cargo delante de un gran ejemplar de la Constitución al inicio de la sesión plenaria extraordinaria de este lunes, 18 de marzo, que se ha convocado a las 13.00 horas.

El PSOE descarta el Plan de Vivienda que respaldan 33 entidades sociales

La concejala socialista en el Ayuntamiento de Zaragoza Lola Campos ha señalado que su partido está perfilando un plan de vivienda alternativo al de ZeC, “más amplio, integral y ambicioso” y que, por tanto, no va a apoyar el que propone el Gobierno por “caro” y “corto de miras”. El rechazo del PSOE al Plan de Vivienda se produce pese a que 33 entidades sociales de la ciudad lo han respaldado por considerar que es una buena herramienta para tratar de “garantizar el acceso a una vivienda digna y asequible, así como para reducir las emisiones de gases efecto invernadero asociados a la vivienda”

En rueda de prensa, Campos ha rehusado ahondar en dicho plan alternativo que prepara su grupo para no hacer “política anticipativa”, aunque ha adelantado que lo presentará próximamente la candidata del PSOE a la alcaldía, Pilar Alegría.

Sí que ha remarcado, no obstante, que su plan va mucho más allá de las 300 viviendas que plantea ZeC y que no requiere de fondos europeos que luego hay que devolver.

Del mismo modo, ha incidido en que hay que dar la oportunidad de acceder a una vivienda a zaragozanos que “no son ricos” pero tampoco caben en los programas asistenciales para las personas más vulnerables.

La concejal socialista Lola Campos explica el rechazo de su grupo al Plan de Vivienda

Otras fórmulas de construcción y rehabilitación

Entre estas personas ha destacado la realidad “obligada” de muchos jóvenes de entre 25 y 35 años que todavía viven con sus padres.

Además, ha apostado por buscar otras fórmulas de construcción y rehabilitación para atender todas las necesidades, entre las que ha sugerido acuerdos con entidades, cooperativas o promotores.

El plan de vivienda que necesita Zaragoza, según la concejala del PSOE, tiene que repercutir en el propio mercado para acabar con la situación actual del precio del alquiler, con un alza de un ocho por ciento anual que ha tachado de “insostenible” (en la imagen superior de zaragoza.es, el alcalde Santisteve y el concejal de Vivienda, Pablo Híjar, presentan el Plan).

También ha apostado por una mayor ambición en el ámbito de la rehabilitación, que se amplíe a las viviendas privadas y no solo al parque público.

Ha rechazado también, por último, presentar este plan a ZeC, ya que en este momento final de legislatura no cree conveniente “dejar los deberes marcados al próximo gobierno”.

La banca privada descarta acudir a la financiación del Plan de Vivienda

Las nueve entidades financieras privadas consultadas por el Ayuntamiento de Zaragoza han descartado acudir a la financiación del Plan de Vivienda 2018-23 porque no asumen la posibilidad de ofertar unas condiciones siquiera parecidas a las propuestas por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para financiar el 5o% de los 72,2 millones presupuestados en el citado Plan. El gobierno municipal prevé negociar la próxima semana con todos los grupos municipales para celebrar antes o el 22 de febrero el Pleno monográfico en el que se debatiría y aprobaría la iniciativa de vivienda, aunque no tiene garantizados los votos para ello.

El Plan de Vivienda 2018-2023 prevé construir 308 inmuebles de alquiler social y la rehabilitación energética de 842 casas del parque público. Además de generar 1.300 empleos y beneficiar a unas 1.150 familias, supone renovar el 50 por ciento del parque de viviendas con directivas europeas de 2020 sobre ahorro energético.

La propuesta del BEI contempla una captación de crédito por el 50 por ciento del total de 72,2 millones de euros, el Ayuntamiento de Zaragoza el 39 por ciento con unos 28 millones, y el resto se obtendría de diferentes captaciones financieras, como 5,3 millones que ya se están invirtiendo en un proyecto en el barrio de Las Fuentes, 1,1 millones de Zaragoza Vivienda y 0,8 millones de otros programas europeos.

La operación del BEI recoge una oferta que ofrece varias opciones para el préstamo de hasta 40 millones a 25 años. Sería un interés a tipo fijo de 2,255 por ciento y si fuera variable sería euribor a 6 meses más 0,96 por ciento.

Los bancos privados no se ofrecen a financiar

El concejal de Vivienda y Deporte del Ayuntamiento de Zaragoza, Pablo Híjar, ha expuesto en rueda de prensa que “a fecha 8 de febrero todas las entidades han denegado una oferta similar a la del BEI”.

Esta petición de ofertas se ha trasladado a nueve entidades para dar cumplimiento a la petición del PSOE de contrastar la oferta del BEI con otras. De todas ellas, dos han contestado por teléfono, entre las que se encuentra una entidad de banca ética, al igual que hay otra de esta características entre las siete que han respondido por carta.

Entre las razones que han argumentado las entidades financieras han señalado la dificultad para financiar 36 millones de euros sin avales y sin garantía hipotecaria. El plazo es muy largo y el volumen muy importante (36 millones), además de que para el sector financiero privado “hace imposible entrar en este tipo de operación”, ha resumido Híjar.

Ha explicado que además a Zaragoza vivienda no le interesa ir a una modalidad que incluya garantías y avales porque “iría en detrimento de la contabilidad del Ayuntamiento”.

Pleno municipal

Híjar ha recordado que el Gobierno de Zaragoza en Común (ZeC), ha demostrado la “buena voluntad” de satisfacer todas las dudas para que se pueda celebrar un pleno extraordinario y monográfico sobre este plan en febrero.

“Tras quedar aclaradas las dudas sobre el coste de las viviendas estamos en condiciones de afrontar el debate en el pleno extraordinario con toda la información disponible y todas las dudas resueltas”.

Ha avanzado que el alcalde, Pedro Santisteve, convocará a una reunión a todos los grupos y antes del pleno extraordinario y se propondrá un acuerdo de acompañamiento del plan de inversiones con otros planteamientos de los grupos.

La reunión y el pleno extraordinario podrían ser antes de fin de mes, ha estimado Híjar, pero “hay que tener todo el expediente completo”. Tras recordar que el PP se opone a este Plan, ha matizado que el resto de grupos municipales han hecho propuestas y, en principio, “la última reunión con el PSOE distó mucho de la actitud mostrada públicamente en el pleno”, ha observado. “La sensación es que se daba la oportunidad a negociar este plan, con matices, pero no salimos descontentos”.

Tras emplazar al desarrollo de la reunión que mantenga el alcalde con el resto de grupos, Híjar ha dicho: “Me cuesta mucho creer que vayan a tirar este plan, pero no hay nada garantizado”.

ZeC negociará un mes más el Plan de Vivienda y solicita ofertas de financiación a bancos privados

El concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Zaragoza, Pablo Híjar, ha anunciado hoy que las negociaciones para aprobar el Plan de Inversiones en Vivienda 2018-2023 se amplían un mes más para favorecer un acuerdo y pedirá públicamente a las entidades privadas ofertas que puedan mejorar las del BEI.

En rueda de prensa, Híjar ha justificado el retraso en la necesidad de darle al plan “la importancia que merece” e incluir las propuestas de los grupos municipales, por lo que el plazo máximo para su aprobación será ahora un Pleno extraordinario que se celebrará a mitad de febrero.

Ha informado de que las reuniones con los portavoces municipales se repetirán las próximas semanas y ha asegurado que el Gobierno de la ciudad está dispuesto a aceptar buena parte de las propuestas de la oposición, que ve “totalmente realizables”.

Para ello, ha vuelto a ofrecer la posibilidad de incrementar la dotación del plan de los 72 millones de euros previstos hasta 80, por lo que habría un margen de 8 millones para incluir nuevas acciones, mientras que para aquellas propuestas que excedan los objetivos del plan -alquiler y rehabilitación ecoeficiente- pero cuenten con consenso ha emplazado a un acuerdo marco de acompañamiento.

Rehabilitación privada

Este acuerdo político, por tanto, podría incluir cuestiones como un aumento en las ayudas a la rehabilitación privada o la construcción de vivienda pública también para la venta y no solo para el alquiler, que no entran dentro de las exigencias de la convocatoria del BEI, ya que el Ayuntamiento de Zaragoza estaría en disposición de invertir “prácticamente” otros 80 millones de euros hasta 2023.

Lo que sí ha rechazado de plano es la utilización de “peores calidades” en las nuevas viviendas que se construyan para las personas “más vulnerables”, dado que cuando esos pisos estén listos seguramente la normativa europea ya exija ciertas calidades mínimas.

Por otro lado, el responsable municipal de Vivienda ha respondido a las dudas planteadas por el PSOE en cuanto a la eficiencia de la operación financiera con el BEI, para lo que lanzará entre hoy y el lunes un llamamiento a las entidades privadas para que presenten también sus ofertas.

No obstante, ha aseverado que ve “muy difícil” que el sector privado pueda mejorar las condiciones ofrecidas por el BEI, especialmente en lo relativo a la no exigencia de garantías hipotecarias ni avales.

Propuestas de los grupos municipales

Hasta el momento, ha apuntado que ha recibido propuestas tanto de Ciudadanos como de CHA, mientras que los socialistas no han dado un “no rotundo” y el PP es el único grupo del que no espera su apoyo al plan.

Ha agradecido las propuestas y ha hecho un llamamiento sobre todo a PSOE y CHA, a los que ha reiterado que este plan de inversiones es una “oportunidad” y daría un mensaje positivo de cara a unas elecciones de mayo en las que no está garantizada la mayoría de izquierdas en el Consistorio zaragozano.

Pese a que el BEI ha dado el plazo de un año para aprobar la operación financiera, Híjar ha fijado el Pleno extraordinario de febrero como la fecha límite porque “la rehabilitación no puede esperar”.

El Plan de Vivienda que respalda el tejido social vuelve a topar con el desacuerdo de los grupos políticos

Mientras el tejido social y vecinal de la ciudad se vuelca en favor del Plan de Vivienda 2018-2023, las fuerzas políticas presentes en el Ayuntamiento de Zaragoza mantienen sus discrepancias sobre el proyecto, que prevé inversiones por 72 millones de euros para construcción de nuevas viviendas públicas (más de 300) y rehabilitación de otras (más de 800) con criterios medioambientales. El desacuerdo político amenaza con bloquear la iniciativa, que ha sido respaldada por 33 entidades zaragozanas de todo tipo y signo ideológico.

El Pleno municipal de este viernes 21 de diciembre ha debatido sobre el proyecto de vivienda y sobre la financiación del 50% del mismo mediante un crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI), un préstamo que necesita de la aprobación del órgano municipal para aplicarse. El alcalde, Pedro Santisteve, y el concejal de Vivienda, Pablo Híjar, han introducido en el orden del día una proposición sobre la aprobación del citado crédito por parte del BEI.

Santisteve ha recordado que a lo largo de la semana se ha reunido con los portavoces de los grupos municipales para debatir sobre el plan, que a su entender pondría a la ciudad “a la cabeza en cumplimiento de nuevas normativas ecoeficientes y en construcción de viviendas públicas de calidad”, por lo que todos los grupos podrían respaldarlo “y lograr un consenso político que debería sumarse al consenso social”.

El alcalde ha asegurado que el plan no supondría la estrangulación financiera de la sociedad municipal Zaragoza Vivienda, encargada de desarrollarlo, y ha dicho que como mucho afectaría al 32% de su presupuesto.

Críticas

Las conciliadoras palabras del alcalde han topado con las críticas de los restantes grupos municipales. Hasta el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, que se ha mostrado abiertamente partidario de respaldar el plan, ha criticado que ZeC lo hubiera traído a debate plenario este viernes, “cuando ya fue aprobado en el mes de mayo por el gobierno municipal”.

Asensio ha acusado a ZeC de actuar en solitario con un proyecto que “debería enriquecerse con las aportaciones de todos los grupos” y ha expresado su sospecha de que ZeC no lo habría traído a pleno si no fuera porque el crédito del BEI necesita de la aprobación del órgano de representación municipal.

Todos los grupos municipales han reprochado al gobierno de ZeC la falta de información sobre pormenores del Plan de Vivienda y por ello consideraban inoportuno debatir este viernes sobre el mismo.

En esa línea se ha expresado la concejala de Ciudadanos Cristina García (“estoy alucinada, esto es absurdo”), para posteriormente acusar a ZeC de “no querer aprobar un proyecto de ciudad, que debería salir por unanimidad, pero se niegan a negociar con los restantes grupos municipales”.

“Engaño” al BEI

El portavoz del PSOE, Carlos Pérez Anadón, además de reprochar también la oportunidad del debate plenario, ha entrado a criticar de nuevo, como lleva haciendo su grupo desde hace varias semanas, determinadas cifras del proyecto.

Anadón ha acusado a ZeC de haber “engañado” al BEI con los datos del plan y ha insistido en que las viviendas nuevas pueden salir por unos 170.000 euros y no por los 115.000 que apunta el gobierno municipal. El concejal socialista ha asegurado que esas cuantías son insostenibles y ha vuelto a criticar las condiciones del préstamo del BEI, que a su entender hipotecarían las cuentas municipales.

El portavoz socialista se ha mostrado partidario de un plan de promoción de vivienda pública con criterios ecoeficientes, pero considera que el presentado por ZeC es “poco realista”, para a continuación ponerse a disposición de negociar sobre el plan, “pero no para que ZeC se apunte un tanto electoral, que es lo único que pretende”.

Las diferencias entre socialistas y la coalición progresista han vuelto a subir de tono y el concejal de Vivienda, Pablo Híjar (ZeC), ha calificado de “infantil” la acusación de que hubieran engañado al BEI, además de seguir insistiendo en que el coste de los pisos se situaría en torno a los 115.000 euros, según los cálculos efectuados por los técnicos municipales.

Híjar ha acusado a los socialistas de no mantener criterios uniformes respecto al proyecto de vivienda en Zaragoza, y ha asegurado que la secretaria estatal de Vivienda, con quien mantuvo un encuentro recientemente, no sólo respaldaba el plan sino que lo ponía como ejemplo para otras ciudades.

Optimismo de Híjar

El portavoz del PP, Jorge Azcón, ha acusado a ZeC de querer visibilizar sus diferencias con el PSOE en torno al plan y ha asegurado que éste no va a salir adelante por el enfrentamiento entre los grupos de izquierda.

A este respecto, Híjar se ha mostrado más optimista y ha abogado por continuar las negociaciones para lograr el entendimiento entre los grupos de izquierda “y alguno de la derecha”, en referencia a Cs, de forma que pueda ser refrendado en el pleno del próximo mes de enero.

El concejal de ZeC ha insistido en que éste no era su plan, sino una iniciativa compartida “por todos los agentes que intervienen en las políticas públicas de vivienda”, para apostillar que todos los grupos deberían sumarse a un proyecto que va a solucionar los problemas de vivienda de 1.150 familias zaragozanas (en la foto superior, vecinos de viviendas sociales del Actur, que se verían beneficiadas por las rehabilitaciones previstas en el Plan 21018-2023, reclaman esas actuaciones para mejorar sus pisos).

Híjar ha subrayado su optimismo sobre las posibilidades de sacar adelante el proyecto con acuerdo municipal y ha insistido en que “todos los planteamientos que han expuesto hasta ahora los grupos municipales son asumibles, por lo que podemos aprobar el plan en enero”.

Los pisos ecoeficientes y de alquiler social de Plan de Vivienda costarán entre 105.000 y 115.000 euros

Los técnicos municipales calculan que las nuevas viviendas ecoeficientes y destinadas al alquiler social previstas en el Plan de Vivienda 2018-2023, que prevé 72 millones de inversión, costarán al Ayuntamiento de Zaragoza entre 105.000 y 115.000 euros (con trastero y garaje), muy lejos de los 200.000 euros augurados por el PSOE, que se ha mostrado en contra de esta iniciativa por considerarla excesivamente gravosa para las arcas municipales. El Banco Europeo de Inversiones (BEI) concede un crédito de unos 40 millones para financiar el Plan y ofrece dos opciones de crédito a 25 años. En caso de optar por un tipo fijo, éste sería del 2,255%. Si se elige el variable, sería de Euríbor a seis meses más el 0,96%.

Los datos han sido facilitados este lunes 10 de diciembre por el concejal de Vivienda, Pablo Híjar, quien ha vuelto a defender la “oportunidad histórica” que supone el desarrollo de este Plan, respaldado por más de 30 entidades ciudadanas zaragozanas, y que beneficiaría directamente a 1.150 familias zaragozanas arrendatarias de las 308 nueves viviendas previstas y de las 842 viviendas del parque municipal que se prevén rehabilitar con una inversión de 30.000 euros por piso.

Pero para salir adelante debe contar con la aprobación del Pleno municipal al crédito del BEI, algo que prevé confirmar el gobierno municipal de ZeC en la sesión plenaria del próximo mes de enero de 2019, retrasando dicha aprobación un mes respecto a los plazos inicialmente previstos.

Negociaciones

El concejal de Vivienda ha insistido en que “es muy difícil exponer argumentos en contra del ambicioso proyecto”. Sin embargo, el pasado viernes el grupo socialista municipal se opuso y ahora ZeC pretende recabar los suficientes apoyos municipales mediante el inicio de negociaciones protagonizadas por el propio alcalde con los diferentes portavoces municipales a partir de la próxima semana.

Por otro lado, las gestiones del gobierno municipal prevén que el Plan de Vivienda y el crédito del BEI que le acompaña sean debatidos en la comisión de Economía de este mes de diciembre, “para que los ciudadanos vayan conociendo la postura de los grupos”, ha matizado Híjar, aunque los pronunciamientos sobre el mismo se aplazan a la comisión y al Pleno de enero.

Híjar ha rechazado, como aseguraron los socialistas, que el Plan vaya a suponer una hipoteca para las inversiones de vivienda municipales, porque “Zaragoza Vivienda cuenta con una solidez financiera envidiable y el Ayuntamiento también dispone de capacidad suficiente”.

Respecto al coste de los pisos nuevos y de las rehabilitaciones, el concejal ha subrayado “el interés social de la actuación”, además de remarcar que el coste de las obras puede ser algo más elevado que el de una vivienda convencional “pero hay que tener en cuenta que se ahorra un 80% de coste energético en el funcionamiento posterior de estas viviendas ecoeficientes”, algo que reclama la legislación europea y aragonesa, “por lo que resulta impropio oponerse al Plan”.

Vías de financiación

A esto ha añadido que, además de con el crédito del BEI, el Plan de Vivienda contará con subvención europea a fondo perdido para redacción del proyecto (más de cinco millones) por parte del programa ‘Elena’ de acciones contra el cambio climático, así como con una importante partida proveniente del Plan Estatal de Vivienda, lograda a través del Gobierno de Aragón, con quien ya existe un principio de compromiso.

Respecto a las condiciones del crédito del BEI, Híjar precisado que se trataría de un préstamo personal a la sociedad Zaragoza Vivienda, que no exigiría ni garantía hipotecaria ni avales de terceros, “lo que significa que no se pone en peligro el patrimonio de la sociedad ni de las arcas municipales”.

El concejal de ZeC ha insistido en que su pretensión es lograr el consenso con todos los grupos municipales y ha aleccionado al PSOE a rectificar su postura dirigiéndose a la candidata socialista a la alcaldía en las elecciones de 2019, la actual consejera de la DGA Pilar Alegría, a quien ha dicho que “si su carta de presentación es oponerse a este Plan como muestra de políticas progresistas y de coincidencia con la izquierda, los socialistas deben reflexionar al respecto”.

El PSOE rechaza el Plan de Vivienda por ser “excesivamente caro”

El PSOE rechazará el Plan de Vivienda 2018-2023 que llevará el Gobierno municipal al consejo de administración de Zaragoza Vivienda el próximo lunes 10 de diciembre por considerarlo “excesivamente caro” y tener dudas respecto a su “rentabilidad económica y social”. En contra de la postura socialista, esta misma semana 33 entidades ciudadanas han suscrito un manifiesto en defensa del plan por considerarlo una “oportunidad histórica”  para transformar en sostenible el parque de vivienda pública de Zaragoza.

La consejera socialista de Zaragoza Vivienda, Lola Campos, ha criticado en rueda de prensa que las exigencias medioambientales impuestas por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que prestará el 50 % los 71 millones necesarios para este proyecto, suponen un “precio muy alto” ya que cada uno de los 228 pisos sociales proyectados costará cerca de 200.000 euros, según calculan desde el PSOE.

Además, Campos ha recalcado que el BEI “no subvenciona, sino que presta el dinero”, por lo que habrá que devolverlo “euro a euro” en un tipo de interés que, según la socialista, no se ha concretado desde Zaragoza en Común (ZeC).

Dinero público

La concejala también ha denunciado la “hipoteca” que supondrá este plan para próximos mandatos ya que la otra mitad de la financiación saldrá de los fondos propios de Zaragoza Vivienda, a razón de 4,5 millones de euros por ejercicio hasta 2023, lo que representa el 80 % de la inversión de la sociedad municipal.

“ZeC ha perdido por completo la noción del valor del dinero público”, ha aseverado Campos, quien también ha cuestionado la fecha en la que se hace público este proyecto, “a apenas unos meses de la campaña electoral”, en un intento de “maquillar su nula gestión”.

Esta propuesta, que “estrangula al Ayuntamiento” a juicio de Campos, proyecta la construcción de 228 viviendas y la rehabilitación de otras 842 del parque municipal.

Escasa demanda

La concejala del PSOE también ha reprochado que con estas nuevas viviendas solo se daría respuesta al diez por ciento de la demanda de vivienda pública actual, que asciende a las 2.000 personas.

Campos ha censurado la política del Gobierno municipal por ser “especialmente asistencial” y ha propuesto “sacar a la gente del paraguas social” porque este tipo de políticas, según la socialista, dejan sin cubrir “una franja de ciudadanos” que “no están metidos de lleno en la vulnerabilidad”.

“Es un plan bien intencionado”, ha reconocido la concejala, pero “desproporcionado en cuanto a la rentabilidad”.

Híjar replica

Por su parte, el concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Zaragoza, Pablo Híjar, ha lamentado los argumentos “falaces” que a su juicio ha utilizado el grupo socialista para anunciar que va a rechazar el Plan de Vivienda 2018-2023, que el equipo de Gobierno llevará al consejo de administración de Zaragoza Vivienda el próximo lunes.

Fuentes municipales muestran en una nota su sorpresa por el anuncio del PSOE, relativo a su voto contrario al plan, y en concreto contra la captación del crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Sorpresa porque lo han hecho antes del Consejo de Administración de Zaragoza Vivienda que en exclusiva se dedicará a informar y debatir sobre esta “oportunidad historia”, según ZeC, y también mucho antes de la Comisión de Economía del día 14 que deberá elevar a pleno la aprobación definitiva de la operación financiera.

Argumentos forzados

Según Híjar, el plan, que han apoyado esta misma semana 33 entidades en un manifiesto, supondrá la inversión de 72 millones de euros, la construcción de 308 viviendas y la rehabilitación de otras 842.

Además, tanto promoción como rehabilitación serán ecoeficientes, ahorrando emisiones y combatiendo la pobreza energética.

Híjar exige al PSOE que está a la altura y que a la hora de abordar “un asunto de tanta importancia” como este, “como mínimo parta de hechos ciertos” porque “da la impresión que primero han decidido el voto para bloquear uno de los grandes proyectos de la ciudad y después han construido los argumentos a martillazos”.

CCOO y UGT elogian el Plan de Vivienda 2018-2023

Los secretarios generales de CCOO Aragón y UGT Aragón, Manuel Pina y Daniel Alastuey, respectivamente, han elogiado este lunes 18 de junio el Plan de Inversiones de Zaragoza Vivienda 2018-2023, al subrayar que permitirá ampliar el parque social de vivienda y promoverá la rehabilitación.

Así lo han afirmado en declaraciones a los medios de comunicación tras mantener una reunión con el alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve, el concejal de Vivienda, Pablo Híjar, y técnicos de Zaragoza Vivienda que han presentado este plan que se propone construir 308 viviendas para alquiler social y rehabilitar 842 inmuebles del parque público, mediante una inversión de más de 72 millones de euros (en la foto superior de Europa Press, un momento de la reunión entorno al Plan de Vivienda).

Daniel Alastuey ha agradecido al equipo de gobierno que informe a los sindicatos sobre este plan de vivienda, para advertir de que el sector de la construcción se vio especialmente afectado por la crisis desde 2008, así como la situación económica ha dificultado el acceso a la vivienda para muchos trabajadores “con salarios bajos”.

Ha resaltado que el plan permitirá ampliar el parque de vivienda social, por lo que va “en la buena dirección”, como también al propiciar la rehabilitación de edificios, lo que ayudará a crear empleo en la ciudad “y en la Comunidad autónoma en su conjunto”.

Creación de empleo

Por su parte, Manuel Pina ha estimado que es un plan “interesante” porque atenderá las necesidades de muchas personas y familias y contribuirá a impulsar el sector de la construcción. Tiene “una parte social y económica, de creación de empleo”, además de que se atenderá a los derechos de muchos ciudadanos en cuanto al acceso a una vivienda.

Pina ha indicado que “nos gustaría que este plan tuviera en cuenta las condiciones laborales de los trabajadores”, que se cumpla la legislación en material laboral y de seguridad de los empleados de las empresas que acometan las obras en las viviendas.

Ha expresado la disposición de los sindicatos a colaborar con el consistorio en esta materia.

El concejal de Vivienda, Pablo Híjar, ha remarcado el compromiso del equipo de gobierno para vigilar las condiciones laborales de los trabajadores y garantizar que se cumplen los aspectos relacionados con la seguridad.