población

La población aragonesa crece un 0,7 % hasta 1.318.453 habitantes, de los que el 51,2% viven en Zaragoza

La población aragonesa aumentó en 2018 en 9.725 personas, un 0,7 por ciento, hasta llegar a 1.318.453 habitantes, aunque el incremento viene dado por los extranjeros, que pasaron de 136.692 a 1 de enero de 2018 a 148.724, con una subida del 8,8 %, la mayor de todo el país solo por detrás de Navarra. Más de la mitad de la población aragonesa reside en Zaragoza.

Una población, según el Padrón Continuo publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que tiene una edad media de 44,8 años (46,2 en los españoles y 33,7 en los extranjeros) y que se reparte casi a partes iguales entre hombres y mujeres, ya que los primeros son 650.242 y las segundas, 668.211 (el 49,3 y el 50,7 % del total, respectivamente).

Por provincias, en Zaragoza viven el 73,1 % de los aragoneses (964.287), mientras que en Huesca residen 220.124 y en Teruel, 134.042.

Destaca, asimismo, que más de la mitad de la población aragonesa, el 51,2 % en concreto, vive en Zaragoza, la única ciudad de más de 100.000 habitantes de Aragón.

El incremento de la población viene dado por la subida de los extranjeros, que han pasado de ser el 10,4 % del total en 2018 al 11,3 % en 2019.

Territorio envejecido

En cuanto a la edad, se constata que Aragón es un territorio envejecido, con solo el 14,9 % de la población con menos de 16 años, mientras que el 34,4 tiene entre 16 y 44; el 29 % entre 45 y 65, y el 21,6 % es mayor de 65.

En cuanto a los municipios, el INE revela que de los 731 existentes en Aragón, 627 tienen menos de mil habitantes, en los que reside el 11 % de la población, mientras que 91 tienen entre 1.000 y 10.000 (aglutinando al 19 % de los aragoneses) y 11 entre 10.000 y 50.000 habitantes (con el 14,7 % de la población aragonesa).

Solo hay un municipio entre 50.000 y 100.000 habitantes, Huesca capital, con el 4 % de la población aragonesa, y otro, la capital, Zaragoza, con más de 100.000, en la que viven el 51,2 % de los aragoneses.

En el conjunto del Estado, la población española aumentó en 2018 en 284.387 personas (0,6 %), lo que situó el total de habitantes en más de 47 millones, una cifra que no se superaba desde 2013.

La DPZ convoca ayudas para mujeres que emprenden

La Diputación de Zaragoza (DPZ) ha convocado una nueva edición de sus ayudas para las mujeres emprendedoras del medio rural de la provincia, dotada con 150.000 euros para subvencionar con hasta 6.000 euros los gastos que conlleva la puesta en marcha de su nueva empresa.

Las bases de esta convocatoria ya se han publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Zaragoza y las interesadas en solicitar una subvención deben hacerlo hasta el próximo 1 de julio, informan fuentes de la Corporación provincial en una nota de prensa.

Pueden beneficiarse de este plan todas las mujeres que hayan estado o estén desempleadas y que se hayan establecido o se vayan a establecer como autónomas desde el 1 de agosto de 2018 hasta el 30 de junio de 2019; que estén empadronadas en alguno de los municipios de la provincia, a excepción de la capital; y que se hayan dado o se vayan a dar de alta en el censo del impuesto de actividades económicas.

El plazo computable para la subvención se iniciará el 1 de agosto de 2018 y la fecha límite para la ejecución del proyecto será el 30 de junio de 2019.

Condiciones

El plan de autoempleo femenino subvenciona los gastos que corresponden a la puesta en marcha del nuevo negocio, siempre que no superen el 80 % del presupuesto total del proyecto, y con un límite de 6.000 euros por solicitante.

Las trabajadoras que reciban las ayudas están obligadas a mantener la actividad subvencionada durante al menos un año, así como someterse a actuaciones de comprobación y control por parte de los Servicios Técnicos Provinciales.

A la hora de establecer la cuantía de la ayuda concedida, los técnicos del servicio de Bienestar Social y Desarrollo tendrán en cuenta criterios como la población del municipio en el que se vaya a desarrollar la actividad (las localidades más pequeñas reciben más puntuación); el hecho de que la solicitante tenga a su cargo hijos de menos de 12 años o personas mayores o discapacitadas; o la posibilidad de que la emprendedora sea víctima de violencia de género o sufra una discapacidad.

En la concesión de las subvenciones también se pondera la edad de la solicitante (se favorece a las menores de 30 años y a las mayores de 45); el tipo de actividad del nuevo negocio (se priman los nuevos yacimientos de empleo, como los servicios a dependientes, y las relacionadas con las nuevas tecnologías, la sociedad de la información o los servicios culturales y de ocio); la vinculación de la actividad con el nivel de estudios de la emprendedora (se dan más puntos cuanto más elevada es su titulación); y la valoración y el contenido del proyecto.

Aragón gana casi 3.000 habitantes en el primer semestre gracias a las migraciones

Aragón ganó en el primer semestre de 2018 un total de 2.929 habitantes. A 1 de julio de 2018, la población de la Comunidad Autónoma se sitúa en 1.316.064 habitantes, mientras que a principios de año, la cifra ascendía a 1.313.135. Estos datos representan un 0,22% más que en enero, según las cifras de población publicadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con un saldo vegetativo negativo de 2.445 personas, el principal motivo de este incremento es la migración, ya que Aragón recibió a 4.362 extranjeros y 1.038 personas procedentes del resto del país.

Tras este incremento, la Comunidad corta una dinámica de trece semestres consecutivos perdiendo población, desde que en julio de 2011 ganara 70 habitantes.

De esta forma, Aragón se sitúa como la séptima Comunidad que más habitantes gana, en porcentaje, por detrás de Islas Baleares (0,83%), Madrid (0,58%), Canarias (0,53%), Cataluña (0,37%), Navarra (0,36%) y Murcia (0,24%). Las regiones que más población pierden son Ceuta (-0,35%), Castilla y León y Asturias (-0,32%).

De esos 1.316.064 habitantes aragoneses a 1 de julio de 2018, 666.135 eran mujeres y 649.929, hombres, mientras que el número de aragoneses mayores de 65 años se ha incrementado en este periodo en 1.118, al pasar de 283.269 a 284.387, lo que supone que el 21,6% de la población aragonesa tiene más de esa edad.

Hasta junio solo han nacido 4.843 bebés en Aragón, mientras que han fallecido 7.288 personas

En el primer semestre de este año, entre enero y junio, en España solo han nacido 179.794 bebés, la cifra más baja de toda la serie histórica que comenzó a elaborarse en 1941, y un 5,8 % menos que los alumbramientos registrados un año antes, y los que lo han hecho en Aragón en este mismo periodo son 4.843.

Y mientras descienden los nacimientos aumentan las muertes. En el mismo periodo fallecieron 226.384 personas, un 2,1 % más que en el primer semestre de 2017, con lo que el crecimiento vegetativo (nacimientos menos muertes) presentó un saldo negativo de 46.590 personas.

En este mismo periodo en Aragón hubo 7.288 fallecimientos, por lo que el saldo vegetativo ha sido de 2.445 fallecimientos más que nacimientos, que supone un crecimiento negativo del 3,3 por ciento

Así lo reflejan las Estadísticas del Movimiento Natural de la Población (nacimientos, defunciones y matrimonios) difundidas hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que señalan que el crecimiento vegetativo negativo, es decir, la pérdida de población, se debe tanto a la mayor mortalidad como a la menor natalidad registrada este año.

Tendencia a la baja

El número de nacimientos continúa con la tendencia a la baja de los últimos años, sólo interrumpida en 2014, cuando nacieron 427.595 niños, casi 2.000 más que un año antes.

Los nacimientos han descendido en todas las comunidades autónomas, aunque de forma más acusada en La Rioja, donde cayeron un 13,7 %, seguida de Extremadura, con un 10,3 % y de Cantabria, con un 7,8 %.

Y destaca el INE el aumento de los nacimientos de madre extranjera que suponen dos de cada diez.

Respecto a las defunciones, Estadística explica que el aumento del primer semestre del año se debió, fundamentalmente, a la alta mortalidad registrada en enero, mes en el que fallecieron 47.742 personas.

Por comunidades, la evolución de las defunciones no ha sido homogénea de modo que han aumentado en doce de los diecisiete territorios encabezados por Canarias donde han crecido un 10,2 %, Andalucía, con un 5,3 % y Cantabria, con un 5,1 %.

Como resultado de estos datos, el saldo vegetativo (aumento o pérdida de población) entre enero y junio solo ha sido positivo en tres comunidades: Comunidad de Madrid, con 3.714 personas más; la Región de Murcia, con 997; e las Illes Balears, con 428 habitantes más.

Mientras que las que más población han perdido han sido Galicia, con un descenso de 9.135 personas; Castilla y León, con 7.857 menos y la Comunitat Valenciana con un descenso de 5.959 habitantes.

En cuanto a los matrimonios, entre enero y junio, se han registrado 69.777, un 5,7 % menos que en el mismo periodo de 2017.

El INE también ha publicado los datos definitivos de 2017, según los cuales, nacieron 393.181 bebés y hubo 424.523 defunciones, con lo que la pérdida de población fue de 31.342 personas.

El ritmo de crecimiento económico y social de la ciudad va ligado a la llegada de población extranjera

La curva de crecimiento de Zaragoza en los últimos años va directamente ligada a la llegada de población extranjera, que trabaja y aporta dinamismo económico y social. Los periodos de mayor vigor coinciden con la incorporación de más trabajadoras y trabajadores inmigrantes, en una ciudad donde no se detectan graves problemas de xenofobia, sino muestras puntuales de rechazo. Así lo pone de manifiesto el diagnóstico del Plan Municipal para una Ciudadanía Diversa e Intercultural, que este martes 23 de octubre ha sido presentado a las más de 300 entidades que van a participar en su conformación definitiva.

La población extranjera es en su mayoría joven, activa, que viene en busca de empleo y que cuando se incorpora al mercado de trabajo y producción lo revitaliza y lo impulsa.

Así lo ha subrayado Yolanda Mañas técnica de la Concejalía de Derechos Sociales, quien ha indicado también que, “pese a ser un colectivo indispensable en la buena marcha económica de la ciudad, es también el que, junto con la comunidad gitana, más sufre los embates de la crisis. Sus índices de paro son un 20% más altos que los de la población autóctona, su empleo es más precario y entre sus salarios medios y los de la población autóctona hay una diferencia de 15.000 euros anuales”.

Sin problemas importantes de convivencia

Pese a esta situación de trato diferenciado que refleja el diagnóstico del Plan Intercultural, la vicealcaldesa y concejala de Derechos Sociales, Luisa Broto, ha insistido en que Zaragoza es una ciudad “diversa, encrucijada de culturas, un hecho que no viene de ahora, es una seña histórica de la ciudad” y pese a los brotes aislados y puntuales de rechazo “no existen problemas de convivencia importantes en la ciudad”.

Precisamente por esa línea quiere discurrir el plan municipal: “hacia la consecución de una ciudad amigable, acogedora”, ha precisado Broto. Para ello, el proyecto se basa en “el respeto a los derechos humanos, en la igualdad de trato y en la no discriminación”.

La vicealcaldesa ha reconocido que la diferente distribución de la población extranjera entre los diferentes barrios zaragozanos, así como el hecho de que las principales conductas discriminatorias se dirijan hacia las comunidades musulmana y gitana, focaliza los puntos de tensión en zonas bastante determinadas.

Estrategia global para toda la ciudad

El Plan va a poner el foco en la eliminación de esos “conatos”, de esas expresiones de “violencia verbal”, como las ha denominado Broto. Pero lo hará mediante una estrategia global que se aplicará en toda la ciudad y no en ámbitos puntuales de distritos concretos.

En cuanto al rebrote de mensajes y propuestas políticas xenófobas y discriminatorias, Luisa Broto ha criticado a las fuerzas políticas que los alientan porque “el problema de la mala situación económica y laboral de gran parte de la ciudadanía se encuentra en un sistema que favorece la precarización del trabajo. Los responsables no son los inmigrantes, que constituyen una población joven y dinámica, llegada para tratar de mejorar sus vidas, no para polemizar y competir con los autóctonos”.

A ese respecto, tanto Broto como Mañas han destacado la diferencia de edad media entre la población de origen extranjero y la autòctona en Zaragoza, esta última mucho más envejecida, lo que convierte a la primera en mucho más dinámica en lo social y en lo laboral.

Participación y elaboración del Plan

Todos esos datos están contenidos en el diagnóstico del Plan que ha sido presentado este martes (imagen superior de zaragoza.es) y que hasta finales de noviembre va a ser objeto de debate entre las más de 300 entidades de todo tipo a las que ha sido transferido, para que hagan sus aportaciones al contenido del programa, cuya conformación definitiva no tiene determinada una fecha concreta.

Con la redacción de este Plan, el equipo de Gobierno municipal cumple también con una moción aprobada por unanimidad en el Pleno que instaba a la elaboración de un nuevo programa para la interculturalidad.

Además, la Federación Aragonesa de Solidaridad y la Plataforma Ciudadana Contra el Racismo instaron al alcalde, Pedro Santisteve, a trabajar también en este mismo sentido utilizando nuevas metodologías.

Los barrios de Las Fuentes, Arrabal y Casetas comienzan una nueva experiencia de salud comunitaria

Los barrios zaragozanos de Las Fuentes, Arrabal y Casetas han iniciado ya el programa “Salud en red”, que fomenta actuaciones comunitarias en materia de salud y que todos los agentes públicos y privados de los distritos se impliquen activamente en la calidad de vida de los vecinos.

Se trata de una iniciativa promovida por el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza que tiene como finalidad potenciar la coordinación entre los servicios públicos que trabajan en una misma zona, creando redes de salud comunitaria y dinamizando sus activos de acuerdo con las necesidades detectadas.

Así, la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Pilar Ventura, ha destacado la importancia de las condiciones de vida, el acceso a agua potable, la vivienda y, en definitiva, las circunstancias socioeconómicas en la salud.

A partir de ahí, ha apostado por políticas no tanto destinadas a combatir la enfermedad, sino a prevenirla y a promover la salud.

Para este programa se propone un trabajo colaborativo de todos los agentes públicos y privados de los barrios, que es donde el ciudadano establece sus relaciones de convivencia, con la intención de que las distintas entidades detecten los problemas de salud de los vecinos y utilicen todos los activos del barrio para favorecer la salud.

Ampliación

La iniciativa se ha puesto primero en marcha en Arrabal, Casetas y Las Fuentes porque es donde han encontrado los más fuertes promotores de esta estrategia, pero Ventura ha asegurado que la idea tanto del Departamento de Sanidad como del Consistorio es extenderlo a los 25 barrios de Zaragoza de cara a 2021.

Entre las medidas que se vienen aplicando en estos distritos ha destacado los paseos para mayores desde los ambulatorios y en colaboración con los centros de mayores, la formación para los cuidadores de enfermos o la iniciativa que promueve el Ayuntamiento para favorecer que los escolares realicen andando su recorrido hasta el colegio, que la consejera ha calificado como “muy maja”.

Los centros de mayores, los servicios sociales, el consejo de salud de la zona o las ONG que trabajen en los distintos barrios son, además de los centros de salud, las entidades a las que va dirigida especialmente esta estrategia, que enlaza asimismo con la de acción comunitaria en la atención primaria, que enfoca la salud a las redes de convivencia de las personas, que afectan al bienestar emocional, y éste a la salud, ha concluido.

Servicios comunitarios

Por su parte, el alcalde, Pedro Santisteve (en la imagen superior durante su intervención en el acto), ha instado a caminar hacia este modelo de trabajo comunitario, ya que cree que la salud de la ciudadanía depende también de su participación directa y de cambiar el actual modelo de servicios sociales por otro de servicios comunitarios de base.

En este sentido, ha puntualizado que las sociedades con mayor nivel de desigualdad producen mayores problemas de salud, mientras que las que cuentan con una mayor participación y cohesión generan mejores resultados, por lo que ha defendido que hay que caminar por esa senda.

La enfermera del centro de salud Fuentes Norte María Luisa Lozano ha explicado que en su ambulatorio llevan muchos años trabajando con la comunidad, en su caso con la Fundación El Tranvía y el centro Salvador Allende, muchas veces “a demanda”, para dar formación en torno a distintas cuestiones.

Entre las acciones que desarrollan ha destacado un proyecto “novedoso” en Aragón con el paciente activo en diabetes, al que forman para que luego sean ellos los que den esa misma formación a otros enfermos, algo en lo que otras comunidades autónomas llevan muchos años de bagaje, ha indicado.

Lozano ha reivindicado que el centro de salud Fuentes Norte es “histórico” porque ya desde hace años trabaja con infancia y centros escolares y, sobre todo, en lo relativo a patologías crónicas, dada la población envejecida del barrio.

En cuanto a los resultados, ha apuntado que estas acciones producen una mayor adherencia, ya que las estadísticas a nivel internacional dicen que la mitad de los pacientes no toman bien su medicación o no la toman, así que toda adhesión al tratamiento es “beneficio para ellos y beneficio para todos”.

Aragón tiene 1.313.463 habitantes, un 0,20 % menos que en 2016

Aragón tiene un total de 1.313.463 habitantes, un 0,20 por ciento menos que el año 2016, según las cifras provisionales de población a 1 de enero de 2018 hechas públicas esta lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Según las cifras provisionales de este organismo, a nivel nacional, la población residente en España creció en 2017 por segundo año consecutivo y se situó en 46.659.302 habitantes, con un incremento de 132.263 personas respecto al año anterior.

Aragón se situó en 2017 entre las comunidades autónomas en las que decreció la población, junto a Castilla y León, Extremadura, Asturias, Castilla-La Mancha, Galicia y Cantabria, así como en la ciudad autónoma de Melilla.

Los mayores descensos se registraron en Castilla y León (-0,70 %) y Extremadura y Asturias (-0,64 % en ambos casos), mientras que los mayores incrementos se localizaron en Baleares (1,36 %), Madrid (1,13 %) y Canarias (1,03 %).

Casi todas las comunidades y ciudades autónomas presentaron saldo migratorio exterior positivo durante 2017, especialmente Madrid y Cataluña, con un incremento de 43.771 y 42.900 personas respectivamente, y Murcia fue la única con saldo migratorio negativo.

Respecto a las migraciones interiores, Madrid, Cataluña y Baleares presentaron los saldos más elevados en 2017, en tanto que Andalucía, Castilla y León y Castilla-La Mancha registraron los saldos migratorios interiores más negativos.

El siguiente cuadro refleja por comunidades autónomas la población a 1 de enero de 2018 y la variación absoluta y relativa.

           CC.AA         2018    ABSOLUTO   (%)   S. EXTRANJERO S. INTERIOR
	   ================================================================
	   Andalucía   8.409.738     913     0,01       9.123      -11.382
	   Aragón      1.313.463  -2.577    -0,20       1.019          146
	   Asturias    1.027.659  -6.618    -0,64       1.308         -759
	   Baleares    1.166.603  15.668     1,36      10.804        3.043
	   Canarias    2.177.155  22.231     1,03      20.367        1.491
	   Cantabria     581.403     -73    -0,01       1.296          497
	   C. y León   2.418.694 -17.172    -0,70       2.240       -5.878
	   C-La Mancha 2.033.169  -7.771    -0,38         161       -4.583
	   Cataluña    7.488.207  47.067     0,63      42.990        3.823
	   C. Valenc.  4.946.020  10.937     0,22      13.568        1.978
	   Extremadura 1.070.586  -6.920    -0,64         103       -3.934
	   Galicia     2.703.290  -6.838    -0,25       6.981         -212
	   Madrid      6.549.979  73.274     1,13      43.771       16.222
	   Murcia      1.475.568   2.591     0,18      -1.005           -6
	   Navarra       643.864   3.528     0,55       3.026          612
	   País Vasco  2.171.131   3.848     0,18       7.893          569
	   La Rioja      312.830     212     0,07         682           28
	   ------
	   Ceuta          85.219     185     0,22         190         -490
	   Melilla        84.721    -222    -0,26          87       -1.165
	   =================================================================
	   TOTAL      46.659.302 132.263     0,28

Plan de la DGA para cambiar el modelo de curar la enfermedad por el de promover salud integral

El Gobierno de Aragón ha puesto en marcha un nuevo Plan de Salud que con un horizonte hasta 2030 plantea un cambio de paradigma en la atención a la salud, que ya no se centra únicamente en el tratamiento de la enfermedad ni en un único departamento.

Y es que en la salud influyen una variedad de factores que van desde el lugar donde una persona nace hasta el nivel de renta, el medio ambiente que le rodea, las condiciones de habitabilidad de la vivienda, la alimentación o el trabajo, y el papel que juega el sistema sanitario actualmente es “muy limitado” y centrado principalmente en la atención a la enfermedad.

Así lo ha explicado el consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sebastián Celaya, durante un encuentro con los medios de comunicación acompañado del director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, antes de participar en la ceremonia oficial de presentación del plan y que ha clausurado el presidente del Ejecutivo, Javier Lambán.

Treinta meses de trabajo

La elaboración del plan ha supuesto treinta meses de trabajo, la participación de 150 profesionales, la creación de once grupos de trabajo y veinticuatro sesiones informativas.

El resultado final es un instrumento dividido en cuatro áreas de trabajo que recoge el desarrollo de 57 objetivos, 155 actuaciones a corto, medio y largo plazo y 109 indicadores de evaluación.

Por eso este documento busca incluir la visión de la salud en todas las políticas y de ahí que involucre de manera trasversal a todos los departamentos del Gobierno de Aragón con el fin de que sus decisiones tengan efecto en la salud de las personas en todos sus ámbitos y en todas las etapas de la vida, ha señalado Celaya.

Tras una valoración de los objetivos del plan, el documento explica la metodología empleada y realiza un análisis de la situación general de la salud en Aragón, que se valora como “bueno”.

Objetivos

A continuación entra a exponer los fines de cada área, la primera centrada en la “Salud en todas las personas” y en el que se incluyen actuaciones que tradicionalmente no se han relacionado con la salud, como favorecer la rehabilitación de vivienda, intensificar el control de la publicidad y del acceso a los puntos de venta de alimentos no saludables, reforzar medidas de apoyo que eviten desigualdades o incorporar los valores de eficiencia energética en los edificios públicos.

“Salud en todas las etapas de la vida” es el título de la segunda área de actuación y diferencia las necesidades y hábitos por edades ?infancia y juventud, edad adulta y personas mayores-, fomentando conductas saludables o activos en salud a nivel familiar y comunitario; y también por situaciones de vida, como puede ser el proceso de morir, implementando, por ejemplo, los cuidados paliativos.

En la tercera área se recogen cinco objetivos para logar la “Orientación del Sistema Sanitario hacia las personas”. Como ha explicado el consejero, se trata de “hablar más de salud, hacer menos hincapié en la hipertecnología o la receta” y recuperar “la idea de la persona y del enfermo”, lo que implica fortalecer la Atención Primaria y reorientar la Especializada, además de establecer prioridades para la investigación y la formación.

El plan se cierra con el área dedicada a mejorar la información, investigación y formación relacionada con la salud de la población, tanto desde el punto de vista de la información que tiene el sistema de sus ciudadanos para poder priorizar actuaciones y mejorar la capacidad de respuesta del sistema, como desde la perspectiva de la formación continuada de los profesionales sanitarios.

Hoja de ruta

Se trata, ha resumido Celaya, de una “hoja de ruta para mejorar la salud teniendo en cuenta que está demostrado que hay muchos condicionantes que influyen en ella y que el sistema sanitario tiene una influencia relativa”.

Para llevarlo a cabo, hay propuestas cuya ejecución requiere un corto plazo de tiempo, como el desarrollo de la organización entre departamentos o la creación del Consejo Rector del Plan de Salud.

Otras un medio plazo, como la creación de un mapa de desigualdades en salud, por edad, género, clase social, etnia, territorio y otros ejes de desigualdad, y algunas que requieren un mayor periodo, como actuaciones para reducir la contaminación ambiental o promover en las empresas la constitución de grupos que fomenten la actividad física.

En opinión de Lambán, es el “momento más adecuado” para presentar un plan de salud que involucra “a todas las políticas de salud, departamentos, administraciones y sociedad en su conjunto” y que “emplaza a combatir la desigualdad, causa de muchas de las enfermedades que luego tiene que tratar el Sistema Público de Salud”.

El pasado año hubo en Aragón 2.564 partos menos que en 2010

Los hospitales aragoneses registraron 10.097 partos durante el año 2017, cifra que supone un descenso de 517 nacimientos con respecto al año anterior. Así, se mantiene la tendencia decreciente de los últimos años, dado que en el pasado ejercicio se contabilizaron 2.564 partos menos que en el año 2010.

Del total de partos registrados, 8.254 se contabilizaron en hospitales públicos y el resto (1.843) se repartió entre tres clínicas privadas, según informa el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

Por provincias, en Huesca hubo 1.355 partos, 894 en Teruel y 7.848 en Zaragoza. Respecto al año anterior, solo la provincia oscense presenta un ligero incremento, con seis nacimientos más; en las otras dos, los descensos fueron de 133 y 389 partos, respectivamente.

Por meses, noviembre fue el mes con más actividad, con 925 partos, mientras que febrero presentó la cifra más baja (743).

En cuanto a la tasa de cesáreas, la media en Aragón es del 20.68%, si bien hay disparidad entre la tasa que registran los hospitales públicos (17.31%) y la de las clínicas privadas (35.76%).

En el gráfico puede verse la evolución de los nacimientos en los últimos siete años en Aragón.

PARTOS 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017
Hospitales SALUD 10187 9860 9249 8782 9011 8875 8652 8254
H. General San Jorge 712 744 685 682 608 684 658 629
H. de Barbastro 645 639 671 643 617 640 597 599
H. de Alta Resolución del Pirineo 183 122 131 157 122 155 92 127
H. Obispo Polanco 706 651 592 580 577 545 558 464
H. de Alcañiz 531 529 506 502 506 436 469 430
H. Clínico  Lozano Blesa 2601 2493 2344 2182 2225 2158 2117 2059
H.  Miguel Servet 4469 4361 4067 3796 4112 4036 3909 3762
H. Ernest Lluch Martín 340 321 253 240 244 221 252 184
Hospitales Privados 2474 2432 2363 2169 2162 2035 1962 1843
Clínica Santiago 98 85 84 77 80 57 3 0
Clínica Montpellier 291 102 35 2 0 39 112 33
Clínica Quirón 967 1135 1145 1107 1122 912 857 858
Clinica Nuestra Señora del Pilar 207 135 117 112 63 0 0 0
Clínica Montecanal 911 975 982 871 897 1027 990 952
TOTAL ARAGÓN 12661 12292 11612 10951 11173 10910 10614 10097

Zaragoza crece y Aragón gana población por vez primera desde 2012

Aragón ganó a lo largo de 2016 un total de 187 habitantes. A 1 de enero de 2017, la población de la Comunidad se sitúa en 1.308.750 habitantes, mientras que en esa misma fecha del año pasado, la cifra ascendía a 1.318.563. Estos datos representan un 0,01% menos que el año anterior, según el Padrón oficial publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De esta forma, la población de Aragón se incrementa por primera vez desde 2012 y rompe la tendencia de cuatro años consecutivos de descenso de habitantes. Sin embargo, en este periodo, ha perdido 40.717 personas, principalmente en la provincia de Teruel. En esta zona, es el quinto año consecutivo donde se desciende por encima del 1%.

Pueblos vacíos

Por provincias, Zaragoza ha sido el principal impulsor de la población al crecer en 2.979 personas hasta situarse en 953.486 habitantes. Gran parte de este crecimiento se debe a la capital aragonesa, cuya población se sitúa en 664.938 personas, 3.830 más que en enero de 2016. Del total, 318.419 son hombres y 346.519, mujeres.

De hecho, ha sido la única en la que ha crecido, pues Huesca y Teruel ven como pierden 1.377 y 1.415 ciudadanos, respectivamente. Así, el Alto Aragón cuenta con 219.702 residentes (52.223 en Huesca) y Teruel, con 135.562, 35.484 en la capital.

Sin embargo, este leve incremento de la población total no mejora la situación de los pueblos aragoneses abandonados en el medio rural. Ya son 199 municipios los que sobreviven con menos de 101 habitantes, doce más que los reflejados en enero de 2016.