preacuerdo

Podemos somete a consulta de sus bases un preacuerdo de gobierno con el PSOE con 132 medidas

Podemos-Equo someterá a consulta de sus bases este fin de semana y hasta la tarde del lunes el preacuerdo de gobierno alcanzado con el PSOE que recoge 132 medidas para Aragón. Con este pacto, Podemos formará parte del Consejo de Gobierno, si bien su secretario general, Nacho Escartín, no ha querido avanzar qué cargos ocupará la formación morada en esta coalición.

En rueda de prensa, Escartín ha subrayado que “todos pueden sentirse cómodos con este preacuerdo” en referencia al PSOE, al Partido Aragonés (PAR) y a Chunta Aragonesista (CHA), con quienes el PSOE había alcanzado acuerdos previos para apoyar la investidura del candidato socialista Javier Lambán y conformar el próximo Gobierno de la Comunidad.

Entre las medidas recogidas en este documento se encuentra la derogación del Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA), medidas de carácter social, para reforzar la educación y sanidad públicas y luchar contra la violencia machista y por la igualdad. En los próximos días, además, se detallarán otras propuestas para el seguimiento y control de este pacto.

Freno al gobierno de derecha

Escartín ha resaltado que en Aragón “no habrá un gobierno de derecha, ni de ultraderecha, ni repetición electoral” tras alcanzar este “buen” preacuerdo, “el mejor”, en su opinión, que garantiza la participación de Podemos-Equo, formación que se encargará “de blindar los derechos adquiridos en los últimos años que benefician a la mayoría social de los aragoneses” y desde un gobierno que afrontará retos colectivos como el demográfico y de la despoblación, el climático, de la precariedad, de la igualdad, ha dicho.

Se plantean 132 medidas concretas para desarrollar en los próximos 4 años, un documento “que pondrá en marcha el próximo Gobierno de Aragón” tras unas semanas de negociación “arduas, complejas, intensas, discretas y siempre primando la responsabilidad del momento político que estamos viviendo”.

Serán las bases de Podemos y de Equo quienes decidan si este preacuerdo es suficiente para que se apoye la investidura y la participación de esta formación en el futuro ejecutivo autonómico, con políticas “ecologistas, feministas y que buscan la justicia social”.

Ha destacado algunas de las medidas del preacuerdo, que se basan en las reivindicaciones realizadas en los últimos cuatro años tanto “en las calles” como en el Parlamento. Así, Escartín ha mencionado, en primer lugar, la derogación del ICA y una apuesta “firme” por un modelo público del agua, el “no” al trasvase del Ebro y conformar una mesa de diálogo para la resolución de conflictos hidrológicos

Cambio climático y transición energética

También, impulsar una ley aragonesa de cambio climático y transición energética, que apueste por las energías renovables; seguir con la inversión en centros educativos públicos, trabajar por la gratuidad de la educación pública de cero a tres años, por la escuela rural y la estabilidad del profesorado.

Quieren mejorar la sanidad pública, invertir en atención primaria y comunitaria y aumentar la plantilla. Figura, además, la necesidad de aprobar una ley de vivienda que garantice el derecho a una vivienda digna y una alternativa habitacional en caso de desahucios.

Plantean poner en marcha la ya aprobada Ley del trabajo autónomo y el emprendimiento de Aragón que hay que “dotar de financiación suficiente, así como un plan de apoyo al comercio minorista y al del medio rural; desarrollar con dotación presupuestaria suficiente las medidas contempladas en las leyes de igualdad y de derechos LGTBIQ en Aragón.

Además, mejorar los planes de lucha contra la violencia machista y combatir la desigualdad; proponen un sistema de tributos justos y progresivos; ahondar en la lucha frente a la despoblación y exigir al Gobierno de España que ponga en marcha la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural de 2007; una PAC “justa”, medidas de agroecología; y una financiación autonómica que tenga en cuenta las peculiaridades de Aragón, su dispersión, envejecimiento y despoblación.

También desarrollar el pacto por la ciencia y apostar por la investigación; reivindicar el pago de la deuda histórica, las inversiones pendientes y defender los derechos de la Comunidad; crear un cuerpo aragonés para la prevención, extinción de incendios y salvamento; aumentar el presupuesto en patrimonio, cultura, deporte y en cooperación al desarrollo.

Satisfacción

Estas son “un ejemplo de las 132 medidas de las que nos podemos sentir orgullosos”, ha afirmado Escartín, al advertir de que este preacuerdo “deja fuera la posibilidad de pactos de derechas con otras fuerzas que no sostengan el próximo Gobierno de Aragón”, ha manifestado tajante, para insistir en que en estas semanas de negociación ha primado “la responsabilidad y la prudencia”.

“Esperamos que el preacuerdo recoja el apoyo mayoritario de nuestras organizaciones” para celebrar la investidura e iniciar el próximo gobierno del que formará parte Podemos-Equo. Será en los próximos días cuando se conozca cómo se concreta esa presencia, algo que “compete” al candidato y futuro presidente de Aragón.

Podemos realiza desde esta mañana del sábado 27 de julio la consulta entre los 6.800 inscritos con derecho a voto de su Asamblea Ciudadana, mientras que Equo hará los propio con sus militantes, en ambos casos para votar telemáticamente hasta la tarde del lunes.

La pregunta a las bases

La pregunta concreta es: “¿Estás de acuerdo con que las diputadas y diputados de Podemos-Equo apoyen la investidura del candidato propuesto para presidir el Gobierno de Aragón y que Podemos-Equo forme parte del próximo Gobierno de Aragón para llevar a cabo las políticas recogidas en el preacuerdo alcanzado, garantizando con nuestra presencia y empuje el carácter más progresista posible de dicho gobierno?”, a lo que se debe responder sí o no.

La consulta determinará este miércoles el voto de los cinco diputados de la formación morada en la sesión de investidura y Escartín ya ha avanzado que votará sí en esta consulta porque “el preacuerdo merece el apoyo mayoritario de las bases de Podemos Aragón”.

Para Escartín, es “el mejor preacuerdo que se ha podido alcanzar”, que se tendrá que abordar en las distintas ejecutivas de los partidos, y ha observado que en estas semanas de negociación ha habido “muchas conversaciones a muchos niveles” también con los líderes del PSOE, Javier Lambán, PAR, Arturo Aliaga, y CHA, José Luis Soro, reconociendo que todos han cedido para primar el interés general. “Es un preacuerdo equilibrado”, ha valorado.

Sobre la fallida sesión de investidura de Pedro Sánchez y las negociaciones entre PSOE y Podemos, Escartín ha indicado que “en España hay gobiernos de coalición en Valencia, Baleares, Canarias, se abren hoy consultas en Navarra y Aragón y están pendientes de acuerdo La Rioja y para el Gobierno central”. “Todas las partes, y en particular Pedro Sánchez, deberían de darse cuenta de que este es el camino y lo que espera la mayoría de la gente en España”.

Investidura

El PSOE cuenta ya con el apoyo del PAR, CHA e IU, que este viernes ha anunciado que respaldará la investidura de Lambán, mientras que este martes por la mañana se conocerá si dispondrá también de los votos de Podemos-Equo, una vez que sus bases voten el preacuerdo.

El PSOE posee 24 diputados en las Cortes de Aragón, Podemos cuenta con cinco parlamentarios, PAR y CHA, tres cada uno, e IU, con un representante, de forma que entre los cinco grupos sumarían 36 diputados, superando la mayoría absoluta que se encuentra en 34 escaños del total de 67 que posee la Cámara autonómica. El PP tiene 16 diputados; Ciudadanos, doce; y Vox, tres.

El debate de investidura del candidato socialista, Javier Lambán, se celebrará la semana que viene, este martes y miércoles, días 30 y 31 de julio. En la primera sesión, el candidato pronunciará su discurso y al día siguiente debatirá sobre él con los grupos, tras lo que se producirá la votación de su investidura.

PSOE y Podemos logran un preacuerdo para un gobierno de coalición que eliminará el ICA y apostará por la escuela pública

PSOE y Podemos-Equo alcanzaron este viernes 26 de julio un preacuerdo de gobierno en Aragón, que prevé la eliminación del ICA (Impuesto de Contaminación de las Aguas), la sustitución del Pacto del Agua por otro acuerdo sobre recursos hidráulicos, la mejora e impulso de la escuela pública o una nueva ley sobre el cambio climático y la transición energética, entre otras cosas. El pacto prevé también que Podemos-Equo entre en el Gobierno de Aragón para gestionar competencias propias, por lo que es muy probable que en el próximo Ejecutivo presidido por el socialista Lambán haya consejeros de PSOE, Podemos, PAR y CHA.

El preacuerdo logrado por socialistas y podemistas en Aragón (en la imagen superior, los líderes de ambos partidos, Lambán y Escartín en un reciente encuentro poselectoral), tras unas “negociaciones frenéticas” en estos últimos días, según fuentes de los equipos negociadores, llega justo a tiempo para que Javier Lambán pueda ser investido como presidente de Aragón en las sesiones de las Cortes previstas para el día 30 y 31 de este mes de julio.

El contenido del documento va a ser trasladado a las bases de Podemos-Equo esta misma mañana de sábado 27 de julio para a mediodía abrir una consulta entre la militancia, que se prolongaría hasta el lunes por la tarde, de forma que su resultado sea conocido el martes por la mañana.

Investidura de Lambán asegurada

Si se cumple este calendario, Lambán intervendría el martes día 30 en la sesión de investidura teniendo la seguridad de que repetirá como presidente aragonés, puesto que a los votos de su partido sumaría los de PAR (tres diputados), CHA (tres), IU (uno) y ahora Podemos-Equo (cinco, si sus bases ratifican el preacuerdo). Lambán lograría así 36 votos, dos por encima de los 34 que marcan la mayoría absoluta.

El preacuerdo alcanzado por PSOE y Podemos-Equo en Aragón no ha estado exento de dificultades, puesto que los podemistas exigieron desde el principio que el documento englobara las pretensiones de todos los partidos que van a sustentar el futuro gobierno de coalición (PSOE, Podemos, CHA, PAR e IU) y que fuera un acuerdo para los cuatro años de legislatura y para todas las políticas del Gobierno, vetando posteriores acuerdos puntuales con otras fuerzas en asuntos concretos.

Está cláusula recogida en el preacuerdo era muy importante para Podemos-Equo porque impide la posibilidad de que los socialistas alcancen pactos sectoriales con Cs o PP, como ya hicieron en la anterior legislatura.

Además, el carácter global del preacuerdo presupone que el contenido del mismo ha sido asumido también por el PAR, la primera fuerza que pactó con los socialistas y cuyo posicionamiento ideológico más se aleja de los postulados que defiende Podemos-Equo.

ICA, educación, clima, vivienda…

Fuentes próximas al equipo negociador de Podemos-Equo aseguraron que en el partido existe “satisfacción” con el preacuerdo alcanzado con los socialistas, cuya ejecutiva regional revisará también su contenido antes de darle el visto bueno definitivo.

Las citadas fuentess confirmaron que el desarrollo de las negociaciones había estado influenciado por las conversaciones a nivel estatal, pero la investidura fallida de Pedro Sánchez no parece haber afectado a socialistas y podemistas aragoneses, que han actuado de forma autónoma para lograr el entendimiento que se frustró a nivel estatal.

La satisfacción de los portavoces de Podemos consultados hacía referencia también al contenido del preacuerdo, en el que se contempla la eliminación del polémico ICA, uno de los principales puntos de fricción entre ambas formaciones la pasada legislatura, o la apuesta decidida por el refuerzo de la escuela pública, frente al requerimiento del PAR de tratar en igualdad de condiciones a la oferta educativa concertada.

Las citadas fuentes podemistas también indicaron que el acuerdo recoge importantes compromisos legislativos, como la elaboración de una ley aragonesa contra el cambio climático y la transición energética, ya reclamada por Podemos-Equo la pasada legislatura, una ley de vivienda que garantice vivienda digna para todos o el impulso de la ley de autónomos elaborada sobre todo con los postulados defendidos por Podemos.

Presencia en el gobierno

El preacuerdo incluye asimismo un refuerzo de las inversiones en sanidad, sobre todo en atención Primaria, la consecución de igualdad de recursos y acceso a servicios sociales en todo el territorio aragonés, el desarrollo de las leyes de igualdad y del colectivo LGTBIQ, la aplicación de un plan de apoyo al pequeño comercio, facilitar la venta directa de productos agrícolas o el impulso de la agroecología, entre otras materias.

Tanto socialistas como podemistas han expresado su satisfacción por haber llegado a un entendimiento en Aragón, que evita la formación de un gobierno de derechas apoyado y determinado por los neofascistas de Vox.

Por lo que respecta a la incorporación de Podemos-Equo al futuro Gobierno aragonés “está asegurada”, según responsables del partido morado, que no precisaron cómo se concretaría su presencia en el Ejecutivo de Lambán, aunque parece que Podemos podría asumir una consejería y responsabilidades de segundo nivel en otros departamentos.

La plantilla de Opel aprueba el preacuerdo de convenio sólo por 800 votos de casi 5.000 emitidos

La plantilla de Opel España en la planta zaragozana de Figueruelas ha apoyado con un ajustado margen de sólo 800 votos el preacuerdo de convenio colectivo alcanzado entre la dirección y los sindicatos UGT, CCOO y Acumagme, mayoría en el comité de empresa. La decisión de los trabajadores pone fin a la tensión generada por la negociación del convenio colectivo, que fue suspendida por los sindicatos, tras lo cual la dirección de la empresa amenazó con no producir el nuevo Corsa en Figueruelas y congelar las inversiones previstas, lo que ponía en peligro 2.000 puestos de trabajo en la planta y más de 5.000 en las empresas auxiliares de la factoría automovilística.

Según han informado fuentes sindicales, el “sí” ha conseguido 2.897 votos, es decir, un 58,4 por ciento de las papeletas depositadas en urnas entre ayer y hoy; el “no” ha obtenido 2.008 votos, lo que supone un 40,5 por ciento. Se han contado 54 votos en blanco, el 1,1 por ciento.

Han participado en el referéndum 4.959 trabajadores de la planta de Opel en Figueruelas, cuya plantilla se sitúa aproximadamente en unas 5.400 personas.

El resultado de esta votación, que comenzó ayer, es clave para que la matriz, la francesa PSA, haga nuevas inversiones y diseñe un plan industrial para la planta de Figueruelas, que espera la fabricación del nuevo Corsa.

Congelación salarial

La plantilla ha refrendado así un preacuerdo firmado el pasado lunes por la mayoría sindical y rechazado por OSTA y CGT por considerarlo regresivo para los trabajadores y poco exigente para la empresa.

El acuerdo se logró pocas horas de que expirara el plazo dado por PSA después de que los sindicatos suspendieran las negociaciones y la compañía anunciara la paralización del proyecto del nuevo Corsa e inversiones en Figueruelas.

El preacuerdo prevé congelación salarial para 2018 y subidas del 50 por ciento del IPC real para 2019 y 2020, del 60 por ciento para 2021 y 2022.

Además, la prima variable (PAVI) también estará congelada durante los dos primeros años y luego tendrá un incremento del 50 y 40 por ciento del IPC real.

Asimismo, se reanudará el contrato de relevo para los nacidos en 1957 y los pluses de festivos y nocturnidad se reducen un 5 por ciento y se elimina el plus de calendarios en 5 años, un 20 por ciento cada ejercicio.

Reducción de pausas

Las pausas se reducen cinco minutos, tres minutos de bocadillo y dos de pausas a partir del lanzamiento de un nuevo modelo en la línea 2, a partir de noviembre de 2019. Aunque habrá compensación anual desde 2019 de 7,7 horas, equivalente a un día, de saldo positivo para aquellos trabajadores que tienen régimen de pausas.

El preacuerdo, firmado este lunes justo en la jornada que acababa el plazo dado por el Grupo PSA (matriz de Opel) para lograrlo, también recoge que continúen 48 trabajadores temporales de febrero y el compromiso de recolocación antes del 30 de junio de los que han salido hasta la fecha. Además, plantea buscar cada año, y a la vista de la legislación, mejores alternativas pactadas para el rejuvenecimiento de la plantilla de los nacidos entre 1958 y 1961.

El documento mejora la bonificación de complemento de incapacidad permanente y la eliminación de doble abono en caso de IT en la paga extra. A partir de septiembre también registra la posibilidad de pasar de 15 a 18 turnos, el calendario de fin de semana será 0,25 en dinero más una jornada y se amplía el permiso de lactancia un día más.

La plantilla de Opel vota en un ambiente de desagrado y suspense

Este martes 30 de enero ha arrancado la fase definitiva del proceso de negociación en Opel: la votación por parte de la plantilla de trabajadores al preacuerdo del nuevo convenio colectivo, alcanzado hace apenas 24 horas entre la mayoría del comité de empresa y dirección. Según ha indicado el secretario general de la sección sindical de UGT en Opel, José Carlos Jimeno, los ánimos palpables entre la plantilla presentan cierto desagrado “porque nadie recibe bien una reducción de sueldo”. Una postura que genera incertidumbre respecto a las previsiones de los resultados de la votación.

En este clima de suspense, el secretario ugetista ha asegurado que en caso de no alcanzarse la cifra necesaria de votos para refrendar el preacuerdo, no existiría “un plan B”. El rechazo traería “negativas consecuencias” para los trabajadores y para Aragón, según Jimeno, quien ha recomendado a la plantilla que vote “con la cabeza, de manera racional”, porque de ello dependerá el futuro de la planta de Figueruelas.

Sus 5.700 empleados, por turnos (mañana-tarde-noche), han de responder a una consulta escuetamente formulada: ¿Estás de acuerdo con el preacuerdo del convenio colectivo y el plan industrial que garantiza el futuro de la planta?. Una interpelación de carácter cerrado, que tan solo acoge dos posibles respuestas: el sí o el no. El proceso de votación se prolonga hasta las 9.30 horas de este miércoles.

Contenido del preacuerdo

Respecto a las características del preacuerdo de convenio que se vota en el referéndum, contempla cinco años de vigencia, incluye congelación salarial durante 2018, un incremento del 50% del IPC real en 2019 y 2020, y del 60% del IPC en 2021 y 2022, siempre condicionado al Plan Industrial que utilice a plena capacidad la planta zaragozana, a 478.000 unidades/año. Además, se recuperan los contratos de relevo, aunque parcialmente, para los nacidos en 1957 y se procederá a la renovación de la plantilla para los empleados nacidos entre 1958 y 1961.

Por lo que respecta a los pluses, se plantea una reducción del 5% en festivos y nocturnidad y se procederá a un estudio orientado a la implantación de plantilla de fin de semana, así como la modificación de las pausas de bocadillo a 17 minutos, en función de la llegada de nuevos modelos.

Preacuerdo entre dirección y tres sindicatos de Opel que prevé congelación salarial en 2018

Dirección y parte del comité de empresa de Opel España han llegado este lunes a un preacuerdo sobre el convenio colectivo. Lo han alcanzado tras varios días de reuniones y justo en la jornada que acababa el plazo dado por PSA para lograrlo. El preacuerdo firmado este lunes por la dirección de Opel España y tres de los cinco sindicatos que conforman el comité de empresa –UGT, CC OO y Acumagme– prevé congelación salarial para 2018. Después, subidas del 50 por ciento del IPC real para 2019 y 2020 y del 60 por ciento para 2021 y 2022. Los sindicatos OSTA y CGT no han suscrito el preacuerdo, que este martes se somete a referéndum de aprobación o rechazo por parte de la plantilla.

Según han informado fuentes sindicales a Europa Press, las dos partes han firmado el preacuerdo después de más de diez horas de reunión. El texto tendrá que ser votado en referéndum por los trabajadores este martes, 30 de enero.

La compañía ha precisado, en una nota de prensa, que este preacuerdo de convenio colectivo es para los próximos cinco años. “La negociación ha requerido un gran esfuerzo y entendimiento por ambas partes. El acuerdo alcanzado establece un marco para mejorar la competitividad de la planta, condición imprescindible para poder aspirar a nuevas inversiones y modelos dentro del Grupo PSA, único camino para mantener el empleo y mirar al futuro”.

Recortes

Según el preacuerdo suscrito, la prima variable (PAVI) también estará congelada, en este caso durante los dos primeros años, y luego tendrá un incremento del 50 y 40 por ciento del IPC real. Asimismo, se reanudará el contrato de relevo para los nacidos en 1957.

También se contempla que los pluses de nocturnidad y festivos se reducen un 5 por ciento y se elimina el plus de calendarios en 5 años, un 20 por ciento cada año.

Las pausas se reducen cinco minutos, tres minutos de bocadillo y dos de pausas a partir del lanzamiento de un nuevo modelo en la línea 2, a partir de noviembre de 2019. Aunque habrá una compensación anual desde 2019 de 7,7 horas, equivalente a un día, de saldo positivo para aquellos trabajadores que tienen régimen de pausas.

Trabajadores temporales

También continúan 48 trabajadores temporales de febrero y hay un compromiso de recolocación antes del 30 de junio de los que han salido hasta la fecha.

El preacuerdo plantea buscar cada año y a la vista de la legislación las mejores alternativas pactadas para el rejuvenecimiento de la plantilla de los nacidos en 1958, 1959, 1960 y 1961.

El documento mejora la bonificación de complemento de incapacidad permanente y la eliminación del doble abono en caso de IT en la paga extra.

A partir de septiembre también registra la posibilidad de pasar de 15 a 18 turnos, el calendario de fin de semana será 0,25 en dinero más una jornada y se amplía el permiso de lactancia un día más.

Sacrificio a cambio de seguridad

Representantes de los sindicatos firmantes del preacuerdo señalaron que los trabajadores habían tenido que realizar “un sacrificio”, pero subrayaron que a cambio se aseguraba la producción del nuevo Corsa en Figueruelas a partir de noviembre de 2019 y “seis años de seguridad laboral y de continuidad, no sólo de nuestra factoría, sino de muchas empresas auxiliares”.

Por su parte, representantes de OSTA y CGT, sindicatos que han rechazado suscribir el preacuerdo, indicaron que éste implicaba excesivas concesiones por parte de la plantilla, a cambio de “unos compromisos por parte de la empresa que no están nada claros ni asegurados”.

Las centrales que no han suscrito el acuerdo cuentan con aproximadamente un 25% de la representación de la plantilla de Opel, que este martes a partir de las 13 horas protagonizará el referéndum en el que se aprobará o descartará definitivamente el compromiso inicial entre comité y dirección de la empresa.

egociación desbloqueada

El convenio, que afecta a los trabajadores de Opel España, su mayoría de la planta zaragozana de Figueruelas, es el primero al que se enfrenta la firma tras su compra por parte de PSA. Las negociaciones empezaron en octubre.

El pasado 22 de enero, los sindicatos decidieron suspender las negociaciones hasta que la dirección aceptase tratar cinco puntos que la representación de los trabajadores había marcado como prioritarios, entre los que hay un plan industrial para asegurar la viabilidad de la planta en los próximos años. En este contexto, PSA anunció la paralización del plan del nuevo Opel Corsa y descartaba más inversiones en la planta.

Aunque las negociaciones parecían haberse roto, gracias a la mediación del Gobierno de Aragón, el pasado viernes las dos partes volvieron a sentarse a negociar y han mantenido reuniones durante todo el fin de semana, hasta que este lunes han alcanzado un preacuerdo, que tendrá que ser ratificado por la plantilla en referéndum.

Satisfacción de Lambán

El presidente del Gobierno de Aragón, el socialista Javier Lambán, ha manifestado tras conocerse la firma del preacuerdo en Opel que “este es uno de los momentos más importantes que me ha tocado vivir como presidente y, sin duda, más felices, después de que tres sindicatos muy representativos de Opel, UGT, CCOO y Acumagme  hayan alcanzado un preacuerdo con la empresa”.

“Esto significa mucho para la economía aragonesa. Es verdad que implica sacrificios para los trabajadores. Pero espero que se vean sobradamente compensados con el plan industrial al que se ha comprometido PSA”, ha añadido Lambán.

A su juicio, el preacuerdo significa la consolidación de un sector muy importante como es el del automóvil dentro de la industria aragonesa; “significa sin duda alguna, un respiro para todos los aragoneses y una excelente noticia que espero que también se vea confirmada por el refrendo de los trabajadores”.

Como presidente del Gobierno, pide “encarecidamente” a los trabajadores que lo apoyen, desde la convicción de que sus representantes sindicales han hecho “un excelente trabajo defendiendo sus intereses y han conseguido el mejor acuerdo que cabía alcanzar en las actuales circunstancias”.

Concluye Javier Lambán que “decisiones muy importantes en materia de inversión y la propia viabilidad de la planta y de la industria auxiliar están en juego”.