precariedad

Sólo dos de cada diez jóvenes en Aragón pueden emanciparse

Aragón se sitúa en una tasa de emancipación del 21 % en menores de 30 años según datos del sindicato CCOO, que apunta a la precariedad laboral como principal causa por la que solo 2 de cada 10 jóvenes consiguen irse de casa.

Son parte de los datos que apoyan la campaña que el sindicato ha presentado este viernes 30 de noviembre en Zaragoza con el título “Generación móvil” y en la que CCOO aporta propuestas para luchar contra la precariedad laboral de los jóvenes en la comunidad y la falta de oportunidades para construir un proyecto de futuro.

Trabajo precario que viene marcado por el tipo de contrato: un 50 % de la población joven tiene un empleo temporal, un 25 % tiene jornada parcial y un 10 % padece una “doble precariedad” con un contrato parcial e indefinido.

Cifras a las que se suma la tasa de paro de 36,5 % en la franja de los 20 a los 24 años y del 26 % en los jóvenes aragoneses de 25 a 29 años.

Según el estudio de CCOO, todos estos factores han llevado a tasas de emancipación cada vez más bajas, un salario medio en torno a los 10.500 euros anuales y a la salida al extranjero de una parte importante de la población joven en los últimos ocho años.

Cobrar mil euros, una aspiración

“Los tiempos de cuando ser ‘mileurista’ era casi un insulto han pasado a la historia. Ahora cobrar 1.000 euros al mes es casi una aspiración”, ha manifestado la secretaría de Igualdad y de Juventud de CCOO Aragón, Elena Pérez, en la presentación de la campaña, en la que ha resaltado que 1 de cada 3 personas trabajadoras cobra menos de 14.000 euros al año (imagen superior de CCOO Aragón).

Ante esta radiografía de la juventud aragonesa que se extiende a toda España, el sindicato ha lanzado en el marco de su campaña diez propuestas basadas en la formación, el empleo estable y las ayudas para la emancipación.

Un “Estatuto del becario”, becas con salario para que todo el mundo pueda acceder a la universidad, más inversión en Formación Profesional o la educación obligatoria hasta los 18 años son algunas de las propuestas que contempla el programa.

Muchas de estas medidas se centran en la enseñanza puesto que, tal y como ha manifestado el adjunto a la secretaría de Juventud en Aragón, Luis Quintana, no existen una “sobrecualificación” en los jóvenes, sino “un problema claro de subdesarrollo del tejido productivo”, que no puede absorber a todos los demandantes de empleo con cualificación universitaria.

Sin exceso de titulados

De hecho, la campaña busca rebatir algunos “mitos”, como esta sobrecualificación, con datos que indican que en nivel educativo no universitario Aragón se encuentra a un nivel inferior que la media europea, ya que los estudios de un tercio de la población de 25 a 29 años concluyeron en la ESO.

“No hay exceso de titulados como se viene diciendo, sino que hay un gran porcentaje de gente que solo tiene la educación secundaria y un 7 % que solo tiene estudios primarios”, ha detallado Quintana.

Y la asociación de la población joven con el término “nini” (ni estudia ni trabaja) es otro de los puntos que trata de desmontar la campaña “Generación móvil”, puesto que según sus datos un 92 % de los jóvenes trabaja, estudia, está buscando empleo, se dedica a las tareas del hogar o cuidados o tiene una discapacidad permanente.

Impulso a la renta básica para personas y colectivos vulnerables

El Centro de Historias de Zaragoza y el Centro Social Luis Buñuel abren sus puertas para acoger las jornadas por la “Renta Básica de las Iguales”, organizadas por el colectivo Personas Paradas y Precarias de CGT. La iniciativa se celebra porque, según sus organizadoras, la renta básica se erige como una alternativa de bienestar para las personas que están fuera del mercado laboral y para los colectivos más vulnerables.

La finalidad es debatir de la situación de crisis actual, de la desigualdad que sufren las mujeres y soluciones como la renta básica. Las jornadas incluyen charlas, debates y películas, entre otras iniciativas.

Este jueves, viernes y sábado, días 11, 12 y 13 de enero, el Centro de Historias de Zaragoza y el Centro Social Comunitario Luis Buñuel acogerán los actos que se van a celebrar.

Cine, charla y taller

Las jornadas arrancan este jueves con un cine-fórum, en el que se proyectará la película ‘Yo, Daniel Blake’, del director Ken Loach, en el CSC Luis Buñuel, situado en la calle Echegaray y Caballero número 18, a las 18.00 horas.

El viernes, día 12, la cita tendrá lugar en el Centro de Historias, situado en la plaza San Agustín número 2 a las 18.30 horas. En esta segunda jornada, Isa Álvarez, Ruth López y Manolo Bayona, integrantes de la Coordinadora Baladre impartirán la charla “Feminismos y Renta Básica de las Iguales”.

El sábado, 13 de enero, a las 11.00 horas se realizará un taller en torno a la Renta Básica de las Iguales que durará hasta las 13.00 horas y DJ Anisakis pondrá la música al vermú solidario a partir de esa hora.

Precariedad irresoluble

“La precariedad laboral es en la actualidad un problema irresoluble para el sistema, que ha puesto en desuso la mano de obra debido a la automatización de numerosos puestos de trabajo. Solo una minoría oligárquica parece estar capacitada económica y logísticamente para crear puestos de trabajo y la renta está así controlada, dejando fuera de este engranaje a quienes están en una franja de edad determinada o a quienes no tienen una formación académica”, han expuesto desde CGT.

“Los trabajos considerados no productivos por el sistema capitalista recaen sobre las mujeres. Labores de cuidados y del ámbito doméstico, en muchas ocasiones no remunerados”, han detallado.

La Renta Básica de las Iguales se erige como una alternativa de bienestar para las personas que están fuera del mercado laboral y para los colectivos más susceptibles de ser excluidos. “Es un derecho que se debe exigir y que debe ser financiado a través de impuestos sobre el beneficio de quienes más tienen”, ha reclamado en una nota de prensa.

Uno de cada seis trabajadores aragoneses cobra menos de 735 euros brutos al mes

Uno de cada seis trabajadores aragoneses cobra menos de 735 euros brutos al mes, según afirma CC OO Aragón en el informe ‘Pobreza y desigualdad salarial en Aragón 2016’, en el que analiza las consecuencias que está teniendo la precariedad laboral en el incremento de la pobreza en la Comunidad.

El informe hace una escala de salarios por deciles, ordenando a los asalariados aragoneses en porcentajes del 10 por ciento, según la cuantía del salario mensual que reciben. En el año 2016, la media anual de personas asalariadas fue de 454.400 y en los dos salarios más bajos (decil 1 y 2), se situaban 45.000 y 31.600 personas, respectivamente.

Con los datos recogidos, CC OO esgrime que la supuesta salida de la crisis, defendida por el Ejecutivo central, “no está siendo igual para todos”. En Aragón, los salarios más bajos, decil 1 y 2, suponen una paga de menos de 5.382 euros al año (417 euros brutos al mes) distribuidos en 14 pagas, en el tramo más bajo; y 10.253 euros al año (731 euros al mes), en el decil 2.

Situación preocupante

La suma de estos dos últimos deciles agrupa a 75.000 personas asalariadas en Aragón, el 16,5 por ciento del total y deja una conclusión “preocupante” y es que “una de cada seis personas que trabajan por cuenta ajena en Aragón cobra menos de 735 euros brutos en 14 pagas”.

De esta forma, “actualmente tener un trabajo no garantiza disponer de medios suficientes que te permitan llevar una vida con unos mínimos de calidad”, ha aseverado la secretaria de Acción Sindical, Sonia García.

Todos los tramos salariales han perdido poder adquisitivo en el tramo comprendido entre 2010-2016, pero las consecuencias “más terribles” las están soportando las escalas más bajas. El valor medio de la reducción del salario es del 12,2 por ciento y si se toma el dato del IPC acumulado en ese tramo temporal, 8,5 por ciento, la caída “es más preocupante”. “Las personas ubicadas en el decil 1 son cada vez más pobres porque en 6 años han perdido un 7 por ciento de su salario real”, ha manifestado García.

Realizando una comparativa con los años anteriores a la crisis se comprueba que en 2007 el salario medio era de 492 euros, en el decil 1, mientras que en el decil 10, estaba en 3.667 euros. Los asalariados del decil 1 cobraban 7,45 veces menos que los del decil 10. En el año 2016, las diferencias se mantienen como en los años más duros de la crisis en una diferencia de 9 a 1. El salario más bajo se sitúa en 486 euros, mientras que el más alto ronda los 4.480 euros.

Trabajador pobre

El perfil del asalariado que se sitúa en los deciles más bajos realiza una jornada parcial (95 por ciento en el decil 1); es mujer (el 73,9 por ciento del tramo salarial más bajo en España son mujeres frente al 26,1 de los hombres); es joven (en España el 13,3 por ciento de las personas situadas en el decil 1 tiene menos de 24 años).

Asimismo, no discrimina por nacionalidad (76,9 por ciento españoles y el 23,1 extranjeros); afecta tanto a temporales como fijos; tampoco depende de la antigüedad (el 52,5 por ciento de los que componen el decil 1 llevan menos de 2 años en su puesto de trabajo, pero el 29,4 por ciento tienen una antigüedad de 5); se ubica en el sector servicios.

Trabajan en empresas donde no hay presencia sindical (el 50,7 por ciento de las personas que están en el decil 1, están en empresas de menos de 10 trabajadores) y realiza su labor en el sector privado (96,1 por ciento del total ubicado en el salario más bajo).

Medidas

En materia contractual, CC OO critica el “fraude y abuso” de la contratación temporal. El secretario general de CC OO Aragón, Manuel Pina, ha asegurado que “el registro de los contratos no se controla e inspección de trabajo no llega a controlar ese fraude. En España hay un inspector de trabajo por cada 3 que hay en la Unión Europea”.

El sindicato quiere llevar al escenario de la negociación colectiva medidas para esclarecer las causas de por qué la empresa contrata de manera temporal, “siempre debe ir ligado un trabajo fijo a una sola persona, no como ocurre ahora que a un puesto fijo están ligados múltiples trabajadores temporales”, ha criticado Pina.

CC OO propondrá también un encarecimiento muy fuerte de las cotizaciones para los contratos temporales para que “salga mucho más caro contratar de manera temporal que indefinida”, ha señalado Pina y una indemnización como si fuera un trabajador fijo “para desincentivar que se contrate por periodos muy cortos a las personas cuando la empresa tiene necesidades fijas”.

En materia de bonificaciones, Comisiones critica al Gobierno por el apoyo que está dando a las empresas para que contrate trabajadores temporales, cercano a un 70 por ciento del total de ayudas. “Las bonificaciones deberían ir exclusivamente a los contratos indefinidos y destinados a los colectivos que más dificultades tengan para encontrar un trabajo”.

CC OO ha asegurado que cada año el Ejecutivo utiliza 3.000 millones del fondo de reserva de la Seguridad Social, “desde el año 2008, se han utilizado 24.000 millones de ese fondo, por tanto cuando se dice que tenemos un problema con las pensiones, que lo tenemos, es porque el Gobierno utiliza dinero del fondo de las pensiones para reducir los gastos de las empresas en las cotizaciones sociales”, ha sostenido Pina.

La primera generación de jóvenes que vivirán peor que sus padres

La actual generación de jóvenes aragoneses entre 15 y 29 años lleva camino de ser la primera que va a vivir peor que sus padres. Las jornadas “Juventud, trabajo y sindicalismo”, organizadas por CCOO Aragón, analizan los principales problemas a los que se enfrentan los jóvenes en la actualidad: la precariedad laboral, el desempleo, las dificultades para emanciparse ante los elevados alquileres, la imposibilidad de comprar una casa o la falta de medidas políticas para mejorar la situación de un colectivo que es el futuro de la sociedad.

Actualmente, la población joven en Aragón, entre los 15 y los 29 años, está formada por 185.711 personas, un 25,87 por ciento menos que en el año 1998.

Durante los días 19 y 20 de diciembre, en el centro Joaquín Roncal de Zaragoza, CCOO Aragón desarrolla estas charlas que han contado con las ponencias del director de la Fundación 1º de Mayo, Fernando Rocha, la politóloga Arantxa Tirado o el músico Ricardo Romero ‘Nega’.

“Si no se produce ningún cambio, será la primera generación que va a vivir peor que sus padres. En CCOO hemos organizado un espacio joven y autónomo que de información y asesoramiento a los jóvenes”, ha detallado la secretaria de Juventud de CCOO Aragón, Elena Pérez.

Esta situación ha provocado que muchos jóvenes aragoneses busquen un futuro lejos de su tierra. En el año 2016, un 59,07 por ciento abandonó la Comunidad autónoma en busca de oportunidades laborales, salarios dignos y la posibilidad de comenzar un proyecto de vida.

Realidad laboral muy dura

“Si se quedan en España, se enfrentan a una realidad laboral muy dura. Contratos precarios y un abuso de la temporalidad excesivo, un 76,1 por ciento que afectaba a los jóvenes de 15 a 24 años”, ha alertado CCOO Aragón.

“En Aragón, hay un 15 por ciento de los denominados ‘ninis’, sin trabajo, ni estudios y un 40 por ciento de los parados son jóvenes”, ha apuntado el secretario general de CCOO Aragón, Manuel Pina. Este es otro de los problemas que preocupa al sindicato: la elevada tasa de abandono escolar que hay actualmente. La tasa de abandono escolar que no ha completado la segunda etapa de la ESO y no sigue ningún estudio, ni formación es del 19,1 por ciento en España.

La realidad a la que se enfrentan los jóvenes aragoneses les impide desarrollar un plan de futuro y muchos permanecen en el hogar familiar por no tener un empleo digno. En el primer trimestre de 2016, la población joven aragonesa tuvo una tasa de emancipación del 18,9 por ciento. La población entre 16 a 29 años se sitúa en Aragón en 172.658 personas de las que 32.678 están emancipadas.

CC OO recurre a superhéroes para luchar contra la precariedad

Comisiones Obreras Aragón ha puesto en marcha una campaña llamada “Precarity war” con la que pretende hacer un llamamiento a los trabajadores para que se sientan como superhéroes de película o de cómic y unan sus fuerzas contra la precariedad laboral.

Aunque parece el título de una película sobre superhéroes, la situación es “real como la vida misma”, explican desde las Federaciones de Servicios y Construcción de CC OO en Aragón.

Ambas federaciones agrupan a los sectores productivos donde la precariedad laboral y la temporalidad “se han incrustado con mayor fuerza en la comunidad autónoma”, como camareras de piso, cajeros, monitores de comedor, comerciales, teleoperadores, repartidores, trabajadores de seguridad privada o auxiliares de ayuda a domicilio, entre otros.

Un tercio cobran menos de mil euros

El secretario general de CC OO Aragón, Manuel Pina, ha presentado este viernes 3 de noviembre esta campaña junto a la secretaria general de CCOO Servicios Aragón, Marta Laiglesia.

Pina ha apuntado que actualmente un tercio de los trabajadores en Aragón cobran menos de mil euros mensuales y se engloban en los sectores productivos en los que se enmarca esta campaña.

Laiglesia ha explicado que se pretende que estos trabajadores “se reconozcan como superhéroes y superheroínas, se empoderen y se unan a CC OO para librar esta batalla”.

La campaña gira en torno a diferentes personajes que simbolizan las profesiones que mayor precariedad sufren: “Flash Woman” como camarera de piso; “Cibor Cajera” como cajera de supermercado y grandes almacenes; “Mega Comercial” como comercial de seguros y de sector financiero; “Big Security” como vigilante de seguridad; “Wonder Worker”, como monitora de comedor, o “Super Becario” como becario de hostelería y del sector financiero.

También está “Mega SAD, trabajador de ayuda a domicilio; “Quick Workers”, profesional de comida rápida; “Slaveroo Team”, repartidor de comida a domicilio; “Burned team”, reponedor; “Frozen Workers”, trabajador del Estado pero que no es ni público ni privado; “Lady Fantastic”, trabajadora del hogar; “TIC Surfer”, informático o consultor, o “Smile girl”, dependienta.

Objetivos

Entre los objetivos de la campaña está conseguir una mayor presencia del sindicato en empresas que carecen de representación de los trabajadores y acabar también con la figura del becario indefinido, ya que actualmente existen 200.000 con este tipo de vinculación laboral y más del 20 por ciento son de carácter fraudulento.

Laiglesia ha asegurado que el virus de la precariedad se combate con cambios legislativos, en el marco de la negociación colectiva y con el asesoramiento del sindicato.

Y ha recordado que este año vence el convenio de hostelería, que engloba uno de los colectivos que más sufren la precariedad.

Los jóvenes ocupados en Aragón bajan en 64.100 entre 2009 y 2016

El número de jóvenes aragoneses ocupados ha disminuido en 64.100 entre 2009 y 2016, el 32,82 por ciento, según revela un informe elaborado por Comisiones Obreras (CC.OO.) en Aragón, que alerta también de las dificultades que tiene este colectivo para encontrar empleo de calidad y emanciparse.

El secretario general de CC.OO.-Aragón, Manuel Pina, y el responsable de Juventud del sindicato, Luis Quintana, han presentado en rueda de prensa el informe “Juventud en Aragón 2016”, elaborado por esta organización sindical.

El estudio refleja que si la población aragonesa ocupada se ha aminorado entre 2009 y 2016 el 5,17 por ciento, en el caso de los jóvenes la reducción es del 32,82 por ciento, con mayor acento entre los jóvenes de 16 a 19 años, del 60,87 por ciento, mientras que entre los 20 y 24 es del 26 por ciento y entre los 25 y 34 del 33 por ciento.

Además, en 2016 se ha producido un aumento de la ocupación total de 2,38 por ciento, pero en el colectivo de 16 a 34 ha habido un descenso del 1,58 por ciento.

El año pasado, las ocupaciones más contratadas entre los menores de 25 años han sido de camareros asalariados, que acaparan el 17,62 por ciento, seguida de peones de las industrias manufactureras, con el 14,07, y peones agrícolas, con el 6,46 por ciento.

De los 565.671 contratos firmados en Aragón en 2016, 195.402 han sido suscritos por jóvenes menores de 30 años, el 34,54 por ciento, frente al 42,76 que supusieron en 2009. Los contratos indefinidos realizados a este colectivo el año pasado han sumado 14.689, el 30,96 por ciento del total de Aragón.

Malas condiciones laborales

El informe de CC.OO.-Aragón alerta de las malas condiciones salariales de los jóvenes que están empleados y aporta datos del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España, que cifra en 10.687,51 euros anuales la cantidad media que ha cobrado una persona joven en nuestro país en el primer semestre de 2016, una bajada del 0,1 por ciento respecto a hace un año.

El secretario general de CC.OO.-Aragón, Manuel Pina, ha detallado que la media de la retribución de los jóvenes está “ligeramente” por encima del Salario Mínimo Interprofesional (SIM), lo que supone que muchos de ellos están por debajo, algo que ha achacado a las jornadas parciales involuntarias.

Igualmente, ha criticado el mal uso del contrato temporal, “que debería utilizarse solo cuando haya una necesidad temporal”, cuestiones que ha apostado que se aborden en la negociación colectiva.

En concreto, el estudio de CC.OO. refleja que la tasa de temporalidad para los jóvenes de 16 a 29 años, en 2016, en Aragón, ha sido del 51,3 por ciento y del 56,4 en España, frente al 41,2 y 44,3 de 2009, respectivamente.

Por otra parte, el estudio precisa que la población de entre 15 y 29 años que ni estudia, ni trabaja en Aragón es del 14,8 por ciento, si bien la media estatal es del 18,1, mientras que en la Unión Europea del 14,2.

Además, precisa que en 2016, la población aragonesa de entre 18 y 24 años que no había completado la segunda etapa de la ESO y no había seguido ningún estudio o formación era del 19,1 por ciento, siendo en el conjunto del Estado del 19 por ciento y en la Unión Europea del 10,7.

El estudio también aporta otro datos, como la reducción de la población joven hasta el 25,87 por ciento si se comparan los datos del padrón de 1 de enero de 2017 con el año 1998, periodo en el que la población total se ha incrementado el 10,49 por ciento.

Asimismo, indica que en 2017, la población joven aragonesa de entre 15 y 34 años que reside fuera de España es de 9.906 personas, un 75,7 por ciento más que hace siete años, frente al aumento total de residentes en el extrajeron del 56,47.

Emancipación más tardía

La falta de trabajo, la inestabilidad y la precariedad en el empleo hacen que el proyecto de independización de los jóvenes se retrase, situándose la tasa de emancipación para los jóvenes de 19 a 29 años en la Comunidad en el 18,9 por ciento en el primer semestre del año pasado, que implica una reducción del 20 por ciento sobre 2015.

El informe advierte también de que en Aragón los menores de 25 años situados por debajo del umbral de la pobreza suman 82.510 personas, el 28,29 por ciento de las que se sitúan por debajo de ese umbral, cifra que en España se eleva al 30,15 por ciento.

El secretario general de CC.OO.-Aragón, Manuel Pina, ha recalcado que los jóvenes han sido los primeros que han salido del mercado laboral durante la crisis y quienes en el inicio de la recuperación están sufriendo determinado tipo de contratación, que está influyendo en su dificultad en el acceso a la vivienda y en su emancipación.

Según ha apuntado, el hecho de que tengan contratos temporales y salarios bajos hace imposible que puedan acceder a una hipoteca para la compra de una vivienda e incluso complica mucho optar por el alquiler ante la subida de precios.

Al respecto, el responsable de Juventud del sindicato, Luis Quintana, ha expresado que la situación es “insostenible” ante la falta de recursos para acceder a la formación, al trabajo y para emanciparse lo que lleva a que este colectivo “sea cada vez más migrante”.

Pina ha apostillado que los recortes en educación se han convertido en “estructurales” y ha alertado de que “un país que no prioriza” este ámbito “tiene un problema”.

Igualmente, ha defendido la necesidad de incrementar los salarios en un momento en el que el Estado Español ha recuperado el PIB de 2008. Según ha detallado, la masa salarial ha perdido tres puntos, cifra en la que han incrementado los beneficios empresariales.

Cáritas alerta de que persiste la desigualdad

Responsables de Cáritas Zaragoza, durante la presentación del balance de 2016. Foto: Aragón Press

Cáritas Diocesana Zaragoza tuvo que prestar algo menos de ayudas en 2016, pero la ONG alerta de que las desigualdades y la precariedad persisten. “Sí que ha habido una mejora de los indicadores económicos, pero esto no se traduce en una reducción significativa de lo indicadores de pobreza y desigualdad social. Sigue habiendo parados de larga duración, sigue habiendo una situación precaria”, ha relatado el director de Cáritas en Zaragoza, Jaime Sanaú.

La entidad atendió durante el pasado año 2016 a un total de 4.015 familias, un 19% menos que en 2015. En total, 1.759 personas recibieron algún tipo de ayuda económica y, en ocasiones, también servicios de acompañamiento. “No solo es importante darles dinero, también hay que enseñarles dónde acudir a pedir ayudas, qué pueden solicitar o, simplemente, estar ahí”, ha explicado uno de los voluntarios de Las Fuentes, Carlos Palomero.

Así, durante 2016, Cáritas canalizó 10.220 ayudas directas a familias, que han ascendido a 1.290.455,01 euros. La organización sigue abogando por promover la protección de la dignidad e integridad de las personas, de la vivienda digna, de la salud universal, de la educación y el empleo. Es por eso que, entre sus acciones, destaca la inversión en la compra de medicinas para enfermedades crónicas, material escolar, becas de comedor, alquiler o electricidad, entre otras cosas. No obstante, donde más dinero se ha destinado es al apoyo directo a familias para necesidades básicas: 51,5 de cada 100 euros.

Perfil 

Los hogares unipersonales representaron el 38,5%. Asimismo, también se atendió a un alto volumen de parejas con hijos (29,5%) y hogares monoparentales (21,2%). En términos generales, el 44,9% de las familias tenían menores.

Cabe destacar que el 53,3% de los atendidos fueron nacidos en España; de las extranjeras, el 84,6% tenían permiso de residencia o trabajo.

Además, siete de cada diez familias ya habían sido atendidas durante años anteriores. “Se habla de recuperación, pero seguimos atendiendo a familias que recurren a Cáritas por primera vez”, ha indicado la secretaria general de la entidad, Cristina García.

Realidad social

Un ejemplo de esta realidad es la que ha relatado Carlos Palomero. “Vamos a sus casas y comprobamos sus necesidades. Ellos ven lógico pedir alimento, pero quizá no reparen en que necesitan una lavadora, por ejemplo”, ha explicado.

“Llega un momento que te conviertes en su familia, porque te has preocupado por ellos, porque les das la capacidad de ser autosuficientes”, ha añadido. Como Carlos, Cáritas cuenta con 1.104 voluntarios y 6.948 socios.

La entidad ha aprovechado la ocasión para pedir una mayor inversión para atender situaciones de necesidad y reformar las políticas sociales. “No podemos decir que estamos fuera de la crisis. Hay más de 200.000 personas en riesgo de pobreza, y 31.151 en pobreza severa”, ha comentado.

Aragón Press