precipitaciones

Caen tormentas por todo Aragón y en el Pirineo pueden ser muy fuertes

La tormenta de este miércoles llegando a Calanda. Foto: Juanma Bernad

El Gobierno de Aragón ha activado el Plan Territorial de Protección Civil de Aragón (Platear) en fase de alerta debido a las previsiones de que en toda la Comunidad se produzcan este miércoles y el jueves 8 y 9 de agosto lluvias y tormentas intensas.  Las previsiones apuntan a que las precipitaciones pueden ser muy fuertes en el Pirineo, donde hay alerta naranja.

El martes por la tarde ya se produjeron tormentas fuertes, algunas acompañadas de granizo, en amplias zonas del Pirineo oscense (en la foto superior de Daniel Yeste @danitonski, granizo caído en una tormenta en el Valle de Benasque, con La Maladeta al fondo).

Imagen del tornado que se ha formado en las cercanías de Alcañiz. Foto: Meteo Aragón

En la tarde del miércoles también han sido frecuentes las tormentas. En Zaragoza ha llovido unos minutos, en torno a las 20 horas, con escasa intensidad.

Pero en zonas como el Bajo Aragón han descargado fuertes tormentas, en algunos casos acompañadas de granizo, como puede observarse en el vídeo de más abajo que muestra la tormenta en la localidad de Castelserás. El granizo ha causado daños en la agricultura, sobre todo en el melocotón de Calanda.

Además, en las inmediaciones de Alcañiz se ha producido un tornado que ha cruzado parte de la comarca del Bajo Aragón, hacia Urrea de Gaén..

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha emitido aviso de nivel amarillo por lluvias y tormentas a partir de las 14.00 horas, aunque el mayor riesgo comenzará la próxima madrugada en el Pirineo oscense, donde se ha elevado el aviso al nivel naranja desde las 00.00 horas.

El nivel naranja significa que se esperan tormentas muy organizadas y generalizadas y, además, es posible que se puedan registrar lluvias localmente muy fuertes, vientos localmente muy fuertes, granizo superior a 2 cm, rayos y posibles inundaciones.

En concreto, en la zona pirenaica se esperan entre 30 y 40 litros en una hora y 80 litros en 24 horas.

Fuertes precipitaciones en el norte el jueves

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) anuncia para este jueves chubascos y tormentas fuertes en la mitad norte e incluso muy fuertes en el Pirineo durante la primera mitad del día en el tercio norte cielo nuboso o cubierto con lluvias y chubascos generalizados, que pueden ser fuertes o muy fuertes en el Pirineo de Huesca.

A partir de la tarde, se abrirán claros en el tercio norte. En el resto poco nuboso sin descartar alguna nube de evolución con algún chubasco aislado en la Ibérica occidental.

Temperaturas en descenso, más acusado en las máximas del cuadrante noroeste. Oscilarán entre 27 y 16 grados en Huesca, entre 33 y 14 en Teruel y entre 28 y 17 en Zaragoza.

Viento flojo a moderado de sur, sureste y este de madrugada, tendiendo a noroeste moderado en el Valle del Ebro, y flojo en el resto.

Previsiones para próximos días

El viernes 10 de agosto se prevé cielo poco nuboso con intervalos matinales de nubes bajas y nubosidad de evolución diurna en el Pirineo e Ibérica, donde serán probables chubascos dispersos.

Temperaturas mínimas en descenso; máximas en descenso en el sur de Huesca y Teruel y sin cambios o en ascenso en el resto. Viento del noroeste flojo, con intervalos de moderado en el valle del Ebro al principio tendiendo a variable flojo.

El sábado, 11 de agosto habrá predominio de cielo poco nuboso, con intervalos de nubes bajas matinales y nubes de evolución diurna en zonas de montaña. Chubascos con tormenta por la tarde en la Ibérica este de Teruel que serán probables también en el Pirineo.

Temperaturas en ascenso. Viento variable flojo tendiendo a sureste flojo con intervalos de moderado.

El domingo, 12 de agosto el cielo estará poco nuboso con intervalos de nubes altas y nubes de evolución diurna generalizados con probables chubascos y tormentas.

Temperaturas en ascenso, especialmente las mínimas. Viento variable flojo.

Avisos a ayuntamientos, comarcas y campamentos

Respecto a la activación del Platear en fase de alerta, se identifica con la existencia de informaciones procedentes de servicios de previsión y alerta o de los servicios ordinarios de intervención que, por evolución desfavorable, pudieran generar una emergencia en la que haya que aplicar medidas de protección civil.

Protección Civil ha alertado a todos los alcaldes, presidentes de comarcas, cuerpos operativos y directores de las acampadas activas en el territorio aragonés que pueden verse afectados por este episodio para que extremen las precauciones.

Y se ha enviado a los municipios una serie de consejos básicos de autoprotección, entre ellos mantenerse informados a través de los medios de comunicación de las predicciones meteorológicas y del estado de la situación, permanecer en casa, revisar la vivienda y limpiar las bajantes y canalizaciones, mantenerse alejado de alambradas, verjas y objetos metálicos, evitar el uso de bicicletas y motos, cerrar las ventanas para evitar corrientes de aire que puedan atraer rayos, o desconectar los aparatos eléctricos para evitar que sean dañados por subidas de tensión.

En el caso de estar en el exterior, se recomienda evitar permanecer en lo alto de las colinas, no se refugiarse bajo árboles y alejarse de las zonas bajas de laderas y, si empieza a llover de forma torrencial, pensar que pueden producirse inundaciones y se tomen medidas.

El Ebro sigue creciendo y las precipitaciones van a continuar

El caudal del río Ebro presenta una tendencia ascendente este miércoles y se esperan precipitaciones en la zona norte de la cuenca, entre el País Vasco y Aragón. Las crecidas son generalizadas, ha informado la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

En una nota de prensa, el organismo de cuenca ha informado de que, con las precipitaciones registradas la pasada madrugada, se han producido incrementos de caudal en los ríos de la cuenca.

Según los datos del Servicio Automático de Información Hidrológica (SAIH), a las 15.00 horas el Ebro llevaba un caudal de 1.115,36 metros cúbicos por segundo a su paso por la ciudad de Zaragoza y una altura de 3,49 metros, con 1.375 metros cúbicos por segundo y 6,05 metros de altura en la estación de aforos de Castejón (Navarra), con tendencia ascendente.

El eje del Ebro presenta ya tendencia ascendente y a la espera de las precipitaciones de esta tarde en Navarra para poder precisar los caudales esperados (en la foto superior de Europa Press, el Ebro a su paso por el puente de Pîedra en la mañana de este miércoles 11 de abril).

Nuevos repuntes

El episodio va a superar claramente los caudales de estos días, llegando a caudales máximos para Castejón a partir de la tarde-noche del jueves y que se concretarán en magnitud cuando se cuantifique la aportación real de los afluentes de cabecera. Otras cuencas con repuntes también destacados han sido las del Vero y Sotón en Huesca.

Las previsiones indican que podrían registrase precipitaciones entre los 50 y 100 litros por metro cuadrado en la zona norte de la cuenca entre el País Vasco y Aragón, lo que conllevará nuevos repuntes.

Desde la CHE se ha indicado que habrá que prestar atención a la evolución de los caudales y a las actualizaciones de la predicción dado el alto grado de incertidumbre sobre la distribución espacial de este fenómeno y su cantidad real final.

Estas precipitaciones podrían afectar principalmente a las cuencas del Zadorra, en el País Vasco, ríos de la zona navarra de la cuenca (Ega, Arga y Aragón) y en la cuenca de los Arbas y la cuenca Baja del Cinca.

Riada en Ejea y crecida del Gállego

En el Arba de Biel y en el Barranco de la Barluenga se han alcanzado caudales extraordinarios. Por el momento se ha registrado una primera punta en estos ríos que se espera llegue a Ejea en torno al mediodía, con un nivel y caudal similares o algo superiores a los registrados en octubre de 2012, con 5,78 metros de altura y 130 metros cúbicos de caudal por segundo. La situación podría repuntar ya que puede volver a llover fuerte esta tarde en la cuenca de los Arbas.

Las precipitaciones en los tramos medio y bajo del Gállego están dando lugar a una crecida cercana a la máxima crecida ordinaria, que es muy probable que al final del día alcance el tramo Zuera-Zaragoza.

Embalses

Desde antes del episodio de crecida que se ha vivido esta semana en el eje del Ebro y que es producto de las lluvias del pasado fin de semana principalmente en las cuencas de la zona navarra, algunos pantanos han realizado maniobras de desembalse que han permitido después gestionar el volumen de resguardo para laminar parte de la crecida.

Especialmente relevante es el papel de Itoiz y Yesa (cuencas del Irati y Aragón) que también en este episodio van a optimizar su gestión disminuyendo sus aportaciones para evitar la confluencia de los máximos caudales con el Arga y los procedentes de la cabecera del Ebro.

También el sistema de Ullíbarri y Urrúnaga, en el río Zadorra, ha laminado caudales aportados tras las lluvias de esta madrugada y el sistema de Mequinenza-Ribarroja-Flix en el bajo Ebro está realizando una maniobra de desembalse en continuo que evita que los caudales máximos de los episodios en el eje del Ebro se trasladen aguas abajo.

La Semana Santa empezará con frío y algunas precipitaciones

La Semana Santa comenzará con temperaturas más estabilizadas, además de con precipitaciones abundantes. Así lo ha asegurado el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Aragón, Rafael Requena, quien cree que “a mediados de Semana Santa podrían volver las lluvias y alguna que otra borrasca, aunque confía en acabarla con mejores temperaturas”, algo que dice, “todavía no se puede confirmar”. En Zaragoza, desde este martes y hasta el fin de semana persistirá el cierzo, dejando una sensación térmica de frío y las precipitaciones volverán el viernes con una mayor intensidad hasta el domingo.

El balance del año agrícola en Aragón deja un trimestre con un comportamiento térmico que ha estado por debajo de lo normal, en concreto tres décimas menos que el año pasado.

Las precipitaciones si que han sido abundantes en el norte del país, con una especial incidencia en Huesca, dejando un sur de Aragón más seco de lo normal. Ha sido diciembre, con un mes árido y seco, durante el que más han sufrido las cosechas, con lluvias muy débiles, que pudieron recuperarse con un enero y febrero muy húmedos.

Frío y lluvia

Diciembre ha registrado un comportamiento muy frío, incidiendo especialmente con un promedio de -0,9 grados en Zaragoza, -1 grados en Huesca y -0,3 grados en Teruel. Sin embargo, enero ha sido un mes inusualmente cálido y húmedo, con temperaturas muy altas en Zaragoza (con un promedio de 8,7 grados) y algo más bajas en Huesca y Teruel (con un promedio de 6,8 y 5,6 respectivamente).

El mes de febrero ha vuelto a ser muy frío y húmedo, dejando temperaturas mínimas que han oscilado entre los -1,5 grados en Zaragoza o los -1,9 en Teruel. Huesca llegó a registrar mínimas de -2,1 grados.

Además, las nevadas han sido persistentes en prácticamente todos los puntos de Aragón, con un porcentaje de precipitación de un 182%, lloviendo de forma abundante sobre todo en Huesca y la zona de los Pirineos.

Por el momento, la tendencia de este marzo, abril y mayo, según Rafael Requena,es que ” registremos temperaturas más elevadas”, mientras que la posibilidad de precipitaciones continuará estable, con un 33% en casi todo Aragón.

Vuelve la nieve por todo Aragón con alerta naranja en el Pirineo, donde pueden caer 20 centímetros

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha elevado a nivel naranja el riesgo importante de nevadas durante toda la jornada del miércoles en el Pirineo y en la zona centro de la provincia de Huesca, y ha activado la amarilla por nieve en la zona sur del territorio altoaragonés.

El organismo meteorológico en su página ha activado también la alerta naranja por nevadas en la comarca de las Cinco Villas, con espesores previstos de hasta 5 centímetros en todas las cotas entre las 00.00 y las 18.00 horas del miércoles.

En el Pirineo, la alerta naranja de nieves permanecerá activa durante toda la jornada del miércoles, con una previsión de espesores de 20 centímetros en todas las cotas, así como la de vientos fuertes, con rachas de hasta 80 kilómetros a la hora.

En la zona centro de la provincia, la alerta también estará activa toda la jornada del miércoles, con espesores previstos de hasta 5 centímetros en todas las cotas.

La parte sur de la provincia oscense estará bajo una situación de alerta amarilla por nevadas que podrían acumular hasta 2 centímetros de espesor en cualquier cota.

Las comarcas turolenses de Albarracín y Jiloca y de Gúdar Maestrazgo también estarán afectadas entre las 00.00 y las 12.00 del miércoles por la alerta amarilla de nevadas, con espesores previstos de hasta 5 centímetros.

Intenso frío

Por este motivo, ante la distribución generalizada de las nevadas en toda la provincia, desde la Subdelegación del Gobierno en Huesca se ha recomendado permanecer atento a las informaciones oficiales transmitidas a través de las emisoras de radio y de otros medios, y seguir las indicaciones dadas.

Además, Aemet mantiene sus previsiones para las jornadas de lunes y martes de alertas amarillas de riesgo por nevadas y frío intenso en el Pirineo aragonés.

Estas nevadas se prolongarán desde las 18.00 horas del martes hasta las 06.00 de la jornada siguiente, con espesores acumulados en veinticuatro horas de hasta 5 centímetros a partir de los 800 metros de altitud.

La alerta amarilla por frío en el Pirineo aragonés, con temperaturas mínimas de hasta -6 grados se extenderá desde el inicio de la madrugada del martes hasta las 06.00 horas de la misma jornada.

La Aemet también ha activado la alerta amarilla por riesgo de nevadas en la comarca turolense de Gúdar y Maestrazgo, desde las 00.00 horas de mañana hasta la finalización de la jornada y con espesores acumulados de hasta 5 centímetros por encima de los 800 metros.

Además, se ha activado la alerta amarilla por temperaturas mínimas de hasta -4 grados en la comarca zaragozana de las Cinco Villas a lo largo de toda la jornada del martes.

El trimestre marzo-abril-mayo de 2017, el más cálido desde 1961

 

  • Las temperaturas más altas del año se han adelantado más de un mes y medio, según señala Aemet en Aragón
  • Además, el verano llega con calor y en los próximos días volverán a subir las temperaturas, con más de 39 grados

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha presentado este miércoles un balance sobre el comportamiento climatológico de los últimos meses. El delegado territorial de Aemet en Aragón, Rafael Requena, ha manifestado que es “normal” que en verano se den “las temperaturas más altas”, pero este año se han adelantado “más de un mes y medio”. Aemet ha hecho referencia en su informe al trimestre marzo-abril-mayo como “el más cálido en Zaragoza en el mismo periodo desde 1961”.

Mayo ha sido un mes “extremadamente cálido”, según el informe de AEMET, presentado 2,3 grados de anomalía positiva en Aragón, con respecto a los valores de referencia. La localidad que ha mostrado una mayor anomalía ha sido Santa Eulalia de Gállego, con 3,6 grados por encima de los valores de referencia.

Requena ha explicado que, a partir del 10 de junio, las temperaturas han superado “los treinta grados” y “hemos llegado a los cuarenta”. El delegado ha añadido que Teruel “ha igualado la máxima histórica de junio”, que estaba en 38 grados y ha apuntado al 14 de junio como “el día más caluroso hasta el momento” en todo Aragón.

En cuanto a las predicciones para los próximos días, se espera un repunte de las temperaturas este miércoles y este jueves, alcanzando el aviso naranja con termómetros que superarán los 39 grados. Requena ha comentado que, a partir del lunes 26 de junio, se espera que se suavicen las temperaturas, debido a “una vaguada atlántica” que “liberará la masa de aire cálido”.

Previsiones de más calor para estos días

Precipitaciones bajo mínimos

El delegado ha asegurado que abril y mayo suelen ser “los meses con mayores precipitaciones”, pero este año abril ha sido “muy seco” y mayo, “seco”.

En cuanto a junio, el día 4 ha sido la jornada en la que se registró el mayor episodio de precipitaciones y, en Zaragoza y Huesca, ha llovido el 7 y 8 de junio, por lo que las precipitaciones “ya se encuentran por encima” de los valores registrados en el periodo 1981-2010. Requena ha afirmado que “aunque no llueva más” ambas capitales se seguirían encontrando “por encima de sus valores normales”.

Sin embargo, la situación en Teruel es muy diferente ya que solo se registraron precipitaciones el 4 de junio. El delegado ha declarado que, “si no llueve en Teruel”, las precipitaciones de junio estarán por debajo de los valores del periodo 1981-2010.

Trimestre muy cálido

Aemet ha hecho referencia en su informe al trimestre marzo-abril-mayo como “el más cálido en Zaragoza en el mismo periodo desde 1961”, año desde el que dispone datos. También ha sido el trimestre más caluroso en Teruel, donde se disponen datos desde 1981, mientras que en Huesca ha sido el cuarto más cálido desde 1961.

El comportamiento climático en Aragón ha coincidido con el del resto del Estado español y ha presentado una anomalía positiva de 1,7 grados con respecto a los valores de referencia. Requena ha señalado que “no hay ni una zona de Aragón con anomalía negativa”.

El trimestre ha sido seco en términos generales. Marzo ha sido muy húmedo, abril muy seco y mayo seco. No obstante, el porcentaje final de precipitaciones ha sido del 83 por ciento con respecto a su valor habitual, es decir, que se encuentra por debajo de las precipitaciones de referencia, y presenta un déficit promedio de 28 milímetros para toda la comunidad autónoma.

Requena ha concluido que la primavera de 2017 ha sido “seca” pero se encuentra “dentro de las diez primaveras más secas”, por lo que no es “muy representativo”.

Para el trimestre junio, julio y agosto, el delegado de Aemet en Aragón ha manifestado que existe un “50 por ciento de probabilidades” de que las temperaturas “sean superiores a la media” y, en lo que se refiere a precipitaciones, no existe una tendencia clara por el momento.