predicciones

La lluvia será protagonista de la Semana Santa en Aragón

Cumpliéndose con titánica rigurosidad el refrán: en abril, aguas mil. Agradecidos estarán los campos de los chubascos que están por venir. No tanto los aragoneses. Nada alentador va a ser el tiempo en la Semana Santa de este año, porque los cielos de todas las provincias aragonesas llorarán prácticamente todos los días. Dependiendo de la hora y el lugar, quizá alguna afortunada procesión pueda salvarse de recorrer las calles sin pasarse por agua durante el Sábado Santo.

De hecho, para empezar las festividades, la Agencia Estatal de Meteorología ha activado el aviso amarillo por lluvias en la Ibérica zaragozana, Albarracín y Jiloca y el Gúdar y Maestrazgo. En estas zonas se prevé que caigan unos 40 litros/metro cuadrado entre las 12.00 horas del jueves y las 0.00 horas del viernes.

En Huesca, Jueves, Viernes y Sábado Santo y Domingo de Resurrección se verán envueltos de ambientes de tormenta, lluvia y temperaturas propias del mes de abril. Todas ellas oscilarán entre los 9 grados de mínima y los 24 de máxima. Aunque esta última tan solo se dará el sábado.

En Zaragoza, meteorología similar. De jueves a domingo se esperan chubascos de carácter moderado e intervalos nubosos casi ininterrumpidos. La única jornada más apacible será la del sábado, hasta el punto de que el claroscuro de los cielos pueda terminar abriéndose al sol. Las temperaturas oscilarán entre los 12 de mínima y los 24 de máxima.

En Teruel, las temperaturas serán más bajas, llegando incluso a los 7 de mínima. Las lluvias seguirán siendo las protagonistas de la Semana Santa turolense, y los pueblos de la Ruta del Tambor y el Bombo se verán obligados a soportar jornadas casi completas de tormentas. Y esto es solo el principio, porque la mala fortuna meteorológica alcanzará también al puente de San Jorge.

El Ebro sigue creciendo y las precipitaciones van a continuar

El caudal del río Ebro presenta una tendencia ascendente este miércoles y se esperan precipitaciones en la zona norte de la cuenca, entre el País Vasco y Aragón. Las crecidas son generalizadas, ha informado la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

En una nota de prensa, el organismo de cuenca ha informado de que, con las precipitaciones registradas la pasada madrugada, se han producido incrementos de caudal en los ríos de la cuenca.

Según los datos del Servicio Automático de Información Hidrológica (SAIH), a las 15.00 horas el Ebro llevaba un caudal de 1.115,36 metros cúbicos por segundo a su paso por la ciudad de Zaragoza y una altura de 3,49 metros, con 1.375 metros cúbicos por segundo y 6,05 metros de altura en la estación de aforos de Castejón (Navarra), con tendencia ascendente.

El eje del Ebro presenta ya tendencia ascendente y a la espera de las precipitaciones de esta tarde en Navarra para poder precisar los caudales esperados (en la foto superior de Europa Press, el Ebro a su paso por el puente de Pîedra en la mañana de este miércoles 11 de abril).

Nuevos repuntes

El episodio va a superar claramente los caudales de estos días, llegando a caudales máximos para Castejón a partir de la tarde-noche del jueves y que se concretarán en magnitud cuando se cuantifique la aportación real de los afluentes de cabecera. Otras cuencas con repuntes también destacados han sido las del Vero y Sotón en Huesca.

Las previsiones indican que podrían registrase precipitaciones entre los 50 y 100 litros por metro cuadrado en la zona norte de la cuenca entre el País Vasco y Aragón, lo que conllevará nuevos repuntes.

Desde la CHE se ha indicado que habrá que prestar atención a la evolución de los caudales y a las actualizaciones de la predicción dado el alto grado de incertidumbre sobre la distribución espacial de este fenómeno y su cantidad real final.

Estas precipitaciones podrían afectar principalmente a las cuencas del Zadorra, en el País Vasco, ríos de la zona navarra de la cuenca (Ega, Arga y Aragón) y en la cuenca de los Arbas y la cuenca Baja del Cinca.

Riada en Ejea y crecida del Gállego

En el Arba de Biel y en el Barranco de la Barluenga se han alcanzado caudales extraordinarios. Por el momento se ha registrado una primera punta en estos ríos que se espera llegue a Ejea en torno al mediodía, con un nivel y caudal similares o algo superiores a los registrados en octubre de 2012, con 5,78 metros de altura y 130 metros cúbicos de caudal por segundo. La situación podría repuntar ya que puede volver a llover fuerte esta tarde en la cuenca de los Arbas.

Las precipitaciones en los tramos medio y bajo del Gállego están dando lugar a una crecida cercana a la máxima crecida ordinaria, que es muy probable que al final del día alcance el tramo Zuera-Zaragoza.

Embalses

Desde antes del episodio de crecida que se ha vivido esta semana en el eje del Ebro y que es producto de las lluvias del pasado fin de semana principalmente en las cuencas de la zona navarra, algunos pantanos han realizado maniobras de desembalse que han permitido después gestionar el volumen de resguardo para laminar parte de la crecida.

Especialmente relevante es el papel de Itoiz y Yesa (cuencas del Irati y Aragón) que también en este episodio van a optimizar su gestión disminuyendo sus aportaciones para evitar la confluencia de los máximos caudales con el Arga y los procedentes de la cabecera del Ebro.

También el sistema de Ullíbarri y Urrúnaga, en el río Zadorra, ha laminado caudales aportados tras las lluvias de esta madrugada y el sistema de Mequinenza-Ribarroja-Flix en el bajo Ebro está realizando una maniobra de desembalse en continuo que evita que los caudales máximos de los episodios en el eje del Ebro se trasladen aguas abajo.

La Semana Santa empezará con frío y algunas precipitaciones

La Semana Santa comenzará con temperaturas más estabilizadas, además de con precipitaciones abundantes. Así lo ha asegurado el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Aragón, Rafael Requena, quien cree que “a mediados de Semana Santa podrían volver las lluvias y alguna que otra borrasca, aunque confía en acabarla con mejores temperaturas”, algo que dice, “todavía no se puede confirmar”. En Zaragoza, desde este martes y hasta el fin de semana persistirá el cierzo, dejando una sensación térmica de frío y las precipitaciones volverán el viernes con una mayor intensidad hasta el domingo.

El balance del año agrícola en Aragón deja un trimestre con un comportamiento térmico que ha estado por debajo de lo normal, en concreto tres décimas menos que el año pasado.

Las precipitaciones si que han sido abundantes en el norte del país, con una especial incidencia en Huesca, dejando un sur de Aragón más seco de lo normal. Ha sido diciembre, con un mes árido y seco, durante el que más han sufrido las cosechas, con lluvias muy débiles, que pudieron recuperarse con un enero y febrero muy húmedos.

Frío y lluvia

Diciembre ha registrado un comportamiento muy frío, incidiendo especialmente con un promedio de -0,9 grados en Zaragoza, -1 grados en Huesca y -0,3 grados en Teruel. Sin embargo, enero ha sido un mes inusualmente cálido y húmedo, con temperaturas muy altas en Zaragoza (con un promedio de 8,7 grados) y algo más bajas en Huesca y Teruel (con un promedio de 6,8 y 5,6 respectivamente).

El mes de febrero ha vuelto a ser muy frío y húmedo, dejando temperaturas mínimas que han oscilado entre los -1,5 grados en Zaragoza o los -1,9 en Teruel. Huesca llegó a registrar mínimas de -2,1 grados.

Además, las nevadas han sido persistentes en prácticamente todos los puntos de Aragón, con un porcentaje de precipitación de un 182%, lloviendo de forma abundante sobre todo en Huesca y la zona de los Pirineos.

Por el momento, la tendencia de este marzo, abril y mayo, según Rafael Requena,es que ” registremos temperaturas más elevadas”, mientras que la posibilidad de precipitaciones continuará estable, con un 33% en casi todo Aragón.

Nieve, viento y frío reciben a la primavera en Aragón

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado la alerta amarilla por nevadas para este lunes en las tres provincias aragonesas. La nieve será relevada por el viento el martes, día en que llega la primavera. La semana se inicia con frío y bajas temperaturas en Aragón.

Según informa la Aemet en su página web, desde las 6.00 horas del lunes y hasta el final de la jornada se podrán acumular espesores de hasta 5 centímetros por encima de los 800-1.000 metros en el Pirineo.

Estos mismos espesores se podrán alcanzar en la Ibérica zaragozana y en Albarracín y Jiloca, Gúdar y Maestrazgo, también por encima de los 800-1.000 metros a partir del mediodía.

Hasta 4 centímetros de espesor podrá dejar la nieve en las Cinco Villas por encima de los 600-800 metros a partir de las 6.00 horas y 2 en centro de la provincia de Huesca desde las 9.00 horas.

La nieve dejará paso al viento el martes en la comunidad, donde estará activado el aviso amarillo por rachas que podrán alcanzar los 80 kilómetros por hora en todo el territorio y que será naranja en el Pirineo desde el mediodía porque podrán llegar a los 100 kilómetros por hora.

Este martes el cierzo soplará como no lo ha hecho en todo el invierno

Vientos fuertes

Además en el Pirineo se mantendrá el aviso amarillo por nevadas que podrán acumular mayores espesores, hasta 8 centímetros, principalmente en la divisoria y en cualquier cota, durante todo el día.

En el resto de la provincia de Huesca los vientos podrán llegar a los 80 kilómetros por hora entre las 6.00 y las 18.00 horas y en las provincias de Zaragoza y Teruel entre las 6.00 y la medianoche.

Este martes, 20 de marzo, tendrá lugar el equinoccio de primavera que, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, dará entrada a la nueva estación a las 17.15 horas. Pero el invierno no da tregua a la llegada de la primavera en Aragón

Como consecuencia de la nieve y el viento, habrá heladas y un descenso de las temperaturas en todo el país.

Sobre todo se notará en las máximas, que alcanzarán los 15 grados en Zaragoza y en la provincia oscense, y los 14 grados en Alcañiz. Aunque cuando más se notará el frío será a últimas horas de la noche con mínimas de hasta -2 y -3 grados en distintos puntos de Aragón.