presupuesto

El Gobierno local PP-Cs descarta continuar con los estudios de la línea 2 del tranvía por ser “inviable”

La vicealcaldesa y consejera municipal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández, ha considerado, sobre la línea 2 del tranvía que cubriría el trazado este-oeste de la ciudad, que “si no se pueda afrontar la obra, no tiene ningún sentido seguir gastando dinero en estudios de viabilidad porque no la tiene”.

Sara Fernández ha recordado que los dos partidos del equipo de gobierno PP-Ciudadanos ya habían alertado de que se gastaba el dinero del Ayuntamiento de “forma innecesaria en el estudio de viabilidad porque es inviable dada la situación económica de la ciudad”.

Al respecto, ha apuntado que este mes de agosto se han conocido varias sentencias judiciales condenatorias al Ayuntamiento de Zaragoza sobre las contratas municipales que agravan la situación económica.

“Hemos descubierto que la situación económica es aún es peor de la esperada y deja a las arcas municipal de tal forma que hace inviable la línea 2 del tranvía”.

Reorganizar el bus urbano

En declaraciones a los medios de comunicación, Sara Fernández ha apuntado que se analizarán los estudios realizados hasta la fecha y “si un día se retoma, ya hay unos estudios previos”.

La vicealcaldesa se ha decantado por “reforzar” la comunicación entre el este y el oeste de la ciudad “con otro medio de transporte de alta capacidad diferente al tranvía y que requiera menos inversión económica. Algo a lo que se pueda hacer frente”.

A su parecer, la reorganización de las líneas de autobús es un “compromiso de este gobierno”, al argumentar que “no se hizo bien” en su momento, desde que se construyó la línea 1 del tranvía.

“Esa es una asignatura pendiente que se llevará a cabo porque la reorganización de las líneas de autobús se reivindica por ambos partidos desde hace años y habrá otras opciones, como el ‘tranbús’ u otro medio de transporte de alta capacidad”.

El Mercado Central abrirá en noviembre con 2,7 millones de ahorro en el presupuesto de obra

El Mercado Central de Zaragoza abrirá al público a finales de noviembre y estará a pleno rendimiento para la campaña de Navidad, una vez que finalicen en septiembre las obras de rehabilitación de este edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC), situado en el casco histórico de la ciudad. La rehabilitación costará finalmente 12,8 millones, con un sensible ahorro respecto a los 15,5 millones inicialmente previstos.

El resultado será un nuevo espacio donde el comercio de proximidad convivirá con cuatro nuevas zonas de restauración situadas en la rotonda de las entradas laterales de la nave del mercado.

Por ahora, se ha ejecutado un 87 % de las obras, por lo que está previsto que todos los trabajos finalicen en septiembre, si bien la apertura no será en octubre, para las Fiestas del Pilar, como se indicó en un principio. “Era muy difícil llegar a ese plazo”, ha reconocido el arquitecto municipal, José Antonio Aranaz.

A partir de ahí, comenzará un proceso para acomodar a los detallistas en el interior con el objetivo de que el Mercado Central abra sus puertas a finales de noviembre. En total, son 79 puestos, de los cuales nueve están todavía sin adjudicar.

El mejor proyecto del gobierno anterior

El consejero de Urbanismo y Equipamientos del Consistorio, Víctor Serrano, quien ha visitado junto a los arquitectos y técnicos municipales las obras, ha asegurado que se sacará a licitación un nuevo concurso para adjudicar los puestos que actualmente quedan libres.

Serrano ha confiado en que la apertura del edificio anime a otros comerciantes a sumarse a este proyecto, que ha sido, a su juicio, el “mejor” de todos los promovidos por Zaragoza en Común (ZeC) en el anterior mandato.

“Lo quiero subrayar, ha sido el mejor proyecto del Gobierno anterior y, en ese sentido, hay que ser generosos; cuando las cosas se hacen bien hay que reconocerlas”, ha manifestado.

En la recta final de las obras, los trabajos se centran en el cerramiento de vidrio en las zonas de las puertas de acceso y en la colocación de las puertas automáticas y ascensores acristalados.

También se han iniciado las terminaciones de obra de los diferentes puestos y las instalaciones de climatización, redes de comunicaciones y de control y seguridad.

Por debajo del presupuesto previsto

La rehabilitación del mercado central supondrá finalmente una inversión de 12,8 millones de euros, por lo que se sitúa por debajo del presupuesto inicial, que alcanzaba los 15,5 millones de euros, ha puntualizado Aranaz.

El arquitecto municipal ha detallado que la mayor dificultad con la que se han encontrado en el transcurso de las obras ha sido el estado de conservación en el que se encontraba el forjado del suelo, lo que les que llevó a cambiarlo completamente cuando en el proyecto inicial sólo estaban previstos algunos retoques.

“Eso, además de un buen susto, nos obligó a rehacer todo el forjado, pero finalmente ha sido más rápido y más seguro, y ha estabilizado el edificio”, ha aclarado.

Al mismo tiempo, en el exterior del mercado, se está llevando a cabo la urbanización del entorno a cota cero para dar prioridad al peatón. “El peatón dominará el espacio”, ha señalado Aranaz, quien ha aclarado que habrá un horario limitado para el paso de vehículos de carga y descarga.

Por otro lado, en cuanto al mercado provisional que se ubicó junto al Mercado Central, el Ayuntamiento de Zaragoza no ha decidido todavía su nueva ubicación. Esta estructura fue diseñada para que pudiera trasladarse fácilmente a otros puntos de la ciudad.

La Intervención hará la auditoría de las cuentas municipales, que estará lista en septiembre

La Intervención municipal realizará “un exhaustivo informe sobre la situación económico financiera del Ayuntamiento de Zaragoza” en el año 2018. La decisión ha sido adoptada este miércoles 26 de junio por el equipo de gobierno PP-Cs en su primera reunión tras la toma de poder. La portavoz gubernamental, María Navarro (PP) ha informado de que se planteará a los restantes grupos municipales que respalden esta iniciativa, “que nos gustaría sacar por unanimidad”. El gobierno municipal espera disponer de la radiografía de las cuentas del pasado año en el mes de septiembre.

Navarro ha subrayado que con la auditoría se pretende obtener información precisa sobre “el endeudamiento, las sentencias judiciales pendientes de pago, las deudas con otras administraciones, las facturas pendientes con los proveedores, la situación del personal municipal o cuestiones relacionadas con la contratación pública” (en la imagen superior, el anterior alcalde, Pedro Santisteve, traspasa documentación relacionada con el estado de las cuentas del Ayuntamiento a los nuevos mandatarios municipales).

Con los datos extraídos de la auditoría sobre 2018, el gobierno municipal pretende iniciar la elaboración del presupuesto municipal para 2020, puesto que para este año descarta elaborar un plan financiero, “que cuando tuviéramos listo apenas daría tiempo a aplicar”, ha precisado Navarro.

Hasta la finalización del ejercicio, el Ayuntamiento seguirá funcionando con el presupuesto prorrogado de 2018, aunque es probable que tenga que aplicarse alguna modificación de crédito más, puesto que según ha explicado la portavoz del gobierno municipal “hay servicios como transporte, limpieza o recogida de basuras que están infradotados”.

El gobierno municipal también ha acordado este martes el nombramiento de la mayor parte de los nuevos coordinadores de área municipales, casi todos ellos funcionarios del propio Ayuntamiento.

Sara Fernández avanza que las Fiestas del Pilar tendrán pocos cambios por la premura de fechas

La vicealcaldesa y consejera municipal de Cultura y Proyección Exterior del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández (Cs), ha avanzado que las Fiestas del Pilar tendrán menos cambios de los esperados para 2020 dada la premura de fechas, ya que solo restan tres meses para su celebración, que será del 5 al 13 de octubre. Sara Fernández ha apostado por “ser realistas” y que las fiestas salgan adelante, al tiempo que ha informado de que va a analizar la situación de los contratos en licitación para “sacar lo más urgente”.

En declaraciones a los medios de comunicación, Sara Fernández ha informado de que tiene que estudiar la situación económica porque la sociedad municipal Zaragoza Cultura, que se encarga de los gastos de las fiestas del Pilar, “cerró con un déficit de 741.000 euros y hay 338.000 euros de gasto del 2018 que se han pasado al presupuesto de 2019” –que no se llegó a aprobar–.

“Vamos a ser muy cautelosos porque no podemos consentir que la sociedad municipal entre en causa de disolución”.

Proyectos con buenos resultados

“Queremos que la cultura sea democrática y accesible para todos, pero sin sectarismos, no se pueden utilizar, y somos conscientes de que gobernamos para toda la ciudad y hay que tener una oferta cultural suficientemente variada”.

La vicealcaldesa ha explicado que desde el área de Cultura se analiza todo lo que se ha realizado en el anterior mandato para asegurar que lo que tenga buenos resultados se mantendrá. “Hay mucho que ha hecho bien y estamos orgullosos, pero nos centramos más en las fiestas del Pilar por la premura de tiempo, ya que no se pueden saltar las licitaciones y contratos”.

Sara Fernández ha realizado estas declaraciones antes de participar en el II Encuentro Internacional de gestores culturales del proyecto Adeste+, que ha tenido lugar en el Museo Pablo Gargallo de Zaragoza.

El presupuesto del servicio de ayuda a domicilio aumenta un 34% hasta llegar a casi 20 millones

El Gobierno de Zaragoza aprobará inicialmente este viernes la licitación del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) por un presupuesto anual de 19.871.449 euros, un 34,46 % más que la anterior licitación, lo que fijará el precio/hora del servicio en 19,93 euros, un 14,5 % más sobre el precio actual.

Estos pliegos suponen una importante apuesta presupuestaria por parte del gobierno de Zaragoza en Común, han informado fuentes municipales, que añaden que se refleja en el incremento de 4,2 millones de euros a lo largo de esta legislatura para las prestaciones domiciliarias (SAD y Teleasistencia) y el incremento de atención en las mismas en 3.223 personas.

Por su cuantía esta licitación es la mayor del Área de Derechos Sociales y una de las más elevadas del Ayuntamiento de Zaragoza.

Consultas

La consejera de Derechos Sociales, Luisa Broto, ha recalcado este jueves la importancia del SAD para su Gobierno, sobre todo en un momento en que el debate sobre cómo mejorar la atención del creciente número las personas mayores solas está encima de la mesa y el aumento de la expectativa de vida exige como sociedad “la búsqueda de respuestas a las situaciones de falta de autonomía y dependencia”.

Para elaborar estos pliegos el Ayuntamiento realizó por primera vez una Consulta Preliminar de Mercado con empresas del sector y una Consulta a Entidades Ciudadanas (en la imagen superior de zaragoza.es, la vicealcaldesa Luisa Broto, segunda por la derecha, preside un encuentro con entidades sociales) cuyas propuestas se tuvieron en cuenta y que han permitido incorporar mejoras como la unificación de la lista de espera a nivel ciudad, el aumento del número de visitas de seguimiento o la realización de limpiezas extraordinarias.

También préstamos de apoyos técnicos (camas articuladas, grúas, sillas de ruedas, alzadores, colchones antiescaras…), la realización de reparaciones en el hogar o la prestación de servicios de podología y peluquería, y mejoras también para las trabajadoras y gracias al incremento del precio/hora, tanto de la jornada ordinaria como de los servicios prestados en festivo, adecuándose al nuevo convenio colectivo del sector aprobado en febrero de 2019.

Mejoras laborales

La igualación de las condiciones de las trabajadoras del SAD esencial y complementario, garantizando su igual remuneración; la garantía de prestación del servicio todas las semanas; el establecimiento de un porcentaje mínimo del 80 % de la licitación destinado a los costes de personal de atención directa y la exigencia de un plan de igualdad y de medidas efectivas de conciliación, son otras de las mejoras incorporadas para las trabajadoras, según el consistorio.

Se incorpora además expresamente la obligación del cumplimiento de la legalidad en cuanto a la remuneración de las personas contratadas y se recoge la sanción correspondiente en caso de incumplimiento.

Los pliegos también han incorporado cláusulas sociales y de género para establecer la obligatoriedad de un mínimo de un 10 % de empleo dirigido a personas en riesgo de exclusión; subcontratar las mejoras a empresas de inserción; contar con un 40 % de mujeres en cargos de coordinación y directivos y el establecimiento de protocolos de prevención y actuación frente al acoso sexual y la implantación de planes de igualdad y de conciliación.

El Pleno municipal blinda las subvenciones a entidades sociales y la subida salarial a funcionarios

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado este martes, en sesión extraordinaria, las modificaciones de crédito que blindan los convenios y subvenciones del tejido social y la subida salarial a los empleados municipales ante la falta de presupuesto en 2019.

En total, los grupos municipales han dado luz verde a 17 expedientes por importe de unos 23,7 millones de euros y todos ellos han sido aprobados con el apoyo de Zaragoza en Común, Partido Socialista y Chunta Aragonesista y la abstención de Partido Popular y Ciudadanos. 

Por acuerdo de la Junta de Portavoces, celebrada el pasado jueves, el pleno se ha celebrado sin intervenciones de los distintos grupos políticos para evitar cualquier intervención que pudiera tener cariz político, respetando así el periodo de campaña electoral.

Solo el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha tenido la palabra en el momento de las votaciones para el desarrollo de las mismas.

También se han modificado créditos por valor de 4,5 millones de euros para que se pueda acometer definitivamente la subida salarial a todos los funcionarios del Ayuntamiento de Zaragoza, que suman una plantilla de más de 5.000 personas.

ZeC, PSOE y CHA dotan con 22,6 millones a entidades sociales de la ciudad mientras PP y Cs se abstienen

Los grupos municipales de izquierda, ZeC, PSOE y CHA, han aprobado este miércoles en comisión extraordinaria de Economía la modificación de créditos por valor de 22,6 millones de euros con que el Ayuntamiento garantiza la financiación de los convenios y subvenciones a entidades sociales de la ciudad, así como la subida salarial retroactiva para este año 2019 a los trabajadores de la plantilla municipal. La medida propuesta por el gobierno municipal de Zaragoza en Común para atender las necesidades de estas entidades ante la falta de presupuesto municipal este año ha contado con la abstención de los grupos de la derecha, PP y Cs.

Además de las modificaciones de crédito en el presupuesto prorrogado de 2018 para cubrir la demanda de las entidades sociales, los grupos municipales han dado el visto bueno a otro cambio presupuestario de 1,1 millones de euros con destino a la renovación de la flota de vehículos del servicio de Arquitectura, para responsabilidades subsidiarias de la Policía Local y para cubrir tres partidas de los presupuestos participativos. A esta última medida se ha opuesto el PSOE.

El concejal responsable de Economía, Fernando Rivarés (ZeC), se ha felicitado por la iniciativa aprobada porque a su entender asegura la continuidad de la importante labor desarrollada por las entidades sociales en la ciudad.

Servicios infradotados

Rivarés ha negado que las modificaciones de crédito vayan a dejar sin financiación importantes servicios públicos como el transporte, la limpieza o la recogida de residuos, además de impedir el pago de los intereses de demora por créditos municipales, tal y como han criticado la representante del PP María Navarro y el del PSOE, Javier Trívez.

Éste último ha cifrado en “algo más de cinco millones” los recortes en servicios básicos para financiar a las entidades sociales.

Por su parte, Navarro ha asegurado que las modificaciones de crédito originaban “un agujero” en el presupuesto de servicios básicos, “pero ¿qué íbamos a hacer nosotros?, no nos podíamos oponer a que entidades sociales tuvieran financiación, por eso nos hemos abstenido”.

La concejala del PP ha insistido en que el problema de las entidades sociales debería haberse solucionado con un acuerdo de la izquierda para sacar adelante el presupuesto de 2019, “como han hecho los tres años anteriores”.

Mientras, el responsable municipal de Economía ha insistido en que las modificaciones venían avaladas por los informes de los servicios técnicos municipales y ha asegurado que “hay cero peligro de que se queden infradotadas determinadas partidas para servicios básicos de la ciudad”.

Rivarés ha añadido que en caso de que se produjera algún desajuste de ese tipo, “se solucionará aprobando el presupuesto la próxima Corporación en julio o septiembre”.

Riesgos

El concejal socialista Javier Trívez, a pesar de que su grupo ha acabado votando a favor las modificaciones para garantizar el funcionamiento del tejido social de la ciudad, ha criticado la elección de las partidas presupuestarias para cubrir las necesidades de las entidades ciudadanas.

El concejal socialista ha insistido en que hay más de 7,5 millones de euros sin ejecutar en el presupuesto de 2018 que podrían haberse extraído para dedicarlos a entidades sociales sin poner en riesgo la financiación de servicios básicos. “Con ese dinero se habría evitado detraer un millón de limpieza, otro millón de recogida de residuos o 3,5 millones de transporte”, ha insistido Trívez.

Por su parte, el concejal de CHA Carmelo Asensio, cuyo grupo ha respaldado los cambios presupuestarios, ha reconocido que algunos servicios iban a quedar con los presupuestos muy ajustados pero era necesaria la modificación para atender las necesidades sociales, algo que a su entender no hubiera ocurrido si se hubiera aprobado el proyecto de presupuesto para 2019, como respaldaban CHA y ZeC frente a la negativa de la derecha y de los socialistas que acabó paralizando las cuentas de este año.

La representante de Cs Sara Fernández ha justificado la abstención de su grupo ante los traspasos financieros hacia las entidades sociales, porque los consideran “un apaño” que supone “desvestir un santo para vestir otro”, en referencia a que las nuevas partidas procedían de dinero previsto para cubrir las necesidades de servicios municipales importantes.

El PSOE une su abstención al rechazo de la derecha para tumbar el presupuesto municipal

La abstención del PSOE se ha unido este viernes 15 de marzo al rechazo de los grupos de la derecha, PP y Cs, para tumbar el proyecto de presupuesto municipal, al salir adelante en la comisión de Hacienda sus enmiendas a la totalidad del documento, que ahora es devuelto al gobierno para que elabore un presupuesto alternativo, algo para lo que no hay tiempo antes de las próximas elecciones municipales del 26 de mayo. Es la primera vez en la historia democrática que decae un proyecto presupuestario municipal en Zaragoza y ahora se abre un periodo de incertidumbre sobre la realización efectiva de importantes medidas que afectan a miles de ciudadanos. La ciudad se ve obligada a funcionar con el presupuesto renovado de 2018, con lo que, entre otras cosas, quedan en el aire numerosas inversiones y los convenios con entidades sociales, cuyos representantes han protestado esta mañana a las puertas del Ayuntamiento reclamando la aprobación del documento financiero municipal.

La tensión en la calle por la incertidumbre presupuestaria se ha trasladado al salón de plenos donde se ha producido un duro debate, propio de la época preelectoral en que nos encontramos, lleno de acusaciones mutuas entre los grupos municipales, mientras los representantes del tejido social insistían en que el rechazo presupuestario suponía dejar en el aire 20 millones para financiar la acción social y ponía en peligro mil puestos de trabajo (en la imagen superior, el presidente de la FABZ, Manuel Arnal (dcha) protesta junto con otros representantes de entidades sociales a las puertas de la Casa Consistorial).

Lejos de satisfacer las pretensiones de los representantes de entidades, la comisión de Hacienda se ha iniciado con la propuesta del PSOE de retirada del presupuesto porque la decisión del Ministerio de Hacienda de imputar los 189 millones de la deuda del tranvía al Ayuntamiento convertía en “una falsedad” el proyecto presupuestario de ZeC, donde se contemplaban 84 millones de deuda del tranvía, sin que por tanto se superara el límite legal para solicitar créditos externos, por lo que en ingresos se preveían 31,2 millones provenientes de préstamos bancarios que ahora quedan anulados.

El concejal socialista Javier Trívez ha insistido en que la decisión de Hacienda invalidaba el documento presupuestario de ZeC y ha reclamado su retirada, propuesta que ha sido rechazada con los votos de todos los demás grupos municipales.

Enmiendas a la totalidad

Pero el voto de los grupos de PP y Cs no significaba que defendieran la gestión del proyecto presupuestario. Todo lo contrario. En el orden del día figuraba el debate de dos enmiendas a la totalidad del presupuesto, una de cada grupo, y su devolución al gobierno.

Al final, gracias a la abstención del PSOE, ambas enmiendas a la totalidad han sido aprobadas con los 14 votos a favor de PP y Cs frente a los 12 votos en contra de ZeC y CHA. Nunca hasta ahora había sido tumbado un presupuesto en el Ayuntamiento de Zaragoza.

Ahora, el proyecto se devuelve al gobierno, que debería elaborar un documento alternativo, pero sus integrantes (ZeC), y también CHA, sostienen que no hay tiempo material para elaborarlo antes de las próximas elecciones municipales del 26 de mayo.

Por tanto, la ciudad deberá seguir funcionando con el presupuesto prorrogado de 2018, lo cual impide, entre otras cosas, aplicar la subida salarial del 2,3% a los 5.000 trabajadores de la plantilla municipal, deja en el aire los convenios con las entidades sociales, inversiones en barrios, inversiones en vivienda, la universalización de la asistencia domiciliaria e incluso la gratuidad en el transporte público para menores de ocho años, partidas todas ellas contempladas en el proyecto presupuestario.

El PSOE se justifica

Por parte del PSOE, el concejal Javier Trívez ha justificado la postura de su grupo en el hecho de que “es mejor funcionar con el presupuesto prorrogado que con un presupuesto basado en mentiras”.

El representante socialista ha facilitado datos tanto en comisión como posteriormente en rueda de prensa para tratar de demostrar que con la prórroga se dispone incluso de más dinero en algunos apartados porque la imposibilidad de recibir créditos descarta “65 medidas previstas en el proyecto”.

Tanto el concejal de Hacienda y representante de ZeC, Fernando Rivarés, como el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, han rechazado de plano su argumentación y han insistido en que descartar los presupuestos supone un grave perjuicio para la ciudad, obligada a renunciar a inversiones y a rebajar el nivel de las políticas sociales, entre otros muchos reveses.

El escenario que ahora se abre con prórroga presupuestaria está lleno de incertidumbres y cuestiona importantes acciones municipales que afectan a miles de ciudadanos.

A partir de las elecciones del 26 de mayo se planteará un nuevo escenario y la próxima corporación estará en condiciones de elaborar un nuevo presupuesto para 2019, aunque es muy probable que éste no llegue antes del mes de septiembre, en caso de que se propicie.

El PSOE pide la retirada del presupuesto y la dimisión de Rivarés

El PSOE pedirá la retirada del presupuesto de 2019 de la comisión extraordinaria de Economía y Cultura prevista para el 15 de marzo, que debe votar el apoyo a las cuentas, después de que la comunicación del Ministerio de Hacienda al Consistorio de la capital aragonesa confirme que, contando con los pagos pendientes del tranvía, se rebasa el límite legal de la deuda y no se puede acudir a créditos de los bancos.

Los socialistas han asegurado que se ha creado una “situación de especial gravedad” en el Ayuntamiento de Zaragoza y han instado al consejero de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, a que “dimita” y a “pedir disculpas a los ciudadanos por tramitar el presupuesto consciente de que se asentaba sobre mentiras”.

El concejal de Economía del PSOE, Javier Trívez (foto superior), ha mostrado su “indignación” por “las maniobras” del consejero Rivarés para sacar adelante un presupuesto a sabiendas de que no iba a cumplir con los requisitos que marca el Ministerio de Hacienda y por lo tanto a sabiendas de que era “un engaño en toda la regla” a los ciudadanos de Zaragoza.

Un presupuesto “imposible”

Trívez ha reiterado su desacuerdo con el apunte de la deuda contable del tranvía, y por eso ha recordado que desde finales de 2015 reclamó a Rivarés que actuase ante el Ministerio de Hacienda para que las tesis del Banco de España que obligan al cómputo íntegro de la deuda no progresasen.

“Al final, la realidad demuestra que el consejero de Economía de la quinta ciudad de España es un bluf, que ha confeccionado un presupuesto imposible de ejecutar, que se apoya en 31,5 millones de créditos que no puede pedir, y que dejan a la ciudad sin inversiones y con el mismo encefalograma plano con que ZeC la ha mantenido estos cuatro años en los que a pesar de tener dinero no ha sabido ejecutarlo”, ha señalado.

El PSOE ha destacado que ha tratado de buscar soluciones para que las entidades sociales no se vieran perjudicadas ni con la prórroga ni con los retrasos que se derivan de la composición de las instituciones tras una cita electoral, que presentó 219 enmiendas al presupuesto por valor de 32,4 millones para “tratar de acomodarlo mínimamente a la realidad de la ciudad”.

ZeC, PSOE y CHA conversan sobre el presupuesto, que Rivarés confía en aprobar la próxima semana

Zaragoza en Común (ZeC) considera asumibles muchas de las 220 enmiendas presentadas por el PSOE a los presupuestos municipales. La principal dificultad estriba en el Plan de Vivienda, al que se oponen los socialistas, pero que ZeC está dispuesto a modificar. Los contactos de este grupo con CHA van más avanzados, por lo que el concejal de Hacienda, Fernando Rivarés (ZeC), espera que el próximo 15 de marzo se produzca en comisión la aprobación provisional de las cuentas municipales.

Rivarés ha precisado este jueves 7 de marzo que tras el estudio pormenorizado de las enmiendas presupuestarias del PSOE, han concluido que muchas de ellas son asumibles y ha subrayado que en ningún caso el gobierno municipal de ZeC contempla la posibilidad de que no haya presupuesto. “No me entra en la cabeza”, ha insistido de forma gráfica el concejal de Economía.

La principal diferencia entre ZeC y PSOE estriba en el Plan de Vivienda 2018-2023 auspiciado por la plataforma progresista y respaldado por 33 entidades sociales de la ciudad, que los socialistas rechazan y al que CHA ya ha otorgado su apoyo.

Rivarés ha señalado al respecto que el concejal de Vivienda, Pablo Híjar (ZeC), “lleva dos años negociando con los socialistas el Plan. Él ha cedido, pero el PSOE no se ha movido un milímetro”.

Optimista

A ese respecto, el concejal de Hacienda ha insistido en rueda de prensa tras la sesión del gobierno municipal (foto superior de zaragoza.es) en que el acuerdo sobre los presupuestos depende de que “los tres grupos implicados cedamos en nuestras posiciones. No puede ser que alguno pretenda imponer sus postulados a los otros dos”, en clara alusión a lo que desde ZeC se considera una postura intransigente por parte de los socialistas.

No obstante, Rivarés se ha mostrado optimista sobre el curso de los contactos y confía en que la próxima semana los tres grupos de izquierda alcancen un acuerdo sobre el presupuesto municipal, que demandan con insistencia las entidades sociales de la ciudad. Un acuerdo que “debe preservar la esencia programática de los tres grupos de izquierda que pueden respaldar el presupuesto”, ha sentenciado el portavoz del gobierno municipal.

El concejal de Hacienda ha informado de que mantiene contactos diarios desde hace varios días con el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, y que desde este miércoles los ha iniciado con el concejal del PSOE Javier Trívez, con quien “voy a mantenerlos también a diario”, aunque por ahora no hay fijada ninguna cita negociadora entre los tres grupos que pueden otorgar el visto bueno al presupuesto municipal de 2019.