probable

La huelga del tranvía en Fiestas del Pilar, cada vez más probable

Trabajadores y empresa del tranvía han concluido sin acuerdo las seis horas de negociaciones este martes 2 de octubre en el SAMA (Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje), por lo que la huelga convocada en este medio de transporte durante las Fiestas del Pilar tiene cada vez más visos de que vaya a producirse. Las partes enfrentadas no han aproximado posturas y se han citado para el jueves 4 de octubre, un día antes de que se inicien los paros el viernes día 5.

Si en esa sesión negociadora empresa y trabajadores no alcanzan un acuerdo, los paros en el tranvía durante las Fiestas del Pilar serán un hecho, aunque también está pendiente la resolución judicial de la impugnación de la huelga realizada por la empresa, que la considera ilegal.

En el encuentro de este martes parece que las partes apenas han acercado posturas y se han recriminado mutuamente su intransigencia y su nula voluntad de evitar el conflicto y los paros.

Los representantes del Sindicato Ferroviario, mayoritario entre los conductores del tranvía, siguen acusando a la empresa de haber realizado modificaciones en el calendario laboral, con incremento añadido de las jornadas de trabajo, mientras la dirección de Los Tranvías de Zaragoza rechazan de plano la acusación y argumentan que los conductores carecen de motivos reales para acudir a la huelga.

Consecuencias

Por ese motivo y porque alega que la convocatoria del Sindicato Ferroviario no ha contado con el comité de empresa ni con buena parte de la plantilla, la dirección ha denunciado la huelga. Si los tribunales no le dan la razón, parece que la huelga se realizará.

Los paros parciales comenzarían el viernes 5 de octubre y se prolongarían hasta el día 13, con excepción del Día del Pilar, en horarios de  11.00  a 14.30 horas por la mañana y entre las 18.30 y las 22.00 horas por la tarde-noche.

La repercusión de la movilización en plenas fiestas sería sin duda elevada entre la ciudadanía zaragozana y foránea, que utiliza mucho este medio de transporte para desplazarse a centros festivos, aunque las consecuencias de los paros también dependerían de los servicios mínimos que acabara fijando el Ayuntamiento.