protección animal

La primera fase del nuevo Centro de Protección Animal podría estar acabada antes del verano

El Ayuntamiento de Zaragoza ultima las obras en el nuevo Centro Municipal de Protección Animal ubicado en el Polígono Empresarium de la capital, con un presupuesto de más de 800.000 euros y con capacidad para 128 perros y 28 gatos. Tal y como ha informado el Consistorio, se prevé que las obras en el centro concluyan en marzo y que los animales que se encuentran en las instalaciones del barrio rural de Peñaflor puedan ser trasladados en la primera mitad de este año, con un retraso de varios meses respecto al calendario previsto.

Las instalaciones incluyen un centro de interpretación (oficinas, clínica y sala de actividades), dos naves para animales y un centro de transformación eléctrica (foto superior).

El alcalde zaragozano, Pedro Santisteve, se ha trasladado este jueves al futuro centro para visitar las instalaciones, acompañado por el consejero de Servicios Públicos y responsable de Protección Animal, Alberto Cubero.

Instalaciones dignas

En declaraciones remitidas por el Ayuntamiento, el primer edil ha subrayado la importancia de contar con unas instalaciones dignas y construidas con criterios de bienestar animal, “para una ciudad del siglo XXI como es Zaragoza”.

Por su parte, el responsable de Protección Animal, ha recordado que una de las novedades es que el nuevo centro prestará sus servicios con personal propio y no externalizado como hasta ahora.

Entre los avances en materia de protección animal, Cubero ha mencionado la consolidación de las políticas de sacrificio cero, la promoción de las adopciones, la tenencia responsable de animales, la exclusión de los circos con animales, la nueva ordenanza de protección animal o las colonias felinas.

El proyecto contempla el desarrollo de una segunda fase en la cual está previsto que la capacidad se amplíe de los 156 perros y gatos actuales hasta los 288 animales.

Nuevo Centro de Protección Animal estará listo en febrero de 2019

Las obras de la primera fase del nuevo Centro Municipal de Protección Animal (CMPA) de Zaragoza, que se corresponden con los espacios caniles y el centro de interpretación, estarán terminadas a mediados de febrero de 2019, como ha confirmado este martes 25 de septiembre el consejero de Servicios Públicos y Personal, Alberto Cubero, con motivo de una visita al recinto.

Los trabajos de construcción de la primera fase del nuevo CMPA fueron adjudicados a la empresa Urbanizaciones y Medio Ambiente, SLU, por un importe total de 756.847,06 euros, con una reducción del plazo de ejecución de 15 días naturales sobre los 8 meses previstos (en la imagen superior de zaragoza.es, estado actual de las obras del centro)..

Sobre este mismo equipamiento, también se ha adjudicado la construcción del Centro de Transformación Eléctrica para el CMPA a la empresa Proviser Ibérica, SL, por un importe total de 54.328 euros.

Garantizar derechos de los animales

El nuevo Complejo Municipal de Protección Animal se ubicará en una parcela municipal de 18.250 metros en el polígono Empresarium, rodeada por una zona verde que, aunque se ha tratado como zona de parque estepario, puede complementar los usos que se desean para las nuevas instalaciones, informan fuentes municipales en una nota de prensa.

Una de las principales características de este proyecto es que, desde su planteamiento inicial, está pensado para promover y garantizar los derechos y el bienestar de los animales que acogerá.

Se plantea la construcción de un Complejo Municipal de Protección Animal cuyas instalaciones permitan realizar actividades diversas tendentes a los objetivos que el Ayuntamiento de Zaragoza está llevando a cabo desde el año 2012.

Se deberá de compartir actividades de protección directa, alojamiento y cuidado de animales, con actividades de promoción y sensibilización a la ciudadanía.

Numerosas instalaciones

Se quiere construir un complejo de referencia en el que la población de Zaragoza y su zona pueda acudir tanto a compartir espacios con animales domésticos, en el caso de que en su domicilio no pueda tenerlos (cat-café), como recibir formación e información respecto de una adquisición responsable de mascotas y poder solucionar fácilmente conductas que, en ocasiones por falta de conocimiento, suele provocar abandonos indeseados.

También se prevé crear una zona de exposición/interpretación para educar en la tolerancia y el respeto por todas las especies que habitan el planeta.

El complejo se articula en torno a sus dos elementos principales: los caniles y el centro de interpretación. El resto de instalaciones son construcciones subordinadas a ellos: Centro de Interpretación; Naves de caniles; Umbráculo de gatos; Piscina de rehabilitación; Incineradora; Almacén; Estercolero; Fosa de cadáveres; Pozo de bombeo del vertido; Zona de esparcimiento y agility; Elementos de urbanización: Plaza de acogida, aparcamientos, etcétera.

En esta primera fase se plantea el edifico del Centro de Interpretación, dos naves de caniles, el umbráculo de gatos, el estercolero y la fosa de cadáveres, mientras que el resto de elementos se deja para fases posteriores.

El Centro de Protección Animal, sin personal para gestionarlo

El Centro Municipal de Protección Animal (CEMPA) ha visto sensiblemente reducido su personal desde que concluyera en noviembre del pasado año la contrata de gestión por parte de una empresa privada. En la actualidad, el centro es atendido por tres trabajadores municipales (2 operarios y un administrativo), cuando antes había seis trabajadores y un veterinario. El grupo municipal de Ciudadanos va a presentar una moción en el próximo Pleno para que se corrija esta situación, que deriva en una inadecuada asistencia a los animales recogidos, un total de 952 (711 perros) en 2017.

La gestión del centro de Peñaflor ha sido asumida por el Ayuntamiento de Zaragoza desde hace dos meses, “lo cual nos parece bien, pero no se han puesto los medios humanos y técnicos suficientes para llevar a cabo una adecuada labor de asistencia a los animales recogidos”, ha denunciado la portavoz de C’s, Sara Fernández.

La situación en el CEMPA puede empeorar en las próximas semanas con el incremento de abandonos de animales que suele acompañar al término del periodo vacacional de Navidades.

En estos momentos, el Ayuntamiento dispone de cinco trabajadores en la Oficina de Protección Animal, los que ya había el pasado año, pero al disminuirse la plantilla en el CEMPA esos operarios de la oficina, “que antes simplemente supervisaban la labor de la empresa concesionaria”, ahora deben ocuparse también de tareas propias del centro de protección, ha explicado Fernández.

Las carencias en el área de protección animal las palía el trabajo desinteresado de en torno a 200 voluntarios que de forma irregular colaboran en “prestar atención y cariño a los animales”, ha indicado la concejala de C’s, quien ha insistido en que “en cualquier caso no pueden ni deben suplir el trabajo de los operarios municipales”.

Plan estratégico

Ciudadanos va a reclamar en su moción, además de una dotación de personal y técnica adecuada para el centro de protección, la elaboración y puesta en marcha de un plan estratégico de gestión animal en Zaragoza, con revisión de los protocolos de recogida y adopción, desarrollo de campañas para incentivar la responsabilidad ciudadana hacia los animales, promoción de la actividad del CEMPA y para incentivar la colaboración ciudadana en la protección de animales.

Respecto a las demandas planteadas por ciudadanos respecto al CEMPA, la edil de C’s ha indicado que “como mínimo deben reponerse los seis trabajadores que antes ejercían su labor en el centro” para paliar una situación que es transitoria hasta la apertura del nuevo centro de protección, que contará con una capacidad de acogida cuatro veces superior a la actual: 400 perros y 100 gatos.

En relación con el nuevo centro, la concejala de C’s ha indicado que su grupo no se opondrá a que su gestión sea municipal, “siempre que se le dote con la adecuada plantilla y medios técnicos”.