públicas

Las viviendas públicas del edificio de la antigua Imprenta Blasco estarán listas en noviembre

Las obras de rehabilitación del edificio donde se ubicaba la Imprenta Blasco avanzan a buen ritmo. De hecho, los trabajos de recuperación del edificio, en el que se habilitarán un total de 26 viviendas públicas destinadas a alquiler, acabarán en la fecha inicialmente calculada. Las previsiones apuntaban a concluir los trabajos en los primeros meses de 2020, pero el calendario que se maneja en estos momentos indica que los plazos podrían adelantarse a noviembre de 2019, cumpliéndose así los cálculos iniciales.

Este proyecto, ligado al de la recuperación de la antigua Imprenta Blasco, incluye la reutilización de las cuatro plantas del edificio para su destino original, el uso residencial, efectuando las modificaciones y actualizaciones necesarias para cumplir con las exigencias actuales, tanto funcionales como normativas, y conseguir la rehabilitación y modernización de todas las plantas.

Se están habilitando siete apartamentos en cada una de las tres primeras plantas y cinco más en la cuarta. La superficie media útil de cada vivienda, que tienen 1 ó 2 dormitorios, es de algo más de 45 metros cuadrados.

Piso piloto

En este momento ya está toda la estructura rehabilitada y las viviendas, en su mayor parte, cuentan con la tabiquería ejecutada.

Se ha habilitado una vivienda piloto, con los revestimientos y acabados ya colocados, al objeto de poder apreciar el resultado final de los apartamentos.

Las instalaciones se encuentran en ejecución y queda por actuar en zonas comunes del edificio: ascensor, escalera, patio central distribuidor a viviendas y cuartos eléctricos y de calderas.

El presupuesto total de estos trabajos, que realiza la UTE “Imprenta” (MLN SAU), es de 2,1 millones de euros.

ZeC, PSOE y CHA logran un acuerdo sobre el plan del parque Pignatelli donde se construirán 107 pisos

ZeC, PSOE y CHA han alcanzado un acuerdo para sacar adelante el controvertido proyecto de los antiguos depósitos del parque Pignatelli. Finalmente se construirán 107 viviendas, de las que 77 serán de promoción libre y servirán para financiar el plan, y las otras 30 restantes serán de propiedad pública, destinadas al alquiler social. Tras el entendimiento alcanzado este jueves 26 de octubre, el plan del Pignatelli se debatirá y aprobará en una comisión extraordinaria de Urbanismo que se ha fijado para el lunes 30 de octubre, justo antes del Pleno en el que se le dará el visto bueno definitivo al proyecto.

El número de viviendas a construir en los terrenos que ahora ocupan los antiguos depósitos había distanciado a los grupos municipales del centro-izquierda. El plan presentado por ZeC y respaldado por CHA contemplaba la construcción de 58 pisos libres y 24 públicos (un 30%, el mínimo que exigía CHA). La promoción privada financiaba una parte del coste del plan (unos 6 millones), mientras los restantes 4,5 millones salían de partidas plurianuales de los presupuestos municipales.

El PSOE mostró su oposición a esta propuesta y se negó a respaldarla si no se incrementaban los pisos de promoción libre, de forma que éstos financiaran totalmente el coste del proyecto. En la reunión del jueves por la tarde los socialistas inicialmente propusieron la construcción de 117 vividendas.

Desatascado

Tanto ZeC como CHA rechazaron esa propuesta alegando que los pisos no podían ocupar tanta superficie de la que se pretende destinar a zonas verdes y equipamientos culturales y sociales.

Finalmente la cifra quedó en 107 viviendas, de las que 30 (un 28%, muy cerca de lo reclamado por CHA) serán propiedad de la sociedad municipal Zaragoza Vivienda, que las destinará al alquiler social. La repercusión económica por venta de suelo que los 77 pisos libres restantes deje en las arcas municipales se espera que sea suficiente como para financiar todo el plan, sin condiconar los presupuestos ni otros proyectos municipales, como reclama el PSOE.

El acuerdo alcanzado, al que ZeC quiere tratar de incorporar también a C’s, desatasca un ambicioso proyecto que inicialmente fue impulsado por el propio PSOE en la anterior legislatura, cuando estaba al frente del gobierno de Zaragoza. En la presenta etapa política ZeC ha retomado el plan, con el desarrollo de un amplio proceso de participación vecinal para definir las características de la reorganización de la zona, que requiere una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Zonas verdes y equipamientos

A partir de ahí se ha determinado que los antiguos depósitos se transformen en una gran zona verde y acojan además varios equipamientos, como una biblioteca o instalaciones deportivas, entre otros, junto con la transformación y ampliación del actual parque Pignatelli.

Tras acceder ZeC a financiar parte del proyecto, cuyo presupuesto se cifra en unos 10,5 millones de euros, con promoción de viviendas libres en la zona próxima a la calle Maestro Estremiana, la preocupación del área municioal de Urbanismo ha sido que la superficie destinada a pisos restara el menor espacio posible a la dedicada a zona verde y equipamientos.

El acuerdo alcanzado el jueves contemplaría la ocupación por la construcción de viviendas de unos 8.200 metros cuadrados, según informaron fuentes de Urbanismo, que precisaron también que los pisos se distribuirían en dos bloques de seis alturas (planta baja más cinco para viviendas) en forma de ele.