quejas

La Oficina de Atención a las Víctimas del Franquismo recoge 136 casos desde su apertura en junio de 2018

La Oficina de Atención a las Víctimas del Franquismo puesta en marcha desde el Ayuntamiento de Zaragoza, ubicada en el Edificio Seminario, ha recogido un total de 136 testimonios desde su apertura el pasado mes de junio y documentado los hechos que servirán como base para presentar en lo tribunales una querella municipal por los crímenes contra la humanidad cometidos por la dictadura franquista en la capital aragonesa.

La oficina ha recabado la información de 136 casos en relación con supuestos de crímenes contra la humanidad, aportados principalmente por familiares, pero también por víctimas directas en el supuesto de torturas en el tardo-franquismo.

Un objetivo es presentar una querella en los juzgados de instrucción de Zaragoza para tratar de hacer efectivo el derecho de acceso a la justicia, el derecho a la verdad de las víctimas de tales violaciones graves de los derechos humanos, y poner fin a la impunidad de los crímenes cometidos durante el franquismo conforme a los mandatos dirigidos a los poderes públicos españoles por parte de los organismos de derechos humanos de la ONU.

Ese material, aportado gracias a la colaboración de víctimas y familiares, organizaciones memorialistas e investigadores, permitirá elaborar el informe base para la querella municipal para posteriormente redactarla jurídicamente y tramitar el proceso judicial. Así mismo, todos los testimonios recogidos servirán para elaborar un relato en forma de libro y formará parte del vídeo-archivo de la memoria histórica.

Querella en fase de elaboración

En cuanto a la localización de los casos, los hechos de referencia se produjeron en Zaragoza, y también en otras localidades del partido judicial de Zaragoza como Leciñena, Magallón, Quinto de Ebro, Belchite, Fuentes de Ebro o La Puebla de Alfindén.

Las tipologías delictivas de los crímenes cometidos son diversas: asesinatos, desapariciones forzadas en concurso con delito de genocidio; torturas en concurso con crímenes contra la humanidad.

El trabajo de recogida de casos ha concluido, la querella está en fase de elaboración y fundamentación jurídica, y su interposición está prevista para finales del mes de enero (en la imagen superior de zaragoza.es, acto de homenaje a víctimas del franquismo en el cementerio de Torrero).

Portada del folleto de la oficina

Durante estos meses, los trabajos realizados desde la oficina llevados a cabo por la Asociación Libre de Abogados y Abogadas de Zaragoza (ALAZ) se han desarrollado en coordinación con los equipos jurídicos y de atención psicosocial en otras oficinas del mismo tipo en otros lugares del país, compartiendo experiencias y herramientas de trabajo con entidades como el Grupo de Acción Comunitaria, la Asociación Pro-Derechos Humanos de España o Ceaqua.

Para llevar a cabo los trabajos, Zaragoza Cultural suscribió un convenio de colaboración con ALAZ, asociación elegida por unanimidad por parte de todos los colectivos memorialistas para atender el servicio.

La oficina también ha contado con voluntariado de estas entidades para la gestión y la atención personal y emocional y el apoyo al trabajo jurídico desempeñado por los y las abogadas.

Colaboración institucional

Asimismo se ha trabajado en colaboración con otras instituciones y asociaciones de referencia en la materia, como el Instituto Vasco de Criminología, investigadoras de la Universidad de Zaragoza o diferentes asociaciones memorialistas.

Zaragoza forma parte de la Red de Ciudades contra la Impunidad Franquista y viene trabajando desde hace meses para impulsar esta nueva vía judicial junto a Ceaqua, la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina Contra Crímenes del Franquismo.

Hasta el momento cuatro ayuntamientos han presentado querellas por crímenes contra la humanidad cometidos en sus municipios (Vitoria, Pamplona, Elgeta y Mondragón), otros dos por los bombardeos sucedidos en sus ciudades durante la Guerra Civil (Durango y Barcelona) y cerca de cuarenta corporaciones locales se han comprometido a través de mociones en sus plenos a impulsar el enjuiciamiento de estos crímenes en sus localidades.

La Feria del Libro cierra edición con críticas de los expositores por la reducción del horario este año

La Feria del Libro de Zaragoza ha echado este domingo la persiana tras acoger durante diez días, desde el pasado 1 de junio, presentaciones, firmas, talleres, cuentacuentos… Por segundo año consecutivo se ha celebrado en la Plaza del Pilar y ha contado con 47 expositores instalados en un total de 69 casetas. Pese a ello, el balance de esta 33º edición por parte de los comerciantes no ha sido tan positivo como esperaban.

Han sido varias las novedades que ha presentado la Feria. Entre ellas, una ampliación de los días de apertura pero también, un horario más reducido. De lunes a viernes las casetas se abrían a los lectores de 18.30 a 21.30 horas, mientras que los fines de semana lo hacían de 11.00 a 14.00 horas de la mañana y de 18.30 a 21.30 horas por la tarde.

Diversos libreros han achacado la falta de asistentes y, por lo tanto, de ventas a las “solo” tres horas de apertura al público entre semana y a, algo inevitable, la climatología.

Muchos de ellos han calificado a la Feria de “floja”, a pesar de la ubicación “privilegiada”. La sensación de muchos de ellos es que “pasaba poca gente” y que la última hora, de 20.30 a 21.30 horas, “se perdía”.

Debate sobre los días de duración de la feria

Los expositores reclaman que “se estudie” la duración de la feria, además de los horarios. Hay desde gente que piensa que se podría hacer algo más concentrado en menos días, otros que diez días es mucho, hasta los que opinan que el año pasado, que duró cuatro jornadas, fue escaso.

Aunque la mayoría de los comerciantes coinciden en que “los autores son los que más vida han dado a la Feria”. Muchos son los escritores que se han pasado por las casetas durante los diez días que ha durado la feria para dejar su firma en los libros de los visitantes. José Luis Corral, Sandra Barneda, Paco Lobatón, Toni Hill o Mónica Rodríguez, son algunos de ellos.

Asimismo, la organización ha transmitido que “la Feria ha sido un excelente escaparate con una gran acogida”.

Alto volumen de ventas

En cifras se traduce en casi 800 eventos programados, 39 presentaciones literarias, 10 cuentacuentos, 13 talleres infantiles, 5 charlas y otras actividades literarias y 730 eventos de firmas en casetas. “Todo ello ha hecho de esta Feria una propuesta muy atractiva para el público. De hecho, el volumen de ventas ha sido alto, aunque todavía no contamos con cifras precisas para poder hacer una valoración cuantitativa precisa”, ha destacado el presidente de la Comisión Permanente del Libro (Copeli), César Muñío.

“Ciertamente, la lluvia de los últimos días ha sido compañera inseparable de la Feria del Libro, pero no ha hecho tanto daño como pensábamos”, ha dicho César Muñío.

Desde la organización destacan que “ello se debe a la programación de la feria, el interés del público y, en cierto modo también, a la colocación de toldos en las casetas, que ha permitido continuar la fiesta de los libros en la calle”.

Telefonía y energía acaparan las quejas de los consumidores

Las telecomunicaciones y la energía eléctrica son las cuestiones sobre las que más han consultado los aragoneses en los servicios de protección de consumidores y usuarios del Gobierno autonómico en el primer semestre del año, en el que se han realizado 5.018 atenciones, un 13,3% más que en el mismo periodo de 2016.

Del total de atenciones y llamadas realizadas, el 64,6 % (3.239) han consistido en peticiones de información y el 25,6 % (1.283) en reclamaciones, han informado fuentes del gobierno aragonés.

Y la mayor parte de las consultas han estado relacionadas con las telecomunicaciones (21,7 %), y energía eléctrica (14,3 %), según indica Pablo Martínez Royo, director general de Protección de Consumidores y Usuarios.

Por provincias, del total de atenciones, 3.525 correspondieron a la de Zaragoza; 466 a la de Teruel, y 685 se dieron en Huesca

Las solicitudes de información tienen su origen, sobre todo, en posibles irregularidades en prestación de servicios (26,9 %), información general (22,8 %), irregularidades en facturas (17,1 %), y garantías (10,6 %), informan desde la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios.

Los usuarios más habituales son personas con edades de entre 40 y 52 años (35,8 %) seguido de los de 27 a 39 años (17,8 %).

Las mujeres, las más demandantes

Las mujeres han sido las principales demandantes de información de consumo, con una diferencia de un 14 % con respecto a los hombres.

La mayoría de las peticiones de información se resuelven al instante, si bien pueden dar lugar a la tramitación de procedimientos administrativos de reclamación, mediación o denuncia ante la propia Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios (incluidos Servicios Provinciales y Junta Arbitral de Consumo), ante otros departamentos del Gobierno de Aragón o ante otras instituciones.

La Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios pone a disposición de los ciudadanos un servicio telefónico, telemático (consumo.doc@aragon.es) y personalizado, de forma gratuita con el objetivo de favorecer la difusión de los derechos de los consumidores y usuarios, así como medio para detectar las cuestiones que más preocupan a los aragoneses en materia de consumo y planificar las estrategias de acuerdo con sus necesidades.

El teléfono de Atención al Consumidor 900 12 13 14, gratuito llamando desde teléfonos fijos de Aragón, presta atención personalizada en horarios de oficina.

ENDESA ME HA ESTAFADO

Publicado por Tati C. Otra en Miércoles, 16 de agosto de 2017