recuperación

La reforma del Mercado Central avanza para reabrir en torno a las Fiestas del Pilar

Los trabajos de reforma del edificio modernista del Mercado Central avanzan a buen ritmo y se espera reabrir la lonja en torno a las Fiestas del Pilar de este año 2019, ya que las obras llevan ya más del 30 por ciento ejecutado. En estos momentos está colocada la mitad de la cubierta del edificio y esta semana comenzarán a instalarse las placas transparentes a modo de paredes exteriores. Las columnas y arbotantes metálicos lucen el color gris original del recinto, que estaba más deteriorado de lo previsto, lo que ha implicado actuaciones extraordinarias por valor de 800.000 euros.

El recinto del Mercado Central alberga ya en su interior la estructura metálica que delimitará los puestos de detallistas, dos de los cuales ya lucen con revestimientos, a modo de espacios pilotos para que pueda apreciarse su futuro diseño, y está ya prácticamente ultimada la infraestructura para cámaras frigoríficas y aparatos de calefacción y climatización que se situarán en los sótanos.

El alcalde, Pedro Santisteve, y el concejal de Urbanismo y Mercados, Pablo Muñoz, junto con el arquitecto jefe municipal y director de la obra, José Antonio Aranaz, han girado una visita a la obra este lunes 4 de marzo.

Exterior del Mercado, con la mitad de la cubierta ya instalada. Foto: zaragoza.es

Apuesta municipal

Santisteve ha calificado de “emocionante” poder conocer las distintas fases de rehabilitación de este edificio, “patrimonio histórico” de la ciudad, en el que se están cumpliendo los plazos previstos y cuyo resultado será “espectacular” con la luz que entrará por las cristaleras laterales.

El primer edil ha recordado la apuesta del Ayuntamiento por recuperar esta infraestructura fundamental para el comercio de la ciudad, por impulsar el trabajo de  los detallistas y por la comercialización de los productos frescos de cercanía, que propician una alimentación saludable.

También ha indicado que el Gobierno de Zaragoza ya ha aprobado la tercera fase de licitación para cubrir los 19 puestos que quedan vacantes en el Mercado, para los que existe “mucho interés” por cubrirlos, por lo que confía en que el mercado remodelado se inaugure con todos sus puestos completos.

El arquitecto director del proyecto, José Antonio Aranaz, ha explicado que si el viento lo permite acabarán esta semana de colocar la cubierta, “salvo los remates de desagües y canalones”.

La nueva cubierta consta de tras placas. La exterior es de aluminio y tiene color zinc; la intermedia es de polietileno aislante; la interior, que se la que se percibe desde dentro del mercado, es de madera, lo que le da un carácter más acogedor.

Aranaz ha explicado que llevan muy avanzados los trabajos en los sótanos del edificio, donde se ubicarán las principales infraestructuras del mismo.

El arquitecto Aranaz (izda) da explicaciones sobre la obra al alcalde. Foto: zaragoza.es

Fachada acristalada

Pronto comenzarán también la construcción de la fachada de muro cortina acristalada, cuya instalación podría iniciarse la semana que viene con la colocación de los perfiles que soportarán los vidrios.

El arquitecto ha asegurado que la obra “lleva muy buen ritmo” y es ahora cuando se empieza a ver su hermoso diseño porque el edificio “estaba bastante peor” de lo que pensaban.

De hecho, Aranaz ha señalado que ha habido un imprevisto con los forjados, que han tenido que reformarse, lo que ha implicado un modificado en el proyecto de 800.000 euros que el equipo de Gobierno ya ha autorizado.

Ha apuntado que ya en la licitación del proyecto se preveía que pudiera haber modificaciones porque “había cosas que no se podían ver por la propia actividad del mercado”. No obstante, ha remarcado que en la adjudicación se produjo una baja del presupuesto inicial del 23,2 por ciento por lo que pese a los trabajos extraordinarios “vamos por debajo de lo previsto”, ha añadido. El proyecto se adjudicó por 8.183.810 euros IVA incluido.

Recreación de los puestos del Mercado tras la remodelación. Imagen: zaragoza.es

Atractivo

El arquitecto ha destacado que “vamos a liberar al mercado de todo lo que lo ocultaba y lo podremos disfrutar tanto por fuera como por dentro”, y ha añadido que gracias a las cristaleras se podrá ver el interior desde el exterior, por lo que será “más atractivo comercialmente”.

Respecto a la pintura gris que ya lucen los elementos metálicos que constituyen el grueso de la estructura del mercado, Aranaz ha confirmado que se trata del tono original del recinto, un edificio modernista de 1903, catalogado como monumento histórico nacional desde 1978 y Bien de Interés Cultural desde 1982.

El arquitecto ha precisado que se ha utilizado un tipo de pintura muy resistente, cuyo mantenimiento es “relativamente sencillo” ya que es lavable y que esperan que perdure al menos 30 años sin necesidad de repintado.

Ha agregado que el edificio recibirá el color de las policromías de que tengan los tarjetones de cerámica que se sitúan en la parte superior del edificio, que se han limpiado y se están restaurando. Además, los propios puestos de detallistas y de restauración (cuatro en la parte central del mercado) lucirán diversos colores.

El Parque Tío Jorge renueva su flora con 139 árboles de 20 especies

El Ayuntamiento de Zaragoza plantará en el Parque Tío Jorge 139 árboles de 20 especies distintas e invertirá más de 128.000 euros en mobiliario e infraestructura con motivo de la puesta en marcha de la primera fase del Plan Director de esta zona verde.

El miércoles 21 de noviembre comenzó la plantación de arbolado con el objetivo de reponer los árboles que se han perdido en los últimos años por diversos motivos, lo que va a permitir que el parque vea enriquecida su variedad arbórea cuando se termine la plantación.

Se han seleccionado especies con cierta resistencia a la salinidad por las características del suelo, la cercanía de la capa freática y el tipo de agua de riego que tiene este parque.

Esta variedad de arbolado hace que la masa forestal sea más resistente a plagas y se eviten problemas alergológicos, informan fuentes municipales en una nota de prensa.

Mobiliario, accesos y otros elementos

La plantación se realiza por todas las zonas del parque aunque también se van a respetar zonas de pradera por ser necesarias para la diversidad de paisajes en el propio parque (en la foto superior de zaragoza.es, varios operarios en plena tarea de plantación).

El Plan Director también contempla la instalación de 84 nuevos bancos, por valor de 48.368 euros y de un parque de mayores, que se encuentra en fase de adjudicación, con un valor de 18.149 euros, así como la mejora del acceso al parque por la calle Sixto Celorrio, con un presupuesto de 40.000 euros.

Las mejoras en la infraestructura del parque concluirán con la sustitución de una verja metálica y la reparación de los muros perimetrales, en total, 142 metros, con un presupuesto de 21.780 euros.

Casi mil mujeres atendidas ya este año por violencia machista

El Programa de Atención Integral para Víctimas de Violencia de Género del Ayuntamiento de Zaragoza ha asistido a 922 mujeres en lo que va de año, de las cuales 672 han sido nuevos casos. Estos datos representan una media mensual de 92 mujeres atendidas en la Casa de la Mujer, según han explicado este viernes 16 de noviembre la concejala de Educación e Inclusión, Arantza Gracia, y la jefa del Servicio de Igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza, Ana Gaspar.

Este programa de atención ofrece apoyo social, psicológico, educativo, jurídico, laboral y de alojamiento y se gestiona- junto a programas de sensibilización y promoción de la igualdad- con una partida anual de 1,1 millones de euros.

“Es muy difícil dar ese paso, por lo que lo primero es acogerlas, protegerlas, ayudarles a recomponerse y encontrar esa fuerza para luego poder seguir avanzando”, ha explicado la concejala sobre el programa de trabajo social, que comienza con un diagnóstico personalizado.

Refuerzo de plantilla

Gracia ha anunciado que de la mano del nuevo Plan de Igualdad 2018-2021, el Ayuntamiento reforzará la plantilla del servicio con 19 puestos más, que se incorporarán gradualmente en un plazo de cuatro años al equipo actual de 50 personas.

El objetivo es dotar a este servicio de más capacidad para la atención directa a las necesidades de la población y para implementar políticas de igualdad.

De las 922 personas atendidas hasta octubre de este año, 672 acudieron al servicio por primera vez, mientras que 250 iniciaron la atención en el año anterior o proceden de un proceso reabierto.

Desde el servicio se gestionan otros recursos relacionados como el dispositivo de tele-alarma para mujeres en situaciones de riesgo, utilizados por 78 supervivientes de violencia machista, o el servicio de asistencia y orientación jurídica, que ha recogido 480 consultas relacionadas con violencia contra las mujeres.

Para el alojamiento de mujeres supervivientes de violencia de género el consistorio propone la acogida provisional en centro de emergencia, casas y pisos tutelados, un sistema que han utilizado 47 mujeres y 41 menores.

La concejala Arantza Gracia (derecha) y la jefa del servicio de Igualdad, Ana Gaspar, explican los datos de atención a mujeres víctimas de violencia machista. Foto: zaragoza.es

Pisos de acogida e inserción laboral

Como solución a largo plazo o definitiva, desde Zaragoza Vivienda se dispone de cinco pisos de un año de estancia, en los que se han alojado cinco mujeres y diez menores, y seis pisos de acceso extraordinario a la bolsa de alquiler social, en los que se han alojado seis mujeres y quince menores.

Otras de las acciones que se desarrollan desde el servicio son la inserción laboral (93 mujeres con 8 contrataciones conseguidas), atención educativa (196 mujeres y 186 niños) y actividades en grupo, como cursos de biodanza y de defensa personal, con más de 100 asistentes.

En cuanto a la necesaria atención psicológica, la intervención se realiza a nivel individual y a través de grupos terapéuticos que proporcionan a las mujeres la posibilidad de validar su experiencia y proveerles de apoyo social.

“Estar viviendo y haber vivido una situación de violencia es un acontecimiento vital estresante que tiene sus repercusiones emocionales y psicológicas: ansiedad, depresión sentimientos de culpabilidad, baja autoestima…”, ha expresado la jefa del área sobre este servicio de atención, que en lo que va de año ha prestado ayuda a 343 mujeres y 10 niños.

Para tener acceso a estos recursos, cualquier persona puede acudir a la sede de la Casa de la Mujer, ubicada en la calle Don Juan de Aragón número 2 o contactar por teléfono (976 72 60 40) o correo electrónico (casamujer@zaragoza.es).

Mujeres libres

Desde el servicio, la responsable ha recordado que las supervivientes de violencia machista necesitan tiempo para “reconstruirse, mejorar, verse de otra forma y empoderarse”.

“Queremos lanzar el mensaje de que las mujeres son fuertes y salen porque es importante ver que a lo largo del proceso estas mujeres están viviendo en libertad, de forma amable y sintiéndose bien con ellas mismas”, ha señalado.

Este balance se ha dado a conocer en el marco del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el 25 de noviembre, en torno al cual se llevarán a cabo actividades tanto culturales como de debate y de reflexión.

En la Casa de la Mujer, el ciclo “Zaragoza contra la violencia de género” acogerá ponencias y mesas redondas sobre medidas legislativas, nuevos roles para la igualdad, experiencias de prevención en el ámbito educativo y nuevas masculinidades, entre otros asuntos.

La lucha contra la violencia de género también tiene un peso especial en la agenda cultural, con propuestas de teatro (‘Pasar por el aro’, ‘La noche estrellada’), cine (‘Maudie: el color de la vida’), café literario con María Frisa y Cristina Grande y exposiciones como ‘Creadoras’.

Un año más, el día 23 de noviembre el Salón de Recepciones del consistorio acogerá el acto de reconocimiento a las mujeres que luchan por salir de la violencia y el día 25, la plaza España será el escenario del grito de la sociedad por la eliminación de la violencia contra las mujeres.

Concurso de cortometrajes sobre reforma del Mercado Central

Ecozine Film Festival, con el patrocinio de Tranvías de Zaragoza y la colaboración del Ayuntamiento de Zaragoza, ha convocado un concurso con motivo de la transformación del Mercado Central de Lanuza para apoyar y divulgar la campaña de comunicación del renovado espacio.

Los interesados deberán realizar un cortometraje de ficción sobre la recuperación del histórico mercado de abastos, “parte importante del corazón de la ciudad” y “un mercado de proximidad que ha acompañado durante generaciones a los zaragozanos y que abrirá de nuevo sus puertas en 2019”, han explicado los organizadores en una nota de prensa.

La temática será libre, siempre y cuando la trama tenga lugar con el Mercado Central como telón de fondo o aparezca como protagonista del cortometraje. Asimismo, las obras deberán contar con una presencia significativa de la Línea 1 del Tranvía de Zaragoza, con su trazado en la zona.

Premio de 6.000 euros

La duración del corto será de 15 minutos como máximo, incluyendo los títulos de crédito. Se ha establecido un único premio de 6.000 euros.

Podrán presentarse todas aquellas personas residentes en Aragón, bien individual o en grupo. Los interesados deberán inscribirse en ‘infoecozine@gmail.com’ y tendrán que remitir a esa dirección sus guiones cinematográficos antes del 10 de noviembre de 2018.

Un jurado independiente escogerá un proyecto que pasará a la fase de rodaje y que se dará a conocer a partir del 19 de noviembre de 2018. El cortometraje ganador deberá ser entregado el 18 de enero de 2019, como fecha límite.

Las viviendas sociales de la antigua Imprenta Blasco estarán listas a finales de 2019

Las 26 viviendas sociales previstas en el edificio de la antigua Imprenta Blasco estarán listas a finales de 2019, fecha en la que también entraría en funcionamiento el espacio expositivo dedicado a las artes gráficas y la comunicación, que se instalará en la planta baja del emblemático edificio de la plaza Ecce Homo, una zona del Casco Histórico que se quiere recuperar con el tirón de este proyecto.

En la actualidad, el edificio modernista de ladrillo caravista alberga 17 grandes viviendas, que van a ser divididas en recintos más pequeños hasta transformarlas en 26 viviendas sociales de una o dos habitaciones. Pertenecerán al organismo público Zaragoza Vivienda, que será el encargado de gestionar su alquiler, según ha explicado el concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz.

Las obras de rehabilitación suponen una inversión de 1,7 millones de euros, que saldrán de la enajenación de una parcela municipal en el barrio de Valdefierro para la empresa adjudicataria del proyecto. En Valdefierro se construirán otras 62 viviendas protegidas.

Además, la constructora abonará al Ayuntamiento 390.700 euros, cantidad que corresponde a la diferencia económica entre la actuación en Imprenta Blasco con el valor de la parcela de Valdefierro, ha indicado Muñoz.

De blanco, Rivarés (izda), Santisteve y Muñoz, atienden a las explicaciones de un técnico de artes gráficas, junto a una de las antiguas máquinas de Imprenta Blasco

Impulso al Casco Histórico

El responsable de Urbanismo, junto con el alcalde, Pedro Santisteve, y el concejal de Cultura y Economía, Fernando Rivarés, han girado una visita este lunes 9 de julio a la antigua Imprenta Blasco, coincidiendo con el inicio del traslado de las antiguas máquinas impresoras para su restauración y posterior incorporación al espacio expositivo.

Tanto el alcalde como los concejales de ZeC han subrayado que la actuación en Imprenta Blasco, junto con las que se están desarrollando en los Baños Judíos del Coso y en el Mercado Central de Lanuza, constituyen un triángulo cultural, urbanístico y comercial que, a su entender, va a suponer un importante relanzamiento del Casco Histórico y en especial de algunas de sus zonas más degradadas.

Respecto al espacio expositivo que se tiene previsto abrir en la planta baja de la antigua Imprenta Blasco, el concejal de Cultura, Fernando Rivarés, precisó que se montará con arreglo a tres ejes temáticos. Por un lado, destacar la Imprenta Blasco como vanguardia de la industria de la imprenta en Aragón; también se vinculará el proyecto a otros ámbitos de la comunicación, incidiendo en el hecho de que esa imprenta “propició la llegada de muchas publicaciones a entornos sociales que hasta ese momento no tenían acceso a ello”, ha destacado Rivarés; por último, el espacio expositivo hará incidencia en la importancia que la industria gráfica tuvo en el desarrollo del movimiento obrero zaragozano.

Rivarés ha señalado que el proyecto cuenta con una partida de 49.000 euros para restauración de la docena de máquinas de gran valor que este lunes todavía podían verse cubiertas de polvo en las instalaciones de la antigua imprenta y que han comenzado a ser trasladadas por personal especializado de la Asociación de Industrias Gráficas de Zaragoza para su recuperación, de acuerdo con el convenio que esa entidad ha suscrito con el Ayuntamiento zaragozano.

Acto en memoria de las víctimas del franquismo

La vicealcaldesa del Ayuntamiento de Zaragoza, Luisa Broto, ha destacado la importancia de reparar y recuperar la memoria de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo. Ha participado este mediodía en el homenaje a los asesinados y represaliados durante este periodo que se ha celebrado en el Memorial del Cementerio de Torrero (foto superior de Daniel Marcos).

El acto ha estado organizado por la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Aragón (ARMHA), los asistentes han colocado flores en el monumento y en la tapia donde se llevaron a cabo fusilamientos.

La vicealcaldesa ha destacado la importancia de reparar y recuperar la memoria de las víctimas. En este sentido, el Ayuntamiento de Zaragoza está trabajando, junto a diferentes entidades y colectivos, en un programa de investigación sobre asesinados y represaliados, en la recuperación de testimonios orales de esa etapa y en la eliminación de la vía pública de elementos o símbolos representativos de la causa franquista.

Así, recientemente se eliminaron los escudos con simbología franquista del puente de Santiago y se sustituyeron por otros constitucionales de España y Navarra. Además, Zaragoza abrirá próximamente una oficina de atención a las víctimas del franquismo.

Ésta servirá para recoger testimonios y documentar los hechos que permitan elaborar un informe que sirva como base para presentar en los tribunales una querella por crímenes contra la humanidad cometidos por la dictadura franquista en nuestra ciudad.

El Congreso acuerda recuperar los pueblos de valle de Ara expropiados por el fallido embalse de Jánovas

El Gobierno deberá devolver su patrimonio a las familias de tres pueblos del valle del Ara en el Pirineo aragonés, Jánovas, Lavelilla y Lacort, expropiados entre 1960 y 1985, para hacer un embalse que nunca se llegó a construirse, tras recibir declaración de impacto negativa en 2001, e impulsar medidas para recuperarlos.

Así lo ha acordado este martes 10 de abril la Comisión de Medio Ambiente del Congreso, que ha aprobado por 22 votos a favor y 15 abstenciones (fundamentalmente del PP) una iniciativa de Podemos, transaccionada por el PSOE, para que las personas obligadas a dejar sus hogares y sus tierras o sus herederos, recuperen lo que se les arrebató “a la fuerza”.

Un emocionado Pedro Arrojo, diputado por Aragón de Podemos, ha recordado cómo los últimos habitantes de estos pueblos, concretamente de Jánovas, se vieron “obligados” a dejar sus casas, tierras y costumbres a base de que les llegaran a ser “dinamitadas” para construir un pantano en el río Ara “que nunca debió proyectarse por el desastre ambiental que suponía y nunca se construyó”.

Arrojo ha recordado la “brutalidad” con la que fueron expulsados mayores o niños, sin dejarles siquiera recoger cosechas plantadas, para permitir este proyecto “que tenía por objetivo llevar agua a otros territorios y permitir a Iberduero levantar una central hidroeléctrica”.

Empresa indemnizada, habitantes olvidados

Cuando se canceló el pantano en 2012, la citada empresa había vendido los derechos a Endesa, que fue indemnizada con 12 millones más intereses, mientras “los afectados siguen sin ver revertido su patrimonio y ni ejecutado el Plan de desarrollo sostenible comprometido para el valle del Ara, el único río salvaje del Pirineo, ha defendido Arrojo.

El texto acordado hoy por Podemos y PSOE exige al Gobierno que “reconozca la reversión de los patrimonios, así como el menoscabo causado, al no tratarse de ventas voluntarias sino forzadas por Iberduero para construir la presa”.

Exigen que se superen los obstáculos administrativos que impiden la reversión (en el catastro o en el dominio hidráulico) y que el Ejecutivo apruebe un Plan de Desarrollo Sostenible para el entorno de Jánovas, (en la foto superior, panorámica del estado actual del pueblo de Jánovas derruido) que, además de las infraestructuras necesarias para restituir la zona afectada por el embalse, cuente con soluciones participadas por la población para volverlos a poblar.

La Comisión ha acordado exigir a la empresa heredera de los derechos de los expropiadores (Endesa) financiar inversiones como la electrificación en la zona en compensación por el daño causado a estos municipios.

Con el proyecto del pantano del río Ara, que nunca ha llegado a existir, se destruyeron 23 núcleos pirenaicos, hoy casi todos deshabitados y en ruinas, por lo que los diputados han recomendado al Gobierno que “tome nota” de estos errores.

El Ayuntamiento realizará un nuevo plan de recuperación de riberas

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado este viernes 2 de febrero por unanimidad una moción del Grupo Socialista para que el Gobierno de la ciudad elabore un plan de recuperación de riberas para que retornen al estado en el que se encontraban durante la Expo de 2008 y que el Ebro vuelva a ser una “avenida principal”.

La edil del PSOE Marta Aparicio ha recordado el décimo aniversario de la exposición internacional que “transformó la ciudad para bien” y gracias a la que Zaragoza dejó de vivir “de espaldas” al Ebro, creando nuevos espacios que han sido interiorizados sobre todo por los vecinos de las riberas, que los sienten ya como suyos.

Ha considerado “un hecho” que las riberas se han deteriorado en los últimos años, principalmente debido a las crecidas del Ebro, pero también porque necesitan un cuidado y un mantenimiento que cree que no se ha estado haciendo.

Entre los desperfectos ha destacado árboles caídos, escombros que se acumulan cuando el cauce baja, el “lamentable” estado de la vegetación o cómo los caminos están cada vez “más desgastados”.

Por ello, ha cargado contra el equipo de gobierno por intentar “diluir” cualquier legado de la Expo por prejuicios de tipo ideológico disfrazados de motivos ambientalistas y por querer un Ebro “salvaje” en lugar de un río integrado en la ciudad.

La socialista ha apostado por intervenir en el río, “domesticándolo”, “vigilándolo” y “cuidándolo”, para que no sea “asalvajado”.

Principios ecologistas

En representación de ZeC, la concejala de Medio Ambiente, Teresa Artigas, pese a reconocer que la ciudad se acercó al río con motivo de la Expo, ha recalcado que desde el punto de vista ambiental “se podría haber hecho muchísimo mejor”, especialmente en un momento en el que se debía “dar ejemplo”.

Ha defendido que no se actúa con “prejuicios ambientalistas”, sino con “principios ecologistas”, como marcan las directivas de inundaciones, del marco del agua y demás normativa de la UE, por lo que ha presentado una transacción, que ha sido aceptada, para que el futuro plan cumpla con estas directrices.

“Se construyeron escolleras donde no era necesario y también se depositaron escombros y se podría haber hecho muchísimo mejor y además dar ejemplo internacional”, ha opinado.

Según Artigas, el PSOE no previó la forma de mantener las riberas, ni la coordinación con la CHE y “si era tan importante, ¿por qué no se tuvo en cuenta?”, se ha preguntado para aseverar que hay partida en el presupuesto.

Escaparate de la ciudad

Sara Fernández (Ciudadanos) también ha secundado la moción, ya que su grupo ha presentado numerosas iniciativas al respecto desde su llegada al Consistorio y no solo por el legado de la Expo, además de pedir actuaciones en el resto de cursos de agua de la ciudad, como el río Huerva.

Algo parecido ha defendido Leticia Crespo, de CHA, quien ha resaltado que este plan de riberas es necesario independientemente del décimo aniversario de la Expo, ya que estas deberían estar siempre “en perfecto estado de revista” porque son un escaparate de la ciudad y ha apostado por un plan de mantenimiento “urgente” que reedite cada cierto tiempo una serie de actuaciones planificadas.

 

Zaragoza crece y Aragón gana población por vez primera desde 2012

Aragón ganó a lo largo de 2016 un total de 187 habitantes. A 1 de enero de 2017, la población de la Comunidad se sitúa en 1.308.750 habitantes, mientras que en esa misma fecha del año pasado, la cifra ascendía a 1.318.563. Estos datos representan un 0,01% menos que el año anterior, según el Padrón oficial publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De esta forma, la población de Aragón se incrementa por primera vez desde 2012 y rompe la tendencia de cuatro años consecutivos de descenso de habitantes. Sin embargo, en este periodo, ha perdido 40.717 personas, principalmente en la provincia de Teruel. En esta zona, es el quinto año consecutivo donde se desciende por encima del 1%.

Pueblos vacíos

Por provincias, Zaragoza ha sido el principal impulsor de la población al crecer en 2.979 personas hasta situarse en 953.486 habitantes. Gran parte de este crecimiento se debe a la capital aragonesa, cuya población se sitúa en 664.938 personas, 3.830 más que en enero de 2016. Del total, 318.419 son hombres y 346.519, mujeres.

De hecho, ha sido la única en la que ha crecido, pues Huesca y Teruel ven como pierden 1.377 y 1.415 ciudadanos, respectivamente. Así, el Alto Aragón cuenta con 219.702 residentes (52.223 en Huesca) y Teruel, con 135.562, 35.484 en la capital.

Sin embargo, este leve incremento de la población total no mejora la situación de los pueblos aragoneses abandonados en el medio rural. Ya son 199 municipios los que sobreviven con menos de 101 habitantes, doce más que los reflejados en enero de 2016.

Mercado Central: joya artística, comercial y social para el siglo XXI

Detalle de caduceos ornamentales en las arcadas del mercado

El caduceo, la vara delgada, lisa y cilíndrica, rodeada de dos culebras, atributo del dios romano Mercurio y empleada como símbolo del comercio es el ornamento preminente del Mercado Central de Lanuza, dedicado por su arquitecto, Félix Navarro y Pérez, a esa deidad protectora de los caminos, de los viajeros, del comercio y de la comunicación.

El caduceo preside en cada arcada de la gran nave comercial el simbolismo del Mercado, plagado de figuras ornamentales en hierro o en cerámica, alusivas a productos que allí se venden para transformarse en alimentos con los que sobrevive el género humano. La recuperación del Mercado Central que ahora se emprende quiere rescatar y exponer al público ese sentido espiritual y social del edificio para mostrar en todo su esplendor la riqueza artística y el gran valor ciudadano de un lugar emblemático de Zaragoza.

“La presencia en el Mercado Central del dios Mercurio sería la clave del sentido de toda su ornamentación vegetal”, señala el profesor Javier Delgado en su estudio sobre la ornamentación en el hierro y el hormigón que componen el edificio modernista.

Figuras y cerámicas de animales y plantas que integran nuestra alimentación habitual adornan los elementos arquitectónicos del edificio para transmitir con su simbolismo la “idea de copiosidad, fecundidad, abundancia, prosperidad y felicidad”, sostiene Delgado. El caduceo reina entre todos esos mensajes artísticos como acción que transforma la materia en sustancia espiritual, como explicó en su día el propio arquitecto del edificio, el turiasoniense Félix Navarro.

Lo hizo en 1903, cuando se inauguró el mercado que había comenzado a construirse en 1895, con un artículo de prensa en el que explicaba el sentido espiritual que había querido transmitir al edificio como centro de relaciones humanas inspiradas por normas superiores venidas desde el cielo de Mercurio y transmitidas a través de su caduceo.

Más que una lonja de comercio, Navarro quiso construir un templo dedicado a los mejores valores de la humanidad, expresados en el trabajo y en las tareas que contribuyen a la alimentación material y espiritual. De hecho, su planta de tres naves, una central y dos laterales recuerda la estructura de las catedrales y grandes templos cristianos.

Interior del mercado poco después de su inauguración en 1903

Una recuperación total

Ahora, un siglo después, la primera gran reforma de este vetusto y valioso edificio quiere recuperar su importancia como lonja y como punto neurálgico donde se expresan los valores del trabajo y la comunicación.

El arquitecto aragonés optó por el estilo modernista de la época, con tono historicista adaptado al carácter y función del edificio, que sustituyó al mercado al aire libre que desde la Edad Media se instalaba junto a las murallas de la ciudad. Incorporó nuevos materiales como el hierro fundido y laminado, combinado con la piedra, el hormigón, el ladrillo y la cerámica, incluso el esmalte en algunos elementos decorativos.

Algunas de las piezas que sustentan el edificio, como columnas de hierro, presentan en la actualidad graves deterioros, con curvaturas, inclinaciones y grietas. El proyecto de rehabilitación contempla reforzarlas con columnas nuevas adheridas a las originales, para que éstas mantengan su diseño original.

El arquitecto concibió el mercado, pese a su magnitud, como algo ligero, dispuesto a elevarse hacia el cielo con las alas de su dios Mercurio. No tenía paredes.

Exterior del mercado recién construido en 1903

Esa circunstancia se fue revelando con el tiempo como un inconveniente, conforme cambiaban los hábitos de compra y mejoraban las condiciones de vida. La exposición al cierzo y al frío en invierno, a los insectos, pájaros y aire caliente en verano, contribuía a hacer más incómoda la lonja y menos salubre.

En 1978 el edificio fue declarado Monumento Histórico Nacional, pero eso no evitó su olvido institucional. Tras 79 años sin apenas conservación, sólo la mínima para su mantenimiento, en 1982 se emprendió una reforma para hacer más confortable el edificio, a costa de mermar su grandiosidad y esconder su belleza. De esa actuación datan los paneles de plástico a modo de pared que se instalaron en las fachadas este y oeste del mercado, que al poco tiempo empezaron a amarillear y a exhibir un aspecto deteriorado.

También entonces se colocaron falsos techos de plástico blanco y opaco sobre los pasillos de los puestos de detallistas, que permitieron incorporar climatización, pero ocultaron la techumbre, las cerchas, las arcadas y las columnas del edificio original.

Fachada lateral oeste poco después de instalarse los protectores de plástico en 1982

Actuaciones parciales

La remodelación integral que ahora se va a emprender recupera la grandiosidad del ‘templo comercial’ y exhibirá la ligereza del gran armazón.

En el interior del edificio, en paralelo a su columnata, se instalarán grandes paredes de vidrio practicables mediante sistema informático para facilitar la ventilación y colocadas a modo envolvente, que permitirán cerrar el mercado, aislándolo frente a elementos externos pero a la vez recuperando su estructura original, que será totalmente visible puesto que el cerramiento será transparente. La climatización se efectuará mediante suelo térmico, aparte de que cada puesto dispondrá de su propio sistema de acondicionamiento.

Tras la dudosa actuación de 1982, el siguiente hito vivido por el Mercado Central zaragozano se produjo en 2001, cuando el Gobierno aragonés lo declaró Bien de Interés Cultural, con lo que se garantizaba su protección, de acuerdo con la Ley de Patrimonio.

Tras una reforma fallida en 2004, se proyectó otra intervención en 2006-2008. De esa época data la construcción de todas las cámaras de la planta sótano, así como las plataformas de carga/descarga y los elevadores para las basuras.

Pero no se ejecutó la obra integral prevista y el edificio continuó con su lento deterioro y sin planes de conservación propiciados por una indolencia política que contrastaba con la preocupación ciudadana por los estragos cada vez más evidentes en una de las joyas arquitectónicas de la ciudad, expresada sobre todo desde el tejido social y vecinal del Casco Histórico.

Pasillo con falso techo de plástico en el mercado actual que oculta la cubierta original

Cambio político que relanza el mercado

La llegada de Zaragoza en Común al gobierno de la ciudad ha invertido el olvido en el que estaba sumido el Mercado Central, que ahora retomará su grandeza porque su recuperación integral es uno de los proyectos estrella de la legislatura. El Mercado Central va a recobrar todo su esplendor artístico y se va a convertir en centro comercial, social, vecinal, de convivencia, además de símbolo del consumo responsable y de la sostenibilidad, en un enclave caracterizado por el respeto al entorno histórico, jalonado por vías semipeatonales, por el tranvía y por terrazas donde disfrutar de la conversación y la contemplación.

Más de 9,5 millones de euros se van a invertir para solventar los problemas del edificio acometiendo la reforma y consolidación de la estructura, mejora de las instalaciones, garantía de accesibilidad total y de la higiene alimentaria.

Además, el proyecto pretende convertir el Mercado Central en centro neurálgico de la ciudad y en especial del Casco Histórico, donde se constituirá como foco que refuerce las relaciones de cooperación y colaboración con los comercios de la zona e incentivo de la vida del barrio.

La actuación prevé una renovación total de las redes de abastecimiento de agua, saneamiento, pluviales, electrificación, climatización y telecomunicaciones.

Se instalará sistema de prevención de incendios. Se acabará con los graves problemas de accesibilidad al edificio, que ahora dificultan el trasiego de personas con movilidad reducida, de avanzada edad o que transitan con sillas de niños pequeños o carros de compra. Para ello se instalarán cuatro ascensores transparentes en cada una de las puertas del edificio, además de suprimir algunas escalinatas y otros elementos que dificultan la entrada y salida del recinto.

Imagen original

La reforma contempla recuperar la imagen original del histórico mercado, volviendo a la estructura de un gran pasillo central de 7,6 metros de anchura y dos perimetrales más estrechos, con los puestos mirando hacia el exterior. Ello implicará una drástica reducción de las cabinas de detallistas, que pasarán de las 130 actuales a 74, más cuatro de restauración. Con esta medida, los puestos ganarán en dimensión, se uniformarán sus cualidades estéticas y se distribuirán según criterios comerciales e higiénicos.

Recreación del exterior del mercado tras la reforma prevista

Se eliminarán los actuales falsos techos de los pasillos, de forma que se puedan ver desde cualquier posición las estructuras de las cubiertas y sus ornamentaciones.

La zona central del mercado albergará los cuatro puestos previstos para bar-restauración, que dispondrán de terrazas en el exterior. En la planta sótano se habilitará una zona abierta al público, con área de exposiciones y de formación y comunicación.

Toda la estructura del edificio se reforzará, se restaurará y se limpìará.