recuperar

El Ayuntamiento insiste en recuperar los 12,2 millones con que debe indemnizar al Tiro de Pichón

El Ayuntamiento de Zaragoza ha iniciado los trámites para tratar de recuperar los 12,2 millones de indemnización que una sentencia judicial le obliga a pagar al Tiro de Pichón por la expropiación de unos terrenos que el Consistorio considera de propiedad pública. Para ello, el Gobierno de la ciudad ha dado conformidad al presupuesto elaborado por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) por el deslinde de dichos terrenos en el Tiro Pichón, que asciende a 16.335 euros.

El deslinde fue solicitado por el Ayuntamiento de Zaragoza el pasado mes de abril dentro del procedimiento para revisar la expropiación de estos suelos, ganados artificialmente al río en 1975.

Esta petición forma parte de las actuaciones que mantiene abiertas el Consistorio para demostrar que los suelos expropiados del Tiro Pichón son los mismos que se ganaron al río en los años 70 y que, por tanto, son de dominio público.

Indemnización millonaria

Ello haría improcedente la indemnización que estableció el Tribunal Superior de Justicia de Aragón por la expropiación de los terrenos y que alcanza los 12,2 millones de euros que el Ayuntamiento de Zaragoza tiene que abonar al club.

El consejero municipal de Urbanismo, Pablo Muñoz, ha explicado que con este estudio se pretende demostrar que los terrenos son de dominio público hidráulico.

“Por tanto no correspondería dicho pago por algo que es nuestro, de la ciudad. Es un suelo que nunca se debió expropiar porque es público”, ha sentenciado el concejal.

El templo de San Juan de los Panetes vuelve a ser propiedad del Estado

El templo de San Juan de los Panetes pasa a ser de nuevo propiedad del Estado y no de la Iglesia católica, después de que el Ayuntamiento de Zaragoza solicitara la apertura de un expediente de investigación sobre la propiedad del inmueble, que ha finalizado con su inscripción en favor del Ministerio de Cultura.

El Estado rectifica así con este acto, con el que concluye el proceso administrativo abierto, y recupera la titularidad de uno de los numerosos edificios que la Iglesia católica inmatriculó en la capital aragonesa en los años 80 del siglo pasado.

La resolución, a la que ha tenido acceso Efe, está fechada a 16 de enero de 2019 y entró en el Ayuntamiento el pasado día 24.

En ella se indica que ya se ha producido la inscripción de San Juan de los Panetes en favor del Ministerio de Cultura en el Registro de la Propiedad número 2 de Zaragoza.

Proceso

El proceso comenzó con el acuerdo del Gobierno de Zaragoza del 31 de marzo de 2017, por el que se solicitaba a la Administración General del Estado que abriera un expediente de investigación sobre la titularidad de este templo y de la iglesia de Santiago el Mayor.

El Estado decidió renunciar a la propiedad sobre la La Seo de San Salvador, la iglesia de La Magdalena o la de Santiago, al no ser sedes vacantes.

Sin embargo, San Juan de los Panetes es un Bien de Interés Cultural con categoría de monumento desde 1933 y está incluido en el Inventario General de Bienes y Derechos del Estado.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha mostrado a Efe su “satisfacción” por haber aportado luz a un “oscuro proceso” en el que los datos apuntan a hasta “30.000 y 40.000 bienes inmatriculados” a raíz de la modificación hipotecaria aprobada por el Gobierno del popular José María Aznar.

Ha asegurado que su actuación “nada ha tenido que ver con creencias religiosas”, sino que la única pretensión era esclarecer la titularidad de los templos, ya que con algunos “emblemas” del mudéjar de la ciudad había “serias lagunas”.

Víctor Fernández entrena otra vez al Real Zaragoza: “no he dudado en acudir con ilusión y humildad”

Víctor Fernández ha arrancado su tercera etapa a bordo del Real Zaragoza. Un proyecto en el que se ha embarcado “sin pedir nada a cambio”, tal y como él mismo ha reconocido, y al que no dudó en decir que sí en cuanto el club se puso en contacto con él para solicitar sus servicios como entrenador. Advierte de muchos cambios en el equipo.

Lejano de los focos, poco amigo de los elogios y con una mirada de confianza más que necesaria en un Real Zaragoza que tocaba suelo en Riazor ante el Deportivo de La Coruña. Así se ha presentado de nuevo Víctor Fernández, quien emprende desde este martes su tercera etapa como entrenador del conjunto aragonés en la situación más comprometida de su historia. Y lo hace con la máxima seguridad en su decisión tomada.

Porque, lógicamente, ha sido cuestionado sobre el porqué ha aceptado un reto tan complicado, despejando las dudas en un instante: “No me costó absolutamente nada decidir mi vuelta, en el momento en el que me lo plantearon uno se siente en la obligación inmediata de responder que sí porque soy zaragocista, es mi casa y le debo mucho al Zaragoza”.

Ninguna duda

En este sentido, Fernández ha recordado que “jamás” podrá “compensar mínimamente” lo que el club le ha dado y, por ello, en estos “momentos de dificultad” no ha tenido “ninguna duda en acudir y hacerlo con mucha ilusión, humildad y con el deseo de ayudar al equipo”. También ha admitido que el “club está totalmente liberado” y que llega “sin nada a cambio”, sólo con la intención de “ayudar a contribuir”.

Al respecto, preguntado por si ha aceptado el trabajo de forma gratuita, ha explicado que él sólo puede llegar así al Real Zaragoza y que no lo puede hacer “con nadie más” porque es su casa, donde se siente identificado, es zaragocista, socio del Zaragoza y es el lugar donde se le dio “la oportunidad de crecer” y formarse como “persona y como entrenador”.

Además, el entrenador ha aseverado que “las cosas van a salir bien” y que no tiene miedo porque piensa “en positivo” y porque el miedo “te atenaza, no te permite expresarte ni vivir”.

Por ello, ha incidido en que su obligación con la plantilla es crear “una atmósfera suficientemente positiva para que las cosas resulten bien y tener pensamientos positivos”.

Un equipo por debajo de su nivel

Víctor Fernández llega después de haber visto “todos o prácticamente todos” los partidos del Real Zaragoza, por lo que tiene una idea clara del grupo a falta de comprobar in situ los entresijos. “Tengo la percepción de que es un buen equipo, con buenos jugadores y que está por debajo de su nivel, con un rendimiento que no ha sido el esperado”, ha indicado.

El zaragozano también se ha mojado al asegurar que sus jugadores necesitan “más atrevimiento y más riesgo, que no estén atenazados por el miedo a fallar o equivocarse”, siendo ese “el tipo de equipo” que le gustaría ver y alcanzar con el Real Zaragoza.

También, aviso a navegantes, ha advertido de que el once “se va a parecer poco desde el sábado a lo que se ha visto”, añadiendo que “van a cambiar cosas y se van a percibir”.

Eso sí, sin querer pensar en quién puede salir en invierno, corroborando que “todos van a partir desde el mismo nivel de exigencia y de consideración”, pese a que ya cuenta con una idea inicial clara de qué hacer frente al Extremadura en un duelo directo por la salvación.

Mercado de invierno

También se ha referido Víctor Fernández al cercano mercado de invierno, siendo conocedor de que el club busca varios refuerzos que, eso sí, van supeditados a las salidas por cuestiones de límite salarial.

“No he pedido absolutamente nada”, ha comenzado diciendo el técnico, explicando que “si viene algo fenomenal y, si no viene nadie, con esto hay que salir adelante”.

En este aspecto, ha manifestado que “la dirección deportiva ha configurado un equipo y una plantilla con muy buen pie, hay que exigirles eso a los jugadores y darles sus espacios naturales para desarrollar lo que tienen y que se suelten”.

Sobre el objetivo, no podía ser otro: “La idea clara es salvar al equipo y salir cuanto antes de esta situación porque es un peligro real y no ficticio”.

Sobre esto, ha recordado una frase que les dice a sus futbolistas, “que primero miren de cerca para posteriormente poder mirar de lejos”. Es decir, que cuando logren alejar el peligro del descenso “ya se mirará más lejos para ver qué se puede alcanzar, pero será un proceso largo y costoso”, ha concluido.

F.C.V./ Aragón Press

Tormenta causa 100 árboles caídos, 300 emergencias y se tardará dos días en recuperar la normalidad

Una rama caída sobre la catenaria interrumpió el servicio del tranvía

La caída de más de 100 árboles, calles principales cortadas, más de 300 llamadas de aviso a Emergencias, el corte de la línea del tranvía o varias inundaciones en sótanos y garajes son algunos de los daños que causó la intensa tormenta de granizo, lluvia y viento que descargó en la tarde del miércoles 11 de julio sobre la ciudad.

El Ayuntamiento, debido a las secuelas que dejó la tromba del miércoles, mantiene este jueves operativos cinco equipos de los servicios municipales para restablecer la normalidad en la ciudad.

Según ha informado en rueda de prensa el concejal de Servicios Públicos y Personal, Alberto Cubero, los bomberos de Zaragoza han atendido hasta ahora unos 80 servicios, la mayoría de ellos a causa de la caída de árboles y ramas, y “todavía quedan por realizar 40 servicios de menor importancia”.

Árbol derribado por la tormenta en el barrio de Jesús. Foto AVV Barrio Jesús

Viento de más de 100 km/h

El miércoles a media tarde, ha precisado el concejal zaragozano, “en apenas diez minutos cayeron 17 litros de agua por metro cuadrado y hubo fuertes rachas de viento que superaron los 100 kilómetros por hora en algunos barrios”, según ha señalado.

En total, 500 empleados del servicio de Limpieza y 200 del de Parques y Jardines están trabajando en la retirada de árboles y reparación de desperfectos para devolver la normalidad a la ciudad.

En torno a las 18:30 horas de la tarde, Zaragoza vio cómo caían más de 100 árboles al suelo, de los cuales 20 fueron en el Parque José Antonio Labordeta. De momento, Cubero ha apuntado que no tienen constancia de que haya caído algún ejemplar centenario.

Asimismo, la ciudad se vio obligada a cortar algunas de las calles principales como Gran Vía, Sagasta, Fernando el Católico o Paseo Constitución, además de la línea del tranvía, a causa de la caída de árboles y ramas de grandes dimensiones. Este jueves, todas ellas permanecen abiertas y el tranvía funciona con normalidad, según ha señalado el concejal.

Afecciones por toda la ciudad

Las afecciones de la tormenta han estado repartidas por toda la ciudad. En este sentido, “aunque no ha habido que lamentar daños personales, sí ha habido caídas de tejas y de canalones, inundaciones en garajes y huecos de ascensor y el cierre temporal de la piscina del Palacio de los Deportes (El Huevo) y de los vestuarios de la piscina de Movera”, ha indicado Cubero.

Por otro lado, el concejal ha destacado algunas de las inundaciones que sufrieron el Centro Cívico de Valdefierro, varias Casas de Juventud, el Museo de las Termas, el Museo del Puerto Fluvial y también el propio Consistorio zaragozano, donde hubo entrada de agua en el sótano y en algún despacho de la tercera planta.

Por todo ello, desde el miércoles, todos los servicios municipales “están trabajando a pleno rendimiento para que la ciudad vuelva a la normalidad” que, según han calculado desde el Ayuntamiento, será en un par de días mínimo, ha dicho Cubero.

Un vórtice de rachas

En su intervención, el concejal ha querido “felicitar y reconocer la enorme labor de todos los servicios municipales implicados y, sobre todo, a la Policía Local y a los Bomberos por el trabajo que desarrollaron ayer después de que se registraran más de 300 llamadas de aviso a la media hora posterior a la tormenta” (en la foto superior de Aragón TV, operarios de limpieza recogiendo ramas caídas y recolocando contenedores).

Según ha subrayado Cubero, “AEMET denomina la tormenta de ayer como un vórtice de rachas similar al que ocurrió hace diez días en el aeropuerto de Zaragoza”.

En este sentido, desde el Ayuntamiento de Zaragoza consideran que la caída de árboles se sitúa dentro de la normalidad dadas las condiciones climatológicas que se dieron ayer en la ciudad.

El Mercado Central emerge con su restauración y se investiga su color original para recuperarlo

El Mercado Central empieza a mostrar su magnífico rostro centenario tras casi un mes de trabajos de demolición de los antiguos puestos y de las pérgolas de plástico y metal que impedían disfrutar de su techumbre y de los decorados multicolor que adornan la parte alta de su estructura. Las obras se desarrollan a buen ritmo, no han aparecido imprevistos y ahora el esfuerzo se va a centrar en recuperar el color original de la armadura metálica de la lonja, que en algunos puntos presenta hasta 14 capas de repintado sobre la original.

Las obras de reforma del edificio del Mercado Central Juan de Lanuza, que han comenzado el pasado mes de junio con la demolición de los puestos que se reformaron en 1986 podría tener concluida esta primera fase a finales de julio y de forma simultánea se avanza en otras actuaciones como averiguar el color original de la pintura de la estructura metálica, que en la actualidad es verde grisáceo.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve; el consejero municipal de Urbanismo, Pablo Muñoz; y el arquitecto municipal director del proyecto, José Antonio Aranaz, han visitado el avance de las obras de demolición que lleva a cabo la empresa Ferrovial Agroman.

A la dcha, el arquitecto Aranaz da explicaciones al alcalde durante la visita de las obras

Un magnífico edificio

Aranaz ha observado que se trata de un “momento bueno” para ver la diferencia entre lo que había porque aún quedan puestos de venta en la parte norte, mientras que la demolición ha comenzado por el sureste y permite “anticipar el resultado final” puesto que los laterales del edificio serán grandes cristales que permitirán ver el interior desde la calle.

“Se han demolido parte de los puestos de la reforma de 1986 y todavía permanecen puestos en su estado, pero se aprecia la cubierta de este magnífico edificio, que no se veía por la disposición de los puestos y el resto de instalaciones”, ha manifestado.

Desde que el derribo comenzara el pasado 11 de junio se han realizado otros trabajos de forma paralela como comprobar el asentamiento de la antigua estructura, en especial del forjado y de la base de los pilares.

Asimismo se ha desmontado la cerrajería exterior de diversas puertas, que se han enumerado y protegido en un almacén para su posterior restauración.

Al fondo, una máquina va destruyendo los antiguos puestos del mercado

Recuperación del color original

“Vamos bien de ritmo de obra” ha asegurado Aranaz, para detallar que se han eliminado parte de las instalaciones de tratamiento de residuos y también se han hecho catas de mayor intensidad en la estructura, ya que no se podían hacer antes con un edifico en uso.

“Ha salido lo previsto. Cosas oxidadas que hay que reformar y limpiar y se buscará alguna solución incluso más efectiva y más rápida de lo previsto en el proyecto de reforma”.

De forma simultánea se realizan otras tareas como comprobar el refuerzo de los pilares donde se asienta el encofrado del edificio y también la estructura metálica de la parte superior porque lleva muchas capas de pintura que hay que decapar, además de retirar la suciedad.

Aranaz ha avanzado que el color de la estructura metálica del techo y de las columnas de fundición será el original de la inauguración en 1903, tal y como prescribió La Comisión Provincial de Patrimonio Cultural y aconsejan los actuales criterios de restauración. “Estamos haciendo pruebas para averiguarlo y será en la parte alta, que es la que menos se ha tocado, la que nos lo indique. La memoria original del proyecto, que es manuscrita, no habla de color”.

Todos los puestos cubiertos

Por su parte, el alcalde, Pedro Santisteve, ha dicho estar “contento” del avance de las obras y ha aventurado que el edificio modernista “ganará en luminosidad y las fachadas de vidrio tendrán una vista espectacular”.

“Vamos bien de plazo y se puede apreciar como quedará esta tremenda fábrica que es el Mercado Central”. Las obras de reforma alcanzan los 8,7 millones de euros y el montaje de los 74 puestos finales que albergará alcanzará hasta los 15 millones de euros.

“Esta rehabilitación es para atender a un bien patrimonial de primer orden de más de cien años, que es un Bien de Interés Cultural y tras arreglarlo se solucionarán los problemas de refuerzo de la estructura para habilitarlo como mercado moderno y que siga siendo un motor económico de la zona y un mercado de abastos para toda la clase de gente diversa, que habita en sus alrededores y hacerlo más atractivo para la gente joven porque se pretende cubrir más horas de apertura”, ha manifestado Santisteve.

Tras recordar que el mercado provisional está ocupado al cien por cien se ha mostrado convencido de que se cubrirán los 19 puestos vacantes antes de la apertura del inmueble rehabilitado. “Todavía falta un año, seguro que se cubrirán” ha subrayado.

Recetario de cocina para combatir la cuesta de enero

El Ayuntamiento de Zaragoza, a través del Servicio de Mercados, ha elaborado el recetario “Cocina de fiesta con alimentos económicos para que no nos afecte la cuesta de enero”, cuyo objetivo es economizar en la cocina y reciclar alimentos sobrantes de las pasadas fiestas navideñas.

Así lo han explicado en el Mercado San Vicente de Paúl la concejala de Medio Ambiente y Movilidad, Teresa Artigas, y el presidente de la Federación de Asociaciones de Galerías de Alimentación y Mercados Detallistas de Zaragoza (ZAMAS), José Carlos Gran.

Según ha comentado Artigas, el objetivo del recetario es “dar uso a los alimentos que tenemos en casa tras las fiestas de navideñas y evitar que acaben en la basura”.

Dinamización de los barrios

También ha resaltado que el recetario pretende promocionar los productos locales de calidad que se venden en los mercados zaragozanos, donde además se ofrece a la clientela un trato “personalizado”.

La concejala ha añadido que la iniciativa pretende promocionar los mercados, porque además cumplen “un papel fundamental en la dinamización de los barrios”.

Por otra parte, Gran ha agradecido el apoyo recibido en los mercados por parte del Ayuntamiento y ha explicado que se han editado 4.000 ejemplares del recetario presentado.

Demostración culinaria

Ha comentado que los ejemplares se repartirán en 15 mercados privados de la ciudad a los que se le suman los tres municipales, Central, San Vicente de Paúl y Valdespartera.

El acto, desarrollado en el Mercado de San Vicente de Paúl, ha incluido una demostración culinaria a cargo de la cocinera Cristina Lahoz.

Tras el acto se ha podido disfrutar de una degustación de un pastel de carne y un milhojas de patata con yogur, incluidos en el recetario, todo ello acompañado con vino de Aragón.

Las obras depositadas en el Museo de Lleida salen en camión con destino al Monasterio de Sijena

Las obras de arte del monasterio de Sijena depositadas en el Museo de Lérida han partido hacia las 14.15 horas en un camión de mudanzas con destino al cenobio de Villanueva de Sijena (Huesca) después de haber sido embaladas y cargadas en el vehículo, en una operación que se ha prolongado durante más de diez horas.

La salida del camión, escoltado por varias furgonetas de los Mossos, se ha producido mientras cerca de medio millar de personas concentradas en el exterior del Museo de Lérida entonaban “Els Segadors”, himno de Cataluña

Durante las cerca de dos horas que ha durado la carga de las obras de arte, las personas congregadas frente al museo de Lérida, que se encontraba protegido por un fuerte dispositivo de los Mossos d’Esquadra, han gritado diversas consignas contra el traslado de las obras, como “manos arriba, esto es un atraco”, “ladrones” o “España nos roba”.

Cuando el camión con las obras ha hecho la maniobra para dirigirse a Aragón, han salido del almacén del museo su director, Josep Giralt, y media docena de trabajadores del centro, con batas blancas, que han estado colaborando en las tareas necesarias para el traslado.

Los empleados del Museo, visiblemente emocionados, algunos incluso con lágrimas en los ojos, han saludado a las personas que protestaban en el exterior contra el traslado de las obras.

Nuevo recurso

Técnicos del Gobierno de Aragón y efectivos de la Guardia Civil han accedido al Museo de Lérida antes de las 4 de la madrugada para supervisar el traslado de las obras de arte del Monasterior de Sijena, ordenadas por un juez de Huesca.

En una iniciativa de última hora, el alcalde de Lérida, Àngel Ros, ha presentado esta mañana un recurso ante el Ministerio de Cultura que pide la suspensión de la “orden” del ministro Íñigo Méndez de Vigo de proceder a la entrega a Aragón de dichos bienes artísticos, alegando su “falta de competencia” en este ámbito.

En su “recurso de reposición”, el alcalde de Lérida pide la suspensión cautelar de la orden de entrega de las obras por la “falta de competencia” del ministro “para adoptar una medida que correspondería al gobierno de la Generalitat o al consejero de Cultura”, ya que “el 155 no habilita a la referida actuación sustitutoria”.

Por su parte, el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, ha subrayado hoy que el traslado de los bienes al Monasterio de Sijena, su original ubicación, desde Lleida se está haciendo “correctamente” y en cumplimiento de la decisión judicial que así lo ha dictado.

Obras de arte de gran valor

Sepulcros del siglo XV únicos en el mundo, esculturas de alabastro de Gabriel Joly o tablas policromadas con más de tres siglos de antigüedad son parte de la historia de Aragón que guardaba el Monasterio de Sijena y fueron vendidos a Cataluña y que, ahora, vuelven a su lugar de origen.

El conflicto se remonta a los años 80 y 90 del siglo pasado, cuando las hermanas sanjuanistas de la Orden de Malta, propietarias del cenobio, vendieron 97 obras de arte religioso del Monasterio de Sijena a la Generalitat de Cataluña.

La Generalitat entregó en julio de 2016 una parte de esos objetos y hoy ha comenzado la devolución de las 44 piezas del patrimonio del Monasterio de Sijena (Huesca) depositadas en el Museo de Lleida a Aragón, en cumplimiento de la providencia del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Huesca.

Varios de los sarcófagos que retornan al monasterio oscense

Se trata de 44 piezas entre las que figuran las cajas sepulcrales de tres prioras del cenobio del siglo XV, únicas en el mundo, además de seis altorrelieves de alabastro obra del escultor francés Gabriel Joly y datados en 1529-1530, y otras siete figuras de alabastro atribuidas al mismo artista.

Hay asimismo cuatro tablas policromadas del siglo XVIII de Santa Rosa de Lima, Santa Ubaldesca, Santa Teresa y Santa Clara, varias pinturas sobre tela de una serie del siglo XVIII sobre la historia del Rey David y catorce pinturas sobre tela de entre los siglos XVI y XVIII.

Las obras más relevantes se encuentran en el Museo Diocesano de Lleida, que expone las tres cajas sepulcrales y cuatro relieves de alabastro, mientras que la mayoría de los objetos estaban en los almacenes de esta institución.