residuos

La recogida selectiva de residuos aumenta un 11,2 % en 2018

El Ayuntamiento de Zaragoza ha logrado recoger de manera selectiva en el periodo diciembre 2017-noviembre 2018 casi 33.9

Gráfico de la recogida selectiva en los años 2017 y 2018

20 toneladas de residuos, un 11,2 por ciento más que el año anterior, especialmente debido al incremento en la fracción de papel y cartón, que ha aumentado hasta un 17,4 por ciento.

El consejero municipal de Servicios Públicos y Personal, Alberto Cubero, ha afirmado que se trata de datos “muy positivos” con los que en el equipo de gobierno están “muy satisfechos”, aunque todavía queda margen de mejora.

Después del papel y cartón, que ha pasado de 12.800 a 15.047 toneladas, la fracción que más crecimiento ha experimentado ha sido la de envases ligeros -de 9.120 a 9.829 toneladas (7,9 por ciento)-, seguida del vidrio -de 7.861 a 8.300 toneladas (5,6 por ciento)-.

Los aparatos electrónicos que se recogen en los puntos limpios ascendieron a 523 toneladas (un 3 por ciento más), mientras que el aceite doméstico ha pasado de 213 a 217 toneladas, con un incremento de algo menos del 2 por ciento pero que se suma a la subida del 61 por ciento experimentada el año anterior, cuando se instalaron más de 150 contenedores en la vía pública.

Imagen de promoción de la recogida selectiva de residuos orgánicos. Foto: zaragoza.es

Recogida orgánica

Por otro lado, Cubero ha dado cuenta de la recogida selectiva de materia orgánica, que se está implementando a través de pruebas pilotos en los distritos de Actur y Centro con resultados desiguales aunque “esperables”.

Así, mientras en el Actur la experiencia piloto ha ido “muy bien” y solo se ha recogido un 1 por ciento de residuos impropios, en el Centro los resultados no han sido tan positivos y los impropios han ascendido hasta el 40 por ciento del total (en la imagen superior de zaragoza.es, una mujer ensaya a depositar residuos en el contenedor de orgánicos).

El consejero lo ha achacado a que en el primer caso los vecinos se apuntaron voluntariamente y había un compromiso inicial, algo que no ha sucedido en el centro de la ciudad, por lo que ha abogado por profundizar en las campañas de sensibilización, porque “sí o sí” las ciudades van a tener que implementar este sistema en un corto espacio de tiempo.

Estas son las cifras concretas de la recogida selectiva de residuos:

2017 2018 Diferencia Diferencia %
Papel y Cartón 12.818.595 15.047.934 2.229.339 17,4%
Vidrio 7.861.740 8.302.590 440.850 5,6%
Envases ligeros 9.110.860 9.829.500 718.640 7,9%
Aceite doméstico 213.742 217.859 4.117 1,9%
RAEE 507.739 523.039 15.300 3,0%
Total 30.512.676 33.920.922 3.408.246 11,2%

 

 

El próximo lunes comienza la recogida de residuos orgánicos en los barrios de Centro y Delicias

El próximo lunes 5 de noviembre comenzará la segunda fase de la prueba piloto de recogida de basura orgánica en comercios y domicilios particulares del distrito Centro y Delicias de Zaragoza.

Esta fase se centrará en la zona del entorno de la Avenida Goya comprendida entre la Plaza de Roma, calle Santander, Puerta del Carmen, Paseo de Pamplona, plaza Paraíso, Martín Ruiz Anglada (río Huerva), San Juan de la Cruz, Corona de Aragón, Franco y López y Duquesa Villahermosa, informan fuentes municipales en una nota de prensa.

La materia orgánica que se recoja en la prueba piloto llegará al Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza (CTRUZ), donde se garantiza la separación de la misma durante todo el proceso, ya que se ha separado físicamente mediante un muro de hormigón en el foso inicial.

Cuando la recogida separada este generalizada para toda la ciudad se dedicará en exclusiva uno de los digestores (se va a construir un quinto) para la fracción orgánica.

Residuos que se depositan en el cubo de orgánicos y otros que no han de ir allí

Tratamiento

La materia orgánica que se recibe del piloto se mezcla con fracción vegetal triturada (normalmente restos de poda) y se envía a los túneles de maduración durante 15 días, tras lo que se somete a una maduración en parvas de 4 a 6 semanas y a continuación a un afino para retirar pequeños trozos de impropios que pudieran haber pasado el pretratamiento previo.

Cuando haya suficiente cantidad como para dedicar un digestor los tiempos en compostaje se acortarán a 1 semana en túnel y de 2 a 4 semanas en maduración.

En el foso de llegada el nivel de impropios total en la última caracterización que se ha realizado el 24 de octubre es de 3,86 % y sin bolsas del 1,62 % (por ejemplo, Barcelona después de casi 10 años de recogida separada suele superar el 10 % con puntas mayores del 25 %), por lo que el Ayuntamiento de Zaragoza considera que en el caso del contenedor con llave es “un buen dato”.

En concreto, desde el 9 de julio hasta el 29 de octubre, es decir, 112 días, se han recogido 177.160 kilogramos, con 7.842 llaves entregadas.

Los agentes comunitarios completarán mañana su trabajo de información puerta a puerta en comercios y domicilios, si bien se continuará dos semanas más informando y entregando equipamiento a través de los puntos informativos.

Unas 18.000 viviendas

De un total de 18.000 viviendas que van a participar en la prueba piloto de Centro-Delicias-Universidad, ya se ha informado a más de 11.500 hogares, a los cuales se les ha entregado un kit compuesto de material informativo y un cubo de 10 litros.

El sistema de recogida, que será obligatorio para toda la ciudadanía, consistirá en depositar el residuo en los cubos que se guardan en los portales (los mismos que hasta ahora) y se sacan a la calle por la noche, en días alternos.

En este caso, la recogida selectiva consistirá en que lunes, miércoles, viernes y domingo se recogerá exclusivamente la materia orgánica y martes, jueves y sábado se recogerá el resto. En los propios cubos se colocará una pegatina en la que se especificarán los días de cada tipo de recogida.

La campaña también dispone del teléfono de información 689 721 459 para todas las dudas y cuestiones que puedan surgir y de la página web dalealmarron.zaragoza.es.

La economía circular, vital para la supervivencia del Planeta, sólo representa el 6% en Aragón

El sistema lineal de nuestra economía (extracción, fabricación, utilización y eliminación) ha alcanzado sus límites. Se agotan los recursos naturales y los combustibles fósiles. La economía circular propone un nuevo modelo de sociedad que utiliza racionalmente las reservas y los flujos de materiales, energía renovable y residuos que se reciclan. Su objetivo es la eficiencia del uso de los recursos, con la mínima generación de residuos reciclables. La economía circular es ya una necesidad para la pervivencia del Planeta y por eso desde el Ayuntamiento de Zaragoza se está impulsando para tratar de superar el exiguo 6% que en la actualidad ocupa en el sistema de producción local y aragonés.

Este martes 2 de octubre ha tenido lugar en la sede municipal de plaza del Pilar una jornada de debate sobre economía circular, que ha culminado una serie de actividades impulsadas por Zaragoza Dinámica para dar a conocer experiencias zaragozanas y aragonesas de este tipo de actividad productiva y para promocionarla.

Los últimos estudios sobre el impacto de la actividad humana en el Planeta y sobre el cambio climático indican que cada segundo se están vertiendo 200 kilos de plástico a los océanos. “El modelo lineal está llegando al límite de sus capacidades físicas. Nos ahogamos en residuos y el único salvavidas es el modelo circular. Hacia ahí quiere ir el Ayuntamiento de Zaragoza, aunando el esfuerzo de empresas, Universidad, investigadores, Administración y ciudadanía”, ha explicado Marisa Fernández, gerente del clúster del agua Zinnae.

Situación preocupante

La situación de partida para reorganizar el sistema productivo zaragozano y aragonés es muy preocupante. El 40% de los residuos que van al vertedero de Zaragoza son orgánicos. El reciclaje en global sólo alcanza al 42,6% de los residuos. Sólo el 4% de la ropa se reutiliza. Son algunos datos que ilustran la poca concienciación ciudadana respecto a la recuperación de lo que ahora son sólo desechos.

El panorama empresarial no es mejor. Un estudio encargado por el Consejo Económico y Social de Aragón sobre la implantación de la economía circular en nuestro país señala que del volumen anual de negocio de 23 millones generado por las empresas industriales aragonesas, apenas 210.000 euros corresponde a la actividad de firmas con economía circular.

Sólo el 6% del negocio industrial corresponde a la economía circular, donde se emplean unos 4.100 trabajadores en un millar de empresas, de los alrededor de 80.000 empleados en este sector productivo, ha señalado la ponente Sabina Scarpellini, especialista de la Universidad de Zaragoza.

La estudiosa ha insistido en que el cambio de modelo de negocio es imprescindible, lo mismo que el cambio de actitud de la sociedad. “Hay que despertarla”, ha señalado de forma gráfica Scarpellini, quien ha definido la economía circular en Aragón como una actividad apenas incipiente, mientras en otros países europeos comienza a tomar una relevancia apreciable.

Cualquier sector productivo

Scarpellini ha explicado que cualquier sector productivo es susceptible de adherirse a la economía circular porque la tecnología actual lo permite, aunque estas iniciativas topan con dificultades de financiación, por lo que los incentivos desde las administraciones resultan fundamentales para fomentarla.

En ello está María Eugenia Hernández, gerente del clúster aragonés de la agroalimentación, quien ha señalado que en este sector productivo se están produciendo avances muy positivos hacia la economía circular.

Ambas especialistas han subrayado que este nuevo sistema económico y de producción genera numerosos puestos de trabajo especializados, fomenta la colaboración entre empresas de distintos ámbitos y consigue bienes para los consumidores que en no pocas ocasiones tienen un precio inferior a los generados por la producción lineal.

La jornada ha concluido con una mesa redonda en la que han participado representantes de diversas empresas involucradas en la economía circular, que han explicado sus experiencias en obtención de materia orgánica para alimentación animal y humana, además de reciclaje de embalajes (La Zaragozana); reutilización y reciclaje de ropa (ARopa2); elaboración de bancos de hormigón y otros elementos constructivos a partir de residuos de construcción y demolición (Casalé); fabricación de bolsas biodegradables (Sphére); o agrupación de empresas aragonesas para la economía circular y baja emisión de CO2 (Coeplan-Ecodes).

Comienza el ensayo de recogida de desechos orgánicos en el Actur

Este lunes comienzan a funcionar los contendedores de residuos orgánicos del Actur, una fecha clave para que el Ayuntamiento de Zaragoza pueda conocer el grado de compromiso en materia medioambiental de los hogares de este distrito. En total, se colocarán 127 contenedores en unas 6.000 viviendas de esta zona de la capital aragonesa.

Esta iniciativa forma parte de la campaña ¡Dale al marrón!, que dio comienzo el pasado 22 de junio, y que pretende concienciar en esta primera fase a los vecinos del Actur sobre la recogida selectiva de materia orgánica.

Estos biorresiduos se depositarán en el Complejo para el Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza (CTRUZ) y desde ahí se trasladarán al área de compostaje tras ser clasificados, obteniendo finalmente compost.

El objetivo del proyecto piloto es que en 2020 la ciudad de Zaragoza al completo tenga una recogida selectiva de materia orgánica.

El nuevo contendor y uno de los carteles informativos de la prueba. Foto: Europa Press

Contenedor marrón

En este quinto contenedor, de color marrón, solo se deben tirar restos de fruta y verdura, carne y pescado, de jardinería, tapones de corcho, poso de café, infusiones, cáscaras de huevo y frutos secos, cáscaras de marisco, palillos o papel de cocina sucio. Estos desechos suponen, aproximadamente, el 40% de los residuos del hogar.

La prueba piloto ha supuesto todo un récord de participación, y es que más de 5.568 hogares, un tercio de los incluidos dentro de la prueba piloto, ya disponen de su kit de bienvenida, compuesto por la llave que abre el quinto contenedor, un cubo de diez litros, un folleto y una imán para la nevera en el que se detallan qué tipo de residuos se pueden tirar al contenedor marrón.

Para resolver dudas, animar a su utilización y aportar toda la información necesaria a los vecinos y vecinas del barrio, hay puntos informativos, que son atendidos por dos educadores ambientales. Están ubicados a la entrada de los centros comerciales de Gran Casa y Carrefour y funcionarán hasta el 28 de julio y entre el 4 y el 15 de septiembre.

El horario de estos puntos informativos será, en una primera fase, de lunes a viernes de 9.00 a 14.00 horas, y de 16.00 a 21.00 horas y los sábados de 10:00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas. A partir de septiembre será de lunes a viernes de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas, y los sábados de 9.30 a 14.30 horas.

Campaña para reducir las bolsas de plástico, que dejan de ser gratuitas

Bajo el lema “No gracias, llevo la mía”, el Gobierno de Aragón ha lanzado una campaña de sensibilización ambiental coincidiendo con la entrada en vigor de la nueva directiva referida a la reducción del consumo de bolsas de plástico ligeras.

A través de un cartel que se ha repartido entre los tres servicios provinciales y que ha puesto disposición de ciudadanos, asociaciones y comercios en www.aragon.es para su difusión, el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad pretende reducir el consumo de este tipo de bolsas, apostando por la reutilización o el uso de las propias. Con este objetivo, también ha diseñado una saca de tela con el lema serigrafiado y que se repartirá entre la población aragonesa.

“La campaña que estamos poniendo en marcha desde el Gobierno va dirigida por un lado a los comercios, de manera que conozcan el calendario de cobro de las bolsas de plástico según la tipología y, por otro lado, a la sociedad en general para que conozca esta situación y, sobre todo, para que comiencen a utilizar bolsas reutilizables y a llevar las suyas propias cuando vayan a comprar”, ha explicado la directora general de Sostenibilidad, Pilar Gómez.

Gran cantidad de residuos

En la actualidad, el alto consumo de bolsas de plástico supone un uso poco eficaz de los recursos y la generación de gran cantidad de residuos. Las bolsas de plásticos dispersas provocan la contaminación en el medio ambiente, siendo especialmente grave en el caso de las masas de agua, una amenaza para los ecosistemas acuáticos a nivel mundial.

La mayoría de bolsas de plástico consumidas en la Unión Europea son bolsas de plástico ligeras (con un espesor inferior a 50 micras). Este tipo de bolsas se reutilizan menos que las gruesas, convirtiéndose más rápidamente en residuo, y dispersándose con mayor facilidad debido a su reducido peso.

Con la finalidad de dar solución a este problema, en el ámbito de la Unión Europea, El Parlamento Europeo y el Consejo han aprobado una Directiva en 2015 para promover la reducción del consumo de bolsas de plástico ligeras, una normativa traspuesta al ordenamiento jurídico español mediante un Real Decreto.

De esta manera, en España se prohíbe, a partir de este domingo, 1 de julio, la entrega gratuita a los consumidores de bolsas de plástico, a excepción de las muy ligeras (de menos de 15 micras) y las gruesas (de espesor igual o superior a 50 micras) con un porcentaje de al menos el 70% de plástico reciclado.

Precio fijado por el comerciante

El precio de cada bolsa de plástico lo fija el comerciante y oscila entre los cinco y los 15 céntimos. El comerciante debe informar a los consumidores de los precios establecidos, exponiéndolos al público en un lugar visible.

A partir del 1 de enero de 2020 se prohíben las bolsas de plástico fragmentable y las bolsas gruesas deben contener al menos un 50% de plásticos reciclado, y un año después se prohibirá la entrega de bolsas de plástico ligeras y muy ligeras al consumidor, excepto si son de plástico compostable.

Estas medidas afectan tanto a las bolsas de plástico entregadas en los puntos de venta como a las que puedan suministrarse en la venta online y las entregadas a domicilio.

El Real Decreto también establece una serie de obligaciones para aquellos que ponen por primera vez bolsas de plástico en el mercado nacional. Estos son los fabricantes nacionales y los importadores de bolsas de plástico terminadas.

Es obligatoria su inscripción antes del 19 de agosto de 2018 en la sección de bolsas de plástico del Registro de Productores de Productos, adscrito a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Transición Ecológica, así como es obligatorio proporcionar la información anual relativa a la puesta en el mercado de bolsas de plástico. En breve se pondrá a disposición de los fabricantes la aplicación informática para su inscripción en el registro.

Los comerciantes del Rastro tendrán incentivos económicos para reducir los residuos

El Ayuntamiento de Zaragoza ha desarrollado un plan de reducción de residuos en el entorno del Parking Sur, donde se ubican el Mercado Ambulante y el Rastro, que incluye medidas como recordar a los vendedores sus obligaciones o incentivos económicos por buenas prácticas.

Así lo ha explicado en rueda de prensa la concejala de Medio Ambiente y Movilidad, Teresa Artigas, quien ha recordado la encuesta realizada hace unos meses a comerciantes y visitantes del Rastro, en la que los clientes otorgaban un 7,52 al mercadillo pero el mantenimiento y la limpieza recibían las valoraciones más negativas.

Para ello, y dado que esa cuestión preocupa tanto a vendedores como a compradores y al propio Ayuntamiento, se ha elaborado un informe para incorporar propuestas de mejora, si bien ha remarcado que el espacio queda “razonablemente limpio y recogido” si se tiene en cuenta que se dan cita más de 600 puestos y recibe entre 10.000 y 20.000 visitantes a la semana.

El principal problema, ha indicado Artigas, es que la mayor parte de los residuos generados son de poco peso, principalmente bolsas y envoltorios de plástico, papel y cartón, que se dispersan con facilidad por el viento y el movimiento de las personas y acaban transportados hasta el talud o las vallas (en la foto superior de Amigos de la Tierra se observan acumulaciones de residuos en las inmediaciones de las casetas del Rastro).

Más papeleras y bonificaciones

Así, entre las medidas que se van a implantar destaca la instalación de 15 papeleras más, ya que hasta ahora solo había dos en todo el recinto.

Del mismo modo, se planteará en la Junta del Mercado un protocolo de buenas prácticas y se recordará a los vendedores las obligaciones recogidas en el reglamento, además de estudiar el establecimiento de incentivos económicos o bonificaciones asociadas a la reducción general de residuos.

Además, las actividades de dinamización previstas para el próximo otoño en el Rastro tendrán como eje transversal la reducción de residuos.

Imágenes aportadas el pasado mes de marzo por el grupo municipal del PP en las que se aprecia los restos de residuos que deja el Rastro en su área de influencia

Prohibidas las bolsas gratuitas

Por otro lado, la responsable municipal de Medio Ambiente ha recordado que desde el próximo 1 de julio no se podrá entregar a los clientes bolsas de plástico de manera gratuita, una obligación de la que volverán a informar a los vendedores mediante una circular, y trabajarán por que se usen otro tipo de bolsas reutilizables.

Trabajarán también con el servicio de limpieza para hacer un seguimiento del entorno del mercado durante sus días de actividad -miércoles y domingo- y establecer posibles medidas de mejora o refuerzo.

Asimismo, Artigas ha anunciado la colocación inmediata de cuatro bancos en la zona para mejorar el confort de los visitantes y la instalación de nuevas fuentes, ya que hasta el momento solo hay una.

Además, continúa el procedimiento administrativo para la renaturalización del Parking Sur, de manera que el entorno recupere su carácter de ribera sin perder la funcionalidad actual.

Este proyecto forma parte del Plan Director de Infraestructura Verde y se completa con la conectividad del Corredor Verde desde Miralbueno por el entorno de Etopía hasta la Aljafería.

Ubicación del rastro los miércoles

Por otra parte, la concejala ha afirmado que no hay novedad acerca de una posible nueva ubicación del rastro los miércoles.

En cuanto al último informe de Policía Local, contrario al traslado los miércoles al entorno de la Estación del Norte, ha apuntado que solo es “un informe más” que tendrán en cuenta para tomar la mejor decisión, para lo que no ha dado todavía ningún plazo.

Lo que sí que ha asegurado es que el Gobierno de ZeC considera que la venta ambulante aporta un servicio “muy interesante y muy necesario” a la ciudad, por ofrecer un espacio donde comprar productos de calidad a precios populares y por el importante número de familias que viven de ello.

En este sentido, ha apostado por un rastro que sea atractivo y de referencia para la ciudad, siguiendo el modelo de otras capitales españolas y europeas, donde es “un atractivo más desde el punto de vista turístico”.

Por último, ha subrayado que cualquier proyecto que se instale en la Estación del Norte debe ser compatible con el plan director de dicha explanada, que prevé un mercado tipo “Covent Garden” para la zona, algo que según el informe de Urbanismo sería “perfectamente compatible” con el rastro.

Todos los municipios de la provincia reciclarán sus residuos en la planta del CTRUZ de Zaragoza

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, y el presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, han firmado el convenio de colaboración para que 292 municipios de la provincia puedan llevar sus residuos al Complejo para el Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza (CTRUZ) y cumplir con la directiva medioambiental de la Unión Europea que obliga a reciclar al menos el 50 por ciento de los desechos antes de 2020.

Para facilitar el transporte de los residuos de los municipios la Diputación de Zaragoza construirá seis plantas de transferencia estratégicas ubicadas en Paracuellos del Jiloca, La Almunia, Borja, Eja de los Caballeros, Alagón y Quinto de Ebro.

Tendrán un coste aproximado de seis millones de euros y el volumen máximo estimado serán 70.000 toneladas de fracción orgánica más resto. Los municipios llevarán sus residuos a estas plantas de transferencia y desde ahí, en vehículos de mayor tamaño, la comarca respectiva se encargará de llevarlos al CTRUZ.

Subvención de la DPZ a los municipios

El Ayuntamiento de Zaragoza aplica la tasa recogida en las ordenanzas por la recepción de estos residuos que es de 24 euros por tonelada de residuos, que será lo que aproximadamente paguen los municipios.

Este pago lo abonará la Diputación al Ayuntamiento y después la institución provincial facturará a los municipios la parte que les corresponda.

Además, para poder llevar sus residuos al CTRUZ los municipios deberán suscribir su correspondiente convenio con la Diputación de Zaragoza y una vez adheridos al servicio sus basuras se tratarán como las de la ciudad de Zaragoza y sus habitantes recibirán los mismos servicios que los de la capital (en la foto superior, área de compostaje de residuos en el CTRUZ).

Zaragoza “solidaria”

Tras la firma del convenio, el alcalde de Zaragoza ha indicado que el “espíritu de lealtad y colaboración institucional han permitido anteponer el interés general sobre una visión cortoplacista”.

Pedro Santisteve ha subrayado que las relaciones entre ambas instituciones son “excelentes”. “Ambos hemos mostrado la voluntad de llegar a acuerdos para mejorar la calidad de vida de los vecinos”.

“Zaragoza es, una vez más, solidaria con el resto de municipios de la provincia que no tienen estos servicios y la ciudad aporta la capacidad que tiene en el tratamiento de residuos”.

En tono enfático ha dicho que “Zaragoza cumple sus compromisos frente a otros que tiene una corta visión electoral” y ha dejado claro que la única línea roja para firmar convenios es el “bienestar de los ciudadanos”.

Antes de concluir, ha elogiado el “talante y actitud sincera del presidente de la Diputación de Zaragoza para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”.

Mejora del bienestar

Por su parte, Sánchez Quero ha dicho que este acuerdo radica en el cumplimiento de la directiva medioambiental de la UE y por eso se ha llevado a cabo este convenio que “ha buscado ser viable y en colaboración con los ayuntamientos de la provincia y las comarcas para que el coste del transporte al CTRUZ sea asequible para todos”.

Sánchez Quero ha agradecido al alcalde de Zaragoza que haya hecho posible este “acuerdo histórico a esta firma que permitirá salvar obstáculos para reciclar los residuos. El acuerdo es fruto de la colaboración y la sintonía entre dos instituciones y de esa relación personal. Es una colaboración mutua que se demuestra con este convenio”.

Ha trasladado su agradecimiento personal al alcalde y a toda la Corporación y ha confiado en que no solamente sea una firma, sino que esos convenios firmados entre las dos instituciones sirvan para mejorar el bienestar de los habitantes de los barrios rurales”.

En este sentido, se ha referido al convenio marco entre las dos instituciones para obras de mejora de equipamientos e infraestructuras en los barrio rurales de Zaragoza y que financia la Diputación con un importe de 9 millones de euros distribuidos en tres anualidades.

Cerco a las bolsas de plástico en los comercios con la campaña municipal “¡Yo reciclo!”

El Ayuntamiento de Zaragoza y el comercio de proximidad suman sus fuerzas por la reducción y el reciclaje de plásticos, en una nueva campaña que bajo el lema “Yo reciclo” pretende concienciar sobre los hábitos de consumo.

“El pequeño comercio de Zaragoza recicla sus residuos. Haz lo mismo. Hagamos una ciudad mejor y cuidemos el planeta”, continúa la campaña, que tiene como objetivo convertir al comercio de proximidad en un referente por sus buenas prácticas.

Así, el Mercado de San Vicente de Paúl ha sido el escenario de la presentación este martes 15 de mayo de esta iniciativa por parte de la concejala de Medio Ambiente, Teresa Artigas, quien ha explicado en qué consiste esta campaña de sensibilización, que busca fomentar las buenas prácticas.

“La campaña está enmarcada en dos de las principales líneas de Zaragoza en Común: una de ellas es el comercio de proximidad en los barrios y la otra el medio ambiente como política transversal”, ha expresado la concejala en declaraciones a los medios de comunicación.

Para ello, además de motivar a las personas que regentan los negocios, el proyecto pretende incidir también en la clientela.

Una compradora, con una de las bolsas de la campaña. Foto: zaragoza.es

Reparto de bolsas y libros infantiles

Para todos estos compradores se repartirán un total de 400 bolsas multiusos de algodón orgánico en mercados y comercios de cercanía dedicados al producto fresco y se entregarán mil ejemplares de cuentos infantiles.

El ilustrador Miguel Ángel Pérez Arteaga, del estudio Batidora de Ideas, ha sido el encargado de poner color y voz al cuento “Plástico”, que aborda el problema de los microplásticos presentes en los océanos y que llegan a la cadena alimenticia.

“Algo tan sencillo como un cuento tiene mucho poder para cambiar mentalidades”, ha considerado hoy el autor sobre su libro, dirigido a los niños pero con un público mucho más amplio.

“Los niños son un poco los que consiguen que los padres cambien los hábitos en las familias. A través de la vinculación entre los niños y padres cuando se los leen, puede cambiar los hábitos de consumo”, ha concretado.

El reparto de los cuentos se ha realizado en colaboración con las asociaciones de comercio en diferentes barrios: Don Jaime, Arrabal, Conde Aranda, San Pablo- Casco Antiguo, San José, Las Fuentes, Fernando el Católico, Delicias, Casetas, El Caracol, ACOMZA y ECOS.

Mercados

Las bolsas de algodón orgánico con el mensaje “¡Yo reciclo!” se han distribuido entre los detallistas de los tres mercados municipales (Mercado provisional de Lanuza, Valdespartera y San Vicente de Paúl) para que las repartan entre sus clientes.

La campaña va acompañada de unos folletos en los que se incide en las denominadas como tres erres, “reduce, reutiliza y recicla”, y donde se recuerda qué residuos reciclar en cada uno de los contenedores.

La recogida de basura orgánica se ensayará en el barrio de Actur

El distrito del Actur ha sido el lugar escogido por el Ayuntamiento de Zaragoza para la instalación de 127 contenedores de materia orgánica en una prueba piloto que comenzará previsiblemente a principios del año que viene.

El consejero de Personal y Servicios Públicos zaragozano, Alberto Cubero, ha anunciado este miércoles 4 de octubre la decisión de esta ubicación para la prueba, cuyo coste será de 258.000 euros y que supondrá la creación de tres nuevos puestos de trabajo en la contrata Fomento de Construcciones y Contratas (FCC).

50.000 vecinos

Tal y como ha expresado el consejero, la recogida selectiva de materia orgánica involucrará a 50.000 vecinos en una zona que comprende la avenida José Atarés, la calle Valle de Broto, la avenida de los Pirineos y el Cuarto Cinturón (Z-40).

Los cubos para la materia orgánica se instalarán con el llamado método del “quinto contenedor”, es decir, en las zonas de los contenedores habituales: donde haya dos verdes se retirará uno para instalar el de materia orgánica y donde haya solo uno simplemente se añadirá el nuevo formato.

La recogida se realizará diariamente, por lo que, tal y como ha detallado Cubero, los vecinos “simplemente tendrán que separar la materia orgánica y depositarla en los contenedores como han hecho siempre”.

Prueba de recogida “puerta a puerta”

Además, el ayuntamiento plantea iniciar también este año otra prueba piloto, para la que todavía no existe ubicación, con el denominado método “puerta a puerta”, para las calles más estrechas de los barrios de Casco Histórico, Centro, Delicias y Universidad.

El consistorio prevé implantar el sistema de recogida de materia orgánica en toda la ciudad, que tiene que superar un año de pruebas, en torno al año 2019 o 2020, tal y como ha avanzado el quinto teniente de alcalde.

Cubero ha destacado que más allá de beneficios medioambientales que supondrá la implantación de este nuevo modelo en toda la ciudad, también habrá un ahorro económico, ya que “se puede reducir el volumen de residuos que llegan al Complejo para el Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza (CTRUZ) en torno a un 30 %”.