Sara Fernández

Sara Fernández avanza que las Fiestas del Pilar tendrán pocos cambios por la premura de fechas

La vicealcaldesa y consejera municipal de Cultura y Proyección Exterior del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández (Cs), ha avanzado que las Fiestas del Pilar tendrán menos cambios de los esperados para 2020 dada la premura de fechas, ya que solo restan tres meses para su celebración, que será del 5 al 13 de octubre. Sara Fernández ha apostado por “ser realistas” y que las fiestas salgan adelante, al tiempo que ha informado de que va a analizar la situación de los contratos en licitación para “sacar lo más urgente”.

En declaraciones a los medios de comunicación, Sara Fernández ha informado de que tiene que estudiar la situación económica porque la sociedad municipal Zaragoza Cultura, que se encarga de los gastos de las fiestas del Pilar, “cerró con un déficit de 741.000 euros y hay 338.000 euros de gasto del 2018 que se han pasado al presupuesto de 2019” –que no se llegó a aprobar–.

“Vamos a ser muy cautelosos porque no podemos consentir que la sociedad municipal entre en causa de disolución”.

Proyectos con buenos resultados

“Queremos que la cultura sea democrática y accesible para todos, pero sin sectarismos, no se pueden utilizar, y somos conscientes de que gobernamos para toda la ciudad y hay que tener una oferta cultural suficientemente variada”.

La vicealcaldesa ha explicado que desde el área de Cultura se analiza todo lo que se ha realizado en el anterior mandato para asegurar que lo que tenga buenos resultados se mantendrá. “Hay mucho que ha hecho bien y estamos orgullosos, pero nos centramos más en las fiestas del Pilar por la premura de tiempo, ya que no se pueden saltar las licitaciones y contratos”.

Sara Fernández ha realizado estas declaraciones antes de participar en el II Encuentro Internacional de gestores culturales del proyecto Adeste+, que ha tenido lugar en el Museo Pablo Gargallo de Zaragoza.

Santisteve presume de traspasar un Ayuntamiento saneado, pero PP y Cs encargarán una auditoría

El alcalde saliente de Zaragoza, Pedro Santisteve (ZeC), asegura que el Ayuntamiento se traspasa a los nuevos gobernantes “totalmente saneado y con las cuentas hechas”. Sin embargo, los actuales responsables del gobierno municipal, PP y Cs, van a encargar en los próximos días la elaboración de una auditoría que el alcalde, Jorge Azcón, no ha precisado si se encargará a una firma externa o la realizará personal municipal.

El ex alcalde Santisteve se ha mostrado orgulloso de la situación en que se traslada el Ayuntamiento a los nuevos gobernantes, “con el plazo de pago a proveedores reducido a 22 días, con el pago a las contratas de servicios municipales completamente actualizado, con los pliegos de las contratas mejorados y con un reconocimiento de ciudad excelente en acción social”.

Santisteve ha presumido de realizar un traspaso de competencias “modélico y con total transparencia” en un proceso que tanto él como la vicealcaldesa Sara Fernández (Cs) han reclamado que se protocolice y se establezca un régimen reglamentario que normalice la transición.

Auditoría propia

El ex alcalde de ZeC ha ofrecido también la posibilidad de que los jefes municipales de área y los concejales del anterior gobierno se reúnan de forma individualizada con los nuevos responsables municipales para desarrollar un traspaso más preciso.

Tanto Azcón como Fernández han agradecido el ofrecimiento y el alcalde del PP ha subrayado la “deferencia” del ex mandatario de ZeC “de hacernos entrega del balance y las memorias de área”, pero ha matizado que el traspaso de competencias “no acaba aquí. Recogemos el guante lanzado por Santisteve para trabajar de forma coordinada en cada área, lo que no quita para que vayamos a encargar una auditoría de las cuentas municipales”.

Azcón ha precisado a ese respecto que el gobierno de coalición que preside quiere analizar por sí mismo el estado de la institución “y en los próximos días vamos a seguir dando pasos en el conocimiento interno del Ayuntamiento”.

Jorge Azcón (PP) será alcalde de Zaragoza con el apoyo de Cs y Vox

Jorge Azcón, candidato del PP, será alcalde de Zaragoza gracias al acuerdo alcanzado este viernes con Ciudadanos, determinado por las direcciones de ambos partidos en Madrid, y al apoyo que tendrá de los dos concejales de Vox. La candidata de Cs, Sara Fernández, será vicealcaldesa. Los neofascistas de Vox no entrarán en el gobierno. El acuerdo supone el reparto de las tres alcaldías aragonesas (Huesca pasa a manos de Cs y Teruel sigue en las del PP) y ha sido adoptado por los máximos órganos estatales de PP y Cs. En Aragón se han limitado a seguir las directrices.

Según fuentes del PP y de la formación naranja, el acuerdo se ha cerrado a 24 horas del pleno de constitución del ayuntamiento, en el que PP cuenta con 8 concejales y suma los 16 necesarios para la mayoría absoluta con los 6 de Ciudadanos y los 2 de Vox (en la imagen superior, Azcón y Sara Fernández (Cs) negociando la pasada semana).

Cs se ha decantado así por el PP tras haber mantenido también negociaciones con el PSOE, cuya candidata a la alcaldía, Pilar Alegría, ve frustradas sus aspiraciones a pesar de haber ganado las elecciones con 10 concejales, cuatro más que los obtenidos por su partido en 2015.

El PP, con su peor resultado desde 1995, recupera una alcaldía que en los últimos 16 años ha estado en manos de la izquierda, doce al mando del socialista Juan Alberto Belloch y cuatro con uno de los alcaldes del cambio, Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común.

En una breve comparecencia a los medios de comunicación, Sara Fernández ha expresado su satisfacción por este acuerdo, cuyos puntos programáticos se darán a conocer esta tarde en una comparecencia conjunta de ambos.

Azcón ha avanzado que el acuerdo conlleva la formación de un gobierno “paritario” y ha reiterado que supone “acabar con 16 años de gobiernos de la izquierda en el Ayuntamiento de Zaragoza”.

Programa por determinar

El reparto de Consejerías y la composición de gobierno está todavía sin cerrar, ha aseverado Fernández. Su Vicealcaldía vendrá, además, acompañada de una Consejería, aunque todavía no ha avanzado cuál será. Este acuerdo, ha insistido Fernández, es “exclusivamente con el PP”. Ahora, desde Cs entienden que “por lógica” Vox apuesta por su gobierno.

A partir de la próxima semana, PP y Cs desarrollarán un programa de gobierno que recoge sus principales propuestas y que son “las más beneficiosas para Zaragoza”, tal y como ha explicado Fernández, quien se ha mostrado “muy satisfecha” con la situación porque supone “un cambio” para la capital aragonesa. “Vamos a entrar en gobierno para poder materializar nuestras propuestas”, ha subrayado Cs.

Azcón ha calificado de “muy buena noticia” este acuerdo, que girará entorno a 50 medidas que “esperemos que se puedan poner en marcha en estos cuatro años”. El previsible nuevo alcalde mantendrá ahora una conversación con el portavoz de Vox y confía en que los dos votos de esta formación se sumen a los ocho del PP y los seis de Cs para sumar los 16 necesarios que nombrarán alcalde a Jorge Azcón.

“No tengo la sensación de haber tenido que renunciar a nada”, ha reconocido Azcón, para quien esta negociación ha ido “muy en sintonía con lo defendido en la campaña electoral y nuestros programas”, ha defendido. Ahora están pendientes de cerrar el reparto de consejerías, aunque lo que sí ha avanzado Azcón es que será un gobierno “muy paritario y con mucha igualdad en el peso de las áreas y el reparto de las delegaciones”.

Coincidencias con Vox

Sobre los votos de los dos ediles de Vox, imprescindibles para alcanzar una mayoría alternativa a la socialista Pilar Alegría, ha asegurado que no habrá “ninguna dificultad” para sumarlos, ya que hay coincidencias “muy importantes” en las cuestiones relacionadas con la gestión municipal, como la fiscalidad o la movilidad, y que estas han quedado reflejadas en el acuerdo PP-Ciudadanos.

No obstante, ha confirmado que llamará al líder municipal de la formación ultraderechista, Julio Calvo, para explicarle el acuerdo, algo que le consta que también ha hecho la propia Sara Fernández.

Azcón ha recordado también que Vox dijo que en Zaragoza y en Aragón no era “irrenunciable” entrar a formar parte de los gobiernos.

Por su parte, la previsible futura vicealcaldesa de la ciudad ha valorado que el programa pactado por PP y Ciudadanos recoge las principales propuestas de ambos programas, que son “las más beneficiosas” para Zaragoza.

Directrices de Madrid

Sobre las negociaciones, que se han apurado casi hasta el último momento, ha señalado que han seguido las directrices marcadas por la Ejecutiva Nacional, que situaba al PP como socio preferente, aunque Fernández se ha sentado también con el PSOE.

En este sentido, ha agradecido a la socialista Pilar Alegría su voluntad de llegar a acuerdos y ha asegurado que han negociado “hasta el último momento” con las dos formaciones y que no ha habido ningún “postureo”, pero que finalmente han optado por un “cambio necesario” para la ciudad después de 12 años de gobiernos del PSOE y otros cuatro de Zaragoza en Común.

Eso sí, ha dejado claro que el acuerdo es “exclusivamente” con el PP y que Vox “tendrá que decidir” si apuesta por este gobierno o por otro del PSOE.

Que no entre la formación de extrema derecha a los gobiernos es una “línea roja” y “ahí se va a mantener”, ha recalcado.

PSOE y Cs “avanzan” hacia un pacto de gobierno en el Ayuntamiento

PSOE y Ciudadanos han “avanzado” este martes, según su propia terminología, hacia la consecución de un acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Zaragoza, con la reunión celebrada por las candidatas a la alcaldía de ambas formaciones, Pilar Alegría (PSOE) y Sara Fernández (Cs). Las dos representantes han intercambiado sendos documentos programáticos y han asegurado que no existe ningún punto insalvable para culminar un pacto de gobierno, pese a que Cs no apoya el proyecto de la línea 2 del tranvía que defiende el PSOE, ni tampoco la Ley de Capitalidad.

Frente a esas divergencias, Pilar Alegría ha asegurado que “todo es negociable” y que esas diferencias no las veía como obstáculos insuperables para pactar con Ciudadanos.

Alegría ha indicado que su partido pone como condiciones para el impulso de la segunda línea del tranvía “que sea un acuerdo de todos los grupos municipales” y que se encuentre “la fórmula adecuada de gestión público privada” para este medio de transporte

Tras la reunión celebrada esta mañana por ambas candidatas en las dependencias municipales del partido naranja (imagen superior de Aragón Radio), ha llamado la atención la buena disposición de Sara Fernández hacia un posible acuerdo con los socialistas pese a que ha insistido en “nuestro socio preferente sigue siendo el PP”, eludiendo en todo momento mencionar que ese pacto con los conservadores exigiría el respaldo de los neofascistas de Vox para ser efectivo.

Las mismas posibilidades de pactar con PP que con PSOE

Sara Fernández ha precisado que la negociación con los socialistas en el Ayuntamiento de Zaragoza estaba desvinculada de las conversaciones respecto al Gobierno de Aragón.

La candidata de Cs ha indicado que en estos momentos existen las mismas posibilidades de que alcancen un entendimiento con PP que con el PSOE, aunque ha matizado que el posible acuerdo con uno u otro partido “no serían iguales>”, sin especificar cuáles serían esas diferencias.

En cualquier caso, Fernández ha insistido en que “no hay nada decidido” y que hasta la constitución de la nueva Corporación el próximo sábado día 15 de junio van a seguir reuniéndose con los socialistas en busca de un posible acuerdo, sin descartar que el entendimiento pudiera pasar por una abstención de Cs en la sesión de investidura para que saliera elegida la socialista Alegría.

Sin obstáculos insalvables

Ésta última ha calificado la reunión con su homónima de Cs como “muy constructiva” y ha subrayado que pese a que el documento que le ha entregado la representante liberal contiene medidas relativas a la organización territorial del Estado y a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, “el decálogo lo hemos recibido de buen grado” y ha insistido en que esos puntos no suponían ningún obstáculo para la negociación.

Alegría ha asegurado que se había producido “un avance importante” con Cs en este encuentro solicitado por el PSOE y ha admitido que se puede negociar lo relativo al tranvía o la ley de capitalidad de cara a la consecución de un acuerdo de gobierno.

A este respecto ha indicado que el documento trasladado por el PSOE, además de esas cuestiones también contenía propuestas relativas a organización y limpieza de espacios públicos, movilidad, innovación y emprendimiento, y medidas contra la violencia de género, entre otras cosas.

Tanto Alegría como Fernández han coincidido en señalar en que durante la reunión sólo se han tratado aspectos programáticas, sin abordarse cuestiones relativas al reparto de responsabilidades dentro del gobierno municipal.

Gobierno en minoría

Respecto a la posibilidad de gobernar en minoría con la abstención de Cs en la investidura, Pilar Alegría ha expresado su predilección por alcanzar un acuerdo de gobierno global con Ciudadanos para dotar de “estabilidad” a la ciudad, pero se ha mostrado abierta a cualquier fórmula “porque tenemos vocación de gobierno”.

La candidata socialista también ha desvinculado la negociación municipal de la autonómica y ha indicado que el PSOE ostenta “la legitimidad otorgada con sus votos por los ciudadanos y ciudadanas de Zaragoza” para ostentar la alcaldía.

Azcón (PP) y Fernández (Cs) avanzan en un acuerdo municipal y ambos se ven como alcaldes

El PP y Cs han escenificado una “muy buena sintonía” y una “inmensa coincidencia” para llegar a un acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Zaragoza en la primera reunión celebrada entre los dos candidatos, Jorge Azcón y Sara Fernández, respectivamente, tras las elecciones locales del pasado 26 de mayo. Ambos candidatos se ven como alcaldes de Zaragoza.

Este primer encuentro se enmarca, según ha indicado Fernández, en ese acuerdo más amplio que la formación naranja aspira alcanzar con el PP a nivel autonómico en las Cortes de Aragón y en el resto de ayuntamientos.

En Zaragoza, el PP con 8 concejales y Cs con 6 suman entre los dos 14 apoyos, por lo que necesitan el respaldo de los dos ediles de Vox para alcanzar una mayoría que les permita gobernar y acabar, ha dicho Jorge Azcón, con “dieciséis años de gobiernos de izquierda en la ciudad de Zaragoza”.

Sin embargo, en este primer encuentro oficial, en el que los dos partidos han confirmado que coinciden en prácticamente todas las políticas municipales, no se ha abordado esta cuestión, que se dirimirá en los próximos días.

Recelo de Cs hacia Vox

Eso sí, la candidata de Cs, Sara Fernández, ha reiterado la posición de su partido a nivel estatal: no entrarán en Gobiernos donde esté presente Vox, ha garantizado.

En este sentido, ha aclarado que el documento programático en el que están trabajando y que perfilarán en los próximos días es únicamente con el Partido Popular, su opción preferente para llegar a acuerdos.

“Si otros partidos se quieren sumar estaremos encantados, por ahí no tenemos ningún problema”, ha manifestado Fernández en alusión a Vox.

El PP, abierto a la ultraderecha

Azcón, sin embargo, es favorable a negociar con el partido ultraderechista de Santiago Abascal para posibilitar lo que él denomina “un gobierno de centro-derecha” en la capital aragonesa.

De hecho, ha reconocido que ya ha mantenido conversaciones con esta formación y que se reunirá con sus líderes territoriales en los próximos días.

Ha insistido, además, en que los dos concejales de Vox son “necesarios” para que haya un cambio político y ha mostrado su disposición a trabajar “lo que haga falta” para lograrlo.

“Todo el mundo que quiera que haya un cambio político en el Ayuntamiento de Zaragoza tiene que ser consciente de que habrá que poner de acuerdo a 16 concejales”, ha reiterado.

Ambos reivindican la alcaldía

Esta primera “toma de contacto” que, en palabras de Fernández, se ha celebrado con “muy buena sintonía”, ha servido para confirmar que el acuerdo con el PP es “viable”.

No han hablado de proyectos concretos o de líneas rojas, aunque coinciden en impulsar políticas orientadas a garantizar la calidad de los servicios públicos, reducir los impuestos, apoyo a las familias o el rechazo a la línea 2 del tranvía.

En definitiva, ha precisado Azcón, no hay “ninguna diferencia insalvable” y sí “una inmensa coincidencia” entre los dos partidos que por ahora no se han fijado fechas para llegar a un acuerdo salvo la que marca la constitución de los ayuntamientos el próximo 15 de junio.

Tampoco han hablado de reparto de “sillones” o de concejalías ni de quien ocuparía el despacho de la alcaldía. Eso sí, Fernández, quien ha aclarado que no hay negociaciones abiertas con el PSOE, ha dicho que no renuncia a ser la alcaldesa, mientras que Azcón ha reivindicado, a tenor de los resultados, la alcaldía para el PP, si bien ha añadido que cree que no habrá discrepancias en este sentido.

Y al ser preguntado por si Sara Fernández sería vicealcaldesa si él es finalmente el alcalde ha espetado: “si yo soy alcalde, Sara será lo que ella quiera”.

Cs negociará la próxima semana, mientras Azcón (PP) les apremia a pactar con ellos y con Vox

La candidata de Ciudadanos (Cs) a la Alcaldía de Zaragoza, Sara Fernández, ha apuntado que las conversaciones entre otras fuerzas políticas podrían comenzar la próxima semana, pero ha subrayado que “no hay prefijado un calendario”. Por su parte, el candidato del PP, Jorge Azcón, reclama que se concrete en un acuerdo de gobierno la mayoría que ostenta “el centro derecha” (16 concejales, incluyendo los dos de Vox).

La representante de Cs (en la imagen superior junto al candidato de Cs a la DGA, Daniel Pérez) ha comentado que las conversaciones políticas se centrarían inicialmente entre los grupos municipales del Ayuntamiento de Zaragoza para conformar una mayoría que dada la correlación de fuerzas pasaría por la suma de PP (8 concejales), Cs (6) y Vox (2) o por la otra alternativa conformada por los 10 escaños del PSOE y los 6 de Cs.

“No hay un calendario prefijado, pero lo más probable es que sea a partir de la próximas semana por las fechas en las que estamos, pero no hay calendario prefijado”.

Estas conversaciones se llevarían a cabo por los comités territoriales de Cs, que se reunirían en los próximos días, tras la decisión adoptada este martes en el comité nacional de negociación de la formación naranja.

Toma de decisiones

Estos comité territoriales serán los encargados de adoptar las “decisiones estratégicas para poder empezar a tener reuniones con otros partidos”.

Aunque no hay un calendario programado, Sara Fernández ha observado que “corren más prisa” los municipios porque el 15 de junio se constituyen todos los ayuntamientos de España.

Sara Fernández, que no ha precisado con qué partidos van a hablar, aunque tampoco ha descartado ninguno, ha añadido que las conversaciones se podrían iniciar en primer lugar con la lista más votada o también en paralelo con otras formaciones. “Se puede hablar con cualquiera de los partidos con los que vamos a mantener conversaciones”.

En declaraciones a los medios de comunicación, la candidata de Cs a la Alcaldía ha explicado que siguen analizando todas las posibilidades que hay de acuerdos para las dos instituciones principales de la Comunidad autónoma, en referencia al Gobierno de Aragón y al Ayuntamiento de Zaragoza.

Integrantes del nuevo grupo municipal del PP, que se han reunido por primera vez. Foto: Europa Press

Azcón reclama

Por su parte, el candidato del Partido Popular (PP) a la Alcaldía de Zaragoza, Jorge Azcón, ha señalado que para que haya un alcalde del centro derecha tiene que haber 16 votos porque sino la izquierda gobernaría la ciudad. El edil ha apostillado lo siguiente: “Creo que los zaragozanos no perdonarían que existiendo esa mayoría en 20 años la desaprovecháramos”.

Azcón ha precisado que de esa mayoría del centro derecha, la mitad, ocho concejales son del PP. “Estoy convencido de que esa lógica electoral tendrá espacio”. Los otros ocho concejales son del espectro de centro derecha y ha confiado en que, entre todos, sean capaces de ponerse de acuerdo.

“Espero que, por primera vez en 20 años, Zaragoza consiga un equipo de gobierno que responda a ideas liberales y que piense que la ciudad necesita resolver problemas en lugar de crearlos”. “Hay que trabajar en un programa de gobierno que deshaga el lío, la bronca y la confrontación de estos cuatro años. Hay un cambio de centro derecha y quiero que sea tranquilo y en positivo y por eso nos ponemos a trabajar desde hoy”.

El grupo municipal del PP ha mantenido este miércoles su primera reunión de los ocho concejales electos para comenzar a confeccionar el programa de gobierno para este próximo mandato. “El objetivo del PP es un cambio en la ciudad con una mayoría de centro derecha en la que el centro está en el PP y vamos a hacer todos los esfuerzos por armar esa mayoría”, ha subrayado Azcón.

Sin mencionar a Vox

Respecto a Vox, al que no ha querido mencionar en ningún momento, Azcón ha indicado que “no hay nada peor que vender la piel del oso antes de cazarlo”, en respuesta a las declaraciones del candidato de Vox a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Santiago Morón, quien ha dicho que sería muy fácil llegar a un acuerdo en el Ayuntamiento de Zaragoza.

“Espero responsabilidad y que todo el mundo sepa que nos jugamos, en la quinta ciudad de España, ese cambio tranquilo y en positivo y aplicar la formula que nos ha dado resultado para estar donde estamos que es trabajar y ser responsables”.

Preguntado por si considera a Vox un partido de extrema derecha, ha criticado que a la izquierda le encanta poner etiquetas. “A mí eso no me gusta. Yo sé lo que soy y lo que represento y el esfuerzo titánico del grupo municipal del PP para que esa mayoría del centro derecha sea posible en Zaragoza”.

En respuesta a si cedería la alcaldía para lograr el gobierno de centro derecha, Azcón ha recordado que en 2011 el PP logró 15 concejales y 131.00 votos y se quedó en la oposición; en 2015 tuvo 10 concejales, que son los mismos que ha logrado el PSOE estas elecciones, y también se quedó en la oposición.

“Recomendaría a todos que repasen los resultados electorales y las posiciones políticas que han ocupado. Hay una mayoría de centro derecha en la ciudad que no sumaba desde 1999 y eso explica que haya habido gobiernos de izquierda tantos años a pesar de que el PP ganara holgadamente. Vamos a ser coherentes”.

Cs aspira a gobernar Aragón y Zaragoza y mantiene todas las opciones abiertas, incluido Vox

Los aspirantes de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno de Aragón y a la Alcaldía de Zaragoza, Daniel Pérez Calvo y Sara Fernández, se han mostrado dispuestos a gobernar en Aragón y en Zaragoza a tenor de los resultados de las elecciones, pero mantienen todos los escenarios abiertos y no descartan ninguna posibilidad.

Pérez Calvo ha afirmado que aún no se han producido conversaciones con el resto de partidos con representación en las instituciones porque es un proceso “que lleva su tiempo” y no ha precisado si será Cs quien tome la iniciativa.

“Somos una opción perfectamente válida”, ha aseverado Pérez Calvo en declaraciones a los medios tras la reunión del Comité Electoral de este lunes, por el crecimiento “exponencial de la formación”, que ha pasado de cinco a doce diputados en las Cortes aragonesas y de cuatro a seis concejales en el Consistorio zaragozano.

Estos resultados le legitiman para “absolutamente todo”, ha reiterado, incluyendo la presidencia del Ejecutivo, y ha recordado al Partido Popular que mientras Cs ha crecido en siete escaños, el PP ha perdido cinco.

Con el PSOE o con la derecha

Desde la formación naranja no han querido descartar ni un gobierno de coalición con el PSOE, con quienes sumarían mayoría absoluta, ni un acuerdo entre las derechas, porque lo importante no es “con quién, sino el para qué”, y pensar en el interés de los ciudadanos.

El partido llevará a las negociaciones sus propuestas con las únicas líneas rojas de la Constitución y el Estatuto y rechazando populismos y nacionalismos excluyentes porque “el agua y el aceite no se pueden mezclar”.

Pérez Calvo entiende el populismo como una opción que cree tener soluciones “sencillas, drásticas y radicales para problemas que son muy complejos”, y no ha querido entrar a valorar si Vox es un partido populista, pero sí ha dicho de la formación que se trata de un partido que ha expuesto sus planteamientos y sus puntos de vista.

En cuanto a la posibilidad de que haya pactos diferentes en el Gobierno de Aragón y en el Ayuntamiento de Zaragoza, ha asegurado que no se ha parado a pensarlo ni a valorarlo todavía.

Pendientes de Madrid

La candidata a la Alcaldía y secretaria de Acción Institucional de la formación, Sara Fernández, ha aclarado que toda decisión deberá estar coordinada con la Ejecutiva Nacional, y ha informado de que hoy la portavoz de Cs Aragón, Susana Gaspar, se encuentra en Madrid en la reunión habitual de los lunes, en la que probablemente se comenzará a hablar de acuerdos.

Fernández ha especificado que valorarán cada institución por separado en un proceso transparente y sin “intercambio de sillones”.

Al igual que el candidato a la DGA, Fernández tampoco da nada por cerrado y ha subrayado que Cs tiene “claramente legitimidad para entrar a gobernar en el Ayuntamiento de Zaragoza”.

La secretaria de Acción Institucional se ha congratulado por los resultados obtenidos en los comicios municipales, con 25 localidades en los que Cs es la lista más votada y con 192 concejales electos, frente a los 53 conseguidos en 2015.

Arrimadas no da pistas

La portavoz de la Ejecutiva de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha evitado adelantar este lunes cuál será la política de pactos que aplicará su partido tras las elecciones municipales y autonómicas celebradas este domingo, que un comité nacional coordinará junto a los representantes de Cs en los distintos ayuntamientos y comunidades.

En una breve rueda de prensa en la sede de la formación naranja tras la reunión del Comité Ejecutivo, Arrimadas ha destacado que Cs ha incrementado su apoyo electoral en estos comicios y que “se consolida como partido de gobierno”.

“Vamos a gestionar con responsabilidad ese gobierno”, y con ese fin se ha constituido un “comité nacional de negociación de gobiernos”, ha anunciado, precisando que en este órgano estarán el secretario general del partido, José Manuel Villegas; el secretario de Acción Institucional, José María Espejo, que lo coordinará; el secretario de Organización, Fran Hervías; y el de Comunicación, Fernando de Páramo.

Primera reunión, este martes

Según ha explicado, este comité, que mantendrá su primer encuentro este martes, trabajará con los representantes de Cs en los diferentes municipios y comunidades para definir la postura a adoptar en relación con las votaciones de investidura y los pactos de gobierno.

En la reunión de la Ejecutiva de este lunes, “no se ha hablado de ninguna situación en concreto de comunidades o ayuntamientos, no se ha dado ninguna instrucción que pueda a afectar a ese comité”, ha dicho Arrimadas cuando le han preguntado si Ciudadanos optará por rechazar pactos con el PSOE.

La portavoz también se ha negado a entrar en detalle respecto a los acuerdos postelectorales cuando la han interrogado sobre qué harán en comunidades como Castilla y León o Aragón, donde los ‘naranjas’ podrían apoyar como presidentes tanto a los candidatos del PP como a los del PSOE.

Cs tiene la llave para formar gobierno con el PSOE o con el resto de la derecha en el Ayuntamiento

Ciudadanos (Cs) tiene la llave para decidir si el Ayuntamiento de Zaragoza vuelve a manos del PSOE o si suma con las fuerzas de la derecha –PP y Vox– para dejar atrás 16 años de gobiernos de izquierdas.

Con ambas posibilidades se suma la mayoría absoluta establecida en 16 escaños sobre los 31 del Ayuntamiento de Zaragoza. Los 10 escaños PSOE y los 6 Cs alcanzan esa mayoría para gobernar el mandato, al igual que los 8 del PP, más los 6 de Cs y los 2 de Vox.

Se da la circunstancia de que esta combinación o parecida se podría dar en las Cortes de Aragón para conformar el Gobierno autonómico. Los 24 escaños del PSOE y los 12 de Cs alcanzan los 34 de la mayoría absoluta sobre un hemiciclo de 67 parlamentarios. Asimismo, la suma de los 16 diputados del PP, los 12 de Cs, junto a los 3 del PAR y los 3 de Vox, también permitiría llegar a esa mayoría absoluta

La propia candidata de Cs a la Alcaldía, Sara Fernández, ha declarado tras conocer los “buenísimos resultados” que el Gobierno de Zaragoza y –también el de Aragón– pasan por la formación naranja (en la imagen superior de Europa Press, Sara Fernández votando este domingo).

Esta observación quedaba sentenciada con las declaraciones del candidato de Cs a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Daniel Pérez, al indicar lo siguiente: “Estamos legitimados para pedir absolutamente todo, y cuando digo todo, es todo”.

No ha querido entrar en detalles ni tampoco la propia Sara Fernández. Será a partir de este lunes, 27 de mayo, cuando se analicen los resultados y se comiencen a tomar decisiones y establecer contactos.

Líneas rojas

Las líneas rojas de Cs que han repetido a lo largo de la campaña pasan por la defensa de la Constitución y el rechazo a los nacionalismo y populismos.

Si se mantiene la máxima del presidente de Cs, Albert Rivera, en las elecciones generales de dar un no rotundo al apoyo al candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno de España, Pedro Sánchez, entonces Cs tendría que intentar consolidar gobiernos con la otra alternativa que pasa por la derecha.

En el Ayuntamiento de Zaragoza la fuerza más votada ha sido el PSOE con 10 escaños, es decir cuatro más que en el anterior mandato; le sigue el PP con 8 concejales, dos menos de los que tenía. Cs ha logrado 6 escaños, dos más; la plataforma Zaragoza en Común (ZeC) con Izquierda Unida, baja a 3 respecto a los 9 anteriores y Vox logra representación con dos escaños, los mismos que Podemos-Equo con una diferencia de 112 votos entre estas dos últimas. CHA tenía dos concejales pero se ha quedado sin representación al no alcanzar el 5 por ciento de sufragios.

Estos resultados se derivan de los 91.739 votos (27,68 por ciento) logrados por el PSOE que en 2015 fue del 18,67 por ciento con 6 concejales. El PP ha alcanzado 71.818 votos que suponen el 21,67 por ciento sobre el 26,88 por ciento de las pasadas elecciones con 10 concejales.

A Cs le han votado 59.677 zaragozanos, un 18 por ciento frente al 12,28 por ciento de este mandato cuando logró 4 concejales. ZeC ha recibido el apoyo de 33.005 votos, el 9,36 por ciento cuando hace cuatro años fue del 18,67 por ciento con 9 concejales. CHA ha tenido 15.511 votos, un 4,68 por ciento que le ha supuesto perder sus dos concejales de 2015 cuando alcanzó el 6,77 por ciento de votos.