toma de posesión

Térmica Andorra, ley de ciencia, FP, el Canfranc o igualdad, prioridades de los diez consejeros de la DGA

Los diez consejeros del nuevo Gobierno de Aragón, presidido por Javier Lambán, han tomado posesión de su cargo este miércoles en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli (imagen superior de Efe). Todos coinciden en encarar estos cuatro años con “optimismo e ilusión” y, sobre todo, han dicho, con “mucha responsabilidad” para mejorar la calidad de vida de todos los aragoneses.

La Vicepresidencia y Consejería de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial recae sobre el presidente del Partido Aragonés, Arturo Aliaga, quien ha agradecido a Lambán la confianza depositada en él. Este Gobierno, ha dicho, “nace del pacto por encima de todo” y, por ello, asegura que se “empleará a fondo” para “aparcar las cuestiones que nos separan y trabajar por lo que nos une, para lo que esperan de nosotros los aragoneses, que resolvamos los problemas, mejoremos su calidad de vida, la sanidad, educación, que defendamos la infraestructuras y creemos empleo”.

Por su parte, la socialista Mayte Pérez, que en el anterior ejecutivo fue la responsable de Educación, Cultura y Deporte, se hará cargo ahora de la Consejería de Presidencia y Relaciones Institucionales. Pérez quiere fomentar una administración “útil, eficaz y leal” y para eso, ha dicho, hay que “extremar la coordinación entre los diferentes niveles competenciales”. También desde su departamento tratarán de coordinar el desafío de la despoblación, eje “transversal”, ha dicho, de este gobierno.

Una nueva Ley de Ciencia

Del Departamento de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento será responsable la portavoz de Podemos en las Cortes, Maru Díaz. Sus tres prioridades será poner en marcha la Ley de la Ciencia, modificar la financiación de la UZ para mejorar la calidad de vida de docentes investigadores y se reduzcan las tasas y, finalmente, conseguir el acceso a internet en todo el medio rural y polígonos.

José Luis Soro, presidente de Chunta Aragonesista, repite como consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, aunque en este ejecutivo no estará al frente de las competencias de Turismo. Sus prioridades serán el Canfranc y el Cantábrico Mediterráneo, la licitación de las nuevas concesiones de autobús, aprobar la Ley de Vivienda e iniciar la promoción de viviendas a precios asequibles para garantizar ese derecho al conjunto de la ciudadanía.

La socialista Marta Gastón también repite legislatura como consejera de Economía, Planificación y Empleo, quien reconoce que el panorama “ha cambiado”, pero asegura que el empleo “seguirá siendo la prioridad absoluta”. “Tenemos que emplearnos a fondo para hacer un territorio más atractivo y mejor posicionado para que lleguen nuevas inversiones”.

Una de las nuevas incorporaciones al Gobierno de Lambán es la del hasta ahora portavoz municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza, Carlos Pérez Anadón, quien será el responsable de la Hacienda y Administración Pública. Sus dos grandes retos serán la elaboración de los presupuestos y la financiación autonómica. “Los presupuestos de 2020 serán siempre insuficientes porque la financiación autonómica está mal concebida estructuralmente”, ha manifestado el socialista, quien apuesta por centrarse en el presupuesto del año que viene.

Fomento de la FP

La Consejería de Educación, Cultura y Deporte estará encabezada por Felipe Faci, que llega a la primera línea política con el objetivo de fomentar la Formación Profesional vinculada a la innovación y a la empleabilidad. El desarrollo del Campus Tecnológico Digital, ha dicho, será también un “elemento crucial”, y otra de las prioridades será el desarrollo de la ley de educación a lo largo de la vida. También defenderá la Cultura como un derecho ciudadano y, en Deporte, apoyarán a los clubs y al deporte en general como elemento de cohesión ciudadana y actividad física saludable.

Otra de las que repite es la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, quien apela al “rigor y al acuerdo” para gobernar. Broto quiere seguir trabajando en garantizar los servicios sociales. También quieren desarrollar la ley de igualdad, la ley de discapacidad y la ley trans. También quieren acabar con la lista de espera en materia de dependencia y dar la posibilidad de regresar a la Comunidad “a todos los jóvenes que se fueron”.

También Joaquín Olona se ha ganado la confianza de Lambán para seguir al frente del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente. Asegura que esta legislatura va a suponer la “reforma definitiva”. Lucharán contra el cambio climático, avanzarán en la mejora de la gestión forestal e impulsarán el “definitivo” Plan de Saneamiento y Depuración.

Finalmente, el Área de Sanidad seguirá a los mandos de Pilar Ventura, que empezó a mitad de la anterior legislatura en el cargo en sustitución de Sebastián Celaya. Ventura quiere garantizar la calidad de la asistencia sanitaria. “Queremos una Sanidad del siglo XXI y eso requiere de nuevas tecnologías”, ha dicho la consejera, quien también apuesta por conseguir que los trabajadores del Salud “recuperen los derechos que perdieron con la crisis” y avanzarán con los hospitales de Teruel y Alcañiz “y otras infraestructuras que se nos han quedado pendientes”. Además, trabajarán en las listas de espera y en la mejora del Sector Zaragoza I, que corresponde a la zona de la ribera del Ebro.

El nuevo ejecutivo, ha asegurado el presidente Javier Lambán, va a empezar a trabajar “de manera inmediata”. De hecho, este mismo jueves celebrarán su primer Consejo de Gobierno.

Lambán toma posesión resuelto a ejercer “gobernanzas instaladas en la centralidad”

El presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, se ha comprometido este sábado, en su toma de posesión del cargo, a poner “las fuerzas o el talento” que le quedan al servicio de la Comunidad, al frente del primer ejecutivo cuatripartito autonómico. “Para su gestión exitosa -ha enfatizado- se necesitan gobernanzas transversales, moderadas y plenamente instaladas en la centralidad”.

En su discurso tras prometer el cargo en el Salón de Santa Isabel del Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón, Lambán ha aludido a la ideología diversa de su gobierno, pero también al ideal mucho más “sugerente y sugestivo” que comparten, que no es otro que construir Aragón como “un proyecto común”.

Lambán encara su segundo mandato al frente del primer cuatripartito en el Gobierno de Aragón conformado por tres fuerzas de la izquierda, PSOE, Podemos y Chunta Aragonesista, y uno de centroderecha, el Partido Aragonés.

El líder de los socialistas aragoneses, que afronta su segundo mandato, firmó el jueves un acuerdo de gobierno, con 132 medidas, con el secretario general de Podemos-Aragón, Nacho Escartín, y con los presidentes de CHA y del PAR, José Luis Soro y Arturo Aliaga, respectivamente.

Al acto, con más de cuatrocientos invitados, han asistido el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, quien ha subrayado, en su intervención, que el Ejecutivo “caminará de la mano de los esfuerzos que Aragón haga por el bien de España”.

Mil años de historia

Lambán, tras admitir el honor que supone ser presidente de una Comunidad política con mil años de historia, solo equiparable a la que pueden sentir quienes han sido alguna vez alcaldes de sus pueblos, ha agradecido el apoyo de los cuatro partido que le han permitido llegar hasta aquí, también de IU, que apoyó su investidura (en la imagen superior, Lambán (dcha) desgrana su discurso en presencia del presidente de las Cortes, Javier Sada).

Es reflejo de una apuesta por una gobernanza alejada de “cualquier tentación frentista”, en términos de centralidad ante los importante retos que tiene ante sí Aragón, y también “grandes oportunidades”, y para una gestión exitosa, no pueden depender de un solo partido, ni siquiera privativa de la izquierda o la derecha.

“Para su gestión exitosa -ha enfatizado- se necesitan gobernanzas transversales, moderadas y plenamente instaladas en la centralidad”.

Una centralidad en la que a él no le cuesta instalarse, ha agregado, anteponiendo, a la hora de establecer prioridades, los intereses generales a los de partido, como defendía el fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba.

Y con un punto de “locura razonada”, ha apuntado parafraseando al sociólogo alemán Max Weber, ha defendido el ejercicio de la política “con pasión”, que inclina a compartir propósitos entre todos antes que encaminar los esfuerzos exclusivamente por la vía de la ideología.

Esa visión, ha agregado, ha abierto un espacio de colaboración “amplísimo” entre las cuatro fuerzas para formar el gobierno de los próximos cuatro años, que tendrá como norma rectora el Estatuto de Autonomía y las metas claras de hacer un Aragón más social, verde, digital y plenamente alineado con la Constitución española.

Además, ha aprovechado para reivindicar ante Calvo y Ábalos la España radial, frente a la centralizada, e infraestructuras esenciales para Aragón, como la reapertura del Canfranc o el corredor Cantábrico-Mediterráneo, que han de entenderse claves para España, y ha reconocido el apoyo del Gobierno de Pedro Sánchez estos meses.

Aragonesismo

Lambán, en un discurso emocional en su segunda investidura, se ha declarado un aragonés enamorado de su tierra que un día decidió servirla desde la política, ha asegurado que si existiera una hormona del aragonesismo la tendría en exceso y ha confesado que le gustaría ser recordado como un fiel ejerciente de la visión que de la política tenía el presidente de la Segunda República Manuel Azaña, inspirada en la justicia universal.

Calvo, por su parte, ha aludido al espacio político complejo actual y a los retos compartidos y específicos de Aragón y España, entre ellos la sostenibilidad del planeta y el cambio climático, los problemas de despoblación -“afortunadamente -ha apostillado- para España Teruel existe”-, las políticas sociales que hacen que la igualdad sea el verdadero motivo de la existencia de la democracia o atajar la violencia asesina de género y todas las desigualdades.

Además, ha apelado a que la política no sea “la guerra por otros medios” ni espacio de confrontación constante, sino de colaboración, necesaria en la actualidad porque la sociedad la vive “con naturalidad”.

“Tenemos que ir todos aprendiendo a construir una convivencia 40 años más siquiera”, con nuevas fórmulas que hagan que la política solo pueda transitar en el espacio del respeto y reconocimiento al otro, ha subrayado Calvo, quien ha alabado que Lambán afronte este mandado como lo hace todo, “sabiendo que el diferente no es tu enemigo, sino simplemente quien aporta otro punto de vista”.

Al acto han asistido, entre otros, el presidente de las Cortes, Javier Sada, el Justicia de Aragón, Ángel Dolado, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez.