tormenta

Los bomberos precisarán 15 días más para retirar las ramas caídas por la tormenta del domingo

El consejero municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Pablo Muñoz, ha estimado que los bomberos necesitarán quince días más, hasta final del mes de agosto, para retirar las ramas de los árboles caídas por la fuerte tormenta de agua y viento del pasado domingo cuando se registraron 22,4 litros por metro cuadrado en unos minutos y rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora.

Además, Muñoz ha recordado que el parque del Tío Jorge permanecerá cerrado al público hasta el jueves, 23 de agosto, porque hay 28 árboles que generan peligro y tienen que ser talados. El nivel freático en esta zona verde está muy cercano y origina que las raíces sean pequeñas al no profundizar para buscar el agua creando un riesgo mayor de caída de los ejemplares.

“Estamos teniendo un verano catastrófico en este tema”, ha observado Muñoz, para contar que primero hay que retirar los árboles y luego la madera y la previsión es que se extienda hasta el día 23 de agosto, ha abundado.

En rueda de prensa, ha explicado que la tormenta de anoche no ha provocado incidencias en el arbolado, pero ha generado 51 llamadas por inundaciones de calles y los bomberos han tenido que achicar agua. “Todavía siguen en El Cachirulo, que tienen los transformadores desconectados, y en las calles Acacias y Lagos de Corona”, ha apostillado.

Servicios con poco personal

Todos los servicios trabajan muy intensamente y están “debilitados por que hay poca gente. La no cobertura de vacantes durante tanto tiempo por el bloqueo en la tasa de reposición, al cubrirse sólo el 50 por ciento de las jubilaciones, ha conllevado que se hayan perdido unas cien plazas anuales. Ahora estamos en proceso de oposiciones en todos los servicios”, ha expresado.

Ante las críticas de CCOO por hacer la convocatoria a finales de año en lugar de al principio, Muñoz ha contestado que “se acomete en el primer momento en el que Personal hizo el esfuerzo de empezar por las escalas inferiores ante falta de oficiales y ahora se está en la convocatoria de escalas superiores y hay en marcha una oposición de ingenieros, arquitectos y bomberos”.

Ha agregado que “todos los servicios reclaman personal. Yo en concreto preciso de ingenieros en Urbanismo y también hay problemas por falta de arquitectos”.

Los bomberos reciben 51 avisos relacionados con la intensa tormenta de esta madrugada

El Cuerpo de Bomberos de Zaragoza han recibido 51 llamadas esta noche relacionadas con la intensa tormenta que ha tenido lugar en la ciudad entre las 00.00 y las 02.00 horas de este viernes, 17 de agosto.

Casi todos los avisos han sido ya atendidos y pasadas las 10.30 horas están acabando con los últimos servicios pendientes, han informado desde el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

La mayoría han estado motivados por filtraciones de agua a través de tejados. También ha habido algunas afecciones por inundaciones en bajos, locales y garajes.

Uno de los servicios que se sigue atendiendo se localiza en la calle Lagos de Coronas 39, en el barrio Oliver, donde la caída de un muro de contención ha afectado a la puerta de entrada y salida del garaje.

También los bomberos siguen trabajando en un aviso recibido a las 5.00 horas, en la carretera N-232 a la altura del restaurante El Cachirulo aproximadamente, para achicar agua y garantizar las condiciones de seguridad en la vía.

Asimismo, se sigue achicando agua en garajes de la calle Acacias, en el barrio de Miralbueno, en los que ha entrado más de un metro de agua.

Policía Local

Durante esta madrugada, la Policía Local ha realizado varios cortes puntuales de calles afectadas por el agua, pero ya no hay ninguna vía cerrada al tráfico en la ciudad por este motivo.

Destaca el corte que se ha debido realizar en la avenida Navarra, en su confluencia con la carretera N-232, donde los bomberos han tenido que rescatar un coche que había quedado atrapado por el agua.

Los Bomberos, saturados con más de 140 servicios por la tromba de agua caída esta madrugada

Una fuerte tormenta de más de una hora de duración ha caído esta madrugada sobre Zaragoza, causando de nuevo numerosas incidencias. La zona más afectada ha sido en esta ocasión la confluencia de la avenida Navarra con carretera Logroño, en el barrio de Miralbueno, según ha informado la Policía Local. Allí, varios coches quedaron anegados por el agua en medio de la vía, como muestra la foto superior de Policía Local.

Los Bomberos de Zaragoza se encuentran de nuevo “saturados” con más de 140 servicios por la fuerte tromba de agua que cayó sobre la ciudad a partir de las 00:00 horas de este viernes 17 de agosto. Apenas cinco días después de la última tormenta, las lluvias han provocado fugas e inundaciones de garajes y trasteros por toda la capital. En Miralbueno han permanecido dos horas sin luz.

Los bomberos todavía no han podido atender todos de los más de 140 servicios que se les reclamaron desde todos los puntos de la ciudad como consecuencia de la gran cantidad de agua caída.

En este caso, las principales afecciones han sido fugas de agua e inundaciones de garajes y trasteros.

También han caído algunas ramas y árboles, aunque, al no ir acompañada de viento la tormenta, han sido bastante menores respecto a la tromba del domingo.

En Miralbueno, sin luz

Además, en algunas partes de la ciudad, como Miralbueno, la lluvia dejó sin luz a gran parte del barrio durante dos horas.

La tormenta provocó grandes acumulaciones de agua en calles como José María Castro Calvo, Lagos de Coronas y José Manuel Blecua.

Los bomberos están desbordados por las incidencias ocasionadas por las sucesivas tormentas. El sindicato CCOO denunciaba este jueves que la plantilla es escasa y por ese motivo se tarda tanto tiempo en solventar los contratiempos, para los que se establece orden de prioridad de acuerdo con la urgencia del caso.

CCOO achaca el retraso en atender las incidencias de la tormenta a la falta de personal en Bomberos

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) ha achacado a la falta de plantilla de Cuerpo de Bomberos de Zaragoza el retraso en la atención de las incidencias provocadas por la tormenta en la ciudad el pasado domingo cuando se vivió un episodio de fuertes lluvias y vientos con rachas de más de 100 kilómetros por horas.

“La falta de plantilla de bomberos en general, en la ciudad de Zaragoza, y especialmente la falta de mandos, se está evidenciando este verano como consecuencia de las tormentas y de las rachas de viento”, han afirmado desde el sindicato mediante una nota de prensa.

Según han apuntado, “CCOO viene denunciando las carencias endémicas de la plantilla en este servicio, así como la falta de planificación por parte de los responsables políticos para ofrecer un servicio estructurado que permita dar respuesta efectiva a las emergencias en la ciudad”.

El sindicato ha afirmado además que, el pasado 13 de agosto, “se encontraban al frente del servicio de bomberos de Zaragoza dos subjefes de intervención (grupo C1) para atender los 80 servicios que se demandaron, sin que existiera ningún mando responsable de superior categoría”.

En estado de “mínimos”

Conforme a lo expuesto por CCOO, en los días posteriores se han dado situaciones parecidas con “ausencias en las plazas de oficiales subjefes y jefes de intervención” que se encuentran en “permanente estado de “mínimos”.

Si bien, desde CCOO han reconocido que las situaciones más urgentes se han atendido de forma rápida, al mismo tiempo han advertido de que el resto de actuaciones requeridas, como caída de ramas o aseguramiento de andamios, “se están viendo postergadas, durante varios días, ante la imposibilidad de atenderlas”.

Para el sindicato, “no se trata de tener un servicio sobredimensionado, pero sí de resolver las carencias históricas en cuya resolución este gobierno municipal no está siendo diligente”, han manifestado.

De esta manera, para CCOO esta situación se traduce en “la demora en la atención a las emergencias y en un incremento del riesgo que corren los profesionales al tener que actuar de forma precipitada y sin mandos que tomen las decisiones oportunas”.

Retraso de la oferta de empleo

Desde el sindicato han reclamado al gobierno municipal una “mayor planificación” para la cobertura de los puestos de mando, así como de las vacantes para puestos de bombero o conductor, que en la actualidad ascienden a 94.

En CCOO consideran que la solución pasaba por haber ejecutado la oferta de empleo de 2016 en el primer semestre de este año, que hubiera cubierto 23 puestos de mando, pero que por decisión del gobierno de la ciudad su cobertura se ha pospuesto para finales de este año.

Comisiones Obreras ha recomendado también “retomar la plaza de Oficial Bombero A1, dado que en la actualidad el servicio carece de técnico superior”. “Oposición paralizada que lleva con lista de admitidos y excluidos más de un año”, han apostillado.

El parque Tío Jorge permanecerá cerrado hasta el 23 de agosto por seguridad y se talarán 30 árboles

El parque del Tío Jorge permanecerá cerrado hasta el 23 de agosto por motivos de seguridad, ya que es necesario talar 30 árboles afectados por la tormenta del pasado día 12, en la que hubo fuertes lluvias y vientos de casi 110 kilómetros por hora.

Esta decisión se ha adoptado tras la inspección que han realizado los técnicos de Parques y Jardines en todo el arbolado de este espacio, en la que han determinado que es necesario apear 30 árboles, 28 de ellos dentro del recinto y dos más en la zona perimetral colindante, ya que presentan riesgo de caída o una inclinación muy pronunciada, informan fuentes municipales.

Seguridad

Para garantizar la seguridad de las personas mientras se llevan a cabo los trabajos de tala, troceo y retirada de las ramas y troncos, se ha decidido mantener el parque cerrado al público.

Por otro lado, el Servicio de Parques y Jardines tiene la previsión de seguir plantando árboles nuevos en el parque del Tío Jorge, de manera que se mantenga su masa arbórea en buenas condiciones de densidad y estado delos ejemplares.

En 2017 se plantaron casi 20 ejemplares, y este año se han plantado 12 más.

Los bomberos logran atender tres días después todas las incidencias por la tormenta del domingo

Tras tres intensos días de trabajo, los Bomberos de Zaragoza han logrado concluir los trabajos de limpieza y la reparación de incidencias por la tormenta ocurrida este domingo en la capital aragonesa. Este miércoles se han afrontado las 14 incidencias pendientes, mientras que solo en el martes se completaron 43 servicios.  Desde el lunes, el cuerpo tenía pendientes 70 servicios.

La mayor parte de estas actuaciones se han realizado en la margen izquierda, la zona más afectada por las fuertes rachas de viento y lluvia, que llegaron a superar los 100 kilómetros por hora.

El viento que ha soplado durante estas últimas jornadas ha dificultado “bastante” los trabajos, provocando algunas caídas de ramas adicionales que se han sumado al resto de incidencias, según ha informado el cuerpo de bomberos.

El parque del Tío Jorge, cerrado

La margen izquierda del Ebro fue la zona de la ciudad más afectada por la tormenta, con especial incidencia en el parque del Tío Jorge.

En este espacio, cuya mejora es una de las grandes reclamaciones históricas de los vecinos, la tormenta derribó una veintena de árboles, la mayoría de ellos de grandes dimensiones. Por este motivo, permanecerá cerrado hasta el viernes para garantizar la seguridad y poder analizar con más detenimiento el arbolado.

Durante la tormenta del domingo se registraron rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora y precipitaciones de 22 litros por metro cuadrado en unos minutos, que provocaron la caída de unos 50 árboles en la ciudad y los bomberos recibieron más de 150 avisos.

Cerrado el parque Tío Jorge hasta el viernes para revisar el arbolado tras el temporal del domingo

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido cerrar el parque Tío Jorge hasta el viernes para revisar todo el arbolado, que sufrió severos daños con la fuerte tormenta acaecida en la tarde del pasado domingo. En torno a 20 árboles fueron derribados por las rachas de viento superiores a los 100 km/h y ahora los técnicos municipales han recomendado una inspección a fondo en el parque para garantizar la seguridad en la zona.

La Margen Izquierda fue el área de Zaragoza más afectada por la tromba de agua y viento. Los desperfectos se dejaron notar de forma especial en el parque del Tío Jorge y sus inmediaciones, donde cayeron derribados por la fuerza de los elementos una veintena de árboles, pero también anuncios publicitarios y vallas (en la foto superior de Aragón Press, técnicos y operarios municipales revisan daños en el parque Tío Jorge y retiran árboles caídos).

La edad y el mal estado de las raíces pueden haber sido las principales causas de que los árboles no hayan podido soportar la tormenta, en un espacio cuya mejora reclaman desde hace tiempo los vecinos de Picarral y Arrabal.

Árboles caídos en el parque Tío Jorge. Foto: Policía Local

Numerosas emergencias

A lo largo de todo este lunes 13 de agosto los bomberos han seguido realizando servicios para paliar daños ocasionados por la tormenta en toda la ciudad, como caídas de árboles, inundaciones, arranque de persianas o derribo de vallas.

Las labores del cuerpo, que ha registrado centenares de llamadas de emergencia, continuarán en la mañana del martes para tratar de atender todos los servicios solicitados.

“Tenemos trabajo todo este lunes y mañana para dejarlo todo al día”, han resumido en declaraciones a Europa Press desde el Cuerpo de Bomberos de Zaragoza.

Más servicios el lunes

A primera hora de este lunes tenían pendientes unos 24 servicios, que han ido solventando, pero a lo largo de la mañana se han ido produciendo otros tantos, han explicado.

“Algunas incidencias se produjeron el domingo y otras se han detectado esta mañana debido a las consecuencias de la tormenta de ayer”, han aclarado en referencia a la caída de árboles y ramas, además de lamas de edificios, persianas o desprendimientos de cascotes de cornisas, han enumerado.

A este respecto cabe señalar que el servicio de emergencias 112 recibió hasta 1.230 llamadas de emergencia en todo Aragón durante la tarde y noche del domingo de personas que reclaman ayuda para hacer frente a los estragos causados por el temporal.

En la capital aragonesa los daños afectaron también a semáforos derribados por el viento, saturación de alcantarillas, así como inundaciones de algunas calles.

Consecuencias

En relación con las consecuencias del temporal del domingo en Zaragoza, el alcalde accidental de la ciudad y consejero de Servicios Públicos, Alberto Cubero, ha considerado  que la caída de 50 árboles de los más de 150.000 que hay en la urbe “entra dentro de la normalidad” cuando se producen, como este domingo en la capital aragonesa, rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora.

Cubero se ha felicitado por que no se produjeran daños personales con la tormenta que descargó sobre la ciudad y que, sobre todo en la margen izquierda, produjo las afecciones “habituales”, con caídas de árboles, cornisas, mobiliario urbano y algunos techos, así como con la paralización del tranvía durante una hora por la caída de un árbol sobre la catenaria en la avenida Montesori y el cierre de algunas calles por acumulación de agua.

Cincuenta de 150.000 árboles es para Cubero “un porcentaje reducido” para una tormenta de estas características, cuya magnitud no se puede calcular ni cuándo se van a producir.

Además, ha agregado que, al contrario de lo que dice la oposición, la poda no garantiza que los árboles no caigan con estas rachas, y aunque no se trata de una medida eficaz, ha agregado que en el nuevo pliego de condiciones de la contrata de parques y jardines se incluye una inversión de “varios millones de euros más” para aumentar las podas, para que se pueda reducir el ciclo, que ahora está en siete años.

Tormenta causa 100 árboles caídos, 300 emergencias y se tardará dos días en recuperar la normalidad

Una rama caída sobre la catenaria interrumpió el servicio del tranvía

La caída de más de 100 árboles, calles principales cortadas, más de 300 llamadas de aviso a Emergencias, el corte de la línea del tranvía o varias inundaciones en sótanos y garajes son algunos de los daños que causó la intensa tormenta de granizo, lluvia y viento que descargó en la tarde del miércoles 11 de julio sobre la ciudad.

El Ayuntamiento, debido a las secuelas que dejó la tromba del miércoles, mantiene este jueves operativos cinco equipos de los servicios municipales para restablecer la normalidad en la ciudad.

Según ha informado en rueda de prensa el concejal de Servicios Públicos y Personal, Alberto Cubero, los bomberos de Zaragoza han atendido hasta ahora unos 80 servicios, la mayoría de ellos a causa de la caída de árboles y ramas, y “todavía quedan por realizar 40 servicios de menor importancia”.

Árbol derribado por la tormenta en el barrio de Jesús. Foto AVV Barrio Jesús

Viento de más de 100 km/h

El miércoles a media tarde, ha precisado el concejal zaragozano, “en apenas diez minutos cayeron 17 litros de agua por metro cuadrado y hubo fuertes rachas de viento que superaron los 100 kilómetros por hora en algunos barrios”, según ha señalado.

En total, 500 empleados del servicio de Limpieza y 200 del de Parques y Jardines están trabajando en la retirada de árboles y reparación de desperfectos para devolver la normalidad a la ciudad.

En torno a las 18:30 horas de la tarde, Zaragoza vio cómo caían más de 100 árboles al suelo, de los cuales 20 fueron en el Parque José Antonio Labordeta. De momento, Cubero ha apuntado que no tienen constancia de que haya caído algún ejemplar centenario.

Asimismo, la ciudad se vio obligada a cortar algunas de las calles principales como Gran Vía, Sagasta, Fernando el Católico o Paseo Constitución, además de la línea del tranvía, a causa de la caída de árboles y ramas de grandes dimensiones. Este jueves, todas ellas permanecen abiertas y el tranvía funciona con normalidad, según ha señalado el concejal.

Afecciones por toda la ciudad

Las afecciones de la tormenta han estado repartidas por toda la ciudad. En este sentido, “aunque no ha habido que lamentar daños personales, sí ha habido caídas de tejas y de canalones, inundaciones en garajes y huecos de ascensor y el cierre temporal de la piscina del Palacio de los Deportes (El Huevo) y de los vestuarios de la piscina de Movera”, ha indicado Cubero.

Por otro lado, el concejal ha destacado algunas de las inundaciones que sufrieron el Centro Cívico de Valdefierro, varias Casas de Juventud, el Museo de las Termas, el Museo del Puerto Fluvial y también el propio Consistorio zaragozano, donde hubo entrada de agua en el sótano y en algún despacho de la tercera planta.

Por todo ello, desde el miércoles, todos los servicios municipales “están trabajando a pleno rendimiento para que la ciudad vuelva a la normalidad” que, según han calculado desde el Ayuntamiento, será en un par de días mínimo, ha dicho Cubero.

Un vórtice de rachas

En su intervención, el concejal ha querido “felicitar y reconocer la enorme labor de todos los servicios municipales implicados y, sobre todo, a la Policía Local y a los Bomberos por el trabajo que desarrollaron ayer después de que se registraran más de 300 llamadas de aviso a la media hora posterior a la tormenta” (en la foto superior de Aragón TV, operarios de limpieza recogiendo ramas caídas y recolocando contenedores).

Según ha subrayado Cubero, “AEMET denomina la tormenta de ayer como un vórtice de rachas similar al que ocurrió hace diez días en el aeropuerto de Zaragoza”.

En este sentido, desde el Ayuntamiento de Zaragoza consideran que la caída de árboles se sitúa dentro de la normalidad dadas las condiciones climatológicas que se dieron ayer en la ciudad.

Una fuerte tormenta provoca unos 50 árboles caídos, corta varias calles e interrumpe el tranvía

La capital aragonesa ha sufrido esta tarde, entre las 18.30 y las 18.50 horas, una fuerte tromba de agua, con fuertes rachas de viento cruzado y granizo, que ha provocado abundantes afecciones, con numerosos árboles caídos, y que ha obligado a interrumpir el servicio del tranvía y cortar el tráfico en algunas calles. Los bomberos de Zaragoza han recibido alrededor de 150 avisos por distintos tipos de incidencias.

Fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza han informado de que la caída de un gran árbol ha obligado a cortar el tráfico en la avenida Puente del Pilar, en el barrio de Jesús. Igualmente, ha sido necesario cortar la avenida de Navarra en dirección salida de la ciudad.

Las incidencias se van atendiendo conforme a criterios de prioridad. Así, se ha abierto al tráfico, de forma parcial, la avenida Navarra que se había cortado en ambos sentidos y presenta retenciones en sentido entrada a la ciudad, ya que en el nudo de enlaces, a la altura del centro comercial, es donde se han generado mayores problemas de inundaciones.

La caída de los árboles ha provocado daños en vehículos y han tenido lugar en diferentes zonas de la ciudad, como paseo Sagasta y la ribera del Ebro, desde el tercer cinturón hacia la plaza del Pilar.

Coches arrastrados por el agua en la calle Galán Bergua. Foto: Policía Local

Además, una rama de gran tamaño ha afectado a la catenaria del tranvía, en la plaza de San Francisco, y ha obligado a interrumpir el servicio. Solo está operativo en Valdespartera, en el tramo comprendido entre las paradas Mago de Oz y Los Olvidados.

La calle Galán Bergua, inundada. Foto: Policía Local

En la calle Galán Bergua, del barrio de Delicias, la acumulación de agua torrencial ha arrastrando coches, ha inundado bajos y ha generado un auténtico caos en la calzada.

También se ha tenido que cortar el tráfico tras resultar dañado un cable eléctrico en el cruce de calles Bruno Solano y Santa Isabel, en el distrito Universidad.

La caída de los árboles ha provocado daños en vehículos y han tenido lugar en diferentes zonas de la ciudad, como paseo Sagasta y la ribera del Ebro, desde el tercer cinturón hacia la plaza del Pilar.

Precisamente, el tramo del paseo de Sagasta en dirección a la avenida Tenor Fleta, a la altura de la glorieta de Sasera, se va a cortar al tráfico.

Árboles caídos en numerosas calles

En la calle Asalto, además de caer varios árboles, se ha creado un embolsamiento de agua, en su confluencia con el paseo de la Mina, que impide la circulación de vehículos.

Según el consistorio, han caído unos 50 árboles en calles como Villa de Pau, Tierno Galván, Castillo de Loarre, Alquézar, o el paseo Isabel la Católica –a la altura del IES Miguel Catalán–, así como en la zona de las piscinas de la Hípica, en Violenta de Hungría y la calle Luis Bermejo, en el Distrito Universidad. Otra rama grande de árbol ha caído a la entrada del Hospital Infantil, en el mismo distrito

Por otra parte, la Policía Local está retirado varios contenedores que han salido despedidos a causa del fuerte viento, han agregado las citadas fuentes.

Uno de los árboles caídos ha dañado el coche de la imagen. Foto: Marco Santosel fuerte viento, han agregado las citadas fuentes.

El servicio de Bomberos de Zaragoza está en estos momentos desbordado, ya que está realizando achique de agua en numerosos garajes que han quedado anegados.

Cuantiosos daños

Hay daños en decenas de vehículos, bien por la caída de ramas o árboles o por el impacto del granizo.

También están pendientes de revisar varios tejados y cornisas que pueden presentar riesgo de desprendimiento, además de inundaciones de bajos y garajes que los bomberos tendrán que achicar.

Entre los equipamientos municipales afectados se encuentran los Museos del Puerto Fluvial, las Termas y Foro Romano, han detallado las citas fuentes.

En la carretera de Movera a Pastriz hay postes caídos y otros que podrían caer y que dificultan el tráfico. El autobús puede pasar pero con precaución.

Asimismo, la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha informado de que el Servicio provincial de Prevención y Extinción de Incendios ha recibido avisos de incidencias causadas por las tormentas en Pastriz, Alfajarín y el polígono Centrovía de la Muela.

La tormenta deja calles anegadas, coches atrapados, un andamio caído e inunda un supermercado

La fuerte tromba de agua que ha descargado esta tarde en Zaragoza ha dejado varias calles anegadas por el agua y ha provocado balsas en las que han quedado atrapados varios turismos y la caída de un andamio en el centro de la ciudad, sin que se hayan registrado heridos.

La tormenta, acompañada de rayos, granizo y fuertes truenos, ha comenzado a descargar en torno a las 16.30 horas y ha desbordado a los Bomberos y a la Policía Local por la multitud de incidencias que se han producido.

Según han informado fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza, los Bomberos han tenido más de veinte salidas por la tormenta y aún quedan por atender otras tantas menos urgentes relacionadas con el agua.

Atrapados en coches

La lluvia ha dejado atrapados a los ocupantes de varios vehículos, entre ellos varios niños, en las grandes balsas de agua que se han formado en la avenida de Navarra (foto superior), en la zona de la Estación de Delicias y la Ronda de Boltaña y bajo el puente de la autopista del Polígono de Malpica, en la calle A.

El agua ha dejado prácticamente intransitables varias calles, fundamentalmente de la margen izquierda, y de hecho en Valle de Broto, frente al Parque de Bomberos número 1, se ha formado un gran charco que mantiene cortados dos carriles de esa avenida.

Estos problemas se han registrado en numerosos puntos de la ciudad, que la Policía Local ha señalizado, e incluso ha sido necesario cortar alguna calle con poco tráfico.

Las mismas fuentes han precisado que estas incidencias se irán subsanando progresivamente, conforme los registros de alcantarillado vayan asumiendo el agua.

Andamio caído y supermercado anegado

Además, el andamio de una fachada de la calle María Lostal ha caído sin causar heridos, aunque sí ha provocado daños a varios vehículos que estaban aparcados.

En este caso se ha tenido que retirar la estructura caída y la zona ha quedado señalizada.

Además, en Puerto Venecia ha tenido que ser desalojada parte de un supermercado, al venirse abajo su falso techo y quedar anegada de agua una zona del área comercial.

El problema se ha producido porque una tubería del Hipercor de Intu Puerto Venecia ha reventado esta tarde a consecuencia de la fuerte tormenta. Según han informado fuentes de El Corte Inglés, el hipermercado no ha sido desalojado.

Sobre las 18.30 horas, ha comenzado a salir agua procedente de una tubería rota por la lluvia y ha derribado el falso techo, entrando gran cantidad de agua al centro comercial, por lo que se ha delimitado la zona afectada, cortando el paso a los clientes en esa parte.

No obstante, el resto del comercio ha continuado abierto al público. En este momento, personal de mantenimiento se encuentra achicando el agua.

Llamadas a Bomberos

Además, los Bomberos han recibido muchas llamadas por bajantes de edificios y desagües obstruidos que han provocado entrada de agua en viviendas, garajes, sótanos y patios.

Todos los efectivos disponibles en este turno están trabajando para resolver las incidencias, salvo una dotación que permanece en el Parque 1 para poder afrontar alguna otra salida urgente que pudiera registrarse.

Carreteras cortadas

Las intensas lluvias caídas en las últimas horas han obligado a cortar la carretera A-1202 en Uncastillo y la A-2602 en Los Pintanos, en la comarca de las Cinco Villas, y la N-330 a la altura del barrio de San Juan de Mozarrifar, en Zaragoza.

Según han informado a Efe fuentes del Gobierno de Aragón, la A-1202 en Uncastillo se ha tenido que cortar por la crecida del río Riguel y la A-2602 en Los Pintanos, por la del río Regal.

Además, las lluvias han obligado a cortar por inundación la N-330, a la altura del kilómetro 507,6, en San Juan de Mozarrifar, en Zaragoza, donde también se registran retenciones en la N-IIa, la N-330a y la A-2, informa la DGT en su página web.