Torre Village

PSOE, derecha y ultraderecha votan a favor de modificar el PGOU para ‘legalizar’ Torre Village

Los votos de PSOE, PP, Cs y Vox han determinado que el Ayuntamiento de Zaragoza se haya pronunciado este lunes a favor de modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para encajar el plan especial para la instalación del “outlet” de Torrevillage, declarado nulo por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón por contradecir dicha norma.

El consejero municipal de Urbanismo, Víctor Serrano, había llevado este punto a la Gerencia de Urbanismo como paso previo ante cualquier modificación del PGOU, que deberá ser solicitada formalmente por la parte afectada, en este caso la promotora Iberebro, y ha salido adelante con los votos de PSOE, PP, Cs y Vox, y el rechazo de ZeC y Podemos-Equo.

A la realidad jurídica, con el plan especial tumbado por los tribunales aunque todavía no en sentencia firme -fue recurrido en casación al Tribunal Supremo gracias a los votos de la oposición durante la Corporación anterior-, se ha contrapuesto la realidad “fáctica”, con el 98 por ciento de las obras de urbanización ejecutadas.

Los socialistas votan a favor

En el turno de los grupos municipales, la socialista María Ángeles Ortiz (a la izquierda en la imagen superior, junto con otros dos concejales socialistas en la gerencia de Urbanismo) ha criticado la “precipitación” con la que se ha planteado este punto del orden del día y ha echado en falta mayor estudio y concreción.

Han votado a favor por “responsabilidad” y en coherencia con la posición mantenida por su grupo en el mandato anterior, pero ha advertido al consejero de que “no dé por hecho nada”, de que no van a darle ningún “cheque en blanco” y de que mirarán “con lupa” la futura modificación.

Pedro Santisteve (ZeC) ha resaltado la diferencia con la que se trata a un ciudadano de a pie o a un “especulador” o “tenedor de suelo”, además de alertar de que por cada puesto de trabajo en Torrevillage se perderá “uno y medio” en la ciudad consolidada.

Además, ha calificado de “ninguneo diabólico” lo que está sufriendo el consejero por parte del alcalde Jorge Azcón, que le está marcando “por dónde caminar”.

Podemos irá alos tribunales

Fernando Rivarés, de Podemos-Equo, se ha pronunciado “radicalmente en contra” porque el centro comercial va en contra del interés ciudadano y ha tachado de “hipócrita” que se plantee este debate cuando “todo el mundo sabe” que Iberebro tiene preparada la solicitud de modificación del PGOU y que PSOE, PP, Cs y Vox votarán a favor.

Así, ha anunciado que su grupo ya ha iniciado los trámites para pedir las cautelarísimas contra todas las obras en marcha en la zona y ha avisado de que el proyecto no saldrá por unanimidad “y gratis tampoco”.

La representante de Vox, Carmen Rouco, se ha limitado a expresar su posición favorable, que ha justificado en el “interés ciudadano” ante la sentencia millonaria que podría afrontar el Ayuntamiento si se paraliza el proyecto.

Para finalizar, el consejero se ha comprometido a concretar el proyecto cuando se formalice la solicitud por parte de la empresa y será ese momento cuando debatirán e intentarán llegar a un acuerdo.

Entidades sociales reclaman al TSJA la paralización inmediata de las obras de Torre Village

Varias entidades sociales han reclamado la ejecución de la sentencia judicial del Tribunal Supremo que avala la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón en la que se declara “nulo de pleno derecho” el plan especial de Torre Village y, por tanto, exigen la paralización de las obras.

A raíz de estas sentencias, las asociaciones y entidades sociales que interpusieron recurso contencioso administrativo contra el acuerdo del pleno del Ayuntamiento de Zaragoza que aprobó el Plan Especial del área de Intervención H-61-5, promovido por Iberebro, S.A. (propiedad de la familia Solans, dueña de Pikolín), han vuelto a dirigirse al TSJA reclamando la ejecución de la sentencia que debería suponer la paralización de las obras actualmente en curso de la nueva gran superficie comercial en los terrenos de la antigua fábrica Pikolín, en la carretera de Logroño.

Los demandantes solicitan además que sean declaradas nulas las licencias de actividad y de obras concedidas con fecha 25 de abril de 2019 por el consejo de Gerencia del Ayuntamiento de Zaragoza (con los votos favorables de PP, PSOE y Ciudadanos) en sesión extraordinaria y urgente, ya que tienen su fundamento urbanístico “única y exclusivamente en el Plan Especial que ha sido declarado nulo de pleno derecho y, por tanto, son totalmente incompatibles con la resolución judicial cuya ejecución se solicita”.

Connivencia municipal

También se han referido los demandantes a que no es necesario aportar caución (por los perjuicios que pudieran derivarse) alguna, ya que “los promotores son claramente conocedores de la situación creada con la resolución, dándose la circunstancia que podrían aprovechar sus propiedades siguiendo las líneas del planeamiento general”.

Además han observado que “es evidente que ha existido la connivencia municipal a la hora de la tramitación, ya que no se comprende por qué se tramitan cuatro licencias por el procedimiento de urgencia si no es porque la corporación quedará disuelta en breve como consecuencia de nuevas elecciones locales”.

Las entidades que han suscrito esta petición (en la imagen superior de Europa Press, representantes de las mismas a las puertas del TSJA) son la Federación Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ), Asociación Yo compro en Las Fuentes y alrededores, Asociación San José Barrio Comercial, Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de la provincia de Huesca, Ecologistas en Acción-Ecofontaneros, Federación de Servicios de la Unión General de Trabajadores, Federación de Servicios de Comisiones Obreras, Izquierda Unida Aragón, Podemos Aragón y Zaragoza en Común (ZeC).

Una decena de entidades recurren la licencia comercial otorgada por la DGA a Torre Village

Una decena de entidades entre asociaciones, sindicatos y partidos políticos han presentado un recurso de Reposición ante el Gobierno de Aragón contra la licencia comercial concedida por éste a la gran superficie Torre Village que se promueve en los antiguos terrenos de Pikolín de la carretera de Logroño en Zaragoza. El recurso se produce después de que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) sentenciara contra el plan especial municipal otorgado a esta iniciativa gracias a los votos de PP, PSOE y Cs, grupos que, pese al fallo judicial, han seguido facilitando la vía administrativa al polémico centro comercial.

En el recurso, los firmantes argumentan una ausencia de planeamiento urbanístico válido que ampare ese desarrollo y acusan a la Administración autonómica de dejación de sus potestades de control que le corresponden y de posicionarse “indebidamente a favor de los intereses de los grandes empresarios en lugar de los pequeños y medianos comerciantes que defienden la ciudad consolidada”.

Entre las “diferentes y graves infracciones” señalan la inexistencia de control ambiental, lo que provocaría la nulidad de pleno derecho de la orden dictada por la Consejería, o el incumplimiento de la Ley de Comercio de Aragón, que establece que los grandes centros comerciales están sometidos a licencia comercial y a la obligación de supervisar y proteger “el interés general” y a “comprobar la ausencia de afección al interés general de la actividad” con informes de los departamentos o administraciones públicas competentes en cada rama de los ámbitos que puedan verse afectados.

Problemas de seguridad o de salubridad

Dicen que tampoco se ha tenido en cuenta el apartado de la ley que obliga a denegar cuando “el establecimiento vaya a producir de modo inevitable y en corto plazo un abandono de importantes zonas comerciales de la ciudad o población que no sean susceptibles de otros usos y que conlleve también el desuso de infraestructuras construidas con motivo de su creación, pudiendo generar esta situación problemas de seguridad ciudadana o de salubridad en la población”.

Las entidades recuerdan la existencia de informes municipales como el del Instituto Municipal de Fomento Empresarial donde se concluye que “la apertura de este centro afectará al comercio de proximidad puesto que la renta disponible es la misma”.

Un informe que, denuncian, “no sólo no se ha tenido en cuenta, sino que ni siquiera se ha solicitado otro para analizar las repercusiones” que este centro tendría en el comercio urbano de proximidad.

Aseguran que tampoco se han contemplado las resoluciones de la Diputación Provincial ni del Ayuntamiento de Huesca, que se posicionaron en contra de dicho proyecto y que fueron remitidas a la Administración autonómica.

Proyecto insostenible

“Este proyecto comercial no es sostenible medioambientalmente y supone un ataque al pequeño comercio de la ciudad de Zaragoza y su entorno” señalan los recurrentes que informan de que siguen abiertas y en estudio todas las vías legales contra las actuaciones relacionadas con el desarrollo del complejo Torre Village, una vez que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón anuló el plan especial del Ayuntamiento de Zaragoza.

El recurso está firmado por la Federación Asociaciones de Barrios de Zaragoza; las asociaciones Yo compro en Las Fuentes y alrededores y San José Barrio Comercial; Ecologistas en Acción-Ecofontaneros; las federaciones de Empresarios de Comercio y Servicios de la provincia de Huesca; de Servicios de los sindicatos UGT y CC.OO; Izquierda Unida y Podemos Aragón.

PP, PSOE y Cs fuerzan otorgar nuevas licencias municipales a Torre Village pese a la sentencia del TSJA

Los votos de PP, PSOE y Cs han determinado que el Ayuntamiento de Zaragoza otorgue cuatro nuevas licencias a Iberebro, empresa promotora del outlet Torre Village, pese a que el plan especial por el que fue aprobado fue declarado nulo de pleno derecho por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA). Las licencias para uso comercial, de cine, de restaurante y sin uso han sido aprobadas frente a la postura contraria del Gobierno de ZeC y la abstención de CHA.

Concluida la Comisión extraordinaria de Urbanismo que ha dado luz verde a estas licencias, el consejero municipal del ramo, Pablo Muñoz, ha criticado en rueda de prensa que la concesión no haya sido suspendida tal y como recomendaban los técnicos (en la foto superior, obras del centro comercial).

Lo ha argumentado diciendo que la mejor manera de evitar que el Ayuntamiento tenga que asumir una responsabilidad patrimonial en caso de que el centro comercial sea definitivamente declarado nulo en los tribunales es no permitir que se construya más para “no tener que demoler más”.

Frente a ello, “tres grupos optan por seguir incumpliendo el plan general”, ha denunciado Muñoz en referencia a PP, PSOE y Ciudadanos.

Triplicado el estacionamiento

Además, ha reprochado que, dentro de estas licencias, se haya aprobado triplicar el número de estacionamientos privados en el complejo comercial en obras, que pasarían así de 273 a 696.

Ello demuestra, a su juicio, que Torre Village es un centro comercial creado para el “uso y abuso” del coche y ha alertado del colapso que podría generar en el tráfico en la carretera de Logroño.

El consejero ha lamentado que se haya puesto “otra piedrecita más” en la ordenación del territorio cuando “todos sabemos” que el Tribunal Supremo no va a admitir a trámite el recurso de casación contra la sentencia del TSJA.

No obstante, ha remarcado que ZeC sí que ha conseguido que se admita una prescripción: que, en caso de inadmisión del recurso de casación, la licencia quedará incursa en “nulidad sobrevenida”, es decir, que será anulada automáticamente, lo que según sus palabras exoneraría a la Administración de una hipotética responsabilidad patrimonial.

Ayuntamiento denuncia que Torre Village sigue haciendo obras pese a tener las licencias suspendidas

El consejero de Urbanismo y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Pablo Muñoz, ha denunciado este miércoles la ejecución de una serie de obras que se han ejecutado de manera “ilegal” en relación con el proyecto ‘Torre Village’ ya que, por el momento, las licencias municipales de actividad en esta zona están suspendidas.

Muñoz ha aseverado que mientras el outlet de Torre Village no obtenga del Gobierno de Aragón la licencia comercial las licencias municipales de actividad estarán suspendidas.

Muñoz ha comparecido tras la Gerencia de Urbanismo para dar cuenta de un informe municipal en relación con el proyectado centro comercial, ubicado en los terrenos de la antigua factoría Pikolin, en la carretera de Logroño.

Inspecciones

Ha expuesto que los servicios jurídicos municipales han informado de la notificación de una nueva sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que reitera su anterior pronunciamiento en otro procedimiento judicial respecto a la “nulidad de pleno derecho” del plan especial del área de intervención H-61-5, conocido comúnmente como outlet de Pikolín o Torre Village, porque vulnera otra norma de rango superior que es el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

En relación a las obras que se están ejecutando, Muñoz ha explicado que los servicios técnicos municipales, desde que se ha conocido la primera sentencia, han venido girando visitas de comprobación para conocer su estado de desarrollo.

Licencias suspendidas

La primera se realiza la semana en que se conoce la primera de las sentencias y la segunda la semana pasada. En esta última visita, se ha podido comprobar como la sociedad que realiza las obras, Grupo Iberebro, está ejecutando obras en la manzana M1 que se corresponden a la licencia urbanística y ambiental clasificada, cuando dichas obras que consisten principalmente en obras de cerramientos interiores de los diferentes departamentos futuros en los que se divide el complejo comercial, “no deberían estar en curso en estos momentos a tenor de lo dispuesto en la Ley 4/2015 Comercial de Aragón”.

Dicha norma en su artículo 20.2 dispone que “en tanto no se resuelva el procedimiento relativo a la licencia comercial, no podrá realizarse, en ejecución de las licencias municipales obtenidas, obra alguna por parte del solicitante, debiendo considerarse en suspenso las licencias municipales”.

Tras recordar que la obtención de la licencia comercial es competencia del Gobierno de Aragón y que no consta su obtención, el consejero municipal ha criticado “lo avanzado de estas obras a pesar de tener una licencia cuyos efectos se encuentran suspendidos”.

De mala fe

“Para ejecutar obras que tienen que ver con comercio se ha de disponer de una autorización previa del Gobierno de Aragón, una licencia comercial, por lo que estos trabajos en Torre Village suponen un incumplimiento de la Ley porque se está actuando de mala fe a espaldas de la normativa, más allá de lo estipulado en las licencias municipales”, ha manifestado el consejero de Urbanismo.

Asimismo, Muñoz ha indicado que el Ayuntamiento de Zaragoza ha presentado un informe al Ejecutivo autonómico con las conclusiones establecidas en esta inspección en la que los técnicos observaron el estado de las obras efectuadas.

En este sentido, ha distinguido que sobre este área existen diferentes licencias municipales, unas de edificación sin uso, que sí pueden continuar y otras como la urbanística y ambiental clasificada que, a pesar de estar concedidas, su efectividad queda en suspenso por efecto de la normativa autonómica, ha aclarado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

PP, PSOE y Cs fuerzan el recurso a la sentencia de Torre Village y dan un balón de oxígeno a los promotores

PP, PSOE y Cs han forzado con sus votos en el Pleno de este lunes 25 de marzo que el Ayuntamiento de Zaragoza recurra ante el Tribunal Supremo la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) por la que se anula el Plan Especial municipal que permite la construcción del centro comercial Torre Village. La decisión de derecha y socialistas supone un balón de oxígeno para los promotores del outlet, que podrán seguir con las obras al menos hasta que el Supremo decida sobre la admisión del recurso municipal. Los mismos grupos han aprobado también un voto particular del PSOE para modificar el Plan de Ordenación Urbana (PGOU) de forma que encajen los usos comerciales previstos en el área de Torre Village.

Mientras los defensores del recurso alegaban que debe presentarse para defender los intereses municipales porque la sentencia del TSJA no es firme, sus detractores, ZeC y CHA, alertaban de  un hecho incuestionable y es que la decisión da pie a los promotores a continuar con el desarrollo del proyecto pese a que éste se desarrolle en base a una decisión municipal (auspiciada también por PP, PSOE y Cs) que ha sido declarada ilegal por el TSJA, lo cual entraña el peligro de que cuando el Supremo se pronuncie ya esté prácticamente hecho el centro comercial y éste deba ser admitido por la vía de los hechos.

El portavoz de ZeC, Pablo Muñoz, ha asegurado al respecto que derecha y PSOE lo que pretenden es “que sea imposible aplicar la sentencia del TSJA por la fuerza de los hechos, porque el centro esté ya construido, como ocurrió con el hipermercado de la plaza Utrillas, que no se pueda pensar siquiera en pagar indemnizaciones a los promotores porque las tiendas ya estén en funcionamiento” (en la imagen superior facilitada por Torre Village, estado de las obras del centro comercial).

Informe del letrado

Tanto Muñoz como Asensio (CHA) han insistido además en que no tenía sentido plantear el recurso de casación ante el Supremo porque habitualmente el tribunal rechaza solicitudes de este tipo en casos de litigios urbanísticos juzgados por los tribunales superiores, como ha señalado el letrado municipal en su informe sobre la sentencia de Torre Village.

En ese informe del responsable jurídico municipal también se indica que si continúan las obras se producirá un importante perjuicio patrimonial para el Ayuntamiento porque en caso de que se rechace el recurso o el Supremo avale la sentencia del TSJA, si el Consistorio quiere aplicarla debería afrontar costosas indemnizaciones por paralizar un centro ya construido y quizá en funcionamiento.

Pese a las advertencias del letrado municipal, PP, PSOE y Cs han persistido en recurrir la sentencia del TSJA, como ya hicieran en la gerencia de Urbanismo celebrada hace escasos días.

La decisión de recurrir la sentencia contra el Plan Especial municipal impulsado por los citados grupos que permitía la construcción del centro comercial de Torre Village supone que la sentencia del TSJA dejará de tener efectos jurídicos hasta que se resuelva el citado recurso y por tanto se paralizan las decisiones ya adoptadas por el gobierno municipal de ZeC de suspender las licencias de obras en los terrenos de la antigua Pikolin, puesto que dicha suspensión se adoptaba en base a la sentencia del TSJA.

Por tanto, los promotores seguirán solicitando licencias y ejecutando obra hasta la resolución definitiva del Supremo, ya que sus peticiones se ampararán en el Plan Especial municipal que permite el desarrollo del proyecto, que sigue vigente al recurrirse la sentencia en su contra.

El expediente, votado por PP, PSOE y Ciudadanos frente a la posición contraria de ZeC y CHA, al igual que en la Comisión de Urbanismo del miércoles pasado, incluye también un voto particular del Grupo Socialista para modificar el PGOU para que quepan los usos comerciales en los terrenos donde se ubicaba la antigua fábrica de Pikolín, en la carretera de Logroño

PP, PSOE y Cs acuerdan recurrir al Supremo la sentencia de Torre Village y abogan por legalizarlo

Los grupos de PP, PSOE y Ciudadanos han vuelto a unirse frente al Gobierno de ZeC, en esta ocasión para que el Ayuntamiento de Zaragoza recurra la sentencia del TSJA que declaraba “nulo de pleno derecho” el plan especial que permitía la construcción de un “outlet” en la antigua fábrica de Pikolín.

La resolución del TSJA, que será ahora recurrida en casación al Tribunal Supremo (TS) tanto por el Consistorio como por la promotora -la empresa Iberebro-, anulaba el plan especial que permitió que se iniciaran las obras para la construcción del macrocentro comercial Torre Village en estos terrenos.

Este plan especial fue aprobado con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos frente a la posición contraria del Gobierno y, según la sentencia, contradice al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), de mayor rango, que cataloga la zona como industrial y no como comercial.

Del mismo modo, estas tres formaciones políticas han secundado un voto particular del Grupo Socialista que aboga por modificar el PGOU solo en estos terrenos para que quepa el plan especial de Torre Village.

Algo que ya ha adelantado el propio consejero municipal de Urbanismo y Sostenibilidad, Pablo Muñoz, que no sucederá en lo que queda de mandato, en el que no va a permitir “recalificaciones a la carta” para hacer “legal” lo “ilegal”.

Perjuicio para la ciudad

Ha alertado del “gravísimo” perjuicio que supone esto para el modelo de ciudad, para el pequeño comercio y para el propio espeto a la norma y a la legalidad y ha avisado de que ZeC iniciará junto con los comerciantes una “batalla campal comercio a comercio” contra este proyecto.

Se ha detenido especialmente en la “semana horrible” que lleva a su juicio el PSOE: que primero “se carga” el presupuesto de la ciudad, luego hace lo propio con el Plan de Inversiones en Vivienda financiado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y ahora “se carga” la estructura comercial y el respeto a las normas.

“Se está alejando mucho del bloque de la izquierda”, ha lamentado Muñoz, quien ha acusado a los socialistas también de acercarse a la derecha y conformar un “tripartito de la excavadora” con un modelo “catastrófico” para el pequeño comercio.

El Ayuntamiento suspende expropiaciones y licencias en Torre Village tras la sentencia del TSJA

El Gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado la suspensión cautelar de las expropiaciones pendientes para la ejecución del centro comercial Torre Village, así como de las licencias aún no otorgadas, después de que el TSJA declarara nulo de pleno derecho el plan especial que dio luz verde al proyecto.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa el consejero municipal de Urbanismo y Sostenibilidad, Pablo Muñoz, quien ha justificado la paralización de las expropiaciones porque desaparece la causa de las mismas y ello podría derivar en un perjuicio a terceros, incluido el propio Ayuntamiento.

En concreto, esta expropiación afecta a cuatro fincas privadas, cuyos terrenos eran necesarios para la desviación de una acequia que afecta al área solicitada por la empresa Iberebro para ejecutar el ‘outlet’.

Muñoz ha indicado que esta decisión del Gobierno va en la línea de evitar que las actuaciones derivadas de la sentencia del TSJA no afecten a terceros y para no hacer imposible el cumplimiento de la misma.

Suspensión de licencias

En cuanto a las licencias que todavía no han sido otorgadas, cuya suspensión se llevará a Comisión y a Pleno, se trata del proyecto y actividad de la manzana número 3, la licencia urbanística de la número 4 y el acondicionamiento de un local para un restaurante, todas ellas con afecciones a terceros, sin comenzar y derivadas de un plan especial anulado.

Por otro lado, ha rechazado la creación de un debate “torticero” por parte de la oposición al asegurar que solo hay dos posibilidades tras la resolución del TSJA: modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para que no entre en contradicción con el plan especial de Torre Village o que el Ayuntamiento asuma una responsabilidad patrimonial.

En el primer caso, el consejero ha insistido en que se han acabado las “recalificaciones a la carta”, mientras que ve “incierto” que el Consistorio pueda asumir responsabilidades patrimoniales, por lo que ha rechazado que se use este punto como mecanismo de presión.

Continuidad de las obras

Ha señalado que la Ley del Suelo no recoge expresamente la responsabilidad patrimonial cuando se anula una norma y que el propio convenio con la empresa Iberebro recoge que por la inejecución del mismo por causas no imputables a las partes no procede la responsabilidad patrimonial.

Sobre la continuidad de las obras a pesar de la sentencia (en la foto superior, estado actual de los trabajos en el proyecto centro comercial), ha declarado que la empresa las sigue “bajo su propia responsabilidad” y ha recordado que las naves finalizadas son “naves sin uso” y que solo actuarán en aquellos hechos relacionados con lo prohibido por el TSJA.

Por último, en relación a la presentación o no de un recurso de casación al Tribunal Supremo, que el propio alcalde anunció que se decidiría en Pleno, el Gobierno de la ciudad planteará no recurrir, al entender que la efectividad es “muy improbable”.

Santisteve requiere a PP, PSOE y Cs que asuman su responsabilidad sobre el plan de Torre Village

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha exigido a los grupos municipales del PP, PSOE y Ciudadanos (Cs) que asuman su responsabilidad por haber aprobado con sus votos, en 2016, el plan especial del ‘outlet’ de Torre Village y que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha declarado “nulo de pleno derecho” porque los usos previstos van más allá del Plan Especial de Ordenación Urbana (PGOU) y por tanto se vulnera el principio de jerarquía normativa.

Puesto que la empresa promotora del proyecto de Torre Village, Grupo Iberebro, ha confirmado que recurrirá ante el Tribunal Supremo (TS) la sentencia del TSJA, el alcalde ha emplazado a ver qué pasa en los tribunales.

“Cuando ya se ha generado todo el problema se pasa a la Administración pública, pero hay que ver la responsabilidad que ha llevado a que esto no se hiciera conforme a la legalidad”. “Cuando estudiemos el tema y se valore la sentencia se podrá dar una respuesta mas concreta”.

De esta forma, el alcalde ha emplazado a conocer las decisiones judiciales que se adopten y ha añadido que tendrán que consultar a los servicios jurídicos y al área de Urbanismo al recordar que el hipermercado de Utrillas “es un desgraciado precedente en este campo”.

Así, ha confiado en que “entre el conocimiento a las formaciones políticas que han gobernado 20 años la ciudad para que según que errores no se vuelvan a cometer” (en la foto superior, Santisteve, tercero por la izquierda, con gesto adusto en el acto de colocación de la primera piedra de Torre Village).

Se veía venir

Para el alcalde esta sentencia del TSJA “parecía que era la crónica anunciada del desastre en Zaragoza que han supuesto las grandes superficies” para defender el pequeño comercio.

Como dato ha indicado que por cada puesto de trabajo que crea una gran superficie se pierden 1,5 empleos en la ciudad o más y ha incidido en que “eso se decía desde Eccos y otras entidades asociativas”.

Por ello, el Gobierno municipal de Zaragoza en Común (ZeC) se planteó una “estrecha alianza” con el pequeño comercio porque permite hacer trama urbana frente a las grandes superficies que provocan desplazamientos de vehículos “contaminación y no se entra a comprar en la ciudad”.

Santisteve ha narrado que esta situación desde ZeC se había revertido, pero “se bloqueó” por PP, PSOE y Cs al aprobar el plan especial de Torre Village en los terrenos de la antigua fábrica de colchones Pikolin.

“Parecía que había que respetar según que modelos de actuación previos y se ha visto que la legalidad está por encima y que había que ir a una modificación del PGOU y que el Gobierno de Aragón podría haber sido más cuidadoso y no tramitar por vía de urgencia este proyecto cuando había serias dudas de lo que podría ocurrir”, ha subrayado Santisteve.

Responsabilidades políticas

El alcalde sostiene que se ha generado un “grave problema jurídico” y ha opinado que “son obras que no deberían haber comenzado a la vista de la sentencia”.

Asimismo, ha observado que, al final, los ciudadanos son los paganos para abundar en que hay que ver las responsabilidades políticas. “Tenemos que ver si hablamos de modelos de ciudad y planeamientos urbanísticos acordes con la ciudad porque este plan especial lo ha roto en n mil pedazos”.

Sobre posibles indemnizaciones a la promotora ha confiado en que “no sea otro ICA porque se juega con el dinero público con poca responsabilidad”. Finalmente, ha reiterado que ZeC “ya advirtió e hizo lo posible pero no lo logró y ahora que den la cara quienes tan alegremente dieron el visto bueno”.

Los colectivos en contra de Torre Village subrayan que no se puede hacer urbanismo a la carta

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que declara nulo el plan especial del Ayuntamiento de Zaragoza para la construcción del centro comercial Torre Village manifiesta con “contundencia” que no se puede hacer “urbanismo a la carta”, según los colectivos que presentaron el recurso contencioso administrativo contra esta decisión del pleno municipal.

Estas organizaciones, entre las que se encuentran la plataforma ‘Yo compro en las Fuentes’, la Federación Aragonesa de Barrios de Zaragoza (FABZ), CCOO, UGT, Podemos, IU o Ecologistas en Acción, han acogido con “satisfacción” esta sentencia que les da la razón, y han indicado que este respaldo les ayuda a seguir defendiendo el comercio de proximidad.

En una rueda de prensa convocada para valorar el fallo del TSJA, los representantes de estos colectivos, que presentaron el recurso el 23 de diciembre de 2016, han hecho una defensa de un modelo de ciudad compacto asentado en el pequeño comercio como elemento vertebrador de los barrios.

Pero, además, han indicado que Zaragoza es la ciudad española con más ratio de metro cuadrado de superficie comercial por habitante, por lo que consideran que no hay demanda suficiente para la apertura de otro complejo comercial de estas características, más si cabe cuando en la ciudad hay centros comerciales “en estado comatoso”, en referencia a Plaza y César Augusta, ha indicado el presidente de FABZ, Manuel Arnal.

Puestos de trabajo que destruyen otros

Ante las voces que defienden el proyecto por su capacidad para generar empleo, desde CCOO y UGT han asegurado que Torre Village no generará puestos de trabajo sin destruir otros en la ciudad.

Gerardo Montori, de CCOO, ha apuntado que por cada dos puestos de trabajo que se crean en las grandes superficies se destruyen tres en el comercio de proximidad, que es, a su juicio, el que consolida la ciudad.

En la misma línea se ha pronunciado la representante del comercio de San José, Montse Pérez, quien ha hecho hincapié también en la función social del comercio por cuanto “mantiene los barrios vivos” y se preocupa por los clientes mayores de edad que viven solos.

Además, ha añadido María José Palud, de ‘Yo compro en las Fuentes’, lo que plantea Torre Village es un espacio abierto con calles y comercios, es decir, “lo que ya tenemos en nuestros barrios”.

Preocupación por el pequeño comercio

Todos han manifestado su preocupación por la pérdida de establecimientos en las calle comerciales de la ciudad, como la avenida San José, la calle Delicias o Miguel Servet, donde han comentado que está desapareciendo el comercio tradicional “dejando un gran vacío que no lo cubren otras actividades”.

“No puede ser que se abra espacio fuera de la ciudad cuando hay dentro y calificado convenientemente para uso terciario”, ha ahondado Arnal.

Otra de las asociaciones que firmó el recurso es Ecologistas en Acción. Su portavoz, José Ángel Moncayuela, ha explicado que su rechazo a este macrocentro comercial fue “claro” desde el principio porque, a su juicio, este tipo de proyectos, además de “desestructurar” la ciudad, provoca “problemas de movilidad” y “potencia el uso del coche particular”.

Por último, estos colectivos, que no han entrado a valorar la presentación de un posible recurso por parte de la empresa promotora porque “el ordenamiento jurídico lo permite”, han apuntado que la sentencia es “diáfana” y han asegurado que estarán vigilantes para que el proyecto no se vuelva a impulsar desde el ayuntamiento tras las elecciones municipales del 26 de mayo.

Vigilantes

“La plataforma que se creó no se ha disuelto”, ha subrayado Arnal, quien ha añadido que estarán “expectantes” para que esto “no se menee políticamente y si no, actuaremos con contundencia”.

En la sentencia de la sala de lo contencioso-administrativo del TSJA, los magistrados expresan que el plan especial ha entrado en cuestiones que afectan a la estructura general del urbanismo de la ciudad y que corresponden en exclusiva al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Inciden en que un plan especial no puede nunca sustituir al PGOU en la clasificación del suelo, fijación de la estructura general y, en este caso concreto, en materia de limitación de usos.