ultraderecha

Memoria y lucha impulsan la manifestación este viernes del Día del Orgullo LGTBIQ+

“Vuestra memoria impulsa nuestra lucha” es el lema de la manifestación convocada en Zaragoza este viernes por la Asamblea 28J, con motivo del Día Internacional del Orgullo LGBT y con reivindicaciones como una educación basada en la diversidad. Además, las fuentes del Parque Grande José Antonio Labordeta de Zaragoza cambiarán de color para representar la bandera arco iris LGTBIQ, que lucirá también en el balcón del Ayuntamiento.

Los representantes del movimiento 28J, integrado por más de una veintena de organizaciones y partidos políticos, han presentado este miércoles en la capital aragonesa las principales premisas de esta manifestación, que saldrá a las 20.00 horas de la plaza Aragón y llegará hasta la plaza del Pilar, donde se leerá el tradicional manifiesto.

El texto no pasa por alto que este año se cumplen 50 años de los disturbios de “Stonewall Inn” en Nueva York, que fueron el germen de la lucha de la comunidad LGBTIQ+ por sus derechos.

“Para llegar a donde estamos ahora ha sido una lucha de siglos y respetamos la memoria de todas las personas que han luchado a lo largo de la historia por los derechos LGTBIQ, los derechos de los disidentes de la norma de género y la sexualidad”, ha manifestado la representante de la Asamblea 28J, Eva Andrés.

Agresión en Zaragoza

La portavoz ha recordado que el pasado 26 de mayo dos personas fueron víctimas de una agresión transmófoba en la capital aragonesa, por lo que no se puede pensar que el colectivo cuenta ya con “los derechos adquiridos y la igualdad”.

De hecho, en la actualidad, ha insistido Andrés, existe miedo en el colectivo a que las reivindicaciones conseguidas se deroguen por ley, por lo que todavía “queda mucha lucha”.

Entre sus peticiones se encuentran la de incorporar la educación afectivosexual en el currículo oficial, la aprobación de la una ley trans estatal y la acogida a todas las personas refugiadas, incluidas las perseguidas por su orientación o identidad sexual.

Además, la portavoz ha alertado de que a pesar de que el 2018 la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó de considerar la transexualidad un trastorno mental, esta decisión no entrará en vigor hasta el 2022.

“Es hora de reconocer y aprender de quienes nos enseñaron todo esto, no de esconderlas porque nos digan que no venden en el mercado. Estamos aquí y también somos parte de Aragón”, ha manifestado, citando parte del manifiesto que se leerá este viernes.

Cartel de la manifestación

Hacer frente a la ultraderecha

El texto hace referencia también a la ultraderecha, ante la cual se levantan para hacerles retroceder en las calles y en las urnas “mujeres, personas racializadas, transexuales, lesbianas, bisexuales, gays y personas con discapacidad”.

Y se dirige directamente al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y al líder de Vox, Santiago Abascal: “No pedimos vuestro permiso, así que no nos prohibiréis nada”.

Preguntada por el apoyo del nuevo Gobierno de la ciudad, de coalición PP-Ciudadanos y con el apoyo de Vox en la investidura, Andrés ha insistido en que por la aplicación de la ley aragonesa 18/2018 tiene que existir la colaboración de la institución con esta celebración.

Desde el consistorio ya han confirmado que, como cada año, se volverán a colocar las banderas arco iris y trans en el balcón del Ayuntamiento con motivo de esta celebración.

Además, fuentes municipales han informado de que el alcalde de Zaragoza, el consejero de Acción Social y Familia y la concejala de Mujer, Igualdad y Juventud participarán en un acto organizado en colaboración con los colectivos LGTBI de la ciudad.

Fuente arcoiris

Por otro lado, las fuentes del Parque Grande José Antonio Labordeta de Zaragoza cambiarán de color para representar la bandera arco iris LGTBIQ, con motivo de la celebración del Día del Orgullo, este viernes, 28 de junio.

La orden ya ha sido cursada desde el área de Servicios Públicos y la fuente será programada para una correcta iluminación, ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza.

De esta forma, y al igual que el pasado año, se ha atendido la solicitud realizada por los organizadores de los actos previstos para esta jornada festiva y reivindicativa.

Bandera en el Ayuntamiento

Asimismo, el Ayuntamiento de Zaragoza volverá a colocar, como desde 2015, las banderas arco iris y trans en el balcón de la Casa Consistorial el Día del Orgullo.

Además, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón; el consejero municipal de Acción Social y Familia, Ángel Lorén; y la concejal de Mujer Igualdad y Juventud, María Fe Antoñanzas, participarán en un acto en el que trabaja desde hace días el Gobierno municipal y que se organiza en colaboración con los colectivos LGTBI de la ciudad.

Todos los grupos municipales serán invitados oficialmente en el momento en que se cierren las agendas de las personas que tienen prevista su asistencia y con las que se ha coordinado este acto, han informado desde el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

Cs Aragón sigue vetando al PSOE y defiende los pactos con PP y la ultraderecha

El presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos en las Cortes de Aragón, Daniel Pérez, ha reiterado la negativa de su partido en Aragón a negociar con el PSOE un acuerdo de gobierno o de apoyo a un ejecutivo liderado por los socialistas, mientras su líder territorial, Javier Lambán, no haga ningún gesto de desmarque respecto a las posiciones del PSOE ante los nacionalistas en Navarra y en Cataluña, como mínimo. Respecto a la crisis interna de su partido por los pactos con la derecha, Pérez ha asegurado que Cs en Aragón respalda sin fisuras la postura de la ejecutiva nacional de vetar a los socialistas.

Daniel Pérez ha insistido en que el partido en Aragón no está viéndose afectado por la crisis interna que ha aflorado en los últimos días en sus organismos estatales, con dimisiones de destacados cargos por la política de pactos con PP y Vox.

Pérez ha hecho estas declaraciones poco antes de presidir una reunión del grupo parlamentario de Cs en las Cortes de Aragón.

Afiliado a Cs

Una reunión que Pérez ya ha presidido como militantes de Cs, porque para refrendar su compromiso con las tesis del líder de Cs, Albert Rivera, de seguir escorando el partido hacia la derecha, Daniel Pérez, que se presentó como candidato independiente a la presidencia de Aragón dentro de la lista de Cs, ha anunciado que se incorporaba como militante de base en el partido liberal (en la foto superior, Albert Rivera (izda) y Daniel Pérez, en un acto electoral en Zaragoza).

Respecto a la situación en Aragón y la conformación del futuro gobierno, Pérez ha asegurado que Cs no se ha ‘autoexcluido’ de las negociaciones con el PSOE de Lambán “porque nunca hemos tenido intención de iniciar esos contactos”.

A ese respecto, ha subrayado que el partido en Aragón no tiene ninguna duda de que debe mantenerse el veto a los socialistas mientras estos no hagan un gesto claro que les desmarque de la postura del PSOE estatal. Una actitud que Pérez ha identificado como de connivencia “con independentistas y filoetarras”.

Puerta abierta a la negociación con el PSOE

No obstante la aparente rigidez de sus planteamientos, Pérez ha dejado la puerta abierta a un posible contacto con los socialistas aragoneses, si estos retoman posturas que, a su juicio, los distinguieron de las posiciones del PSOE estatal, en especial a su secretario general, Javier Lambán, sobre todo en referencia a la crisis catalana.

Respecto a la crisis interna que atraviesa Cs por sus pactos con la derecha y la ultraderecha, Pérez ha tratado de minimizar sus efectos y ha insistido en que el partido se mantenía “sólido” en torno a una estrategia política de pactar preferentemente con el PP y respaldado por los ultraderechistas de Vox, “que fue adoptada por unanimidad por el comité ejectuvo nacional, incluidas algunas personas de las que ahora se han desmarcado del partido”, ha destacado Pérez.

Pese a que el diputado ha insistido en el alineamiento total de los responsables y representantes parlamentarios aragoneses con la postura de la ejecutiva nacional de veto al PSOE, otras fuentes del partido consultadas por Ten! Zaragoza se mostraban proclives a facilitar la investidura de Pedro Sánchez en el Parlamento estatal, “exigiéndole a cambio algunos giros políticos en Navarra y Cataluña, por ejemplo”, y mantenerse expectantes respecto a los socialistas aragoneses por si un cambio de postura suyo pudiera facilitar un acercamiento.

 

Primera grieta en pacto de derecha municipal: Vox critica que la forma del Gobierno costará 230.000 € más

El concejal del grupo municipal de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza, Julio Calvo, ha criticado que la nueva estructura del Gobierno municipal anunciada por el alcalde, Jorge Azcón, supondrá 230.000 euros anuales más en remuneraciones por el aumento de cinco a ocho consejeros de área. Es la primera grieta que abren los ultraderechistas en el pacto con PP y Cs, que ha posibilitado la formación de gobierno a estos dos últimos partidos gracias a los votos de Vox en la investidura.

La última corporación presidida por el alcalde socialista, Juan Alberto Belloch, tenía cuatro consejeros de área y la presidida por Pedro Santisteve (ZeC) contaba con cinco, mientras que en la nueva se incrementa en tres para llegar a ocho.

Julio Calvo se ha cuestionado la necesidad de algunas de estas áreas o que el conjunto de las competencias que van a desarrollar algunas de ellas merezca tal nivel orgánico. “Más bien, parece que se trata de remunerar de forma paritaria y ciertamente generosa al mayor número de miembros del equipo de gobierno de ambos partidos, PP y Ciudadanos”.

Sobrecarga de reuniones

En declaraciones a Europa Press, Julio Calvo ha considerado que la estructura del Gobierno municipal “no es adecuada, es más cara, replica a la del Ejecutivo autonómico y no es el camino para bajar la deuda y los gastos”. “Ese es el planteamiento de Vox y puede ser discutible, pero creo que es coherente”.

Calvo ha recordado que el programa de Vox propone una “paulatina devolución de competencias al Gobierno central para evitar duplicidades”.

Ha expuesto que aunque no es necesario, suele ser habitual que haya tantas comisiones plenarias como áreas de gobierno. En tal caso, ha avanzado que habrá una “notable sobrecarga” de reuniones de las comisiones plenarias (en la imagen superior, Julio Calvo (Vox), a la izda, se saluda de forma efusiva con Jorge Azcón (PP), en la sesión inaugural de la legislatura en que se nombró alcalde a éste último).

Por el contrario, si se decidiera prescindir de alguna de ellas, se “revelaría la falta de relevancia de las mismas y lo superfluo e innecesario de su creación”.

Competencias solapadas

Julio Calvo ha observado que muchas áreas responden a la prestación de las llamadas “competencias impropias” por parte del Ayuntamiento; que ya son prestadas por otras administraciones que las tienen como propias y con las que en muchas ocasiones se incurre en solapamientos y duplicidades que incrementan gastos y restan eficiencia en la gestión.

Al respecto, ha citado las de innovación y empleo o las que se engloban genéricamente como “asuntos sociales”, ejercidas todas ellas por el Gobierno de Aragón.

Como ejemplo ha expuesto que el actual organigrama del Ejecutivo autonómico en funciones cuenta con un departamento de Innovación, Investigación y Universidad; otro departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales; un Instituto Aragonés de Servicios Sociales; un Instituto Aragonés de la Mujer; un Instituto Aragonés de la Juventud; un Instituto Aragonés de Empleo; y un Instituto Aragonés de Fomento.

“Todos ellos tienen su réplica en la estructura del Ayuntamiento de Zaragoza que sostiene con los impuestos públicos organismos municipales que desarrollan unas competencias que ya ejerce el Ejecutivo autonómico”.

El concejal de Vox ha defendido la idea de “una competencia, una administración”, al entender que es la “única forma de poder reducir la deuda sin incrementar impuestos y sin reducir la prestación de servicios o la inversión en nuevas infraestructuras”.

Simplificar la Administración

Calvo ha considerado que ese proceso de simplificación administrativa y reducción de duplicidades “debe ser acometido de forma dialogada con las otras administraciones implicadas, de forma extraordinariamente prudente y cuidadosa”, hasta lograr que sea sólo una instancia administrativa la que ejerza una competencia determinada.

Ha aclarado que no se trata de desmantelar servicios públicos, sino de que se presten de forma más eficiente para avanzar en la “administración única”, ha apostillado. “Además todos los ciudadanos tienen derecho a recibir iguales prestaciones independientemente del respaldo financiero de cada institución”.

Para corroborar estas declaraciones, Julio Calvo ha reproducido un párrafo del programa electoral de Vox que reza: “en cualquier caso, el Ayuntamiento de Zaragoza no dejará de prestar los servicios que hasta ahora viene prestando, muy especialmente en el área de asistencia social, mientras no se garantice su asunción plena por otra administración competente”.

“Sólo una vez abordada, de forma paulatina, responsable y prudente, la devolución negociada de las competencias impropias, garantizando que no desparece, disminuye o empeora su prestación a los ciudadanos, será posible abordar una rebaja impositiva. Cualquier propuesta de disminución de la presión fiscal que no contemple una reducción previa de los gastos de gestión municipal es inviable”.

Ha concluido al indicar que la actual estructura municipal, que eleva a la categoría política y administrativa de “consejerías de área” la gestión de competencias impropias, “parece discurrir en sentido opuesto a los planteamientos de Vox”.

Una ultraderecha prepotente llega al Ayuntamiento con PP y Cs segura de que controlará el gobierno

Se consumó el salto atrás de Zaragoza hacia escenarios políticos que parecían ya superados. El candidato del PP, Jorge Azcón, es el nuevo alcalde de Zaragoza gracias a los votos de Cs y de Vox. Con el peor resultado electoral obtenido desde 1995, los populares se hacen por fin con el gobierno de la ciudad, que Azcón insiste en calificar de centro-derecha, pero que estará marcado y condicionado por la presencia de los ultraderechistas en el gobierno municipal. De hecho, el portavoz de Vox, Julio Calvo, ha asegurado en tono prepotente que sus dos concejales van a ser “determinantes” en la acción municipal.

Tras tomar posesión como nuevo regidor municipal, Azcón ha subrayado en su discurso inaugural que quiere “dejar atrás la confrontación que ha protagonizado la pasada legislatura”. Una confrontación que de manera destacada protagonizó su propio grupo municipal del PP, como se han encargado de subrayar el ahora concejal de ZeC, Pedro Santisteve, y el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés.

La sesión inaugural de la nueva Corporación zaragozana de ultraderecha se ha iniciado con presencia destacada de Vox en la sesión, puesto que su concejal portavoz, Julio Calvo (el más mayor), ha presidido la mesa de edad que ha dirigido inicialmente el acto, junto con la edil de Cs (la más joven) Cristina García.

Tras prometer (García) o jurar (Calvo, con el añadido de “por España”) sus cargos como concejales, han ido desfilando todos los integrantes de la nueva Corporación para comprometerse en el ejercicio adecuado de su cargo, siguiendo un protocolo en el que ha quedado marcada la diferencia entre los bloques de izquierda y derecha en cuanto a las fórmulas utilizadas.

Mientras la abrumadora mayoría de concejales de PP, Cs y Vox juraban su cargo, los de PSOE prometían y los de ZeC y Podemos utilizaban alternativas para comprometerse “por los derechos sociales” y evitando mencionar al rey (Santisteve); para “traballar a comunal por o bien de la chen”, en aragonés y con mirada desafiante al ultra Calvo (Rivarés); “resistir es vencer” (Luisa Broto); “sin renunciar a mis principios republicanos y por imperativo legal” (Cubero); “por los derechos y libertades de la ciudadanía de Zaragoza” (Amparo Bella).

Votación

De inmediato se ha llevado a cabo la votación secreta para elección de alcalde, en medio de cierta tensión y con el rostro crispado de Azcón, que no ha respirado cómodo hasta que ha finalizado el recuento. Quizá estaba escamado por la sorpresa que se llevó el día anterior con el desmarque inicial de Vox ante el pacto PP-Cs y no se fiaba del todo de sus amigos neofascistas.

Finalmente, no ha habido sorpresas y tras la proclamación de Azcón como alcalde, éste se ha fundido en un entrañable y significativo abrazo con el ultraderechista Julio Calvo. Se iniciaba una nueva era en el Ayuntamiento de Zaragoza (en la imagen superior de Ayuntamiento de Zaragoza, el ultraderechista Calvo (izda) impone la banda de concejal a Azcón).

Un nuevo periodo que según el alcalde Azcón ha sido solicitado por los vecinos de Zaragoza, pese a que ninguno de los tres partidos que integra la coalición de gobierno (PP, Cs y Vox) ha ganado las elecciones.

Precisamente la portavoz del PSOE, el principal grupo de la oposición, ha hablado de pacto “vergonzoso y vergonzante” que “ha retorcido la voluntad de la ciudadanía”, en alusión a que su formación fue la más votada el 26 de mayo.

El protagonismo de la ultraderecha

Tanto Alegría como los demás representantes de los grupos de oposición de izquierda han coincidido en lamentar que en Zaragoza se reproduce la foto de Colón, con el gran protagonismo de la ultraderecha, “que no se merecen los zaragozanos”, ha sentenciado la edil socialista.

Los grupos de izquierda han subrayado el “caos” que ha precedido la conformación del pacto de la derecha. Alegría ha asegurado que eso era el antecedente de la “inestabilidad” que va a presidir el ejercicio de gobierno en Zaragoza por la presencia de Vox, “cuyos votos decidirán el designio de Zaragoza este mandato”.

En esa apreciación ha coincidido plenamente con el portavoz de la formación ultraderechista, Julio Calvo, quien ha asegurado con desparpajo que los dos votos de su grupo van a ser “imprescindibles para cualquier toma de decisión del gobierno municipal. Vamos a ser determinantes”.

Calvo ha ido todavía más allá y ha asegurado que el programa de gobierno que se va aplicar esta legislatura va a ser el de Vox “por sentido común” de las propuestas que plantea y por las coincidencias con los de sus socios de PP y Cs.

A ese respecto ha concretado que se deberán tomar medidas para reducir el endeudamiento de la institución municipal, así como la reforma del Plan General de Ordenación Urbana para evitar sentencias como la de Torre Village.

Negociación

El representante de Vox, partido que esta misma mañana ha pregonado que entraba en el gobierno municipal de Zaragoza, ha reconocido que todavía no se había concretado esa presencia y que “en los próximos días” negociarán con PP y Cs para determinar su incorporación a órganos municipales, sin precisar si van a asumir alguna concejalía.

A ese respecto, la vicealcaldesa de Cs, Sara Fernández, ha asegurado que en junta de gobierno estarán sólo PP y Cs, mientras reiteraba que su partido no ha negociado con Vox, pese a las evidencias de un gobierno tripartito.

Una realidad que a Calvo (Vox) no le preocupa en exceso, “porque lo importante es que se cumpla nuestro programa”.

Para ello, los ultraderechistas cuentan con normalizar el diálogo y las relaciones con Cs, pese a las salvedades expresadas por Fernández, quien ha insistido en que “Ciudadanos no ha pactado con Vox” y que a partir de esa premisa “bienvenidos los votos que lleguen desde cualquier concejal”.

Críticas a Cs

La actitud de Cs y en especial de su candidata ha sido objeto de dura crítica por parte de la socialista Alegría, que ha lamentado que “el partido que venía a regenerar esté ahora bajo la sombra de la ultraderecha y le haya abierto las puertas de las instituciones”.

Ante la nueva situación municipal, el ex alcalde Santisteve (ZeC) ha expresado su “perplejidad” por el hecho de que el grupo que “más ha crispado la vida municipal, quiera dar ahora la imagen de centrismo y moderación yendo de la mano con Vox”.

Santisteve se ha comprometido a realizar una oposición conjunta con Podemos y también con PSOE, mientras el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés, ha hablado de ejercer una oposición “dura, clara y constructiva”, alejada del estilo “bronco y malévolo ejercido por algún grupo municipal ahora en el gobierno”.

Rivarés ha alertado de que “ayer por la tarde”, en referencia a las negociaciones de gobierno desarrolladas por los integrantes del tripartito de derechas, “ya se empezaron a pergeñar algunas operaciones especulativas en la ciudad de las que quizá podamos dar cuenta en los próximos días”.

Azcón lee su discurso como alcalde, bajo la atenta mirada de los grupos de la derecha que le apoyan. Foto: Ayuntamiento de Zaragoza

Superar los enfrentamientos

Frente a las sospechas y las críticas de la oposición, el nuevo alcalde, Jorge Azcón, se ha comprometido en su discurso inaugural a “superar los enfrentamientos que han marcado la relación de los últimos años”, en el seno del propio Ayuntamiento y entre la Corporación y el Gobierno de Aragón.

Azcón ha retomado algunos mensajes propios de los programas de otros partidos como “colocar a las personas en el centro de nuestra acción política” (ZeC) y ha subrayado su compromiso con las políticas sociales, bandera también de los grupos de izquierda.

El nuevo alcalde del gobierno ultraderechista ha prometido planes específicos para mejorar el transporte, la limpieza o la recogida de basuras, la restitución de la UAPO en la Policía Local o un nuevo Plan de Vivienda, además de “enmendar la asignatura suspensa de la izquierda”, que a su juicio es el mantenimiento e impulso del talento en la ciudad, así como la captación de iniciativas externas.

Azcón ha concluido que su propósito es convertir a Zaragoza en “una ciudad ejemplar desde el punto de vista de la regeneración democrática”.

PP, Cs y Vox acuerdan un gobierno municipal de ultraderecha, que presidirá el conservador Azcón

Vox Zaragoza ha informado que, finalmente, se ha desbloqueado la situación del gobierno municipal en Zaragoza y han llegado a un acuerdo con PP y Ciudadanos, para que Jorge Azcón sea el próximo Alcalde de la capital aragonesa con un equipo con presencia de ultraderechistas. Desde la formación neofascista han expresado su “satisfacción” una vez que se ha podido desbloquear las negociaciones con la formación naranja de tal forma que los votantes de Vox estarán representados en el gobierno municipal de Zaragoza. El acuerdo ha sido negociado en Madrid por los dirigentes estatales de las tres formaciones políticas.

Este viernes, el concejal de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza, Julio Calvo, advirtió a Ciudadanos de que no iban a aceptar más “cordones sanitarios” y puso sobre la mesa, para apoyar al candidato popular, Jorge Azcón, como alcalde de la ciudad, su entrada en el gobierno municipal.

En este sentido recordaron que los votos de los dos concejales de Vox son determinantes para que Azcón pueda ser alcalde, que se sumarían a los de los 8 ediles del PP y a los 6 de Ciudadanos, después de que estas formaciones firmasen un acuerdo para la gobernabilidad de la ciudad, a expensas de la decisión que finalmente ha adoptado Vox tras el acuerdo alcanzado.

El pacto entre esas tres fuerzas de la derecha significa que los neofascistas dispondrán de algún área de gestión en el Ayuntamiento de Zaragoza, lo que supone un trágala para Cs, que se había opuesto desde el principio a que Vox formara parte del gobierno municipal e insistía ayer mismo por la tarde, por boca de su candidata a la alcaldía, Sara Fernández, en que el pacto era “a dos” entre Cs y PP.

Pero finalmente parece que se han impuesto de nuevo las órdenes emanadas desde los órganos centrales de los partidos en Madrid y en Zaragoza habrá un gobierno ultraderechista (en la imagen superior de Europa Press, representantes de Vox y PP durante la reunión que han mantenido esta madrugada en Madrid para alcanzar acuerdos municipales en todo el Estado español).

Concesiones mínimas

No obstante, poco antes de iniciarse el pleno de constitución de la nueva Corporación zaragozana, el concejal de Vox Julio Calvo ha declarado que el acuerdo con PP y Cs contempla que su grupo presidirá dos juntas de distrito municipales.

Si se confirmara ese extremo, la concesión de populares y liberales para lo consecución de un acuerdo con los ultraderechistas habría sido mínima, porque la distribución de las presidencias de distritos se hace habitualmente en función de la representatividad de los grupos en el Ayuntamiento, independientemente de si forman parte del gobierno o no.

Es decir, si esta legislatura se aplica el sistema aplicado en anteriores periodos legislativos, PSOE, ZeC y Podemos también presidirán alguna junta de distrito.

No e descarta que el pacto de gobierno de la derecha contemple la concesión de otras responsabilidades de gobierno a Vox una vez iniciada la legislatura.

Pacto negociado y dispuesto desde Madrid

La formación ultraderechista en Zaragoza ratifica así el anuncio realizado a nivel estatal por Vox tras asegurar hoy que ha cerrado un pacto con el PP y “con el acuerdo de Ciudadanos” para formar gobiernos de coalición e impedir ayuntamientos de izquierdas en toda España, incluida la ciudad de Zaragoza, en los que obtendrá concejalías en gobierno en proporción a sus resultados.

Según este partido, el pacto ha sido firmado por su secretario general, Javier Ortega Smith, y el del PP, Teodoro García Egea, “con el acuerdo de Ciudadanos”.

Unas horas antes de que Vox confirmar el pacto, García Egea ya lo había avanzado a través de su cuenta en Twitter: “Hay acuerdo, en horas tendremos gobiernos por la libertad en toda España”.

En el caso de Madrid, el acuerdo situará al candidato del PP. José Luis Martínez Almeida en la alcaldía y a la candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, como vicealcaldesa.

El PSOE ya corteja a Cs, le recuerda que ha ganado y califica de “contra natura” un posible acuerdo con Vox

La concejal electa del PSOE en Zaragoza Pilar Alegría, aspirante a la alcaldía, ha apelado a la responsabilidad del líder nacional de Ciudadanos, Albert Rivera, para posibilitar un gobierno estable en la capital aragonesa, y le ha recordado que el PSOE ha ganado “claramente” en la ciudad y en la comunidad autónoma.

Alegría, en declaraciones a Efe, ha agradecido el apoyo de los casi 92.000 zaragozanos que ayer eligieron su papeleta y que posibilitaron una “clara y rotunda victoria” en el Ayuntamiento de Zaragoza, algo que hacía tiempo que no sucedía, concretamente desde mayo de 2007.

Y ahora que la ciudadanía ya ha hablado, “y con rotundidad”, ahora les toca hacerlo a los partidos, ha dicho.

Alegría se considera “legitimada” para gobernar el Ayuntamiento de Zaragoza y va a hablar con todas las fuerzas políticas y estudiar “todas las posibilidades” que generen estabilidad en el Consistorio (en la imagen superior, Pilar Alegría, con chaqueta verde, en la sede socialista zaragozana en la noche electoral, acompañada de la eurodiputada Isabel García y de Javier Lambán).

“Alianza contranatura”

La aspirante asegura que no entendería que se pretendiera “estrujar” la voluntad de los ciudadanos a través de “alianzas contra natura”, en referencia clara a la ultraderecha, a quien en Europa, según ha recordado, se le ha puesto un cordón sanitario. “Por eso no se entendería que esa extrema derecha llegara al gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza”, ha dicho.

Ciudadanos, a su juicio, no puede hacerle ese cordón sanitario al PSOE, “máxime después de esa clara victoria”, y no hacérselo a Vox.

Ha considerado que Rivera, el líder de la formación naranja, “tiene que reflexionar”, porque no ha conseguido el sorpaso que pretendía sobre el PP, y a partir de ahí, “con humildad y responsabilidad”, le ha apelado a comprobar que los ciudadanos “apoyan claramente al PSOE” y que tiene que actuar con responsabilidad hacia “el sentir de los ciudadanos”.

Alegría ha rechazado, finalmente, que el Ayuntamiento de Zaragoza o el Gobierno de Aragón sean utilizados como “moneda de cambio” porque lo que hay que hacer es “respetar la voluntad de los ciudadanos” y conseguir gobiernos estables en ambas instituciones.

El PP no pone reparos a la ultraderecha y negociará con Vox

La secretaria general del PP en Aragón, Mar Vaquero, ha reconocido hoy a Vox como un interlocutor válido para la conformación de gobiernos en las instituciones entre las fuerzas de “centroderecha”, por respeto a lo que “las urnas han hablado”.

En declaraciones a Efe para valorar los resultados de las recientes elecciones autonómicas y municipales, en las que aunque el PP ha bajado en votos y representatividad sigue siendo la fuerza de derecha más votada, Vaquero mantiene que es este partido el que “puede liderar” una alternativa al gobierno del socialista Javier Lambán en la Comunidad.

“Somos el centro de ese centroderecha”, ha resaltado la líder popular, quien ha recordado además que el Partido Popular es una formación con “vocación de gobierno y experiencia”.

Ahora, ha dicho, de lo que se trata es de “hablar de ideas y programas” y de futuro sin pensar en las instituciones y para ofrecer alternativas a los aragoneses y vecinos.

“Lo ha aceptado la ciudadanía”

Aunque Ciudadanos es la llave para que gobierne tanto la derecha como el PSOE, en el caso de formar alianzas de derechas el partido neofascista de extrema derecha es en muchas instituciones, entre ellas el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza, una fuerza necesaria para lograr la investidura y sumar mayorías, y el PP lo incluirá en sus conversaciones.

“Lo ha aceptado la ciudadanía, es una democracia y las urnas han hablado como en su día lo hicieron con Podemos”, ha señalado Vaquero en referencia a Vox (en la imagen superior, Vaquero jalea al candidato del PP a la DGA, Luis María Beamonte, durante la noche electoral).

Esta mañana el presidente del PP aragonés, Luis María Beamonte, se encuentra en Madrid para asistir a la Ejecutiva nacional del partido, y Vaquero no descarta que hoy mismo se inicien los contactos con el resto de las fuerzas.

En el Gobierno de Aragón el PP, con 16 diputados, sumaría la mayoría con los 12 de Ciudadanos, los 3 del PAR y los 3 de VOX, mientras que en el Ayuntamiento de Zaragoza el PP, con 8 concejales, sumaría los 16 necesarios con los 6 de Cs y los 2 de Vox.

Comité negociador

Por otro lado, el PP ha configurado este lunes un comité negociador para los posibles pactos tras las elecciones autonómicas y municipales de ayer que estará integrado por el secretario general, Teodoro García Egea; el vicesecretario de Organización, Javier Maroto, y la diputada Ana Beltrán.

Este grupo representará a Génova en las negociaciones que se lleven a cabo en los diferentes territorios, en las que también participarán los correspondientes representantes autonómicos y municipales.

El PP tendrá que negociar con Ciudadanos y con Vox para la Alcaldía y la Comunidad de Madrid, así como en comunidades como Aragón, donde depende también del PAR, y en Castilla y León y Murcia también deberá pactar con alguno de estos partidos para conseguir mantener el gobierno autonómico.

García Egea, como número dos del partido, y Maroto, quien fue jefe de campaña de las elecciones generales, ya estuvieron en las negociaciones para el Gobierno de Juanma Moreno en Andalucía. Beltrán es diputada y líder del PP navarro.

PP y C’s se muestran dispuestos a pactar con la ultraderecha para gobernar en la ciudad

Los grupos municipales del Partido Popular y de Ciudadanos han dejado la puerta abierta a futuros acuerdos con los ultraderechistas de Vox para hacerse con el control del gobierno municipal de Zaragoza. El PP lo ha hecho de forma explícita y hasta entusiasta, oponiéndose a una moción de CHA que proponía el compromiso de todos los grupos municipales de “rechazar acuerdos futuros con partidos políticos de ultraderecha que niegan los derechos humanos y quiebran los principios constitucionales de convivencia”, mientras C’s se ha abstenido y por tanto no ha rechazado posibles acuerdos con los neofascistas, algo que sí han descartado la propia CHA, ZeC y PSOE.

La propuesta de CHA de establecer un ‘cordón sanitario’ en la política local zaragozana y aislar a la ultraderecha ha caído en saco roto, al desmarcarse los grupos derechistas en el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza celebrado este viernes 1 de febrero (en la foto superior, concejales de C’s, izda, y PP, en el salón de plenos).

La medida “preventiva” propuesta por los aragonesistas ha sido rechazada de forma airada por el portavoz del PP, Jorge Azcón: “¿me van a decir a mí si puedo hablar y pactar con mi ex compañero Julio Calvo?”, ex concejal del PP y ahora dirigente local de Vox, que ha intervenido en el Pleno.

Azcón ha saludado de forma efusiva al representante ultraderechista y ha asegurado que tras las elecciones de mayo “llega un cambio imparable”, dando por hecho que ese revolcón a lo que ha denominado como “un régimen que se acaba” llegará gracias a la colaboración de los neofascistas. De hecho, ha animado a C’s a “quitarse el miedo” y a reconocer abiertamente, como ha hecho su portavoz en Madrid, Begoña Villacís, la posibilidad de pactar con Vox para lograr la alcaldía.

Ciudadanos se desmarca

La repetición en Zaragoza de lo que el portavoz de CHA, Carmelo Asensio, ha denominado como “el pacto de la vergüenza” en Andalucía parece que será un hecho si la suma de los apoyos cosechados por las fuerzas de la derecha les permite hacerse con el gobierno local.

La negativa de C’s a suscribir la propuesta de los aragonesistas así parece indicarlo, por mucho que la portavoz Sara Fernández se haya esforzado en echar balones fuera.

Fernández se ha limitado a señalar que su grupo pretende llegar a acuerdos “con partidos constitucionalistas, no con los populistas”, pero ella y sus compañeros de grupo han evitado comprometerse con la moción de CHA, pese a que ha subrayado que en Andalucía “sólo hemos pactado con el PP” y que todos sus acuerdos los suscriben mediante documentos firmados.

Defensa de la democracia

Frente a la sentencia del conservador Azcón de que la propuesta de CHA “se llama miedo” al cambio que se avecina, el aragonesista Asensio ha insistido en que la propuesta era un compromiso de “defensa de los valores democráticos y los principios constitucionales” que denostan los ultraderechistas, lo mismo que se está haciendo en países europeos como Alemania o Suecia, donde fuerzas democráticas de diverso signo ideológico han pactado para aislar a los neofascistas.

Asensio ha lamentado que PP y C’s hayan “perdido la oportunidad” de desmarcarse de Vox y les ha acusado de estar dispuestos a “vender los principios de la democracia por un sillón”, como ya han hecho en Andalucía.

En esas mismas línea, el portavoz del PSOE, Carlos Pérez Anadón, ha advertido a PP y C’s de que si pactaban con la ultraderecha “estarán haciendo suyo el populismo, el machismo, la postura contra una España plural o el antieuropeísmo que defiende Vox”. Y ha sentenciado en tono dramático: “van a desenterrar el franquismo desde la democracia, justo lo contrario de lo que hizo Adolfo Suárez, que facilitó la llegada de la democracia desde el franquismo”.

“Hidra de tres cabezas”

El tono del concejal de Zaragoza en Común Alberto Cubero ha sido mucho más duro contra las fuerzas de derecha, a las que ha acusado de constituir “una hidra de tres cabezas”, en referencia a PP, C’s y Vox, “que en el fondo son lo mismo”.

A ese respecto ha asegurado que PP y C’s “ya eran homófobos, xenófobos o ultranacionalistas. La diferencia es que Vox lo dice abiertamente y ellos lo reconocen sólo en la intimidad”.

Cubero ha asegurado que las tres fuerzas derechistas “van a pactar” porque “no tienen ningún escrúpulo” y ha señalado que “eso significa que votar a PP o a C’s significa alentar posturas “racistas y machistas”.

Las mujeres salen de nuevo a la calle para reivindicar que sus derechos “no se negocian”

El movimiento feminista de Zaragoza se ha sumado al centenar de concentraciones que se han convocado en España, e incluso varias en el extranjero, para rechazar el “pacto de la vergüenza” que han firmado PP y Vox en Andalucía. Cientos de personas se han reunido en la plaza de España bajo el lema “Ni un paso atrás”.

Más de cien ciudades de todo el Estado y cinco fuera del territorio español han convocado una concentración este martes para mostrar su rechazo al que han denominado como “pacto de la vergüenza” que ha firmado el Partido Popular con Vox en Andalucía. La Coordinadora de Asociaciones Feministas de Zaragoza se ha sumado a esta convocatoria en la plaza España de la capital aragonesa y ha reunido a cientos de personas bajo el lema “Ni un paso atrás”.

Las aragonesas han salido este martes 15 de enero a la calle para mostrar su solidaridad con sus “hermanas andaluzas”, que van a tener un Gobierno apoyado por la formación de ultraderecha Vox, y para demostrar que están dispuestas a parar un “aquelarre que ha despertado de nuevo”.

Aviso a otros territorios

Zaragoza, junto con otras ciudades aragoneses, responde así al llamamiento de numerosos colectivos de mujeres que han convocado concentraciones en toda España para adherirse a las feministas andaluzas, que han reclamado solidaridad con motivo del debate de investidura que hará a Juanma Moreno (PP) presidente de la Junta de Andalucía con el apoyo de Ciudadanos y Vox.

“Nunca jamás nos van a amordazar”, “No quiero ser valiente, quiero ser libre”, “Aquí estamos y no nos vamos” se ha podido leer en las pancartas que llevaban los asistentes a la concentración, en su mayoría mujeres, pero en la que se ha podido ver también a muchos hombres, convocada a la misma hora en decenas de puntos de España para reivindicar que los derechos conquistados por las féminas “no se negocian”.

El objetivo era mostrar la oposición “enérgica” del movimiento feminista al pacto del PP con una fuerza política “netamente de la ultraderecha” y para lamentar que por primera vez en cuarenta años un partido con un discurso “fuera de los valores constitucionales” ha entrado en las instituciones e influido decisivamente en las decisiones del Gobierno y del Parlamento de Andalucía”.

Y es que, según han constatado las organizadoras de la concentración, hoy está sucediendo eso en Andalucía, pero “mañana puede pasar en otros territorios del Estado español”.

Aspecto de la concentración y de las pancartas que la encabezaban

Llamamiento a la responsabilidad

Las feministas aragonesas, han asegurado, no consentirán que se dé “un paso atrás” en los derechos de las mujeres, como pretende a su juicio Vox, un partido “de ultraderecha” que se quiere apropiar de los espacios de las mujeres “para imponer el racismo y la misoginia”.

Con datos han rebatido, desde la plaza de España de Zaragoza, algunas afirmaciones que intentan, según han dicho, equiparar la violencia ejercida contra las mujeres con otro tipo de delitos.

Y es que frente a la “ceguera voluntaria” de algunos, reza el manifiesto que se ha leído, solo se denuncian el treinta por ciento de los casos de violencia machista y la Fiscalía asegura que entre 2009 y 2016 solo el 0,01 por ciento de las denuncias han resultado ser falsas.

Por todo ello han hecho un llamamiento a la responsabilidad de las mujeres, para que tomen conciencia de que se pueden facilitar Gobiernos como el que se investirá próximamente en Andalucía si no acuden a las urnas, y para que dejen claro que sus derechos son “intocables”.

Frente a todo ello, concluye el manifiesto que se ha leído, las políticas machistas encontrarán siempre enfrente en las calles a las mujeres, “organizadas”, algo que vaticinan que volverá a suceder el próximo 8 de marzo.

Críticas también al PP

Las convocantes del acto han subrayado que buscan ponerse en frente de los partidos “de corte de ultraderecha, misóginos y xenófobos que lo que quieren es una involución hacia los derechos de las mujeres”, según ha puesto de manifiesto la portavoz de la Coordinadora de Asociaciones Feministas de la capital aragonesa, Ruth Pina.

Sobre todo, ha agregado, “queremos decirles a todos los partidos que apoyan ese pacto, que también nos pondremos frente a ellos”. Y es que Pina ha lamentado que “una vez más”, el PP “no ha decepcionado y ha demostrado que no se cree las políticas de igualdad, porque ha convertido a la igualdad y a las mujeres en moneda de cambio para los pactos políticos”.

París, Toulouse y Buenos Aires son algunas de las ciudades extranjeras que han querido participar en esta convocatoria con concentraciones en plazas de sus ciudades. En Aragón, tal y como ha subrayado Pina, han sido más de diez los municipios que, a través de movimientos feministas, han querido formar parte de esta reivindicación.

Durante la convocatoria, diferentes representantes de la Coordinadora han leído el mismo manifiesto que se ha podido escuchar en Andalucía. Un texto con el que rechazan el “lenguaje perverso” de Vox que “trata de descalificar y equipara el feminismo a una de las manifestaciones ideológicas más dolorosas a nivel mundial como fue el nazismo”.

Y es que Vox, agregan, “ha declarado la guerra no solo al independentismo o a la inmigración, también a las mujeres, disparando consignas de supremacismo masculino”.

Las organizaciones feministas se rebelan contra la ultraderecha

“¡Ni un paso atrás!” es el manifiesto que han firmado 20 colectivos feministas de Zaragoza donde se recoge acabar con el supremacismo masculino y el uso perverso lenguaje que busca enfangar el feminismo por parte de los partidos de ultraderecha en España.

La presentación del manifiesto se ha llevado a cabo este miércoles 9 de enero en Zaragoza por diversos colectivos feministas de la ciudad, donde se ha leído el manifiesto firmado por las diferentes asociaciones aragonesas.

Por el momento, en Zaragoza ya han sido 20 las asociaciones feministas que han firmado a favor del manifiesto, mientras que en el resto de España son 40 las adheridas (en la imagen superior, representantes de organizaciones feministas presentan el manifiesto en Zaragoza).

En el manifiesto se asegura que las mujeres han estado “condenadas al silencio” y con la “palabra secuestrada” y que, por ello, no están dispuestas a permanecer “mudas” ante las falacias alentadas por un partido de ultraderecha.

También se denuncia que las mujeres son violadas y matadas “con total impunidad” y que tan solo el 30 % de los casos de violencia machista son denunciados y únicamente el 0,01 % son denuncias falsas.

Indignación

La presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, Altamira Gonzalo, ha expresado que el principal objetivo del manifiesto es mostrar la indignación de la ciudadanía hacia los planteamientos de la extrema derecha sobre los derechos de las mujeres, aquellos que han costado “tanto sufrimiento y dolor conseguir”.

La portavoz de la Coordinadora de Organizaciones feministas de Zaragoza, Paloma Lafuente, ha explicado que se trata de un manifiesto que busca que todas las mujeres se sientan “representadas y a gusto” con él, de tal forma que se han establecido “pequeños objetivos” para poder ir alcanzándolos poco a poco.

Gonzalo ha subrayado la necesidad de la escritura y difusión de este manifiesto, dado que la extrema derecha “pretende” negar los “derechos legítimos” de las mujeres y que por ello no se ha de dar “ni un paso atrás”.

Por ello, Gonzalo ha ejemplificado que derechos como el divorcio, el aborto, la protección contra la violencia de género y la igualdad de sexos se ven en peligro ante el ascenso de Vox al poder.

Feminismo influyente

Por su parte, la portavoz de la Coordinadora ha explicado que el auge de un partido de estas características responde al hecho de que el feminismo ha conseguido ser una fuerza influyente en la sociedad y en la política.

“Somos influyentes en el electorado, por lo tanto tiene que surgir un partido que represente al patriarcado en su máximo exponente, que es el del fascismo más puro”, ha explicado Lafuente, quien también se ha mostrado decidida a defender los derechos ya alcanzados por las mujeres

Pero Lafuente ha concretado que no solo se trata de un movimiento político, sino que va “mucho más allá” dado que el feminismo ha de estar “en las calles, las escuelas, el trabajo e incluso en las cárceles”.