Unesco

La ciudad se reivindica como lugar “emblemático” de paz

La ciudad de Zaragoza se ha reivindicado este viernes 26 de enero como “Sitio emblemático de Cultura de Paz”, declarado por la Unesco en 1999, en un acto con alumnado de los 12 centros sociolaborales del Ayuntamiento para conmemorar de forma adelantada el día de la paz, que se celebra el próximo 30 de enero.

Más de 300 alumnos han sido recibidos en la Casa Consistorial por el alcalde, Pedro Santisteve, quien se ha mostrado “encantado” de ver “tanta peña, tanta juventud y tanta vidilla” en el salón de recepciones del Ayuntamiento, y la concejala de Educación e Inclusión, Arantza Gracia.

Allí, Santisteve ha defendido la necesidad de “construir entre todos nuestra ciudad”, en la que los vecinos tengan libertad y capacidad para llevar adelante sus vidas de acuerdo a sus principios e ideas y en la que compartan espacios personas diferentes, porque todos tenemos el “derecho a una vida libre de violencia”.

Ha reconocido que es a las instituciones a quienes les corresponde llevar la bandera en este ámbito y corregir los errores del pasado, pero ha recordado a los chavales que Zaragoza recibió esa distinción por la lucha de su sociedad civil contra la militarización o el movimiento de los insumisos.

Por tanto, a la nueva generación les tocará ahora definir su propia contribución a la cultura de paz en la ciudad.

Los jóvenes, protagonistas

Posteriormente, representantes de los doce centros sociolaborales han presentado sus trabajos para este día, desde murales, carteles, hasta un rap contra el maltrato interpretado por los jóvenes del centro de Casco Histórico.

Asimismo, el alumnado ha representado un “abrazo al mundo”, con siluetas de jóvenes que han elaborado con los materiales con los que trabajan.

Estos centros, ubicados en los barrios de Actur, Almozara, Casco Histórico, Casetas, Delicias, La Jota, Las Fuentes, Oliver, Picarral, San José, Torrero y Valdefierro, atienden cada curso a un número aproximado de 500 jóvenes sin cualificación profesional que han abandonado tempranamente el sistema educativo.

Muchos de estos chicos han vivido directamente situaciones de conflicto social en sus países de origen y en sus lugares de convivencia, en ocasiones agravados por razón de género, origen social o migración.

Pirineos Monte Perdido cumple 20 años como Patrimonio Mundial

El 6 de diciembre de 1997 Pirineos Monte Perdido, que incluye territorio francés y español, obtenía la máxima distinción de la Unesco: Patrimonio Mundial de la Humanidad. Se cumplen ahora 20 años de reconocimiento a un área por su “valor universal excepcional” tanto en naturaleza como en cultura. Engloba valles como Ordesa, Añisclo o Garganta de Escuaín.

Los seis primeros días de diciembre de 1997, el comité Unesco se reunió en Nápoles para realizar su cometido habitual. Se revisaban allí los territorios protegidos, evaluando informes, destacando peligros a bienes patrimoniales del mundo y también admitiendo nuevas candidaturas. Entre ellas, llegaba la de Pirineos Monte Perdido, una zona ubicada en el corazón de la cordillera que une Francia y la Península Ibérica, que logró la distinción de Patrimonio Mundial de la Humanidad y ahora se cumplen ahora 20 años de reconocimiento a un área por su “valor universal excepcional” tanto en naturaleza como en cultura.

Este área de 31.189 hectáreas engloba valles como el de Ordesa, Garganta de Escuaín, el cañón de Añisclo y el macizo calcáreo de Monte Perdido. También los circos en la vertiente francesa de Gavarnie, Troumouse, Estaubé y Barroude.

Lo conforman en la vertiente aragonesa los municipios de la comarca de Sobrarbe de Torla-Ordesa, Fanlo, Tella-Sin, Puértolas, Bielsa y Broto y en la vertiente francesa los valles de Gèdre, Gavarnie y Aragnouet del Departamento de Altos Pirineos.

Todo el territorio del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido forma parte del bien y en la vertiente francesa el territorio cuenta también con la protección del Parc National des Pyrénées.

Lugar excepcional

La inscripción de Pirineos Monte Perdido como Patrimonio Mundial de la Humanidad recoge frases que lo reconocen como un “paisaje cultural excepcional que combina belleza escénica con una estructura socio-económica que tiene sus raíces en el pasado e ilustra una forma de vida montañesa que se ha vuelto rara en Europa”.

Por estos motivos, Pirineos Monte Perdido se inscribió con doble título de paisaje natural y paisaje cultural, algo que en el estado español únicamente posee la isla de Ibiza.

En el mundo solo hay dos bienes que reúnen todas estas características (ser Patrimonio Mundial por criterios natural y cultural y ser transfronterizo): el Parc Maloti- Drakensberg (en Sudáfrica y Lesoto) y Pirineos Monte Perdido.

Esta distinción vino a sumarse a las que ya contaba y a otras que adquiriría años después como ser Parque Nacional (tanto el territorio francés como español), Reserva de la Biosfera o Geoparque Mundial Unesco.

Cooperación transfronteriza

Hace diez años, la Comarca de Sobrarbe y la Communauté de Communes de Gédre-Gavarnie comenzaron a trabajar en el diseño de un proyecto de cooperación transfronteriza.

Actualmente, la gestión del bien se realiza a través de un Comité Director Conjunto compuesto por representantes franceses y españoles-aragoneses a partes iguales y con mandato oficial por parte de los gobiernos de los dos Estados.

El órgano de gestión está presidido alternativamente (cada dos años) por España y Francia. En estos momentos, la presidencia corresponde a Francia.

Desde 2011, la Comarca de Sobrarbe, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Departamento de Hautes Pyrénées, el Ayuntamiento de Gavarnie-Gèdre , su Oficina de Turismo y el Parque Nacional des Pyrénées trabajan como socios en proyectos de cooperación transfronteriza para el desarrollo y promoción de Pirineos Monte Perdido.

Nuevo proyecto

Actualmente está en plena ejecución el proyecto “Pirineos-Monte Perdido, Patrimonio Mundial 2” donde están planificadas acciones con las que compilar y valorizar los conocimientos sobre su patrimonio, crear una oferta turística transfronteriza y compartir el Valor Universal Excepcional del Bien Pirineos Monte Perdido.

Este proyecto está cofinanciado al 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) a través del Programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (Poctefa 2014-2020). El objetivo del Poctefa es reforzar la integración económica y social de la zona fronteriza España-Francia-Andorra.

Su ayuda se concentra en el desarrollo de actividades económicas, sociales y medioambientales transfronterizas a través de estrategias conjuntas a favor del desarrollo territorial sostenible