utilización

El Ayuntamiento rebaja un 50% la entrada en siete de las piscinas menos usadas por el calor

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido rebajar en un 50 por ciento el precio de la entrada de siete piscinas municipales durante este fin de semana debido a la previsión de altas temperaturas, que van a alcanzar los 41 grados. Se aplicarán tarifas reducidas en Oliver, Casetas, Garrapinillos, Monzalbarba, Movera, Peñaflor y San Juan de Mozarrifar, que son algunas de las de menor utilización.

Esta decisión, que ha anunciado este viernes, día 5 de julio, la concejala de Deportes, Cristina García, se ha tomado como medida de refuerzo del Plan Municipal de Protección Civil por olas de calor que el consistorio ha activado de nuevo este jueves 4.

Esta iniciativa, asimismo, tiene como objetivo extender el uso de las piscinas como alternativa de ocio y esparcimiento durante el sábado 5 y el domingo 6 de julio.

Aforo y seguridad

“Hemos hecho el esfuerzo de tomar esta medida en siete piscinas”, ha subrayado García, al indicar que “nos hubiese gustado hacerlo en las 21 piscinas municipales, pero no es posible por razones de aforo y seguridad”.

De esta manera, también se busca promocionar esas instalaciones, ubicadas la mayoría de ellas en barrios rurales y que cuentan con un menor grado de conocimiento y utilización que el resto (en la imagen superior, personas mayores hacen ejercicios en la piscina del CDM Oliver).

Así, de forma puntual este fin de semana, la entrada individual de adulto pasará de 4,70 a 2,30 euros; la tarifa joven (menores de 18 años) se rebajará de 3 a 1,50 euros; y la de la tercera edad (mayores de 65 años) de 2,80 a 1,40 euros.

Más barato que el bono

El personal de las taquillas informará a los usuarios de este descuento, así como de la posibilidad de beneficiarse de él a quienes cuentan con un bono de 10 accesos, para que en esta ocasión opten por la entrada individual. Con dicho bono cada uno de los 10 accesos equivale a 2,90 euros para adultos, por lo que resulta más beneficioso adquirir, este sábado y domingo, una entrada individual por 2,30 euros.

En el caso de los menores de edad, cada acceso del bono de 10 equivale a 1,50 euros, el mismo precio que la entrada con descuento de este fin de semana, por lo que optar por la entrada individual permite guardar el mismo acceso bonificado para otro día.

Para la tercera edad, el descuento del bono de 10 es superior a la rebaja puntual del 50 por ciento aplicada estos días.

Aumentan los usos

La red de piscinas municipales ha registrado datos altos de usos durante el mes de junio y, especialmente, en los últimos días. Por este motivo, la medida se ciñe a aquellas piscinas que cuentan con margen para acoger un incremento de usuarios durante este fin de semana.

Han crecido un 32 por ciento los usos durante este mes de junio en comparación con el mismo mes del año anterior y a pesar de contar con una instalación menos, por las obras del CDM Gran Vía.

En total, fueron 277.271 usos. Se trata de la segunda mejor cifra del mes de junio de la última década, solo superada en 2017, que también destacó por sus altas temperaturas.

Según la concejala de Deportes, “el camino es bueno”, a lo que ha añadido que “se seguirá trabajando en mejorar el acceso y la calidad de las piscinas”.

Primeras 200 toneladas de compost de materia orgánica recogida en el Actur se podrán usar en Navidad

El consejero municipal de Servicios Públicos y Personal del Ayuntamiento de Zaragoza, Alberto Cubero, ha avanzado que las primeras 200 toneladas de compost elaborado a partir de la recogida exclusiva de materia orgánica en el barrio del Actur podrían utilizarse para esta Navidad.

“Estas 200 toneladas de residuos orgánicos no se han vertido al medio ambiente por lo que se ha reducido el impacto ecológico y se ha dado una segunda vida útil a esa materia que hemos producido como ciudad”.

Cubero, acompañado del jefe de de la Oficina de Gestión de Residuos del Ayuntamiento de Zaragoza, Julio López, han visitado la planta del Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza (CTRUZ) donde se clasifican los residuos y se realiza la conversión de la materia orgánica en compost.

Julio López ha explicado que la legislación vigente dice que tras recoger la materia orgánica por separado el tratamiento también tiene que ser por separado. Por ello se han implantado infraestructuras nuevas como un foso de recogida diferenciado y vías exclusivas de tratamiento para esta materia orgánica.

Proceso

En declaraciones a los medios de comunicación ha contado que el proceso de aprovechamiento de la materia orgánica se realiza mediante la biometanización en grandes digestores para hacer gas natural, que luego se aprovecha para valorización energética y poder acometer el proceso de compostaje.

Como hasta ahora en estas fases piloto la parte de residuo orgánico es pequeña y para no mezclar con la otra del contenedor verde se hace un pretratamiento quitando las impurezas, que es muy poco, en torno al 1 por ciento, lo que a su juicio “es un resultado excelente que hay que agradecer a la ciudadanía del Actur”, y y se manda a compostaje.

Para tratar toda esta materia orgánica de forma individualizada se ha proyectado la construcción de un quinto digestor, cuyas obras está previsto que comiencen en diciembre para estar operativo el primer trimestre de 2019.

Bolsas de compost listo para su utilización

Reutilización y economía circular

En esta fase tras un pretratamiento se mezcla con materia de origen vegetal y va a túnel de maduración durante dos semanas y luego a unas parvas o montones que se voltean y airean para que sea una digestión aeróbica durante unas 4 o 5 semanas (foto superior de Aragón Digital).

Luego se afinan los impropios o impurezas y de ahí “se obtiene un material de uso mas amplio que el bioestabilizado habitual para agricultura o mejora de suelos y se abre un mercado mucho más amplio”, ha expuesto Julio López.

Con este sistema se pretende devolver al sistema biológico medioambiental un material que iría al vertedero y con unos condicionamientos muy malos para el medioambiente puesto que emitiría gas metano. Por contra, de esta forma se vuelve a utilizar como subproducto muy útil como compost y la intención es comercializarlo en un futuro para cerrar el ciclo de la economía circular.

Julio López ha aportado algún dato llamativo como que Zaragoza genera 800 toneladas diarias de basura procedentes solo del contenedor verde, que si se extendieran en el Estadio de La Romareda cubriría todo el césped con una altura de 1,5 metros.

Separación de residuos en origen

Ha subrayado que el éxito del tratamiento de los residuos radica en un 60 por ciento en una “buena y correcta” separación en origen por lo que ha animado a los zaragozanos a clasificar debidamente la basura.

En el CTRUZ, además de materia orgánica se tratan desechos de aluminio, plástico y férricos y “muy poco de papel”. Una vez tratados y clasificados los residuos sólidos se compactan en grandes paquetes, como el plástico, y ya están listos para su comercialización a empresas de fabricación de nuevos envases.

Desde que el pasado 9 de julio comenzara en el Actur la prueba piloto de recogida selectiva de materia orgánica hasta el pasado 29 de octubre se han contabilizado 177.160 kilos, con 7.842 llaves entregadas para depositar este residuos en el contenedor marrón.

Esta prueba piloto en el Actur dará paso el próximo lunes, 5 de noviembre, al inicio de la campaña en la zona que comprende los distritos Centro, Universidad y parte de Delicias.

Cubero ha elogiado el volumen recogido en el Actur donde se apuntaron el 50 por ciento de las familias y entre el 80 y el 90 por ciento de los comercios.

Además, ha dicho estar muy satisfecho de la “calidad” de la basura porque la caracterización está por encima de la media de otras ciudades, ya que apenas alcanza el 1,6 por ciento de materiales impropios, mientras que en Barcelona suele superar el 10 por ciento y con picos de hasta el 25 por ciento, motivo por el que ha felicitado a los vecinos del Actur.

El carril bici de Gran Vía es el más utilizado, con más de 3.000 usos/día

El carril bici de Gran Vía registra una intensidad de 3.191 usuarios diarios, de los que 136 son patinetes y 3.045 bicicletas. Esta cifra sitúa a la vía ciclista paralela al tranvía como la más utilizada de Zaragoza, entre las de mayor densidad de España, y a la altura de cifras europeas.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha comenzado a realizar aforos en los carriles bici de Gran Vía, Sagasta y Echegaray y Caballero, con objeto de crear una base de datos sobre el uso de las vías ciclistas de la ciudad.

Los otros puntos en los que se han comenzado a realizar mediciones son la ribera del Ebro en Echegaray y Caballero, donde se registran 2.040 usos diarios (de los que 80 son de patinetes y 1.960 bicicletas) y el recientemente implantado carril bici de Paseo Sagasta, que registra 809 usos, de los que 786 son bicis y 23 son patinetes.

Aumento del patinete

Los datos obtenidos en el primer conteo, realizado a finales del pasado mes de septiembre, permiten también conocer la incidencia que tiene la circulación de patinetes eléctricos, que en los últimos meses ha experimentado un notable crecimiento.

El porcentaje de usuarios de patinete sigue creciendo, tanto de ámbito privado como mediante empresas de movilidad compartida, que suman ya en Zaragoza más de 300 vehículos, por lo que la cifra media de uso, que está en torno al 4 por ciento, podría incrementarse en los próximos meses.

Estos aforos han sido realizados por el Servicio de Movilidad mediante un sistema manual a través de las cámaras de control de tráfico.

Durante varios meses se pusieron a prueba otros sistemas como las espiras, pero de momento han sido descartados ya que no se consideran de utilidad para detectar el paso de algunos tipos de usuarios como los patinetes, y además arrojaban datos erróneos al recoger vibraciones del tranvía u otros vehículos pesados.