vertidos

El Ayuntamiento expedienta al Real Zaragoza por vertidos sin control en la parcela de la Ciudad Deportiva

El Ayuntamiento de la ciudad ha abierto expediente sancionador al Real Zaragoza tras el descubrimiento de cinco vertidos incontrolados en los terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza, alguno de hasta 85 metros de longitud y otros que databan de hace 20 años. El club será sancionado con varios miles de euros de multa por una infracción calificada como “muy grave”.

Al realizar una inspección de oficio, los agentes de Medioambiente de la Unidad Verde del Consistorio zaragozano constataron que en la parte más noroccidental y elevada de la parcela se apreciaba desde el exterior un vertedero incontrolado.

Tras entrar al recinto se comprobaron dichos puntos de vertido, que además se trata de suelos especial protección regadío, según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

El expediente abierto que se tramitará para el estudio de la sanción al Real Zaragoza Fútbol Club incluye la necesidad de la restauración ambiental de la zona por parte de sus propietarios y que tiene que ser “de forma inmediata” (en la imagen superior de Ayuntamiento de Zaragoza, un vehículo de la Unidad Verde junto a la zona de los vertidos ilegales).

Hace más de veinte años

En el informe de la inspección se determina que algunos de los focos de vertido son de hace más de veinte años, tras observar el histórico de la ortofotografía aérea de la cartoteca del Gobierno de Aragón.

Los focos de residuos se encuentran en el fondo de taludes, por lo que se descarta que la intención fuera almacenarlos para trasladarlos posteriormente al CTRUZ, puesto que el coste de recuperarlos sería muy alto, indican los agentes en su informe.

Al respecto, el consejero municipal en funciones de Servicios Públicos y Personal, Alberto Cubero, ha aseverado que “se constata la mala fe” y ha apostillado que la ordenanza municipal califica de “muy grave” este vertido y aunque no ha concretado el coste porque se tienen que analizar todas las condiciones ha estimado que será de varios miles de euros.

Vertidos de todo tipo

En rueda de prensa, Cubero ha detallado que los vertidos son tanto de material de obra, escombros o movimiento de tierras, además de las siegas y restos de poda de las instalaciones que gestiona el Club.

Ha anunciado que en el próximo mandato, como concejal de Zaragoza en Común (ZeC) estará muy vigilante con la tramitación de este expediente.

Se considera que la “mala praxis” se viene produciendo independientemente de las empresas o el personal propio que ha realizado las tareas de mantenimiento, puesto que las que actualmente trabajan lo hacen desde 2014.

Cubero ha apostillado que tanto los propietarios del terreno como las empresas de mantenimiento deberían haber entregado esos residuos en una instalación de valorización o de eliminación para su tratamiento por gestor de residuos autorizado, según el Real Decreto por el que se regula la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición.

Asimismo, se considera que se ha vulnerado la Ley de residuos y suelos contaminados, puesto que estos focos de residuos suponen un deterioro grave para el medio ambiente.

El club dice que ya ha actuado

Por su parte, el Real Zaragoza ha notificado, en primer lugar, que no ha recibido “información alguna sobre la apertura de ningún expediente municipal”. Además, asegura que contrató un servicio “que completó la recogida de escombros”.

En concreto, la Ciudad Deportiva, tal y como ha explicado el club en un comunicado hecho público en su página web, recibió a principios de mayo la visita de un inspector que detectó residuos tanto de obra como de origen vegetal.

De acuerdo con sus indicaciones, han aclarado, y antes de cualquier información oficial por parte del Ayuntamiento, “que aún no se ha notificado”, según apuntan, el club “contrató un servicio de gestión de residuos, avalado por el Gobierno de Aragón, que completó la recogida de escombros”.

Desde ese momento, tal y como han expresado en el comunicado, el Real Zaragoza Sociedad Anónima ha trabajado “para solucionar los vertidos de origen vegetal también detectados en la inspección”.

Voluntarios ecologistas recogen cerca de 3.000 botellas de plástico en la ribera del Ebro

Medio centenar de voluntarios recogieron a lo largo de la mañana del sábado 1 de junio alrededor de 3.000 botellas de plástico del paraje de la Reserva Natural de los Galachos de la Alfranca conocido como “Soto del Francés”, en una zona de la ribera del Ebro próxima al barrio zaragozano de La Cartuja.

Esta acción en defensa del medioambiente y contra la contaminación ha sido convocada por las asociaciones ecologistas Ansar, Amigos de la Tierra en Aragón, Ecologistas en Acción de Zaragoza, Fondo Natural, Greenpeace y WWF, informan las organizaciones convocantes.

Cada año, cuando se produce una crecida y el río Ebro desborda sus orillas, se deposita toneladas de plásticos que invaden los sotos del Ebro mientras que otras botellas y envases se desplazan hacia el mar generando un gran impacto que está afectando a numerosas aves y mamíferos marinos, señalan las fuentes citadas.

España, el más contaminador de Europa

Al entrar en la cadena alimentaria, los microplásticos amenazan a un número cada vez mayor de especies animales, así como a la salud humana ya que, como se ha demostrado, se encuentran en muchos de los productos que se ingieren, añaden.

Con esta iniciativa, las asociaciones convocantes quieren sensibilizar a la población zaragozana del “grave impacto” que se deriva del uso de plásticos, muchos de ellos de un sólo uso, y reclamar de las instituciones responsables normativas que permitan abordar el problema desde el origen.

Según el estudio “Una trampa del plástico. Liberando de plástico el Mediterráneo”, elaborado por la World Wide Foundation (WWF), España es el segundo país del mundo (solo por detrás de Turquía) y el primero de la Unión Europea que más plásticos vierte en sus aguas, unos ocho millones de toneladas cada año.

Fibras de toallitas higiénicas embozan y revientan un depósito de la depuradora de La Almozara

Uno de los depósitos de la planta de tratamiento de aguas residuales de La Almozara ha reventado durante la noche del jueves al viernes 26 de enero a consecuencia de una avería, aunque no se han llegado a producir vertidos al Ebro. Las fibras de las toallitas higiénicas y materia de pequeño tamaño que se introducen en el interior de la depuradora de fangos son los que previsiblemente han provocado el atasco, la acumulación y el posterior reventón.

La planta sigue depurando con normalidad con el segundo digestor y ya se han empezado a derivar los caudales a la planta de La Cartuja. Operarios y máquinas llevan trabajando toda la jornada en la retirada de la chapa que recubre el digestor.

Reparación costosa

La reparación de la depuradora será “compleja y costosa” y tardará varios meses. Así lo ha señalado el jefe de la unidad técnica de depuración de Ecociudad, Manuel del Rincón, en declaraciones a los medios facilitadas a Efe, en las que ha asegurado que la planta va a seguir funcionando con un sistema alternativo.

Según ha explicado del Rincón, el digestor averiado tiene como cometido tratar el fango que se origina durante el proceso de depuración del agua, una técnica durante la que se produce un gas que se aprovecha para generar electricidad con la que se autoabastece.

El atasco se ha producido en los puntos de salida debido a las bolas que forman dichas fibras al moverse de forma aleatoria, lo que ha generado una sobrepresión en su interior hasta que el punto previsto de evacuación ha cedido.

Tratamiento alternativo

El técnico ha recordado que la planta tiene 29 años, por lo que durante este periodo en su interior puede haberse acumulado cierta materia que ya ha provocado atascos de menor envergadura y “con cierta reiteración”.

No obstante, ha subrayado que la instalación tiene medidas de tratamiento alternativo que funcionarán durante unos meses hasta que se proceda a esta reparación, mientras que el agua depurada “también sigue su tratamiento porque no se ha visto afectado su circuito”.

Del Rincón ha informado asimismo que se está haciendo investigación y estudios para la retirada de elementos fibrosos ya a nivel del agua para que no accedan al interior.

Vertido

Por su parte, el gerente de la sociedad Ecociudad, Miguel Ángel Portero, ha asegurado que aunque a raíz de la avería se produjo un vertido externo en la propia planta no ha afectado ni a su funcionamiento ni al río, y que se ha recogido en la cabecera de la propia planta.

“No ha habido que lamentar afecciones y se reduce a una cuestión técnica”, ha precisado Portero, quien ha informado de que en los próximos días se va a profundizar en la forma de abordar este hecho.